CIENCIAS SOCIALES HOY – Weblog

Actualidad sobre política, sociología, economia, cultura…

Archivo para junio 26th, 2009

Honduras: la OEA da su apoyo a Gobierno de Zelaya, pero maniobras golpistas continúan…

leave a comment »


  • OEA da su apoyo a Gobierno de Zelaya

  • El Congreso de Honduras estudia inhabilitar al presidente


  • Tegucigalpa, bajo la amenaza de golpe de Estado

Redacción, BBC Mundo

La Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó este viernes una resolución en la que da su apoyo a Honduras para preservar y fortalecer sus instituciones democráticas y acuerda el envío de una comisión especial para analizar la situación y contribuir al diálogo.

Manuel Zelaya.

Los gobiernos de Cuba, Ecuador, Nicaragua y Venezuela han expresado su apoyo a Zelaya. El Consejo Permanente de la OEA ratificó por aclamación la resolución, en la que expresa su "preocupación por que los recientes acontecimientos en Honduras puedan poner en riesgo su proceso político institucional democrático y el ejercicio legítimo del poder".

La OEA se hizo eco de la inquietud del embajador de Honduras ante el organismo durante una sesión extraordinaria, en la que había dicho que la institucionalidad democrática del país está en peligro y pedía "asistencia" para afrontar la crisis.

El Gobierno tiene "motivos para creer que la institucionalidad democrática y el ejercicio legítimo del poder están en riesgo, están siendo amenazados", dijo Carlos Sosa ante la OEA.

La campaña del presidente Manuel Zelaya para realizar una consulta popular este domingo sobre la futura convocatoria de una Asamblea Constituyente que pudiera reformar la Constitución hondureña, sumió al país en una crisis que enfrenta a la Presidencia con el ejército, el Congreso y los tribunales del país.

La consulta popular fue declarada ilegal por el Congreso y el Tribunal Supremo Electoral, y los mandos militares también rechazaron prestar apoyo logístico a la misma.

Mientras tanto, el Congreso, mediante una comisión especial, ha abierto una investigación sobre la conducta del presidente.

Material electoral

No obstante, este viernes, el presidente Zelaya se mantenía firme en su intención de realizar la consulta y anunció que empezaba la distribución del material para llevarla a cabo.

Seguidores del presidente de Honduras, Manuel Zelaya, recoger cajas en una base de la fuerza aérea en Tegucigalpa. Foto: 25 de junio.

El secretario privado del mandatario, Eduardo Enrique Reina, le dijo a la agencia de noticias EFE que la distribución del material, incluidas las 15.000 urnas, comenzó este viernes con la participación de voluntarios, entre los que figuran "campesinos, trabajadores y otros sectores del pueblo hondureño".

Mientras, más de 10.000 personas, según observadores y medios locales, se manifestaban en contra de la consulta con marchas y plantones en Tegucigalpa y San Pedro Sula, las dos ciudades más importantes del país.

El jueves, el presidente había dirigido a decenas de sus seguidores rumbo a una base de la Fuerza Aérea, de donde recogieron cajas y papelería con la que se piensa realizar la polémica consulta del domingo.

De acuerdo con la prensa local, el material electoral estaba bajo resguardo de la Fuerza Aérea a petición del Ministerio Público y el Tribunal Supremo Electoral.

Por su parte, el Ejército mantiene desde el jueves una numerosa presencia de soldados en sitios estratégicos de la capital porque la situación en el país sigue siendo "difícil, pero superable", según el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, general Romeo Vásquez.

Confrontación

Los críticos de la consulta, impulsada por Zelaya, afirman que la intención del presidente es buscar su continuidad en el poder, al promover un cambio constitucional que permitiría la reelección.

Soldados en la entrada de un cuartel militar en Tegucigalpa

El presidente Zelaya ha ignorado hasta ahora la orden judicial para restituir al Jefe del Comando Conjunto.

El choque entre poderes en Honduras se agudizó el jueves con la confrontación entre la Presidencia y la Corte Suprema de Justicia en torno a la destitución del jefe del Estado Mayor Conjunto, el general Romeo Vásquez.

Zelaya destituyó a Vásquez, medida que luego fue revocada por el alto tribunal. La Corte Suprema ordenó el jueves que se le restituyera en su cargo.

El general Vásquez se negó a apoyar la iniciativa presidencial, después de que el Congreso hondureño aprobó el martes una ley que quitaba la base legal a la consulta.

En declaraciones a la agencia EFE, el general indicó que el jueves la situación "pudo desembocar en violencia, con heridos o muertos", pero que "la prudencia de las Fuerzas Armadas se impuso".

Posiciones

Los gobiernos de Cuba, Ecuador, Nicaragua y Venezuela han expresado apoyo a Zelaya.

Por su parte, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, urgió este viernes a la calma en Honduras.

En un comunicado señaló que "es importante para los líderes del país que actúen con total respeto al estado de derecho y a las instituciones democráticas, y a buscar el consenso en torno a los urgente temas políticos mediante un diálogo pacífico e incluyente".

Pero aclaró que la ONU no tiene intención de enviar observadores a la consulta del domingo.

El Congreso de Honduras estudia inhabilitar al presidente

viernes 26 de junio de 2009 20:06 CEST

Photo

Por Gustavo Palencia

TEGUCIGALPA (Reuters) – Legisladores de Honduras estudian quitar del cargo al presidente Manuel Zelaya, en medio de la crisis derivada de la intención del mandatario de realizar una consulta popular que abra el camino a la reelección, resistida por distintos sectores.

La crisis estalló cuando Zelaya destituyó el miércoles al jefe del Estado Mayor Conjunto, general Romeo Vásquez, ante la negativa de las fuerzas armadas a movilizar las urnas para la consulta del domingo, que fue declarada ilegal por un juez.

La Corte Suprema de Justicia ordenó el jueves restituir a Vásquez y Zelaya acudió con simpatizantes a una base militar a retirar las urnas para la consulta, tras denunciar un intento de golpe de Estado desde el Congreso y la Corte Suprema.

Pero el viernes por la madrugada dijo que el riesgo de un golpe de Estado ya había pasado. "El golpe se ha conjurado, el país está en tranquilidad", dijo el mandatario a periodistas.

Legisladores del opositor Partido Nacional dijeron a Reuters que una comisión multipartidaria nombrada por el Congreso para investigar al presidente concluyó que ha violado las leyes, por lo que pedirían al parlamento de 128 miembros declararlo incompetente e iniciarle un proceso legal.

"En lo que coincidimos es en declararlo incompetente para seguir gobernando el país", dijo el diputado del Partido Nacional Wilfredo Bustillo, integrante de la comisión en donde también está presente el gobernante Partido Liberal.

"Eso es lo que se va pedir ante el pleno del Congreso" unicameral, agregó.

El Congreso unicameral está formado por 55 legisladores del Partido Nacional, 62 liberales -pero algunos de ellos no apoyan la consulta- y 11 de partidos opositores más pequeños.

DECISIÓN LA PRÓXIMA SEMANA

Los legisladores esperarían para celebrar la sesión hasta la semana próxima, cuando pase la consulta para la cual continuaban el viernes los preparativos, a fin de tener más argumentos para sancionar a Zelaya.

Frente al Congreso hondureño, unas 3.000 personas se manifestaban con camisetas blancas que decían "Defendemos la Constitución", respaldando a los legisladores.

"Hay en una parte del Congreso legisladores que piensan que se debe ir por la vía de la declaratoria de incompetencia y otros por el de abrir un antejuicio", es decir quitar inmunidad para luego pasar al juicio, dijo otro legislador del Partido Nacional que pidió el anonimato.

En ausencia del mandatario, según la constitución asumiría el poder el vicepresidente, Elvin Santos, pero éste renunció hace poco para ser candidato presidencial por el partido de Zelaya a las elecciones del 29 de noviembre. En su lugar asumiría el presidente del Congreso, Roberto Micheletti.

Zelaya defiende su derecho a realizar la consulta, a pesar de que la justicia la ha declarado ilegal bajo el argumento de que sólo la autoridad electoral puede convocarla y de que la mayoría del Congreso la rechaza.

Los opositores a la consulta acusan a Zelaya de querer perpetuarse en el poder siguiendo los pasos de su aliado, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez.

Los Gobiernos de Cuba, Ecuador, Nicaragua y Venezuela han expresado apoyo a Zelaya, mientras que la Organización de Estados Americanos (OEA) trataba la crisis de Honduras en Washington.

El ex presidente cubano Fidel Castro dijo, en un artículo publicado el viernes en la prensa oficial de su país, que Zelaya no ha cometido ninguna violación y apuntó en contra de la OEA y el Gobierno de Estados Unidos por la crisis política de Honduras.

"Zelaya no ha cometido la menor violación de la ley. No realizó un acto de fuerza (…) Lo que allí ocurra será una prueba para la OEA y para la actual administración de Estados Unidos", afirmó.

Castro se solidarizó con el mandatario hondureño y dijo que "la conducta valiente de Zelaya pasará a la historia".

Crisis política en Honduras: el presidente recibió apoyo internacional

22:01

La OEA enviará una misión para preservar la institucionalidad y Estados Unidos salió a pedir que se respete la Constitución. Es por las denuncias de un intento de golpe de Estado contra el presidente Manuel Zelaya.

Tras la crisis institucional que se vivió en Honduras en los últimos días, el presidente, Manuel Zelaya, agradeció hoy el apoyo a su gobierno por parte de la comunidad internacional y al pueblo hondureño que "frenó el intento coordinado de varios poderes públicos, alentados por la oligarquía, de derrocarlo".

A pesar de la movilización militar y del pedido del Congreso de investigar la capacidad mental del mandatario con el fin de inhabilitarlo en el cargo, el presidente dijo que finalmente no hay "peligro de un golpe".

En Washington, se reunió de urgencia la OEA para tratar la crisis institucional, como lo había solicitado Zelaya y otros líderes como Fidel Castro. "Hubo una intervención saludable de los organismos internacionales", añadió el mandatario durante una entrevista exclusiva con la cadena multiestatal Telesur, retransmitida en directo por la televisión estatal de Venezuela VTV.

El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó hoy en Washington una resolución en la que da su apoyo a Honduras para preservar y fortalecer las instituciones democráticas de ese país y acuerda el envío de una comisión especial que analice la situación y contribuya al diálogo.

Por su parte, los cancilleres de los 34 países miembros de la OEA también ratificaron por aclamación la resolución en la que expresaron su "preocupación respecto a que los recientes acontecimientos en Honduras puedan poner en riesgo su proceso político institucional democrático y el ejercicio legítimo del poder".

"Se puede decir que ya se superó, en un 90 por ciento, el desequilibrio que hubo en las últimas 48 horas", aseveró Zelaya durante una conversación con el presidente venezolano, Hugo Chávez, transmitida por televisión.

A su vez, Zelaya agradeció a Hugo Chávez sus "manifestaciones de apoyo", lo mismo que a los países caribeños y europeos, así como a Estados Unidos, que no respaldó la conspiración.

"No fue apoyada (la intentona) por Estados Unidos… si Estados Unidos lo hubiera apoyado yo estaría" fuera del Gobierno "o asesinado", declaró el gobernante hondureño.

El mandatario señaló que su país vivió un "proceso de golpe de Estado muy coordinado entre el Congreso y la Fuerza Armada y las manifestaciones callejeras" en contra del Gobierno, convocadas por los jefes militares de ese país.

Por tal riesgo, responsabilizó a la "oligarquía mediática y económica que controla Honduras desde hace 30 ó 40 años" y que ha "presionado sumamente" a los militares del país para que propicien su derrocamiento.

http://www.clarin.com

 

Breve cronología de los últimos hechos

Tegucigalpa, bajo la amenaza de golpe de Estado

Guido Eguigure

Rebelión

El presidente Manuel Zelaya (Mel) constituyó un gobierno en 2006 que desde su primer día tomó distancia de los grupos de poder y sus más fieles representantes manteniendo un poder muy precario con respecto a los sectores de poder económico y político. En el Congreso Nacional se quedó desde el primer momento sin una bancada de diputados que respaldaran los proyectos de ley que enviaba al mismo.

El presidente Mel se ha venido distanciando de esos grupos al ir haciendo cosas que los ha irritado: les ha cerrado negocios que siempre fueron usufructuados a través del estado. Se ha perseguido la evasión fiscal, una forma de enriquecimiento muy practicada por la gran empresa del país. Eliminó el monopolio de la importación de combustibles que dejaba ganancias millonarias a una empresa. Elimino los negocios de importación de armas y medicinas que el dueño de dos grandes medios escritos había realizado por décadas con el estado. Cancelo partidas millonarias mensuales asignadas desde casa presidencial a los grandes medios.

A nivel internacional ha desarrollado una política exterior distinta acercándose a los gobiernos de izquierda de América Latina.

Se ha abierto la casa de gobierno a los sectores populares, haciendo una forma de auditoria social, confrontando a funcionarios del mas alto nivel, con los pobladores y sectores populares que exigen sus derechos.

En 2008 se enfrentó directamente a los diputados del Congreso Nacional en varias ocasiones, en contra de su acuerdo para reformar la ley electoral pretendiendo financiar de manera permanente los partidos políticos del presupuesto nacional, propuesta que se gano el rechazo unánime de la población y del ejecutivo. También se distanció del congreso nacional por la elección de la nueva corte suprema de justicia y finalmente, por la elección del Fiscal General. Estos hechos marcaron una ruptura evidente en el sistema político nacional. Se borro la línea divisoria entre los dos partidos tradicionales. Ambos se ubicaron nítidamente en contra del interés nacional y en contra del ejecutivo que se quedo casi sin representantes en el Congreso Nacional.

Mel decreto un incremento importante al salario mínimo, bastante precarizado debido a las constantes devaluaciones y el consecuente incremento al precio de la canasta básica.

El ultimo año de su gobierno (2009), año electoral, se ha profundizado esta división. Mel ha compensado su falta de apoyo en el Congreso con la profundización de una amplia alianza con los sectores populares. Esto le ha agravado su confrontación con los grupos de poder. Los grandes medios no han cesado un solo día de atacar a su gobierno.

Mel se ha planteado este año basado en su plan, hacer una especie de plebiscito o referéndum nacional, para preguntarle a la población si quiere establecer una cuarta urna durante las elecciones nacionales de noviembre. Es decir, que además de la urna presidencial, de diputados y de alcaldes, Mel quiere consultar al pueblo si se pone una cuarta urna para preguntarle al pueblo si quiere establecer una Asamblea Nacional Constituyente para hacer una nueva constitución. Esta propuesta ha generado un maremoto político. Se han aliado los sectores más conservadores para oponerse férreamente a la misma. Se ha montado una campaña mediática millonaria para declarar ilegal la campaña por el si que se ha programado para el 28 de junio. Se han utilizado desde argumentos legales hasta las mas bajos ataques mediáticos para desprestigiar usando argumentos obsoletos y de atemorización masiva para evitar que la población sea consultada. Se han usado argumentos de “se van a llevar tus niños” o “te van quitar tus propiedades” fantasmas de la guerra fría que se creían olvidadas para evitar que la gente sea consultada. En el fondo existe un temor, ante la creciente deslegitimación que ha sufrido el sistema de partidos políticos y que surja un nuevo modelo basado mas en la participación real y no en la representación que ha probado con creces que no funciona.

En la historia reciente del país, la población nunca ha sido consultada sobre ningún asunto de interés nacional.

El presidente Zelaya no envió el proyecto de presupuesto de 2009 al Congreso Nacional, de manera que sigue funcionando el del año pasado. Como una forma de presionar al Congreso no ha hecho transferencias al mismo. Esto ha incrementado el malestar de los diputados que le adversan. La mayor dificultad para ellos es que este año necesitan los recursos públicos para pagar sus campañas (esto es una constatación dado que a esta altura del año, estaríamos inundados de propaganda política. Hasta hoy no hay casi anuncios de ningún candidato ni a presidente ni alcaldes ni diputados). Como conclusión, es seguro que las costosas campañas a las que nos tienen acostumbrados los políticos tradicionales son pagadas por nuestros impuestos, desde los mas de mil millones de Lempiras en el fondo discrecional que maneja el presidente del Congreso Nacional. Contrario a esto (del informe de CIPRODEH sobre el desempeño del congreso) las alcaldías tienen más de 70 pasos que llenar para obtener los pequeños fondos asignados para la Estrategia Para la Reducción de la pobreza.

El día de anteayer (23-6) por la tarde, el candidato a Alcalde de Tocoa (zona norte del país, donde DCA tiene el proyecto DIPECHO VI) por el partido de izquierda Unificación Democrática sufrió un grave atentado: 4 sicarios dispararon casi 30 balas de AK 47 contra su automóvil. 4 de ellos impactaron en su cuerpo. Ayer mismo fue trasladado en helicóptero a Tegucigalpa en estado crítico. En esa misma ciudad fue asesinado Carlos Escaleras (ex candidato a alcalde por el mismo partido) hace ya mas de diez años, caso emblemático de uno de los tres que el ERIC litiga ante el Sistema Interamericano de DDHH.

El día de hoy, 25 de junio, el Presidente Zelaya convocó a los sectores populares a la Casa de Gobierno y también al Estado Mayor de las Fuerzas Armadas para reafirmar su compromiso con la consulta. Los militares han estado en el centro de la polémica en los últimos días porque desde los sectores de poder les dicen que no deben obedecer a su comandante general para dar el apoyo logístico a la consulta. Mel les llamó para asegurarse que a partir de mañana se deberán empezar a distribuir las 15 mil urnas en todo el país.

Hoy por la tarde han circulado muy fuertes rumores de que se prepara un Golpe de Estado. Las fuentes han sido variadas pero coincidentes.

Mel se reunió esta noche con el Estado Mayor General y el Jefe de este en la casa de gobierno. Al final de la reunión, en una conferencia de prensa acompañado por representantes de variados sectores populares, en un comunicado bastante escueto Mel anunció que había aceptado la renuncia del Jefe del Estado Mayor Conjunto y también del Ministro de Defensa.

A continuación Mel llamo a los sectores populares a una gran asamblea popular en la casa de Gobierno para defender el derecho a consulta del pueblo y para tomar decisiones importantes para el país. Se asegura que ya están viajando a la capital los sectores populares para respaldar al presidente.

Este episodio agrava la situación política y pone en el tapete el siguiente movimiento de los grupos de poder.

Fuentes confiables aseguran que la Junta de Comandantes y El Estado Mayor de las Fuerzas Armadas han decidido renunciar en solidaridad con su jefe destituido.

También se afirma que el RECABLIN (Regimiento de Caballería Blindada, cuerpo de elite del ejercito) esta listo para tomar los puntos principales de la ciudad, casa de gobierno, radio y canal nacional, entradas y salidas, incluido el aeropuerto, etc.

Esta tarde, el Congreso Nacional se declaró en sesión permanente. Un estado poco usado, solo en momentos de crisis. El siguiente movimiento será aquí. Bajo una serie de argumentos seudo legales, destituirán al presidente, nombrando una junta cívico militar para “restablecer” la constitución que estaba en peligro.

El ejército saldrá a las calles a reprimir cualquier manifestación en apoyo al presidente. Se iniciará una cacería de brujas facilitada por la debilidad de la organización de los sectores populares. La violación de los más elementales derechos estará a la orden del día.

La única forma de evitar el derramamiento de sangre será con una contundencia de la gente en las calles apoyando al presidente. Mi pronóstico es que ganará el miedo a la represión y esto lamentablemente la propiciará.

Como colofón, el embajador de Estados Unidos salio del país ayer. De forma muy conveniente, NO estará presente en el desenlace de esta crisis.

Honduras deberá seguir jugando el papel que ya jugó en los 80´s: contención para los gobiernos progresistas que vienen del sur y que se acercan peligrosamente al muro del patio trasero.

REBELION.ORG

Universidades públicas y privadas en Chile, E. Aquevedo

with 5 comments

HARVARD2

No sólo hay concepciones diferentes acerca de la noción de Universidad Pública, sino también bastante confusión. Desde luego, en sus orígenes las universidades no nacieron de la iniciativa del estado o del poder político vigente. Sus antecedentes más lejanos en occidente son sin duda la Academia de Platón (año 287 a. C) y el Liceo de Aristóteles, que nacen de la actividad y empeño de estudiantes e intelectuales excepcionales como los indicados, y que no reciben ni atención ni apoyo del poder sino cuando su prestigio está ya establecido. En China surgen las primeras instituciones de formación superior durante el período Yu, entre 2257 a. C y 2208 a. C., pero con apoyo imperial.

Las primeras universidades que responden al espíritu moderno sólo nacen a partir del siglo XII, particularmente desde la fundación de la universidad de Bolonia (año 1119), y luego las universidades de París (1150), de Oxford (1167), de Cambridge (1209), la de Salamanca (1220), entre otras, las que independientemente de su origen que será más bien privado, son amparadas y vigiladas muy de cerca por la “santa” Iglesia Católica o por los poderes imperiales de turno.

Posteriormente, cuando el poder se seculariza, las universidades ganan espacios de autonomía y de libertad, apoyadas en mayor o menor medida por el poder civil, si bien muchas siguen dependiendo y subordinándose a la Iglesia. Queremos decir que si bien varias de ellas nacen con una “vocación pública”, no nacen como consecuencia de la acción deliberada del estado, y por consiguiente no tienen nada de estatales. Su carácter “público” se construyó principalmente a partir de lo específico de su actividad, esto es, la enseñanza y la creación de conocimiento, que fueron tradicionalmente considerados como un “bien público”. El sólo financiamiento era en ese sentido secundario, con tal de que aquellas funciones siguieran constituyendo lo esencial de su existencia y actividad. Podían depender económicamente de la Iglesia, del poder político existente o de mecenas o comerciantes, pero ello no afectaba en lo medular su rol público, especialmente desde que la Iglesia pierde crecientemente influencia y capacidad de control sobre el saber.

El comienzo de la convergencia entre el interés público y el financiamiento estatal…

Lo público tiende a confundirse con lo estatal sólo a partir del siglo XIX, cuando los estados nacionales se afirman y descubren que la educación superior es decisiva para la construcción del propio estado, mediante la formación del personal dirigente del aparato público y de la nación, para la formación de mano de obra calificada, así como, en general, para la gestión del nuevo y complejo sistema capitalista. A partir de ello la Universidad, y la educación pública en general, pasan a ser “preocupación preferente del Estado”, especialmente de aquellos estados controlados por clases dominantes de mayor capacidad emprendedora y con vocación expansionista, colonialista o imperialista. De ahí que las principales universidades modernas se constituyan en Inglaterra, Estados Unidos, Francia, Alemania y algunos otros países centrales que dependen más imperativamente, para cumplir ese rol, de la formación de clases dirigentes “ilustradas” y de cuadros medios cada vez más calificados. Para esta función la Universidad es difícilmente sustituible. Por ello, progresivamente, el Estado le otorga recursos económicos permanentes y abundantes, hasta el punto de institucionalizar la figura de “Universidad estatal”, convirtiéndose para muchos en adelante como sinónimo de universidad pública.

Este proceso acontece, desde luego, en permanente tensión entre el poder político-económico y la función pública, libre y autónoma que la Universidad venía conquistando durante siglos. Lo “público” de la tarea universitaria se ve en efecto respaldado por el nuevo “mecenazgo” estatal institucionalizado, porque así la universidad expande su actividad científica (investigación y creación de conocimientos) y de transmisión de saberes y competencias de alto nivel, pudiendo también desplegar más abiertamente actividades de extensión y proyección cultural, intelectual y artística dentro de la sociedad. La existencia de sistemas democráticos representativos y de derecho regulados y estables favorece este proceso. Sin embargo, nunca el poder dejó de buscar el mayor grado posible de control o subordinación de la actividad universitaria, sea en forma solapada e indirecta, mediante el manejo de los recursos económicos o de intervenciones políticas diversas, o abiertamente en las sociedades gobernadas por regímenes autoritarios o dictatoriales (la experiencia de las universidades chilenas bajo Pinochet es perfectamente ilustrativa), sea en América Latina, o en diversos países Asiáticos o Africanos o Árabes, o de los regímenes del “campo socialista” en su momento.

Universidades públicas estatales y privadas…

En fin, queremos insistir en que esta convergencia entre la función pública de las universidades y la modalidad estatal que ellas puedan asumir desde el siglo XIX no autoriza ni histórica ni teóricamente a sostener que sean la misma cosa. Muchas universidades públicas y estatales han sido y son de excelencia, como lo evidencia la Universidad de Berkeley (número 22 en el ranking mundial THE de 2007, y reconocida como la universidad pública número uno en los EEUU y en el mundo), o las diversas universidades estatales de Europa (especialmente de Finlandia, Holanda, Alemania o Francia) que figuran entre las 100 mejores del mundo (Francia tiene 2 universidades públicas-estatales entre las 28 primeras de ese ranking). En América Latina, la mejor ubicada en diversos rankings internacionales es la UNAM, principal universidad pública-estatal mexicana.

Pero igualmente, desde luego, se encontraran numerosas universidades privadas con una función o vocación pública manifiesta y de larga data, como Harvard, Oxford, Cambridge, Yale, Princeton, situadas entre las 10 primeras de dicho ranking. Estas son evidentemente muy meritocráticas y elitistas, no obstante que el Estado entrega importantes subvenciones a la mayoría de ellas para, entre otras cosas, financiar becas para estudiantes secundarios altamente calificados provenientes del sector educacional público-estatal de bajos ingresos. Pero ellas son también públicas, en el sentido de que todas son “universidades de investigación” (claramente humboltianas en este sentido), disponen seguramente de los postgrados de mayor calificación internacional y su función no es la búsqueda de lucro. Para ser más claro aún, acotemos que en Chile hay Universidades cuyo carácter o vocación pública no se discute, como la Universidad de Concepción, la Universidad Católica, la Técnica Santa María y la Austral de Valdivia. Sin embargo ellas son privadas, sin fines de lucro y, por lo mismo, con matrículas en general equivalentes en valor a las universidades estatales.




La Universidad privada como “negocio”, o como reproductora de la clase dominante

Muy diferente es el caso de aquellas Universidades privadas cuya función esencial es generar lucro o utilidades para sus propietarios o sostenedores, donde la función pública no se manifiesta en ningún sentido concreto o esencial, es decir, donde sólo hay docencia asumida casi exclusivamente por académicos a honorarios, donde no hay ni se promueve la investigación científica, donde no existen postgrados de calidad (doctorados en especial), ni organizan su actividad académica en función de las necesidades de la sociedad. Se trata en estos casos de camufladas “escuelas de negocios”, con altísimos aranceles para el estándar nacional. Estas constituyen un buen 80% del mercado universitario chileno, formado por aproximadamente 60 instituciones universitarias, de las cuales menos de la mitad cumple con estándares de calidad y varias de ellas han logrado acreditarse mediante recursos o intervenciones ilegítimas. Esta es sin duda la típica “universidad de mercado”, donde quizás el ejemplo paradigmático es la U. de las Américas.

Pero existe otro modelo de universidad privada, donde la finalidad no es principalmente el negocio o el lucro, pero tampoco el servicio público en sentido estricto, sino mucho más precisamente reproducir y formar las elites dirigentes del mañana, de las próximas décadas, desde una perspectiva explícitamente conservadora, con altos niveles de calidad y exigencias, y cuantiosos recursos para destinar a docencia, infraestructura e incluso a investigación. Estas instituciones son la “obra” central de organizaciones católicas integristas y de poder como el Opus Dei o Los Legionarios de Cristo, o la expresión de poderosos grupos económicos. Algunas de las más representativas de este tipo de instituciones privadas son la Universidad de los Andes, la Universidad del Desarrollo, la Universidad Finis Terra o la Adolfo Ibañez.

Lo que define una Universidad de vocación pública

En suma, lo que a nuestro entender constituye lo esencial del carácter público de una universidad son elementos como, a) el compromiso explícito y prioritario con la necesidades del desarrollo social y nacional de un país; b) en lo ideológico, el sustento de un proyecto académico basado en ese compromiso social, en valores o principios como la libertad de pensamiento y académica de estudiantes y docentes, el consiguiente pluralismo ideológico, el carácter laico o no confesional, la defensa estricta de los derechos humanos fundamentales, la defensa de la autonomía e independencia académica frente al poder de turno; c) como elementos más precisos y también cruciales de dicho proyecto académico, la prioridad creciente y constante asignada a la calidad de la docencia, a la investigación científica ligada centralmente a las necesidades socio-económicas, culturales y políticas del país, a publicaciones de calidad y a la extensión universitaria referida a los grandes temas que interesan a la sociedad; y en fin, d) la ausencia, directa o indirecta, de lucro o retorno de excedentes a “propietarios” de la institución.

Una verdadera Universidad pública, sobre la base de los principios mencionados, debe dar una prioridad central a la investigación científica, y simultáneamente al desarrollo de postgrados de alto nivel, especialmente de doctorados. Esto último, investigación y postgrados, son en lo académico los elementos distintivos de una Universidad compleja de carácter público (es decir, una Universidad que vincula estrechamente docencia e investigación, muy cercana en consecuencia al modelo humboltiano), a través de lo cual se verifica el compromiso permanente con los intereses y necesidades sociales y nacionales.

Una universidad que no responda adecuadamente a estos elementos esenciales, no puede calificarse de “pública”, por estatal que ella sea, o por importante que sea su tamaño o su poder económico. En el caso chileno, parece evidente que, aparte de las universidades privadas con vocación o carácter público tradicionales ya mencionadas (UDEC y Austral), han emergido nuevas universidades privadas de carácter o vocación pública durante los últimos 18 años aproximadamente, tales como, principalmente, la universidad Arcis, Alberto Hurtado, Silva Henríquez, Bolivariana y UAHC. Pueden haber algunas diferencias entre ellas, como la condición de acreditadas o no, pero el proyecto que las anima es en lo fundamental correspondiente al perfil que hemos resumido anteriormente.

El estado asume su rol de defensa del interés público, o continúa sometido al mercado

Ahora bien, un Estado realmente democrático, comprometido más con el progreso social que con el mercado y el gran empresariado nacional (o extranjero), no puede sino apoyar el desarrollo y actividades de las universidades públicas, sean ellas estatales o privadas, verificando que ellas efectivamente no lucran camufladamente con esta actividad y asumen en la práctica el carácter público que ellas proclaman. Por lo demás ese ha sido el criterio aplicado hasta el presente a las universidades tradicionales no estatales, como la Universidad Austral y la Universidad de Concepción otorgándoles derecho a disponer de recursos públicos en virtud de su vocación no mercantil.

Sobre esta base, lo normal es que un Estado como el mencionado, como primera tarea obligatoria y propia de su función, garantice de manera expedita la gratuidad de los estudios a todos los alumnos con requisitos suficientes para cursar estudios universitarios, o al menos a los de familias que se sitúan por debajo del primer quintil de más altos recursos de la población. La segunda obligación de un estado democrático y comprometido con la educación nacional, es incrementar, considerablemente, en el caso chileno, los recursos para investigación (I+D), destinando en una primera etapa al menos un 1% del PIB, sin discriminar en perjuicio de las ciencias sociales y humanas. Y, en segundo lugar en este mismo sentido, debiera establecerse un importante fondo concursable permanente para proyectos de desarrollo de los postgrados y de la infraestructura de las instituciones públicas acreditadas.

Todo ello debiera ser “el piso” mínimo de un cambio positivo de rumbo del Estado, que ya por décadas mantiene una posición privatizadora y mercantilizadora en materia educacional, favoreciendo de hecho el lucro y no la función pública (esto es, los intereses mayoritarios de la sociedad y el desarrollo sustentable del país). Aquellos recursos, por consiguiente, deben estar reservados para todas las instituciones públicas, sean estatales o no, o sean tradicionales o nuevas.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 36.291 seguidores