CIENCIAS SOCIALES HOY – Weblog

Actualidad sobre política, sociología, economia, cultura…

Posts Tagged ‘CERC

Encuesta CERC (mayo-junio): Piñera obtiene sólo 35% de apoyo, mentras rechazo se empina al 53%…

leave a comment »

Según la última encuesta CERC

La falta de credibilidad convierte a Piñera en el Presidente peor evaluado en los últimos 20 años

El apoyo al jefe de Estado cayó 12 puntos respecto a diciembre de 2010, llegando su respaldo a sólo 35%. El sondeo da cuenta de problemas como la falta de identidad de la actual administración, que se explican en parte por su falta de cercanía y la poca claridad respecto a temas que han dado origen a protestas sociales, como la energía y la educación. En el estudio, la ex presidenta Bachelet volvió a encabezar la lista de políticos con más futuro.

por El Mostrador

Una serie de factores como la poca credibilidad, la falta de claridad respecto a cómo se abordarán temas como la energía y la educación,  y por sobre todo la falta de identidad del gobierno, son los que explican la mala evaluación que obtiene  el Presidente Sebastián Piñera en el estudio Barómetro de la Política correspondiente a los meses de mayo y junio.

El sondeo, que fue presentado este martes por el director del Centro de Estudios de la Realidad Contemporánea (CERC), Carlos Huneeus, destaca que el jefe de Estado cuenta con un apoyo de 35% -12 puntos menos que en la muestra anterior de diciembre de 2010-, el más bajo de un mandatario en los últimos 20 años y con una baja simpatía ciudadana de sólo 28%.

En cuanto a la credibilidad, la encuesta señala que una mayoría de 57% le cree poco o nada a Piñera. Peor aún, el 71 por ciento de las personas consultadas considera que desde que la derecha asumió el poder se han visto pocos o ningún cambio, mientras que sólo el 20% cree que el actual gobierno es mejor que los anteriores.

El estudio atribuye lo anterior a las dificultades tanto del gobernante como de su administración para mostrar su identidad. De hecho, considera que se ha visto opacado por la memoria del gobierno de Bachelet.

Baja de expectativas y demandas sociales

Como era de esperarse, la encuesta atribuye la baja de Piñera a la sensibilidad de la ciudadanía respecto de los temas que han originado grandes movilizaciones sociales, como la energía, el medio ambiente y la educación.

Es así como la falta de claridad respecto al futuro energético del país se traduce en que la mitad de los encuestados rechaza la construcción de nuevas centrales, lo que según el Barómetro, tiene que ver principalmente en el rechazo a la construcción del megaproyecto Hidroaysén, que se elevó dos puntos, de 60 a 62 por ciento. Y el rechazo a las centrales nucleares se eleva al 79%.

La educación, en tanto, aparece en el segundo lugar, con 34%, entre los peores servicios del Estado, después de la salud (54%).

Pese a las altas cifras de crecimiento, la encuesta revela que las personas temen por las expectativas económicas futuras, principalmente por el temor al aumento de los precios. Además, el 65% de los consultados considera que no ha resultado favorecido por el crecimiento.

La percepción, sostiene el sondeo, es que el sistema económico actual pone menos atención a los derechos de los trabajadores. Esto explica la mayor valoración de la sociedad respecto de los sindicatos. Es así como el 73% considera que éstos son necesarios, y el 66% apunta q que los trabajadores deben negociar colectivamente.

Concertación y el fantasma de Bachelet

El Barómetro Político vuelve a confirmar una máxima que se ha venido manifestando en otros sondeos: mayor oposición no significa aumento del apoyo a la Concertación. De hecho el bloque opositor también muestra problemas de identificación. Es así como sólo el 15% cree que ha desempeñado una buena labor.

Un factor que ha determinado este bajo porcentaje tiene que ver con la mala evaluación de la ciudadanía del papel que Ha desempeñado el Parlamento, que es valorada positivamente por sólo el 12%.

Donde sí la Concertación puede sacar cuentas alegres es respecto de la imagen que tienen sus gobiernos, ya que aumentaron a 36% quienes consideran que fueron buenos, y sólo el 9,0% considera que fueron malos.

Y respecto a los políticos con más futuro, la ex presidenta Michelle Bachelet volvió a posicionarse en el primer lugar entre los políticos con más futuro, con el 32%. Le sigue el biministro de Minería y Energía, Laurence Golborne (28%), y el ministro de Educación, Joaquín Lavín (24%).

Y si se excluye Bachelet, el mejor posicionado en la oposición es el senador del PPD Ricardo Lagos Weber (29%). De todas maneras, el 35% de los encuestados cree que Bachelet será la próxima mandataria, y sólo el 8,0% menciona a Golborne y sólo el 3,0% a Lavín.

Metodología

El estudio Barómetro de la Política elaborado por CERC entrevistó a 1.200 personas de ambos sexos mayores de 18 años y que residen en las quince regiones del país.

La muestra, que se recogió entre el 7 y el 24 de mayo representa al 99% de la población total y el error muestral es de 3,0 por ciento.

 

CERC: Aprobación a Piñera cae a mínimo histórico y rechazo continúa al alza

Rodrigo Alarcón López
Radio Universidad de Chile
 
040711-01-13-a

La encuesta realizada entre mayo y junio registró un 35% de respaldo al Presidente, la cifra más baja obtenida por un mandatario desde 1990. Mientras, la desaprobación se incrementó en doce puntos hasta el 53%, un 57% de los consultados le cree "poco o nada" y un 64% de las personas considera que el suyo es un "gobierno de los empresarios".

A un mínimo histórico de 35% cayó la aprobación del Presidente Sebastián Piñera, que en diciembre pasado ostentaba un 47%, según los datos recopilados en el “Barómetro de la política mayo-junio”  del Centro de Estudios de la Realidad Contemporánea (CERC).

El porcentaje es el menor que ha obtenido un mandatario en el sondeo desde 1990, mientras que el nivel de desaprobación llegó a 53%, sobre el 41% registrado en diciembre.

La encuesta destaca también que “el Presidente tiene un problema de credibilidad”, ya que un 57% de los consultados le cree “poco o nada”. Asimismo, “tiene una baja simpatía ciudadana”, puesto que un 27% tiene una mala opinión de él y un 28% tiene una opinión positiva.

En la misma línea, se incrementa la percepción de que su administración es un “gobierno de los empresarios”, ya que un 64% de las personas adhieren a esta afirmación, mientras que un 58% lo hacía en el último registro. Respecto a la misma pregunta, solo un 26% considera que no es un “gobierno de los empresarios”, cifra que en diciembre alcanzaba el 30%.

De acuerdo al 38% de los encuestados por el CERC, el biministro de Energía y Minería, Laurence Golborne, sería el mejor candidato presidencial del oficialismo. Lo siguen el ministro de Educación, Joaquín Lavín (13%), Rodrigo Hinzpeter (6%), Evelyn Matthei (6%) y Pablo Longueira (4%).

En la Concertación, la medición es encabezada por el senador Ricardo Lagos Weber (29%), seguido por Carolina Tohá (13%), Guido Girardi (11%), José Antonio Gómez (7%), Ignacio Walker (6%) y el alcalde de Peñalolén, Claudio Orrego (3%).

Sin embargo, ante la pregunta abierta sobre quién sucederá en el cargo a Piñera, un 35% de los consultados señaló a la ex Presidenta Michelle Bachelet, un 8% se inclina por Golborne y un 3% indica a Lavín.

La ex mandataria también lidera a los políticos con más futuro con un 32%, superando a Golborne (28%), Lavín (24%), Ricardo Lagos Escobar (10%) y Ricardo Lagos Weber (9%).

Sobre la Concertación, aunque un 36% considera que sus 20 años de mandato fueron positivos, apenas el 15% opina que lo ha hecho bien como oposición a Piñera y solo un 24% ha visto satisfechas las expectativas que tenía.

La encuesta CERC contempla a 1.200 personas mayores de 18 años y un margen de error de 3%. Fue realizada entre el 7 y 24 de mayo pasado.

Encuesta CERC (junio 2010): Piñera obtiene 54% de apoyo nacional; 48% en regiones afectadas por terremoto…

leave a comment »

Encuesta CERC

Carlos Huneeus: “Piñera es el gobernante con menos respaldo al iniciar su mandato”

Esto, en comparación a figuras como Patricio Aylwin y Michelle Bachelet, quienes iniciaron su mandato con un 85 y un 65 por ciento de adhesión, respectivamente. Sebastián Piñera cuenta con un 54% de aprobación a nivel nacional, mientras que su rechazo alcanza el 33%.

por EL MOSTRADOR

Encuesta CERC mayo 2010

El Centro de Estudios de la Realidad Contemporánea (CERC) dio a conocer esta mañana su primera encuesta sobre aprobación al Presidente Sebastián Piñera.

El mandatario si bien logró un 54 por ciento de aprobación en el sondeo se convirtió en el gobernante con menos respaldo al inicio de su gestión.

Según Carlos Huneeus, director de CERC, “este es nivel de apoyo más bajo que presenta un Presidente desde la vuelta a la democracia”, en comparación a figuras como Patricio Aylwin (85%) y Michelle Bachelet (65%).

Para Huneeus la baja adhesión ciudadana se debe a una falencia de los partidos que sostienen la administración Piñera, los cuales, a su juicio, tienen una menor capacidad de movilizacion política que la Concertación.

El sondeo además muestra una baja de popularidad del mandatario en las zonas afectadas por el terremoto. En las regiones de O’Higgins, Maule y Biobío, donde el Presidente obtuvo un 48% de respaldo.

La ex Presidenta Michelle Bachelet es la figura política con mayor futuro (28%); seguida por el ministro de Educación, Joaquín Lavín (21%), Marco Enríquez-Ominami (13%), Carolina Tohá (13%) y Ricardo Lagos Weber (11%).

Los mejor evaluados son: el titular de Educación, Joaquín Lavín (37%), el ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter (9%) y la vocera de Gobierno, Ena Von Baer 8%

Mientras el 39% de los chilenos considera que los gobiernos Concertación fueron buenos 45% que fueron regular y 12% que fueron malos.

Metodología

La encuesta se levantó  entre el 24 de mayo y el 6 de junio pasado, a una muestra de 1.200 casos representativos del 99% de la población total del país. El error muestra es de un 3% para un nivel de confianza de 95%.

Encuesta CERC: Reacciones de la Alianza y la Concertación

/ Lanacion.cl / Agencias

Larraín (RN) atribuyó el 54% al factor terremoto. Auth dijo que hay una "distancia sideral” entre Bachelet y Piñera. La DC aseguró que es un “gobierno que se mueve mucho, pero avanza poco”.

Encuesta CERC: Reacciones de la Alianza y la Concertación

Las cifras entregadas por el director del CERC, Carlos Huneeus (en la foto), despertaron los comentarios del mundo político.
Foto: UPI

ARTÍCULOS RELACIONADOS

    CERC: 68% quiere que Bachelet vuelva

    Encuesta CERC: 54% de aprobación a Piñera

El presidente de Renovación Nacional (RN), Carlos Larraín, atribuyó al terremoto del 27 de febrero, el hecho de que la aprobación del gobierno de Sebastián Piñera sea la más baja en las últimas cinco administraciones democráticas (54%), de acuerdo a la encuesta CERC difundida hoy.

"Lo entiendo fácilmente, porque también es el único Presidente de la República que ha recibido en la primera semana del ejercicio del cargo las consecuencias de un terremoto, y todo lo que eso significa como testeo, disconformidad, como daños y penas", dijo.

Larraín optó por ver el vaso medio lleno y destacar que la administración Piñera ha tenido un crecimiento paulatino. "Lo grave sería que hubiera llegado con un 90% y ahora estuviera en 60%", comparó.

El timonel RN destacó, de hecho, el desempeño del gobierno y lo calificó con una nota "muy alta", argumentando que "han trabajado como unas hormigas, y han producido resultados notables en plazos muy cortos, precisamente cuando se enfrenta a la emergencia".

CONCERTACIÓN

En tanto, en la Concertación enfatizaron que el 54% marcado por Piñera representa la aprobación más baja de un gobernante en el inicio de su gestión, enfatizó la Concertación

Para el diputado y experto electoral, Pepe Auth (PPD), “si no fuera por el terremoto y el deseo de reconstrucción, el respaldo ciudadano al Presidente sería más bajo".

Aludiendo a los resultado marcados por la ex Presidenta Michelle Bachelet (que en la misma encuesta un 68% quiere verla de nuevo en La Moneda), Auth aprovechó de remarcar que hay una "distancia sideral" entre la popularidad de la ex Mandataria y el actual Jefe de Estado.

"Podemos decir que esta es la primera vez que al inicio de un gobierno, la gente ya esté pensando en su reemplazo", sostuvo Auth.

En tanto, para el jefe de la bancada de la Democracia Cristiana, diputado Patricio Vallespín las cifras del CERC “demuestra que las luces amarillas y rojas que pusimos el pasado fin de semana a los primeros 100 días del gobierno de Piñera tenían sustento y razón”.

Según el parlamentario, “la gente se ha dado cuenta de una serie de contradicciones e indefiniciones, de promesas sin cumplir y de anuncios que van cambiando con el tiempo, con lo que hemos llamado la famosa letra chica”.

Vallespín agregó que “la verdad es que, tal como lo dijimos, es un Gobierno que se mueve mucho pero avanza poco; que habla mucho de grandes logros, pero que hace muy poco; que siembra grandes expectativas pero que creemos cosechará grandes frustraciones.”

Written by Eduardo Aquevedo

23 junio, 2010 at 23:14

Encuesta CERC: ¿por qué se acercó más al resultado final?

leave a comment »

La predicción electoral del CERC

Carlos Huneeus (*)

CHILE-FREI-PIÑERA-MEONuevamente el CERC predijo exitosamente el resultado de la elección presidencial, al igual que en la de 2005 (cuadro 1). Quiero explicar a los lectores de El Mostrador cómo lo logramos.

Ello no fue el fruto de la improvisación o de un ejercicio especulativo, sino del trabajo cuidadoso profesional de más de dos décadas, habiendo participado en la predicción de todas las elecciones presidenciales, desde la no competitiva de Octubre de 1988, en que fue derrotado el general Pinochet. Ha sido posible por el esfuerzo de muchas personas, de técnicos y encuestadores, que agradezco. Yo soy sólo la cara visible de este amplio equipo de personas.

El CERC fue la única institución que hizo una predicción en estos comicios –al igual que en los de 2005-, lo que constituye una anomalía en América Latina, pues en casi todos los países los encuestadores predicen las elecciones. Acabamos de verlo en Uruguay, con gran éxito. Chile es subdesarrollado en términos de encuestas electorales.

Las elecciones son para los encuestólogos como las Olimpiadas para los deportistas: la ocasión en que debemos mostrar nuestra capacidad profesional y ella se expresa en predecir el resultado. No hacerlo es admitir no tener los recursos profesionales para hacerlo.

A diferencia de 2005, esta vez no entregamos el resultado de la pregunta directa “por quién votará en la elección presidencial…”, sino que sólo la predicción. Tomamos esta decisión porque éste es el principal desafío de los encuestadores. Además, en la anterior elección la prensa y los colegas no consideraron la predicción que dimos hace cuatro años (por ejemplo, hasta hoy Wikipedia no reproduce la predicción del CERC del 2005), faltando a la verdad. Buscamos evitar eso de la manera indicada, que fue cuestionada por algunos colegas que exigen “transparencia”, aunque en verdad lo que buscan es que se les regale la fórmula del éxito. Ni lo piensen.

En estos comicios, hubo más encuestas que en las anteriores elecciones presidenciales y fueron hechas por empresas, centros de estudios y diarios. Estos últimos buscaron influir en la agenda y algunas quisieron hasta influir en el proceso electoral, apoyando la candidatura presidencial de Marco Enríquez-Ominami, el joven diputado elegido el 2005 en un distrito de su padre, el senador Carlos Ominami, habiendo renunciado ambos al PS.

Sin embargo, desde dos semanas antes del 13 de diciembre las empresas y diarios dejaron de hacer o de dar a conocer sus encuestas, con la excepción de El Mercurio, que la publicó el miércoles 9 de Diciembre, dando un 38,2% a Piñera y un 22.6% a Frei, muy lejos del resultado  (cuadro 2).

La negativa a hacer predicciones puede deberse al temor ante las dificultades para lograrlo, comenzando por asignar a los “indecisos”, es decir, aquellos que no responden la pregunta de intención de voto. Esto ocurre en muchos países y desde el clásico estudio de Elizabeth Noelle-Neumann se conoce como “la espiral del silencio”. El porcentaje a que ascendía este grupo variaba entre las distintas encuestas, aunque para la mayoría fue de dos dígitos.

Disponemos de información para estimar adónde irán esos electores. Desde el plebiscito de 1988 sabemos que los “indecisos” no son tales, pues, teniendo una inclinación de voto, no quieren decir por quién lo harán, lo cual se puede saber a través de la información entregada por otras preguntas, electorales y políticas, y por la experiencia de anteriores elecciones.

También sabemos que los votantes de derecha esconden más el voto que los de centro e izquierda. Lo vimos en el plebiscito de 1988, cuando predijimos exactamente el voto “No”, pero fallamos en el voto “Si” porque más de un 20% no dijo cómo votaría, sufragando luego por la reelección del general Pinochet. El voto conservador se escondió menos en las elecciones presidenciales de 1989 y 1993, que el CERC predijo bien, pero volvió a hacerse muy evidente en las de 1999, oportunidad en que subestimamos el voto de Joaquín Lavín (UDI), que estuvo a escasos 30 mil votos de derrotar en primera vuelta a Ricardo Lagos (PS/PPD), candidato de la Concertación. Hicimos las correcciones técnicas para evitar la subestimación del voto de derecha, pudiendo predecir acertadamente la votación de Sebastián Piñera (RN) y Joaquín Lavín (UDI) en la primera vuelta del 2005 y la de Piñera el 2009 (cuadro 1).

No se puede detener el avance a la modernidad, aunque sabemos que las sociedades modernas tienen partes tradicionales (los escoceses usan faldas). Los encuestadores, más tarde que nunca, deberán entrar al campo minado de la predicción electoral.

En tercer lugar, hay una norma elemental para predecir el resultado electoral: es necesario hacer el trabajo de campo de la encuesta lo más cerca posible a la fecha de la elección. Ello debe ser así porque durante la campaña se producen cambios en la intención de voto de los electores en todas direcciones, especialmente cuando comienza la fase final, con la franja televisiva, un mes antes de los comicios. Puede haber resultados similares de un candidato en dos encuestas sucesivas, pero la estructura del electorado es distinta. Por ejemplo, en la de Diciembre del CERC Enríquez-Ominami tenía similar votación que en Octubre, pero había perdido los votantes de la UDI. Este dinamismo explica que si una encuesta hecha en Octubre entrega resultados similares a los alcanzados en las urnas por los candidatos dos meses después, ello no demuestra una buena predicción, como dicen algunos medios de prensa y ciertos politólogos, sino, por el contrario, constituye una simple coincidencia. Nada más y nada menos.

Esta exigencia deja fuera de la predicción a los encuestadores que usan muestras probabilísticas, como el CEP (Centro de Estudios Públicos) y la Universidad Diego Portales (UDP),  porque ellas requieren varias semanas de trabajo de campo. Por ese motivo, el CERC en 1988 adoptó las muestras por cuota, con una tecnología proporcionada por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) de España, cuyos expertos la habían diseñado y aplicado con un excelente desempeño durante las elecciones de la transición a la democracia y las emplean hasta hoy. Desde entonces las hemos utilizado con el resultado indicado, un logro no reconocido por algunos profesores de estadísticas que se empecinan en valorar sólo las encuestas que usan muestras probabilísticas, porque permiten “calcular el margen de error”, un tecnicismo que les obsesiona, como también a ciertos politólogos formados con libros de texto en universidades de EE.UU.

Es bien sabido que sólo en EE.UU. se usan muestras probabilísticas en las encuestas, mientras que en el resto del mundo se usan por cuotas, comenzando por Europa.

Los ayatolas del cálculo del margen de error olvidan que las encuestas pueden tener graves errores no muestrales, cometidos por los encuestadores, que no siguen las instrucciones, rompiendo la aleatoriedad de la muestra o falsean la información reunida, dañando así los resultados. Es por eso que una de las claves para tener encuestas de calidad es realizar un muy buen trabajo de campo, que en las encuestas del CERC es realizado por MORI.

La elección del 2009 era más difícil de predecir que la del 2005 por el nuevo escenario constituido por el grave debilitamiento de los partidos de la Concertación a consecuencia de la ruptura del PS, con dos postulantes que renunciaron a la colectividad para competir por el sillón de O´Higgins: Jorge Arrate, ex presidente del partido, y Enríquez-Ominami. También había abandonado el PS el senador Alejandro Navarro para iniciar una candidatura presidencial que no despegó, sumándose a la de Enríquez-Ominami. El electorado de la izquierda se dividió antes de las elecciones entre Frei, Enríquez-Ominami y Arrate y los votantes del PS se volcaron mayoritariamente por el joven diputado, otra parte apoyó a Arrate y una minoría, estuvo con el senador Eduardo Frei Ruiz-Tagle (PDC), lo cual debe considerarse al momento de analizar su debilidad electoral. También los votantes del PPD se volcaron mayoritariamente a los dos candidatos socialistas. La espiral del silencio en esta elección actuó contra Eduardo Frei, quien recibió sólo un 16% en la encuesta electoral, pero, revisando las respuestas de otras preguntas, identificamos un numeroso voto escondido, que nos llevó a predecir que alcanzaría un 31%.

Por otro lado, la experiencia electoral muestra que la derecha ha sido minoría, por lo cual había que evaluar cuidadosamente el clima de opinión favorable a Piñera, pues un descuido en ello podía conducir a darlo por ganador en primera vuelta o bordeando el 50%.

Había una segunda dificultad, que planteaba enormes complejidades técnicas: Enríquez-Ominami mostraba un gran apoyo en los jóvenes,  pero sólo una minoría de ellos está inscrito en los registros electorales. Si hubiera habido inscripción automática, éste habría podido derrotar a Frei y pasar a la segunda vuelta. Aquí surge un problema técnico, referido a la información usada para construir la muestra. Las encuestas electorales se apoyan en muestras representativas de la población y se construyen con la información del censo del 2002, actualizado al 2009. Sin embargo, el universo electoral es distinto, porque está constituido por quienes se han inscrito en el Registro Electoral. Es bien sabido que éste ha permanecido con escasas variaciones desde el comienzo de la transición a la democracia en 1988, por lo cual el padrón electoral se caracteriza por tener un perfil etario envejecido, diferente al perfil etario de la población en general.

De ahí que las encuestas sobrestimaron a Enríquez-Ominami (me incluyo en la de Octubre, cuando se le dio empatado con Frei). Hubo quienes fueron más lejos, que predijeron que vencería a Frei en primera vuelta. Otra explicación a partir de la experiencia: cuando se pregunta al entrevistado si está inscrito, un porcentaje que no lo está responde afirmativamente. Por eso que no basta hacer el cruce entre inscritos y no inscritos, porque los primeros están sobre representados en las encuestas y de ahí “la victoria” de Enríquez-Ominami en las encuestas y el convencimiento de sus asesores que vencería a Frei, porque vieron encuestas de población en general, sin tomar en cuenta que los jóvenes son una minoría en el padrón electoral.

Esta discrepancia debe corregirse a través de ponderar los resultados de la encuesta con los datos por edad de los inscritos en los registros electorales, tarea que fue realizada exitosamente en el CERC por un ingeniero de la Universidad de Chile y con un doctorado en economía de una universidad de los EE.UU.

En tercer lugar, es necesario conocer las tendencias en que se mueve el electorado durante el año de los comicios, que es muy cambiante, para lo cual es indispensable tener encuestas en distintos momentos. El CERC hizo cuatro el 2009, tres con muestras a la población en general y la de Diciembre, fue sólo de inscritos, con la cual hicimos la predicción.

Aquí surgen dificultades a quienes hacen sólo una encuesta en el año de las elecciones, como la Universidad Diego Portales (UDP), que tiene una encuesta anual desde 2006. Ella entrega una información que puede ser valiosa para sus académicos, pero es de un momento, sin saber qué significa ella en el proceso electoral. El CERC hace cuatro encuestas cada año desde 1990, entregando una información de enorme valor para conocer las tendencias de continuidad y cambio en los electores. Las encuestas del CERC comenzaron en 1986 en la Academia de Humanismo Cristiano bajo la dirección técnica de Eduardo Hamuy, el padre de las encuestas en Chile. Bajo su dirección realizamos las encuestas del plebiscito de 1988 y su sensible fallecimiento a comienzos de 1989 nos privó de su sabiduría para hacer las que hicimos desde ese año.

Hemos reunido un total de 134 estudios, con mediciones hechas antes y después de cada elección presidencial, con cuestionarios que abarcan numerosos temas, más que cualquier otro centro de estudios. Con todo respeto y mucha modestia, debo señalar que la UDP ha realizado apenas cinco encuestas en sus cinco años del programa de opinión pública, que tiene un difundido “magister en opinión pública”.

Algunos académicos pertenecientes a universidades pretenden arrogarse el monopolio de la competencia para “estudiar” la opinión pública. El hábito no hace al monje. Los estudios de opinión en el mundo –y Chile no es la excepción- no están dominados por las universidades, sino que por los centros de estudios privados y por empresas de estudios de mercado. En los países avanzados las universidades trabajan junto a estas instituciones para estudiar el comportamiento electoral, pero ello no se ha dado en Chile, lo cual da cuenta del débil estado de la ciencia política en uno de los ámbitos más desarrollados de la disciplina.

Saber hacer encuestas no consiste en aplicar conocimiento aprendido en textos de estudio, especialmente si son escritos a partir de la política de los países desarrollados. No basta leer textos de cocina escritos por franceses y españoles para ser un buen cocinero. La experiencia práctica es de vital importancia, especialmente en Chile,  en que el régimen militar interrumpió la labor de los cientistas sociales y debimos comenzar de cero.

Por último, nuestro conocimiento sobre la opinión pública proviene de nuestra relación de amistad y trabajo profesional, desde fines de los años 80, con colegas de otros países, comenzando por los de América Latina, de España, Alemania, Francia y Gran Bretaña. Todos ellos son destacados académicos en las universidades de sus respectivos países y hemos aprendido mucho de ellos. La mayoría de ellos colabora con el Latinobarómetro, institución creada a partir de la cooperación entre centros privados de investigación que hacía encuestas desde los años 80’ en el cono sur por iniciativa del CERC, entonces bajo la dirección de Marta Lagos. Nadie nos ha contado su fórmula de predicción, ni se la hemos preguntado, pero han compartido con nosotros las estrategias que utilizan para hacer predicciones electorales. Les agradecemos su ayuda.

En un país que busca la modernidad, sus líderes e intelectuales deben se consecuentes con ello y reconocer los méritos de las instituciones y actores, sin excepciones con consideraciones del origen social, la riqueza o posición política, propios de una sociedad con rasgos tradicionales.  Eso no se aplica en la industria de las encuestas, en que hay instituciones valoradas sin responder a criterios de calidad, porque no han predicho elecciones. ¿Qué criterios de mérito se usan para ello? Porque usan muestras probabilísticas. Un chiste.

No sólo se desconoce por algunos el trabajo del CERC de casi un cuarto de siglo sino que, además, soy el único encuestador en Chile a quien se le indica la afiliación partidista (PDC), como si mi trabajo profesional estuviera sesgado. ¿Por qué no se aplica la misma medida a los demás? No tengo conflictos de interés económico, ni con grupos políticos –los lectores de El Mostrador pueden comprobarlo con mis columnas sobre el PDC, el PS y la gestión de la presidenta Bachelet. Critiqué en una columna de junio de este año Alta popularidad presidencial, ¿para qué?, la estrategia de La Moneda de resaltar su protagonismo porque ello terminaría dañando la candidatura presidencial, tesis confirmada por las elecciones. No he ayudado a ningún candidato parlamentario desde hace más de una década y la única vez que lo hice fue en las de 1989 y 1997 (los dos fueron elegidos). Ni siquiera he mostrado los resultados de encuestas a los equipos de campaña de candidatos presidenciales desde hace mucho tiempo.

No se puede detener el avance a la modernidad, aunque sabemos que las sociedades modernas tienen partes tradicionales (los escoceses usan faldas). Los encuestadores, más tarde que nunca, deberán entrar al campo minado de la predicción electoral. Esta columna les ha proporcionado bastantes pistas para ayudarles en ello y se puedan preparar con tiempo.

CERC-CUADROS1

(*) Director del Centro de Estudios de la Realidad Contemporánea (CERC).

http://www.cerc.cl/

Written by Eduardo Aquevedo

16 diciembre, 2009 at 18:23

Encuesta CERC (Octubre, 2009): Frei 20%, Enríquez 20%, Piñera 41% en primera vuelta…

with 8 comments

Lanacion.cl

Con un 20% de preferencias cada uno igualan el abanderado oficialista y el diputado, en la intención de voto en primera vuelta. Piñera marca 41% y Arrate 3%.

Frei y Enríquez empatan según encuesta CERC

Revise la encuesta CERC de octubre

La encuesta del Centro de Estudios de la Realidad Contemporánea (CERC), ubicó a los candidatos Eduardo Frei y Marco Enríquez-Ominami en un empate técnico en primera vuelta.

Cada uno de ellos obtiene un 20% de las preferencias en la intención de voto en primera vuelta, según el sondeo realizado entre el 2 y el 13 de octubre.

La medición ubica al candidato de derecha Sebastián Piñera con 41% de respaldo, 2 puntos más que en la encuesta de julio pasado.

La carta del Juntos Podemos, Jorge Arrate, marca un 3% de las preferencias en la misma consulta.

Para el ex Presidente DC se observa una baja en la intención de voto de 5 puntos respecto a julio, en tanto que Marco Enríquez marca un aumento de 6 puntos comparando con la pasada medición.

BALOTAJE

En una segunda vuelta, Piñera supera a ambos candidatos, pero mayor es la distancia en caso de enfrentar al candidato concertacionista.

Eduardo Frei obtiene 33% y Piñera 49% enfrentados en segunda vuelta, mientras que Marco Enríquez-Ominami alcanza 36% enfrentado al empresario, quien en tal caso obtiene 45% de respaldo.

El sondeo se realizó en un universo de 1.200 casos, en poblaciones urbanas y rurales, estimándose un margen de error de 3%.

GOBIERNO Y POLÍTICOS

La aprobación al gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet se mantiene alta, alcanzando esta vez un 71%.

En tanto, los políticos con más futuro son encabezados por Piñera con un 47%, seguido por Marco Enríquez Ominami con 37%. En tercer lugar se ubica el senador Eduardo Frei, que en este ítem alcanza 20% de las preferencias.

El ministro de Hacienda, Andrés Velasco, se ubica en cuarto lugar, y en la quinta ubicación está el ex alcalde y candidato a senador por la Quinta Región Costa, Joaquín Lavín.

 

Encuesta CERC le da 20 puntos a cada uno

ME-O alcanza a Frei y se confirma duda sobre quién pasa a segunda vuelta

ME-O alcanza a Frei y se confirma duda sobre quién pasa a segunda vuelta El sondeo elaborado por la consultora de Carlos Hunneeus sitúa al abanderado de la derecha, Sebastián Piñera, con 41 puntos, con lo cual supera juntos a sus dos más cercanos rivales. Y mientras el diputado ex PS sigue sumando -aparecía sólo con 1,0% en la medición CERC de abril- el abanderado de la Concertación muestra, por el contrario, una tendencia a la baja. [Actualizada]

Por El Mostrador

El candidato presidencial independiente Marco Enríquez Ominami alcanzó al abanderado presidencial de la Concertación, Eduardo Frei, empatando ambos con 20 puntos, según la encuesta del Centro de Estudios de la Realidad Contemporánea (CERC) correspondiente a octubre y que se dio a conocer este martes.

Se trata del mismo sondeo que, en abril pasado, daba al diputado ex PS un apoyo de sólo 1,0%. Desde esa fecha, en tanto, Frei ha bajado 13 puntos.

Por su parte, el candidato de la Coalición por el Cambio, Sebastián Piñera, sigue con las mayores preferencias, subiendo a un cómodo 41% que le permite superar juntos a sus dos más cercanos rivales.

Jorge Arrate, en tanto, aparece en el sondeo con el 3,0 por ciento de apoyo.

Segunda vuelta

En el caso de una segunda vuelta entre Piñera y Frei, el abanderado de la derecha derrotaría por 49% contra 33% al representante del oficialismo, mientras que si la contienda fuera entre el dueño Chilevisión y ME-O, la contienda sería más estrecha, ya que el primero obtendría una votación de 45% contra 36%.

Otros indicadores

El estudio de la consultora de Carlos Hunneeus también indica un crecimiento importante de la imagen de triunfo de Piñera, y por el contrario, una merma en el caso de Frei.

De este modo, frente a la pregunta "¿quién cree Ud. que será el próximo presidente de Chile?", el 52% de los encuestados cree que será Piñera -5,0 puntos más que en julio pasado-, el 21% cree que será Frei -tres puntos menos que en julio- y sólo el 7,0% que será Enríquez Ominami -aunque cuatro puntos más que hace tres meses-.

Respecto a los políticos con más futuro, el candidato de la derecha se impone con el 47%, seguido por Marco Enríquez-Ominami (37%) y más atrás por Eduardo Frei (20%), el ministro de Hacienda, Andrés Velasco (13%) y el ex alcalde de Santiago y candidato a senador por la UDI en la Quinta Región costa, Joaquín Lavín (9,0%).

Y paradojalmente, donde sí se impuso Frei fue ante la pregunta "¿Por cuál de estos candidatos presidenciales no votaría Ud. nunca?", donde encabeza el listado con 32% -13 puntos más que en julio- seguido por Piñera con 28% -5,0 más que en julio-;  por el 17% de Jorge Arrate -que también sumó 9,0% respecto a la medición anterior- y por el 7,0% de Marco Enríquez-Ominami, quien fue el único candidato que bajó tres puntos respecto a la encuesta de julio pasado.

Metodología

La última encuesta CERC fue respondida por 1.200 hombres y mujeres mayores de 18 años que habitan en zonas urbanas y rurales a lo largo de todo el país -sólo Chile continental- a través de cuestionarios cara a cara.

El error estimado es de 3,0% mientras que la confianza alcanza el 95%.

Además:

Revise la encuesta CERC de octubre 2009

Lea las encuestas anteriores:

CERC abril 2009

CERC julio 2009

Artí­culos Relacionados :

Elección presidencial en Chile: importancia y limites de las encuestas…

with 2 comments

Por Ester Levinsky / La Nación

Carla Lehmann, directora de Datavoz

“Las encuestas no clavan la rueda de la fortuna”

CHILE-FREI-PIÑERA-MEO Carla Lehmann dirigió la encuesta CEP por 15 años y conoce de cerca las actitudes de los candidatos cuando el sondeo está en terreno. Pero advierte que la publicidad anticipada, sobre todo los letreros, no es garantía de mejores resultados en los sondeos de opinión. Como si no bastara, después de la encuesta aún cualquier cosa podría pasar.

Carla Lehmann formó y dirigió la encuesta de opinión pública más esperada por todos los sectores. La más prestigiosa y comentada. Hasta el día de hoy la encuesta del Centro de Estudios Públicos (CEP) provoca expectación. Esta economista tiene una larga trayectoria realizando y analizando sondeos de opinión. Hoy dirige su propia empresa dedicada al tema, Datavoz. Sigue siendo tan acuciosa con el tema como cuando fue investigadora y coordinadora del Proyecto de Opinión Pública del CEP por 15 años. Admite que la metodología de las encuestas es lo más importante para su seriedad y credibilidad y por eso le resulta extraño que estos sondeos proliferen como callampas en el período preelectoral.

-¿Hay encuestitis en esta elección?

-No tengo esa sensación. En períodos electorales empiezan a salir muchas encuestas de intención de voto de empresas que en períodos normales no tienen un programa estable de encuestas, lo cual, bueno, es propio del período, pero también denota algo como raro de alguna forma. ¿Por qué justo ahora?, ¿por qué no hacen encuestas en otro período?

-¿Cuestan mucho dinero las encuestas?

-Depende. Te impresionarías de las diferencias de precios. Hay desde encuestas por internet, por email, que son muy baratas, porque lo único que hay que hacer es el programa computacional, pero tiene sesgos grandes. Una encuesta de ese tipo cuesta entre 0,1 y 0,2 Unidades de Fomento. Una encuesta telefónica puede costar 0,5 UF por encuestado. Una encuesta cara a cara, si es nacional, si va a sectores rurales, grandes ciudades, varía en torno a los 0,8 y 1,2 UF por encuestado.

-Estamos hablando de muchos millones.

-Sí, exactamente, aunque no se crea. Una encuesta de muy buena calidad, como la del CEP, cuesta muchos millones realizarla. El trabajo de campo, contratación de encuestadores, impresión de cuestionarios, viáticos, etcétera.

-Ahora está de moda que algunos candidatos contraten encuestas.

-Ha estado de moda siempre, no sólo en esta elección. Los candidatos usan las encuestas para modelar sus campañas, saber dónde están débiles. Quieren saber, principalmente, la intención de voto que tienen, atributos, dónde están más fuertes y más débiles y también, el tope que tienen en votación, en qué margen se pueden mover, el perfil donde pueden atacar más y mucho más. Es un instrumento útil en la medida que se haga bien. Por ejemplo, la encuesta telefónica, donde el teléfono llega al 40% de los hogares, es inútil. Sin embargo, muchos candidatos deciden hacerla porque no están dispuestos a pagar una encuesta más cara.

-Esta semana hubo tres encuestas, CERC, Imaginaccion y Direct Media, y las tres dan con más votación a Piñera. ¿Qué opina?

-Las tres muestran la misma tendencia. Eso es un dato, a pesar de que dos son telefónicas y una cara a cara. Lo que se ha demostrado con la encuesta telefónica es que, específicamente, para preguntas de intención de voto, donde se votará por un Presidente, que es una votación nacional, se subestima la votación de Eduardo Frei. En otras palabras, Frei tiene más votación de lo que aparece en las encuestas telefónicas, porque esta encuesta está dejando fuera a toda la gente que no tiene teléfono fijo. Esa gente generalmente vive en pequeñas ciudades o es rural, es de más bajos recursos, tiende a ser más pobre que el resto y vota más por los candidatos de la Concertación. Por eso que la metodología de las encuestas es muy importante.

-¿Estas encuestas con resultados similares de los últimos días no están acaso clavando la rueda de la fortuna?

-No, para nada. Ni aunque la estuvieran clavando. Ni siquiera lo hace la encuesta CEP, que es muy precisa, que tiene un método probado internacionalmente, que es una encuesta probabilística, está muy bien hecha en el campo y es nacional. Es la única que cubre todo el país, tanto urbano como rural. En septiembre aparece la próxima encuesta CEP, y aunque dijera que Piñera está 8 ó 10 puntos arriba, tampoco ahí zanjamos el tema. No, porque hay mucha gente indecisa y esa votación se decide en el último momento. En abril de 1999, Lagos estaba 10 puntos arriba de Lavín en la intención de voto, según la encuesta CEP. Seis meses después, estaban empatados. En seis meses se revirtió una situación que nadie creía que iba a pasar. En la votación real, en primera vuelta, hubo casi un empate.

-¿Qué pasa con Marco Enríquez-Ominami y las encuestas? ¿Irrumpió en las encuestas?

-En su momento lo hizo Bachelet. El caso de Enríquez-Ominami es aún más novedoso, porque Bachelet había tenido una trayectoria política. Fue ministra de Salud, en ese momento era ministra de Defensa, fue la foto arriba del tanque. Tenía una visibilidad pública. Este no es el caso de Marco. Es un diputado, con no mucha relevancia pública, no era conocido masivamente. De repente irrumpe y parte siendo nada y empieza a agarrar vuelo. Esto muestra lo que han dicho muchos analistas, y lo creo. Muestra un descontento profundo con varias cosas. Primero, con cómo se hace la política en Chile. Cómo permanecen los políticos en los puestos, no hay renovación. Hay una falta de confianza, se siente que los políticos no son confiables, más bien la gente siente, según los sondeos, que están ahí para sacar provecho. No los ven como gente honesta. Eso se refleja en las encuestas. La percepción es cada vez peor y ya estamos en una situación de tocar fondo. La percepción es tan mala que está el campo listo para que surja un tipo de personaje que significa renovación, es joven. Por otro lado, muestra ideas que en el fondo los otros candidatos no son capaces de mostrar. Ideas que se pueden compartir o no, pero son novedosas. Dan la sensación de que está por encima de los antiguos políticos, con una mirada más de país. Se conecta más con la ciudadanía, aunque hay temas que no ha tomado, como el de la delincuencia.

-Según otros encuestadores, Marco Enríquez-Ominami va a tocar un techo en esta elección. ¿Lo comparte?

-Tiendo a pensar, según mi experiencia, que efectivamente en esta elección sí tiene un tope. Vemos encuestas que está en torno a 25, 27 ó 21. La última encuesta CEP le dio un 13%. Creo que en la próxima va a subir, hay una tendencia al alza y posiblemente puede llegar a 20%. Personalmente no creo que pase a segunda vuelta. Aún no es el momento de Marco Enríquez-Ominami, pero eso no significa que no tenga potencial. Eso no significa que en una próxima elección pueda ser elegido Presidente de la República. No lo descarto. Tiene atributos que la gente valora, si no se desvía del camino que tomó, poniendo temas de futuro.

-Muchos dicen que cuando la encuesta CEP está haciendo campo, los candidatos cambian de actitud.

-Posiblemente, eso me tocaba a mí, lo veía cuando estaba a cargo de la encuesta.

-¿Cambia el resultado de la encuesta esta actitud de los candidatos?

-No lo podemos saber. Habría que hacer dos encuestas al mismo tiempo, con candidatos sin cambiar actitud y con candidatos que cambian, y comparar los resultados. Científicamente no se puede hacer y todo lo que se diga al respecto es especulación. El efecto que tiene el que los candidatos salgan más a terreno, que traten de dar más entrevistas, que salgan más en televisión cuando se está haciendo la encuesta, es muy bajo. El efecto es muy bajo en la intención de voto. Y aquí viene un tema interesante y es cómo la gente define su voto. La gente no va a definir su voto porque vio dos veces más en el mes a un candidato dando una opinión en un canal, y el mes pasado no la había dado.

-¿Consigue un candidato más votos si hace mucha más publicidad ahora, con anticipación?

-Eso lo preguntamos una vez en su momento como encuesta preelectoral, viendo qué importancia tuvo la publicidad callejera, la publicidad en diarios, casa a casa, etcétera. En general el efecto es súper bajo. Dentro de la publicidad, los afiches son muy poco importante. Toda la publicidad que no entrega información es muy poco valorada. Lo que es valorado es la franja, al final, cuando los candidatos tienen oportunidad de hablar en cadena. Es valorada porque la gente siente que sí se le está entregando información sobre lo que el candidato quiere hacer, cuáles son sus líneas de acción, etcétera. Lo otro que valoraban, pero todo esto en escasa proporción, no es determinante en el voto, incluía los folletos que entregaban los candidatos casa a casa. Todo lo que contenga más que publicidad, algo que entregue información, es más valorado, pero no es determinante.

-Entonces, ¿está perdiendo plata un candidato que está invirtiendo ahora mucho en publicidad?

-Se están manejando las candidaturas igual como se manejan los productos. Expertos en marketing dicen que es un tema de fidelidad y recordación, lo que en el fondo no es tan aplicable en este caso, porque acá no hay fidelidad. Y recordación no es tan importante porque todos sabemos quiénes son los candidatos. Tal vez, los que más podrían ganar con publicidad son los candidatos más chicos.

-¿Ocurrirá o habrá un resultado impensable en la próxima elección presidencial?

-Creo que la elección no está definida. Si la elección fuera hoy, pasarían a segunda vuelta Piñera y Frei, y creo que la elección será súper reñida. Vamos a tener una segunda vuelta muy parecida a la de Lagos y Lavín. Posiblemente con un resultado estrecho para un lado u otro. Cuando hicimos la última encuesta CEP antes de la elección del ’99, nos daba a favor de Lagos por uno o dos puntos y terminó ganando. //LND

 

Desmenuzamos la metodología del sondeo que quita el sueño a los candidatos

Radiografía a la influyente encuesta CEP

Es la más esperada por los chilenos. La más confiable, según los especialistas. El hermetismo que enmarca a esta fotografía electoral sólo acabará cuando sus resultados se sepan en septiembre. Por mientras, sepa cómo piensa el think tank y los expertos en opinión pública.

Es el cerebro de una de las entidades de estudio de opinión pública más rigurosas de Chile. Ella lo sabe. Carolina Segovia es la coordinadora de la encuesta del Centro de Estudios Públicos (CEP), que se erige en el podio de la credibilidad y en las antípodas de las criticadas encuestas telefónicas que no revelan la muestra y que los medios replican sin medir las consecuencias.

En 1996, instada por su profesor Carlos Catalán, se integró al departamento de estudios del Consejo Nacional de Televisión. En el currículo de Segovia, socióloga de la UC, reluce un doctorado de estudios de opinión en la Universidad de Michigan. Cuando regresó a Chile, Arturo Fontaine, director del CEP, no dudó en alistarla en el think tank. Segovia contesta sólo lo acordado, tan hermética como las puertas electrónicas de la casona de la calle Monseñor Sótero Sanz de la comuna de Providencia. Una mansión que por fuera tiene impronta señorial y por dentro una biblioteca del tamaño de una facultad universitaria.

"Tenemos una alta tasa de respuesta con las personas seleccionadas. Alcanzamos un 88%. Estados Unidos alcanza un 70% y Europa, un 35%", aclara Segovia. En el inmueble se siente cierto halo de protección, similar a la reserva que cerca esta encuesta de los curiosos. Todos quieren saber sus resultados. Segovia está más allá de la ansiedad de la clase política. Borra todas las pistas.

"Sobre fechas específicas no hablo. Sólo sobre los procedimientos ", se escuda antes de comenzar la entrevista. Segovia es clara y recita paso a paso cómo se realiza cada etapa de la encuesta, cuyos resultados estarán en septiembre.

-¿Cuánto tiempo dura una encuesta?

-La entrevista dura 40 a 45 minutos. No se entrevista sólo a las personas que votan, también a quienes tienen calidad de ciudadano.

-Pero pasados 15 de minutos de preguntas, las personas pierden el umbral de atención y pueden contestar cualquier cosa

-Eso no es correcto. El umbral de atención de una persona es muy superior a quince minutos. Tenemos muy buenas tasas de respuestas. Para mucha gente, una encuesta es la primera vez que alguien le pregunta su opinión acerca de un tema importante y las personas se entusiasman con eso.

-¿Se espera movilidad en comparación a los resultados de junio?

-Mucha gente decide su voto hacia el final del período o en el momento de la elección misma. El escenario va a ser fluido, igual que en otras oportunidades. El 2005 fue igual. No hay ninguna investigación que pruebe que la publicación de una encuesta influencie el resultado electoral. Pensar así limita la producción de conocimiento y el debate público.

La voz de los expertos

Sociólogos y cientistas políticos coinciden en que estamos lejos del 5 de octubre de 1988. El mismo día en que se votaba la permanencia de Augusto Pinochet, El Mercurio publicó que, según la encuesta Skopus, la opción Sí ganaría con un 55,3% frente a 46,1% de la opción No.

Ya no hay manipulación. Hoy prevalecen la objetividad y el profesionalismo. Sin dudar de la rigurosidad del CEP, algunos expertos acceden a desmenuzar la encuesta con LND.

"No hay que pedirle a las encuestas lo que no pueden dar", dice Felipe Link, sociólogo de la Universidad Diego Portales, para despejar un protagonismo mal entendido, como él llama al ambiente político que existe tras los resultados de la encuesta. Para Link, la encuesta está bien construida y rescata que tenga un trabajo de campo cara a cara, a diferencia de la mayoría de las encuestas en Chile. "No tiene los vicios de las otras encuestas, que en el fondo dicen cosas que no deberían decir a partir de esos datos", plantea. Lo malo es que no se sabe quién influencia a quién. "Una encuesta siempre va a tener sus limitaciones. No puedes estar más de media hora haciendo preguntas a una persona. Se aburre y empieza a responder cualquier cosa", explica.

Guillermo Cumsille, sociólogo de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile, tampoco tiene dudas de la metodología utilizada en la encuesta. A su juicio, la solidez se refleja en su diseño muestral y en su cobertura de sectores urbanos y rurales. "Lo malo es que los candidatos hacen campaña para la encuesta, no para ganar la elección", comenta. Agrega que en todas las encuestas siempre hay un porcentaje de indecisos, de gente que decide su voto sobre la marcha de la campaña, o que incluso define su voto dentro de la cámara secreta. A pesar de estos factores, Cumsille comenta que el sondeo tiene la ventaja en su muestra, que se hace en situación presencial, cara a cara.

"No es como las encuestas telefónicas. De hecho, la CEP hizo la aclaración: en los hogares con teléfono ganaba Piñera, en los hogares sin teléfono ganaba Frei. La CEP excepcionalmente ha encontrado la formulación de algunas preguntas intencionadas. Un ejemplo fue cuando preguntaron por el tema de la corrupción, para que la gente llegara a la conclusión de que la corrupción se debía al cuoteo político", explica.

Cumsille menciona otro detalle: la extensión del cuestionario excede los parámetros aprobados en la metodología de las encuestas.

"Más allá de los 15 minutos, la gente no puede estar interesada en temas de opinión general. Cuando tiran una encuesta de media hora o cuarenta minutos, la gente comienza a perder interés y contesta cualquier cosa", fundamenta.

Marcos Moreno, doctor en Ciencias Políticas e investigador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), sostiene que los actores políticos toman sus decisiones sobre la base de los resultados de las encuestas. Para el cientista político, el flanco débil de la CEP radica en el tamaño de la muestra.

"La Sociedad Europea Opinión e Investigación recomienda el empleo de muestras de mil a dos mil casos. Para representar una encuesta electoral se debe utilizar un universo mayor a 50 mil personas. Incluso para las elecciones más reñidas, es necesario aumentar ese tamaño", precisa.

El especialista está convencido de que esta encuesta lidera y seguirá desmigajando con agudeza la opinión pública en Chile, pero tiene aprensiones respecto de lo que refleja.

"Sigue siendo una fotografía del momento en que se realiza. Una cosa muy distinta será la valoración que los ciudadanos harán el 13 de diciembre". //LND

El test en terreno

Primero se diseña el cuestionario y se testea que las preguntas estén bien formuladas. Al comenzar la selección de la muestra, el CEP ve el aporte que hace cada una de las regiones a la población total del país. Luego se dividen en zonas urbanas y rurales. De acuerdo a eso se determina un número de personas a encuestar por región-zona. Luego empieza el trabajo en terreno de los encuestadores (70 y 80 para todo el país). Se hace una selección al azar (cinco hogares que el encuestador debe visitar) y se arma otra lista con los nombres de todas las personas mayores de 18 años que habitan el hogar. Se identifican sólo con el nombre de pila. Luego se aplica la encuesta a la persona. Si la persona no está, el encuestador está obligado a tratar de contactar a esas personas un mínimo de tres veces, en días y horarios distintos.

Por Carolina Rojas / La Nación

Encuesta CERC (Agosto, 2009): Piñera 41% y Frei 33% en segunda vuelta…

with 18 comments

Ver también Encuestas recientes de Imaginacción y Direct Media (leer más abajo)

En primera vuelta, el candidato de la Coalición por el Cambio sigue liderando con un 36% de las menciones, más atrás lo siguen el abanderado de la Concertación (22%) y Marco Enríquez-Ominami (15%).

Lea la encuesta CERC completa…

Encuesta CERC: Piñera 41% y Frei 33% en segunda vueltaDe acuerdo a la última encuesta del Centro de Estudios de la Realidad Contemporánea (CERC), correspondiente al mes de julio, el candidato de la Coalición por Cambio, Sebastián Piñera, se impondría en segunda vuelta al abanderado de la Concertación Eduardo Frei.

En ese escenario, el empresario recibe un 41% de las menciones mientras que el senador DC obtiene un 33%. En cambio, si la segunda vuelta fuera entre Piñera y Marco Enríquez-Ominami, el primero obtiene de igual forma un 41%, mientras que el ex diputado PS alcanza un 28%.

En tanto, en primera vuelta: Piñera obtiene un 36%, Eduardo Frei un 22%, Marco Enríquez-Ominami un 15%, mientras que Alejandro Navarro y Jorge Arrate obtienen un 1% de las preferencias. En tanto, el senador del PRI, Adolfo Zaldívar, cierra la lista con tan sólo un 0,2%.
Por su parte, la aprobación del Gobierno subió cinco puntos respecto de la medición anterior, llegando al 65%.

Metodología

La población encuestada representa el 99% de la población total del país. Población de ambos sexos de 18 años y más, que habita entre la I y la XV regiones, urbana y rural, Chile Continental.

El tamaño de la muestra es de 1200 casos para el universo considerado, como una afijación proporcional.

El error muestral es del 3% para un universo de confianza del 95%. El estudio se aplicó desde el 17 de julio al 3 de agosto de 209.

Lea la encuesta CERC Completa…

El Mostrador.cl

Otras dos encuestas muestran resultados dispares en segunda vuelta

Direct Media e Imaginacción

La primera encuesta presidencial de una consultora revela que Piñera se impone a ambos candidatos en primera y segunda vuelta, a diferencia del sondeo vinculado a Enrique Correa, que muestra un empate técnico con Frei (TERRA.cl)

Notas Relacionadas

CERC: Piñera y Enríquez se

declaran triunfadores

CERC otorga ventaja de 15 puntos de Piñera sobre Frei

 

SANTIAGO, agosto 12.- La primera encuesta presidencial a nivel nacional desarrollada por la consultora Direct Media arrojó que en un escenario de segunda vuelta, Marco Enríquez-Ominami obtendría un porcentaje superior al de Eduardo Frei frente a Sebastián Piñera.

Encuesta Direct Media: Frei aventaja a Enríquez-Ominami en primera vuelta

Según los resultados del estudio de opinión, en primera vuelta el abanderado de la Coalición por el Cambio figura con 34,43% de los votos, el senador DC con 21,28%, mientras que el diputado independiente alcanza el 15,48% de las preferencias.

Jorge Arrate obtendría 1,63 de los sufragios, Adolfo Zaldívar el 0,69% y Alejandro Navarro el 0,63%.

En un escenario de segunda vuelta, el sondeo arroja un triunfo de Piñera frente a Frei y a Enríquez-Ominami. En el primer caso, obtendría el 40,89% de los votos frente a 30,97% del abanderado oficialista. En el segundo escenario, en tanto, alcanza el 38,88% de intención de voto, y el candidato independiente 31,29%, una diferencia mínima sobre Frei.

El sondeo abarcó 2 mil 316 entrevistas revisadas y validadas estadísticamente y que fueron realizadas el miércoles 5 y jueves 6 de agosto, en todo el país.

Las preguntas se hicieron a personas mayores de 18 años que están inscritas en los registros electorales, a través de entrevistas telefónicas, vía operadora; con un nivel de confianza del 96%.

IMAGINACCIÓN: EMPATE TÉCNICO EN SEGUNDA VUELTA

Hoy también se dieron a conocer los resultados de la encuesta Imaginacción, que en primera vuelta otorga un 37,7% de los votos a Piñera, un 26,7% a Frei, un 21,9% a Enríquez-Ominami, un 3,5% a Arrate, un 1,15% Zaldívar y un 0,6% a Navarro.

En un escenario de segunda vuelta, el sondeo revela que el abanderado opositor se impone con el 44,5% al senador DC, quien obtiene el 42,8%. La estecha diferencia se encuentra dentro del margen de error, por lo que se puede hablar de un empate técnico.

La encuesta no midió a Enríquez-Ominami en un escenario de segunda vuelta.

La encuesta Imaginacción consta de 1.002 encuestas telefónicas aplicadas entre el 1 y el 31 de julio a mayores de 18 años inscritos en los registros electorales de 180 comunas de Chile continental. Su representatividad es del 50,5% del electorado a nivel nacional y el margen de error es de +/- 3 puntos.

Written by Eduardo Aquevedo

12 agosto, 2009 at 15:35

Piñera estanca o tiende a caer en las encuestas… por qué?

leave a comment »

Por Pamela Gutiérrez / La Nación Domingo

Después de un año marcando en los sondeos de opinión

PIÑERA1 Piñera, estancado

Pese a un buen desempeño el año pasado, las encuestas han mostrado que el candidato de la Alianza se encuentra en el piso del electorado que tradicionalmente ha votado por la derecha.

Nosotros somos muy optimistas y miramos la parte llena del vaso y la parte llena del vaso es que en los últimos 17 meses cualquier encuesta demuestra que Sebastián Piñera será el próximo Presidente de la República", comentaba a La Tercera el generalísimo de la campaña del candidato de la Alianza, Rodrigo Hinzpeter, respecto de la abrupta baja de 10 puntos que sufrió el postulante entre abril y mayo en la encuesta Ipsos.

El hecho, sin embargo, es que desde abril hasta ahora, todas las mediciones de CERC, TNS-Time, Ipsos-Chile e Imaginaccion muestran que Sebastián Piñera apenas supera el treinta y tantos por ciento de las preferencias y, peor aún, ha mostrado una baja.

Los analistas consultados por LND coinciden en que el candidato de la Alianza prácticamente ya copó a su electorado duro y leal, pero la incógnita que aún permanece es si logrará captar a un grupo de indecisos que tradicionalmente votaba Concertación y que ahora no se sabe por quién votarán, a raíz del confuso panorama que reina en coalición oficialista.

La evolución de Piñera como presidenciable comienza en 2005, cuando captó un 25,41% de sufragios, superando por apenas dos puntos y fracción a su más próximo contendor, Joaquín Lavín (23,23%).

En la segunda vuelta logró un 46,5% que no alcanzó a sumar las votaciones de ambos candidatos de la derecha. Piñera tampoco logró el 47,51% que obtuvo Lavín en primera vuelta de 1999.

FOTO_01
W:202
H:373
42 kbAl margen de las consideraciones metodológicas, que ha llevado a un debate respecto de la seriedad de las mediciones de opinión pública, Piñera mostraba un buen desempeño como candidato el año pasado. A modo de ejemplo, en diciembre, marcaba un 41% en CERC en la consulta quién le gustaría que fuera Presidente.

A juicio del analista electoral de Imaginaccion Carlos Correa, "en 2008 Piñera tiró toda la carne a la parrilla, como cuando creó el Grupo Tantauco. Ahora está en el piso histórico de la Alianza y tampoco ha mostrado nada, a diferencia del año pasado".

Una apreciación similar, pero con matices tiene el decano de Gobierno de la Universidad del Desarrollo, Eugenio Guzmán: "Efectivamente en las variaciones que ha sufrido Piñera (en las encuestas), aparece como que no estuviera subiendo o bajando y, por lo tanto, se podría concluir que estaría estancado. En cierto modo es así, pero lo que pasa es que hay un grupo muy importante, y eso se da en todas las elecciones, de personas que no declaran sus preferencias. Por eso no se pueden hacer pronósticos".

Guzmán reconoce que, efectivamente, las encuestas muestran que "Piñera está en el piso ( ). Lavín pegó la raspada a la olla (en 1999) y estuvo a un punto de Lagos, y uno podría esperar que esa situación pudiera repetirse. Adicionalmente, Piñera necesita crecer un poco más y captar a esos sectores de desencantados de la Concertación".

IDIOTEZ

Según el analista Carlos Huneeus, de CERC, es imposible que un candidato baje 10% de un mes a otro, como mostró la encuesta Ipsos-Chile en su variación abril-mayo.

"Es una idiotez. Este país tiene una estabilidad subjetiva tremenda y, cuando se producen estas caídas, son malas encuestas. No es falla de la población".

Su explicación apunta a que, por una parte, la mayoría de los chilenos aún no está preocupada de las variaciones políticas, sino de temas más urgentes como el desempleo. Incluso asegura que lo más probable es que Piñera suba en las encuestas, una vez que se defina el panorama electoral en la Concertación.

"Y la derecha va a trabajar más. La derecha no está haciendo nada por la campaña ( ) Piñera no tiene comando, está recorriendo el país, pero qué significa. Nada", advierte.

Otro factor que habría influido en el estancamiento del abanderado de la derecha fue el mal manejo del caso de colusión de farmacias que salió a la luz pública en abril pasado. Ello pese a que Piñera sólo tenía alrededor de un 2% de las acciones en FASA y, por lo tanto, ningún nivel de decisión en el directorio.

"El manejo comunicacional fue tan malo, que Piñera quedó vinculado a un grupo social de los más ricos y a la colusión, pese a no tener culpa en el tema", asegura Carlos Correa, de Imaginaccion.

¿EL MARCO DE PIÑERA?

Hasta ahora, una de las incógnitas sobre el electorado de Piñera es qué va a pasar cuando el senador Adolfo Zaldívar despliegue su campaña.

"Ese factor nadie lo ha tomado en cuenta. Todo lo que él reúna se lo va a quitar a Piñera, no a la Concertación", dice Huneeus.

También tiene dudas al respecto el académico de la Universidad del Desarrollo: "Hasta el momento, la pregunta es quién va a captar los votos de los desencantados de la Concertación. ¿Los tiene Zaldívar? ¿Ya los tiene Piñera? No lo sabemos".

Esa opinión no es compartida por el integrante de la Coalición por el Cambio, el ex PPD Jorge Schaulsohn: "La votación de Zaldívar es muy pequeña, casi insignificante. No creo que tenga impacto. No es su culpa, sino que este escenario nuevo (la irrupción de Marco Enríquez-Ominami) lo dejó fuera".

Schaulsohn asegura que en la próxima elección habrá apenas dos o tres puntos de diferencia. "Nadie va a arrasar". El ex parlamentario explica que el electorado está dividido en dos grandes segmentos que se reparten un 40% de preferencias cada uno.

A eso hay que agregar un 10% de indiferentes y un 10% de indecisos, "que en 1999 se volcaron abrumadoramente en primera vuelta hacia Lavín, cuando estuvo tan cerca de ganarle a Lagos. Ellos favorecieron a Piñera y a Lavín, y juntos superaban a Bachelet, pero en la segunda vuelta, una parte volvió a votar a la Concertación y le dio el triunfo a la Presidenta".

Schaulsohn añade que ninguna de las coaliciones ha ganado aún ese techo de 40% y que la elección dependerá de ese 10% de auténticos indecisos.

¿Cómo se los conquista? En su opinión personal, asegura que lo que han mostrado las elecciones es que se trata de un grupo de tendencias más liberales y, por lo tanto, el candidato de la Alianza tendría que atreverse a estar a favor del aborto terapéutico, el reconocimiento legal a las parejas homosexuales, no tenerle miedo a la negociación colectiva y respaldar el voto a los chilenos en el exterior.

"Hay que botar trancas", concluye Schaulsohn, refiriéndose a los partidos que apoyan a Piñera, decididamente conservadores en lo moral y económico.

FOTO_02
W:576
H:415
121 kb