CIENCIAS SOCIALES HOY – Weblog

Actualidad sobre política, sociología, economia, cultura…

Frei puede ganar…?

leave a comment »

Por Héctor Vera y Dante Castillo

image Pese a este contexto, aun cuando se apele a las semejanzas y diferencias del proceso de democratización chileno, con otras experiencias europeas o latinoamericanas, estos antecedentes no son suficientes para explicar el limitado reconocimiento político que la Concertación ha logrado capitalizar en el imaginario nacional.

Domingo 3 de enero de 2010

(CONDUCTAS ELECTORALES PRESIDENCIALES DE RICOS Y DE POBRES EN CHILE)

ECONOMÍA Y CIUDADANÍA

Las condiciones de vida materiales, según las evidencias proporcionadas por diferentes indicadores internacionales, señalan que la población chilena en los últimos veinte años ha incrementado sosteniblemente su nivel de vida.

Esta situación se ha manifestado en una mejoría radical en el acceso a bienes y servicios de consumo, como a infraestructura y equipamiento público y privado. En términos absolutos, esta transformación, liderada por la hoy discutida Concertación de Partidos por la Democracia, ha sido tan radical y transversal, que prácticamente ningún grupo socioeconómico estaría dispuesto a cambiar sus privilegios actuales, por los que ostentaba hace dos décadas, pese a la reconocida mala distribución del ingreso nacional y concentración del poder económico.

Pese a este contexto, aun cuando se apele a las semejanzas y diferencias del proceso de democratización chileno, con otras experiencias europeas o latinoamericanas, estos antecedentes no son suficientes para explicar el limitado reconocimiento político que la Concertación ha logrado capitalizar en el imaginario nacional, especialmente cuando se compara la evolución que ha tenido el candidato concertacionista en primera vuelta, considerando las lecciones de 1989 a 2009.

Condiciones de la ciudadanía

Entre las condiciones principales que explican el creciente desapego electoral a la Concertación, se pueden puntualizar, al menos, en tres ámbitos:

1. El cuadro constitucional, es decir, las grandes reglas del juego social y político, han seguido siendo sustantivamente las mismas que dejó Augusto Pinochet. Sin embargo, los espacios legales alternativos fueron desaprovechados, en beneficio de una desproporcionada visión técnica y economicista.

Todas las reformas importantes han salido con complicadas negociaciones con la derecha, desvirtuándolas en su naturaleza y objetivos. Tomemos el caso del movimiento de los “pingüinos”. Éste mostró la frustración social contenida y la creatividad de los jóvenes, así como el estado de abandono de la educación pública. El gobierno responde con un proyecto de ley de reforma de la LOCE, que consolida la privatización, denunciada por los jóvenes como principal factor de mal servicio. Ante la agudización del conflicto se promete una nueva ley de resguardo de la educación pública. Esta ley sigue pendiente. A los obstáculos legislativos de las reformas se une una pérdida por parte del gobierno de la orientación ideológica de la educación.

Otro ejemplo, de cómo la Constitución es un obstáculo serio al proceso democrático es la exclusión de la ciudadanía de los chilenos en el extranjero y el modelo binominal. Uno de los pocos países del mundo donde no tienen derecho a voto los nacionales viviendo en el extranjero, es Chile. Junto a ello, el modelo binominal tiende, por estrategias electorales, a disminuir o aumentar ficticiamente la representación que tienen los partidos políticos.

2. Otro factor es la explosión de expectativas que ha generado la natural aspiración que acompaña el sostenido crecimiento económico. A éste se le suma el discurso populista de la derecha: “Un millón de empleos para un país con setecientos mil cesantes, mejor educación, más protección social y más salud que en los gobiernos concertacionistas”. Esto no puede sino que ser un caldo de cultivo para el descontento actual y nido de futuros conflictos.

3. En tercer lugar, está la compleja relación entre desarrollo económico y percepción ciudadana. Para este efecto se realizó un análisis que relaciona la pertenencia socioeconómica de ricos y de pobres con la conducta electoral.

Para ello se procesaron las bases de datos del Servicio Electoral, a partir de las elecciones presidenciales de 1989 a la fecha, comparando los niveles de adhesión que ha convocado históricamente el candidato de la Concertación en la primera vuelta.

Paralelamente, para efectos de ajuste al modelo de análisis utilizado, se procedió a construir dos conglomerados de votantes, agrupados en función del nivel socioeconómico promedio de las comunas de la Región metropolitana. De esta forma se obtuvo un grupo homogéneo y representativo de votantes de nivel socioeconómico alto y otro de nivel bajo. Las comunas seleccionadas fueron: Cerro Navia, La Granja, La Pintana, Las Condes, Providencia, Renca, San Ramón y Vitacura.

Comparando la evolución del voto de nivel alto, la tendencia es la disminución de la adhesión al candidato concertacionista. De hecho, mientras en el año 1989, 35,8% de los votantes de estratos altos apoyó al ex Presidente Patricio Aylwin. En el año 2005 la cifra disminuyó a 26,9% para la actual Presidenta Michelle Bachelet. Hasta llegar a 15,8%, con Eduardo Frei Ruiz-Tagle.

Imagen

Los electores de los niveles socioeconómicos bajos también muestran una tendencia a la baja en el apoyo a la candidatura presidencial de la Concertación. Entre las elecciones de 1989 y 1993, existen pocas diferencias, atribuible a que en la elección de 1989 sólo habían dos candidatos. En el año 1999, 54,2% del electorado de los estratos bajos votó por el ex Presidente Ricardo Lagos en primera vuelta, situación que muestra una disminución significativa respecto de lo observado en las dos elecciones presidenciales anteriores. Una de las hipótesis sugiere que parte de los electores de la centroderecha “desconfiaban” del candidato socialista. La que puede ser interpretada desde varios sentidos.

Comparando el desempeño del candidato concertacionista entre las elecciones de 1999 y las de 2005 en primera vuelta, también es posible observar una relativa baja porcentual. Es decir, la candidatura de Michelle Bachelet fue levemente inferior a la votación de Lagos. En el caso de la elección del 13 de diciembre, la votación filtrada por nivel socioeconómico mostró que en los estratos bajos la adhesión al candidato Eduardo Frei disminuyó al 32,6%

Imagen

Considerando que por primera vez, luego del fin de la dictadura, el candidato de la Concertación compite con otro representante del mismo sector o “sensibilidad”, a saber, Marco Enríquez-Ominami, se puede inferir que este factor explica esta caída en la votación. Pues, Marco obtuvo 24,09% en el estrato socioeconómico bajo, mientras que en el alto llegó a 11,54%.

En consecuencia, estas tendencias en el comportamiento del electorado de ricos y pobres, hacia los candidatos de la Concertación, está evidenciando el desajuste entre la valoración ciudadana de mejoras socioeconómicas y el desencanto o insatisfacción de expectativas ciudadanas.

¿Es posible que Eduardo Frei pueda ser electo en enero próximo?

Al menos desde el punto de vista de las comparaciones y tendencias electorales, la posibilidad es real. El cuadro Nº 3 así lo demuestra.

Comparando el apoyo del universo de electores de estratos económicos altos y bajos que apoyaron a la Concertación, los porcentajes son semejantes entre Michelle Bachelet y Eduardo Frei Ruiz-Tagle en primera vuelta. Por lo tanto, desde el comportamiento estadístico, los dos sectores socioeconómicos muestran que las opciones del candidato Frei siguen intactas.

Al desagregar la votación por nivel socioeconómico, Michelle Bachelet obtuvo un 51,9% en los estratos bajos y sumando las votaciones de Frei y Marco Enríquez-Ominami, la cifra aumenta a 56,49%. Esta información indica que Frei necesitaría capturar 18 de los 24 puntos que logró Enríquez-Ominami en este sector. Un panorama que también se advierte en los sectores altos, donde los porcentajes sumados de ambos candidatos superan su desempeño histórico.

 

Desafíos políticos para la Concertación

 

ImagenPara enfrentar la dificultad en la “retribución electoral” de la Concertación, ésta debe buscarse principalmente en la dimensión simbólica, sin olvidar el contenido ético y las acciones sociales. Desde la aparición de “El Príncipe”, sabemos que la esfera política puede desvincularse de las esferas ética o económica. Mientras que desde Foucault, la política ha sido develada como un discurso, un espacio en disputa que espera ser llenado por los significados de quienes buscan ganar la confianza de los electores.

La Concertación no ha logrado una equivalencia entre crecimiento socioeconómico y percepción ciudadana. Por el contrario, esta tarea la omitió y la dejó a merced de la inercia de las corrientes neoliberales, que en oleadas han llegado a nuestro país. La Concertación ha sido errática en la conducción de una transformación sociocultural.

Una evidencia concreta del descuido por la labor ideológica se refleja claramente en la escasa prioridad que se le otorgó a los medios de comunicación que originalmente fueron parte de su apoyo comunicacional. Actualmente, la política comunicacional de los gobiernos de la Concertación son la antítesis del esfuerzo y representación que ha mantenido la derecha y la centroderecha chilena.

Desde el primer gobierno de la Concertación, se muestra una escasa voluntad e inteligencia para estimular la creación de medios de comunicación y se explica por el valor económico que se le asigna a su gestión y viabilidad económica, más que por la necesidad, tal como ocurre en los países capitalistas desarrollados, de mantener la presencia discursiva, de todos los sectores que contribuyen a la reflexión y construcción de una ciudadanía pluralista y democrática.

De este estudio se infiere que será perentorio que el Estado garantice mayor pluralismo y diversidad de los medios de comunicación, dado su impacto en la hegemonía y disputa ideológica. También es urgente incrementar la discusión y reflexión ciudadana por los sentidos que están detrás de las decisiones técnicas, especialmente en el ámbito de las condiciones laborales.

La agenda progresista no puede reducirse a la factibilidad técnica de los proyectos nacionales. Por ejemplo, la educación pública no puede ser evaluada sólo por su rentabilidad financiera, dado que lo más importante es que sea capaz de asegurar la construcción de una ciudadanía heterogénea, responsable y defensora de sus objetivos y definiciones estratégicas.

Tal cual como están las cosas, si la Concertación gana las elecciones y no hace cambios radicales a nivel ideológico, o si Piñera gana las elecciones presidenciales en segunda vuelta, lo más probable es que la sociedad chilena girará a gobiernos autoritarios o populistas. La responsabilidad de un próximo gobierno de la Concertación dice relación con la capacidad que tendrá para aglutinar a todos los sectores políticos que le dieron su apoyo y a todos los electores que aun cuando están desencantados, prefieren el “mal menor”. //LND

* Héctor Vera es Periodista y doctor en Comunicación Social

** Dante Castillo es Sociólogo. Ambos autores son académicos de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Santiago de Chile

LA NACION DOMINGO/LND

La marcha errática de la Concertación

Son muchos los factores que explican el nivel de desaciertos que se ha visto, pero detrás de todo esto está un temor permanente y cada vez mayor: el de perder.

POR ASCANIO CAVALLO, PARA REPORTAJES DE LA TERCERA – 03/01/2010

Lo único de estas elecciones presidenciales que se sabía desde el primer día, desde antes incluso de que los candidatos fuesen nominados, es que habría segunda vuelta. La mayoría le ha sido esquiva a la derecha, pero sólo por unos pocos puntos, nada que no pueda ser superado por una pequeña combinación de astros bien alineados. Quien piensa en una derecha endémicamente minoritaria vive en un Chile de otros tiempos. Entre otras cosas, porque la de hoy es verdaderamente una centroderecha; nada que ver con el viejo bloque liberal-conservador, ni con el Partido Nacional, ni con el pinochetismo.

Y a pesar de que la segunda vuelta era la única certeza en una elección que ha permanecido porfiadamente abierta durante meses, ahora es evidente que el oficialismo carecía de un plan estratégico para enfrentarla. Como si el tiempo jugara a su favor, el nuevo comando de Eduardo Frei (¿el tercero, el cuarto?) se ha pasado tres semanas debatiendo dos tesis encontradas.

Una, probablemente la más cercana a los instintos del propio Frei, de Camilo Escalona, de la directiva del PDC y de una parte del gobierno, ha impulsado la defensa de la identidad de la Concertación, proponiendo tender puentes discretos hacia las candidaturas derrotadas en la primera vuelta, pero sin hacer más concesiones que las estrictamente necesarias. La versión más orgullosa de esta posición la puso por escrito el presidente del PRSD, el senador José Antonio Gómez, declarando su voluntad de infatuarse en la derrota antes que ceder en sus principios.

La otra, encabezada por el PPD, varias fracciones socialistas, segmentos del PDC y otra parte del gobierno, ha luchado por conquistar los votos de Marco Enríquez-Ominami, no sólo mediante la persuasión, sino incluso accediendo a sus condiciones más draconianas, como la renuncia de los presidentes de los partidos de la Concertación. Sorpresivamente, la versión más humilde de esta posición la ofreció el mismo senador Gómez, renunciando a la jefatura de su partido para que "Marco no tenga ninguna excusa" para sumarse a Frei.

En la Concertación es un secreto a voces que Gómez estaba enojado con los otros presidentes de partidos y con el propio Frei. Presentar su salida en la forma de voltereta que exhibió puede ser un síntoma de su pericia política, pero también un resultado del clima infectado que se vive en el oficialismo.

En realidad, a Enríquez-Ominami no le interesa la cabeza de Gómez, ni menos la de Pepe Auth, a pesar de que, después de conocer su renuncia, a este último lo acusó de haber estado cometiendo un "delito". Es duro calificar de delincuente a alguien que quiere tender lazos, pero quizás Auth, como se dice con enojo entre los radicales, tiene los ojos más puestos en las elecciones internas del PPD en abril que en las presidenciales de enero. Bastante más le interesa al "marquismo" la cabeza de Juan Carlos Latorre. Y, por sobre todo, desde el comienzo, la de Escalona.

¿Por qué? Su entorno "blando" -el menor, el que aún siente vínculos con el oficialismo- desearía castigar los modales de Escalona, su control de la "máquina" partidaria, su estilo disciplinario. Esta línea es la que describe el padre del diputado, el senador Carlos Ominami, cuando afirma que no están exigiendo renuncias.

El entorno "duro" de Enríquez-Ominami -el que desea demoler la Concertación- tiene una objeción de fondo, política, estratégica, contra el hecho de que Escalona haya propiciado la alianza con la DC como el eje del conglomerado. Esta línea fue anticipada por Max Marambio, que salió a pedir las cabezas de los partidos en la noche misma de la elección.

Entre uno y otro grupo hay una diferencia cualitativa de rencores. Pero en política hay pocas alianzas mejores que las de la bronca.

Para ser justos, el debate sobre la renuncia de los jefes partidarios puede haber sido alimentado desde muchos rincones y columnas de opinión, pero fue finalmente perfeccionado por uno de esos golpes de ingenio que han jalonado la campaña de Frei: el inopinado anuncio del martes de que competirá y gobernará al margen de los partidos (¿cuál sería la novedad respecto de los cuatro gobiernos precedentes?), acompañado de una severa crítica a sus prácticas… que no son otras que las que lo ungieron candidato.

Los hechos conocidos sugieren que Frei fue sorprendido por las renuncias de Gómez y Auth, pues su discurso no contemplaba esa petición. Pero los mismos hechos señalan que gente de su comando ha estado en comunicación continua con Auth y con miembros de las directivas del PDC y el PS, expresando su abierto interés en las renuncias de todos. El diseño del comando se completaría, tras las renuncias de los presidentes, con la votación a favor de las tres leyes que Enríquez-Ominami ha exigido, para luego empujarlo a una definición pública. ¿Y si falla en ese paso, como hasta un niño puede anticiparlo? ¿Dirá que fue culpa de otros o terminará por admitir que no comprendió la naturaleza del proyecto del "marquismo"?

Pero antes de esas preguntas hay otra, más urgente: ¿Es posible que Frei no calculase que sus palabras podían detonar las renuncias de los jefes partidarios? En un cuadro interno ordenado, no lo sería. Pero en una campaña en que a menudo el comando (el actual o los anteriores) ha tenido ideas que el candidato no refrenda, ya no resulta extraño. El resultado, sin embargo, es objetivo.

En medio de la batalla, el comandante en jefe sugiere la renuncia de su Estado Mayor. El Ejército de enfrente se solaza con el gesto. Y unos, desolados, y otros, celebrando, se preguntan quiénes querrán ser los nuevos gene-rales en semejante teatro de operaciones.

"Una barbaridad", la llamó Aylwin. Escalona, adivinando el gambito que se estructuraba en su contra y con el apoyo explícito de la Presidenta Michelle Bachelet, postergó la discusión sobre su liderazgo hasta después de la segunda vuelta. No desea que los jíbaros le den caza en esta ocasión. De paso, convenció a Latorre de mantenerse firme. Pero sabe que es la presa principal.

Ya se encargará la historia de decidir si Escalona fue un buen o un mal dirigente para el socialismo en estos tiempos. Por el momento, se puede sostener, sin error, que enfrentó una guerra civil en su partido, que tomó la opción de defender a rajatabla a la Presidenta socialista, que aceptó sin remilgos la candidatura de un DC (¡motivando otras tres precandidaturas desgarradas de sus filas!) y que actuó con rudeza para defenderla.

Si algún día Escalona, un duro de la política, un hombre que recibe y da sin llorar, tuviese que quejarse de algo, tendría que ser de la demora en la falta de reciprocidad que ha recibido.

Para respaldarlo, en este último episodio, la Presidenta Bachelet se involucró por primera vez en una batalla interna partidaria.

Sin embargo, todo esto no es sino parte de la hojarasca, detalles que alimentarán la historia de la peor performance presidencial de la Concertación, la única en que se llega a la definición requiriendo angustiadamente votos ajenos, la primera en que las filas que empezaron desordenadas continúan en trifulca a 14 días del final. Las razones de fondo son otras.

Con su característico estoicismo, Frei ya estuvo disponible para la reelección en el 2005. No avanzó entonces porque la Concertación creyó hallar una forma de reinventarse a través de un cambio de eje: una candidatura femenina. Ese golpe de inspiración ocultó lo que se hizo visible poco después: que sus cuadros mayores estaban ya exhaustos y que las ambiciones personales -terminales o iniciales- estaban corroyendo las reglas internas.

El carnaval de esas ambiciones estalló en cuanto se inició la administración Bachelet y alcanzó su máximo esplendor en el 2007, cuando comenzaron las renuncias de parlamentarios "díscolos", muchos de los cuales planeaban montar su chiringuito propio para cuando adviniera el siguiente verano electoral.

Llegada la nueva elección, Frei seguía disponible, incluso para la competencia interna, sólo que imaginaba esta competencia de una manera restringida: esto es, con las ligas mayores, Insulza, Lagos u otros semejantes. Su disposición a enfrentar a challengers menores -Gómez, Enríquez-Ominami, Navarro- era más baja, porque nunca lo ha hecho.

En teoría, Frei era el candidato adecuado para impedir la fuga de votos de la Concertación por la derecha y la DC, sobre todo después de dos administraciones socialistas. Pero la crisis económica, la popularidad de Bachelet y la amenaza de las candidaturas paralelas enervaron ese modelo hasta convertirlo en algo muy extraño y ecléctico, como si esos hechos inesperados hubiesen privado al candidato de su repertorio propio de respuestas.

Algún día habrá que estudiar si los temores de Frei Ruiz-Tagle han sido atavismos del desborde por la izquierda que a fines de los 60 sufrió Frei Montalva.

El Frei de estos días busca los votos del "progresismo", una especie de imbunche conceptual donde cabe de todo. Renunció a quitarle votos a Sebastián Piñera; la oposición puede estar tranquila en su hábitat. Quienes lo tienen a un tris de la derrota son, sin embargo, Piñera y la derecha. Una derecha nueva, distinta de la que atenazó a su padre, más astuta, más ganosa, más abierta.

Pero también -todo hay que decirlo- una derecha asustada, espantada de perder la oportunidad más propicia, aterrada de seguir sintiéndose minoría. Una derecha que recibiría un triunfo presidencial como el encuentro de la Tierra Prometida.

Tanto los manotazos afiebrados del oficialismo como la crispación neurótica de la oposición son parte de las novedades de este proceso, aunque la mayor de todas es la marcha errática de la Concertación tras la golpiza electoral del 13 de diciembre.

De esto se está tratando la elección del 17: del miedo a perder.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: