CIENCIAS SOCIALES HOY – Weblog

Actualidad sobre política, sociología, economia, cultura…

Airbus A310 cae al mar con 153 pasajeros cerca de las Comores…

with one comment

Un avión con 153 personas a bordo se estrella en el océano Índico

El Airbus, de una compañía yemení, tenía prohibido volar en territorio francés

ANTONIO JIMÉNEZ BARCA – París – 01/07/2009

Un pariente de las víctimas que iban en el avión que ayer se precipitó en el océano Índico, con 153 personas a bordo, a una decena de kilómetros de las islas Comoras, fue muy claro al denunciar a gritos lo que había ocurrido: "En Yemen nos meten en ataúdes volantes". Un Airbus 330 nuevo de la compañía Yemenia, con todos los controles en regla y todas las bendiciones técnicas, despegó el lunes por la mañana de París. Tras hacer escala en Marsella, el avión volvió a despegar, esta vez con destino a Saná, en Yemen.

Allí empezaron las irregularidades, lo que no paran de denunciar los parientes de los muertos o los miembros de las nutridas colonias de nativos de las islas Comoras que existen en los alrededores de París y en Marsella. En vez de despegar en el Airbus 330 nuevo, los pasajeros con destino a Moroní, la capital, se subieron a otro, un Airbus 310 al que las autoridades francesas habían prohibido volar en Francia debido a ciertas irregularidades encontradas en 2007.

Cerca de la una de la madrugada del martes (hora española), a unos pocos kilómetros del aeropuerto de Moroní, cuando el piloto se disponía a aterrizar y sin que aún se sepan las causas, el avión se precipitó al mar y se estrelló contra el agua. Sólo hay un superviviente: una adolescente de 14 años que fue encontrada ayer por la mañana a unos 40 kilómetros de la costa, flotando en medio del océano, milagrosamente viva y sana.

A las pocas horas de que la noticia diera la vuelta al mundo, los familiares y amigos de las víctimas se reunían en los aeropuertos de París y Marsella. Hay 65 muertos de nacionalidad francesa: la mayoría, familias de las islas Comoras que iban de vacaciones y vivían en barrios de la periferia de estas dos ciudades francesas.

Hace exactamente un mes se estrelló otro Airbus, esta vez de Air France, en medio del océano Atlántico. En esa ocasión, los parientes de las víctimas no hablaron. En este caso sí: la rabia y la indignación les hicieron denunciar que "en Yemen cambian siempre de avión, meten a los pasajeros en aviones-basura". Incluso existe una asociación, SOS Viaje a Comoras, creada hace más de un año, cuyo principal objetivo era denunciar las condiciones de este vuelo.

"Entre Saná y Moroní, el viaje se hace con aviones que no responden a las normas internacionales. Se trata a las personas como animales, las amontonan, no respetan nunca los horarios, siempre hay problemas técnicos", aseguró ayer a la agencia France Presse Farid Soilihi, el portavoz de esta asociación.

El secretario francés de Estado de Transportes, Dominique Bussereau, confirmaba ayer en la Asamblea Nacional francesa que la compañía Yemenia no está en la lista negra de la Unión Europea, pero que el avión que partió de París no era el mismo que no llegó a aterrizar en Moroní. "Ese avión en concreto fue excluido de volar en territorio nacional porque hace unos años se le detectaron problemas importantes", manifestó.

Es decir: el trayecto París-Yemen y Yemen-París se hace con un avión que responde a los controles exigidos. El de Yemen-Moroní y Moroní-Yemen, con otro, más viejo y más defectuoso. Una parisiense natural de las islas Comoras lo explicaba en la radio: "Así se bajan costes y se consigue dar el billete más barato". La argucia es legal: el billete debe consignar la compañía aérea que se utiliza, pero no el tipo de aparato en el que se va a volar.

Las autoridades yemeníes aseguraron que una posible causa del accidente es el mal tiempo que, al parecer, se ensañaba el lunes por la noche con el archipiélago de las Comoras: "Había vientos de 60 kilómetros por hora", precisó el vicepresidente de la Aviación Civil yemení, Mohamed Abdelrahman Abdelqader. Tras el accidente, la Comisión Europea propuso que se cree una lista negra mundial para incluir a las aerolíneas que no son seguras.

La noticia ha sobrecogido Francia, un país que lleva un mes pensando y elucubrando con lo que pasó el 1 de junio en el Airbus 330 que despegó de Río de Janeiro y se hundió horas después en medio del Atlántico. Hoy, precisamente, se cumple el plazo para encontrar la caja negra de ese avión, hundida en algún lugar del océano a 5.000 metros de profundidad: la batería de la baliza que emite una señal localizadora, en teoría, se agota hoy.

Un avión con 153 personas a bordo se estrella en el océano

Por Ali Moindjie –

MORONI (AFP) — Un Airbus A310 de la aerolínea Yemenia con 153 personas a bordo cayó al mar la madrugada de este martes cerca del archipiélago de las Comores, casi un mes después del accidente del A330 de Air France entre Rio de Janeiro y París en el que murieron 228 personas.

Los equipos de rescate enviados al lugar del accidente encontraron a por lo menos un superviviente, un niño del que se desconocía la edad y la nacionalidad, precisaron fuentes médicas y de socorro comorenses.

Por otra parte, Mohamed Al Sumairi, director general adjunto de Yemenia, informó de que "se recuperaron tres cuerpos" durante unas operaciones de búsqueda, dificultadas por las malas condiciones meteorológicas.

"Un mar agitado y un viento fuerte obstaculizan las operaciones de búsqueda y rescate", explicó.

Las malas condiciones meteorológicas podrían haber sido la causa del accidente, había estimado horas antes el secretario de Estado francés de Transportes, Dominique Bussereau, a una emisora de radio en París.

El aparato, con 142 pasajeros y 11 tripulantes a bordo, procedente de la capital yemení, Saná, y con destino a las Comores, cayó al océano Índico a unos 15 kilómetros de la isla de Gran Comora a las 01H50 (22H50 GMT) pocos minutos antes de su aterrizaje.

"La mayor parte de los pasajeros son ciudadanos de Francia y de Comores", precisó un responsable de Yemenia. Una fuente aeroportuaria en París informó de que había 66 franceses a bordo.

El director de previsión de la agencia meteorológica francesa, Jean-Marie Carrière, informó de que no había tormenta en la zona en el momento del accidente. "No se habla aquí de zona de convergencia intertropical, no hay nada de eso en este caso", aseguró, en referencia a las condiciones meteorológicas del accidente de Air France el 1 de junio frente a las costas de Brasil.

Bussereau explicó que la aerolínea Yemenia era "muy vigilada" por las autoridades francesas, debido a que se constataron "numerosos defectos" en el avión siniestrado.

"La compañía no formaba parte de la lista negra (europea) pero era objeto de un control reforzado por nuestra parte y debía ser audicionada próximamente por el comité de seguridad de la Unión Europea", precisó.

El avión había sido "excluido" del espacio aéreo de Francia por "irregularidades", añadió Bussereau.

Poco después de conocerse el accidente de Yemenia, la Comisión Europea propuso este martes la elaboración de una "lista negra mundial" de las compañías aéreas peligrosas.

Por su parte, una asociación francesa de usuarios denunció este martes las condiciones de los vuelos entre la capital yemení, Saná, y el archipiélago de las Comores, efectuados, afirma, por "compañías basura".

La Oficina de Investigación y Análisis (BEA), organismo estatal francés encargado de las investigaciones técnicas de los accidentes aéreos, anunció que enviará un equipo de expertos al lugar del accidente del A310 de Yemenia.

Y el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas francesas informó de que enviará dos barcos de la armada y un avión Transall para participar en las operaciones de rescate.

Entre los 142 pasajeros había "tres son recién nacidos", informó Abdel Kader, responsable de la aviación civil yemení. Los 11 miembros de la tripulación eran seis yemeníes, dos marroquíes, dos etíopes y una filipina.

Según Abdel Kader, la mayor parte de los pasajeros que embarcaron en el A310 estaban en tránsito en Saná: 52 venían de París, 59 de Marsella, 11 de El Cairo, 12 de Dubai, tres de Yedá, uno de Ammán y uno de Damasco, precisó.

Este es el segundo Airbus que cae al mar en casi un mes.

Un A330 de la aerolínea francesa Air France que volaba entre Rio y París cayó al Atlántico el 1 de junio con 228 personas a bordo.

Las operaciones de búsqueda permitieron recuperar 51 cuerpos. El viernes pasado, la marina y las fuerzas aéreas brasileñas decidieron poner fin a la búsqueda.

Francia prosigue las operaciones para intentar encontrar la cajas negras del avión, esenciales para explicar las causas del accidente, tras el cual el fabricante europeo Airbus defendió repetidas veces la fiabilidad de sus aparatos.

Copyright © 2009 AFP. Todos los derechos reservados.

Rescatan a superviviente de accidente en Océano Índico

Tal como informaron las autoridades, el avión se encontraba a media hora de su destino. (Foto: Efe)

El accidente sufrido este martes ocurre casi un mes después de que otro Airbus, un A-330 de Air France con 228 ocupantes, cayera al Atlántico cuando volaba de Río de Janeiro a París, el 1 de junio. En ambos casos, una parte sustancial de los ocupantes eran ciudadanos franceses: 61 en el avión de Air France y entre 26 y 66 en el accidente de Air Yemenia, según distintas fuentes.

TeleSUR 30/06/09

Las autoridades de Yemen anunciaron este martes que rescataron al único sobreviviente -hasta los momentos- de los 153 pasajeros que viajaban en el avión Airbus A310 de la aerolínea Yemenia Airways, que se precipitó esta madrugada en el Océano Índico.

La aeronave, que había partido de Saná a las 18.45 hora local (15.45 GMT), procedente de París, se estrelló cuando se encontraba a sólo 30 minutos de su destino, el aeropuerto internacional de Moroni, en la capital de las Islas Comoras (suroeste de África).

El Gobierno yemení, a través del vicepresidente de la aviación civil de este país, Mohamed Abdelrahman Abdelqader, confirmó el rescate de al menos un superviviente, sin facilitar su identidad, y agregó que se habían localizado varios cadáveres.

Las causas que generaron el accidente son desconocidas, pero el funcionario de las autoridades de aviación de Yemen garantizó que en el momento del naufragio incrementaba una tormenta, además que el viento soplaba a 61 kilómetros por hora.

El avión perdió el contacto con la torre de control a la 01.51 hora local (22.51 GMT), cuando se preparaba para el aterrizaje, añadió Abdelrahman Abdelqader.

Para el hallazgo de supervivientes y restos del avión, fueron activados varios helicópteros y dos embarcaciones de guerra francesas.

De las 153 personas que viajaban a bordo del avión, once eran miembros de la tripulación: seis yemeníes -el piloto, el copiloto, un técnico y tres azafatas-, dos marroquíes, un filipino, un etíope y un indonesio.

Además había 54 ciudadanos de nacionalidad comorense, 26 franceses, un palestino y un canadiense, según Abdelrahman.

No obstante, el secretario de Estado de Transportes francés, Dominique Bussereau, garantizó que la aeronave transportaba a 66 personas de nacionalidad francesa.

Mientras el número de pasajeros se ubica en 153, la directora del departamento de Solidaridad del Gobierno comorense, Fatima Hach Abdala, no coincide con la cifra y declaró al canal qatarí Al Yazira que el número de personas a bordo eran 158.

Asimismo, aseguró que por los momentos habían sido recuperados siete cuerpos sin vida.

Entretanto, Bussereau reveló este martes que la Dirección General de Aviación Civil francesa (DGAC) había constatado "cierto número de defectos" en el avión siniestrado, de la compañía Air Yemenia.

La aeronave "había sido controlada por la DGAC en Francia en 2007", cuando se hallaron los defectos según declaró el responsable francés a la cadena de televisión "i-Télé".

La compañía yemení explotaba el avión desde octubre de 1999, según un comunicado difundido por Airbus, en el que el constructor aeronáutico europeo precisa que el avión salió de la cadena de producción en 1990.

Tal como describió el fabricante, el aparato contaba con 51 mil 900 horas de vuelo en 17 mil 300 trayectos.

Airbus afirmó que proporcionará toda la ayuda necesaria a las autoridades y a los expertos de la Oficina de Investigación y Análisis francesa encargados de esclarecer el accidente.

Desde 1990 se han registrado al menos veinte accidentes graves con aviones Airbus en el mundo y en cinco de ellos la cifra de muertos superó los 200.

El más grave ocurrió el 26 abril de 1994 cuando 264 personas fallecieron al estrellarse un A300-600R de la compañía taiwanesa China Airlines en el aeropuerto de Nagoya (Japón).

TeleSUR – Efe / in -/IM

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Otro Air Bus? que casualidad! apuesto a que tampoco encuentran las cajas negras…

    george sera

    30 junio, 2009 at 20:36


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: