CIENCIAS SOCIALES HOY – Weblog

Actualidad sobre política, sociología, economia, cultura…

Posts Tagged ‘E. AQUEVEDO

Chile: el MAPU (Movimiento de Acción Popular Unitaria), hace 40 años…

with 3 comments

DR1 Movimiento de Acción Popular Unitaria, a 40 años de su fundación…

De Wikipedia, la enciclopedia libre

MAPU (Movimiento de Acción Popular Unitaria), partido político de izquierda chileno que se formó de la escisión de un sector rebelde de la Democracia Cristiana. Una razon que desencadenó la división fue la Junta Nacional de la DC, mayo 1969, cuyo voto político no satisfizo a dicho sector, formando el 19 de mayo de 1969 el MAPU. La formación del sector rebelde y de otros nucleos críticos dentro de la DC tiene su origen ya desde los inicios del gobierno de Frei, cuya orientación pro-norteamericana provocó creciente descontento en la juventud DC en especial.

En este grupo se encontraban, principalmente jóvenes militantes democratacristianos, Rodrigo Ambrosio, Rafael Agustín Gumucio, Oscar Guillermo Garretón, Eduardo Rojas, Alberto Jerez, Julio Silva Solar, Vicente Sota, Carlos Montes, Jacques Chonchol, José Miguel Insulza, Eduardo Aquevedo, Jaime Estévez, Tomás Moulian, Gonzalo Ojeda, Samuel Bello, Juan Ruz y Enrique Correa, entre otros.

Ingresa a la Unidad Popular en 1970. Participó directamente en el gobierno de Salvador Allende encabezado por Rodrigo Ambrosio, quien fallece en un accidente en mayo de 1972. Durante 1971 Allende y otros sectores presionaron a la dirección del MAPU para no definirse como marxistas, al punto que para el 26 de Julio de ese año una delegación del MAPU encabezada por Jaime Gazmuri y Eduardo Aquevedo es invitada a Cuba, donde tiene lugar una conversación de varias horas, en el Hotel Habana Libre, con el Comandante Fidel Castro. Junto con Eduardo Aquevedo y Jaime Gazmuri estuvo presente también Juan Enrique Vega, entonces Embajador de Chile en Cuba. En un ambiente muy positivo y coloquial, Fidel Castro intentó convencer a dichos dirigentes del Mapu de no adoptar una definición marxista, sino cristiana de izquierda, con el argumento de que ya el marxismo estaba representado por varios partidos en Chile, pero no asi el cristianismo revolucionario o de izquierda (no obstante la existencia de la Izquierda Cristiana, considerada muy débil aún). Esta propuesta del máximo dirigente cubano fue rechazada por los dirigentes del Mapu, especialmente por Eduardo Aquevedo, cuya posición crítica frente al modelo soviético era conocida.

En Octubre del año siguiente (1972) se realiza el Segundo Congreso del MAPU, donde triunfa ampliamente el sector encabezado por Eduardo Aquevedo y Kalki Glauser, sector representativo de una línea marxista independiente de los bloques internacionales y muy crítico de la URSS. Esto le valió fuertes cuestionamientos del PC y de sectores del PS. En este Congreso de elige a O. Guillermo Garretón, a propuesta de Eduardo Aquevedo, y éste último quedó de Primer Subsecretario General. Al final del gobierno de Allende (marzo de 1973) el Mapu se divide en 2 corrientes: el MAPU propiamente tal, que se declaró marxista-leninista y más radicalizado liderado por Óscar Guillermo Garretón y Eduardo Aquevedo y el MAPU Obrero Campesino (MAPU OC o MOC), de tendencias más moderado y afines al Partido Comunista, liderado por Jaime Gazmuri y Enrique Correa. Ambos sectores siguen participando de la UP y en las elecciones parlamentarias de 1973, hasta el golpe de septiembre de 1973.

Con el gobierno de Augusto Pinochet, el Mapu es proscrito al igual que todos los partidos de la UP y hay una persecución de los militantes de este partido. Entre 1975 y 1976, la UP aún es el punto central de la política de sus partidos. Son años de remezones partidarios que van reacomodando paulatinamente las fuerzas en el interior de cada organización. Por ejemplo, a Europa llega, desde el interior, Eugenio Tironi, entonces miembro del grupo de dirección interior del Mapu que ha sucedido a O. Garretón luego de su asilo en la embajada de Colombia, y que encabeza Carlos Montes e integran, entre otros, Carlos Ortúzar, Guillermo Del Valle, Víctor Barrueto y Fernando Echeverría. Tironi lleva la misión de expulsar del partido a una mal denominada “fracción” izquierdista encabezada por Eduardo Aquevedo (Primer Subsecretario del MAPU) y Gonzalo Ojeda, que representaban a la mayoría de los militantes del MAPU en el exilio y a sectores importantes de la militancia del interior, cuya política supuestamente dificultaba los esfuerzos de reconstrucción de la UP porque planteaban la conformación de un frente amplio opositor que agrupara la izquierda chilena desde la UP hasta el MIR. Es el comienzo de un importante viraje del Mapu.

Desde el interior, y a raíz de una fuerte autocrítica de su participación en el gobierno de Allende, los nuevos dirigentes que asumen en la clandestinidad, tales como Carlos Montes (Cristián), Víctor Jeame Barrueto (Tito), Guillermo del Valle (Zuñiga), Rodrigo González (Javier), Guillermo Ossandón (Pizarro), Ricardo Brodsky (Mica), y Jaime Manuschevich (Ismael). En 1980, al no lograrse la unidad de los socialistas y al existir fuertes indicios que el PC se propone iniciar la lucha armada, optan por participar junto a otros sectores moderados del socialismo chileno, tales como Ricardo Lagos Escobar o Ricardo Núñez, en la renovación del ideario socialista chileno, influyendo de manera significativa en la conformación de la Convergencia Socialista y posteriormente del Bloque Socialista, lo que facilitó el entendimiento con el centro político y la creación de un vasto movimiento social democrático antidictatorial.

Dentro del MAPU, un grupo minoritario, encabezado por Guillermo Ossandón, se opuso a esta orientación y se marginaron de la nueva política, conformando un grupo que fue llamado MAPU Lautaro, que realizaron acciones violentas en contra de la dictadura militar, por lo que son considerados terroristas. Este sector de habia formado en Cuba, siguiendo orientaciones de G. Garretón desde inicios de los 80. Con el retorno a la democracia, este grupo siguió realizando acciones violentas, hasta ser desarticulado por los servicios de investigaciones.

En 1985, en el llamado Congreso de Unidad, realizado en forma clandestina en Punta de Tralca, los sectores encabezados por Garretón y Gazmuri, se reunifican, y asume como nuevo Secretario General Víctor Barrueto.

En 1988, la mayor parte de sus militantes contribuyen a la formación del Partido por la Democracia (PPD), y luego un sector importante ingresa al Partido Socialista de Chile. La militancia y cuadros del MAPU en realidad se distribuyen por partes casi iguales entre ambos Partidos (PPD y PS). Hasta la actualidad, 2008, la presencia del ex MAPU sigue vigente en la política y en el debate chileno, a través de diversos dirigentes en instancias de gobierno, del parlamento y en el mundo académico.


http://es.wikipedia.org/wiki/Movimiento_de_Acci%C3%B3n_Popular_Unitaria

Chile: derrota de la Concertación en la elección municipal y opciones presidenciales, E. Aquevedo

leave a comment »

Piñera imbatible?

Piñera imbatible?

La Concertación no sufrió un desastre, no fue Waterloo, pero también es un exceso hablar de victoria. De hecho es una derrota, limitada pero real. En concejales (que es, sin duda, el indicador políticamente más representativo en esta elección), la Concertación logra aproximadamente un 45%, bajando desde el 47,9 que ya tenía en la elección anterior, mientras la Alianza logra un 36%, perdiendo 1,6%. En alcaldes la Concertación baja del 44,8 % al 38,4 %, quedando por debajo de la Alianza derechista (que sube de 38,7% al 40,5%; esto es, incrementa sus fuerzas solo en un 1,8%), desprendiéndose de  numerosas alcaldías importantes que antes controlaba (Valparaíso, Temuco, Chillán, Rancagua, Talca, por ejemplo) y que son capturadas ahora por la derecha. Esta, pues, globalmente, aumenta su fuerza electoral, aunque de modo nada espectacular. Digamos que la Concertación pierde bastante más de lo que gana la derecha.

Las pérdidas de la Concertación son por consiguiente mejor capitalizadas por otros sectores que por la propia Alianza. “Por un Chile Limpio”, el conglomerado heterogéneo formado por ex DC y ex PPD,  por ejemplo, con un 7,5% en concejales, se apropia más claramente de los votos extraviados por el bloque de gobierno. ¿De donde vienen las pérdidas de la Concertación? Sin duda de la DC, principalmente, que de aproximadamente 20% en 2004, desciende a un histórico 13,9% en esta elección. El PPD también pierde votos, pero más levemente (del 9,97% en las municipales del 2004, al 8,5% actual; es decir, pierde un 1,5%). El PRSD registra un pequeño crecimiento de 4,6% antes, a un 5,19% en esta municipal. En fin,el PS mejora también modestamente su rendimiento (10,9% en 2004, 11,17% ahora). He ahí pues los datos básicos. De ellos se deduce que la caída de la votación concertacionista, en concejales en particular, se origina esencialmente en la debacle electoral del PDC.

Una primera conclusión que merece destacarse entonces es que si bien la Concertación se debilita y pierde importante votación y ediles, logra conservar su “votación dura”, que oscila entre el 40 y 45%. La alianza de derecha, en cambio, logra un cuasi triunfo (sobre todo en alcaldías), pero no consigue equiparar la fuerza electoral de la concertación, ni dispone de “reservas” equivalentes al Juntos Podemos (sector de izquierda que logra un sólido 9% del electorado) con que cuenta, relativamente, la alianza de gobierno en la segunda vuelta presidencial. El “piso electoral” de la derecha sigue siendo inferior al de la Concertación en aproximadamente 5 puntos. Esa es la fragilidad estructural de la candidatura de Piñera, a pesar de las encuestas conocidas que lo dan como “ganador” antes de tiempo, y esa es también la fortaleza potencial de la Concertación con vistas a la presidencial del año próximo.

La segunda conclusión que queremos subrayar es que las mismas causas que provocaron el debilitamiento electoral de la Concertación, pueden igualmente complotar en beneficio de la Alianza de derecha encabezada por Piñera y permitirle conquistar ese gran “botín” que es la Presidencia de la República. Esas causas se resumen en una esencial, heredada en definitiva de la dictadura, aunque con evidentes modificaciones. Nos referimos a la orientación liberal, neoliberal o de mercado predominante en la Concertción, que está en la base de fracasos brutales como el del transantiago; la política educacional, que ocasiona rechazos y protestas masivas cada año, y que origina una grave fractura de la juventud con los gobiernos de la Concertación; la política laboral, salarial y de ingresos, que mantiene niveles de precariedad y fragmentación social extremadamente altos, así como una distribución del ingreso escandalosa; la política de salud y previsional, que a pesar de ciertos “parches” reproduce dicha precariedad y vulnerabilidad social;  y, en fin, la estrategia económica centrada en una modalidad de acumulación asentada en la producción de bienes exportables de muy bajo valor agregado, que permanece casi sin modificaciones, que implica altos niveles de desregulación y mercantilización en diversos planos como los señalados antes (transporte, educación, salud, mercado de trabajo, etc.) y que mantiene la debilidad estructural de la economía chilena y su carácter periférico. Todo ello ha provocado descontento y frustración creciente en amplios sectores medios y populares de la población, con los costos políticos y electorales que se verifican notoriamente en esta elección.

El problema no es tanto si el Gobierno de Bachelet modificará o no esa orientación, dado que, aunque lo quisiera, el contexto de crisis actual deja márgenes de maniobra obviamente limitados durante el periodo que le resta, sino en qué medida la nueva propuesta y candidatura presidencial de la Concertación va a  perseverar en ese error de fondo, o si marcará una ruptura significativa con ella. Es decir, en qué medida el nuevo proyecto responde o no a las demandas de crecientes sectores de la población y de la propia Concertación en el sentido de un claro viraje de centro-izquierda, con un potente sentido y regulación/intervención pública en todos aquellos aspectos que han marcado la acción de los gobiernos concertacionistas hasta el presente, con las consecuencias ya indicadas. Sólo esa reforma y reorientación del bloque gobernante puede impedir la consistente tendencia a la decadencia oficialista que se expresa en los resultados de esta elección, y frenar la marcha ascendente de las fuerzas conservadoras del país.

IHEAL, Registro tesis de doctorado sobre A. Latina

leave a comment »

TESIS DOCTORAL DE E. AQUEVEDO, EN REGISTRO DEL IHEAL, PARIS

Tesis sobre América Latina defendidas en Francia

Entre 1980 y 2000, más de 1 360 tesis sobre América Latina han sido defendidas en Francia en el campo de las ciencias humanas y sociales. Estos trabajos, en su mayoría, no han sido publicados y son, por lo tanto, de difícil acceso en Francia, y más aún en América Latina. Para suplir esta carencia, el Instituto de Altos Estudios de América Latina (IHEAL), con el apoyo del Ministerio francés de Asuntos Exteriores, ha llevado a cabo desde 1992 una operación cuyo objetivo es poner a disposición de los investigadores, universitarios y otros potenciales usuarios latinoamericanos un fondo documental que contiene estas tesis bajo forma de microfichas.

Iniciada en 1992, en el marco de las manifestaciones organizadas por Francia en conmemoración del « Quinto Centenario del encuentro de dos mundos », dicha operación de difusión se implementó primero en cuatro países de América Latina (Brasil , Colombia, México y Perú). Actualmente nuestro objetivo consiste no solamente en actualizar el fondo documental puesto a disposición de estos cuatro países sino ampliar el acceso a este fondo a otros países de América Latina, entre los cuales está Chile. La presente publicación contiene el listado detallado de 200 tesis referidas específicamente a Chile, Argentina, Paraguay y Uruguay.

Las microfichas entregadas a la Biblioteca del Reencuentro, son acompañadas de un catálogo informatizado bajo forma de un CD-Rom que permite interrogar la base de datos por diferentes entradas (autores, descriptores temáticos, geográficos, personas y obras citadas…). Se trata de un verdadero « banco de datos » de las tesis sobre América Latina defendidas en Francia.

Written by Eduardo Aquevedo

27 febrero, 2008 at 9:51

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 36.288 seguidores