CIENCIAS SOCIALES HOY – Weblog

Actualidad sobre política, sociología, economia, cultura…

C. Ominami: "Marco pasará a segunda vuelta y ese día la vieja Concertación dejará de existir"

leave a comment »

El debut de Carlos Ominami en la campaña presidencial de su hijo:

CHILE-frei_meo Tras 40 días lejos de la Concertación, el senador hace un descarnado análisis del conglomerado que ayudó a fundar hace 21 años: "Está seriamente en duda su condición de primera mayoría relativa". Critica el acuerdo parlamentario del oficialismo, pronostica que los candidatos al Parlamento preferirán no sacarse fotos con Frei tras los resultados de la próxima encuesta CEP y augura que el mapa político sufrirá grandes transformaciones después del 13 de diciembre. 

ROCÍO MONTES R.

Carlos Ominami Pascual (Santiago, 1950) llega apurado y disculpándose a la Fundación Chile 21, en Compañía con Bandera. El día anterior le chocaron el jeep en Quillota y tuvo que cruzar Santiago en taxi a la hora punta de la mañana. Pero no se hace problema con andar a pie: la conversación, de hecho, termina mientras camina a paso rápido al Palacio de la Moneda. En el trayecto la gente lo mira, lo reconoce por la inseparable bufanda roja y se da cuenta de que, efectivamente… es el padre del candidato a la Presidencia Marco Enríquez-Ominami y suegro de Karen Doggenweiler.

La vida entera de Ominami cuelga de la muralla de su oficina. Fotografías de varias épocas, perfectamente enmarcadas, revelan quiénes son las personas a las que quiere, la gente a la que admira y los hitos de su carrera política. Y aunque las imágenes son variopintas -el propio Ominami sufre múltiples mutaciones- hay algo que subyace en todas las instantáneas: la historia de la Concertación. El senador, sin embargo, hace poco más de 40 días ya no es parte del mundo oficialista que contribuyó a formar a fines de los ’80. El pasado 27 de junio abandonó el conglomerado tras renunciar al PS: "Han sido intensos y ásperos, pero extremadamente vitales. En algún momento pensé que ya estaba llegando al final de mi carrera, porque llevo militando 41 años. Pero hoy día tengo la energía y el ánimo que difícilmente tienen las personas de 59".

-Desde fuera, ¿cómo se ve la Concertación?

-Tengo la convicción de que la Concertación cumplió su ciclo, y estoy lejos de ser el único. Lo acaba de decir también Gabriel Valdés: la Concertación, en lo que fue el espíritu de los 80 y principios de los 90, se murió, ya no es. Ya dejó de ser la mayoría social y política, y está en duda su condición de primera mayoría relativa. Es una coalición declinante que tiene algunos aspectos y comportamientos decadentes.

-¿Decadentes?

-Son decadentes las tendencias a instalarse en la administración del poder, a presionar y amenazar a la gente con sus puestos, como quedó de manifiesto en la VI Región, con la denuncia que formularon los diputados Valenzuela y Mulet respecto de la intervención electoral de la intendencia. Estar fuera de esa coalición da una tranquilidad en el alma.

Recomposición de fuerzas

-¿Qué le pareció el acuerdo parlamentario que esta semana alcanzó la Concertación, con amenazas radicales incluidas?

-Es un acuerdo imperfecto que va a tener consecuencias muy negativas hacia adelante porque, ya no como excepción, sino que en algunos aspectos como norma, plantea la confrontación entre el PS y el PPD. Rompieron un principio vital: la alianza estratégica del progresismo dentro de la Concertación. Eso es parte de la decisión que adoptó la dirección de Camilo Escalona de privilegiar la alianza con la DC. Pero el eje Latorre-Escalona no es capaz de impulsar el conglomerado. Es un eje conservador que está conduciendo a la Concertación a la derrota.

-Habrá visto la foto post acuerdo, en que aparecían peleando la diputada María Antonieta Saa y el presidente radical, José Antonio Gómez.

-Habla de una coalición en que la amistad cívica, el gusto por estar en un combate común, están extraordinariamente debilitados. En latín se llama el "affectio societatis", y eso prácticamente no existe. Lo que hay es la administración de cuotas de poder, y eso es lo que explica que finalmente se produzcan este tipo de incidentes que, con toda seguridad, no serán los últimos.

-Pero lograron un pacto con el PC y usted era de los que estaba contra la exclusión.

-El acuerdo, presentado como un gran pacto contra la exclusión, tiene defectos fundamentales de fábrica. No deja de ser una paradoja que por la misma puerta por la cual entraron algunos dirigentes comunistas hayamos tenido que salir otros que fuimos fundadores de la Concertación. Que dirigentes históricos nos hayamos transformado en los nuevos excluidos del sistema.

-¿Y cuál es el objetivo de la candidatura presidencial de Marco Enríquez-Ominami? ¿Quebrar de una vez a la Concertación para formar otra cosa?

-No, construir una nueva mayoría que saque a Chile de su estancamiento económico y político, tan ambicioso como eso. El mes que media entre la primera y segunda vuelta será un período de intensa actividad política, y vamos a asistir a una cierta recomposición de fuerzas. Y va a estar dada por la convergencia que pueda producirse entre aquellos que están por una reforma política en serio, con una nueva Constitución, y con un conjunto de reformas económicas que le permitan a Chile salir del estancamiento.

-¿Y con quién piensa construir esa nueva mayoría?

-Con lo mejor que queda en la Concertación, el mundo extraparlamentario que tiene cosas interesantes que aportar, los nuevos líderes sociales que se han constituido muy al margen de los partidos, y parte del mundo empresarial que está bastante asfixiado por el sistema financiero.

-¿Tiene en la cabeza algún modelo importado?

-Hay que mirar con atención el Frente Amplio uruguayo.

Las fotos serán con Bachelet

-La recomposición de fuerzas de la que habla, ¿se produciría independientemente del resultado que saque Marco Enríquez-Ominami en la primera vuelta?

-Independientemente, aunque hay escenarios más o menos favorables para esta recomposición. Pero Marco pasará a segunda vuelta y ese día la vieja Concertación dejará de existir. Ya nadie duda de que la candidatura de Marco, que fue ninguneada y tratada despectivamente, sobrepasó el dígito y puede amargar seriamente la chance del oficialismo de participar en una segunda vuelta.

-¿Realmente cree que puede ser su hijo el que enfrente a Piñera en el balotaje?

-Es perfectamente posible: Marco se instaló en sólo seis meses a gran velocidad. En los cuatro meses que quedan de campaña necesitaríamos la mitad de esa velocidad para pasar a segunda vuelta.

-Es difícil imaginarse a la Concertación en bloque haciendo campaña por su hijo… ¿Ve a Escalona llamando a votar por Marco?

-Ver a Escalona haciendo campaña por Marco es una imagen difícil de imaginarse, pero tampoco imagino a Escalona apoyando a Piñera.

-El jueves, el PS suspendió la militancia a los dirigentes pro Marco…

-Es un paso más de la deriva autoritaria de la dirección del PS, que se está quedando cada vez más sola.

-En septiembre se da a conocer la encuesta CEP… ¿Cuánto sacará Marco Enríquez-Ominami?

-Piñera debería mantenerse en una situación de estancamiento e incluso de regresión que mostró en la última CEP. No creo que la candidatura de Frei progrese, y los 13 puntos de Marco van a experimentar un aumento tan significativo como para reducir de manera importante la distancia de 17 puntos que lo separaban de Frei en la última CEP.

-Si eso sucede, va a haber un problema para la Concertación, porque… ¿con quién se sacarán la foto los candidatos al Parlamento?

-Eso es un problema que deberán resolver los candidatos. Creo que va a ser un problema y vamos a ver cosas interesantes: mucha foto con Bachelet para tratar de eludir el problema, y me atrevo a anunciar que muy pocas fotos con Frei.

-De no pasar a segunda vuelta, ¿cómo se van a capitalizar los votos de Enríquez-Ominami? ¿Se traspasarán automáticamente a Frei, como auguran los concertacionistas?

-Eso es justamente lo que se pensaba en la vieja política: que los traspasos de votos son automáticos.

Ex pololo francés de Javiera Enríquez, la hermana de ME-O: "Siento mucho lo que le pasó"

Encontró la información sobre la explosión en el departamento de Javiera Enríquez buscando diarios chilenos en internet. Él estaba en París. Y cuando vio la noticia, Guillaume Studer, el mejor amigo de la infancia francesa de Marco Enríquez-Ominami, no pudo evitar la desazón.

Guillaume conoció a Enríquez-Ominami cuando eran dos niños que asistían a la escuela parisina de la Rue de Sevigne. Se volvieron como hermanos. "Una vez -dice- Marco vino a mi casa. Teníamos 9 o 10 años. Al día siguiente, mi padre me dijo ‘tu amigo un día será Presidente de Chile’". En esos años Javiera -hija del breve matrimonio del líder del MIR, Miguel Enríquez y Alejandra Pizarro-, vivía en México junto a sus abuelos.

Y aunque a los 13 años su amigo Marco dejó Francia, Guillaume mantuvo los lazos. Tanto así, que en 1995 llegó a Chile. Y terminó quedándose 5 años. En Santiago conoció a Javiera e iniciaron una relación. Viajaron varias veces a México y Francia juntos. Y aunque la relación amorosa terminó, guarda buenos recuerdos de ella. "Javiera es una persona que quiero mucho, siempre cariñosa y muy generosa". Y recuerda que ella estuvo muy frágil en la época de la muerte de su abuelo Enríquez y que desde niña le tocó mucho la desaparición de su tío Edgardo Enríquez.

"Vivir juntos fue muy agradable. Estábamos estudiando, ella en la Finis Terrae y yo en la Universidad de las Américas. Después empezamos a trabajar". También hacían traducciones de guiones para el cine y para Alejandro Jodorowsky.

Guillaume dice que siente lo que le pasó y que espera que se recupere de las quemaduras que la tienen internada en la Clínica Indisa.

"La Concertación se pisó la cola"

Carlos Ominami hace duras críticas a la Concertación y apuesta por la construcción de una nueva mayoría política en Chile. Es un proyecto que, aunque no se haga explícito públicamente, seduce a un sector del conglomerado.

-La nueva fuerza política de la que habla, ¿no sería más fácil de construir desde la oposición? ¿no sería mejor que ganara Piñera?

-El triunfo de Piñera le plantea a Chile problemas tan delicados que prefiero no ponerme en esa hipótesis. Lo peor que le puede pasar a Chile es que gane la derecha. Y lo que pudiera ser muy bueno para la reconstrucción de la Concertación es muy malo para Chile y, en ese caso, es malo también para la reconstrucción de una nueva fuerza política.

-Usted dice que este año hemos visto elementos de campaña sucia… ¿También fue campaña sucia sacar a la palestra el episodio de Piñera en el Banco de Talca?

-Me parece que la biografía de los candidatos que postulan a la Presidencia de Chile debe exponerse públicamente. Pero sacar a relucir un episodio que tiene ya 27 años y presentarlo como una gran carta ganadora muestra que la Concertación tiene poco que decir respecto del futuro. Pienso, además, que la Concertación terminó pisándose la cola, como en otras ocasiones, toda vez que las acusaciones fueron desautorizadas por figuras tan relevantes de la coalición como el propio Patricio Aylwin.

El discurso de Jaime Guzmán que defiende la pena de muerte

"Hay delitos que pueden merecer la pena capital", decía el fundador de la UDI, Jaime Guzmán, en un discurso en el Senado en 1990, cuando creía inconveniente abolir totalmente dicha pena. Ese mismo discurso ha circulado en el partido y en la fundación que lleva su nombre ahora que muchos de sus parlamentarios respaldan la pena de muerte en casos como el del asesinato de la niña Francisca Silva (5), ocurrido en Valparaíso. Las posiciones encontradas han generado polémica en la colectividad. Algunos respaldan el discurso y otros plantean que hoy Guzmán no pensaría lo mismo que en el 90.

Ese año, Guzmán decía: "Si nos aproximamos al tema considerando sólo la eventual reincidencia de un delincuente que aparezca especialmente peligroso, pienso que la pena de muerte no se justificaría. Bastarían tal vez al efecto prisiones de alta seguridad. Diferente es el juicio si enfocamos la materia desde la perspectiva de la defensa y la protección de la sociedad frente a los potenciales delincuentes, que es la razón predominante de las penas y del carácter retributivo que les es esencial. Con ese prisma, hay delitos que pueden merecer la pena capital".

"Frei creía que los chilenos no estaban preparados para elegir a Bachelet"

-¿Cuál es la Concertación que tiene detrás Eduardo Frei?

-Me acuerdo muy bien de una polémica bien aguda que tuve con Frei en el verano de 2004, cuando comenzaban ya a esbozarse las candidaturas presidenciales para 2006. Frei decía: "No estoy para cualquier cosa. No estoy para la chatura de hoy día, no estoy para el conventilleo, no estoy para la mísera calidad del debate político. Para eso me quedo en mi casa tranquilo. Yo estoy dispuesto a colaborar y participar, y la gente votará". Desgraciadamente, las palabras de Frei se han ido perdiendo en la noche de los tiempos, porque ha sido arrastrado a la chatura. Frei está participando en una campaña que no ha logrado elevar la mísera calidad del debate político. En 2005 dijo que sería impresentable que, después de haber hecho primarias en el ’93 y el ’99, para la siguiente elección el candidato se eligiera entre cuatro paredes. Y la verdad es que ahora el candidato no se eligió entre cuatro paredes, pero casi. Se eligió en unas primarias en que el 95% de la población no se enteró".

-Usted está calificando a Eduardo Frei de oportunista.

-Lo calificaría de alguien que se ha equivocado harto en sus opiniones. En la misma entrevista en "El Mercurio" a Frei le preguntan si creía que los chilenos elegirían a una mujer Presidenta. Y él responde: "Difícil. Es que somos muy machistas… y las mujeres son más machistas que los hombres". A mí me da gusto ver ahora al ex Presidente Frei cercano a la Presidenta Bachelet, pero Frei creía que los chilenos no estaban preparados para elegir a Bachelet y se equivocó, porque todas sus aprensiones no eran efectivas. Esa es la razón por la cual también pienso que, así como los chilenos pudieron elegir a una mujer como Presidenta, pueden perfectamente elegir a un joven.

-¿Cómo evalúa el trabajo del comando de Frei? Hace dos semanas hubo momentos de tensión cuando los voceros pidieron que TVN revisara el rol de Karen Doggenweiler en la campaña de Marco Enríquez-Ominami.

-Ha habido atisbos de campaña sucia. Y el episodio de Karen Doggenweiler es parte de una campaña sucia, porque no me cabe la menor duda de que los voceros hicieron esas declaraciones sobre la base de indicaciones y que no fue una improvisación.

"Lagos no logró salvar a la DC"

El senador Carlos Ominami considera que "el drama de la política en este país fue la incapacidad de construir una fuerza política de izquierda sólida que pudiera darle conducción a la Concertación". Y señala que, aunque él no es vocero de Ricardo Lagos, el ex Presidente hace el mismo diagnóstico: "Él sabe que existieron las condiciones para ello y el gran momento fue el 99-2000, cuando hicimos una elección primaria en que movilizamos a un tercio del país en donde sacamos más del 60% de los votos". Lagos, sin embargo, "por un análisis político erróneo", pensó que la organización del progresismo iba a ser vivido como un hecho conflictivo por la DC. "El resultado de esa decisión fue simplemente un drama", señala Ominami. "Lagos no logró salvar a la DC; la DC confirmó su propio proceso de decadencia y a su vez hizo que las propias fuerzas progresistas se atomizaran y entraran en conflicto unas con otras".

EL MERCURIO.CL

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: