CIENCIAS SOCIALES HOY – Weblog

Actualidad sobre política, sociología, economia, cultura…

Archive for the ‘ELECCIONES’ Category

I. Wallerstein: Elecciones europeas: ¿se sostiene el centro?…

with 2 comments

Elecciones europeas: ¿se sostiene el centro?
Immanuel Wallerstein
en La Jornada, México
En los sistemas parlamentarios occidentales, las elecciones siempre tienen que ver con el centro. La situación estándar es aquélla en que hay dos partidos dominantes –uno situado un poco hacia la derecha del centro y otro un poco hacia la izquierda del centro. Hay diferencias entre las políticas que estos partidos emprenden cuando están en el cargo, pero hay enormes similitudes. La elección nunca refleja una división política profunda. Más bien se trata de recentrar el centro –que debe considerarse el punto de apalancamiento en el subibaja entre partidos.

Es más rara la situación donde se repudia el centro, y por tanto hay un repudio de los dos partidos principales que giran en torno al centro. Un resultado así arroja la política nacional a trastornos importantes, y en también tiene un impacto considerable fuera del país.

Las recientes elecciones en Francia y Grecia ilustran bien estas dos situaciones. En Francia, los socialistas derrotaron a la conservadora Unión por un Movimiento Popular (UMP) y de hecho han recentrado el centro. En la situación caótica mayor del sistema-mundo, y particularmente en aquélla de la Unión Europea, recentrar el centro en Francia tendrá un gran impacto. Pero no esperemos que las políticas reales de François Hollande sean radicalmente diferentes de las de Nicolas Sarkozy.

En Grecia ocurrió justo lo contrario. El centro fue repudiado de un modo dramático. Ambos partidos principales –el conservador Nueva Democracia y el Movimiento Socialista Panhelénico (Pasok)– perdieron más de la mitad de los votos que tenían normalmente. El total combinado de ambos pasó de ser dos tercios de la votación, a un tercio. Pasok incluso quedó reducido a un tercer lugar, desplazado por una coalición de partidos más a la izquierda, la Coalición de la Izquierda Radical (Syriza), que fue considerada, en general, la gran ganadora de los comicios.

El punto básico de las elecciones fue el programa de austeridad impuesto a Grecia por las fuerzas exteriores –sobre todo y sin inmutarse, por Alemania. Todos los partidos excepto los dos partidos importantes tradicionales llamaron a repudiar las medidas de austeridad. El dirigente de Syriza, Alexis Tsirpas, aseguró que los resultados de la elección hacían nulo e inválido el compromiso con el plan de austeridad.

¿Qué ocurrirá en los próximos meses? Después de que los tres partidos con la mayoría de los votos en Grecia –Nueva Democracia, Syriza y Pasok– no pudieron formar un gobierno, todo se mueve hacia unas nuevas elecciones. Syriza podría incluso ser el primero, en la siguiente vuelta. Dado que el gobierno griego no recibirá más asistencia, deberá recurrir a préstamos de cajón. El ministro de relaciones exteriores alemán ya amenazó con expulsarlos de la eurozona. Sin embargo, no hay modo legal de hacer esto. Y dado que el público griego parece pensar que salirse de la zona no va a resolver nada y probablemente empeore las cosas, la situación llegará a un punto muerto. Los griegos sufrirán enormemente. Pero también sufrirán muchos bancos europeos y también la población alemana, aunque hasta ahora no esté consciente de ello.

En tanto, habrá nuevas elecciones en Francia para la legislatura. Los observadores predicen una victoria socialista, con un contingente significativo del equivalente francés de Syriza, el Frente de Izquierda. La única posición clara de Hollande es que el crecimiento de Europa debe tener prioridad por sobre la austeridad –un desafío directo a la actual posición alemana. Así que el centro se recentrará más hacia la izquierda.

Los alemanes están ahora bajo una presión enorme. Hay un descontento interno que conduce a pérdidas electorales para el partido de la canciller Merkel, la Unión Demócrata Cristiana (CDU), y su asociada, la coalición neoliberal, el Partido Democrático Liberal (FDP). Los otros partidos social-demócratas de Europa se han animado por la victoria de Hollande para moverse algo hacia la izquierda. Los dos partidos conservadores en la coalición gubernamental italiana han sufrido pérdidas severas en las elecciones municipales de mayo. Hay también, cosa extraña e importante, presión de Estados Unidos hacia Alemania, para que se mueva en la dirección en que Hollande empuja.

Los alemanes podrían resistirse a todo esto, hasta el 31 de mayo, día del referendo irlandés. El gobierno irlandés fue el único miembro de la zona del euro que accedió al tratado de austeridad en que insistió Merkel, con el respaldo de Sarkozy, tras la realización de un referendo. Las encuestas han estado mostrando que la definición de los resultados sería difícil, pero el gobierno irlandés se había sentido confiado en que podía ganar un voto aprobatorio. La victoria de Hollande puede ahora hacer cambiar de opinión a los votantes suficientes como para que el voto irlandés sea negativo, en cuyo caso el tratado de autoridad se invalidaría. Esto socavaría la posición alemana mucho más que el repudio griego del centro.

Entonces, ¿qué pasará? La clave es lo que ocurre en la vida política alemana. Angela Merkel, como cualquier buena líder política, intenta ver en que dirección sopla el viento. Su lenguaje por tanto ya comienza a evolucionar. En secreto tal vez acepta bien la presión externa para hacer lo que, desde el estrecho punto de vista alemán, es lo sensato y así apuntalar la compra de poder (para los bienes alemanes, entre otras cosas) en el resto de la Unión Europea.

Si Alemania se mueve en esa dirección, el euro y la zona del euro sobrevivirán, y seguirán siendo un actor importante (aunque contenido) en el escenario geopolítico. A escala mundial, el recentramiento de la totalidad de Europa, sin embargo, no se volverá un status quo pero acelerará realineamientos geopolíticos inevitables. No obstante, el recentramiento alemán ayudará a Europa a resistir mejor el siguiente tsunami que significa el colapso de fondos soberanos y del dólar como divisa de reserva.

El mundo entero nada en aguas picadas. Alemania puede pronto unirse a la lista de Estados que comienzan a entender cómo navegar en medio del caos. Los gobiernos inflexibles son su propio peor enemigo.

Traducción: Ramón Vera Herrera, LA JORNADA, MX

© Immanuel Wallerstein

Anuncios

Written by Eduardo Aquevedo

20 mayo, 2012 at 14:04

Perú: crece Keiko Fujimori, gracias a fuerte apoyo de medios de derecha…

with one comment

LOS MEDIOS CONTRA OLLANTA HUMALA: ESTE ES EL ENEMIGO DE LA DERECHA PERUANA

 Por Carlos Noriega

Desde Lima

El proyecto autoritario fujimorista, que cayó en el año 2000 en medio de escándalos de corrupción, denuncias de violaciones a los derechos humanos y las protestas de la población, amenaza con regresar al poder. Empujada por un masivo apoyo mediático, la hija del ex dictador Alberto Fujimori ha logrado igualar al candidato progresista Ollanta Humala en la carrera por la presidencia del Perú, que se definirá el 5 de junio. Según tres últimas encuestas, Keiko Fujimori (foto) y Ollanta Humala están en un empate técnico, pero la tendencia favorece a la hija del ex dictador, condenado a 25 años de prisión por crímenes de lesa humanidad y corrupción.

Hace dos semanas, el candidato de la izquierda aventajaba por seis puntos a la representante de la derecha fujimorista. Esa ventaja ha desaparecido. El Instituto de Opinión Pública de la Universidad Católica le da a Humala 40,7 por ciento y a Keiko Fujimori, 40,5 por ciento. Para la encuestadora Datum, Humala tiene 40 por ciento y Keiko, 39,1 por ciento. Por su parte, Ipsos Apoyo pone en primer lugar a Fujimori con 41 por ciento, mientras Humala obtiene 39 por ciento. Los indecisos bordean el 20 por ciento, aunque se estima, según los promedios históricos, que de ellos la mitad votaría en blanco o viciado.

Las tres encuestadoras coinciden en darle a Keiko Fujimori una amplia ventaja en Lima, que concentra el 35 por ciento del electorado, mientras Humala triunfa en el interior del país, sacando una importante diferencia a su favor en las empobrecidas zonas andinas y rurales. La hija del ex dictador Fujimori, quien gobernó entre 1990 y 2000 apoyado por el empresariado y los grandes grupos de poder económico, gana ampliamente, con casi 40 puntos de diferencia, en las clases media alta y alta, y Humala lo hace en los sectores populares, aunque por un margen que no pasa los seis puntos. Repitiendo la estrategia clientelista que su padre puso en práctica desde el poder, Keiko Fujimori reparte alimentos entre los más pobres pidiéndoles a cambio su voto.

Las encuestas revelan que Humala necesita ganar más respaldo en la capital y en las clases medias para lograr la victoria. En ese intento, ha moderado su discurso y buscado consenso con sectores de centro y de centro derecha. Ha reclutado técnicos que vienen de esos sectores y ha recibido un amplio apoyo de intelectuales y académicos. Y esta semana firmó el Acuerdo Nacional, un compromiso sobre políticas de Estado y defensa de la democracia suscrito por la mayor parte de los partidos políticos. Pero Humala se enfrenta a una agresiva campaña mediática para descreditarlo, que no le da respiro.

La mayor parte de diarios y la televisión trabajan a tiempo completo para dinamitar la candidatura progresista. La prensa local, con algunas pocas excepciones, se ha parcializado sin pudor con la hija del ex dictador Fujimori, quien en su régimen controló a la prensa con millonarios sobornos. Se repiten sin pausa los mensajes que demonizan a Humala como un radical estatista y autoritario, buscando crear miedo en la población ante un posible gobierno progresista, al que los medios igualan con una especie de apocalipsis nacional. Paradójicamente, la campaña mediática contra Humala para favorecer a Keiko Fujimori se centra en presentarlo como autoritario, enemigo de la libertad de prensa y con intenciones de cambiar la Constitución para quedarse indefinidamente en el poder, es decir todo lo que en su gobierno hizo Alberto Fujimori, el padre y mentor político de la candidata que esos medios respaldan.

La prensa, que criticó duramente a Humala cuando convocó a profesionales de otros grupos políticos, ha celebrado el reclutamiento que Keiko Fujimori ha hecho recientemente del conocido economista Hernando de Soto para apoyar su candidatura. De Soto ya trabajó con el régimen autoritario del padre de Keiko y hasta febrero de este año fue asesor del dictador libio Muammar Khadafi, un dato que los medios han preferido pasar por alto.

La campaña mediática contra Humala ya le ha costado el puesto a varios periodistas, que han sido despedidos por defender la independencia informativa de su trabajo. La última adquisición de esta agresiva ofensiva mediática contra Humala ha sido la contratación del escritor y popular presentador de televisión Jaime Bayly, quien en un programa televisivo de una hora semanal, que comenzó a emitirse hace dos semanas desde Miami, se dedica exclusivamente a desacreditar a Humala.

Al tiempo que demoniza a Humala, la mayor parte de la prensa intenta lavarle la cara al fujimorismo y a su candidata. Las violaciones a los derechos humanos cometidas en el régimen fujimorista, el control de los medios, la corrupción sin precedentes de ese gobierno y el apoyo que Keiko siempre le dio al gobierno autoritario de su padre no forman parte de la agenda electoral de esa prensa.

Perú: claves para entender segunda vuelta entre Humala y Fujimori…

with 8 comments

 Lunes, 11 de abril de 2011
Humala y Fujimori

Humala y Fujimori deberán moverse más hacia el centro si quieren imponerse en la segunda vuelta, dicen los expertos.

Ollanta Humala y Keiko Fujimori pelearán por la Presidencia de Perú en una segunda vuelta electoral a disputarse el 5 de junio.

Tras los comicios del domingo, comienza ahora lo que promete ser una intensa campaña.

BBC Mundo analiza cinco elementos a tener cuenta que serán claves para la definición de las elecciones: el discurso, el rol de la clase media, el traspaso de votos, el llamado factor miedo y "los de afuera".

Moderar el discurso

Tanto Humala como Fujimori deberán moverse al centro, endulzar el discurso de campaña y ensanchar la base de apoyo.

En el caso del líder nacionalista, la clave estará en despejar dudas -explicando su programa de gobierno– en torno al modelo económico y a un eventual cambio en la Constitución

¿Qué busca Humala? ¿Cambiar de plano el sistema que llevó a Perú a ser el país de mayor crecimiento económico o simplemente hacerle ajustes para mejorar la situación del tercio de la población que todavía vive en la pobreza?

Difícilmente la candidata de Fuerza 2011 pueda en esta segunda vuelta lanzar defensas tan encendidas de la gestión de su padre, el ex presidente Alberto Fujimori.

"Se va a activar el miedo sobre qué significa Humala en el aspecto económico para que no pueda captar cierto sector del electorado", Guillermo Loli, analista

Si en las semanas previas a la elección dijo que el gobierno de su padre era "el modelo a seguir" o lo calificó del "mejor presidente del Perú", ahora no podrá abusar de este tipo de frases si quiere el voto de un amplio espectro del electorado que rechaza el estilo fujimorista.

Despolarizar la campaña, ofrecer un tono conciliador y mostrarse en comunión con intereses más amplios que los que tradicionalmente tienen serán tres aspectos clave.

En la noche del domingo, Humala ya habló de hacer concesiones, de unidad y lograr consensos. Y Fujimori, de "respetar la democracia".

"Humala necesita proyectar una imagen de moderación y concertación", le dice a BBC Mundo Guillermo Loli, gerente de estudios de opinión pública de Ipsos-Apoyo.

Ganarse a la clase media

Simpatizante de Humala

Para Ollanta Humala será importante dar más detalles sobre su programa de gobierno si quiere ampliar su base de seguidores.

El fuerte de ambos candidatos estuvo en la votación conseguida entre los sectores D y E de la sociedad peruana, los de más bajos recursos, explica Loli.

Y también en el voto en el interior del país.

Lima se fue en un 28% aproximadamente para Pedro Pablo Kuczynski. Ahora Humala y Fujimori deberán juntar adhesiones en zonas que les son más hostiles y también pelearse por el voto de bajos ingresos.

A la candidata de Fuerza 2011, aseguran analistas, le convendría erigirse en la defensora del modelo económico actual, lo que aportará tranquilidad en las porciones del electorado A-B.

El traspaso de los votos

Humala y Fujimori captaron en torno al 53% de las adhesiones en la primera vuelta. Ergo, hay un 47% a disputarse de cara al balotaje.

Se presume que el 20% de Kuzcynsky tendrá, mayormente, destino fujimorista.

El 10,5% de Luis Castañeda y el 15% de Alejandro Toledo podría estar más repartido, especialmente los votos del ex presidente.

Loli, de la firma Ipsos-Apoyo, explica que Humala "podría captar votantes cercanos a Toledo que tienen una mirada más crítica del proceso fujimorista".

Las agrupaciones políticas que perdieron el domingo aún no se han expresado. Pero, ¿cuánto puede importar?

El economista y periodista Augusto Álvarez Rodrich subraya que el traspaso de votos "no es tan sencillo pues no hay capacidad de endose a nivel de partidos".

El factor miedo

Simpatizante de Fujimori

Para Keiko Fujimori desligarse un poco de la figura de su padre también podría traerle frutos. La campaña se anticipa dura y polarizada.

"Se va a activar el miedo sobre qué significa Humala en el aspecto económico para que no pueda captar cierto sector del electorado", asegura Loli.

Álvarez Rodrich también señala que se querrá mostrar al candidato de Gana Perú como alguien que "recortará las libertades".

En tanto, desde el sector del líder nacionalista se buscará hacer hincapié en el pasado oscuro del fujimorismo en cuanto al respeto a las instituciones y los escándalos de corrupción.

Los de afuera

Humala debería mantener el desmarque que inició en la campaña para la primera vuelta de ciertos modelos, como el de Hugo Chávez en Venezuela, cuyo vínculo contribuyó a su derrota en los comicios de 2006.

El domingo por la noche Humala recibió la felicitación del presidente de Bolivia, Evo Morales.

Consultado este lunes por el saludo, el ex militar se limitó a responder: "Recibimos los saludos de todos".

"Los saludos de Evo o de Chávez son los que menos necesita Humala en este momento. Eso refuerza los temores que algunos tienen", opina Álvarez Rodrich.

Tags: , , , , , , , , , , , , , ,

Powered by Qumana

Written by Eduardo Aquevedo

11 abril, 2011 at 19:58

Publicado en AMERICA LATINA, ELECCIONES, PERU

Perú: Humala, candidato de centro-izquierda, enfrentará a K. Fujimori…

with one comment

EL CANDIDATO DE LA IZQUIERDA PERUANA RATIFICO EN LAS URNAS SU FAVORITISMO; PROMETIO HACER CONCESIONES POR LA UNIDAD NACIONAL

Humala (izqda.) y Fujimori.

Humala ganó con rival incierto para el ballottage (rival será S. Fujimori)

El conteo rápido de tres encuestadoras otorgó la victoria al candidato nacionalista y ubicaba a Keiko Fujimori como su futura contendiente. Pero el cómputo oficial parcial le daba margen a Pedro Pablo Kuczynski para pelear el segundo lugar.

 Por Carlos Noriega

Desde Lima

Fue el día de Ollanta Humala. El candidato de la izquierda peruana ratificó en las urnas su favoritismo. Ganó las elecciones de ayer, pero todavía debe enfrentar una segunda vuelta en su intento de llegar a la presidencia al no alcanzar el 50 por ciento más uno de los votos que necesitaba para una victoria definitiva. Según las cifras oficiales dadas por la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), al 44 por ciento del total de votos, Humala obtuvo el 26,9 por ciento. Sin embargo, el conteo rápido de tres empresas encuestadoras y de la organización de observación electoral Transparencia coincidieron en darle el 31 por ciento. Humala repite su triunfo en primera vuelta del año 2006, pero como entonces deberá ir a un ballottage. En esa ocasión lo perdió con el actual presidente Alan García. En esta ocasión su rival sería Keiko Fujimori, la hija del ex dictador Alberto Fujimori (1990-2000), condenado a 25 años de prisión por violaciones a los derechos humanos y corrupción. Sin embargo, el economista de la derecha Pedro Pablo Kuczynski, tercero en todos los conteos rápidos al cien por ciento pero segundo en un resultado oficial no resignaba su derrota. De cara a la segunda vuelta, Humala anunció, en sus primeras declaraciones luego de conocida su victoria, que estaba dispuesto a hacer concesiones “por la unidad nacional”.

A pesar que su triunfo estuvo claro desde los resultados a boca de urna divulgados inmediatamente después de cerradas las mesas electorales a las cuatro de la tarde (seis de la tarde hora argentina) que le daban una amplia ventaja, Humala esperó hasta la divulgación, a las ocho de la noche, de los primeros resultados oficiales parciales, para proclamar su victoria. “Hoy día estamos de fiesta. Ha habido un pronunciamiento claro del pueblo peruano que quiere una gran transformación”, inició su discurso de victoria ante la multitud de sus seguidores reunidos frente a su local partidario. Apareció en el estrado levantado para el mitin de celebración junto con su esposa y sus dos candidatos a la vicepresidencia. La multitud se había ido reuniendo desde temprano. Llevaban banderas peruanas y coreaban “Se siente, se siente, Ollanta presidente”.

El júbilo era desbordante. No habló de alianzas para la segunda vuelta. “Nuestro compromiso es con el pueblo peruano, con los más humildes. Queremos hacer una convocatoria a la unidad de todos los que quieren la gran transformación”, dijo y anunció que convocará “a todas las fuerzas sociales y laborales”, pero no habló de las fuerzas políticas. “necesitamos formar una mayoría social”, remató. Terminó pidiendo a sus seguidores que sigan trabajando para lograr el triunfo definitivo en la segunda vuelta. “Se necesita todavía un gran esfuerzo, pido a toda la militancia que se mantenga movilizada, no podemos descansar hasta ganar las elecciones”, exclamó el candidato de la izquierda, que ayer celebró, pero sabe que no fue una celebración definitiva.

Keiko Fujimori también celebró y Pedro Pablo Kuczynski se aferraba al resultado oficial al 44 por ciento (la mayoría de las actas eran de Lima, su bastión) que lo colocaba en segundo lugar para no admitir su derrota. Este resultado le daba a Kuczynski el 23,6 por ciento y a Keiko Fujimori el 21,8 por ciento. Sin embargo, el conteo rápido al cien por ciento de tres empresas encuestadoras que hicieron esta medición y de la organización electoral Transparencia Keiko se ubicaba en segundo con entre 22,5 y 23,3 por ciento, mientras Kuczynski tenía entre 18,7 y 19,7. Alfredo torres director de Ipsos Apoyo, una de las empresas que hizo el conteo rápido fue claro: “El segundo lugar ya está definido (a favor de Keiko Fujimori). Las cifras son irreversibles”.

Con estas cifras, Keiko Fujimori se proclamó como la rival de Humala en el ballottage. Lo hizo en un mitin ante sus partidarios, que celebraban el segundo lugar como una victoria. “El resultado es contundente. Estamos en segunda vuelta”, dijo. Keiko agradeció a su padre, el ex dictador Fujimori que purga condena por crímenes de lesa humanidad y corrupción. La acompañaban los más importantes colaboradores del gobierno autoritario de su padre.

Los partidarios de Kuczynski no se resignaban a la derrota. Cuando salió el resultado parcial de la ONPE celebraron que hubieran ganado. Kuczynski apareció ante sus seguidores para proclamar que iban segundos y el júbilo estalló. Pero inmediatamente pidió a sus seguidores “prudencia” para esperar los resultados. La celebración de los partidarios de Kuczynski hizo recordar al festejo de otra candidata de la derecha, Lourdes Flores, ahora aliada de Kuczynski, que en 2006 celebró por todo lo alto su pase a segunda vuelta y quedó fuera de ella desplazada por el actual presidente Alan García.

El ex presidente Alejandro Toledo, que hasta hace un mes era el gran favorito de esta elección, fue el gran derrotado. Quedó lejos del segundo lugar, con el 15 por ciento. Admitió temprano su derrota, y puso tres condiciones para apoyar a un candidato en la segunda vuelta: respeto a los derechos humanos, respeto a la democracia y la libertad de prensa y mantener el rumbo económico, pero dándole un mayor contenido social. Con esas condiciones y los antecedentes del fujimorismo en derechos humanos, democracia y libertad de prensa, resulta difícil un apoyo de Toledo a Keiko Fujimori. Pero con Humala lo separa el tema económico. El candidato de la izquierda propone cambiar el modelo neoliberal que Toledo defiende. Luis Castañeda, quinto con 10 por ciento, no ocultó su mayor cercanía con Keiko Fujimori. Marisol Pérez Tello, candidata a la vicepresidencia con Kuczynski, anunció que “si se confirma que Keiko pasa a segunda vuelta” apoyaría al fujimorismo, pero aclaró que era una opinión a título personal. Sin embargo, más allá de las decisiones de las dirigencias partidarias, ha quedado demostrado en varios procesos electorales que en Perú los partidos políticos no tienen capacidad de endosar sus votos. La elección también dejó un Congreso sin mayoría. Quien sea el próximo presidente tendrá que hacer alianzas en el Parlamento para gobernar.

Página/12

La pelea en Perú será entre Humala y Fujimori

Los últimos resultados oficiales, así como declaraciones del tercer candidato en liza, indican que la segunda ronda presidencial en Perú, el próximo 5 de junio, será disputada por Ollanta Humala y Keiko Fujimori.

Con el 76,5% de los votos escrutados, el líder nacionalista Humala tiene confirmado el primer lugar con el 29,87%. Le sigue Keiko Fujimori, con el 23,05%

En tercer lugar se ubica el ex ministro de Economía Pedro Pablo Kuczynski, con 20,54%. Sin embargo, el propio Kuczynski reconoció que su situación es difícil al declarar: "Mi impresión es que, salvo que el voto extranjero sea muy grande a mi favor, nos estamos acercando a una situación en que es casi evidente que la segunda vuelta es entre Keiko y Ollanta".

Tras una sostenida caída en las últimas semanas, el ex presidente Alejandro Toledo obtenía el 15,12%.

Este resultado sorprende a algunos, pero no deja de confirmar lo que indicaban las encuestas divulgadas la semana previa a los comicios, aunque sí representa un cambio con respecto a la tendencia a lo largo de la campaña.

El ex militar nacionalista se impuso, al igual que lo hiciera en los comicios de 2006, en la primera vuelta.

A menos que se produzca el salto en el voto extranjero, todo indica que Perú deberá elegir entre dos candidatos que tienen el índice de rechazo más alto en la población, pero que debido a diversos motivos lograron encabezar las preferencias.

Los motivos

¿Por qué el país elegirá entre Humala y Fujimori?

El pasado, el presente y el futuro pueden ayudar a entender el resultado. El futuro, porque quienes votaron por Humala, de 48 años, lo hicieron tras creer en la promesa del líder nacionalista de repartir los beneficios del crecimiento económico que goza Perú, pero que no ha llegado a todos por igual.

No es de extrañar que con su discurso de inclusión social, mucho más moderado que en la elección pasada, haya podido capitalizar el descontento de un sector importante de la población, cuyo 34% todavía vive en la pobreza.

El presente, porque si bien Humala era el único de discurso de izquierda y de cuestionamientos al modelo, los distintos candidatos de centro derecha y derecha, no optaron por unificar el mensaje y hacer un frente unido contra el candidato de Gana Perú.

Aunque ganador, casi el 70% del electorado no comulga con sus ideas. La atomización de la oposición a Humala y la fragilidad de los partidos políticos, estiman analistas, jugó a favor del ex teniente coronel.

Y el pasado, porque Keiko Fujimori, de 35 años, hizo campaña con su apellido y el recuerdo de su padre, condenado a 25 años de prisión por violaciones a los derechos humanos.

Pero en los sectores bajos y rurales, donde se concentra el núcleo duro del fujimorismo, no piden autocrítica –ausentes en el discurso de la candidata de Fuerza 2011–, sino que añoran la época en que el gobierno de su padre los dejaba vivir a costa de la asistencia del Estado y cuando el triunfo sobre el grupo armado Sendero Luminosos fue sinónimo de seguridad.

La historia en 2006

  • Ollanta Humala ya sabe lo que es imponerse en una primera vuelta. Lo hizo en la última elección, en 2006, cuando obtuvo el 30,6% de los votos, seis puntos porcentuales más que Alan García.
  • El balotaje sería luego para el actual presidente, quien se impuso con el 52,6% frente al 47% de Humala.

Las dudas

Campaña de Humala

La gran duda pasa por saber qué tipo de cambios buscará introducir Humala. Desde su sector se descartan estatizaciones, pero sí se habla de ajustar reglas de juego.

Tendrá la oportunidad en la campaña para explicar su programa de gobierno, calmar ansiedades en sectores empresariales peruanos y en el extranjero y dar señales de estabilidad.

Se lo ha tildado del "nuevo Chávez". Y él ha insistido en desmarcarse del estilo y del modelo del presidente de Venezuela.

Analistas consultados por BBC Mundo ven en Humala un personaje más del estilo del ecuatoriano Rafael Correa, del paraguayo Fernando Lugo, o hasta del brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, que de un Hugo Chávez.

Pero por ahora todo está en la nebulosa.

La caída de Toledo

  • El expresidente Alejandro Toledo, quien gobernó entre 2001 y 2006, lideró cómodamente los sondeos hasta tres semanas antes de los comicios, pero cayó hasta el cuarto lugar. Llegó a tener una intención de voto cercana al 30%.

También la incertidumbre rodea a un eventual gobierno de Keiko Fujimori, quien no ha cuestionado el registro de violaciones a los derechos humanos y de corrupción que marcó el gobierno de su padre entre 1990 y 2000.

"Los dos son potencialmente interpelables en cuanto a qué van a hacer con las libertades", asegura el reconocido periodista César Hildebrandt.

"Me temo que en la segunda vuelta va a haber un uso irracional de la política del miedo. El problema es que Fujimori también suscita miedos", agrega.

Para el analista político Santiago Pedraglio "la gran pelea va a ser quién de los dos gana el voto de la clase media urbana", luego de que ambos se repartieran las adhesiones en los sectores bajos del electorado.

El analista le dice a BBC Mundo que ambos intentarán bajar el perfil a los aspectos que más rechazo puedan generar, pero advierte que ello le será más fácil a Humala que a Fujimori.

En campaña

Partidarios de Keiko Fujimori

Fujimori hizo campaña con su apellido y el recuerdo de su padre. A falta de menos de dos meses para el balotaje, se anticipa una campaña intensa y dura. Será una batalla donde todo puede pasar.

Si se toman en cuenta las encuestas previas, donde se planteaban escenarios de segunda vuelta, el choque Humala-Fujimori daba empate.

Pura incógnita de aquí en adelante.

Los peruanos, que desconfían de los frágiles partidos políticos, no creen en el Congreso, y donde sólo el 28% está satisfecho con el funcionamiento de la democracia, se embarcan en una campaña que someterá a examen no sólo a los candidatos y sus propuestas.

Será una definición que también pondrá a prueba al país.

Tags: , , , , , , , , , , , , ,

Powered by Qumana

Written by Eduardo Aquevedo

11 abril, 2011 at 12:56

Perú: Humala contra el resto en el cierre de campaña…

leave a comment »

EL CANDIDATO PROGRESISTA LIDERA LAS ENCUESTAS Y LOS DEMAS PELEAN POR UN LUGAR EN EL BALLOTTAGE

Con la casi certeza de que habrá segunda vuelta y que Ollanta Humala estará en ella, Alejandro Toledo, Keiko Fujimori y Pedro Pablo Kuczynski se disputan voto a voto el otro lugar en el ballottage en las elecciones del domingo.

 Por Carlos Noriega, Página/12

Desde Lima

Mientras Ollanta Humala respira tranquilo, la angustia se apodera de los tres candidatos de la derecha con opción de pasar a la segunda vuelta. Con la casi certeza de que habrá segunda vuelta y que el candidato de la izquierda, Humala, estará en ella, pero con una gran incertidumbre sobre quién será el otro candidato en disputar el ballottage, se cerró la campaña electoral peruana para elegir un nuevo presidente para los próximos cinco años.

El ex presidente Alejandro Toledo, que hizo un gobierno neoliberal pero ahora se llama de centroizquierda en busca de ganar respaldo; la congresista Keiko Fujimori, que pretende convertirse en la heredera política de su padre, el ex dictador Alberto Fujimori, condenado a 25 años de cárcel por crímenes de lesa humanidad y corrupción; y el ex ministro de Economía Pedro Pablo Kuczynski, hombre estrechamente vinculado con la banca internacional y con los grandes grupos de poder económico y candidato favorito de las clases altas, quemaron sus últimas cartas para intentar ganarse el boleto al ballottage. Toda la atención está puesta en quién será el competidor de Humala en la segunda vuelta, que se llevará a cabo en junio.

El ex presidente Alejandro Toledo se reunió ayer con la prensa extranjera en su local de campaña. Lucía agotado, casi derrotado. Insistió en lo que ha sido su estrategia en este tramo final de la campaña: presentarse como la alternativa para “salvar” la democracia peruana. Señaló que una segunda vuelta entre Humala y Keiko Fujimori, el escenario más probable según las últimas encuestas, sería “un riesgo para la democracia”. “Quiero dejar mi advertencia de que en el Perú la democracia está en riesgo”, dijo el ex presidente. Y, poniéndole un tono dramático a sus palabras, agregó: “Si este escenario se produce (una segunda vuelta entre Humala y Keiko Fujimori) y la democracia está en riesgo, Alejandro Toledo estará en la línea del frente de un ejército que lucha contra la democracia”.

“¿Quiere decir que si la segunda vuelta es entre Humala y Keiko, usted saldrá a las calles a protestar?”, le preguntaron.

“Si eso sucede y la democracia está en riesgo, Alejandro Toledo estará como un soldado para defender la democracia que tanto costó recuperar hace diez años. Si la democracia se contagia del estilo de gobierno de Hugo Chávez, eso va a encontrar a Alejandro Toledo en la línea de defensa de la democracia”, repitió, pero no hizo más precisiones sobre lo que esa afirmación implica si mañana las urnas confirman lo que anuncian las encuestas: una segunda vuelta entre Humala y Keiko Fujimori.

Ollanta Humala también se reunió con la prensa extranjera y ahí respondió lo dicho por Toledo. Lo hizo bajándole el tono a la controversia entre democracia y autoritarismo planteada por el ex presidente.

“¿Qué opina de la afirmación de Toledo de que usted representa una amenaza a la democracia y de que en un escenario de segunda vuelta entre usted y Keiko Fujimori él se pondría al frente de una protesta para defender la democracia?”, le preguntó Página/12 a Humala.

“El señor Toledo tiene el derecho de opinar como quiere, él es un adversario político y está dando una opinión política que obviamente no es imparcial. Yo respeto su opinión. Al fragor de la competencia electoral puede haber exabruptos, agresiones. Nosotros tomamos eso con tolerancia, porque nuestra intención es la unidad del país. Todos estamos fortaleciendo la democracia. No debe haber intolerancia. Nosotros tenemos credenciales democráticas”, señaló.

“Habrá que preguntarles a ellos por qué dicen que no somos democráticos. Yo siempre he respetado la democracia. No veo razón para esa acusación. Hay que tomar eso como parte de la campaña.”

A pesar de que todos los sondeos lo dan en primer lugar y como fijo en la segunda vuelta, Humala se mostró cauto y evitó el triunfalismo. “Nada está dicho hasta el 10 de abril”, señaló. Preguntado sobre la ley de medios de Argentina, que su plan de gobierno menciona como un modelo a tomar en cuenta para una ley de ese tipo en el Perú, el candidato evitó pronunciarse. “No soy un experto en la legislación argentina”, dijo. “Vamos a respetar la libertad de prensa y opinión. Creemos en el rol fiscalizador de la prensa”, aseguró.

El candidato progresista volvió a marcar distancias de Hugo Chávez, una figura no muy popular en Perú, después de años de críticas de funcionarios del gobierno de Alan García. “Tenemos diferencias con el modelo venezolano, no lo vamos a aplicar en el Perú”, dijo Humala.

“¿Está usted más cerca de Lula que de Chávez?”, le preguntó un periodista con picardía. El candidato no mordió el anzuelo. “Aspiro a estar más cerca del pueblo peruano. Vamos a construir nuestro propio camino”, replicó. Pero al hablar de modelos en la región, citó a Brasil como “un modelo exitoso”. Calificó como “una intromisión inaceptable en las elecciones peruanas” las declaraciones del presidente de Chile, Sebastián Piñera, quien declaró hace unos días que un triunfo de Humala afectaría las relaciones entre el Perú y Chile. “No soy antichileno”, afirmó Humala. Aclaró que su propuesta de nacionalizar los recursos naturales no significa estatizar empresas, sino que el Estado recupere capacidad de decisión sobre el uso de esos recursos. Terminó anunciando que su primera medida de llegar a la presidencia sería convocar “un acuerdo nacional” entre las distintas fuerzas políticas, sociales y laborales.

Tags: , , , , , , , , , , , , , ,

Powered by Qumana

Written by Eduardo Aquevedo

9 abril, 2011 at 9:11

Elecciones en Perú: O. Humala y K. Fujimori, desplazan a derecha tradicional?

with one comment

HOY SERA EL FINAL DE CAMPAñA PARA EL CANDIDATO DE IZQUIERDA Y LOS TRES RIVALES DE DERECHA QUE COMPITEN POR PASAR AL BALLOTTAGE

Keiko Fujimori (izq.) y Ollanta Humala

Ollanta Humala les habló a los pobres de Lima

Humala realizó su último acto en la capital peruana con la promesa de cambiar el modelo económico. Va primero en los sondeos de cara a la elección del domingo, seguido de Alejandro Toledo, Keiko Fujimori y Pedro Pablo Kuczynski.

 Por Carlos Noriega, Página/12

Desde Lima

Hoy se cierra la campaña presidencial peruana, la más disputada que se recuerde. El candidato de la izquierda, Ollanta Humala, que encabeza la coalición Gana Perú, llega a esta instancia en el primer lugar, pero enfrenta una dura ofensiva en su contra lanzada desde los medios. Humala cerrará en el sur del país, su principal bastión electoral. El mitin final será esta noche en Arequipa, la segunda ciudad en importancia del país, ubicada a unos 900 kilómetros al sur de Lima. Ayer estuvo en el Cusco, corazón del sur andino, región donde gana ampliamente, y el martes cerró su campaña en Lima, en una multitudinaria manifestación. Los tres rivales de la derecha que compiten por pasar a la segunda vuelta –el ex presidente Alejandro Toledo; Keiko Fujimori, hija del encarcelado ex dictador Alberto Fujimori; y Pedro Pablo Kuczynski, el candidato favorito de las clases altas– optaron por hacerlo en la capital. Toledo y Kuczynski lo harán esta noche en el centro de la ciudad, mientras Keiko Fujimori en el barrio más poblado, con cerca de un millón de habitantes, del cinturón pobre que rodea Lima.

En la noche del martes, la plaza Dos de Mayo de Lima, en pleno centro de la ciudad, estuvo colmada de gente para escuchar a Ollanta Humala en su mitin de cierre de campaña en Lima. Los rostros cobrizos y las banderas peruanas llenaron la plaza, tradicional escenario de las manifestaciones sindicales. La multitud estaba compuesta, en su gran mayoría, por habitantes llegados desde los barrios pobres de la capital peruana. El entusiasmo era desbordante. Humala habló desde un estrado levantado en la fachada del local de la Central General de Trabajadores del Perú (CGTP), la principal central sindical del país. Estuvo acompañado de su esposa, Nadine Heredia, y de sus candidatos al Congreso.

En su discurso, de cerca de una hora, pidió dejar lado “el miedo”, impulsado por los medios y una derecha que en estos días ha mostrado su rostro más intolerante, y votar por “la esperanza”. Ofreció cambiar el modelo económico neoliberal para mejorar la redistribución de la riqueza, recuperar los derechos laborales perdidos, llevar buenos servicios de salud y educación de calidad a los pobres, mejores salarios, dar pensión a los jubilados que ahora no la reciben, destinar para el consumo interno el gas que ahora se exporta, aumentar los impuestos a las empresas mineras que en los últimos años han acumulado grandes utilidades, combatir la corrupción extendida en el actual gobierno, aprobar la revocatoria para el presidente y los congresistas. La ovación y los gritos de “Se siente, se siente, Ollanta presidente” retumban en la plaza, mientras la multitud agita banderas peruanas.

“Nuestro compromiso es con la democracia y la esperanza. Hay gente que tiene miedo. El 10 de abril tenemos que ir a votar con confianza, sin miedo. El miedo no debe derrotar a la esperanza. Nuestros adversarios no quieren el cambio, no tiene sensibilidad por la gente más pobre. La gran transformación consiste en la redistribución de la riqueza, en darles oportunidades a todos”, dice Humala, como fin de discurso, mientras sus seguidores corean “El pueblo en acción, por la gran transformación”. El candidato levanta los brazos durante varios minutos para saludar, después abandona el estrado, baja a la plaza y deja el lugar llevado sobre los hombros de sus seguidores. En el estrado comienzan la música y el baile.

En la plaza se ven los rostros de los desposeídos. También de muchos jóvenes. La candidata más joven al Congreso por Gana Perú, Lucía Alvites, de 25 años y socióloga, le dice a Página/12 que “los jóvenes estamos con Ollanta porque queremos un cambio para tener oportunidades. Planteamos tres cosas centrales: soberanía, justicia social e integración latinoamericana. He vivido en el extranjero y como candidata al Congreso tengo una preocupación especial por los peruanos que viven fuera del país, a quienes el Estado peruano debe apoyar”.

Zoraima Huamán, una señora de 60 años que vive en un barrio humilde y trabaja como asistente social, y que ha estado en primera fila vitoreando a su candidato, nos dice que apoya a Humala porque quiere “un cambio radical para que en este país haya justicia, porque ahora solamente se enriquecen unos pocos”. Unos metros más allá, Ricardo Fernández, 38, empleado de una empresa cervecera, sigue gritando lemas a favor de Humala mientras los fuegos artificiales llenan el cielo de la plaza. “Ahora las empresas hacen lo que quieren con los trabajadores, no tenemos derechos laborales. Con Ollanta eso va a cambiar.” La gente comienza a dispersarse lentamente, mientras la música sigue sonando por los parlantes.

Perú / elecciones: Fujimori vs. Humala, la pelea que tiene en vilo al país

 Martes, 5 de abril de 2011

Entre Fujimori y el "nuevo Chávez" o entre el cáncer terminal y el sida. Así se refieren algunos a la posibilidad de que Keiko Fujimori y Ollanta Humala sean los más votados en las elecciones del domingo y alcancen la segunda vuelta.

Ambos han polarizado la elección y cruzado dardos. Están en las antípodas pero comparten una cosa: son los que generan el rechazo más alto. El 40% de la población dice que nunca votaría por alguno de estos dos candidatos.

Un balotaje entre ambos es "el escenario menos deseado para un sector importante de la población", le dice a BBC Mundo, Guillermo Loli, gerente de estudios de opinión pública de la encuestadora Ipsos-Apoyo. "Se los señala como los candidatos antisistema, Keiko antisistema político y Humala antisistema económico", explica Loli.

Ambos cuentan con sólidos apoyos, que ubican a Humala como favorito y a Fujimori peleando por el segundo lugar. Tienen un aliado: el sector sumergido de la población, aquel al que el crecimiento económico que promedió 7% en el último lustro no le llega.

En el nombre del padre

Keiko hace campaña con la gestión del ex presidente Alberto Fujimori, su padre, quien gobernó entre 1990 y 2000, y terminó preso por violaciones a los derechos humanos, condenado a 25 años de prisión.

¿Lo indultará si gana? Ella, por ahora, se resiste a contestar la pregunta.

La candidata de Fuerza 2011 tiene el respaldo de un quinto de la población, el núcleo duro del fujimorismo, que todavía recuerda la derrota del grupo armado Sendero Luminoso y la implementación de reformas económicas.

Keiko Fujimori

Edad: 35 años

Agrupación política: Fuerza 2011

Hitos políticos: primera dama (de su padre, Alberto) y un mandato en el congreso

La pregunta: ¿Indultará a su padre?

En el debate presidencial del domingo Keiko aseguró que el gobierno de su padre era "el modelo a seguir".

"Perú creció gracias a las medidas adoptadas en los ’90, derrotamos al terrorismo y sentamos las bases del crecimiento", aseguró.

Críticos de la candidata cuestionan su falta de experiencia en cargos ejecutivos.

Es que Keiko, de 35 años, apenas tuvo un mandato como congresista -y se la cuestionó por sus continuas inasistencias- tras recibir la votación más alta en la historia del país. Pero no ha pasado por otros puestos.

Ella replica que a los 19 años se calzó el traje de primera dama y que presidió la Fundación por los Niños del Perú y estableció la Fundación Cardioinfantil.

"A donde voy recuerdan el gobierno de mi padre, pero también hay un reconocimiento a mi trabajo de primera dama", le dijo la semana pasada al diario El Comercio.

¿Lobo con piel de cordero?

Desde que Humala alcanzó diez días atrás la cima en las encuestas, se convirtió en el blanco del resto de los candidatos.

Ollanta Humala

Edad: 48 años

Agrupación política: Gana Perú

Hitos políticos: en 2006 perdió el balotage por la presidencia frente a Alan García

La pregunta: ¿intentará o no imitar a Hugo Chávez?

Desde "lobo con piel de cordero" hasta "mona vestida de seda", así se refirieron a este teniente coronel retirado que ya sabe lo que es pelear contra un Fujimori.

Se han enfrentado porque en el año 2000 Humala lideró una revuelta contra el gobierno de Alberto Fujimori, que se tambaleaba por escándalos de corrupción.

Humala fue preso y tiempo después recibió una amnistía.

En 2006, sin experiencia política previa, se impuso en la primera vuelta de las elecciones y perdió en el balotaje frente a Alan García.

En aquel entonces el militar nacionalista cayó, se dijo, por su camisa roja, su amistad con el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y sus críticas al sistema.

Ahora se muestra de traje, prefiere el gris y manda a Chávez a no meterse en las elecciones.

El candidato de Gana Perú, de 48 años, quiere verse reflejado en el espejo del ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, moderó su discurso y promete que si gobierna "no habrá sobresaltos".

"No creo que mis compatriotas vayan a ser tan insensatos de ponernos en la disyuntiva de elegir entre el sida y el cáncer terminal, que es lo que serían Humala y Keiko Fujimori"

Mario Vargas Llosa

Su plan de gobierno incluye reformar la Constitución, pero él aclara que no buscará la reelección y habla de liderar con responsabilidad y defender las libertades.

En algunos sectores piensan que sólo se trata de una estrategia electoral del "nuevo Chávez" y temen que un gobierno de Humala cambie el rumbo económico y no respete contratos con empresas mineras, sector que aporta una crucial fuente de ingresos para la administración.

Pero tampoco creen que Keiko Fujimori sea la solución para reducir la pobreza -que afecta a un tercio de los casi 30 millones de peruanos- y distribuir el crecimiento.

Uno de los que rechaza con vehemencia que ambos candidatos sean los más votados es el escritor Mario Vargas Llosa.

Dos años atrás le preguntaron sobre esta posibilidad: "No creo que mis compatriotas vayan a ser tan insensatos de ponernos en la disyuntiva de elegir entre el sida y el cáncer terminal, que es lo que serían Humala y Keiko Fujimori".

Al premio Nobel de Literatura 2010 la semana pasada le preguntaron si mantenía su afirmación y respondió: "Desgraciadamente, creo que no fue exagerado".

INTENCIÓN DE VOTO ELECCIONES PERÚ 2011

Candidato Ipsos-Apoyo CPI Imasen IMA
Ollanta Humala 27,2% 28,7% 25,1% 26,1%
Keiko Fujimori 20,5% 19,1% 18,1% 17,8%
Alejandro Toledo 18,5% 19,6% 20,4% 22%
Pedro Pablo Kuczynski 18,1% 17,8% 16,3% 15,7%
Luis Castañeda 12,8% 14% 11,9% 11,9%

Perú / elecciones: el eterno regreso en la política peruana

 Jueves, 7 de abril de 2011
Alan García, presidente de Perú

Alan García ya gobernó en los ochenta, dejará el poder el 28 de julio y sueña con 2016.

A los peruanos las segundas partes parecen sentarles bien. Al menos eso se podría pensar si se tienen en cuenta algunos sonados casos de la vida política del país.

Sin ir muy lejos, la historia del actual presidente Alan García se enmarca en ese guión.

En las elecciones de este domingo el candidato y ex mandatario Alejandro Toledo busca repetir, con mejor final, su historia.

Y si de la campaña de Keiko Fujimori, quien sueña con entrar en la escena grande, se hiciera una película bien podría llamarse "En el nombre del padre".

"Ya lo hizo"

De hecho a estos dos candidatos les gusta hablar del pasado.

Uno de los lemas de campaña de "el Cholo", como se suele llamar a sí mismo Toledo, es "ya lo hizo bien, lo hará mejor".

Bajo su gobierno (2001-2006) la economía creció y millones de peruanos salieron de la pobreza, pero no todo fueron sonrisas.

"Hay una tradición de considerar que todo tiempo pasado fue mejor. A pesar de que, por lo general, todos los gobiernos terminan con baja popularidad"

Fernando Rospigliosi, sociólogo y periodista

Durante su mandato llegó a tener una aprobación de apenas 8%. Hasta el día de hoy muchos peruanos no le perdonan algunos escándalos, como el consumo desproporcionado, que Toledo niega, de whisky etiqueta azul ni la polémica por no reconocer a una hija que tuvo por fuera de su matrimonio.

"Llevó una vida muy desordenada", dice Cirilo, taxista, que el domingo le pone su voto a Pedro Pablo Kucynski.

Pasó el tiempo, Toledo se alejó de los focos y volvió para liderar las encuestas con el apoyo del 30% del electorado.

La campaña avanzó y las adhesiones se fueron dispersando hacia otros candidatos. Hoy lucha por participar de la segunda vuelta el 5 de junio, pero a él le gusta repetir una frase: "Más vale cholo conocido, que uno por conocer".

Con el apellido

Alberto Fujimori, expresidente de Perú

Fujimori, preso por violaciones a los derechos humanos, está presente en la campaña.

Keiko Fujimori hace campaña con su apellido.

No importa que sea el de su padre, Alberto, quien gobernó entre 1990 y 2000, y ahora alienta a su hija desde la cárcel, donde está preso tras ser condenado a 25 años de prisión por violaciones a los derechos humanos.

En realidad sí importa, porque un amplio sector de la población –entre el 18% y el 20% se estima– recuerda al fujimorismo como una etapa de programas sociales, mejoras económicas y la derrota a Sendero Luminoso.

Ahora, con un guión adaptado –mantener la senda del crecimiento, redistribuir para reducir la pobreza y el combate a la delincuencia– busca ocupar el llamado sillón de Pizarro.

El retorno

El que ya logró volver de la muerte política fue Alan García. Dirigió, entre 1985 y 1990, lo que para muchos fue una película de terror: la inflación, por ejemplo, alcanzó el 2.700%.

"En la historia de Perú son pocos los presidentes que no han sido reelectos. Hay un gusto por repetir"

Mirko Lauer, periodista y politólogo

En 2006 se presentó a las elecciones con la promesa de haber cambiado y demostró a sus detractores que el electorado peruano siente cierta predilección por dar segundas oportunidades a sus políticos.

Sin ir más lejos, se la está dando a Ollanta Humala, líder en las encuestas, quien perdió cinco años atrás en la segunda vuelta, precisamente, frente a Alan García.

El mandatario, dicen algunos, ya sueña con la saga: un retorno al poder en 2016.

"En la historia de Perú son pocos los presidentes que no han sido reelectos", le dice a BBC Mundo el periodista y politólogo Mirko Lauer. "Hay un gusto por repetir", agrega.

En la historia reciente del país ya lo hicieron Fernando Belaúnde Terry, Alan García y Alberto Fujimori.

Fernando Rospigliosi, sociólogo y ex ministro de Alejandro Toledo, reconoce que en Perú "hay una tradición de considerar que todo tiempo pasado fue mejor. A pesar de que, por lo general, todos los gobiernos terminan con baja popularidad".

Tags: , , , , , , , , , , , ,

Powered by Qumana

Written by Eduardo Aquevedo

7 abril, 2011 at 17:56

Publicado en AMERICA LATINA, ELECCIONES, PERU

Humala sigue creciendo en las encuestas, hasta donde?

with 2 comments

Los cuatro candidatos de la derecha que compiten con Humala para pasar a la segunda vuelta han comenzado a disparar juntos contra el ex comandante. Ollanta Humala ha trepado desde el cuarto puesto hasta el primero en las últimas tres semanas.

 Por Carlos Noriega

Desde Lima

A una semana de las elecciones del 10 de abril, hay cinco candidatos a la presidencia –de un total de diez– que aspiran pasar a la segunda vuelta, que todos los sondeos indican como inevitable. La arremetida en las encuestas del candidato de la izquierda, el ex comandante Ollanta Humala, que en las últimas tres semanas ha trepado desde al cuarto puesto hasta el primer lugar, ha desatado una ofensiva mediática en su contra. La mayor parte de medios dedica grandes espacios para atacar al candidato a quien llaman “el antisistema” y califican como “un riesgo para la estabilidad del país” por su propuesta de cambiar el modelo económico neoliberal. Los mensajes macartistas intentando desacreditar a Humala dominan la cobertura periodística de estas elecciones.

En esa línea, los cuatro candidatos de la derecha que compiten con Humala para pasar a la segunda vuelta –el ex presidente Alejandro Toledo (2001–2006); Keiko Fujimori, la hija del ex dictador Alberto Fujimori; el ex alcalde de Lima Luis Castañeda y el economista y lobbysta de grandes grupos económicos, Pedro Pablo Kuczynski– han comenzado a disparar juntos contra el ex comandante. Los cuatro coinciden en llamarlo “autoritario” y “estatista”, dos cosas que Humala rechaza, y piden el voto del electorado presentándose cada uno de ellos como la mejor alternativa para derrotarlo en la segunda vuelta. Incluso Keiko Fujimori, que pide el apoyo de la población en el nombre de su padre, quien dio un golpe de Estado y pretendió eternizarse en el poder, lanza discursos acusando a Humala de autoritario.

En esa campaña de miedo contra el candidato progresista, los medios y los rivales de Humala han metido en el proceso electoral el fantasma de Hugo Chávez –una figura muy poco popular en el Perú– para intentar desacreditar al candidato de la izquierda peruana, presentándolo como un supuesto discípulo incondicional del presidente venezolano que de ganar las elecciones buscaría reelegirse indefinidamente, algo que Humala ha negado en todos los tonos. Durante su reciente visita a Uruguay, Chávez dijo en conferencia de prensa que los peruanos debían elegir al candidato que mejor les parezca, pero bastó que diga que conocía a Humala y que lo calificara como “un buen soldado”, para que los medios y los candidatos de la derecha coincidan en decir que esa declaración “confirma que Humala es el candidato de Chávez”.

En los predios humalistas saben bien que la relación con Chávez los perjudica, como ya ocurrió en las elecciones de 2006 cuando el apoyo que Humala recibió de Caracas fue clave para que pierda en la segunda vuelta con el actual presidente Alan García, y salieron rápidamente a desmarcarse del presidente venezolano y a exigirle que no declare sobre las elecciones peruanas. “Quiero ser enfático y claro en decir que nosotros rechazamos el apoyo de cualquier gobierno extranjero. La campaña en el Perú la vamos a resolver los peruanos”, respondió Humala a las declaraciones de Chávez. Pero Humala fue más allá para marcar distancias del presidente venezolano: “El modelo de Venezuela no es aplicable en el Perú. Nosotros no creemos en la reelección indefinida”. Pero esas aclaraciones no pararon la ofensiva en su contra para ligarlo a Hugo Chávez, presentado como sinónimo de autoritarismo. “Nos han dicho de todo para crear miedo, pero este 10 de abril vamos a votar sin miedo y con confianza”, ha respondido Humala a la campaña en su contra.

Todos disparan contra Humala, pero éste sigue subiendo en las encuestas, que coinciden en confirmar su consolidación en el primer lugar. Un sondeo de Ipsos Apoyo conocido ayer –último día permitido para publicar encuestas– le da a Humala el 26 por ciento, seguido por Keiko Fujimori con 18 por ciento, Toledo con 17 por ciento, Kuczynski con 16 por ciento y Castañeda con 11 por ciento. Según esta encuestadora, en una semana Humala sube cinco puntos, mientras Toledo baja tres puntos y la hija de Fujimori pierde un punto. Kuczynski sube un punto y se mete en la pelea, mientras que Castañeda pierde tres y sus posibilidades parecen diluirse.

Al momento del envío de esta nota, los cinco candidatos que buscan pasar a la segunda vuelta iniciaban un esperado debate, que podría resultar decisivo. Con un 10 por ciento de indecisos y aproximadamente el 20 por ciento de electores que dicen que podrían cambiar su voto en la última semana, nada está dicho en las elecciones más disputadas que recuerde el Perú.

Página/12

Tags: , , , , , , , , , , , , ,

Powered by Qumana

Written by Eduardo Aquevedo

4 abril, 2011 at 19:50