CIENCIAS SOCIALES HOY – Weblog

Actualidad sobre política, sociología, economia, cultura…

Posts Tagged ‘HIPOCRECIA

El genocidio de Ruanda de 1994 (1.000.000 de asesinatos), por Hernán Zin…

with 2 comments

Serie de 6 artículos sobre el genocidio de Ruanda, 1994

PICASSO003

Veinte años del genocidio de Ruanda: un trabajo eficiente (1)

24 marzo 2014

El 7 de abril se cumple el vigésimo aniversario del genocidio de Ruanda. Aquí algunas impresiones, reflexiones, datos y testimonios que he recogido a lo largo de los últimos días en el país de las mil colinas junto a Jon Sistiaga para un documental que emitirá próximamente Canal Plus.

Se suele sostener que el Holocausto resultó un éxito gracias a los medios tecnológicos con los que contaron los nazis para agrupar, controlar y asesinar a judíos y gitanos. Sin embargo, los hutus de Ruanda, que no tuvieron más que pistolas, granadas y machetes, resultaron mucho más eficientes en su particular genocidio contra los tutsis y los hutus moderados.

La diferencia fue que mientras los alemanes dejaron en unas pocas manos la ejecución de la llamada “solución final”, en Ruanda desde jóvenes hasta ancianos salieron a la calle a matar. Maestros asesinaron a alumnos; médicos a enfermos. Fue, en este sentido, un genocidio popular.

La ola de muerte que se desató el 7 de abril de 1994 en este pequeño país tuvo un ritmo vertiginoso. Hagamos cuentas. Un millón de personas asesinadas en cien días. Esto equivale a 10.000 muertes al día. 416 por hora. 25 al minuto.

Pero hay dos factores importantes que señalan una eficiencia destructiva superior aún: la mayoría de los muertos tuvieron lugar durante las tres primeras semanas; los asesinos interhamwe se tomaban el genocidio como un trabajo de ocho horas diaria, no más. De hecho, esa era la consigna que daba el gobierno a través de Radio Mil Colinas: salir a matar era un trabajo.

 

Veinte años del genocidio de Ruanda: el silencio de EEUU (2)
25 marzo 2014

La batalla de Mogadiscio, recreada por la película “Black Hawk Derribado” de Ridley Scott, tuvo lugar los días 3 y 4 de octubre de 1993. Enfrentó a fuerzas especiales de EEUU con los hombres del señor de la guerra Mohamed Farrah Aidid. Terminó con la vida de 18 soldados de EEUU y la de más de mil somalíes. Y significó la salida de las tropas estadounidenses de Somalia. Sería la última vez que este país formaría parte directamente de una misión de paz de la ONU.

Para el presidente Bill Clinton aquello supuso una gran derrota. Sobre todo frente a la opinión pública. La foto del soldado Cleveland arrastrado por una multitud de somalíes por la calles de Mogadiscio enfureció al estadounidense medio, que no entendía qué hacían fuerzas de su país en una misión para alimentar a los hambrientos de un lugar de África del que nunca había escuchado hablar.

Años más tarde, periodistas como Peter Bergen rebelaron que Osama Bin Laden no solo financió a los hombres de Mohamed Farrah Aidid sino que envió a sus propios comandos a luchar contra los norteamericanos en Somalia. Esto hace de la Batalla de Mogadiscio, el primer enfrentamiento entre Occidente y Al Qaeda. Un avance de lo que sería la tónica en la primera década del siglo XXI.

Por eso, cuando seis meses más tarde comenzó el Genocidio en Ruanda, la administración Clinton hizo todo lo posible por evitar tener que volver a mandar nuevamente soldados a África. La primera estrategia que siguió fue negar el Genocidio, pues como suscriptor de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio – que firmó en 1981 – tenía la obligación de intervenir para impedir y castigar los actos tendientes a destruir una nación, etnia, raza o grupo religioso.

Madeleine Albright, en aquel entonces embajadora de EEUU para la ONU, hizo todo lo posible por minimizar lo que sucedía en Ruanda.

Pidió reducir el número de cascos azules de la ONU. Retrasó varias reuniones del Consejo de Seguridad. Cada día de demora, sumaba otros once mil muertos. Muy curioso siendo ella misma una refugiada checa de padres que escaparon del nazismo. Su equipo hablaba a la prensa de un “un posible acto de de genocidio”, pero nunca de un genocidio en sí, estrategia ridícula que causaba asombro y estupor entre los periodistas y diplomáticos.

Finalmente, ocho países africanos decidieron intervenir para frenar el Genocidio. Solo pidieron a EEUU apoyo aéreo para transportar las tropas. Bill Clinton accedió pero fue Francia quien intervino a través de la llamada Operación Turquesa, que sirvió más para proteger a sus aliados hutus que para salvar vidas tutsis.

 

Veinte años del genocidio de Ruanda: la complicidad de Francia (3)

26 marzo 2014

Sobre las conciencias de Madeleine Albright y Bill Clinton permanece el no haber actuado a tiempo para frenar el Genocidio de Ruanda. Y sobre las de algunos políticos franceses como el fallecido François Mitterrand, Alan Juppé y Dominique de Villepin, una responsabilidad aún mayor: haber colaborado directamente con los extremistas hutus que terminarían con la vida de casi un millón de tutsis y hutus moderados.

Una de las prioridades en política exterior francesa es mantener la influencia en sus antiguos dominios africanos. Si bien Ruanda es una antigua colonia belga, Francia vio en ella la posibilidad de incrementar su poder en un continente inmensamente rico en recursos en recursos naturales, de expandir la llamada francofonía. Para ello, su estrategia fue apoyar a la mayoría hutu, pues veía en los rebeldes tutsis, surgidos en Uganda, a representantes del África anglohablante, británica.

François Mitterrand mantuvo una estrecha relación personal con el presidente Juvénal Habyarimana, perteneciente a la etnia hutu. No le importaba que llevara casi treinta años en el poder, que no hubiese libertad política ni de expresión, que las matanzas contra tutsis se volvieran a reavivar en los años noventa, el gobierno francés enviaba regularmente armamento y militar personal a Ruanda. El hijo de Mitterrand, Jean Christophe, también mantenía una gran amistad con Habyarimana. No en vano se dedicaba al comercio de armas.

Cuando surge en Uganda la guerrilla tutsi del Frente Patriótico Ruandés (FPR) e invade el norte del país para tratar de deponer al dictador, son comandos franceses los que luchan contra estos rebeldes. De no haber sido por la intervención militar gala, el gobierno del presidente Habyarimana habría caído rápidamente en 1991.

Operación Turquesa

Llega el año 1994, el asesinato de Habyarimana es la excusa perfecta para lanzar el genocidio que los ultras hutus llevaban años gestando en los medios de comunicación y a través de los grupos paramilitares conocidos como interahamwe. El ritmo de asesinatos en masa resulta escalofriante, sin embargo, Francia sigue apoyando a los hutus que han tomado el poder tras la muerte de Habyarimana. El dialogo entre París y Kigale es fluido. El gobierno francés vende a su prensa que las matanzas son espontáneas, muestras de ira por el asesinato del presidente hutu, y que suceden en ambas direcciones.

Es recién en el tercer mes del genocidio cuando el Gobierno francés, presionado por la opinión pública, toma la decisión de lanzar una “campaña humanitaria” para salvar a los tutsis. Con el apoyo del Consejo de Seguridad de la ONU organiza la Operación Turquesa, que fue en realidad la creación de un corredor que permitió la huida de millones de hutus a la vecina Zaire, incluidos los responsables del genocidio. Del otro lado de la frontera, armó a los ahora rebeldes hutus. En la propia Francia dio asilo a muchos altos cargos del régimen genocida.

Algunos soldados franceses expresaron públicamente su estupefacción al descubrir que habían sido usados para salvar a los genocidas y no a sus víctimas (de hecho, durante la operación Turquesa, decenas de miles de tutsis siguieron siendo aniquilados). El ex presidente Valéry Giscard d’Estaing acusó a las fuerzas armadas francesas de “proteger a los que han llevado a cabo las masacres”.

En 2006, un juez francés acusó al actual presidente ruandés Paul Kagame de haber orquestado el asesinato de Habyarimana, cuyo avión, un Falcon 50 jet regalo del primer ministro Jacques Chirac, se estrelló cerca del aeropuerto de Kigali. Investigaciones posteriores apuntan a que fueron hutus extremistas, deseosos de desatar el genocidio, quienes dispararon contra el avión del presidente.

La respuesta de Ruanda, que rompió relaciones diplomáticas con Francia llegó dos años más tarde en un informe de 500 páginas. Esta investigación, basada en 150 entrevistas, sostenía la vinculación de 33 altos cargos y políticos franceses con el Genocidio. Un curioso cambio de tornas si tenemos en cuenta que casi siempre son los gobiernos de Europa y EEUU, o las ONG de estos países, las que acusan de violaciones de derechos humanos.

Me envían desde la Embajada de Francia en España la siguiente información:
“En un artículo con fecha de 26 de marzo publicado en un blog de 20minutos.es, se ha acusado a Francia de complicidad en el genocidio ruandés. Esta alegación es gravísima e infundada.
Cuando empezó el genocidio ruandés el 7 de abril de 1994, fue Francia la primera en recurrir al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y fue Francia quien recibió el mandato de desplegar una operación humanitaria. Ésta permitió que se evacuaran a miles de personas supervivientes y que miles de personas desplazadas pudieran recibir auxilios y cuidados. Ya en noviembre de 1994, Francia apoyó la creación del Tribunal Penal Internacional para Ruanda, con quien colabora estrechamente desde el comienzo de sus actividades.
En Francia ha habido un debate sobre nuestra responsabilidad en la tragedia ruandesa y todos los protagonistas franceses y varias personalidades internacionales han comparecido ante una comisión parlamentaria multipartidaria que, además, ha tenido acceso a los archivos sin ninguna restricción. Dicha comisión concluyó, en 1998, que en ningún momento se podía sostener la acusación de responsabilidad de Francia en la comisión del genocidio, si bien se podía lamentar no haberse dado cuenta de que el genocidio ya se estaba preparando en los meses previos.
El informe exhaustivo de esta comisión es de dominio público. Hay que recordar que, desde 1993, llevábamos un acuerdo de paz entre los hutus y los tutsis en el marco de la ONU, y que fue el fracaso de dicho acuerdo el que desencadenó el genocidio.
Existe una discusión legítima sobre la acción de la comunidad internacional antes y durante el genocidio. Francia asume la parte que le corresponde, y además desde hace bastante tiempo, para comprender las innegables insuficiencias de la reacción internacional con respecto al drama ruandés. Los mecanismos jurídicos y políticos resultaron claramente ineficaces para anticipar y prevenir el genocidio. Esta constatación obliga a la comunidad internacional a revisar sus instrumentos, y es la razón por la cual Francia apoya activamente el principio de la responsabilidad de proteger, en virtud del cual las poblaciones deben ser preservadas de todo genocidio, de los crímenes de guerra y de los crímenes de lesa humanidad.
La libertad de prensa y la libertad de expresión son unos derechos fundamentales, que Francia defiende con fuerza y que van unidos con el afán de una información justa y del respeto del otro. Es en nombre de esos principios que quería responder, poniendo a disposición de los lectores todos los elementos de una discusión en profundidad sobre la cuestión trágica del genocidio ruandés.
Jérôme Bonnafont, Embajador de Francia en España.”

 

Veinte años del genocidio de Ruanda: la indiferencia de la ONU (4)
31 marzo 2014

Estados Unidos nunca pidió perdón por haber negado durante semanas el Genocidio. Francia tampoco ha hecho acto de contrición alguno por haber armado, entrenado y apoyado militarmente a los radicales hutus que llevarían a cabo el exterminio tutsi (fanáticos que ya habían perpetrado la matanza de decenas de miles de tutsis en 1991 y que, tras el genocidio, una vez exilados en la República Democrática del Congo, provocarían una guerra que costaría la vida a cinco millones de personas).

Paradójicamente, quien sí pidió perdón en numerosas ocasiones fue el hombre que desde la propia Ruanda alertó a la comunidad internacional sobre lo que iba suceder. Supongo que esa es la diferencia entre tomar decisiones desde un despacho o estar en el terreno, a pie de calle, mirando a los ojos a la gente, como lo estaba el Mayor General Roméo Dallaire, comandante de la misión de la ONU en Ruanda.

Crónica de un genocidio anunciado

El 11 de enero de 1994, casi tres meses antes del comienzo del Genocidio, Dallaire envió un fax urgente a la ONU en el que describía con asombrosa precisión lo que iba a suceder:

. Los radicales hutus planean asesinar a soldados belgas de la ONU para provocar la salida de Bélgica del país.

. Los interharamwe se están agrupando en grupos de 40 hombres dispersos por Kigale, tras haber sido entrenados por el ejército de Ruanda.

. Los registros que la ONU ha hecho de los tutsis en Kigale podrían ser usados para su exterminio. Los grupos armados se dicen capaces de matar a mil tutsis en apenas 20 minutos.

Esta información Dallaire la recibió de un antiguo miembro de la seguridad del presidente de Ruanda, al que le habían encargado entrenar a los interharamwe. Este hombre, que pedía a la ONU protección para sí mismo y su familia, respaldaba la lucha contra los rebeldes tutsis del RPF pero no la matanza indiscriminada de civiles.

Dallaire, en su fax a la ONU, no solo informa sobre lo que va a suceder sino que traza un plan de acción para evitarlo. Lo primero que solicita es intervenir los depósitos de armas en Kigale. Según el tratado de Paz de Arusha, firmado entre los rebeldes tutsis y el gobierno Hutu de Ruanda en 1993, la capital debía estar libre de armas.

Sin embargo, como sostiene Philip Gourevitch en su magnífico libro We Wish To Inform You that Tomorrow We Will Be Killed With Our Families, los aviones franceses cargados de armamentos ligero no dejaban de llegar a la capital. Los machetes llegaban desde China.

Sin respuesta de NY

Kofi Annan, futuro Secretario General de la ONU, estaba al frente de las misiones de paz de la organización. Iqbal Riza, su mano derecha, respondió esa misma noche al fax de Dallaire, en el que se sería uno de los mayores fallos en la historia de la ONU.

Le decía que no podía incautar las armas, según el mandato de la misión en Ruanda, conocida por el acrónimo UNAMIR. Su obligación era informar al presidente del país de esa actividades y pedirle que actuase.

Tiempo más tarde, Riza se justificaría diciendo que a su despacho en Nueva York llegaban todos los días faxes con noticias alarmantes. Y que aquella información que podría haber salvado la vida de un millón de personas, había naufragado entre las llamadas de teléfono, las visitas, las reuniones, el hilo musical y la distancia.

Dallaire envió el mismo fax a las embajadas de EEUU, Francia y Bélgica, por lo que otros tantos funcionarios y políticos en estos países también fueron informados de lo que iba a suceder.

 

Veinte años del genocidio de Ruanda: Kangura, la revista del odio (5)
01 abril 2014

Hassan Ngeze fue el equivalente ruandés de aquel perverso propagandista alemán, Julius Streicher, que dirigió Der Stürmer, el periódico que funcionó como epicentro de la difusión de la ideología nazi en los años previos a la segunda guerra mundial. Julius Streicher terminó siendo juzgado y ejecutado. Ngeze cumple cadena perpetua en una prisión de Ruanda.

Musulmán de origen hutu, Ngeze ejerció un rol fundamental en la propaganda victimista y racista que llevaría a decenas de miles de ruandeses a levantar los machetes contra sus vecinos tutsis. Lo hizo a través de su revista, llamada Kangura, que estaba financiada por elementos radicales del partido del presidente Juvénal Habyarimana.

El ideologo

Por supuesto que, en un país como Ruanda, que en aquel momento tenía un alto índice de analfabetismo, Radio Télévision Libre des Mille Collines (RTLM) resultaba mucho más eficiente a la hora de llegar a la población en general (os recomiendo el trabajo de Allan Thomson sobre la prensa en aquellos días).

Sin embargo, la perversa habilidad de Ngeze radicaba en que las consignas que lanzaba en la revista Kangura se convertían rápidamente en el credo de los extremistas hutus.

Los diez mandamientos hutu

De todas las macabras invenciones de Ngeze, que dirigía Kangura, los llamados “Diez mandamientos hutu” fueron los más populares. Se leían en las radios, en los mítines, en las iglesias.

. El primer mandamiento hablaba de las mujeres tutsis, que si bien eran las más guapas y deseadas, trabajaban para su propio grupo étnico, por tanto, el hutu que se casa con una tutsi es un traidor.

. Las mujeres hutus deben vigilar a sus maridos, hermanos e hijos para que no se dejen seducir por las tutsis.

. Los tutsis son siempre deshonestos en los negocios. Un buen hutu no realiza transacciones con ellos.

. El octavo mandamiento es el más sintético y terrible de todos: “Los hutus deben dejar de tener piedad de los tutsis”.

El número en el que se publicaron los Diez Mandamientos Hutu traía una gran foto del presidente francés Francois Mitterand en la que se leía “El amigo que te ayuda cuando lo necesitas, es un gran amigo”.

Portadas que vislumbran el genocidio

Desde que apareciera en 1990, los distintos números de la revista Kangura – cuyo nombre quiere decir “despertadlos” – fueron anunciando lo que iba a ser el Genocidio.

. La portada de noviembre de 1991 se preguntaba “¿Qué armas usaremos para vencer a las cucarachas para siempre?”. Junto a esta frase aparecía un machete.

. El número de enero de 1994 anunciaba que el presidente Juvénal Habyarimana iba a ser asesinado en marzo.

. En ese mismo ejemplar pedía en tono amenazante a la misión de la ONU en Ruanda, UNAMIR, que reconsiderada los riesgos a los que se exponía.

Si bien sus principales víctimas eran los tutsis – a los que acusaba de venir de Etiopía, de tener planes secretos para aniquilar a los tutsis – la publicación de Ngeze también azuzaba a los hutus moderados. Sostenía que el presidente Habyarimana no era lo suficientemente duro con los tutsis.

Esta estrategia de cuestionar al gobierno le valió a Ngeze una breve temporada en prisión. Lo curioso es que Amnistía Internacional abogó por la liberación del editor de Kangura, al que calificó de crítico del sistema, cuando en realidad fue uno de los hombres que lo modeló ideológicamente hasta el genocidio.

 

Veinte años del genocidio de Ruanda: sin noticias de la prensa extranjera (6)
02 abril 2014

Hasta ahora hemos repasado la sucesión de errores, connivencias, dilaciones e ineptitudes, desde EEUU pasando por Francia y la ONU, que permitieron el genocidio de Ruanda. A esta lista podríamos sumar una circunstancia que no se suele mencionar: la ausencia casi absoluta de periodistas extranjeros.

No sería desacertado suponer que, de haber mostrado las cadenas internacionales y los periódicos imágenes de las matanzas, los radicales hutus no hubiesen actuado con tanta impunidad y el mundo no habría tardado tanto en reaccionar. Sin embargo, la prensa no llegó a tiempo y en esa época no existían teléfonos con cámaras de fotos e Internet estaba en sus albores, por lo que casi no hay imágenes del genocidio.

La mayor matanza de personas de las últimas décadas apenas tiene elementos gráficos que den testimonio de su horror. Carece de una imagen distintiva como sí la tuvieron Plaza Tiananmen, la ofensiva del Tet, la hambruna de Etiopía o el fracaso de Estados Unidos en Somalia.

Salvar a los extranjeros

En el momento en que es derribado el avión del presidente Juvénal Habyarimana, que provocó que en cuestión de pocas horas los radicales hutus anegaran la capital de barreras en las calles para exterminar a los tutsis, solo había dos periodistas en toda Ruanda: Katrina van der Schoot, reportera freelance para radio Bélgica, y Lindsay Hilsum, que trabajaba para UNICEF pero colaboraba con la BBC, The Guardian y The Observer.

Días más tarde llegaron cronistas de grandes medios, más que para hablar de la violencia, para cubrir la salida masiva de extranjeros. Uno de ellos fue Mark Doyle, reportero de la BBC con base en Nairobi. Uno de los escasos reporteros que pasó en Ruanda la mayor parte del genocidio. Entró primero al país por el norte, junto a las tropas rebeldes de Paul Kagame, pero luego, al descubrir que no podía seguir avanzando hacia Kigale, se trasladó a Entebbe, Uganda.

En este aeropuerto consiguió que un avión del Programa Mundial de Alimentos que iba a repatriar extranjeros lo llevara junto a otros periodistas a la capital de Ruanda. Según cuenta el propio Doyle, Romeo Dallaire, el general al mando de las fuerzas de la ONU, no se mostró muy contento al verlos llegar. Muchos periodistas se quedaron en el aeropuerto, que el 9 de abril había sido tomado por comandos franceses para garantizar la repatriación. Desde allí acompañaban a las tropas extranjeras en las incursiones para rescatar a sus nacionales.

Comprender la situación

Las imágenes de aquellas incursiones son desgarradoras, pues los tutsis suplicaban por sus vidas, pero solo los blancos eran sacados de allí. Lo terrible es que el día 10 de abril había más de 1.500 soldados de EEUU, Francia y Bélgica en Kigale, pero solo para rescatar a los extranjeros. De haber recibido las órdenes correctas, podrían haber cambiado el curso de los acontecimientos con facilidad.

Periódicos como The New York Times o el Washington Post publicaron crónicas diarias en aquellos momentos, pero lo hicieron en las páginas interiores, y muchas veces con fotos antiguas o sin contexto que reforzaron el mito de un enfrentamiento tribal. Las noticias de África estaban centradas en las históricas elecciones de Sudáfrica, que llevarían a Nelson Mandela al poder.

Una vez que los extranjeros – curas, diplomáticos, cooperantes – fueron repatriados, la mayoría de los reporteros se fueron con ellos. La historia en Ruanda, al menos desde lo que creían que sus públicos querían saber sobre aquel conflicto en un país perdido en el corazón de África, había terminado.

Mark Doyle permaneció. La lectura de sus crónicas muestra cómo empieza a comprender gradualmente la situación. Va dejando de hablar de la guerra para centrarse en el asesinato masivo de civiles hasta que el día 29 de abril se anima a usar la palabra clave, genocidio, en parte gracias al amparo de un informe de Oxfam.

Uno de los problemas que sufrió Doyle en su trabajo fue que la redacción en Londres seguía anclada en la teoría de que eran matanzas surgidas del caos y perpetradas de igual manera por ambos bandos. Quizás se deba a los clichés sobre África, pero les costaba aceptar que aquello fuera un exterminio metódico y organizado de seres humanos.

Un cámara escondido

Otro reportero de excepción que estuvo durante el genocidio fue el cámara freelance Nick Hughes, que terminaría por testificar como testigo en la Corte Penal Internacional para Ruanda. Las imágenes que Hughes grabó el día 18 de abril se convirtieron en el documento por antonomasia sobre el genocidio.

Las grabó escondido en lo alto de una escuela francesa en Kigale. Para no ser descubierto enfocó la cámara a través del tubo de un lanzagranadas que le dejó un soldado belga.

En las imágenes se ve a una mujer al costado de una carretera polvorienta, rodeada de cadáveres. Aturdida, levanta los brazos y suplica uniendo las manos. Pasan varios minutos. Los asesinos interhamwe van y vienen con sus machetes. Parecen no verla. Hasta que un par de ellos se detienen, la asestan varios golpes mortales, y siguen caminando de forma casual.

El personaje del periodista que interpreta Joaquim Phoenix en “Hotel Ruanda” se basa en Hughes. De hecho, hay un momento en el que Phoenix realiza una grabación similar. Hughes volvió a Ruanda en 2008 para la grabación del documental “Iseta, detrás del puesto de control”, en el que se encuentra con la familia de la mujer cuyo asesinato grabó en 1994.

Todos a Zaire

Cuando Francia lanza la Operación Turquesa, es entonces que los periodistas llegan en masa. Se instalan servicios satelitales para que las cadenas internacionales puedan transmitir en directo. La paradoja es que en ese momento la noticia ya no es el genocidio sino el hacinamiento de los refugiados hutus en la vecina Zaire, donde mueren por millares a causa del cólera.

La diferencia fue que mientras los alemanes dejaron en unas pocas manos la ejecución de la llamada “solución final”, en Ruanda desde jóvenes hasta ancianos salieron a la calle a matar. Maestros asesinaron a alumnos; médicos a enfermos. Fue, en este sentido, un genocidio popular.

La ola de muerte que se desató el 7 de abril de 1994 en este pequeño país tuvo un ritmo vertiginoso. Hagamos cuentas. Un millón de personas asesinadas en cien días. Esto equivale a 10.000 muertes al día. 416 por hora. 25 al minuto.

Pero hay dos factores importantes que señalan una eficiencia destructiva superior aún: la mayoría de los muertos tuvieron lugar durante las tres primeras semanas; los asesinos interhamwe se tomaban el genocidio como un trabajo de ocho horas diaria, no más. De hecho, esa era la consigna que daba el gobierno a través de Radio Mil Colinas: salir a matar era un trabajo.

 

* Esta serie de veinte artículos sobre los veinte años del Genocidio de Ruanda forma parte de “Matando perros”, mi próximo libro. Se basa en al menos un centenar de entrevistas realizadas en más de 15 viajes a Ruanda y a la vecina República Democrática del Congo a lo largo de los últimos cinco años; así como en los libros escritos por Philip Gourevitch, Linda Poltman, Jean Hatzfeld, Lieve Joris, Linda Melvern, Andrew Wallis, Samantha Power, Daniel Kroslak, Roméo Dallaire; y en numerosos informes de la ONU, de organizaciones de Derechos Humanos y gobiernos (Hernan Zin)

(SEGUIREMOS PUBLICANDO ESTA SERIE DE INTERESANTES ARTICULOS EN LA MEDIDA QUE ESTEN DISPONIBLES)

http://blogs.20minutos.es/enguerra/

Umberto Eco: hackers vengadores y espías en diligencia…

with one comment

Umberto Eco, Journal Liberation

Hackers vengadores y espías en diligencia

5 Diciembre 2010

wikileaks-assange
El caso WikiLeaks tiene un doble valor. Por un lado, no es más que un escándalo aparente, un escándalo que sólo parece tal por la hipocresía que gobierna las relaciones entre los Estados, los ciudadanos y la prensa. Por otro lado, anuncia cambios profundos a nivel internacional y prefigura un futuro dominado por la regresión.

Pero vayamos por orden. El primer aspecto de WikiLeaks es la confirmación del hecho de que cada dossier abierto por un servicio secreto (de cualquier país) está compuesto exclusivamente de recortes de prensa. Las “extraordinarias” revelaciones americanas sobre los hábitos sexuales de Berlusconi no hacen más que informar de lo que desde hace meses se puede leer en cualquier periódico (salvo aquellos cuyo propietario es Berlusconi), y el perfil siniestramente caricaturesco de Gadafi era desde hace tiempo un tema corriente entre los artistas de cabaret.

La regla según la cual los dossiers secretos no deben contener más que noticias ya conocidas es esencial para la dinámica de los servicios secretos, y no únicamente los de este siglo. Si va usted a una librería consagrada a publicaciones esotéricas, verá que cada obra repite (sobre el Grial, el misterio de Rennes-le-Château, los Templarios o los Rosacruces) exactamente lo mismo que dicen las obras anteriores. No se trata únicamente de que el autor de textos ocultos sea reacio a embarcarse en nuevas investigaciones (o que no sepa dónde buscar información sobre lo inexistente), sino de que quienes se consagran al ocultismo sólo creen aquello que ya saben, aquello que les confirma lo que ya les habían dicho.

Mucho ruido y pocas nueces

Es el mismo mecanismo que explica el éxito de Dan Brown. Y lo mismo pasa con los dossiers secretos. El informador es perezoso, y también es perezoso (o estrecho de miras) el jefe de los servicios secretos (si no lo fuera, podría ser, pongamos, redactor de Libération) que sólo da por cierto lo que reconoce como tal. Las informaciones top secret sobre Berlusconi que la embajada americana enviaba de Roma al Departamento de Estado eran las mismas que Newsweek había publicado la semana anterior.

Pero entonces, ¿por qué han hecho tanto ruido las revelaciones sobre estos dossiers? Por un lado, sólo dicen lo que cualquier persona cultivada ya sabe, esto es, que las embajadas, por lo menos desde el final de la Segunda Guerra Mundial y desde que los jefes de Estado pueden llamarse por teléfono o tomar un avión para almorzar juntos, han perdido su función diplomática y que a excepción de algunas funciones representativas menores se han convertido en centros de espionaje. Cualquier aficionado a las películas policiales lo sabe perfectamente, y sólo por hipocresía se hace ver que no se sabe.

Sin embargo, el hecho de repetirlo públicamente viola el deber de la hipocresía y pone en mal lugar a la diplomacia americana. En segundo lugar, la idea de que un hacker cualquiera pueda captar los secretos más secretos del país más poderoso del mundo supone un golpe nada menor para el prestigio del Departamento de Estado. En este sentido, el escándalo no pone tanto en crisis a las víctimas como a los “verdugos”.

El Gran Hermano es parte del pasado

Pero pasemos a la naturaleza profunda de lo que ha ocurrido. Antes, en tiempos de Orwell, cualquier poder podía ser visto como un Gran Hermano que controlaba cada gesto de sus súbditos. La profecía orwelliana se vio totalmente confirmada desde el momento en que el ciudadano pasó a ser la víctima total del ojo del poder, que ahora podía controlar gracias al teléfono cada uno de sus movimientos, cada una de sus transacciones, los hoteles que visitaba, la autopista que había tomado y así sucesivamente.

Pero ahora que se ha demostrado que ni siquiera las criptas de los secretos del poder pueden escapar al control de un hacker, la relación de control deja de ser unidireccional y se convierte en circular. El poder controla a cada ciudadano, pero cada ciudadano, o al menos el hacker -elegido como vengador del ciudadano- puede conocer todos los secretos del poder.

¿Cómo puede sostenerse un poder que ya no es capaz de conservar sus propios secretos? Es verdad que Georg Simmel ya decía que un auténtico secreto es un secreto vacío (el secreto vacío nunca podrá ser desvelado); es verdad, también, que todo saber sobre la personalidad de Berlusconi o de Merkel es efectivamente un secreto vacío de todo secreto, pues es de dominio público; pero revelar, como ha hecho WikiLeaks, que los secretos de Hillary Clinton eran secretos vacíos es robarle todo su poder.

Volver al espionaje a la antigua

WikiLeaks no ha perjudicado en absoluto a Sarkozy o a Merkel, y sí en cambio a Clinton y a Obama. ¿Cuáles serán las consecuencias de esta herida infligida a una potencia tan importante? Es evidente que en el futuro, los Estados no podrán poner online ninguna información reservada, pues eso sería como publicarla en un cartel pegado en la calle. Pero también es evidente que con las tecnologías actuales, es vano esperar que se puedan mantener conversaciones confidenciales por teléfono. Nada más fácil que descubrir si y cuándo un jefe de Estado se ha desplazado en avión y ha contactado con alguno de sus colegas.

¿Cómo podrán mantenerse contactos privados y reservados en el futuro? Sé bien que por el momento mi previsión no parece más que ciencia-ficción y resulta por lo tanto novelesca, pero no me queda otra opción que imaginar a los agentes del gobierno desplazándose en diligencia por itinerarios incontrolables, llevando únicamente mensajes aprendidos de memoria o, a lo sumo, escondiendo en el talón del zapato las raras informaciones escritas. Las informaciones se guardarán en copia única en cajones cerrados con llave: en el fondo, la tentativa de espionaje de Watergate tuvo menos éxito que WikiLeaks.

¿Quién informa a quién?

Ya había tenido ocasión de escribir antes que la tecnología avanza como un cangrejo, es decir, hacia atrás. Un siglo después de que el telégrafo sin hilos revolucionara las comunicaciones, Internet ha restablecido un telégrafo con hilos (telefónicos). Los vídeos (analógicos) habían permitido a los estudiosos del cine investigar una película paso a paso, haciendo avanzar y retroceder la película y descubriendo todos los secretos del montaje, mientras que ahora los CDs (digitales) sólo permiten saltar de capítulo en capítulo, es decir, por grandes secciones.

Con los trenes de alta velocidad se puede ir de Roma a Milán en tres horas, mientras que en avión, incluidos los desplazamientos que requiere, son tres horas y media. No tiene pues nada de sorprendente que la política y las técnicas de comunicación vuelvan a los carruajes.

Una última observación. Antes, la prensa se esforzaba por descubrir lo que se tramaba en el secreto de las embajadas. Hoy, son las embajadas las que piden informaciones confidenciales a la prensa.

(Tomado de Libération)

El sexo, la Iglesia y el Vaticano después de Irlanda…

leave a comment »

El sexo pierde al Vaticano

Las violaciones y sevicias descubiertas en Irlanda se han producido en otros muchos países – La jerarquía católica practica una política de secretismo y ocultación

JUAN G. BEDOYA 31/05/2009

IGLESIA-SEX3 "Si no podemos ser castos, al menos seamos cautos". Esta ironía, que el pensador George Bernanos pone en boca de su simpático cura rural, define el espíritu con que la Iglesia romana se enfrenta a los comportamientos sexuales de sus clérigos. Lo malo es cuando la hipocresía o el ocultamiento alcanzan a actividades delictivas, como la pederastia y otros abusos de poder.

Es esa política de secretismo, avalada por el Vaticano, la que ahora tiene sumida a la jerarquía católica en un escándalo de colosales proporciones. Afecta a la muy católica Irlanda. Los hechos son devastadores, con testimonios de 1.000 alumnos en 216 escuelas, reformatorios u orfanatos, y relatos estremecedores de violaciones, abusos y sevicias a niños y niñas, habitualmente de hogares humildes.

Lo sucedido en Irlanda se ha producido en otros muchos países. En España hay numerosas denuncias, con media docena de condenas judiciales contra sacerdotes pederastas. Pero es difícil conocer la magnitud del problema, dada la tendencia de la jerarquía a ignorar, e incluso tapar, los escándalos. Las instrucciones del Vaticano son sintomáticas. Ante cualquier denuncia, hay que asegurar la reserva total, dice una instrucción de 1962.

Cuando Dante Alighieri describió en la Divina Comedia el sufrimiento, en lo más hondo del Infierno, de numerosos sodomitas, se detuvo sobre todo en un grupo de sacerdotes libertinos. También encuentra allí a un obispo de Florencia. El poeta se cansa pronto de ajustar cuentas "ante pecado tan notorio". "Saber de alguno es bueno / de los demás será mejor que calle / que a tantos como son el tiempo es corto", se disculpa (Canto XV).

Por entonces, se castigaba severamente a los eclesiásticos de vida depravada. Un decreto papal de 1568, titulado Horrendum, ordenó que "los sacerdotes que abusen serán privados de todos los oficios y beneficios, y entregados a los tribunales seculares para su castigo". Se ha incumplido con escandalosa frecuencia.

El caso más notorio es la protección de Juan Pablo II al fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel. Durante décadas, Maciel y algunos de sus lugartenientes sometieron a abominables abusos a cientos de muchachos, especialmente en el seminario de Ontaneda (Cantabria). Sólo tras la muerte del Papa polaco, en 2005, el famoso pederasta fue apeado de su enorme poder, con la orden tajante de alejarse de Roma. Se recluyó en México. Fue su único castigo en vida. Falleció ahora hace un año.

El primer escándalo por ese comportamiento encubridor se produjo en Italia en una de las escuelas pías del aragonés José de Calasanz. Fundador de la Orden de Clérigos Regulares Pobres, conocidos ahora como escolapios, Calasanz reprimió la divulgación del abuso sexual de niños por sus sacerdotes. Pagó por ello. Uno de los pedófilos, el padre Stefano Cherubini, tuvo tanto éxito en el encubrimiento de sus delitos que incluso llegó a ser superior de la orden, arrinconando al fundador. La orden fue clausurada por Inocencio X. Calasanz murió a los 91 años en Roma, todavía en desgracia. Ocho años después, Alejandro VII lo rehabilitó. Fue hecho santo en 1767.

El sexo fue un asunto desprovisto de importancia para los primeros cristianos y es prácticamente ignorado por san Pablo (el temperamental apóstol llegó a decir que "es mejor casarse que abrasarse"). Pero pronto se impuso la idea de que el celibato era superior, el matrimonio inferior, y el sexo, en consecuencia, un acto perverso. Fue el obispo Ambrosio de Milán (373-397) quien desbrozó el camino. Hombre "imponente", según san Agustín (por su sabiduría y porque "leía sin hablar", un hábito desconocido en el mundo clásico), Ambrosio impuso el criterio de que la vida conyugal era incompatible con una carrera en la Iglesia. "Incluso un buen matrimonio es la esclavitud", dijo. De ahí al celibato obligatorio de los eclesiásticos quedaba un paso, entre agrias disputas.

La pertinaz decisión de ocultar o proteger las desviaciones sexuales de los clérigos disolutos, incluso cuando son delictivas, tiene que ver con el concepto heroico que los eclesiásticos tienen de sí mismos. "La Iglesia es una preciosa élite de superhombres porque el espíritu actúa en ellos. Hay que defenderla de la contaminación, venga de donde venga", predica Tertuliano.

Julio Pérez Pinillos, ex presidente de la Federación Internacional de Sacerdotes Católicos Casados (FISCC), cree que el escándalo de los abusos sexuales por sacerdotes "remite a la inconveniencia de mantener esa ley eclesiástica medieval y no evangélica". "El celibato obligatorio favorece relaciones clandestinas, y da pie a abusos que sufren sobre todo los menores, las mujeres y la descendencia cuando se da. Qué buen servicio haría a la claridad evangélica y al merecido buen nombre de muchos sacerdotes y religiosos y religiosas entregados a las comunidades cristianas la revisión de esa ley del celibato, formulada a mediados del siglo XII".

Emilia Robles Bohórquez, de la organización Proconcil, subraya, por su parte, que "no es toda la Iglesia quien delinque", pero que compete a toda la Iglesia, "con valor, transparencia y energía, afrontar el hecho". Añade: "Dada la gravedad de las situaciones, hay que revisar la manera de afrontar la sexualidad, pero antes urge limpiar y desinfectar los sótanos de algunas instituciones que, lejos de lo que dicen ser, son, con demasiada frecuencia, nidos de bichos". Robles cree que en ese empeño de limpieza, la jerarquía necesita "colaborar con las instituciones civiles y alejarse de complicidades y victimismos".

Pese a que fue entre los esclavos, los humildes y las mujeres entre quienes primero se propagó el cristianismo, la agresiva tradición antifeminista avanza pronto en la nueva organización eclesiástica. Es ese desprecio a la mujer, incluso el aborrecimiento, por donde se ha colado el afán de dominación y todo tipo de abusos, sobre todo sexuales. No es posible comprender esos comportamientos prepotentes sin escuchar a los padres de la Iglesia proclamando la abyección de la mujer y el sexo. Así se explica, también, que las principales víctimas, por millares, de la Santa Inquisición fuesen mujeres, arrastradas a la hoguera por brujas o portadoras de pecado.

Había dicho, por ejemplo, san Juan Damasceno: "La mujer es una burra tozuda, un gusano terrible en el corazón del hombre, hija de la mentira, centinela del infierno". Y santo Tomás de Aquino: "La mujer es un hombre malogrado. Un ser ocasional: sólo el hombre ha sido creado a imagen de Dios". O Alberto Magno: "La mujer es un hombre ilegítimo y tiene la naturaleza incorrecta y defectuosa". Incluso el gran Agustín, obispo de Hipona, sostuvo que "el marido ama a la mujer porque es su esposa, pero la odia porque es mujer", y que "nada hay tan poderoso para envilecer el espíritu de un hombre como las caricias de una mujer". ¿Hablaba por experiencia? Padre de un chico al que llamó Deodato (dado por Dios), repudió a la madre sin contemplaciones para hacer carrera eclesiástica.

Otro cantar es la homosexualidad entre el clero cuando se convierte en signo de poder o antesala de abusos pedófilos. Sostiene Ramón Teja, presidente de la Sociedad de Ciencias de las Religiones y catedrático de Historia Antigua de la Universidad de Cantabria: "Era lugar común en la literatura ascética de la antigüedad que la decadencia del monacato se produjo por la presencia de jóvenes en los cenobios. Lo advertían los padres del desierto con dichos como éstos: ‘Un diablo fue a golpear a la puerta de un cenobio y vino un joven a abrirle. El demonio, al verle, dijo: Si estás tú aquí no hay necesidad de mí’. Para los monjes, los jóvenes, más que las mujeres, son un lazo del diablo". Otro dicho de época: "Donde hay vino y jóvenes no se necesita a Satanás".

Teja ve en los casos de abuso un hilo conductor común: la idea de que el sexo no cuadra bien con lo sagrado. "No he encontrado textos que reflejen mayor tolerancia hacia la fornicación homosexual que hacia la heterosexual, pero es reveladora esta sentencia que parece reflejar una cierta graduación de pecados: ‘El monje no debe cultivar la amistad con un joven, ni el trato con una mujer, ni tener amistad con un hereje".

Las cosas no han mejorado en la actualidad. Todavía en 2001 el teólogo redentorista Marciano Vidal fue castigado por la Congregación para la Doctrina de la Fe (ex Santo Oficio de la Inquisición) por considerar la sexualidad humana como "un lujo de la naturaleza" (la persona, un ser sexuado, un modo de percibir al otro, etcétera), y por entender las relaciones prematrimoniales, la homosexualidad o la masturbación. La severa notificación inquisitorial contra el gran moralista español lleva la firma del cardenal Joseph Ratzinger, hoy Benedicto XVI.

El libro de Marciano Vidal Moral de actitudes es una referencia imprescindible para comprender las agitadas relaciones del cristianismo con el sexo y la mujer. Vidal recuerda en Moral del amor y de la sexualidad que "castidad" procede de "castigo" ("que la razón impone a la concupiscencia domándole como a un niño", escribe santo Tomás de Aquino).

Marciano Vidal, por cierto, subraya la indulgencia con que el buen san Alfonso contempla un escote (ubera) de mujer. "Pectus non est pars vehementer provocans ad lasciviam" ("El pecho no es parte que provoque vehementemente la lascivia"), escribe el fundador de los redentoristas. Hay una simpática anécdota del papa Juan XXIII ante la exuberante Sofía Loren. Cuando era nuncio en París, el carismático Papa del Concilio Vaticano II se encontró en un acto oficial con la actriz italiana, que lucía generoso escote. "¡Benedetto, quel Calvario!", suspiró con sonrisa desarmante, para regocijo de los presentes. Fue beatificado por Juan Pablo II en el año 2000.

El argumento libidinoso se sostiene muchas veces para expulsar del sacerdocio a la mujer. Se lo recuerda Umberto Eco al cardenal Carlo Maria Martini en el diálogo publicado con el título ¿En qué creen los que no creen?  Eco dice al cardenal que Tomás de Aquino usa el argumento propter libidinem (a causa de la lujuria) porque si el sacerdote fuese mujer, los fieles (varones) se excitarían al verla. Rebate Eco: "Dado que los fieles son también mujeres, ¿qué ocurre entonces con las muchachitas que podrían excitarse ante un cura guapo?". El autor de El nombre de la rosa recuerda al prelado las páginas de Stendhal en La Cartuja de Parma sobre los fenómenos de incontinencia pasional suscitados por los sermones de Fabrizio del Dongo.

EL PAIS.COM

El aborto en América Latina: penalización, ¿derecho a la vida o represión religiosa?

with 10 comments

BBC Mundo

Con ocasión de la despenalización del aborto en el Distrito Federal de Ciudad de México, el aborto ha regresado a la agenda.

En varios países de América Latina se discuten reformas a códigos y leyes que hoy por hoy prohíben o criminalizan la interrupción del embarazo. En otros, como Chile, el asunto no se discute. En Nicaragua, por ejemplo, el nuevo gobierno aprobó normas que castigan a las mujeres que abortan cualesquiera sean los motivos.

BBC Mundo “mapeó” la legislación vigente en la región.

MÉXICO

La Asamblea Legislativa del Distrito Federal de México aprobó el martes 24 de abril de 2007 la reforma de las cláusulas del Código Penal capitalino que penalizaban hasta entonces el aborto.

Ahora, a las mujeres mexicanas les está permitido abortar hasta las 12 semanas de su embarazo, pero sólo en el D.F.

La ley anterior autorizaba la realización del aborto solamente en caso de violación, cuando hubiera malformaciones graves en el feto, o si la vida de la madre corría peligro.

Las modificaciones fueron propuestas por partidos de izquierda y centro-derecha, entre ellos el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el de la Revolución Democrática (PRD), que gobierna la Ciudad de México.

El conservador Partido Acción Nacional (PAN) se opuso.

GUATEMALA

"por el derecho a decidir"

Los grupos pro aborto sostienen que éste es un campo de grandes injusticias sociales.

En Guatemala el aborto está prohibido y se castiga con entre seis meses y tres años de cárcel.

Según aclaró a BBC Mundo Nineth Varenca Montenegro, presidenta de la Comisión de la Mujer en el Congreso, “sólo se permite el aborto terapéutico, cuando el embarazo es producto de una violación o existe un riesgo inminente para la vida de la mujer”.

Desde el punto de vista de Mayra Dinora Gila Herrera, representante local del Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer (CLADEM), “hay mucha resistencia para despenalizarlo, sobre todo por la carga moral”.

BELICE

El aborto está permitido por razones socio-económicas, cuando el feto presenta anomalías, y cuando hay riesgo para la vida o salud de la madre.

En otros casos, está prohibido y se castiga con penas de cárcel.

EL SALVADOR

En El Salvador, según el Código Penal vigente desde 1998, se pena el aborto en todas las circunstancias, y se castiga a la mujer, a quien se lo practique, o lo facilite, con entre dos y ocho años de cárcel.

Antes de 1997, fecha en que se reformó el Código Penal, se podía recurrir al aborto cuando la mujer corría peligro, cuando el embarazo era consecuencia de una violación y cuando existían probabilidades de anomalías en el feto.

HONDURAS

El Código Penal hondureño considera el aborto la “muerte intencional de un ser humano en cualquier momento del embarazo”, y lo castiga con entre tres y seis años de cárcel.

Sin embargo la Secretaría de Salud Pública distribuye al menos desde 2004 píldoras anticonceptivas de emergencia, o “del día después”, según denuncias de la Iglesia católica en ese país.

NICARAGUA

En Nicaragua el aborto está penalizado bajo cualquier supuesto desde octubre de 2006; incluso se castiga el aborto “terapéutico”, es decir, aquel que se practica cuando la vida de la madre o el feto corren peligro.

El aborto “terapéutico” se había permitido desde 1893 hasta noviembre de 2006.

También se penan los abortos cuando la madre es menor y ha sido violada.

COSTA RICA

Salvo en caso de que peligre la vida de la mujer, el aborto está penalizado por ley.

Se castiga con entre seis meses y tres años de cárcel.

PANAMÁ

Código Penal de 1982 tipifica el aborto como “delito contra la vida y la integridad personal”, pero exime de penas cuando la mujer fue violada y resuelve interrumpir su embarazo antes de los dos meses, y cuando corre peligro su vida o la del feto.

CUBA

La madre puede interrumpir el embarazo durante las primeras 12 semanas de gestación sin justificar sus motivos, desde que en 1965 se legalizó el aborto.

HAITÍ

Se permite el aborto solamente cuando la vida de la mujer está en peligro.

En otros casos, se penaliza.

REPÚBLICA DOMINICANA

El aborto es ilegal, excepto cuando pretende salvar la vida de la mujer.

El Código Penal de 1948 no hace excepciones.

Tres clínicas donde presuntamente se practicaban abortos fueron clausuradas el pasado febrero en Santo Domingo.

PUERTO RICO

Una mexicana contraria al aborto muestra un cartel donde se ve un bebé.

Los grupos pro vida sostienen que los derechos de la madre no pueden vulnerar los del niño.

En Puerto Rico el aborto está consagrado como legítimo, y puede realizarse en cualquier período del embarazo.

La mayoría se realiza durante el primer trimestre, pero también se practica después.

Desde que el Tribunal Supremo de EE.UU. reconoció la legalidad de la polémica intervención en el caso Roe v. Wade, la disposición del Código Penal puertorriqueño que prohíbe el aborto salvo para salvar la salud o vida de la mujer se interpreta desde la década de 1970 en sentido amplio.

Se considera si el embarazo vulnera la salud mental y emocional de la madre, por lo que el aborto “a petición” está convalidado.

COLOMBIA

En 2006 la Corte Constitucional de Colombia determinó que el aborto es legítimo cuando un embarazo es producto de una violación, cuando está en riesgo la vida de la madre y cuando se presentan malformaciones en el feto.

Hasta entonces, en Colombia estaba prohibido el aborto en todos los casos.

VENEZUELA

El aborto está considerado como delito en el Código Penal venezolano vigente y se castiga con entre seis meses y dos años de prisión.

Los legisladores de Ciudad de México discuten la despenalización en el distrito de la capital.

Propuestas similares a la reforma de México D.F. se discuten en otros países de América Latina.

Las penas pueden reducirse si se provoca para “proteger el honor”.

Un anteproyecto de Código Penal presentado en el Tribunal Supremo de Justicia propone despenalizar el aborto en todos los casos, excepto cuando no se cuenta con el consentimiento de la mujer.

Por otro lado, la aprobación de una nueva Ley de Salud forma parte de las atribuciones cedidas al presidente Hugo Chávez por la Ley Habilitante que le permite legislar por decreto y en forma unilateral desde enero, explicó a BBC Mundo Douglas Natera, de la Federación Médica de Venezuela.

La pastilla del día después es legal en Venezuela desde 2004, según las Normas sobre Salud aprobadas por el Ministerio de Salud y Desarrollo Social.

ECUADOR

El aborto se considera un delito en Ecuador y se pena con entre seis meses y cinco años de prisión.

No se castiga cuando se ha provocado para salvar a la mujer de un peligro de vida inminente que no pudo evitarse por otros medios, o cuando el embarazo es fruto de la violación a una deficiente mental.

Desde el año pasado un nuevo Código de Salud obliga a “los servicios de salud, públicos y privados” a interrumpir embarazos “en los casos previstos en el Código Penal”, y a suministrar “píldoras del día después” en casos de violencia intrafamiliar y sexual, y a las mujeres que conviven con el Sida.

Distintas organizaciones pro-vida han denunciado la probabilidad de que la Asamblea Constituyente convocada por el presidente Rafael Correa y aprobada por la ciudadanía en referendo establezca la despenalización del aborto.

BRASIL

El aborto es un delito castigado con entre uno y cuatro años de prisión, pero se permite si la vida de la madre está en peligro o si el embarazo es producto de una violación.

Distintos proyectos de despenalización han sido rechazados durante los últimos 16 años.

El ministro de Salud, José Gomes Temporao, defendió la realización de un plebiscito sobre la despenalización a principios de abril.

Tras sus declaraciones, el tema volvió a la agenda de los medios.

Según Datafolha, un 65% de los brasileños se opone a modificar la legislación vigente.

PERÚ

El aborto es ilegal en Perú -se considera un delito contra la vida-, excepto cuando la vida de la madre peligra.

Así lo determina el Código Penal desde 1924.

Hasta 2004 no se había establecido un “protocolo” que indicara los casos en que este “aborto terapéutico” podía aplicarse.

Manifestantes pro aborto festejan la despenalización en México D.F.

La despenalización fue festejada por los grupos pro aborto en Ciudad de México.

Pero ya en 2006, las autoridades sanitarias habían autorizado al Instituto Materno Perinatal y el Hospital de San Bartolomé de Lima, y el Hospital Belén de Trujillo, a practicarlo en 17 casos distintos de enfermedad de la madre o el feto, antes de las 22 semanas de embarazo.

Este protocolo está siendo revisado por las autoridades del Ministerio de Salud.

De acuerdo con el ex ministro de Salud peruano, Luis Solari, este protocolo resolución da pie a que se aborte con fines eugenésicos, a la agencia pro vida Aciprensa.com.

En 2001, los servicios de Salud Pública comenzaron a distribuir “píldoras del día después”. Esto se suspendió en 2002, hasta noviembre de 2006.

BOLIVIA

La interrupción del embarazo es legal, previa autorización del juez, si es resultado de “una violación, rapto no seguido de matrimonio, estupro o incesto”, y si la vida de la madre está en peligro.

En otros casos se penaliza.

La ley contempla atenuantes cuando el aborto se practica para proteger el honor de una mujer soltera.

De acuerdo a Julieta Montaño, representante de Cladem en Bolivia, las organizaciones pro aborto promueven reformas a la legislación vigente desde hace una década, pero estas iniciativas han sido rechazadas.

PARAGUAY

La legislación de Paraguay sólo permite el aborto cuando está en peligro la vida de la mujer embarazada.

El Código Penal vigente desde 1998 penaliza otros motivos por los cuales se recurra a esta práctica con entre 15 y 30 meses de penitenciaría, pero contempla atenuantes para los casos en que la mujer haya actuado para “proteger su honor”.

El ministerio de Salud lleva adelante un programa de Planificación Familiar en el que se pone a disposición de la población la píldora de anticoncepción de emergencia, o “del día después”.

CHILE

El aborto es ilegal en Chile, sin excepciones. Se lo penaliza con entre tres y cinco años de penitenciaría, de acuerdo a lo establecido en los artículos 342 A y 245 del Código Penal.

Manifestantes contrarios al aborto marchan con pequeños cajones que simulan ataúdes de niños

El aborto es un tema que suscita fuertes controversias y afecta susceptibilidades.

En 1989 se derogó la reforma que permitía el aborto terapéutico.

En la década de 1960 la Corte Suprema definió el aborto como la “interrupción maliciosa del embarazo con el propósito de evitar el nacimiento del feto o detener el curso natural del embarazo”.

Sin embargo, la actual presidenta Michelle Bachelet firmó en enero de pasado un decreto aprobando el suministro de la píldora anticonceptiva “del día después” a las jóvenes, a partir de los 14 años de edad.

Para que la adolescente tenga acceso a la pastilla no es necesario que medie el consentimiento de sus padres.

Dos semanas antes de que el Ejecutivo tomara la resolución, la Corte Constitucional había declarado inconstitucional la distribución gratuita de la píldora.

Según los grupos denominados Pro Vida y la Iglesia católica, la “píldora del día después” es un método abortivo.

ARGENTINA

En Argentina, el aborto es un delito de acuerdo al Código Penal (artículos 85 a 88).

La legislación contempla de todos modos el aborto terapéutico, lícito siempre que el peligro a la vida de la mujer no pueda ser evitado de otra forma.

Además permite la interrupción del embarazo a la mujer demente o idiota que ha sido violada.

En 2002, la Corte Suprema de Justicia argentina prohibió la venta y consumo en el país de la “píldora del día después”.

URUGUAY

Una manifestante pro vida en EE.UU.

Tanto unos como otros dicen defender la vida.

El aborto se castiga con entre tres meses y dos años de penitenciaría, pero si se comete para proteger el honor, tras una violación, cuando la vida de la mujer corre peligro o en medio de angustias económicas, estas penas pueden ser reducidas. Incluso el juez puede llegar a eximir a los involucrados.

El parlamento discute desde 1984 un Proyecto de Ley de Salud Reproductiva que propone despenalizar el aborto hasta las 12 semanas de gestación, pero que una y otra vez ha sido rechazado.

En noviembre de 2008, el actual presidente de izquierda, Tabaré Vázquez, vetó la legalización del aborto que había sido aprobada por ambas cámaras del Poder Legislativo.

Madonna, el cardenal Medina y la virginidad (perdida) de los chilenos…

with 4 comments

madona¿El Cardenal Medina fantasea con la lujuriosa Madonna…? (ver nota al final)

Medina y la bestia… (ver nota…)

Madonna dejó pegajoso el Nacional

Por Marcos Moraga Lovera / La Nación

La cantante celebró su primer e histórico concierto en Chile

Al filo de la hora, la rubia aterrizó en Chile proveniente desde Argentina arriba de su jet privado. A las 17:00 horas ya estaba en el estadio, y a esa misma hora, los más de 70 mil fanáticos entraron, aguantando el llanto, el calor y los pontificados del Cardenal Medina.

En la frontera de los espectáculo que alcanza un concierto pop, al límite de sus 50 años, forzando el arsenal de luces y videos que soporta un escenario.

Por ahí transita Madonna, la cantante estadounidense que ayer se desvirgó con su público chileno: casi 75 mil asistentes, que entre fanáticos del saco de dormir, transformistas-imitadores y ochenteros de billete fácil, no daban crédito -llantos, gritos- a lo que veían: las dos letras “M” gigantes que enmarcaban la estructura se prendieron, y apareció “la reina del pop”.

A las 21:30 horas Madonna se asomó tras el escenario y las 21:36 emergió desde un cubo su trono, avisando que la reina estaba en casa.

La primera parte de su show tenía como estética el art déco y la moda de los años 20. Así dio inicio al libreto de las fechas chilenas de su “Sticky & Sweet Tour”: una introducción musical que de a poco se transformó en la canción “Candy shop” de su último disco “Hard Candy” (Warner Music, 2008).

Tras el primer tema, el publico estallo con el “Hola Santiago” que prodigó la diva como bienvenida. Luego saltó a Human Nature, canción en la que cambió la letra por un populachero “I`m not sorry Santiago”, que volvió a encandilar a sus fanáticos.

150 10 kbTema aparte entre los seguidores de la cantante lo marcó, a las 21:15 horas, el empresario Leonardo Farkas, cuando hizo su entrada al Nacional.

El melenudo hombre de negocios provocó la primera explosión del público: apenas fue divisado, la masa comenzó a corear “Farkas presidente”.

UNA RELIGIÓN

El Nacional abrió sus puertas a las 17:00 horas. La vigilia había terminado para las cientos de personas que se trasladaron con sacos y frazadas fuera del Nacional, soportando los más de 33 grados que ayer cayeron sobre la capital. Y resistiendo también a las penas del infierno: durante un acto litúrgico que recordó dos años desde la muerte de Augusto Pinochet, el cardenal Jorge Medina lamentó “la desfachatez increíble” y la “locura increíble” que genera la ex de Guy Ritchie.

150 12 kb“Los pensamientos de lujuria, los pensamientos de impureza, los actos de impureza, son una ofensa a Dios y una mancha, una suciedad en nuestro corazón”, pontificó el cura.

Si en 1992, las palabras de Medina provocaron que Iron Maiden no pudiese ingresar a Chile, ayer los fanáticos reían, mientras las cruces católicas colgaban de sus orejas recreando la moda que inauguró Madonna en los años ochenta.

El Dj Paul Oakenfold comenzó el calentamiento de los asistentes a las 20 horas, cumpliendo a medias con un show que sólo tenía una estrella: Madonna.

La cantante llegó a Chile ayer, minutos antes de las 15 horas, y al filo del horario en que estaba programada la prueba de sonido que tenía programada en el Estadio Nacional.

La rubia cruzó la cordillera a bordo de su jet privado, tocó tierra chilena en el aeropuerto Arturo Merino Benítez y de inmediato -a lo hip hopero gansta- subió a un auto privado que la trasladó hasta el lugar del evento. Diez minutos antes de las 17 horas, ya estaba en el coliseo ñuñoíno para los últimos ajustes.

Hoy, a la misma hora, “la diva” hará su segundo concierto, parte de su “Sticky & Sweet tour”.

 

Medina y la bestia

Por Rodrigo Quiroz Castro / La Nación

Ayer los fans de Madonna celebraron cardenal Medina. Se tocaron, tuvieron sexo con ropa y vacaciones de una noche, mientras usted oraba por el alma del dictador Augusto Pinochet y reparaba en el “entusiasmo, lujuria e impureza” de la artista más popular del planeta.

Somos calientes, Medina, y no lo lamentamos. Como Madonna, que frente a 75 mil personas dijo anoche: “no soy tu perra” ( I am not your bitch), frotó sus nalgas duras contra un caño, besó a una mujer en la boca (oh, pecado), sobajeó a sus bailarines y hechizó a una audiencia con un rito pagano y laico donde se mezclan culturas, y religiones en las que no creo.

Pero que respeto. A diferencia de usted señor Medina que cree en la iglesia y pisotea a los que no comulgan con su fe.

Ayer en la tele, un muchacho con voz de pito que probablemente fuere homosexual dijo: Yo creo en Madonna, no en Dios.

Y lo celebro porque si hay algo sagrado en este mundo de plástico, guerra y deudas, es el momento previo a un concierto cuando se apagan las luces.

Esos minutos donde pasa algo en las pupilas que buscan en la oscuridad esperando que estalle el sonido. Y ayer la gente gritó bajo la bóveda de la noche cuando se encendió la M de Madonna en el escenario del Estadio Nacional.

La M de masturbación, de mandinga, de Medina y de Madonna, la chica material que trajo sus movimientos de culo al culo del mundo.

Y sus fans celebraron cardenal. Se tocaron, tuvieron sexo con ropa y vacaciones de una noche, mientras usted oraba por el alma del dictador Augusto Pinochet y reparaba en el “entusiasmo, lujuria e impureza” de la artista más popular del planeta.

“Son una ofensa a Dios, entregan suciedad a nuestro corazón”, parece que fueron sus palabras.

El ‘92 sus influencias que siempre encuentran oídos en circuitos conservadores de esta tierra, impidieron que la banda de heavy metal Iron Maiden tocara en Chile porque el poder los consideró una banda satánica.

Afortunadamente ha pasado agua bajo el puente y ahora nos reímos de su perorata pechoña y fascista, porque mientras usted rezaba, nosotros vivíamos el rito de Madonna en Chile. Un rito bestial, desenfrenado, libre, homosexual, heterosexual, de pobres, clase media, pendejos, viejos y ricos.

La fiesta es como una bestia indomable que no sabe de riendas ni bozales.

Y Madonna es la bestia del pop. Y anoche rugió diciendo: “Soy caliente” llevando su dedo índice a su entre pierna pegajosa y sudada.

 

CANTEN “LIKE A VIRGIN”, CHIQUILLOS

 

Seguidores alucinados la esperan con libros de Neruda y figuritas de cobre. Ayer el Servicio de Aduanas trabajó toda la noche ingresando los tres aviones de la artista. A las 21:30 horas el Estadio Nacional recibe a la reina del pop en un concierto histórico.

“¿Cómo estamos para cantarle a la cámara ‘Like a virgin’, chiquillos?”, pregunta una notera de CNN Chile. Hay cerca de 30 grados pegando afuera del Estadio Nacional, un árbol famélico tirando sombra y unos 50 fanáticos que han pasado, al menos, seis horas sobre el asfalto. Nada de “Like a virgin”, ni posar para la cámara, ni nada. Hay frazadas en el suelo y un par de baldes de motes de huesillos llegan para calmar las cabezas caldeadas. “Y esta muñeca”, dice Eduardo Espinoza, presidente y fundador del fan club de Madonna en Chile, levantando una miniatura vudú de la diva, “es para pincharla por si no llega” (ver nota aparte).

La vigilia empezó el día lunes a las 8:00 horas. Los fanáticos llegaron a un acuerdo con los uniformados, que permitirá a 300 “madoneros” acampar entre el estadio y los accesos. “Y estamos bien preocupados, porque todavía no llegan ni los baños químicos”, explica el presidente del séquito, acerca de las instalaciones que prometió la Intendencia.

Con baños o no, Madonna comienza a cantar hoy a las 21:30 horas en el Estadio Nacional, repitiendo mañana. Jorge, ariqueño, espera que pase la hora y espanta los grados con un jockey que tiene la “M” estampada en la frente. “Me gusta desde los 10 años ya me estaba programando para ir a verla a Estados Unidos o Europa”.

El viernes, Madonna queda libre. “Podría ir a alguna casa de Neruda, o seguramente a La Moneda”, dicen en el fan club. En la productora Time For Fun (T4F), aseguraron que no hay ninguna actividad extra solicitada por la rubia.

“Hay una parte que Madonna pide una canción, hicimos una encuesta y salió ‘Holiday’. Todos vamos a levantar un cartel con el nombre de la canción”, dice el presidente de los fans, Eduardo Espinoza. “Tuvimos la exclusiva mundial para escuchar ‘Hard Candy’, grabé fragmentos del disco, la adelanté por Youtube. Me querían demandar de Warner International”, recuerda Espinoza. Ahora tienen regalos: un libro en inglés y español de Neruda, unas figuritas de cobre y una bandera chilena firmada por todos los miembros.

Tuvieron años para juguetear con juntar a “la chica material” y Chile, recuerda Espinoza. Vieron a la nana chilena de Madonna que estuvo algún año con Carcuro en “De pé a pá”. O cuando, durante la anterior gira, Pinochet aparecía en el collage de dictadores que “la reina” desplegaba en pantalla. Y se comieron las uñas cuando en 1998, le preguntaron quién era el futbolista más sexy del mundial francés, y Madonna cantó: “Iván Zamorano”. El capitán -visión no le falta- se quedó con Daniella.

ADUANAS SE DESVELA POR LA REINA

“Nos toca trabajar duro”, dicen en Aduanas. Y es que Madonna perturba todas las agendas latinoamericanas por donde pasa, y la del organismo público no escapó a ello. Tres aviones de carga Hércules debían llegar desde Argentina con los equipos de la diva para el concierto de hoy en el Estadio Nacional. Aduanas aseguró que trabajarían durante toda la noche para fiscalizar la pesada carga que consta de estructuras, pantallas led, luces y sonido. La llegada del primer avión estaba programada para alrededor de las 18:30 horas de ayer y el último tendría que hacer ingreso pasado la media noche.

En un primer momento se especuló con que el trámite aduanero podría hacerse en el mismo Estadio Nacional. Desmontar y fiscalizar los equipos ocuparía largos tiempos y un posible retraso del concierto, por lo que la productora habría solicitado un permiso especial. Sin embargo, y aunque en Aduanas dijeron que ese tipo de procedimiento no era descabellado, en el estamento explicaron que la acción se llevaría a cabo en el aeropuerto. “Se trabajará toda la noche, y no debería haber problemas con el tiempo”, dijeron.

La productora Live Nation, en tanto, solicitó una “admisión temporal”, que permite no tener que realizar todos los trámites que implica una importación. Aduanas deberá revisar los equipos con una guía aérea que facilitará las cosas, aunque algunas estructuras ya llegaron hace unas semanas en barco, vía Valparaíso.

Por su parte el ejecutivo Francisco Goñi de la empresa Time For Fun, especificó que el montaje se está desarrollando “dentro de los tiempos” y que no se ha previsto ningún retraso por el momento.

Finalmente las estructura se desmontarán el mismo día 11, luego del segundo concierto de la diva, y en esa oportunidad sí que Aduanas podrá revisar en el Estadio Nacional si el contenido es el mismo que ingresó al país.

Cardenal Medina acusa a Madonna de provocar una “lujuria loca”

Luego de recordar a Pinochet durante la misa efectuada en la catedral castrense, el sacerdote -famoso por oponerse a la agenda valórica de la Concertación-, las emprendió contra la reina del pop, a quien cuestionó por “su desfachatez increible”.

Cumpliendo con su costumbre de ir a los actos conmemorativos del ex dictador Augusto Pinochet, el cardenal Jorge Medina asistió esta mañana a la misa por el segundo aniversario de la muerte del otrora gobernante de facto. Pero su vocación por la polémica, que ya puso a prueba las relaciones del gobierno de Ricardo Lagos con la Iglesia, se trasladó esta vez al lado de la farándula, y criticó a Madonna por “despertar la lujuria” y provocar “una suciedad en nuestro corazón”.

Mientras Medina encabezaba esa misa de Pinochet, no resistió la tentación de referirse a los conciertos que Madonna ofrecerá hoy y mañana en el Estadio Nacional, y dijo desde el púlpito que “estos días, mis queridos hermanos, está bastante agitado el ambiente en nuestra ciudad, porque viene de visita esa mujer que con una desfachatez increíble provoca un entusiasmo loco, que es un entusiasmo de lujuria, los pensamientos de lujuria, pensamientos de impureza; (y) los actos de impureza son una ofensa a Dios y una mancha, una suciedad en nuestro corazón”, fustigó.

Su enojo, probablemente se debe a que la reina del pop tiene su propia historia con la iglesia. De hecho, en septiembre pasado dedicó su famosa canción ‘Like a virgen’ (Como una Virgen) al Papa en una multitudinaria presentación en el estadio Olímpico de Roma. Y sigue vivo en la memoria el osado videoclip de ‘Like a prayer’ (Como una Plegaria), de 1989, en que seducía a un santo negro y lo llenaba de lujuria, en imágenes que incluso diversos canales de televisión en el mundo censuraron y se negaron a transmitir.

Pero Medina también tiene su historial de declaraciones molestas. Ya el 14 de octubre de 2004, cuando Pinochet seguía con vida y una serie de procesos por violaciones a los derechos humanos se acumulaban en su contra, el cardenal indicó que el ex dictador ya había sido perdonado por sus actos.

Luego, Medina desestimó la viabilidad de admitir curas gays bajo el argumento de que “la ordenación sacerdotal de personas homosexuales es totalmente desaconsejable, imprudente y peligrosa”.

La tensión con el gobierno chileno llegó a su clímax durante la administración del ex Presidente Ricardo Lagos, a quien confrontó permanentemente por su agenda valórica. “Cualquier persona bien informada sabe que las decisiones del gobierno del señor Lagos no son gratas para la Iglesia, no sólo para sus autoridades, sino para los fieles católicos que quieren ser consecuentes con sus principios y la doctrina de la Iglesia”, afirmó en ese entonces.

Pero el hito más conflictivo se produjo el 16 de mayo de 2002, cuando el Presidente Lagos tuvo una audiencia de 20 minutos con el Papa Juan Pablo II. Entonces, el cardenal Medina irrumpió ante la prensa para sostener que “el Gobierno ha promovido las esterilizaciones gratuitas, la píldora del día después y la Ley de Divorcio”.

La sexualidad de los chilenos. Resultados de una encuesta.

with 2 comments

CHILE HOT. Los secretos que guardamos bajo las sábanas

UNA ENCUESTA DE LA NACION.CL

Si hace una década menos de un 5% usaba condón, hoy esta cifra se ha disparado y se sitúa a la par de la píldora y por sobre el dispositivo intrauterinio. Una encuesta de LND y Ekhos escarbó en la cama de los chilenos y se encontró con cifras ilustrativas.

Es miércoles y Francisca desenfunda una panty negra calada. Se desordena el pelo, se cubre con una falda y una camiseta y se esconde tras sus labios delgados, adornados con un rouge suave. Su departamento de Ñuñoa queda vacío a las cinco de la tarde porque su hermana se lleva a su hijo de seis años donde “los tatas”. “Son nuestros miércoles”, confiesa Francisca, antes de contestar una llamada de Julio.

Cuando llegan los miércoles, ella y su marido se meten en el dormitorio a las seis de la tarde y no salen hasta las nueve. Su hijo llega a las diez.

Según una encuesta que LND encargó a la empresa EKHOS, el 23,2% de los entrevistados declaró sentirse muy satisfecho respecto a su vida sexual. El 52% dijo estar satisfecho y el 14% reconoció estar medianamente satisfecho. “Yo lo noto, con poco sexo me pongo más irritable, ando más pesada, incluso me despierto como enojada”, exterioriza Francisca.

Según el sondeo, el tema es la frecuencia. El 31,4% dice tener relaciones sexuales más de dos veces por semana y están dentro del grupo de los felices . El 32,1% tiene sexo sólo una o dos veces a la semana.

En el grupo de los insatisfechos, el 33% asegura que nunca tiene relaciones, el 12,5% menos de dos veces por semana, y otro 12,5% entre una y tres veces al mes.

La satisfacción es distinta por género. “Esto, por sentido común, no tiene que ver sólo con la frecuencia, la relación puede ser dos veces por semana, ¿pero si dura 30 segundos y todos quedan mirando el techo? No puede ser la única valoración para encontrar satisfactoria una relación sexual”, advierte el sexólogo Roberto Rosenzvaig. Una reflexión que también se ve reflejada en la encuesta de LND. Del grupo que contestó sentirse muy satisfecho con su vida sexual, el 28,4% son hombres y sólo el 19,1%, mujeres. En los medianamente satisfechos, un 17,8% son mujeres y sólo el 9,4 son hombres.

El sondeo también revela que un 86,1% de los chilenos estima positivo que en el país se hable públicamente más de sexualidad que antes, y sólo un 7,5% lo considera negativo. Las personas de mayor edad (66 años y más) son principalmente las que no están de acuerdo con el destape nacional y los grupos de menores recursos (D, E, C3).

EL AVANCE DEL CONDÓN

Lo que sí ha cambiado, de acuerdo al sondeo, son los métodos anticonceptivos que usan los chilenos. Según la Encuesta de Calidad de Vida y Salud del año 2000, elaborada por el Ministerio de Salud, la mayoría de la población se concentraba en el uso del dispositivo intrauterino (DIU) (16%) y de la píldora (15,5%). Entonces, sólo el 4,6% de la población decía usar preservativo.

Las nuevas cifras muestran un cambio radical del escenario. El sondeo de LND-EKHOS refleja las nuevas tendencias: DIU (12%), píldora (22%) y preservativo (24%).

“En países desarrollados se espera que no menos del 75% de la población use métodos de prevención. Sería deseable que los métodos como DIU o píldora se usaran aún más, pero es muy destacable el uso del condón, que es el único capaz de proteger contra las enfermedades de transmisión sexual”, dice el doctor Guillermo Galán, presidente de la Sociedad de Ginecología y Obstetricia de Chile.

Los chilenos, según el sondeo, tienen en general una pareja al año. Así al menos lo señaló el 70,8% de los encuestados. El 17,2% ha tenido más de una compañera sexual. Si se trata de infidelidad, ésta se manifiesta más o menos en la misma proporción entre los solteros y casados. En los primeros, en un 16,3%, y en los segundos, en un 14,7%. Mientras un 21,5% de los hombres ha sido infiel, el porcentaje entre las mujeres sólo alcanza al 9,2%.

Si hace ocho años las encuestas de salud decían que la edad de iniciación sexual promedio había bajado de 20 a 18 años, las cifras muestran que la tendencia seguirá a la baja. En promedio, los hombres de entre 18 y 29 años se inician sexualmente a los 17,4 años. Mientras que las mujeres lo hacen a los 18,27 años. No hay variaciones mayores entre los encuestados de 30 a 45 años: los hombres perdieron la castidad a los 17,6 y las mujeres a los 18,27. La mayor diferencia se produce entre las encuestadas cuya edad fluctúa entre 45 y 65 años. El inicio promedio es 21 años.

PORNOGRAFÍA Y JUEGOS SEXUALES

Para los chilenos, el sexo no es un tema menor. Y no sólo entre parejas establecidas, ya que el 47% de los encuestados está muy de acuerdo o medianamente de acuerdo con que la búsqueda del placer es razón suficiente para tener sexo, en contraposición al 52,4% que está en desacuerdo.

Todo es sexo. Las vitrinas de todo tipo, especialmente virtuales, se encargan de refregarlo en la cara. Los juguetes eróticos como consoladores, vibradores y similares están irrumpiendo silenciosamente en la sociedad. Aunque aún las cifras son bajas, demuestran que quienes tienen mayor acceso económico son más asiduos a este tipo de prácticas. Sólo el 6,9% de los entrevistados admite usar este tipo de juego, pero la diferencia se manifiesta según estrato económico. En el ABC1 lo utiliza el 13,8%, mientras que en el D y E sólo el 0,8% ha tenido acceso.

“Esto recién está comenzando, hace cinco años muy poca gente consultaba por estos aparatos. Ahora, por lo menos me preguntan dos veces a la semana. Eso es harto en comparación con antes. Eso sí, la gente todavía es súper mentirosa. Dicen que es para un regalo, para una amiga que no se atreve o para una broma”, cuenta Ivone Estay, administradora de la tienda Honey Love, del Paseo Las Palmas.

La cosa es parecida cuando se habla de pornografía. El 90,9% de los encuestados dice no ser consumidor de pornografía. ¿Una mentira? “Yo creo que las cifras no mienten tanto, pero más que nada porque a la gente se le hizo habitual ver pornografía por internet”, señala José Montero, de Orgasmikchile.cl. Y suma datos: “Hay una baja de la industria del porno, en cuanto a revistas o venta de películas, que se viene dando hace dos años. Ahora todo está por internet al alcance de la mano, y quizás no se mira como un producto de consumo como antes”.

En VTR entregan cifras que también hablan de esta tendencia y admiten que sólo el 10% de los abonados a la televisión digital compra contenido adulto.

El uso de pornografía se concentra en el grupo de los hombres (14,4%), mientras que sólo llega a un 3,4% en las mujeres.

Fiorella Vivanco, dueña de la agencia de escorts Fiorella, arruga la nariz frente a las cifras. Pero cuando se enfrenta a nuevas estadísticas, tilda a todos de “mentirosos” cuando hablan de recurrir a trabajadoras sexuales. La encuesta dice que el 92,8% no ha utilizado estos servicios. Entre quienes respondieron que sí, sólo el 6% son mujeres y el 14%, hombres.

Aunque Fiorella no tiene datos científicos para plantear su tesis, se basa en lo que ha visto en su empresa desde hace 12 años en la oferta de prostitutas VIP. “Incluso se han puesto más exigentes con el rubro. Antes había mujeres que se negaban a sexo anal, por ejemplo. Hoy, si una niña no lo hace se muere de hambre. Los hombres piden cada vez más cosas. Nosotras cobramos 115 mil pesos por una hora y media y las niñas quedan muertas. Además, los hombres no quieren pagar porque en la calle hay un montón de extranjeras ofreciéndose por cinco mil pesos”, dice Fiorella, y da ejemplos que hablan de la rudeza de los chilenos: “Antes, meterse con un travesti era impensable. Ahora no. Pechugas y penetración les encantan”. Una realidad que contrasta con las afirmaciones de los chilenos: el 96% asegura que no ha tenido una experiencia homosexual. Sólo un 3,6% lo admite. ¿Está usted entre ese porcentaje?.

380 52 kb

380 63 kb