CIENCIAS SOCIALES HOY – Weblog

Actualidad sobre política, sociología, economia, cultura…

Marco-Ominami y la segunda vuelta… Entrevista a A. Escobar

leave a comment »

Álvaro Escobar, mano derecha de Marco Enríquez-Ominami, revela la dimensión desconocida de la derrota:

"Los ‘marquistas’ quedamos en el peor de los mundos"

CHILE-ELECCIONES-frei_enriquez_ominami El actor y diputado, quien perdió inesperadamente su reelección, revela que el círculo íntimo de ME-O nunca pensó que éste no pasaría a la segunda vuelta. Y que por eso no tenían un plan para ese escenario. Cuenta por qué se retira de la política y se resiste a decir con claridad si votará o no por Eduardo Frei el próximo domingo. 

PAMELA ARAVENA BOLÍVAR 

Álvaro Escobar (43, casado, una hija, diputado por Estación Central hasta el próximo 11 de marzo) confiesa que, de verdad, nunca imaginó que Marco Enríquez-Ominami perdería en primera vuelta. Él y todos quienes rodeaban al abanderado independiente creían lo mismo. "Sólo teníamos contemplados escenarios para la segunda vuelta", asegura.

También confiaba en que tenía asegurada su reelección, al punto que casi no hizo campaña y se dedicó a apoyar a ME-O recorriendo Chile. Su segundo pronóstico también falló. Hoy acusa que es una más de las "víctimas" del sistema binominal.

-Después de la derrota de Marco y de todos sus candidatos al Parlamento, ¿se reunieron a analizar qué pasó?

Primero lanza una risa algo nerviosa y luego hace una larga pausa:

-…Probablemente no en los términos en que nos habíamos estado reuniendo. Cuando él perdió, el comando presidencial se acabó. Dejamos de juntarnos como lo hacíamos antes, tal vez, porque de una cierta manera sentíamos que la segunda vuelta no era un problema nuestro.

-¿Fue, entonces, una sorpresa la derrota?

-Absolutamente. Siempre pensamos que Marco iba a ganar. Todo lo que dije en primera vuelta, que Marco era el candidato más competitivo para la segunda vuelta, que era el único que iba al alza, que íbamos a pasar… todo eso yo me lo creía. Estaba completamente convencido.

-¿También estaba convencido de que el "marquismo" elegiría parlamentarios, entre ellos, usted?

-Sí, por supuesto. Todas las evidencias, incluso reconocidas por el candidato más competitivo que me enfrentaba, Pepe Auth, apuntaban a que yo saldría electo. Incluso me bromeaban con que iba a almorzar solo en el piso 14° del Congreso. El mismo día de la elección, cuando ya supimos que Marco no había pasado, se bromeaba que yo sería como el cosmonauta ruso que, al caer la Unión Soviética, quedó dando vueltas alrededor del mundo, solo. Yo sería el único ‘marquista’ dando la pelea en el Congreso, después de la derrota de Marco. Y no fue así.

-¿Qué mea culpa hace de su propia derrota?

-Me dediqué más a la campaña presidencial. Los números de las encuestas que yo manejaba eran tan elocuentes, categóricos y groseros a favor mío, que pensé que podía dedicarle más tiempo a Marco, en desmedro de mi campaña. Mi cálculo era que, para perder, tenía que bajar a la mitad de mi votación del año 2005, cuando obtuve sobre 42%. Bajar a la mitad era francamente imposible. Pues, les informo que los imposibles ¡existen!

-¿Qué méritos le reconoce a Pepe Auth?

-Porfiado, tozudo, perseverante. Pero si Pepe ganó no es sólo por culpa mía, sino por mérito de él. En todo caso, respecto de mi culpa, aún pienso que dedicar todo el tiempo a la campaña presidencial era lo que tenía que hacer. Yo estaba apuntando a algo grande: a conquistar el Poder Ejecutivo.

-¿Le molestó que fuera el entonces presidente de su ex partido, el PPD, quien le quitara su escaño en el Congreso?

-No, no me molestó. Por el contrario, me parece coherente con la historia del PPD. Yo renuncié en agosto de 2006, cuando ese partido se negó a aceptar las propuestas de la Comisión Boeninger, que contemplaban rediseñar los distritos para terminar con el sistema binominal. Los parlamentarios rechazaron la propuesta, porque el rediseño de esos distritos afectaba sus intereses personales. Por eso, que el presidente de ese mismo partido, tres años después, me ganara gracias al sistema binominal, me parece de una coherencia maravillosa.

-Pero Pepe Auth explicó que bajo cualquier sistema él le habría ganado, que él no ganó gracias al sistema binominal.

-No quiero ni siquiera seguir el hilo de esa argumentación. En ese tipo de construcciones uno se da cuenta de que lo que viene en la política chilena no es promisorio. Alguien que es capaz de negar lo evidente… Yo fui víctima del sistema binominal.

-Cuando ME-O anunció que crearía un partido político, dijo que figuras como Carlos Ominami, Max Marambio y Álvaro Escobar formarían parte de él. ¿Por qué, en vez de sumarse, usted comunicó que deja la política?

-Sí, eso fue lo que dije: que no me interesaba el partido, que no me interesaba el referente progresista y que me iba a retirar de la política por cuatro años. No voy a ser parte del partido, porque no me parece que el lugar ideal para contribuir en esta pasada sea la política más dura.

-Pero ME-O lo necesitaba. ¿Lo está dejando solo?

-No, por ningún motivo. Además, no hay partido que se precie de tal que no tenga simpatizantes. Yo seré el simpatizante número uno.

-Pero veamos: usted no se une al partido y muchos de los rostros que apoyaron a Marco ya se integraron a las campañas de Frei o Piñera. ¿Por qué el proyecto político que representó ME-O no ha logrado aglutinar a quienes estuvieron a su lado?

-Ha pasado algo que es propio de quienes se sumaron a la opción de Enríquez-Ominami. Aquí tienes un ejemplo de alguien que cree en la libertad de conciencia a la que llamó Marco el 13 de diciembre. ME-O no llamó a votar nulo, sino a algo más complejo, que es distribuir entre todos los electores el peso de tomar una decisión. Pero hay que reconocer que, al perder en primera vuelta, los "marquistas" quedamos en el peor de los mundos.

-¿Por qué?

-Porque ni Frei ni Piñera son parte del comienzo de un nuevo ciclo en la política. A mí me parecen parafernálicos los ritos de cambio que hay en este minuto. Es parte de la política tradicional llamar a rostros para que sumen o poner a un joven con la polera de Marco al lado de uno de los candidatos presidenciales. Es el peor de los mundos, porque ese 20% que obtuvo Marco sería mucho mayor si hubiera existido la inscripción automática y el voto voluntario. Es mucha la gente que ahora tiene que optar por dos candidatos que son del pasado.

Y sin pausa continúa:

-Si queremos creer que es verdad lo que han dicho los líderes de la Concertación (que hay que renovar los rostros, que hay que hacer un profundo cambio, que hay que terminar con los cuoteos), con Marco en segunda vuelta probablemente ninguno de nosotros hubiera estado a la caza de los votos oficialistas, pues la Concertación en bloque se hubiera sumado a esta opción. Y no tendríamos el problema que tenemos. Estaríamos viviendo el vértigo por lo nuevo y no sintiendo náuseas por el pasado. El peor de los mundos significa que estamos en conflicto, que tenemos que decidir cuál es el mal menor o si debemos votar por más de lo mismo.

"Si se culpa a Marco de la derrota de Frei…"

-A su juicio, ¿ME-O ha administrado bien o mal el poder que le dio el 20% de los votos?

-La manera de administrarlo fue dando libertad de conciencia y eso me parece consecuente con lo que dijo en primera vuelta y con su proyecto político, que haber endosado los votos.

-Pero Marco dijo que él también tiene libertad de acción para decir por quién votará. ¿Es muy tarde ya para definirse?

-Me habría parecido curioso si lo hubiese hecho más rápido.

-Algunos advierten que el liderazgo de ME-O hoy está en riesgo, porque se quedó sin parlamentarios y porque muchos de sus colaboradores ya se sumaron a Frei o a Piñera…

-Nunca hemos dejado de estar en riesgo. Lo que a mí me preocuparía es que nos sintiéramos cómodos o seguros. Yo, en todo caso, tiendo a concordar con la ciudadanía en que es el político con más futuro. Para mí, Marco siempre va a ser un líder.

-Pero tiene claro que si Frei pierde, él puede ser usado como chivo expiatorio.

-Si se culpa a Marco de la derrota de Frei, entonces dudaré de la sinceridad de los mea culpa de algunos líderes de la Concertación. Yo creo en la sinceridad de quienes quieren renovar la política en la Concertación y que entienden que la responsabilidad no es de quien creyó desde el principio en la renovación de la política.

-Enríquez-Ominami ha sido claro en decir que Piñera no es su opción. Las alternativas que le van quedando son votar nulo o por Frei. Y ahora se dice que pronto Marco…

-…va a decir que votará por Frei… Sí, eso se dice. No me extrañaría, porque la noche del 13 llamó a cambiar las directivas de la Concertación, y se cumplió a medias. Pero el fondo de esa solicitud, que es asignar responsabilidades políticas, se cumplió de alguna manera. De cierto modo también se ha cumplido, a pesar de la resistencia inicial de Pérez Yoma y Viera-Gallo, con cambiar la agenda legislativa para incluir algunos proyectos esenciales para el programa de gobierno de Marco. Son acuerdos, por lo demás, que aún podemos fiscalizar desde el Congreso. Se cumplen así consideraciones, no condiciones como se las ha llamado, para entender que una opción, asignada como el mal menor, puede ser una alternativa desde la cual se puede construir algo.

-¿Y por quién votará usted en segunda vuelta?

-Habiendo dicho lo anterior, no me siento obligado a responder esa pregunta. La gente es lo suficientemente inteligente para comprender qué haré.

EL MERCURIO.CL

Written by Eduardo Aquevedo

10 enero, 2010 a 8:45

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: