CIENCIAS SOCIALES HOY – Weblog

Actualidad sobre política, sociología, economia, cultura…

Archive for mayo 11th, 2009

P. Krugman: los costos de la crisis económica y la caída de los salarios en EE.UU…

leave a comment »

CRISIS--Marcha_ortodoxia PAUL KRUGMAN 10/05/2009

Los salarios están bajando a lo largo y ancho de Estados Unidos. Algunos de los recortes salariales, como las devoluciones de los trabajadores de Chrysler, son el precio de la ayuda federal. Otros, como la tentativa de acuerdo sobre un recorte salarial en The New York Times, son el resultado de las conversaciones entre los empresarios y sus empleados sindicalistas. Pero hay otros que reflejan la realidad brutal de un mercado laboral débil: los trabajadores no se atreven a protestar cuando les recortan el sueldo porque no creen que puedan encontrar otro trabajo.

Sin embargo, sean cuales sean las circunstancias específicas, la bajada de los salarios es síntoma de una economía enferma. Y es un síntoma que puede hacer que la enfermedad de la economía empeore aún más.

Empecemos por lo primero: las anécdotas sobre las bajadas de los sueldos están proliferando, pero ¿se trata de un fenómeno muy extendido? La respuesta es sí, y mucho.

Es verdad que muchos trabajadores todavía reciben aumentos salariales. Pero hay por ahí suficientes recortes salariales como para que, según la Oficina de Estadística Laboral, el coste medio de dar empleo a trabajadores en el sector privado haya subido sólo un 0,2% en el primer trimestre de este año (el aumento más bajo que se ha registrado). Dado que la situación del mercado laboral sigue empeorando, no sería ninguna sorpresa que los sueldos en general empezasen a bajar a finales de este año.

Pero ¿por qué es eso malo? Después de todo, muchos trabajadores están aceptando recortes salariales a fin de salvar sus empleos. ¿Qué tiene eso de malo?

La respuesta se encuentra en una de esas paradojas que invaden nuestra economía ahora mismo. Padecemos la paradoja del ahorro: ahorrar es una virtud, pero cuando todo el mundo intenta que su capacidad de ahorro aumente radicalmente, la consecuencia es una economía deprimida. Padecemos la paradoja del desapalancamiento: reducir la deuda y sanear los balances generales es bueno, pero cuando todo el mundo intenta vender valores y saldar deudas al mismo tiempo, la consecuencia es una crisis financiera.

Y, dentro de poco, podríamos enfrentarnos a la paradoja de los salarios: los trabajadores de una empresa pueden contribuir a salvar sus empleos accediendo a cobrar sueldos más bajos, pero cuando los empresarios en todos los sectores económicos recortan salarios al mismo tiempo, la consecuencia es un aumento del paro.

Así es como funciona la paradoja. Supongamos que los trabajadores del grupo XYZ aceptan un recorte salarial. Eso permite a la dirección de XYZ bajar los precios, lo que hace que sus productos sean más competitivos. Las ventas aumentan y más trabajadores pueden conservar su empleo. Así que se podría pensar que ese recorte salarial hace aumentar el empleo, lo que es cierto en el caso de la empresa en concreto.

Pero si todo el mundo recorta los sueldos, nadie obtiene una ventaja competitiva. Así que los salarios más bajos no benefician en nada a la economía. Por el contrario, la caída de los sueldos puede empeorar los problemas de la economía en otros frentes.

En particular, la reducción de los salarios, y por tanto, la reducción de los ingresos, agrava el problema de la deuda excesiva: las letras mensuales de la hipoteca no bajan como la nómina. Estados Unidos se metió en esta crisis con una deuda hipotecaria que, expresada como porcentaje de los ingresos, era la más alta desde los años treinta. Las familias tratan de reducir esa deuda ahorrando más de lo que lo han hecho en una década (pero, puesto que los sueldos bajan, es como intentar dar en una diana que se mueve). Y a medida que aumenta la carga de la deuda, se hunde más el gasto de los consumidores, y eso hace que la economía siga deprimida.

Las cosas pueden empeorar aún más si las empresas y los consumidores prevén que los sueldos seguirán bajando en el futuro. John Maynard Keynes lo expresó con claridad hace más de 70 años: "Las consecuencias de esperar que los salarios vayan a reducirse, por ejemplo, un 2% durante el próximo año son aproximadamente las mismas que tendría un aumento del 2% en la cantidad de intereses a pagar durante el mismo periodo". Y un aumento del tipo de interés efectivo es lo último que esta economía necesita.

La preocupación por la bajada de los salarios no es solamente teórica. Japón (donde los sueldos del sector privado descendieron como promedio más del 1% al año entre 1997 y 2003) nos brinda una lección práctica sobre la forma en que la deflación salarial puede contribuir al estancamiento económico.

Así que, ¿qué conclusión podemos sacar de la cada vez más evidente reducción de los salarios en Estados Unidos? Principalmente, que estabilizar la economía no es suficiente: necesitamos una recuperación real.

Últimamente se ha hablado mucho sobre brotes verdes y demás, y, de hecho, hay indicios de que el desplome económico que se inició el otoño pasado podría estar ralentizándose. Incluso es posible que la Oficina Nacional de Investigación Económica anuncie el fin de la recesión a finales de este año.

Pero es casi seguro que la tasa de paro va a seguir aumentando. Y todos los indicios apuntan hacia un mercado laboral cuya situación será terrible durante muchos meses o incluso años, lo que es una receta ideal para que continúen los recortes salariales, los cuales, a su vez, seguirán debilitando a la economía.

Para romper ese círculo vicioso, lo que se necesita básicamente es más: más estímulo económico, más medidas decisivas respecto a los bancos, más creación de empleo.

Al césar lo que es del césar: el presidente Obama y sus asesores económicos parecen haber alejado a la economía del abismo. Pero el peligro de que Estados Unidos se convierta en Japón (y tengamos que enfrentarnos a años de deflación y estancamiento) parece, como mínimo, que está aumentando.

Paul Krugman es profesor de Economía de Princeton y premio Nobel de Economía en 2008. © 2009 New York Times Service. Traducción de News Clips.

Encuesta Imaginaccion (mayo): Piñera 44,7%, Frei 44,3%, confirmando empate técnico en segunda vuelta…

leave a comment »

PIÑERA1 Lanacion.cl

Encuesta Imaginaccion de abril confirma un empate técnico Piñera-Frei en segunda vuelta 

Ver Encuesta Completa, Abril-Mayo

Ver Encuesta del mes de marzo.  

En eventual segunda vuelta, el empresario alcanza un 44,7% y el senador DC un 44,3%, de acuerdo a la encuesta de la consultora de Enrique Correa, que también confirma el factor Enríquez Ominami. El díscolo suma 10,5% en primera vuelta.

En condición de empate técnico se encuentran el candidato presidencial de la derecha, Sebastián Piñera, y el abanderado de la Concertación, Eduardo Frei, de acuerdo a la encuesta de Imaginaccion correspondiente a abril.

El sondeo da al inversionista un 44,7% de intención de voto en el balotaje, y un 44,3% al senador DC, replicando el mismo resultado que arrojó

Además de este dato, Imaginaccion de abril aporta otro antecedente a considerar: la consolidación del diputado díscolo Marco Enríquez Ominami.

El parlamentario PS marca un 10,5% de preferencias en una consulta cerrada en primera vuelta, confirmando los dos dígitos que ha alcanzado en sondeos de otras empresas. En este ítem Piñera suma un 38,3%, y Frei un 32,4%. Completan el listado el candidato del PRI, Adolfo Zaldívar, con 4,4%, y el senador del Movimiento Amplio Social (MAS) Alejandro Navarro con un 3,2%.  

El candidato del Pacto Juntos Podemos, Jorge Arrate, no se cuenta en el estudio ya que a la fecha de su realización aún no había sido proclamado.

FRENTE A FRENTE

Imaginaccion también evaluó los atributos de los dos principales presidenciables, comparándolos también con Michelle Bachelet (que en términos de cifra alcanza un 62,2% de adhesión). Y en todos los ítemes cualitativos, fue la Mandataria la que lideró los resultados.  

Frei supera a Sebastián Piñera en honestidad, pero el empresario es mejor evaluado en liderazgo y autoridad, capacidad e inteligencia para enfrentar las dificultades, y autoridad para llevar a cabo el programa de gobierno.

Los dos candidatos empatan en responsabilidad para atender los asuntos del Estado, son igualmente queridos y estimados, y ambos tienen el mismo nivel de cercanía.

FICHA

El estudio se realizó durante abril y abarcó un universo de más de mil personas inscritas en los registros electorales y de las 130 comunas más importantes del país.

 

INFORMACION COMPLEMENTARIA…

Encuesta da empate técnico entre Piñera y Frei en presidenciales chilenas

El derechista Sebastián Piñera y el oficialista Eduardo Frei, principales candidatos a la presidencia de Chile, mantienen un empate técnico en la intención de voto, con un 44,7 y un 44,3% respectivamente, según una encuesta de la consultora Imaginacción, divulgada hoy.

Tal resultado se daría en una eventual segunda vuelta, porque en la primera, que se celebrará en diciembre, el inversionista Piñera, candidato de la Coalición por el Cambio, que agrupa a los partidos de derecha y grupos desencantados de la Concertación, gana con un 38,3 por ciento de las menciones.

Tras él se sitúa Eduardo Frei, ex presidente (1994-2000) y candidato de la gobernante Concertación por la Democracia, con un 32,4%, y en tercer lugar figura el diputado socialista Marco Enríquez-Ominami, con un 10,8% de adhesiones.

En una posible segunda vuelta, que se realizaría a mediados de enero, Piñera obtendría un 44,7 por ciento frente a un 44,3 por ciento que votaría a Frei, mientras que un 10,4% de los encuestados se declara indeciso.

En cuanto a sus principales atributos, Piñera, principal accionista de la aerolínea Lan y dueño de una fortuna calculada en 1.300 millones de dólares, es más valorado por su "liderazgo y autoridad", "capacidad e inteligencia para enfrentar las dificultades", y "autoridad para llevar a cabo el programa de Gobierno".

En cambio, Frei transmite más honestidad que Piñera (con un 46 frente a un 38%).

La encuesta también informa que la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, supera a ambos en todas las cualidades y alcanza un 88,9% en "honestidad" y un 88,6% en ser "querida" y "estimada por los ciudadanos".

Bachelet, que según la Constitución chilena no puede optar a un segundo periodo consecutivo, disfruta en el último año de su presidencia de un alto nivel de apoyo (62,2%), que se mantiene por encima de la valoración que recibe su Gobierno (52%).

En tanto, un 61,1% de los encuestados considera que "las medidas económicas tomadas por el Gobierno frente a la crisis internacional han sido efectivas" y un 72,5% piensa además que el Ejecutivo "está haciendo todo lo posible para solucionar los problemas económicos del país".

Asimismo, un 84,8% de los encuestados coincide en que "hasta ahora Chile ha resistido la crisis".

Este sondeo de la empresa Imaginacción Consultores, que preside el ex ministro socialista Enrique Correa, se realizó entre el 4 y el 26 de abril por vía telefónica a 1.014 ciudadanos de 186 localidades