CIENCIAS SOCIALES HOY – Weblog

Actualidad sobre política, sociología, economia, cultura…

Holanda y el “fútbol total”: una visión estratégica que ganará el título…?

leave a comment »

Holanda es peor enemigo que Alemania

Los jugadores españoles destacan la verticalidad y la rapidez de ejecución de la jugada de su adversario en la final

image RAMON BESA – Potchefstroom – 10/07/2010

Nada más ser nombrado seleccionador de Holanda, en agosto de 2008, Bert Van Marwijk, proclamó: "Marco Van Basten me deja un equipo que sabe atacar muy bien, como se ha visto en la pasada Eurocopa. Mi reto es conseguir que también sepa defender y si conseguimos el equilibrio, podemos ser campeones". El anuncio del técnico holandés, especialmente conocido en el Feyenoord y en el Borussia Dortmund, provocó una cierta sorna, más que nada porque la oranje siempre penó por las concesiones en su área hasta que Holanda eliminó a Brasil de la Copa del Mundo. "Espero que a partir de ahora nos tomen en serio", respondió Van Marwijk, que ha mantenido el mismo dibujo y bloque del equipo nacido hace seis años: el 4-2-3-1. Ayer, en la sede de la concentración española, los muchachos de Vicente Del Bosque visionaron un vídeo de Holanda y llegaron a la misma conclusión: "Los holandeses serán más peligrosos que los alemanes en la semifinal. El partido pinta muy duro".

A los internacionales españoles les impresionó la verticalidad con la que juega Holanda. "Es un equipo muy directo y, sobre todo, que piensa muy rápido", argumenta Xavi. "Procesan las jugadas dos segundos antes que Alemania. "Sneijder va como un tiro, a la que te descuidas se ha puesto un pase de gol o ha engatillado un tiro difícil para el portero", reitera el medio español. "El reto es que Sneijder no tenga tiempo para pensar", añade Busquets. "A la que se da la vuelta y toma la pelota, Robben ya está corriendo hacia el área contraria", matiza Xavi. "Sneijder, Van Persie, Robben y Kuyt, los cuatro jugadores de arriba, son muy rápidos". La sorpresa para muchos es el papel de Kuyt, al que Johan Cruyff define como "el jugador que resuelve todos los problemas: aguanta el balón, asiste, marca goles y trabaja para el equipo". El viento del norte le convirtió en una fuerza de la naturaleza. "Hay que tenerle muy en cuenta", coincide Xavi con Xabi Alonso, buen conocedor de Kuyt.

Xavi aspira a convertirse en el jugador que más toques ha dado al balón en una fase final de un Mundial desde 1970. Únicamente le faltan 10. "Los retos individuales no me interesan. ¿Balón de Oro? Yo lo que quiero es que el equipo gane la Copa del Mundo. Hay que pensar en el bien común y no ser egoísta; si somos un equipo, podemos ganar a Holanda". El punto neurálgico del partido estará nuevamente en la divisoria. A España le interesa que los delanteros holandeses no reciban la pelota y forzar sobretodo llegadas al área de Stekelenburg. Holanda no tiene buenos zagueros, pero se defiende bien porque cuenta con un muro de contención en la divisoria con el doble pivote que forman Van Bommel y De Jong. "Son dos futbolistas tremendos por su despliegue físico", coinciden de nuevo Xavi y Xabi Alonso. "A Van Bommel se le conoce más porque ha jugado en grandes equipos", interviene Alonso. "Pero De Jong es terrible. Ambos son fuertes y pícaros, duros. Pegan".

El poder de intimidación de la pareja de medios holandeses dependerá parcialmente de la intervención arbitral y, sobre todo, de la manera que administre las tarjetas. Holanda comete muchas más faltas que España. También es un equipo con mayor poder ofensivo (12 goles frente a 7) y que selecciona mucho mejor los remates a portería: de los 80 tiros contabilizados, 41 han ido a portería, mientras que España ha disparado 103 veces, 40 entre los tres palos. "Hay que tener de nuevo la pelota y tocar sin parar", concluye Xavi. "La posesión volverá a ser decisiva". Los jugadores españoles entienden que los holandeses no les respetarán tanto como los alemanes.

Joachim Löw estuvo especialmente cordial con más de un futbolista español el día del partido de semifinales y hasta el calentamiento del equipo fue seguido con una especia atención por los técnicos alemanes, enamorados del juego español. Holanda ha competido con tal determinación que no está para cortesías.

A Van Marwijk se le puso en la cabeza que Holanda, finalista en 1974 y 1978, tenía que ganar la Copa del Mundo de una vez y no piensa parar (el equipo suma 14 victorias consecutivas) hasta que lo consiga por más que los genuinos defensores de la naranja mecánica consideren que jugar con un doble pivote sea una traición al juego de extremos de toda la vida. Sneijder le da la razón. No es Cruyff ni Van Basten, pero aspira a convertirse en Pelé y ganar en una temporada la Champions, la Liga, la Copa -los tres torneos con el Inter- y el Mundial con la selección, igual que O Rey en 1962. Voraz como ninguno, Sneijder pretende competir incluso con Villa por el Pichichi (5 tantos cada uno) y con Xavi por el Balón de Oro.

El milagro holandés

Un país con la extensión de Extremadura jugará mañana su tercera final, fascinante para el gran vivero futbolístico de Europa – La generación actual no seduce como otras, pero compite muy bien

JOSÉ SÁMANO – Johanesburgo – 10/07/2010

En la historia del fútbol, pocas aventuras han sido más fascinantes que la de Holanda, un país con 16 millones de habitantes y la extensión de Extremadura. Un milagro. Un país donde el fútbol era un asunto de marcianos hace medio siglo y mañana afronta su tercera final de un campeonato del mundo. No solo el Mundial está en deuda con la ilusionista Holanda, sino todo el fútbol.

A finales de los sesenta, cuando el gran Real Madrid se había quedado sin depósito, este deporte languidecía entre las trincheras dominantes del calcio y las violentas guerrillas de algunos clubes argentinos. Entonces, de la nada, en una nación donde el fútbol era inexistente, subyugado por el ciclismo y el patinaje, en las calles de Ámsterdam la pelota recobró la sonrisa, surgió de forma espontánea un fenómeno contracultural. Desde aquella época su catálogo de estrellas ha convertido a Holanda en el primer vivero de Europa, en el Brasil continental.

Todo empezó en el estadio De Meer, en Amsterdam, donde Petronella Bernarda Draaijier, la mujer encargada del servicio de limpieza de un club llamado Ajax, se empeñó en que su hijo Johan fuera alistado con 10 años en las categorías inferiores. Aquel delgaducho chiquillo, que dos años después perdió a su padre, frutero, abrió la espoleta. Cruyff, Johan, nacido en 1947, siempre fue un transgresor, nunca aceptó una orden. Ya en 1964, el propio Johan y Piet Keizer, un gran delantero del Ajax cuatro años mayor que el hijo de Petronella, se convirtieron en los primeros jugadores profesionales de Holanda. Junto a ellos, un grupo de futbolistas melenudos y de patillas infinitas acunados en los tiempos rebeldes de la beatlemanía fueron refractarios a aquel fútbol declinante que entonces imperaba. Fue la semilla de la popularizada después como naranja mecánica, en referencia de la exultante Holanda de 1974. En realidad no era tan mecánica, más bien, como alguien subrayó en la época, era la desorganización más organizada que se haya conocido. La Holanda de Cruyff, Neeskens, Rep, Krol, Haan y tantos ilustres, se convirtió en el subcampeón más seductor que se recuerde. Perdió con Alemania en Múnich, y cuatro años después caería de nuevo ante el anfitrión, Argentina, pero ya sin Johan Cruyff al frente, enfrentado con los directivos. Antes de aquella final perdida ante los germanos, el fútbol holandés ya sumaba cuatro Copas de Europa: una el Feyenoord de Israel y Van Hanegem -sus dos islotes en la selección que gobernaba con puño de hierro el Ajax- y tres el equipo de Ámsterdam, que repetiría en 1995. En 1988 también hizo bingo el PSV, que frustró al gran Real Madrid de un buitre y su quinta.

De la escuela holandesa no solo se han exportado jugadores, sino un método, un dictado que ha servido de andamiaje para algunos equipos de leyenda: el Milan de Arrigo Sacchi que abrazaban Van Basten, Rijkaard y Gullit, el Barça de ensueño de Cruyff y Ronald Koeman o la actual selección española. Esta ha metabolizado el guión holandés con el equipo azulgrana de cordón umbilical, primero en los tiempos de Van Gaal y luego en la obra perfeccionada por Rijkaard y rubricada hasta lo sublime por Pep Guardiola.

La generación actual, la que mañana se medirá a España, no es la de mayor fantasía, ni mucho menos. Es naranja, pero ya no tiene aquel encanto revolucionario de los setenta, ni la maravillosa versatilidad del equipo de los noventa que lideraba un bailarín del Bolshoi como Van Basten, ni la más tecnocrática de Kluivert, Bergkamp y Overmars. Todas ellas tuvieron algún cortocircuito, bien porque se cruzaron con equipos campeones, o bien porque alguien tiró una cerilla en su concentración. Desde los tiempos de Cruyff, no han sido pocos los conflictos internos, incluidas las sospechas entre las nomenclaturas del Ajax, el Feyenoord y el PSV. En África, la selección ha vivido en armonía. Sin el talento de sus antepasados, el grupo de Bert van Marwijk ha sabido cohesionarse. En cuanto a tensión competitiva nada tiene que envidiar a los equipos de sus conspicuos predecesores. Esta selección triunfó en sus ocho partidos de la fase de clasificación (ante Noruega, Escocia, Macedonia e Islandia) y lleva otras seis victorias en Sudáfrica. Desde el deslumbrante Brasil de 1970 ningún equipo ha encadenado racha semejante. No es la mejor Holanda, pero no es una selección cualquiera y el fútbol hace tiempo que la espera en el trono. También la espera España, a la que jamás se ha enfrentado en una Eurocopa o un Mundial. Los amistosos sí que han resultado útiles: en 1957, Di Stéfano debutó con España ante Holanda, lo mismo que Xavi y Puyol el 15 de noviembre de 2000. Cómo han cambiado las cosas desde entonces: más cautivadora esta España; más competitiva esta Holanda donde los milagros no tienen fin.

Written by Eduardo Aquevedo

9 julio, 2010 a 22:02

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: