CIENCIAS SOCIALES HOY – Weblog

Actualidad sobre política, sociología, economia, cultura…

El nuevo motor del mundo: Asia

with one comment

ALICIA GARCÍA HERRERO

ASIA1 Lo que parecía increíble ha sucedido: la periferia se ha recuperado antes que el centro: Asia emergente ha salido de la recesión antes que EE UU, Europa o incluso Japón. Y además no se explica sólo por China y la India, gigantes con una demanda interna alimentada por ingentes políticas de demanda, sino también por el resto de economías emergentes de Asia, puesto que todas han salido ya de la recesión. Algunas -como Corea, Filipinas e Indonesia- sólo experimentaron un trimestre de crecimiento negativo, por lo que técnicamente ni siquiera entraron en recesión. Otras -como Malasia y Tailandia- salieron ya en el primer trimestre. Las más retrasadas han sido las economías más pequeñas y abiertas -Taiwán, Hong Kong y Singapur-, pero ya han salido en el segundo trimestre de este año. En resumen, la crisis que ha dejado al mundo convaleciente ha resultado ser un resfriado para Asia.

Hay quien argumenta que la neumonía asiática se ha evitado gracias a antibióticos -enormes paquetes fiscales y políticas monetarias ultra laxas- que no son sostenibles de no volver la demanda externa de los países occidentales. La verdad es que los paquetes fiscales han sido tan grandes o más en algunos países desarrollados y las políticas monetarias aún más laxas, pero no se ha obtenido el mismo impulso. En cuanto a la sostenibilidad de las mismas, han de serlo más en Asia, puesto que la región tiene una capacidad de endeudamiento mucho más elevada.

La pregunta que hemos de hacernos es si la periferia -y en concreto Asia emergente- puede actuar como centro en un tiempo lo suficientemente corto como para que el que era el centro -el mundo desarrollado- salga a flote. Existen dos importantes fuentes de crecimiento -diferentes para China del resto de Asia- que pueden apoyar al mundo desarrollado. En el caso de China, el motor es el consumo privado, y en el caso del resto de Asia, la inversión privada. ¿Por qué dos motores diferentes para una región tan sincronizada en su salida de la crisis? Porque China no puede seguir creciendo a través de la inversión y Asia no puede dejar de hacerlo. En el caso de China, el Gobierno está tomando medidas concretas para que el consumo privado -el gran ausente en el milagro de crecimiento chino- despegue. Así, se están tomando medidas concretas para aumentar el Estado del bienestar en China y recientemente también se ha introducido la obligación por parte de las empresas estatales -ahorradoras compulsivas- de devolver al Estado una parte de los enormes beneficios acumulados. En el resto de Asia, la inversión privada -que ha permanecido anémica desde la crisis asiática- ha de aumentar para apoyar un proceso de industrialización y urbanización retrasado respecto al de China.

Alicia García Herrero es economista jefe de mercados emergentes en el Servicio de Estudios del BBVA, in El País.com

China, a la conquista

La OCDE analiza su creciente relación con Latinoamérica

ALICIA GONZÁLEZ 20/09/2009

Las intensas relaciones económicas que China y Latinoamérica han establecido en los últimos años han acaparado muchos titulares de periódicos y, al mismo tiempo, han suscitado no pocos interrogantes. Para abordar todas esas cuestiones, el Centro de Desarrollo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) celebró una conferencia en marzo de 2006 sobre las repercusiones de los llamados líderes asiáticos en otras economías en desarrollo en África, Asia y América Latina. Esta última es quizá una de las regiones del mundo más beneficiadas por el auge exterior de China y ahí se ha concentrado el trabajo de la organización. La obra se publicó originalmente en inglés y ahora se edita en castellano. Como dice Javier Santiso, director del Centro y editor de la obra, "China se ha convertido tanto en una amenaza como en una oportunidad para los mercados emergentes" y también para América Latina.

      LA MANO VISIBLE DE CHINA EN AMÉRICA LATINA

      Javier Santiso (editor)

      La oportunidad es evidente: Latinoamérica ha podido canalizar sus recursos tradicionales hacia una economía con una demanda casi insaciable de materias primas y el consiguiente impacto positivo tanto sobre las exportaciones como sobre la inversión extranjera directa en la región.

      Pero al mismo tiempo, la región corre el riesgo de encajonarse como mero productor de materias primas y de no lograr dar el salto hacia un modelo productivo más desarrollado. Quienes sí han dado ese salto, como México, se ven obligados a llevar a cabo profundas reformas si no quieren perder la carrera de la competitividad con China. Para México y Centroamérica, la mayor ventaja estratégica a capitalizar es su cercanía a Estados Unidos, pero eso exige inversiones en infraestructuras de transporte.

      Más allá de los intercambios comerciales, las crecientes relaciones entre China y Latinoamérica evidencian el cambio que se ha producido en los patrones globales de interdependencia económica, en lo que se denomina la relación Sur-Sur. El mundo desarrollado ha dejado de ser el destino exclusivo de los productos del mundo en desarrollo, y los suministros de determinadas materias primas han dejado de estar garantizados para los tradicionales socios comerciales de estos países. Para la anterior directora del centro, Louka T. Katseli, "esto también es una llamada de atención para Europa y Estados Unidos".

      Y no le falta razón. Recientemente hemos conocido que China se ha convertido en el primer socio comercial de Brasil, por delante de Estados Unidos, un escenario con consecuencias económicas, pero también políticas, para todos los países implicados.

      Los vínculos entre América Latina y Asia ya eran cercanos, especialmente con Japón y Corea, pero con la irrupción de China -y de la India, aunque de forma más incipiente- en el escenario económico global, esas relaciones se han intensificado.

      Todos los aspectos de la relación se analizan a lo largo de cinco capítulos, cada uno de ellos elaborado por distintos autores. En el primero, Eduardo Lora sopesa si la región debería temer la aparición de este nuevo actor en la escena económica mundial. Jorge Blázquez-Lidoy, Javier Rodríguez y el propio Santiso desgranan el impacto comercial de esa relación y la estructura de exportación e importación de China con el resto del mundo. Según sus datos, Venezuela, Bolivia y Chile son los países menos expuestos a la competencia comercial de China, y México y Centroamérica, los que más notan la competencia de China en su lucha por el mercado estadounidense.

      Ése es, específicamente, el objetivo del análisis que llevan a cabo Sanjya Lall y John Weiss en el capítulo tres, mientras que Ernesto López-Córdova, Alejandro Micco y Danielken Molina estudian más en concreto cómo es competir con el dragón chino en el mercado de EE UU. Para finalizar, Alicia García-Herrero y Daniel Santabárbara comprueban el impacto de la inversión extranjera directa de China sobre Latinoamérica.

      Corea también suma

      La cuarta economía asiática se abona a una recuperación que lideran Japón y China

      FERNANDO CANO 23/08/2009

      Esta semana se ha confirmado que los gigantes asiáticos van por delante de la tímida recuperación económica mundial. Japón ha salido de números rojos creciendo un 0,9% y China ha vuelto a registrar un PIB del 8% después de un curso de apatía. Pero no son los únicos. Corea del Sur, la cuarta economía del continente, también ve la luz al final del túnel y lo hace con un renovado optimismo, una industria local reforzada y un consumo privado boyante. Las previsiones son optimistas y señalan que el país podría salir de la recesión el próximo año y crecer un 2,5%.

      El paro y los desequilibrios exteriores son la principal amenaza

      Parte de estas esperanzas se sustentan en los sorprendentes datos del último trimestre. Entre abril y junio, la economía coreana creció un 2,3% comparado con los primeros tres meses del año, el dato más alto en cinco años. Los especialistas consideran que esta cifra consolida el tímido crecimiento del 0,1% de marzo, tras un nefasto 2008 en el que la caída del PIB fue del 5,1% a partir de octubre. La clave de este despegue ha estado precisamente en el comercio exterior y en el crecimiento de sus principales socios comerciales.

      Las exportaciones de Corea del Sur representan casi el 60% de todo su PIB. De estos envíos, China compra más del 20%, y Japón, casi un 10%. A la luz de estas cifras no es extraño inferir que el alza de estas dos economías incidirá automáticamente sobre la industria coreana. Un dato. El mismo trimestre en que Japón ha salido de la recesión, las exportaciones coreanas han crecido un 14,7%. De la mano de las exportaciones también ha vuelto a repuntar la industria manufacturera (8,2%), el sector servicios (1%) y el gasto de los hogares (3,3%).

      La recuperación ha estado liderada además por un fuerte paquete de ayuda estatal y una activa política monetaria. El Ejecutivo ha inyectado unos 50.000 millones al mercado para estimular la inversión y el consumo a través de ayudas directas y recortes fiscales. Con ello ha conseguido revitalizar la industria local, que ha sustituido a sus clientes extranjeros por compradores locales. Paralelamente, el Banco de Corea (BOK) ha recortado sus tipos de interés hasta el 2% desde el 5,25%, una tasa que se ha mantenido inalterada los últimos cinco meses.

      Como es habitual, la OCDE ha advertido a Corea que controle el gasto. En estos momentos ya se ha gastado el 60% del presupuesto para este año debido a la elevada inversión para superar la crisis, con lo que el déficit fiscal llegará este año al 1,2%, y al 2,3% en 2010. Esto significará que se romperá la tradición de superávit en las cuentas públicas de la última década, aunque la OCDE cree que es la coyuntura indicada para poner en marcha un plan de reestructuración fiscal y una serie de reformas que replanteen la manera de entender el gasto público.

      Con todo, los especialistas y entidades internacionales como el FMI han elevado sus previsiones de crecimiento sistemáticamente en los últimos seis meses, desde una caída del 4% en febrero hasta una contracción del 1,75%. No obstante, otros expertos piden no perder de vista algunos nubarrones como el creciente desempleo, el desequilibrio de la balanza por cuenta corriente, una ralentización en la recuperación del comercio mundial y complicaciones en las cuentas del Estado, derivadas de los planes de reciente reestructuración bancaria. –

      Written by Eduardo Aquevedo

      24 septiembre, 2009 a 22:06

      Una respuesta

      Subscribe to comments with RSS.

      1. mis felicitaciones por este espacio, es muy interesante.

        luciana

        25 septiembre, 2009 at 16:42


      Deja un comentario

      Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

      Logo de WordPress.com

      Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

      Imagen de Twitter

      Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

      Foto de Facebook

      Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

      Google+ photo

      Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

      Conectando a %s

      A %d blogueros les gusta esto: