CIENCIAS SOCIALES HOY – Weblog

Actualidad sobre política, sociología, economia, cultura…

Archive for the ‘SEXO’ Category

La “petite mort”, o el insondable orgasmo femenino…

with 4 comments

Por Carolina Rojas / La Nación Domingo

ciertos orgasmos femeninos, esos escasos segundos de una sensación mágica

Así se define a los escasos segundos en que la mujer pierde la conciencia extasiada. Algunos dicen que es una simple invención freudiana. Otros, que es una exquisita inconsciencia. Pero, ¿cómo son estos orgasmos con los que muchas dicen haber rozado con la muerte?

ORGASMO-OCCIDENTE Sintió que la corriente se extendió más profunda y por más tiempo que los orgasmos que había sentido antes. Con todo el cuerpo apretado, en segundos pensó que iba a reventar de placer y que un extraño silbido la dejó sorda por momentos. Entre el temor y las ganas de calibrar ese viaje en que sentía que se desdoblaba, simplemente se dejó llevar. Esa noche, se embarcó en una ausencia de sí misma que la llevó lejos. “Me apreté fuerte de su espalda y sentí una explosión intensa que partía del clítoris hasta el estómago, y no dije nada, ni respiré hasta que vi la cara de susto de él, entonces le tuve que golpear el hombro y decir ‘está todo bien’. Después seguí sintiendo que algo latía dentro de mi pelvis, entendía que todo había sido diferente”, recuerda Alejandra Ibarra.

Ella siempre se ha interesado en el tema y le habla de orgasmos y respiración a sus alumnas de su Centro Una Mujer Completa. Recuerda que después de esa sensación, sintió algo más profundo, algo que se asemejó a una cosquilla anal que la dejó vulnerable e inconexa. “No sé si fue la química descubierta en el momento o si me concentré más, pero en ese momento pensé que iba a morir del placer. Siempre he sabido que hay orgasmos clitorianos, otros más de vagina, pero éste había sido extenso y no terminó de inmediato, sino que siguió en una vibración que perduró un tiempo, aún después de haber terminado”, recuerda Alejandra.

Algunas mujeres atribuyen la definición de “La petite mort“, a la obsesión del hombre por conseguir el orgasmo femenino, como si aún no se pudieran sacar de la cabeza la cara de Billy Crystal en el filme “Cuando Harry conoció a Sally“, mientras Meg Ryan, burlona, “actuaba” un orgasmo de antología para pegarle en la cara con la verdad a su coprotagonista: que en ciertas ocasiones, lo fingimos. Pero detrás de “la petite mort”, -término francés que sacó a colación una marca española de productos eróticos llamada Late Chocolate– también hay una explicación científica. Tiene que ver con la hipersensibilidad de las zonas genitales (8 mil terminaciones nerviosas, el doble que los hombres) y con la evolución del clítoris (el clítoris es más grande que en el pasado; aparentemente, posee dos “brazos” que no se habían detectado y que se extienden aproximadamente nueve centímetros hacia el interior del cuerpo y hacia la parte superior de la ingle).

Esto, más el exceso de información, lleva a una especie de “control-alt-suprimir” donde todo se va a negro, se pierde la conciencia o se desvanece justo en el momento que comienza el post-orgasmo y que sufren las personas sólo en algunas experiencias sexuales. Pero para los especialistas, el fenómeno de tener sensaciones más profundas tiene que ver con algo fisiológico. Mary Jane Sherfey (“A theory of female sexuality“, en Sisterhood is Powerful: an Anthology of Writings from the Women’s Liberation Movement) lo puntualiza como una red erótica, constituida por el clítoris, los labios vulvares y el perineo, la vagina exterior, la región anal y el punto G. Todos estarían a disposición de cuatro o cinco tupidos grupos de venas y terminaciones nerviosas que componen un solo órgano, agudamente sensible, que supera ampliamente el llano aparato sexual del hombre.

En 2005, una investigación de la Universidad de Gronigen, en Holanda, reveló que el cerebro de las mujeres necesita desactivar zonas cerebrales asociadas al estrés, la ansiedad y el miedo para poder lograr el placer sexual. Esto explicaría que las mujeres requieran de más desinhibición que los hombres para escapar a las obligaciones y tener un orgasmo. Mediante un escáner, al que se expusieron 13 mujeres y 11 hombres mientras experimentaban el clímax, se reveló que durante el orgasmo, las mujeres bloqueaban ciertas zonas del cerebro durante el orgasmo. El doctor Gert Holstege, encargado de la investigación, aseguró que el orgasmo generaría un desgaste espiritual tras el cual, vendría un momento para la melancolía o la llamada trascendencia.

Petite de cuento

Mientras los especialistas siguen con sus estudios, la campaña publicitaria desarrollada para Late Chocolate no sólo ha sido un éxito, sino que puso la definición en el tapete. La publicidad consiste en una serie de historias y cuentos eróticos que las mujeres entregan sólo por internet. “La petite mort” fue el primer relato que saturó la web, incluso, fue convertido en una animación (con seseo español que tanto agrada a los hombres por la ya mítica traducción de las primeras pornos).

Así, el concepto se convirtió en moda y un tema de conversación para explicar ese trance femenino que muchas han sentido, pero no identificado. Las adolescentes y las mujeres atiborraron los blogs revelando sus secretos. “Hace unos días, pensé que me iba a quedar sorda. En un momento me asuste mucho por que pensé que me daría un infarto. Me dio vergüenza comentarle a mi doctor porque es hombre, así que mejor me puse a investigar por internet y di con ustedes. Si hasta había pensado en no volver a tener otro orgasmo por miedo”, escribió en el blog Seducción Femenina Lourdes Sánchez, de 38 años, sobre “La petite mort”.

La ontología de La Petite Mort

A la sexóloga Ximena Santa Cruz el término “La petit mort” le resulta muy freudiano por aquella asociación que hacía el sicólogo vienés entre el placer y la muerte. A la especialista le recordó la teoría sobre “La angustia orgásmica“, del austríaco Wilhelm Reich, quien definió este tipo de angustia como el miedo a no recuperar la corporeidad después del clímax. “El orgasmo es una expansión energética de la que cuesta volver. Se pierde el control y ante eso te preguntas ¿y si no vuelvo?, ¿volveré a ser yo?”, explica. La especialista cree que esta enigmática sensación no es exclusiva de las mujeres, sino que también de los hombres. “Una vez, un paciente me contó que después de un orgasmo sintió que caía en un hoyo al igual que en el cuento ‘Alicia en el País de las Maravillas’”, recuerda Ximena Santa Cruz.

Para ella, la obsesión por deconstruir el orgasmo femenino se debe a que las mujeres están más castradas socialmente para sentir placer y concentradas en los papeles cotidianos de ser madre, trabajadora y esposa.: “Los sicólogos sicoanalíticos siempre conciben definiciones de placer y muerte. Para ellos son las mujeres las que reportan este llamado de ‘La petite mort’ porque son más conscientes de lo que sienten. A mí me ha pasado eso de perderse en una sensación extraña después de un orgasmo, pero no sé si sea algo de género, sino más bien una pequeña muerte, porque cuesta volver al cuerpo, como lo dijo Wilhelm Reich”.

El escritor, antropólogo y filósofo francés Georges Bataille (1897-1962), un estudioso del erotismo, también habló sobre esa sensación de muerte justo en la curva ascendente de una experiencia sexual.

Haciendo historia, el médico obstetra Christian Thomas, del Centro de Estudios de la Sexualidad de Santiago, cuenta que “la petite mort” es un término que se acuñó en el siglo XIX, en una época donde se pensaba que sólo el humano tenía estado de conciencia. Según Thomas, durante el siglo XX se hicieron muchas elucubraciones sobre el orgasmo femenino. “Incluso, en ese tiempo, se pensaba que el orgasmo eran auras epilépticas y que por eso las mujeres perdían la conciencia”, enfatiza.

Pero el doctor cree que “La petite mort” sí podría existir porque hay muchas clases de orgasmos, distintos en profundidad y extensión. El especialista señala cuatro tipos: “El primero y más suave es el clitoriano; le sigue otro que llega hasta el tercio de la vagina; el tercero, considera contracciones uterinas; y el último, más profundo, es del tipo anal. Se reconoce porque las mujeres dicen sentir como si un péndulo se balanceara dentro de ellas”. //LND

Técnicas para desfallecer

“Con un zumbido y pérdida de conciencia en segundos”, así dice Fiorella Vivanco que se reconoce “La petite mort”. La dueña de la agencia de scort VIP comenta que un orgasmo de esos que hacen perder la noción de la realidad, se origina como una pequeña corriente eléctrica que termina en explosión. “Claramente se diferencian de otros orgasmos más cortos y más superficiales. En los clímax más intensos, uno se va, literalmente, a un trance y el cuerpo queda palpitando aún cuando el coito ya terminó”, explica.

Fiorella comenta que esta obsesión por definir ciertos orgasmos, se debe al halo de misterio que rodea al placer femenino, puesto en evidencia desde que los hombres descubrieron que las mujeres podían fingirlos. Frente a esa desconfianza, es que muchos se han dedicado a una búsqueda del momento cúlmine, casi como si los orgasmos fueran jinetas que hay que colgarse. “Para tener una experiencia de ese tipo, creo que es necesario la estimulación previa. Eso puede permitir un orgasmo más extenso, coronado con esos segundos mágicos. Es necesario que las mujeres se concentren en el placer y se olviden de todo lo demás. Sabrán que lo tuvieron cuando les retumben los oídos y tengan una sensación de placer interminable”.

Anuncios

Actualidad y persistencia histórica del patriarcado…

leave a comment »

 Por Boaventura de Sousa Santos *

Página/12

No hay naturaleza humana asexuada; hay hombres y mujeres y, para algunos, otros sexos. Hablar de naturaleza humana sin hablar de la diferencia sexual es ocultar que la “mitad” de la humanidad integrada por las mujeres vale menos que la de los hombres. Bajo formas cambiantes según tiempo y lugar, las mujeres han sido consideradas seres cuya humanidad es problemática (más peligrosa o menos capaz) en comparación con la de los hombres. A la dominación sexual que este prejuicio genera la llamamos patriarcado y al sentido común que lo alimenta y reproduce, cultura patriarcal.

La persistencia histórica de esta cultura es tan fuerte que, incluso en las regiones del mundo en las que ha sido oficialmente superada por la consagración constitucional de la igualdad sexual, las prácticas cotidianas de las instituciones y las relaciones sociales continúan reproduciendo el prejuicio y la desigualdad. Ser feminista hoy significa reconocer que esta discriminación existe y que es injusta, y desear activamente que sea erradicada. En las actuales condiciones históricas, hablar de naturaleza humana como si fuese sexualmente indiferente, sea en el plano filosófico o en el político, es pactar con el patriarcado.

La cultura patriarcal viene de lejos y atraviesa tanto a la cultura occidental como a las culturas africanas, indígenas e islámicas. Para Aristóteles, la mujer es un hombre mutilado y, para Santo Tomás de Aquino, siendo el hombre el elemento activo de la procreación, el nacimiento de una mujer es una señal de debilidad del procreador. A veces anclada en textos sagrados (la Biblia y el Corán), esta cultura ha estado siempre al servicio de la economía política dominante que, en los tiempos modernos, han sido el capitalismo y el colonialismo. En Tres Guineas (1938), en respuesta a un pedido de apoyo financiero para la guerra, Virginia Woolf se niega y, recordando la marginación de las mujeres en la nación, afirma provocativamente: “Como mujer, no tengo país. Como mujer, no quiero tener país. Como mujer, mi país es el mundo entero”. Durante la dictadura en Portugal, las Nuevas cartas portuguesas, publicadas en 1972 por Maria Isabel Barreno, Maria Teresa Horta y Maria Velho da Costa, denunciaban al patriarcado como parte de la estructura fascista que sostenía la guerra colonial en Africa. “Angola es nuestra” era el correlato de “las mujeres son nuestras” (de nosotros, los hombres), y con el sexo de ellas se defendía la honra de ellos. El libro fue incautado de inmediato porque justamente fue percibido como un libelo contra la guerra colonial, y sus autoras no fueron juzgadas sólo porque entretanto estalló la Revolución de los Claveles, el 25 de abril de 1974.

La violencia que la opresión sexual implica se produce bajo dos formas, hardcore y softcore. La versión hardcore es el catálogo de la vergüenza y el horror del mundo. En Portugal, en 2010 murieron 43 mujeres víctimas de la violencia doméstica. En Ciudad Juárez (México), en los últimos años fueron asesinadas 427 mujeres, todas jóvenes y pobres, trabajadoras de las fábricas del capitalismo salvaje, las maquiladoras, un crimen organizado conocido como femicidio. En varios países de Africa se sigue practicando la mutilación genital. En Arabia Saudita, hasta hace poco las mujeres ni siquiera tenían partida de nacimiento. En Irán, la vida de una mujer vale la mitad que la de un hombre en un accidente de tránsito; en un tribunal judicial, el testimonio de un hombre vale tanto como el de dos mujeres; en caso de adulterio la mujer puede ser lapidada hasta morir, una práctica que, por otro lado, está prohibida en la mayoría de los países de cultura islámica.

La versión softcore es insidiosa y silenciosa, se produce en el seno de las familias, las instituciones y las comunidades, no porque las mujeres sean inferiores sino, por el contrario, porque son consideradas superiores en su espíritu de abnegación y en su disponibilidad para ayudar en tiempos difíciles. Como es una disposición natural, no hace falta siquiera preguntarles si aceptan los encargos ni bajo qué condiciones. En Portugal, por ejemplo, los actuales recortes del gasto social del Estado victimizan en particular a las mujeres. Las mujeres son las principales proveedoras de cuidado a las personas dependientes (niños, ancianos, enfermos, personas con discapacidad). Si con la clausura de hospitales psiquiátricos y la ausencia de soluciones alternativas los enfermos mentales son devueltos a sus familias, el cuidado queda a cargo de las mujeres. La imposibilidad de conciliar el trabajo remunerado con el trabajo doméstico hace que Portugal tenga una de las tasas de fertilidad más bajas del mundo. Cuidar de los vivos se torna incompatible con desear más personas vivas. Y esto es apenas una expresión extrema de algo que está pasando un poco por todas partes.

Pero la cultura patriarcal tiene, en ciertos contextos, otra dimensión particularmente perversa: la de crear en la opinión pública la idea de que las mujeres son oprimidas y, como tales, víctimas indefensas y silenciosas. Este estereotipo hace posible ignorar o desvalorizar las luchas de resistencia y la capacidad de innovación política de las mujeres.

Es así como se ignora el papel fundamental de las mujeres en la revolución de Egipto o en la lucha contra el saqueo de tierras en la India; la acción política de las mujeres que lideran municipios en tantas pequeñas ciudades africanas y su lucha contra el machismo de los líderes partidarios que bloquean el acceso femenino al poder político nacional; la lucha incesante y plena de riesgos por la punición de los criminales llevada a cabo por las madres de las jóvenes asesinadas en Ciudad Juárez; las conquistas de las mujeres indígenas e islámicas en su lucha por la igualdad y el respeto de la diferencia, transformando desde adentro las culturas a las que pertenecen; las prácticas innovadoras en defensa de la agricultura familiar y las semillas tradicionales de las mujeres de Kenia y de tantos otros países de Africa; la presencia de mujeres en los movimientos antimineros (recordemos la muerte de Betty Cariño Trujillo en Oaxaca) y en todos los que pelean por el reconocimiento de la naturaleza como “bienes comunes”, tal como ocurre en estos días en la Argentina; la palabra de las mujeres palestinas que, cuando son interrogadas por autoconvencidas feministas europeas sobre el uso de anticonceptivos, responden: “En Palestina, tener hijos es luchar contra la limpieza étnica que Israel impone a nuestro pueblo”.

* Doctor en Sociología del Derecho; profesor de las universidades de Coimbra (Portugal) y de Wisconsin (EE.UU.). Traducción: Javier Lorca.

Tags: , , , , , , , ,

Powered by Qumana

Written by Eduardo Aquevedo

18 abril, 2011 at 14:32

Publicado en CULTURA, SEXO, SOCIEDAD

Iglesia Católica chilena: graves acusaciones contra alta jerarquía por abusos sexuales, incluido ex cardenal Errázuriz…

with 3 comments

James Hamilton, querellante del caso Karadima

“Hay una gran cantidad de obispos y sacerdotes homosexuales, hipócritas y abusadores en la iglesia”

En entrevista con el programa “Tolerancia Cero” de Chilevisión, el médico denunciante del ex párroco de El Bosque, acusó haber recibido presiones por parte de uno de los miembros de la poderosa familia Matte. De igual forma, tuvo duros epítetos en contra del ex cardenal de Santiago Francisco Javier Errázuriz a quien tildó de “criminal”. Finalmente, recalcó: “No se olviden de Tomislav Koljatic, Juan Barros, Horacio Valenzuela y Andrés Arteaga, todos obispos que estuvieron presentes y veían las mismas cosas".

James Hamilton, uno de los querellantes del caso Karadima, aprovechó anoche la tribuna del programa Tolerancia Cero” de Chilevisión para referirse a los abusos sexuales que ocurren al interior de la Iglesia Católica y a la gran cantidad de obispos y sacerdotes homosexuales que los siguen cometiendo.

Hay una gran cantidad de obispos y sacerdotes homosexuales, hipócritas y abusadores en la iglesia. No digo que todos, pero hay un gran porcentaje”, señaló el médico quien declaró que “hay personas en este momento, que han tenido una alta jerarquía en la iglesia, que están acusados, que están tapados y hemos visto ejemplos, como monseñor (Francisco José) Cox, etcétera”.

Nosotros sabemos de otros sacerdotes muy encumbrados y quizás de algunos obispos”, agregó.

Asimismo, Hamilton tuvo duros epítetos en contra del ex cardenal de Santiago Francisco Javier Errázuriz a quien tildó de “criminal”.

Si hay alguien que me gustaría que pagara es Errázuriz (…) Desde el 2004 tuvo denuncias y las mandó a estudiar con el rigor que hacen ellos. Fue una humillación de tener que estar contándole a un promotor de Justicia, a un vicario eclesiástico, un notario eclesiástico; repetir los cuentos, contar todas la brutalidades con el dolor espantoso”, dijo.

Monseñor Errázuriz es un criminal. No sólo no nos escuchó, sino que no frenó lo que pasaba (…) tiene muchos abusos en su conciencia“, hizo hincapié el denunciante al referirse a la política seguida por las autoridades eclesiales.

Asimismo, criticó el accionar del párroco de El Bosque, Juan Esteban Morales, una vez conocidos los hechos y del obispo auxiliar de Santiago, Andrés Arteaga, quien fue duramente cuestionado por respaldar públicamente a Karadima

En cuanto a este último, dijo: “Cualquier cosa que decía Karadima, Arteaga tenía un servilismo total, pero como era un tipo muy inteligente y adquiría espacios gracias a su inteligencia y logros intelectuales, todos le tenían un respeto”.

¿Está metido en temas de abusos?, preguntó uno de los panelistas. A lo que Hamilton contestó: “Que yo sepa…No te puedo decir, no tengo idea. Es como decirme está metido tal persona, no lo sé. Lo que sí te puedo decir es que el abuso psicológico que él hizo fue una brutalidad”.

En esa línea, recordó que la primera denuncia de abusos fue entregada al actual obispo Juan Barros (secretario de monseñor (Juan Francisco) Fresno) y él pidió, detalla, que el documento se rompiera. “Nadie se preocupa de investigar nada”, indicó.

Respecto al accionar de la justicia, Hamilton reflexionó: “En pocas partes del mundo un fallo del Vaticano ha sido antes que el de la justicia“.

“Tengo mucha rabia de haber sido ingenuo y de haber creído y confiado en la Iglesia, en mis pastores. Porque Karadima es una persona enferma, cometió todo el daño y tiene un grado de conciencia de ello digamos no un 100%. Pero nuestros pastores, tienen una conciencia del 100% también de lo que pasa, saben lo que pasa. No lo frenan, no escuchan y nos tratan a patadas, eso me da rabia”, concluyó.

Presión de los Matte

De igual modo, narró como uno de los miembros de la poderosa familia Matte –a quien no identificó- se reunió con su anterior jefe, el director de la Clínica Santa María, Juan Pablo Allamand, a hacerle saber sobre una denuncia de acoso sexual en la Clínica Alemana.

Tuve amenazas, fueron a contarle a mi anterior jefe (director de la Clínica Santa María), Juan Pablo Allamand, una persona muy conocida del grupo de los Matte, un miembro de esa familia, a decirle que a mi me habían echado de la Clínica Alemana por un sumario de acoso sexual”, señaló.

Finalmente remarcó: “No se olviden de Tomislav Koljatic, Juan Barros, Horacio Valenzuela y Andrés Arteaga, todos obispos que estuvieron presentes y veían las mismas cosas”.

Tags: , , , , , , , , , , , , ,

Powered by Qumana

Written by Eduardo Aquevedo

21 marzo, 2011 at 8:12

Publicado en CHILE, IGLESIA CATOLICA, SEXO

Un siglo después, ¿cuánto han avanzado las mujeres?

with one comment

Hoy hay mujeres astronautas y presidentas, académicas y empresarias, propietarias de tierras y de negocios. En varias partes del mundo, las mujeres gozan de libertades que hace 100 años, cuando se celebró el primer Día Internacional de la Mujer, eran impensables.

El movimiento de las sufragistas (suffragettes, en inglés) de fines del siglo XIX y principios del XX fue un antecedente clave. Posteriores movimientos feministas han puesto énfasis en la igualdad entre hombres y mujeres.

Desigualdades de género

La justicia de género es un cuenta pendiente.

Pero como lo muestran datos globales, pese a las décadas de lucha contra la desigualdad de género ésta es una pugna que permanece aún vigente.

Aunque los avances logrados en el último siglo son significativos respecto al derecho a votar, al reconocimiento de su trabajo, a la educación, a ocupar instancias de decisión y acabar con la discriminación, los siguientes gráficos indican que la sociedad aún tiene un buen trecho por recorrer.


Haga clic en el menú de abajo:

clic Empleo y salarios :: clic Acceso a la tierra :: clic Liderazgo :: clic Cuotas en América Latina

EMPLEO Y SALARIOS

En la mayoría de los países, las mujeres ganan entre el 70% y el 90% de los salarios de los hombres, y la brecha es aún más amplia en algunos países latinoamericanos.

Brecha salarial Source: UN Women

El gráfico se apoya en la base de datos sobre sueldos mundiales de la Organización Internacional del Trabajo, OIT (2009). Las cifras son para el período más reciente del que se dispone: 2006-2008.

Las mujeres tienen el 41% de los empleos totales en el sector no agrícola, dice ONU Mujeres, la entidad de Naciones Unidas para la igualdad de género y el empoderamiento femenino cuya directora ejecutiva es Michelle Bachelet, la ex presidenta de Chile.

En Asia meridional y occidental y en África del Norte, según ese organismo, el empleo de las mujeres fuera de la agricultura sigue siendo extremadamente limitado: constituye sólo un quinto de los trabajos en la industria y el sector de servicios.

Más de la mitad de las mujeres del mundo (53%) tienen ocupaciones vulnerables, como empleadas domésticas sin remuneración y trabajadoras por cuenta propia.

La participación de la mujer en la fuerza laboral en América Latina y el Caribe es similar al promedio mundial, pero inferior a la de algunas regiones, particularmente Asia Oriental y el Pacífico, donde la cifra supera el 70%, según indican datos del Banco Mundial.

Gráfico Fuerza laboral global Fuente: Banco Mundial

El gráfico se apoya en un informe de esta entidad (2009) y usa la base de datos GenderStats, con cifras de 2007.

El informe del organismo también señala que la participación femenina en la fuerza laboral tiende a concentrarse en unos pocos sectores, principalmente comercio, educación y salud, situación que las vuelve más vulnerables ante crisis específicas.

clic Volver arriba^^

ACCESO A LA TIERRA

Pese a que las mujeres componen la mayoría de los agricultores a pequeña escala y tienen una función crucial en materia de seguridad alimentaria en los países en desarrollo, los planes de distribución de la tierra suelen estar dirigidos en su gran mayoría a terratenientes hombres, señala ONU Mujeres.

Datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés) indican que la propiedad de tierras agrícolas por parte de las mujeres representa sólo una fracción de la de los hombres.

Disparidad de tierras

La información es del periodo más reciente del que se dispone (2001-2005) y se apoya en la base de datos de género y derecho a la tierra (2010) de la FAO.

clic Volver arriba^^

LIDERAZGO POLÍTICO

ONU Mujeres destaca que en ninguna región del mundo se ha logrado el nivel del 30% de puestos de liderazgo a cargo de mujeres.

Hasta la fecha existe sólo un 18,6% de mujeres en los parlamentos de todo el planeta. Sin embargo, 29 países han alcanzado o sobrepasado el 30%. De esas 29 naciones, por lo menos 24 han introducido cuotas en el Poder Legislativo.

En todo el mundo, las mujeres ocupan apenas el 16% de los puestos ministeriales.

Carteras ministeriales - UN Women
Parlamentos UN Women

clic Volver arriba^^

CUOTAS EN AMÉRICA LATINA

Cuando Dilma Rousseff asumió la presidencia de Brasil, se sumó al grupo de mandatarias que en años recientes han tenido a su cargo el destino de sus países en América Latina: Laura Chinchilla (Costa Rica), Cristina Fernández (Argentina), Michelle Bachelet (Chile) y Mireya Moscoso (Panamá).

La inserción de mujeres en puestos de decisión se ha visto reforzado en la región por cambios en las leyes electorales para establecer cuotas de inscripción de candidatas a los congresos nacionales.

El ejemplo que pinta el gráfico a continuación refleja cuán dramático es el cambio que puede marcar la aplicación de una ley de cupos, en este caso a fines de la década de los años 90:

Mujeres parlamentarias en Argentina

Tags: , , , , , , , , , , , ,

Powered by Qumana

Written by Eduardo Aquevedo

8 marzo, 2011 at 23:13

Publicado en CULTURA, SEXO

Chile: Vaticano condena a Karadima por abuso a menores y víctimas evalúan pedir ministro en visita

with one comment

Por Juan Andrés Guzmán, Gustavo Villarrubia y Marcela Ramos, CIPER. | 18 de Febrero de 2011

IGLESIA-KARAD2Por considerar que es culpable de abuso de un número indeterminado de menores y que cometió “abuso de ministerio”, la Congregación para la Doctrina de la Fe del Vaticano condenó al sacerdote Fernando Karadima a “una vida de oración y penitencia” en reparación a las víctimas de sus abusos. No podrá tener contacto con los feligreses de la iglesia El Bosque, los miembros de la Unión Sacerdotal o con quienes haya dirigido espiritualmente.

Tal como informó CIPER ayer, Karadima se encuentra recluido en un convento de calle Bustamante. La defensa de los denunciantes del sacerdote evalúa pedir un ministro en visita ante la gravedad de los antecedentes de la iglesia, que recibió denuncias de abusos de menores de edad. El fallo eclesiástico le pone presión a la Corte de Apelaciones, que la próxima semana debe decidir si ordena la reapertura de la causa penal.

El 16 de enero pasado, sólo un día después de asumir en la Arquidiócesis de Santiago, el cardenal Ricardo Ezzati recibió desde el Vaticano la resolución de la Congregación para la Doctrina de la Fe respecto al escándalo que remeció a la iglesia chilena durante el 2010: el sacerdote Fernando Karadima era condenado por “abuso de menores en contra de más víctimas” y “abuso de ministerio”. Un día más tarde, Ezzati notificó al ex párroco de El Bosque de la sanción penal administrativa en su contra y comenzó las gestiones para reunirse con las víctimas de sus abusos.

La resolución permaneció más de un mes en secreto hasta que este viernes 18 de febrero el arzobispo citó a una conferencia de prensa, donde detalló los resultados de la investigación hecha por el Vaticano. Ante los nuevos antecedentes, los acusadores de Karadima estudian solicitar un ministro en visita dada la relevancia que ha asumido el caso y las innumerables diligencias que quedaron pendientes en la investigación que interrumpió a fines del año pasado el juez Leonardo Valdivieso. Así lo confirmó a CIPER el abogado Juan Pablo Hermosilla, quien señaló que para sus defendidos el fallo eclesiástico “produjo la sensación de que se abre una ventana y que entra aire fresco”.

“Estamos muy contentos de que se haya actuado con energía y claridad, pues esa es la forma de que estas situaciones no vuelvan a ocurrir. Lo peor que podía pasar es que las víctimas sientan que el costo que han pagado al hacer pública su situación no sirviera de nada. Este fallo hace sentir a la gente que ha sido abusada que vale la pena hablar porque va a ser escuchada”, añadió.

A Hermosilla le parece que hay un punto en el fallo del Vaticano que puede tener fuertes consecuencias para la investigación de la justicia penal chilena, donde el caso contra Karadima fue cerrado sin procesados. Esto porque la justicia chilena sólo conoció el testimonio de un denunciante que dijo haber sido abusado por Karadima siendo menor de edad: el abogado Fernando Batlle. Sin embargo, en el texto leído por Ezatti se dice que Karadima es declarado culpable del delito “de abuso de menor en contra de más víctimas”.

Consultado respecto a si hay más víctimas, Ezzatti señaló lo siguiente: “Si se me pregunta a mí sobre antecedentes, puedo decir que no tengo ningún antecedente. Pero precedentemente el decreto dice que en base a indicaciones que han llegado a la Santa Sede desde el arzobispo de Santiago, desde el procurador de justicia y desde la otra parte, le han llegado otras noticias también”.

Para Hermosilla, esta afirmación debe ser contemplada por al justicia chilena, y “pedirle a la iglesia los antecedentes que ha reunido y que dan sustento a su fallo, como lo planteó la fiscal de la Corte de Apelaciones a comienzos de febrero cuando solicitó que se reabriera la causa”, explica el abogado.

Durante la conferencia de prensa en que anunció la resolución, se le preguntó a Ezzati si la iglesia pondría estos antecedentes a disposición de la justicia civil. El arzobispo fue tajande: “Absolutamente no, porque son dos cosas totalmente diferentes. Le corresponderá al juicio civil buscar y encontrar la motivación de una posible absolución o una posible condena”.

Se espera que la próxima semana la Corte de Apelaciones resuelva si ordena o no la reapertura de la arista penal. El fallo del Vaticano pone presión a que se acoja la recomendación de la fiscal judicial, que consideró que aún quedan muchas diligencias pendientes.
EZZATI PIDIÓ DISCULPAS

Tal como lo informó CIPER en un reportaje publicado un día antes de que se conociera el fallo eclesiástico (ver artículo: Iglesia da golpe de timón en caso Karadima ), desde la llegada de Ezzati la actitud de la iglesia cambió en relación a Karadima y a los denunciantes. Estos últimos recibieron una señal de los nuevos aires el sábado 29 de enero, cuando el arzobispo recibió en su casa de Simón Bolívar al médico James Hamilton, uno de los principales acusadores del ex párroco de El Bosque. En la reunión que duró cerca de una hora, Ezzati le pidió perdón a él y a los otros denunciantes -que no pudieron asistir por estar de vacaciones- por la actitud que tuvo la iglesia en estos años en que han llevado adelante sus acusaciones.

Fiel a la línea que han tenido los denunciantes, en esa reunión Hamilton le planteó a Ezzati que estaban preocupados porque Karadima aún se mantenía en contacto con jóvenes y con muchos dirigidos sobre los cuales tenía poder absoluto y que podían seguir siendo víctimas suyas.

Similar preocupación le habían manifestado a Ezzati sacerdotes que se habían formado con Karadima y que fueron rompiendo con él a lo largo de estos años, especialmente después de la investigación del programa Informe Especial. El tema inquietaba al cardenal y por eso, cuando Hamilton le mencionó ese punto, Ezzati lo interrumpió y le dijo que se le había prohibido a Karadima tener contacto con jóvenes.

Según fuentes eclesiásticas, cuando ayer el arzobispo leyó en CIPER que a la casa donde se hospedaba Karadima llegó uno de los jóvenes que se había formado con él (Jorge Andrés Álvarez, de 26 años), montó en cólera, pues se estaba vulnerando una prohibición. Decidió entonces adelantar la conferencia de prensa para anunciar el fallo que desde mediados de enero tenía en su poder.

El joven es uno de los parroquianos de El Bosque y por lo tanto Karadima sabe que no puede reunirse con él. Por ello, se le preguntó a Ezzatti respecto a cómo podría garantizar la iglesia que el sacerdote cumpliera con las restricciones impuestas en el fallo. Concretamente se le dijo que a CIPER le constaba que habían ido jóvenes a visitarlo, como se informó ayer. “¿Quién va a controlar eso?”, se le consultó a Ezzatti. El arzobispo respondió lo siguiente: “Lo que establece el decreto es que el padre no podrá reunirse con miembros de su parroquia, no podrá reunirse con sacerdotes de la Unión Sacerdotal y con personas que haya dirigido espiritualmente. No quiere decir que el padre esté en una cárcel y que no tenga posibilidad de juntarse con otras personas”.

Pero contra lo planteado en la resolución de la Iglesia, Karadima también ha seguido reuniendo con algunos de los sacerdotes de la Unión Sacerdotal, como Juan Esteban Morales y el obispo Andrés Arteaga. Ambos concurrieron este lunes 14 de febrero al convento de las Siervas de Jesús de la Caridad, ubicado en General Bustamante 586, donde se refugia Karadima.

Respecto a Morales, Ezzatti explicó que él lo había autorizado, por razones humanitarias. “Yo mismo he permitido que cumpliera un gesto humanitario. Los derechos humanos son derechos también de las personas que están juzgadas y que están en la cárcel. Y por consiguiente, y por situación humanitaria, yo he concedido ese permiso”.

En cuanto a Arteaga -uno de los obispos que conforman el círculo más cercano a Karadima y quien ostenta uno de los más altos cargos de la Iglesia Católica como obispo auxiliar y vice gran canciller de la UC -, Ezzati evitó un pronunciamiento. “Yo no juzgo las intenciones de mis hermanos obispos. Estoy convencido que estarán actuando con rectitud de conciencia y por consiguiente la iglesia, que ha hecho conocer este decreto, ciertamente encontrará en ellos también la adhesión y la obediencia que corresponde”.

En el último punto de la declaración dada a conocer por Ezzatti se aborda la situación del centro de poder construido por Karadima: la Unión Sacerdotal.

“Junto a la entrega de presente documento, este colegio sugiere que el arzobispo de Santiago disponga, en común acuerdo con esta Congregación, una visita canónica a la Unión Sacerdotal del Sagrado Corazón, con la finalidad de verificar la eclesialidad de los procesos formativos y la transparencia de la administración económica”. Este último punto es clave, pues tal como informó CIPER el año pasado , la organización religiosa ha construido un imperio económico cuyo origen y gestión no están claros.
El DURO FALLO ECLESIÁSTICO

La resolución del Vaticano es un duro revés para Karadima, pues no sólo se reconoce la veracidad de los delitos denunciados sino que se plantea que habría más menores abusados. Además se le impone una vida de retiro lejos de quienes fueron parte de su círculo de influencia y se le prohíbe “asumir cualquier encargo en la Unión Sacerdotal del Sagrado Corazón”, el centro neurálgico de la influencia del sacerdote conformado por sacerdotes y obispos formados a su alero.

“Sobre la base de las pruebas adquiridas, el reverendo Fernando Karadima Fariña es declarado culpable de los delitos declarados en precedencia y en modo particular del delito de abuso de menor en contra de más víctimas; del delito contra el sexto precepto del decálogo cometido con violencia; y de abuso del ministerio a norma del canon 1389 del Código de Derecho Canónico”, dice el punto 1 de la declaración dada a conocer ayer por el arzobispo.

Luego se explicita con claridad que el sacerdote tendrá que recluirse en un lugar donde las visitas tendrán restricciones. Esto se plantea en los puntos 2, 3 y 4:

“En consideración a la edad y al estado de salud del reverendo Fernando Karadima Fariña, se considera oportuno imponer al inculpado de retirarse a una vida de oración y de penitencia. También en reparación de las víctimas de sus abusos, será preocupación del Arzobispo de Santiago, de acuerdo con la Congregación para la Doctrina de la Fe, evaluar el lugar de residencia, dentro o fuera de la Diócesis, de tal modo de evitar absolutamente el contacto con sus ex parroquianos o con miembros de la Unión Sacerdotal o con personas que se hayan dirigido espiritualmente con él”

“Se impone también (…) la pena expiatoria de prohibición perpetua de ejercicio público de cualquier acto de ministerio, en particular de la confesión y de la dirección espiritual de todas las categorías de personas”

“Además, se impone la prohibición de asumir cualquier encargo en la Unión Sacerdotal del Sagrado Corazón”

Si el sacerdote no cumple con las prohibiciones estipuladas en los puntos anteriores, arriesgaría incluso perder su condición de sacerdote, se afirma en el punto 5 de la declaración. “En caso de no observar las medidas indicadas, el inculpado podrá recibir penas más graves, no excluida la dimisión del estado clerical”. Al respecto, Ezzatti aclaró que confiaba en que Karadima cumpliría con las restricciones establecidas en la resolución. “Yo estoy convencido que tanto el padre como los miembros de la sociedad sacerdotal que lo acompañan son personas fieles a Jesucristo y a la Iglesia y van a cumplir sin duda alguna lo que esta acta dice. Sin embargo, la Santa Sede pone esta advertencia”.

De acuerdo al relato del arzobispo, el 17 de enero se reunió con el sacerdote Karadima para notificarlo, entregarle el fallo completo y fijar un lugar de residencia.: “La reacción del padre fue una reacción de mucha sorpresa frente a esto, y de meditación muy profunda. Él iba a leer con calma todo el decreto, que es muy largo y de autoría de la Santa Sede. El emprendió la tarea de preparar su defensa ante la Santa Sede”.

¿Le reconoció alguna de las acusaciones?, le preguntaron los periodistas presentes. “(…) él (dijo que ) era inocente y la iglesia juzga hechos externos y no tiene derecho a juzgar la conciencia de las personas”, respondió Ezzati.

Desde la notificación corre un plazo de 60 días hábiles, donde se le da la posibilidad de presentar un recurso frente a esta decisión, se plantea en el punto 6 de la declaración. Según contó Ezzatti, Karadima estaría trabajando en la redacción de un recurso de apelación a la resolución del Vaticano, lo que fue confirmado luego por su defensa.
ERRÁZURIZ EN CAPILLA

El fallo vaticano implica un duro cuestionamiento a la actitud y las decisiones tomadas por el anterior arzobispo de Santiago Francisco Javier Errázuriz. Pese a que en la conferencia de prensa de ayer Ezzati agradeció a éste la investigación realizada, a medida que los testimonios se han ido acumulando, ha quedado claro que hubo varios momentos en los que pudo haberse detenido los abusos de Karadima.

Francisco Javier Errázuriz recibió la primera denuncia en contra de Karadima en 2003 cuando el filósofo José Murillo le hizo llegar una carta relatando lo que le había ocurrido. La carta se la llevó el sacerdote jesuita Juan Díaz, vicario de la Educación del Arzobispo de Santiago quien relató a CIPER que personalmente le contó el caso y le entregó la misiva.

“Los vicarios nos reuníamos semanalmente con Errázuriz y después de esa reunión le pedí unos minutos en privado. Ahí le conté que una persona que yo conocía y estimaba, José Murillo, me había relatado una serie de acusaciones que afectaban al padre Karadima. Le dije que lo que me decía Murillo me parecía creíble y después de eso le entregué la carta. Él la leyó con atención delante de mí. Se mostró sorprendido. Tuve la impresión de que tomaba con seriedad la denuncia. No reacciono en defensa de Karadima; por el contrario, dijo que iba a estudiar esta carta con seriedad”, dijo a CIPER el sacerdote.

Agregó que después de esa conversación Errázuriz “nunca me tocó el tema de nuevo. Yo fui vicario hasta 2005 y nunca me dijo nada”. Cuando CIPER le preguntó a Díaz qué explicación encontraba para la actitud del cardenal, el sacerdote contestó: “Sinceramente prefiero reservar en mi fuero interno mi explicación”.

Similares dudas deja en el aire el testimonio del primer investigador del caso, el sacerdote español Fermín Escudero, quien en una impactante entrevista concedida a CIPER declaro que el caso Karadima le daba asco. Allí el sacerdote explicó que “si en este caso hubo negligencia u omisión no será por mi culpa, ya que cumplí paso a paso con cada punto de lo que se me había encomendado. Desde mi primera diligencia hasta la última que hice, justo en la víspera de dejar mi cargo, tomé el caso con toda la seriedad que se merecía. Y todas las veces hice mi informe incluyendo algo que ni siquiera estaba en mis atribuciones: explicitar mi parecer”.

El sacerdote relató que fue nombrado por Errázuriz para investigar el caso en mayo de 2004. A partir de ese momento recibió los testimonios de la esposa de James Hamilton, una nueva carta de José Murillo, -esta vez enviada a través de Ezzati- y los desgarradores relatos de James Hamilton y de Juan Carlos Cruz.

Escudero dijo a CIPER que todos esos testimonios le parecían coincidentes y verosímiles: “Hamilton contaba todo lo vivido con tantos detalles que era imposible no creerle. Y su testimonio concordaba con los otros testimonios… Es uno de los relatos más crudos que me ha tocado escuchar. Hice un nuevo informe. Le agregué mi parecer, como lo había hecho en el informe anterior. Hasta ahí era todo lo que yo podía y debía hacer, excediendo mi función al agregar mi parecer. Poco tiempo después, tres días antes de que mi cargo como promotor expirara, fui a hablar con el cardenal y le dije que en unos días más expiraba mi cargo como promotor de justicia y que me perdonara pero yo no estaba disponible para continuar en el cargo. Y fue en la víspera de dejar el cargo, cuando llegó a mí el tercer testimonio directo: Juan Carlos Cruz“.

Escudero relató que tras esa última entrevista no supo más del caso. Luego se enteró de que Karadima había sido removido de la parroquia y reemplazado por Juan Esteban Morales. Pensó que eso se debía a las acusaciones, pero no era así. “Mi sorpresa vino después, cuando me enteré por una persona muy ligada a Karadima, que el cardenal no mencionó en ningún momento las acusaciones que había en su contra. Solo le dijo que le pedía que renunciara a El Bosque porque él ya había hecho mucho y debía cuidarse.”, dijo Escudero a CIPER.

Lo cierto es que en 2006 Errázuriz decidió cerrar la investigación, la que se reabrió recién en 2009. Y durante esos años Karadima pudo seguir manteniendo su conducta y el control total sobre la comunidad de El Bosque sin que nadie lo perturbara. La razón que esgrimió Errázuriz el año pasado para justificar su comportamiento fue que no creyó en las acusaciones. Así consta en las declaraciones que el arzobispo de Santiago hizo a The New York Times cuando expresó que las denuncias “lamentablemente no las juzgué creíbles”.

En 2010, cuando se emitió el programa Informe Especial, con las impactantes declaraciones de los denunciantes, Escudero tuvo un colapso. El sacerdote relató a CIPER: “Yo quedé muy mal con ese programa, incluso tuve un accidente vascular. Ver a James Hamilton, quien tenía tanto pudor de dar a conocer esto, exponerse así en televisión, me dio muchísima pena y dolor. Yo había hecho todo lo que estaba en mi poder para que no se llegara a esto, pero quienes debían hacer el resto no lo hicieron. Hubo mucha omisión en este caso… Así que fui a hablar con el cardenal y le conté lo de mi accidente vascular y le dije: yo soy una víctima más de Karadima. Y en esa ocasión le pregunté por qué él no se había acercado a las víctimas. El respondió que él era juez en esta causa y por lo tanto no podía acercarse porque debía tomar distancia. Y que él tenía sus razones para no recibir a James Hamilton. Evidentemente esa respuesta no me pareció, ya que él es el pastor y si de su rebaño se le acerca una oveja herida, él tiene el deber de acogerla”.

Ante todos estos antecedentes no parece casualidad que el Vaticano haya esperado que Ezzati reemplazara a Errázuriz y, cuando sólo llevaba un día en el cargo, le entregara los resultados de una investigación que remece a la Iglesia Católica chilena.

CIPER CHILE

Written by Eduardo Aquevedo

19 febrero, 2011 at 16:57

Sexo y trabajo, y sexo en el trabajo: juegos peligrosos…

with 3 comments

Satisfacciones y “cachos” de tener sexo en el trabajo

/ La Nación

Para algunos es el remedio a aburridas jornadas laborales. Para otros, mantener un affaire en la pega se ha vuelto una verdadera pesadilla. Testimonios y opiniones de expertos frente a una recurrente idea que a casi todos se les ha pasado por la cabeza.

Satisfacciones y “cachos” de tener sexo en el trabajo

Peligro.- Si la relación no es bien manejada en el círculo de trabajo, puede transformarse en una bomba de tiempo.

Por Felipe Castro

Lo que para algunos es una fantasía recurrente o el escenario de una película porno poco creativa, para otros es una realidad. Remedio para el tedio laboral, alivio de extensas jornadas nocturnas o una simple consecuencia de constantes roces y miradas, el sexo en el lugar de trabajo es un adrenalínico deporte que conlleva satisfacciones y también riesgos.

Paula (31) trabaja como enfermera en una clínica de aquellas que cobran por habitación lo mismo que un hotel de lujo. Le gusta su pega, le pagan bien y adscribe a cada una de las letras del juramento hipocrático con una vocación de servicio a prueba de balas. Sin embargo, hace algún tiempo, los constantes turnos de noche le empezaron a hacer sentir que no tiene vida, que las noches de carrete se habían acabado y que los días pasaban detrás de gruesas cortinas mientras ella dormía, preparándose para la siguiente jornada.

“Esa angustia era común a mis compañeros de trabajo, desde auxiliares hasta médicos. Y se volvía mucho más fuerte en el tiempo muerto, sin ninguna urgencia que atender”, cuenta la profesional, que le achaca a esos mismos turnos su soltería y lo complicada que es la vida de pareja cuando dormir juntos es algo exclusivo del fin de semana o de las vacaciones.

Sabido es que el placer sexual es un analgésico para las penas del alma humana. Y como mujer de armas tomar, un día la profesional decidió hacerse un regalito. “Había un médico practicante jovencito, bien rico, que no dejaba de mirarme y se la pasaba tirándome tallas. Un cafecito por aquí, otro por allá y es obvio que el tono de las conversaciones va subiendo. Un día particularmente fome, nos saltamos el café y nos fuimos directamente a un cuartito donde se guardan los útiles de aseo. Una cosa instintiva, sin planificación. Cerramos la puerta y en dos segundos estábamos teniendo sexo, usando el ingenio para mantener el uniforme de trabajo puesto”.

Haciendo hincapié en que el trabajo es lo primero, más aún considerando que en salud la cosa es doblemente delicada, Paula vio que de pronto había un interesante estímulo para llegar a la clínica. “Recorrimos casi cada rincón del edificio, desde salas de espera vacías hasta baños. Me imagino que nadie sospechó nada y pasados ya casi dos años del tema, cuando se lo conté a mis colegas en un pisco sour, no podían creerlo”.

El sano intercambio de sexo por sexo no complicó a los profesionales de la salud. Él tenía su linda polola, estudiante de medicina, y Paula tenía su vida aparte. Y cuando la práctica laboral se acabó, decidieron despedirse con un encuentro en la habitación polinésica de un conocido motel capitalino. “Para sorpresa de los dos, la cosa no fue lo mismo y nos dimos cuenta de que era la situación lo que nos calentaba. Terminamos tomándonos unos tragos y dándonos cuenta de que, aparte de la onda sexual que teníamos en la pega, entre nosotros no había nada en común. De hecho, no vi más al lolito y ni siquiera sé si lo tengo en Facebook”.

En relación a este último punto, relativo al escenario de los encuentros, Rodrigo Morales, del departamento de Sicología de la Universidad Mayor, apunta que “en este caso nos encontramos con situaciones en las que tiende a dominar la seducción o el deseo por el otro, sin el ejercicio suficientemente consciente de mentalizar los riesgos y regular la emoción en curso”. Entonces, como es el instinto lo que actúa, una vez que se planea estratégicamente un encuentro, como es el caso de acudir a un motel, la onda no es la misma entre los amantes. “La inmediatez es lo que hace del lugar algo cercano a lo que “no se filtra” y, por lo tanto, es lejos mucho más estimulante y satisfactorio”.

Cuarto caliente

Mauro (33) no tiene mucha pinta, tiene poca plata, no es ningún genio, pero -según él mismo se jacta- está “muy bien dotado”. Sus estudios de técnico en comunicación audiovisual los pagó trabajando como copero (o lavaplatos) en un hotel del centro de Santiago. La pega se la consiguió con un amigo de infancia en un pueblo del Maule, que constantemente le tiraba bromas con la gruesa fama que lo rodeaba en la localidad campestre.

“Mi trabajo era de noche. Tenía que limpiar los platos de la cena, ordenar y preparar desayunos para cincuenta personas por muy poca plata. Siempre trabajaba con ayudantes de cocina que, afortunadamente, eran mujeres”, cuenta el hoy productor de eventos. “En la cocina, la mayoría de lo que se habla es en broma de doble sentido. Al ser una pega bastante estresante, donde el tiempo es importante, estamos acostumbrados a que los garabatos fueran y vinieran”.

Entre broma y broma, la fama de Mauro fue creciendo y las ayudantes de cocina que trabajaban con él en la noche quisieron saber si la cosa era cierta. “Sin quererlo me transformé en una suerte de mito. Eso ayudado porque la cocina, sobre todo en la noche, es un lugar poco supervisado y bastante muerto, donde la única meta es dejar las cosas listas para el desayuno. Entonces, siempre terminaba en el cuarto frío (lugar donde se conservan frutas y verduras), teniendo sexo entremedio de las lechugas, las alcachofas y los pimentones. No me puedo quejar, pero yo lo único que quería era que me subieran el sueldo”.

Hay distintos factores que pueden explicar que para algunos el lugar de trabajo sea un estimulante motel. Mucho de esto tiene que ver con que en el trabajo se tiende a cuidar la presentación personal, el lenguaje y a ser relativamente cordial en el trato (salvo escenarios como el anterior, claro está). En este sentido, el sexólogo Mauricio Salas observa que “por lo general, las personas pasan más tiempo en el trabajo que en sus casas y eso tiene repercusiones en el estilo de vida. Son jornadas de 8 a 16 horas diarias, en contacto con personas del sexo opuesto que, en muchos momentos, amenizan los largos tiempos que allí se viven. Tomando en cuenta las largas jornadas laborales, el compartir intereses comunes, las fiestas y comidas de empresas son factores que fomentan el acercamiento y la danza de coqueteos que ronda por las oficinas y/o pasillos de las empresas”.

En contraste con lo anterior y sin ser monstruos siempre, en la vida íntima se puede “bajar la guardia” y se tiende a entrar en pequeñas disputas por nimiedades (la toalla mojada sobre la cama, el control remoto, el recado telefónico no entregado) que no se dan en el lugar de trabajo. Y en este sentido hay que ser cuidadoso ya que, según indica el doctor Salas, “si estás casado o casada y tu relación se ha vuelto muy monótona, es posible que el intercambio de sonrisas cómplices y de bromas en tu ambiente laboral se convierta en una tentación muy grande. Y es que sentirnos deseados aumenta nuestra autoestima y nos hace sentir felices y llenos de vitalidad”.

El placer es un “cacho”

Carlos (27) se fue a buscar la vida un rato a Estados Unidos y consiguió pega como administrador de un pequeño restaurante que daba a una pacífica laguna en el estado de Massachussets. “A mi cargo trabajaba una estudiante gringa de 20 años, con la que empezamos a tener onda y a tener sexo en horarios de pega”.

A diferencia de los casos anteriores, Carlos trabajaba durante el día con otras dos personas. “Mandábamos a los otros trabajadores a botar la basura a 15 minutos del restaurante. Hasta que un día nos pillaron poniéndonos la ropa y tratando de arreglar una silla que rompimos haciendo acrobacias sexuales”.

Entonces, la cosa se comenzó a poner fea. “Como yo estaba a cargo, los trabajadores, que en su mayoría eran gringos estudiantes, medio locos, empezaron a entrar copete al lugar de trabajo y andaban todo el día arriba de la pelota. Y, claro, como yo tenía tejado de vidrio y era, además, ilegal, ante cualquier llamado de atención aparecían acusaciones de inmoral o amenazas de llamados a la policía. Y cuando quise dejar de mantener relaciones con la mina, me amenazó con denunciarme por acoso sexual. Cuento corto, un día agarré mis cositas y me tomé el primer American Airlines a Santiago sin avisarle a nadie”.

Para evitar que algo que comienza como una excitante aventura termine en lo que le sucedió a Carlos, se requieren ciertos niveles de madurez y empatía hacia el otro, como indica el sicólogo Rodrigo Morales: “En primer lugar, hay que saber reconocer el origen, medios y finalidad de aquella atracción por la otra persona. Es decir, lograr mentalizar claramente qué es lo que me gusta de esa persona, qué quiero con ella y de qué estoy dispuesto a hacerme cargo. Luego de ello, sintonizar con los afectos del otro significa saber leer qué es lo que el otro quiere y hasta dónde está dispuesto a llegar con esto. Si somos capaces de leer estas sensaciones, hablar de ellas, probablemente será posible aventurarse afectivamente con la responsabilidad mutua de saber qué es lo que está ocurriendo y hasta dónde llegará la historia. Si no media esta lectura y actuamos individualmente en una situación que compromete a dos, pues es más probable que ese encuentro pasajero se convierte en algo que inicialmente no deseamos”. //LND

“Me asusta , pero me gusta”

Se necesita sólo un poquito de imaginación para ver en el lugar de trabajo, cualquiera que este sea, diferentes rincones para armar un verdadero kamasutra laboral con el o la colega favorito(a).

En medio de este hervidero sexual, el doctor Mauricio Salas cree que un “un e-mail, una nota discreta o una llamada interna, pone en marcha el plan para concretar el sitio y la hora, y dar rienda suelta a las pasiones”.

Es entonces cuando entra el morbo que producen algunos lugares como ascensores y la adrenalina que genera el saberse expuesto a ser sorprendidos, que es lo que buscan los aventureros de los affaires laborales. “El sexo modifica la química del organismo. Es el momento en el que todas las células nerviosas del cerebro descargan su contenido eléctrico, provocando el relajamiento físico total. El acto sexual produce una verdadera revolución dentro del organismo. Y esta danza de hormonas afecta el funcionamiento de todo el cuerpo, felizmente de forma positiva”, explica Salas.

En este marco, Rodrigo Morales, sicólogo de la Universidad Mayor, cree que existen individuos más sensibles que otros al cumbianchero hit “me asusta, pero me gusta”: “En ciertos tipos de personalidades es posible encontrar satisfacción asociada a situaciones de peligro. Esto lo encontramos no sólo en escenarios sexuales, sino también en profesiones, deportes, conductas temerarias regulares, etc. Dicho de otro modo, hay personas que disfrutan la sensación física y química de situaciones desafiantes, generalmente peligrosas. Si se encuentran dos de estas personas probablemente se complementarán en encuentro de esta naturaleza”.

Usted, no lo haga

Desde el mito judeo-cristiano en que fuimos condenados a “ganar el pan con el sudor de la frente”, se expone una relación conflictiva entre el sexo y el trabajo. Eso ha generado un montón de frases que salen a la luz cada vez que, entre cerveza y cerveza, a alguien se le escapa que anda haciendo piruetas sexuales arriba de la fotocopiadora o del escritorio.

-Pan caliente: “Uno no se come el pan donde se lo gana”.

-El castizo: “Donde tengas la olla, no metas la polla”.

-Le gusta poco: “Primero la obligación y luego la devoción”.

-Fino y directo: “La pega es para trabajar, no para cu…”.

Los Legionarios de Cristo, una empresa transnacional…

with 2 comments

El modelo empresarial de los legionarios de Cristo

Bernardo Barranco V.

LEGIONARIOS4 La semana pasada escuchamos las inquietantes revelaciones de Luis Garza Medina, vicario general de los legionarios, presentadas por Carmen Aristegui en MVS, que ponen al descubierto diversas anomalías. Destaco sólo dos. Primero lo que todos ya sabíamos: Marcial Maciel no actuó solo, pues contó con la complacencia y complicidad sistémica de su estructura religiosa, además, pone en evidencia que la cúpula directiva de la congregación ha venido mintiendo sistemáticamente, no sólo a la sociedad, sino a los propios integrantes de la legión. La segunda es de sobra grave: desorden en el manejo de los recursos económicos que permite, entre otras cosas, el abuso y discrecionalidad con que Maciel utilizaba los dineros.

Sin embargo, el asunto no queda ahí, Garza Medina reconoce que hasta 2006 la contabilidad y el manejo financiero de los legionarios no estaba consolidado. En una ambigua respuesta, el propio Garza Medina intenta matizar las categóricas grabaciones, aduciendo que ninguno de los superiores actuales tenía constancia de los comportamientos ahora conocidos del fundador de la congregación; el sutil matiz entre saber y tener constancia de la conducta aberrante del fundador abona a la opacidad con que se ha manejado la cúpula legionaria frente a las contundentes revelaciones. Aquí dejamos por ahora el asunto.

La delicada falta de control en el ámbito financiero es un tema que se empieza a asomar y que seguramente develará acciones graves. El modelo se está agrietando, ya algunos legionarios y ex legionarios empiezan a descubrir secretos y prácticas subterráneas. Si Maciel carecía de todo principio ético con un comportamiento patológico múltiple, no sólo en el terrero sexual, mentía sistemáticamente, fue un agente corrupto y corruptor, con dobles personalidades y diversas identidades falsas, pues existen sospechas fundadas para suponer manejos turbios en el ámbito financiero que tanto le atraía y que era uno de sus ejes centrales de actuación. Ahora entendemos el perfil del arzobispo y actual delegado pontifical, designado por Benedicto XVI, Velasio de Paolis, para poner orden en la legión. Además de ser un experto de derecho canónico y de toda la normatividad eclesiástica, es ni más ni menos que el auditor de la Santa Sede. Ahora entendemos por qué al hacerse cargo de los legionarios no dejará su actual cargo como presidente de la Prefectura para los Asuntos Económicos del Vaticano, porque utilizará dicha infraestructura para adentrarse y comprender origen, destino y aplicación de los dineros de la legión. Tarea nada sencilla, la estructura es laberíntica y compleja, pues abarca varias decenas de fundaciones, obras de caridad, iniciativas sociales, como Mano Amiga, Un Kilo de Ayuda, Teletón; redes sociales como Gente Nueva, escuelas técnicas, colegios, seminarios, universidades, etcétera. Además de la enorme infraestructura mobiliaria y de acciones; todo esto desagregado en diversos países como Estados Unidos, Irlanda, Italia, España, Chile, Brasil, Argentina y, por supuesto, en México. De Paolis tendrá todo un reto para desentrañar y transparentar los recursos legionarios que ya se han convertido en leyenda negra contemporánea. Unos hablan de cuentas en paraísos fiscales, nexos poco sanos con grupos económicos de Monterrey; otros especulan en montos, que ascienden entre 25 mil millones de euros y otros calculan más de 40 mil millones.

Sin duda, el tema de los manejos de los dineros legionarios será un expediente candente cargado de sorpresas. Hasta cierto punto, son comprensibles las negaciones y deslindes recién nombrado secretario de Economía, Bruno Ferrari, de sus vínculos con los legionarios. Mientras organizaciones de feministas y de derechos humanos de Monterrey e investigaciones periodísticas, como la elaborada por Proceso, lo señalan no sólo como entusiasta colaborador, sino como enlace operativo entre Maciel y sectores empresariales regiomontanos, Ferrari se empeña en maquillar hasta las motivaciones de su maestría en derecho canónico en Roma. En la entrevista con Aristegui, sus respuestas fueron ambiguas. Habló con la textura educada de Garza Medina, como si fueran de la misma familia. Aquí el presidente de la República, Felipe Calderón, fue insensible e irresponsable al colocar en la secretaría a Ferrari en un contexto tan delicado, al vincularse a un personaje tan desprestigiado como Maciel y estar expuesto a escándalos que pueden revertir sus iniciativas.

El asunto del dinero toca la esencia del modelo religioso de los legionarios. Usted se preguntará si el carisma de la legión es ¿el educativo, o el de las obras caritativas, incentivar vocaciones o la evangelización de las clases altas? No, el modelo de los legionarios es la procuración y movilización de recursos de las católicas elites económicas y políticas de los países donde están. A través de sus colegios y obras sociales hace estudios de prospectos. Sus jóvenes sacerdotes se acercan a las familias hasta casi hacerse parte de ellas. Elegir, pedir y agradecer, reza el método contundente que Maciel pregonaba. El problema de fondo es romper la articulación estructural entre la perversión sexual de una parte del clero y la perversión económica y política que compromete a la Iglesia a los grandes poderes fácticos de la sociedad. Lo que está de fondo, pues, es qué tan evangélico es el modelo de los legionarios que ofrecen a los ricos y poderosos la total salvación sin cuestionar la forma de acumulación de riquezas ni los valores éticos de cómo muchos políticos acceden al poder. La existencia de la Iglesia está en riesgo si se sujeta un sistema de poder sacralizado y clerical. El tema de los legionarios apenas asoma e irá mucho más allá de la Iglesia, tocará fibras y redes sociales de las elites de México y de muchos países.

La Jornada.com

Written by Eduardo Aquevedo

22 julio, 2010 at 1:19