CIENCIAS SOCIALES HOY – Weblog

Actualidad sobre política, sociología, economia, cultura…

P. Krugman: la culpa (de la crisis) la tiene Reagan…

with 5 comments

PAUL KRUGMAN 28/06/2009

Krugman_visita_Barcelona Esta ley es la más importante de los últimos 50 años para las instituciones financieras. Proporciona una solución a largo plazo a las instituciones de ahorro con problemas. En general, pienso que nos ha tocado el gordo". Esto es lo que declaró Ronald Reagan en 1982, cuando firmó la Ley Garn-St. Germain para Entidades de Ahorro.

Resulta que se equivocó en lo de que se habían resuelto los problemas de las entidades de ahorro. Por el contrario, la ley convirtió los modestos problemas de las cajas de ahorro en una catástrofe en toda regla. Pero tenía razón respecto a la importancia de la legislación. Y en cuanto al gordo, bueno, llegó por fin más de 25 años después, convertido en la peor crisis económica desde la Gran Depresión.

Porque cuanto más se buscan los orígenes del desastre actual, más claro queda que el principal giro equivocado -el que hizo que la crisis fuera inevitable- se dio a principios de la década de 1980, en los años de Reagan.

Los ataques a la reaganomía se centran por lo general en la creciente desigualdad y en la irresponsabilidad fiscal. De hecho, Reagan dio comienzo a una era en la que una pequeña minoría se enriqueció enormemente, mientras que las familias trabajadoras sólo experimentaron una exigua mejora. También rompió con las antiguas normas de prudencia fiscal.

Respecto a esto último: tradicionalmente, el Gobierno estadounidense sólo ha incurrido en un déficit presupuestario significativo en tiempos de guerra o de emergencia económica. La deuda federal como porcentaje del PIB no paró de caer desde el final de la Segunda Guerra Mundial hasta 1980. Pero el endeudamiento empezó a aumentar con Reagan, volvió a caer en los años de Clinton y reanudó su ascenso durante el Gobierno de Bush, dejándonos mal preparados para la emergencia que ahora tenemos encima.

Sin embargo, el aumento de la deuda pública fue pequeño en comparación con el incremento de la deuda privada, posibilitado por la liberalización financiera. El cambio de las normas financieras estadounidenses fue el mayor legado de Reagan. Y es el regalo que sigue vigente.

La consecuencia inmediata de la Ley Garn-St. Germain fue, como he dicho, convertir el problema de las entidades de ahorro en una catástrofe. La crisis de las cajas de ahorro se ha eliminado de la hagiografía de Reagan, pero el hecho es que la liberalización dio al sector -cuyos depósitos tenían garantía federal- licencia para apostar con el dinero de los contribuyentes, en el mejor de los casos, o simplemente para expoliarlo, en el peor. Cuando el Gobierno cerró los libros contables sobre el asunto, los ciudadanos habían perdido 130.000 millones de dólares, y por entonces ésa era una cantidad enorme de dinero.

Pero están además las consecuencias a largo plazo. Los cambios legislativos de la era de Reagan básicamente pusieron fin a las restricciones del préstamo hipotecario establecidas durante el New Deal; unas restricciones que, en concreto, limitaban la capacidad de las familias para comprar viviendas sin adelantar una cantidad importante de dinero.

Estas restricciones las impusieron en la década de 1930 unos líderes políticos que acababan de experimentar una terrible crisis financiera e intentaban impedir otra. Pero en 1980, los recuerdos de la Depresión se habían esfumado. El Gobierno, declaró Reagan, es el problema, no la solución; hay que dar rienda suelta a la magia del mercado. Y así se eliminaron las normas de precaución.

Esto, unido a unos criterios de préstamo más flexibles para otros tipos de créditos al consumo, provocó un cambio radical en el comportamiento estadounidense. No siempre hemos sido una nación de grandes deudas y pocos ahorros; en la década de 1970, los estadounidenses ahorraban casi el 10% de sus ingresos, algo más que en la década de 1960. Fue después de la liberalización de Reagan cuando el ahorro empezó a desaparecer del modo de vida estadounidense, culminando con la tasa de ahorro nula que predominaba en vísperas de la gran crisis. La deuda de las familias alcanzaba sólo el 60% de la renta cuando Reagan asumió la presidencia, aproximadamente igual que durante el Gobierno de Kennedy. En 2007 había aumentado hasta un 119%.

Todo esto, se nos aseguraba, era bueno: es verdad que los estadounidenses acumulaban deudas y no ahorraban nada de su renta, pero sus finanzas parecían ir bien si teníamos en cuenta la subida de valor de sus viviendas y de sus carteras bursátiles. Vaya.

Las causas inmediatas de la crisis económica actual se encuentran sin lugar a dudas en acontecimientos que se produjeron mucho después de que Reagan dejase el poder: en la abundancia mundial de ahorros creada por el superávit en China y en otros países, y en la gigantesca burbuja inmobiliaria que esa abundancia de ahorros ayudó a inflar.

Pero fue la explosión del endeudamiento a lo largo del cuarto de siglo anterior lo que hizo que la economía estadounidense se volviera tan vulnerable. Muchos de los que habían pedido préstamos que estaban por encima de sus límites tenían a la fuerza que dejar de pagarlos cuando la burbuja se pinchó y el desempleo empezó a aumentar.

Esta morosidad provocó a su vez caos en un sistema financiero que -también gracias a la liberalización de Reagan- había asumido demasiados riesgos con demasiado poco capital.

En los tiempos que corren, se puede echar la culpa a muchos. Pero los principales causantes del caos en el que nos encontramos fueron Reagan y su círculo de asesores, hombres que olvidaron las lecciones de la última gran crisis financiera de Estados Unidos, y condenaron al resto de nosotros a repetirla.

Paul Krugman es profesor de Economía de Princeton y premio Nobel de Economía en 2008. © 2009 New York Times Service. Traducción de News Clips.

EL PAIS.COM

5 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. De alguna manera se apunta a que el ingreso de moneda China financiando el deficit de USA permitio financiar la burbuja inmobiliaria. En el tiempo que esto estaba ocurriendo Greenspan hablaba de “conundrum” lo inentendible que era que las tasas de corto plazo bajaran y las de largo no bajaran en la proporcion. Ahora a la luz de la crisis se ha empezado a decir que todo esto (Tasas de largo plazo, entrada de dinero desde Asia y paises arabes entre otros, crisis subprime) estaria relacionado. Alguien me podria explicar en detalle como se relacionan en concreto. O sea hablo de como se mueven los engranajes despues de la liberacion del sistema financiero y como se va gestando la crisis. Creo que entender los mecanismos de propagacion a traves de un sitema de precios (tasas) nos puede ayudar a evitar una quinta o sexta crisis de las mismas caracteristicas.( Primero recuerdo la crisis de los ochenta con los petrodolares, la de Japon y la actual con las mismas historias en cuanto a su origen (la de mexico y Rusia no me acuerdo como se gestaron)). Ahora se habla de una posible recuperacion basada principalmente al parecer en la inyeccion de platas o deudas fiscales y en paralelo el resurgimiento de la especulacion petrolera con sus respectivos aumentos de precios de ese comodity. No estaremos preparando una repeticion de crisis version dos. O sea aumenta la inyeccion de liquidez , especulacion aumenta el precio del petroleo, lo que sigue aumenta la inflacion, como consecuencia de ese aumento de ese precio estrategico y ahi estamos de nuevo subiendo la tasas y ahi se nos viene la version dos de la crisis actual. Que se opinan al respecto…

    Isabel Carracedo

    8 julio, 2009 at 13:27

  2. Isabel, tienes razon en que el riesgo que mencionas al final existe, pero tal como lo señala bien Krugman en muchos de sus artículos, el peligro mayor no es el déficit fiscal y las tensiones inflacionarias, sino la debilidad de la demanda con sus efectos recesivos que reproducen o profundizan las tendencias estructurales actuales… lo más grave es que todo degenere en una depresion de largo plazo, para lo cual la timidéz fiscal y del gasto público en EEUU y países grandes serian fatales… La inflación, al contrario de lo que opinan los economistas conservadores, es francamente a mi entender un problema menor…

    Eduardo Aquevedo

    8 julio, 2009 at 14:30

  3. Este aumento del precio del petroleo a producido en mi pais (Chile)un aumento de la inflacion de 0,3%(en el ultimo mes) bastante superior a lo esperado. Esto a pesar de que una gran mayoria de los item que participan en la medicion estan bajando de precio con una tendencia deflacionaria importante. Debido a que la crisis igual, a pesar o con todo el gasto fiscal,igual se ha sentido fuerte en:el crecimiento, en el aumento del desempleo, en la disminucion del consumo. O sea a pesar de todo eso tenemos una inflacion que ya no es negativa y el factor que mas la determina es el precio del petroleo. Apesar de nuestra carga deflacionaria y de todos nuestros problemas ese precio se hizo sentir de inmediato. No es que estemos consumiendo mas o que la economia se este activando. Entonces si esa tendencia de aumento de precio de el insumo energetico continua (debido a especulacion o a lo que sea). Entonces la inflacion puede aumentar paralelo con un mercado deprimido.Aumentar las tasas es deprimirlo mas que queda entonces? Seguir suministrando liquidez? Soluciona eso el problema?.No se ha producido en el fondo este problema porque ha habido paises que producen y ahorran y uno que solo consume. O sea que sacamos con inyectar dinero si la economia real no tiene a quien vender porque su aparato productivo no es competitivo. O porque los que consumian estan muy endeudados para seguir haciendolo.En el fondo como se produce la verdadera riqueza. No creo que sea atraves de inyectar dinero. Con todo lo que digo no es para defender una subida de las tasas para que no haya inflacion, porque eso lleva a una crisis adicional. Pero tampoco veo que la solución sea solo inyectar dinero. Se necesita repensar todo. No hay soluciones simples. No seria un buen punto de partida regular el precio del petroleo. Ya que cada vez que se dispara produce grandes problemas? Y este precio no es al parecer determinado por factores de alocacion de recursos si no mas bien por una suerte de especulacion.

    Isabel Carracedo

    8 julio, 2009 at 16:04

  4. ISABEL, ES QUE NO SE TRATA SOLO DE INYECTAR DINERO O DE ASEGURAR UNA DEMANDA ORIENTADA SÓLO AL CONSUMO, SINO DE PROMOVER LA ACTIVIDAD ECONOMICA, LA PRODUCCION, EL EMPLEO, CON POLITICAS FISCALES MULTIPLES Y CONVERGENTES. NO HAY MAS SALIDA QUE UNA INTERVENCIÓN DEL ESTADO A TRAVES DE POLITICAS PUBLICAS ACTIVAS Y DIVERSAS. ACTUAR SOBRE EL PRECIO DEL PETROLEO SERIA DE TODOS MODOS EXTREMADAMENTE POSITIVO, PERO TU SABES QUE ES DE MUY DIFICIL IMPLEMENTACION Y TAMBIEN DE LARGO PLAZO. EN CUALQUIER CASO, AGRADEZCO MUCHISIMO TUS OPINIONES Y ELLAS SERAN SIEMPRE BIENVENIDAS EN ESTE BLOG.

    Eduardo Aquevedo

    8 julio, 2009 at 16:41

  5. LO DE POLITICAS DIVERSAS Y CONVERGENTES ES EN LA TEORIA, EN LA PRACTICA, AQUI POR LO MENOS, EN UN AÑO DE ELECCIONES SE HA TRANSFORMADO EN UN MONTON DE BONOS.NO TENGO NADA EN CONTRA DE QUE SE REPARTA DINERO AL QUE MAS LO NECESITA, PERO , HECHO DE MENOS LA MIRADA A LARGO PLAZO.COMO EN EL FUTURO SEREMOS MAS COMPETITIVOS Y AHI INVERTIR EN ESO TAMBIEN.ESTO SE HA CONVERTIDO EN UN APAGA INCENDIOS Y YO POR LO MENOS NO ME HE DADO CUENTA DE COMO ESTA PENSADO ESO DE PROMOVER LA ACTIVIDAD ECONOMICA. POR LO MENOS EN CHILE NO TENEMOS QUE ANDAR SALVANDO A BANQUEROS POR QUE ALGO APRENDIMOS CON LA CRISIS DE LOS OCHENTA.YA ES ALGO

    Isabel Carracedo

    8 julio, 2009 at 17:53


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: