CIENCIAS SOCIALES HOY – Weblog

Actualidad sobre política, sociología, economia, cultura…

Archive for mayo 3rd, 2009

Perú: la larga marcha del neoliberalismo y sus graves impactos sociales. Dos miradas críticas…

leave a comment »

Hedelberto López Blanch
Rebelión


Las políticas neoliberales instauradas en Perú durante varias décadas y que se han visto reforzadas en los dos últimos gobiernos de Alejandro Toledo y de Alan García, han llevado al pueblo andino a un nivel desbordante de desesperación económica y social.

Los efectos de la pobreza, miseria, inestabilidad social y la desigualdad distribución de riquezas impulsaron a los diferentes sectores del país a lanzarse a las calles para reclamar sus derechos cercenados y protestar contra la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos.

Las manifestaciones y huelgas– realizadas a lo largo y ancho del territorio nacional para exigir al gobierno una distribución equitativa de las riquezas y la aplicación de políticas sociales y económicas que promuevan disminuir los altos índices de pobreza– han estado encabezadas por el Sindicato Único de Trabajadores de la Educación Peruana (SUTEP), la Confederación Nacional de Trabajadores del Perú (CGTP), la Federación Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos y Siderúrgicos del Perú (FNTMMSP). A la extensa lista se unen la Federación Nacional de Trabajadores Universitarios (FENTUP), la Federación de Trabajadores del Sector Salud (FERSALUD), el Sindicato de Docentes de Educación Superior (SIDESP), la Confederación Nacional de Comunidades del Perú Afectadas por la Minería (COCAMI) y la Corporación Peruana de Aeropuertos y Aviación Comercial por solo citar algunos.

Pero lo más llamativo es que mientras la aprobación popular del presidente Alan García cae en las encuestas a solo 35 %, el mandatario tildó a los miles de manifestantes de "radicales de izquierda, suicidas y locos". Para no quedarse atrás, el presidente del Consejo de Ministros, Jorge del Castillo, expresó que solo se trata de “pequeñas y focalizadas protestas” a la par que se ordenó la represión masiva contra las demostraciones que ocasionaron varios muertos y numerosos heridos. Las huelgas se iniciaron con los maestros, los cuales protestan por la promulgación de la ley sobre la carrera pública magisterial, que entre otros puntos, plantea el despido de los educadores que desaprueben las evaluaciones. Los profesores afirman que la prueba se traducirá en cientos de despidos arbitrarios.

Todo esta efusión reivindicadora en Perú sucede cuando se cumple el primer año del gobierno de Alan García y antes de entrar en vigor el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos en el que el presidente andino ha puesto todo su empeño. Con ese fin ha viajado en dos ocasiones a Washington para reunirse con su homólogo George W. Bush y para solicitar a los congresistas estadounidenses que lo aprueben. El gobierno ha incumplido todas sus promesas preelectorales, entre las que se destacan la disminución de la pobreza y la revisión del documento base del TLC que ofrece innumerables prebendas a los inversionistas extranjeros.

Según el oficial Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), en 2006, la pobreza afectaba a 13,7 millones de personas, que equivalían a 50,4 % de los 27,2 millones de peruanos, mientras otro documento de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) revela que el 25 % de los niños en Perú sufren este flagelo. En contraposición, la nación andina aparece con uno de los mejores promedios de crecimiento del Producto Interno Bruto en los últimos años en la región, que alcanza al 7 %. Esa contradicción ocurre, entre otras causas, porque las ganancias extraordinarias por los precios internacionales de los productos que exporta Perú, son sacadas del país por los beneficios que reciben las transnacionales (exoneración de impuestos) o quedan en manos de los empresarios privados nacionales, mientras los salarios están congelados, lo cual aumenta la desigualdad en la distribución de ingresos.

No existe una política social a favor de la mayoría de la población pues, como afirman las federaciones sindicales, “mantienen presupuestos de hambre en educación, salud, Fuerzas Armadas, y se argumenta que no hay recursos para aumentar los salarios, mientras se pre-paga la deuda externa”. Con la entrada en vigor del TLC que se prevé para el próximo mes de octubre, todas las empresas de producción y servicios, así como toda la tierra, minería, bosques, fuentes fluviales, flora y fauna pasarán a la categoría de venta libre al mejor postor. En el campo, los que sobreviven de la agricultura familiar no podrán competir con los productos subsidiados por el gobierno de Estados Unidos que entrarán libremente en Perú, y los campesinos tendrán que emigrar a las ciudades para venderse como mano de obra barata a cualquier negocio o empresa privada.

Las prerrogativas sindicales a favor de programas sociales desaparecerán pues los convenios del TLC prohíben la creación de federaciones obreras dentro de sus negocios. Las riquezas nacionales fluirán con más fuerza hacia la metrópolis norteamericana por intermedio de sus transnacionales mientras la pueblo peruano le quedará solo las migajas. De estas realidades se han dado cuenta una gran parte de los maestros, estudiantes, mineros, campesinos, y portuarios peruanos que demandan un cambio de rumbo en la política económica neoliberal y pronorteamericana del régimen de Alan García.

Rebelión.org

A dos años de gestión Alan García

El nuevo modelo neoliberal en la región

Ricardo Daher

Viernes 6 de junio de 2008, puesto en línea por Ricardo Daher

A casi dos años de la asunción de Alan García a la presidencia de Perú (será el 28 de julio), el país se presenta como el nuevo modelo neoliberal en la región, y recibe las alabanzas de Washington. Al mismo tiempo que el país presenta tasas de crecimiento del producto bruto interno (PBI) superior al 7% en los últimos 7 años, el 42% de la población continúa viviendo en la pobreza.

Loe elogios del mundo empresarial y desde los organismos internacionales al presidente Alan García, y sus antecesores, pretenden presentar al “modelo” peruano como el nuevo éxito del neoliberalismo en la región y anteponer sus resultados a los gobiernos progresistas que dominan en los demás países.

En la reciente cumbre UE-América Latina, que tuvo lugar en Lima a principios de mayo, el presidente, Alan García, lanzó como desafío “superar a Chile” -el modelo neoliberal por excelencia- en crecimiento económico. En busca de este objetivo, el presidente Alan García ha profundizado el modelo entreguista al capital internacional, y para compensar, ha emprendido algunas acciones para reducir la pobreza con escasos resultados.

Perú ha abierto todo su territorio a la explotación minera por lo que el gobierno espera inversiones por 20.000 millones de dólares hasta el 2011, y un nuevo decreto presidencial le permite al gobierno disolver las comunidades indígenas y hasta disponer de sus tierras, de forma tal de habilitar a las empresas extranjeras a acceder a esas áreas hasta ahora vetadas para sus proyectos.

A sanción del decreto 1015 es rechazado por las organizaciones indígenas que preparan una serie de movilizaciones. Estas movilizaciones se coordinan con las demandas de los trabajadores y todas concluirá con un paro agrario para el 8 y 9 de julio, que enlazará con el paro amazónico del 8, 9 y 10 de julio, y con el paro cívico y popular del 9 de julio.

En un comunicado reciente, las organizaciones indígenas y campesinas sostienen que el decreto 1015 es una herramienta para el despojo de sus territorios “y arrasar con las formas tradicionales de trabajo, economía y organización”. Explican que el decreto modifica la ley 26505 (ley de la inversión privada en el desarrollo de las actividades económicas en las tierras del territorio nacional y de las comunidades campesinas y nativas), la cual exigía como requisito para la venta de tierras comunales el voto aprobatorio de las dos terceras partes de los miembros de la Comunidad. La norma modificatoria reduce este requisito al voto aprobatorio del 50 por ciento más uno de los asistentes a la Asamblea Comunal.

En la práctica, el decreto 1015 desconoce el requisito del quórum reglamentario que exigen todas las normas legales. Por ejemplo, si una comunidad de mil miembros hace una "asamblea" con cien personas, bastará el voto de 51 de ellas para disponer de los territorios comunales.

A ello se añade que quienes no son miembros de la Comunidad, podrán pedir la titulación de tierras con el mismo requisito: el 50% más 1 de los asistentes a la Asamblea. Esto implica un grave riesgo, porque las empresas extractivas que invaden territorio comunal pueden apropiarse "legalmente" de esas tierras amañando "asambleas".

El boom de la minería

De hecho en los últimos años Perú ha captado más de 400 millones de dólares por año en inversiones mineras y su producción en este rubro se ha multiplicado. Sin embargo ha sido poca la nueva mano de obra ocupada, y las inversiones han castigado comunidades indígenas, han destrozado el medio ambiente y están provocando daños irreparables al ecosistema.

En un reciente VIII Simposio Internacional del Oro que se celebró en Lima, el presidente de la Sociedad Nacional de Minería de Perú, Ysaac Cruz, afirmó que hay 15.000 millones de dólares previstos en inversión extranjera para el periodo 2008-2015 en el sector minero.

Cruz expuso durante el simposio, en el que participaron más de mil representantes de las principales empresas mineras del mundo, que actualmente existen más de "200 proyectos de exploración, 30 más en fase de exploración avanzada y seis minas que van a ampliar sus actividades".

Por su parte, el gerente de la Sociedad Nacional de Minería y miembro del comité organizador del Simposio, Guillermo Albareda, declaró que la existencia de "unos Andes prácticamente vírgenes" en cuanto a exploración, unidos al "sostenido crecimiento económico del país" y un gobierno que "emite buenas señales para la inversión", convierten al Perú en un destino ejemplar para las empresas.

Los especialistas destacaron que el precio del oro continuará en ascenso, y superará la barrera de los 1.000 dólares la onza, gracias a fenómenos como la depreciación del dólar, el alza del petróleo, la inflación, y la demanda de materias prima de China, también interesada en invertir en el país andino.

Perú es el primer productor mundial de plata, el tercero de zinc y cobre, así como el quinto de oro. En los últimos quince años, este sector ha concentrado el 62 por ciento de las exportaciones totales del país y sólo en 2006 las ventas al exterior de minerales se calcularon en 14.000 millones de dólares. Pero estos beneficios no se vuelcan en las comunidades ni en los trabajadores mineros.

Los departamentos, donde prevalece la minería, ostentan los más altos niveles de pobreza del país. Cajamarca, donde está ubicada la Minera Yanacocha -51.35% de cuyas acciones las posee la transnacional estadunidense Newmont Mining Corporation, 43.65% el grupo nacional Benavides y el 5% la Corporación Financiera Internacional del Banco Mundial-, que aporta alrededor del 10% de las exportaciones del país, es el quinto departamento más pobre del país con 77.4% de su población viviendo en la pobreza y 50.8% en la extrema pobreza.

Los mineros de Perú, donde casi el 50 de la población vive en la pobreza, denuncian que más de 90.000 trabajadores son contratados o subcontratados con sueldos de unos diez dólares diarios y que su esperanza de vida no supera los 50 años.

En este afán minero, el gobierno insiste en que el 90% de su territorio está aun sin explorar para esa producción y prepara proyectos para desforestar la selva del Amazonas, parcelar terrenos, desplazar comunidades indígenas y convocar a las empresas mineras a que participen en su exploración y protección. Los proyectos mineros destructores del medio ambiente han sido rechazados por las comunidades locales ante la indiferencia o complicidad del gobierno con las empresas.

Amnistía Internacional ha manifestado su preocupación por las amenazas de muerte contra activistas ecológicos. El representante de A.I. en Perú, Jorge Trefogli denunció que Javier Jahncke Benavente, defensor ecologista, fue amenazado de muerte por colaborar con la ONG Muqui en la provincia de Piura (norte), que trabajaba para que las comunidades campesinas tengan acceso a la información sobre los planes mineros en la zona. "A.I. también está preocupada porque hasta el momento no atiende la solicitud de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para proteger a 65 personas de La Oroya, región Junín (centro andino), una de las ciudades más contaminadas por plomo del Perú, que tienen alto índice de contaminación", reveló Trefogli.

Gobierno anuncia reducción de la pobreza y nadie le cree

Alan García está recogiendo la política económica aplicada por Alberto Fujimori desde principios de los 90. Daniel Córdova, decano de la Facultad de Economía de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas, defensor del modelo, explica el crecimiento del Perú como “la maduración de una serie de fenómenos que se empezaron a gestar a comienzos de los noventa. El cambio de reglas de juego, las privatizaciones, la estabilidad macroeconómica, la apertura a la economía mundial… todo está dando sus frutos", subrayó.

Frutos que no alcanzan a todos. El gobierno anunció con bombos y platillos que la pobreza había disminuido un 5,2 por ciento durante 2007. El Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), anunció que el índice de pobreza bajó de 44,5 a 39,3 por ciento. El jefe del INEI, Renán Quispe, agregó que la mayor merma de la pobreza se registró en el área urbana, con una caída de 31,2 por ciento en 2006, a 25,7 por ciento en 2007, mientras en el área rural la reducción fue de 69,3 a 64,6 por ciento. El primer ministro, Jorge del Castillo, celebró las cifras reportadas por el INEI y sostuvo que el país avanza con un “ritmo estupendo” a lograr la meta de reducción de la pobreza a 30 por ciento en 2011, cuando terminará el mandato del presidente Alan García. Agregó que el índice de extrema pobreza, pasó de más de 20 a 13 por ciento. Del Castillo atribuyó el logro a las inversiones propiciadas por el gobierno, que han generado fuentes de trabajo.

Pero la euforia del gobierno no es compartida por los trabajadores. La Confederación General de Trabajadores (CGTP) cuestionó las cifras oficiales. Según la central, los datos del INEI no condicen con la realidad, pues las grandes mayorías son afectadas por el impacto del constante incremento de precios de los productos de primera necesidad, la perdida del poder adquisitivo de las remuneraciones y el empleo precario. Sostiene que la reducción de la pobreza ha sido materia de “un anuncio mediático que trata de ocultar la injusticia social cimentada por el continuismo neoliberal” que el presidente Alan García prometió cambiar como candidato.

La central sindical reclama una verdadera redistribución de la bonanza económica para erradicar con eficiencia la pobreza, lo que implica una serie de reformas, y acusa al gobierno de estar aliado a los grupos de poder. La declaración de la central sindical afirma que el gobierno exacerba las expectativas de la población y busca instaurar un régimen mediático alejado de la realidad, en alusión a anuncios de éxitos y discursos triunfalistas del presidente Alan García. El objetivo de esas acciones es “mantener el continuismo neoliberal revestido de un discurso de optimismo que oculta la exclusión y discriminación de millones de peruanos”, ajenos a los beneficios del crecimiento económico y a los discursos del presidente Alan García, añade. Reitera su convocatoria a un paro nacional, el 9 de julio próximo, “para enfrentar la fantasía presidencial y evitar que siga destruyendo al país, impidiendo una justa redistribución de la riqueza expresada en bienestar y trabajo con derechos para todos”.

En tanto, para el ex jefe del INEI Farid Matouk las cifras oficiales no son creíbles porque nunca antes la pobreza se redujo tan aceleradamente y porque el gobierno no ha hecho pública la fundamentación estadística de la mejoría. Dijo además tener información de que la metodología fue manipulada para aparentar la reducción.

En el mismo sentido se manifestó el ex presidente Alejandro Toledo. ”Lo felicito siempre y cuando las cifras sean reales", dijo el ex presidente Alejandro Toledo a Alan García refiriéndose a las cifras de reducción de la pobreza. Toledo calificó el índice de 5.2% brindado por el gobierno una cifra "exagerada y poco creíble". "Si en un año se disminuye la pobreza en cinco puntos quiere decir que en el 2011 se habrá eliminado totalmente", expresó irónicamente Toledo. El líder de Perú Posible cuestionó la metodología empleada para obtener las cifras y las críticas que ha generado entre especialistas nacionales.

El economista Carlos Parodi agregó que no hace falta ser experto para darse cuenta que la pobreza no se redujo como señala el INEI, pues la realidad cotidiana evidencia la ausencia de cambios tan significativos. Refirió que el INEI hizo un juego aritmético para aparentar la reducción y que una verdadera medición debe contar con más variables y verificar si realmente la calidad de vida de los peruanos mejoró.

Yankees come home

Junto al modelo de abrir todo su territorio a las multinacionales, especialmente las mineras que exploran en busca de oro y otros minerales preciosos, el gobierno también ha abierto las fronteras para el ingreso de tropas norteamericanas a través de ejercicios militares casi permanentes.

A mediados del pasado mes de mayo, el Congreso autorizó el ingreso de tropas norteamericanas para realizar ejercicios “humanitarios hasta por lo menos el mes de septiembre. En la discusión parlamentaria salió a la luz la presencia ya de soldados norteamericanos en la región centro andina de Ayacucho. Según presidente de esa región (gobernador), Ernesto Molina, hace más de un año que soldados norteamericanos están en su jurisdicción y aseguró desconocer a que se dedican. Esto aparte de funcionarios de la DEA que trabajan en el país, y responsables hace un par de años del derribo de una avioneta civil que confundieron con narcotraficantes. La decisión de la mayoría aprista del Congreso fue fuertemente cuestionada por la oposición y despertó las sospechas internacionales de que Estados Unidos pretende trasladar a Perú la base de Manta de Ecuador al vencer el convenio el próximo año. La oposición también cuestionó el supuesto carácter ”humanista” de los ejercicios de las tropas norteamericanas en el país.

La parlamentaria Juana Huancahuari, del Partido Nacionalista (PNP) que representa a Ayacucho, dijo que las tropas extranjeras se proponen operar en el Valle de los ríos Apurímac y Ene, donde hay actividad de remanentes del grupo armado Sendero Luminoso y del narcotráfico. Van a realizar operaciones de erradicación de plantaciones de hoja de coca e involucrarse en acciones contra los grupos armados y el tráfico de drogas, bajo la cobertura de brindar ayuda humanitaria. Huancahuari señaló la responsabilidad del gobierno y el ministro de Defensa, Antero Flores, por no haber evaluado las graves implicancias de la presencia de militares norteamericanos armados, paseando por las calles y pueblos de Ayacucho.

Preguntó por qué tienen que venir militares de Estados Unidos a perforar algunos pozos de agua, construir unas pocas aulas escolares y tres centros médicos, si hay personal peruano capacitado para ello.

”Si vienen en misión humanitaria, para qué traen cuatro helicópteros de combate Chinook”, inquirió la legisladora, al señalar que las tropas extranjeras han sido autorizadas con el fin de infundir temor en la población y aprovechar su sensibilidad respecto al tema de la violencia.

Por su parte, el legislador José Urquizo, también del PNP, reveló que el Congreso, manejado por el gobernante Partido Aprista y grupos conservadores, se apresta a extender otro permiso para la entrada de más soldados norteamericanos. Agregó que el ingreso de las tropas extranjeras a Ayacucho es un acto de provocación contra las fuerzas sociales, que preparan medidas de rechazo a los militares estadounidenses y dijo que su bancada exige que el ministro Flores dé explicaciones al Congreso.

El congresista opositor Víctor Mayorga manifestó preocupación por la constante presencia de militares norteamericanos en el país y dijo sospechar que la misma está relacionada con planes de Washington para establecer una base militar, en reemplazo de la de Manta, Ecuador, próxima a desmantelarse. Indicó que el gobierno tramitó unas 30 autorizaciones para la entrada de fuerzas del ejército, la armada y la fuerza aérea de Estados Unidos.

Al anunciarse el ingreso del último contingente, para Ayacucho, el líder opositor Ollanta Humala planteó que, si es cierto que los militares extranjeros vienen a colaborar en tareas civiles, por qué traen armas, incluyendo helicópteros.

Por otra parte, el periodista venezolano José Vicente Rangel, ex vicepresidente del país, denunció que Perú instaló hace tres meses un centro de entrenamiento militar multinacional, situado en la población de Iquitos, en la Amazonía, autorizado por el presidente Alan García y controlado por personal de Estados Unidos e Israel. Rangel señaló que su función es entrenar a grupos procedentes de países de la región con gobiernos progresistas, a los cuales le hacen oposición.

Las opiniones expresadas en los artículos y comentarios son de exclusiva responsabilidad de sus autor@s y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la redacción de AlterInfos. Comentarios injuriosos o insultantes serán borrados sin previo aviso.

http://www.alterinfos.org/

El reto de Oxford, Timothy Garton Ash

leave a comment »


Las universidades europeas necesitan imitar lo mejor del modelo de EE UU para jugar en la ‘superliga’

El País, España

Oxford acaba de anunciar la mayor campaña de obtención de fondos lanzada por una universidad europea; mientras tanto, Europa y el resto del mundo necesitan imitar lo mejor -pero no lo peor- del modelo estadounidense.

Paso mi vida académica dividido entre dos universidades, Oxford y Stanford. En 2006, Stanford anunció una campaña con el "reto" de recaudar 4.300 millones de dólares (unos 2.700 millones de euros). Esta semana, Oxford ha lanzado una campaña (campaign.ox.ac.uk) para recaudar 1.250 millones de libras (1.570 millones de euros), la mayor jamás lanzada por una universidad europea.

Detrás del intento de Oxford de jugar en la superliga de la financiación de las universidades al estilo norteamericano se encuentra una cuestión más amplia: ¿tendrá Europa, la cuna de la universidad moderna, unas universidades de investigación de categoría mundial de aquí a 10 años? Y esa pregunta forma parte de un enigma mayor: ¿cómo puede resistir Europa en un mundo cada vez menos europeo? Por ahora, Europa está representada en la lista de las 10 mejores universidades del mundo que elabora el Times Higher Education Supplement por cuatro instituciones, todas británicas: la Universidad de Oxford, la de Cambridge, el Imperial College de Londres y el University College de Londres. En la lista rival que elabora la Universidad Jiao Tong de Shanghai, sólo Oxford y Cambridge están entre las 10 primeras. Las otras ocho son estadounidenses, pero China tiene intención de incluir pronto una de las suyas.

Oxford dice que el contexto de su campaña es "un mundo de financiación estatal incierta y competencia mundial creciente". Veo esa competencia feroz por los mejores profesores y los mejores estudiantes cada semana, tanto si estoy en Oxford como si estoy en Stanford. Éste es un mercado tan globalizado como los de los ordenadores, el petróleo y los servicios financieros. Oxford aguanta, pero a duras penas. Para los jóvenes profesores más brillantes del mundo, los patios cuadrados de piedra, las cenas civilizadas en los colleges y una tradición intelectual de incomparable riqueza pueden compensar sólo hasta cierto punto unos sueldos más bajos, unos precios de la vivienda más altos y unos horarios de trabajo más cargados que, por ejemplo, en Stanford.

El dinero no es, en absoluto, el único factor en este mercado globalizado de la enseñanza superior, pero desde luego ayuda. La financiación pública de la educación superior en Gran Bretaña ha aumentado con el nuevo laborismo después de que sufriera un declive espantoso con Margaret Thatcher, pero no puede solucionar todos los problemas de un sector universitario mucho más extendido, significa ataduras burocráticas y políticas y seguramente saldrá mal parada en las restricciones actuales del gasto público. En cualquier caso, la independencia financiera y la intelectual van de la mano, como advierte el folleto de campaña de Oxford en un apartado sucintamente titulado "Libertad".

Los derrotistas ven la dotación de 35.000 millones de dólares con que cuenta Harvard y dicen que "es imposible que lleguemos a eso". Pero Harvard es un caso aparte. Stanford tiene justo por encima de 17.000 millones de dólares y Princeton casi 15.000 millones. Si se suman las dotaciones de los colleges de Oxford, la universidad y sus fondos y fundaciones, y se capitalizan las transferencias anuales medias de las rentables ediciones de Oxford University Press, podemos alcanzar una cifra de unos 11.000 millones de dólares, según los tipos de cambio actuales. Y ese cálculo ignora el hecho de que los títulos de las tierras que figuran en algunas dotaciones de Oxford están valorados en precios de los siglos XV o XVI (una anomalía surrealista y digna de un clásico de esta universidad, Alicia en el país de las maravillas). Si a eso se añade una campaña que tenga éxito y consiga otros 2.500 millones de dólares, estaremos cerca de Princeton.

Ahora bien, las dotaciones, junto con la financiación pública y privada de la investigación y las colaboraciones y derivaciones comerciales, no son más que parte de la historia. Las mejores universidades de EE UU disponen además de más ingresos procedentes de las matrículas. Aunque Oxford puede resultar caro para los alumnos de fuera de la UE, sus tarifas para los británicos tienen un tope que fija el Gobierno, como las de las demás universidades británicas, en un máximo ligeramente superior a 3.000 libras anuales (3.800 euros), que es ya el triple de la cifra anterior a 2006 y una cantidad más elevada que en la mayoría de los países de Europa continental. Incluso contando con las aportaciones de fondos especiales del Gobierno que ayudan a sostener su sistema único de tutorías y colleges, Oxford calcula que subvencionar el coste de educar a un estudiante británico le supone un gasto de unas 7.000 u 8.000 libras al año. Si Oxford adoptara verdaderamente un modelo de financiación estadounidense, tendría que cuadruplicar (por lo menos) sus matrículas y, si quisiera mantener unos criterios de admisión independientes del nivel económico, tendría que ofrecer unas becas muy generosas para ayudar a los alumnos de familias más pobres.

Es posible que ésa sea -quizá debería ser- la dirección que emprenda Oxford durante los próximos 10 años, pero no será un proceso rápido, completo ni carente de discusiones y negociaciones complejas, porque Oxford está en Europa, no en Norteamérica. Sus profesores y estudiantes no sólo trabajan en un contexto político europeo que es, al mismo tiempo, liberal y socialdemócrata en sentido amplio; son parte de él y comparten muchos de sus valores. Reconocen que el mero hecho de empezar a avanzar en la dirección de Stanford, por así decir, plantea difíciles problemas de acceso, igualdad y justicia social.

Es imposible empezar a hablar de todos esos problemas, pero veamos una muestra del caso británico. El importe máximo de 3.000 libras (más inflación) de las matrículas y el sistema de préstamos a estudiantes que lo acompaña van a ser sometidos a una revisión del Gobierno que comenzará el año próximo pero quizá no ofrezca resultados hasta después de las próximas elecciones (ni los laboristas ni los conservadores quieren que esto se convierta en una patata caliente en época electoral). El Gobierno asocia la cuestión de las matrículas y los préstamos a la mejora del acceso a la universidad para los estudiantes de escuelas públicas -frente a los que proceden de las privadas- y ambientes menos favorecidos. Oxford aplica un criterio escrupulosamente meritocrático a la admisión (mucho más que algunas de las principales universidades estadounidenses, que ofrecen un acceso privilegiado a los alumnos más mediocres de antiguos alumnos generosos; de ahí que George W. Bush fuera a Yale), pero muchos de esos estudiantes no solicitan la entrada en Oxford debido a la falta de conocimiento, profesores que les descorazonan y la imagen de la universidad -difícil de eliminar- como lugar de privilegios, oropeles y champán. Si, aunque mezclemos nuestras metáforas como no debería hacerlo ningún alumno, esta patata caliente acaba en el campo del líder conservador David Cameron -en el caso de que éste se convierta en el 26º primer ministro educado en Oxford-, será doblemente explosiva.

Sin embargo, más allá de la política de imagen, nos encontramos ante unos dilemas políticos reales. Si se eliminan los topes de las matrículas, ¿aumentaría el Gobierno los préstamos a estudiantes en la proporción correspondiente? Eso significaría más deuda para los licenciados y más gasto público. ¿O se encargaría el Gobierno de pagar directamente la factura, con dinero que tendría que quitar de los hospitales, las escuelas públicas y el gasto social? ¿O pediría a las universidades que compensen ellas mismas la diferencia? Si Oxford tiene éxito con su campaña, seguramente podría financiar la diferencia con esa dotación aumentada y conceder becas a los menos acomodados, como hacen Harvard y Stanford. Pero Oxford y Cambridge son las dos únicas grandes universidades de Europa que tienen la más remota posibilidad de pensar en algo así.

Las dotaciones del Imperial College y el University College de Londres están muy por debajo, y mucho más aún las de otras universidades británicas importantes. Por tanto, si se eliminan los topes y esas universidades cobran unas matrículas más elevadas -cosa que sus magníficos resultados académicos justificarían, desde luego, incluso en un mercado muy competitivo-, ¿quién pagaría la diferencia a sus alumnos más pobres? ¿O acaso esas universidades ajenas a Oxbridge pero también de élite se convertirían en escuelas privadas para estudiantes acomodados y (cada vez más) extranjeros?

No sé las respuestas. No he planteado ni la mitad de las preguntas. Pero sí sé que éste es el debate que debemos mantener durante los próximos años, no sólo en Gran Bretaña sino en toda Europa. La pregunta fundamental -podemos llamarla la pregunta de Oxford- en la que se basan todas las demás es ésta: ¿podemos tener en Europa justicia social en la enseñanza superior y al mismo tiempo unas universidades investigadoras de primera categoría? ¿O hay que elegir? –

http://www.timothygartonash.com. Traducción de María Luisa Rodríguez Tapia

Argentina: el poder del Opus Dei en las elites…

leave a comment »


"La más fuerte manifestación integrista de poder en la Iglesia es, sin duda, el Opus Dei, de origen español….tiene gran número de cátedras universitarias en España y recientemente ha abierto una universidad propia en Pamplona; está íntimamente ligado con el régimen de Franco, posee altos puestos en el gobierno, bancos, editoriales, revistas, periódicos… La pertenencia al Opus Dei está concebida de una manera múltiple y complicada: desde unos amplios círculos exteriores, hasta grupos íntimos, secretos, células. Es innegable que la fundación del Opus Dei está marcado por el franquismo: ésta es la ley en la que ha sido formado".

Hans Urs von Balthasar, teólogo católico
"Integralismus", en Neue Zürcher Nachrichten, 23 de noviembre de 1963.

"Opus Dei: algo así como la catolización del dólar".
Juan Domingo Perón
Conversaciones con Juan Perón,
por Enrique Pavón Pereira,
Colihue-Hachette, 1978.

"Los modos secretistas e intimidatorios de la recluta escolar se continúan cuando el niño, el adolescente se hace del Opus. Apartamiento de la familia, censura de amistades y lecturas, imposición de horarios, estudios y lugar de residencia, manipulación de la conciencia, control profesional y económico, una versión y española de la grupalidad sectaria, hermética, en la que la religión funciona básicamente como cebo para atraer a nuevos sectarios".

Alberto Moncada
La evolución del Opus Dei en España,
Ponencia presentada ante el VI Congreso Español de Sociología,
La Coruña, 24/26-IX-1998.


En estos días, en España, se han abierto archivos y se ha comenzado a investigar las matanzas del franquismo. Interviene la ONU en la investigación a casi tres décadas que el régimen fascista hizo implosión luego de cuatro décadas sinistras de opresión y crímenes. Fue en esos años, especialmente desde 1952, cuando el franquismo se bonapartizó, que el Opus Dei logró presencia hegemónica en el régimen dictatorial. Hasta 1975, cuando el tirano Francisco Franco murió, se produjeron ejecuciones de opositores por fusilamiento o garrote vil, una especie de estrangulación medieval. En aquellos años de noche y niebla, los opusdeístas consolidaron su poder político y económico.

El 21 de diciembre de 1978, Egidio Viganó, superior de los salesianos, difundió en un boletín interno de la Orden una conversación con el entonces nuevo Papa Juan Pablo II. Viganó le había expresado que los salesianos eran unos cien mil miembros activos, a lo cual Wojtyla respondió: "Entonces, ¡sois más poderosos que el Opus Dei, que solo tiene setenta mil". Le contestó el salesiano: "Santidad, nosotros no somos poderosos, sino humildes e inquietos trabajadores", a lo cual el Papa Juan Pablo contestó con énfasis: "¡No, no!, para realizar el bien es necesario el poder, ya lo decía Santo Tomás de Aquino".

El poder es político y económico, de eso se trata en el caso de la prelatura del Opus Dei, grupo integrista desarrollado cuando el gobierno de Madrid giró hacia los Estados Unidos de Norteamérica, incorporándose a la política de bloques de la "guerra fría". Las funciones del Opus fueron las de un grupo tecnocrático al servicio del franquismo y de sus propios intereses como grupo de presión.

El poder político no cae del cielo ni lo articula la diplomacia. Tampoco lo dan los ejércitos. Ese poder —en el siglo XXI— lo suministra la información junto al poder económico y se potencializa en una estructuración operativa. En siglos anteriores, los papas utilizaron como base, después de la reforma luterana, a la Compañía de Jesús, pero desde el reinado de Wojtyla, el Opus Dei pasó a ocupar las preferencias de Roma. El grupo se transformó en puntal del conservatismo teológico y en correa de transmisión entre Roma y los gobiernos derechistas europeos y americanos. Varios opusdeístas ocuparon cargos claves en el Vaticano, el vocero papal Joaquín Navarro Valls y el reemplazante del controvertido obispo Paul Marcinkus, Eduardo Martínez Somalo, como secretario de Estado romano.

El ascenso opusdeísta se consolidó cuando los financistas de la Obra fueron en ayuda de Roma al quebrar el Banco Ambrosiano y quedar comprometidas las finanzas del Instituto de Obras Religiosas (IOR). Las conexiones del Opus en los Estados Unidos y España a través de la Continental Illinois Bank, el Banco Popular Español, Esfina, el Banco Atlas, Bankunion, Fundación General Mediterránea, Rumasa, entre otros, consolidaron en su momento al Opus como importante agente financiero antes que espiritual. Gianni Baget Bozzo ha explicado con detalle que fue la misma Iglesia el organismo sobre el cual el Opus Dei "ha aplicado el poder real de su organización y la estructura social sobre la cual ha ejercido su influencia".

Durante el menemismo

El presidente argentino Carlos Menem encontró al Opus durante su década de gobierno (1989-1999) como un interlocutor válido. Sus cuadros políticos y una conexión indispensable en Roma sirvieron para disciplinar en torno suyo a la Iglesia argentina, muy crítica hacia las políticas económicas neoliberales del menemismo. Los cuadros opusdeístas llegaron a la Corte Suprema de Justicia de la Nación y al área política diplomática. De la mano del entonces Ministro del Interior, Gustavo Béliz, ocuparon diversas áreas políticas en Población y Relaciones con la Comunidad, en Coordinación, en la Secretaría General, en el Sistema de Información y en la Secretaría de la Función Pública. Entre los operadores opusdeístas figuraron Guillermo Haissinger, Diego Blasco Funes, Fernando Sotz, Jorge Passardi, Guillermo Salvatierra, Juan Franchino, André Zuyriani. Por otros canales han funcionado a favor del menemismo colaboradores de la Obra como Rodolfo Barra, Aldo Carreras y Antonio Boggiano, este último actual ministro en la Corte Suprema e integrante del sector favorable a las políticas oficiales durante la etapa menemista, llamada la "mayoría automática".

Conocidos empresarios han integrado sus filas como Guillermo y Rodolfo Lanusse, Angel Rafael Trozzo, presidente del Banco de Intercambio Regional (BIR), (protagonista de un conocido escándalo financiero en 1980), Juan Angel Rómulo Seitún (uno de los tres socios de Sasetru, Salimei-Seitún-Trucco), la empresa que registró la quiebra más importante de la Argentina y el banquero Francisco Trusso que, junto a sus hijos Pablo y Francisco Javier, se encontraban al frente del Banco Crédito Provincial de La Plata. Otras fuentes indican como opusdeísta al empresario Carlos Pérez Companc.

Se ha definido al Opus Dei en España, a partir del franquismo, como una versión ibérica modernizada, con rostro humano, de la organización política de extrema derecha llamada Acción Francesa, fundada y dirigida por Charles Maurrás, el responsable intelectual del asesinato de Jean Jaurés. Puede que haya tenido en sus orígenes esa orientación. Pero el Opus Dei, es la expresión de una corriente particular del fascismo español, la del "nacional-clericalismo autoritario", diferente de los fascismos populistas, como el falangismo o el fascismo "plebeyo" italiano de 1921 a 1924. El catedrático español, José Luis Aranguren sostuvo que la organización creada por Escrivá de Balaguer es la "expresión de un catolicismo de cruzada, de lucha y de exterminio, de exaltación de la voluntad con fines belicistas".

El Opus Dei actúa como un grupo confesional de elite. En España su poder se cortó cuando fue asesinado por un comando vasco de la ETA, el marino Luis Carrero Blanco, heredero político de Franco. Esa relación estaba a cargo de Laureano López Rodó y los tecnócratas neocapitalistas Alberto Ullastres, Mariano Navarro y Gregorio López Bravo. Pero el golpe más severo se produjo con la quiebra de Rumasa, empresa integrante del grupo Ruiz-Mateos, que era asesorada por el socio supernumerario del Opus, Pablo Bofill Quadras, uno de los responsables financieros de la Obra.

El Opus, como en los casos de los argentinos Trozzo y Trusso, tomó distancia de José María Ruiz-Mateos, quien se habría negado, en un momento, a pasar apoyo económico a la organización, y por lo que este empresario respondió a los voceros del grupo integrista: "Si yo estoy procesado por un delito monetario también deben estarlo los directores del Opus Dei, Juan Francisco Montuenga y Alejandro Cantero, para quienes transferí a un banco suizo mil millones de pesetas" (aproximadamente siete millones de dólares). Si como ocurrió con Trozzo y Trusso, los empresarios caen en desgracia, la Obra niega su vinculación institucional o toma públicamente distancia de los mismos. Como toda organización cerrada, de elite, el Opus dice que actúa a través de sus miembros, pero en realidad lo hace institucionalmente; sostiene que carece de bienes terrenales (sus bienes eclesiásticos son escasos) pero sus propiedades y bienes civiles (mediante sociedades de bien público que denominan "sociedades auxiliares") son importantes.

La organización por dentro

A la Argentina, el Opus Dei llegó en los años cincuenta montando desde ese momento colegios e institutos terciarios hasta llegar a la actual Universidad Austral. Comenzó a desarrollarse durante la dictadura militar de Juan Carlos Onganía, en donde colocó en el área de Educación varios de sus cuadros reaccionarios y en tiempos del régimen del general Jorge Rafael Videla, integrantes de la prelatura inspiraron el FORES (Foro para la Reforma Judicial), que reunía a abogados amigos del régimen militar. Pero la consolidación opusdeísta se produjo durante la década del menemismo. El periodista Héctor Ruiz Núñez, en La cara oculta de la Iglesia, señaló que el Opus, creado por un mediocre intelectual aunque dinámico propagandista, el sacerdote José María Escrivá de Balaguer, tras su fachada espiritual-religiosa es una "empresa privada de gestión ". El Opus Dei es una mezcla de congregación religiosa y empresa capitalista. Se trata de un movimiento integrista que se muestra en los hechos como modernizador, preocupado por la educación y los medios de comunicación pero fundamentalmente es un grupo de presión antes que la exteriorización de un sentimiento religioso.

Sus estatutos establecen que "no posee por sí mismo bienes materiales", pero actúa a través de diferentes sociedades paralelas a las cuales se inscriben sus bienes. En la Argentina, entre otras, se cuentan la Asociación para el Fomento de la Cultura (AFC) y la Asociación para el Intercambio de la Cultura (AIC) y en Estados Unidos, en la Costa este y en el oeste, se denomina Asociación para el Desarrollo Educacional (Asociation for Educational Development). Jesús Ynfante que investigó minuciosamente y por espacio de treinta años al Opus Dei, considera que la organización forma parte del capital monopolista, a quien aporta de dóciles cuadros, provenientes de la pequeña burguesía y, a su vez, sus principales miembros y sus cúpulas, provienen de la oligarquía financiera y terrateniente. No es únicamente una forma de tecnocracia aséptica sino que busca y construye poder político y económico. Para el canon bíblico, donde se habla del camello, de la aguja y del reino de los cielos ("De cierto os digo, que difícilmente entrará un rico en el reino de los cielos", Mateo, 19.20), lo cierto es que la Obra ha modificado el concepto ya que entrarán al mismo los ricos que le aportan a sus arcas.

La Opus Dei Awareness Network Inc

En un reciente informe de la revista vasca Kale Gorria se señala que la organización cuenta con aproximadamente dos mil sacerdotes, contando, entre otros, a los cardenales Alfonso López Trujillo, en Colombia; Juan Luis Cipriani, en Perú; Lucas Moreira Neves, en Brasil, obispos y, sobre todo, 85.000 miembros, entre ellos más de 30.000 en el Estado español. Los adeptos, según la publicación, alcanzaría a unos 450.000 católicos integristas, cercanos o camaradas de ruta del grupo. El Parlamento belga ha incluido al Opus Dei en la lista de las diez sectas más peligrosas del mundo, mientras en los Estados Unidos se ha constituido la asociación Opus Dei Awareness Network Inc, para defender a los ciudadanos de las actividades de la Obra.

En Cataluña, la organización AIS cuenta con ex militantes de la Obra entre las personas que siguen tratamiento a causa de su antigua pertenencia a sectas. Especialmente, preocupantes son los casos de menores, en donde psicólogos catalanes como estadounidenses han detectado que las técnicas de captación del Opus Dei suponen en muchos casos "alejamiento de la familia, censura de amistades y lecturas, imposición de horarios, manipulación de la conciencia y el control profesional y económico".

El informe de la publicación vasca, titulado "Opus Dei, el poder omnipresente de la Mafia", dice: "Un reciente informe de la DIGI señalaba que "el Opus Dei posee muchas de las características de una secta peligrosa. Sus miembros se someten a un rito de iniciación secreto: se jura obediencia al prelado general y a ‘otras personas autorizadas de la prelatura’". Una vez introducidos, deben someterse a lo que se conoce como ‘normas formativas’, una manera de condicionamiento mental. Entre ellas, figura el informe semanal a un ‘director’, que tiene derecho a supervisar todas sus actividades personales y profesionales. Confesarse una vez a la semana con un sacerdote del Opus Dei es preceptivo. Los solteros consagrados deben llevar cilicios regularmente y practicar la autoflagelación’. En todo este complejo engranaje tiene un papel fundamental el ‘director espiritual’, ante quien los devotos de Escrivá no pueden ocultar ningún tipo de sentimiento, acción o pensamiento. Ello incluye prioritariamente las cuestiones económicas, estando recomendado por la Obra el formular consultas a la superioridad antes de realizar cualquier tipo de inversión. Además, los numerarios (militantes solteros) deben firmar un documento en donde ceden la propiedad de sus bienes al Opus Dei".

Quien estudie al Opus Dei se enterará que son los "cilicios", la "autoflagelación", las formas de "control" de las conductas del adepto, la ideología que subyace en esta organización integrista.

Dineros son dineros

La Opus Dei Awareness Network Inc añadió en su estudio la siguiente información: los célibes deben donar su sueldo íntegro y sus "directores" están autorizados para supervisar el correo personal de estudiantes, adeptos, laicos o sacerdotes, que habiten los edificios y casas de la institución.

La revista vasca, a su vez, sintetiza la caracterización de esta Multinacional de la Fe: "El Opus es una poderosa máquina económica que, según algunos datos de estudiosos de la Obra, tiene unos ingresos mensuales asegurados de treinta millones de dólares (seis mil millones de pesetas). Sanjuana Martínez, una firma imprescindible en temas del Opus Dei, señalaba que existen 53 documentos que prueban "el control jerárquico interno sobre todas las actividades económicas, aunque ocultadas bajo diferentes etiquetas. Los documentos atestiguan que hasta las sociedades auxiliares, incluidos los bancos propiedad de afiliados del Opus, están bajo control de la autoridad jerárquica del instituto y deben ser visadas al menos cada cinco años por el administrador general".

Luego, la publicación vasca, incursiona sobre la orientación neoliberal económica, es decir, plutocrática, del Opus Dei. Dice la publicación: "El Opus practica una doctrina ultraliberal, nada que extrañar en una organización que extiende sus tentáculos económicos en Nueva York, Tokio, París, Zurich, Londres, Madrid, Panamá o Manila y que entre sus militantes cuenta con el presidente del Banco popular Español, Luis Valls Taberner, con el mandamás del Banco Comercial Portugués, Jardim Gonzalves, o con el gobernador de la Banca de Italia, Antonio Fazio".

Agrega después: "Vinculadas al Opus están la fundación suiza Limm-mat, la española General Mediterránea, las alemanas Rhin-Danube e Instituto Lidenthal y en Venezuela, la Fundación General Latinoamericana. Para abastecer de cuadros directivos a la Obra, funciona desde 1956 el Instituto de Estudios Superiores de la Iglesia (IESE), por donde desfilan los más importantes hombres de negocios del Estado español. En México pertenecen al Opus, entre otros, el Instituto de Alta Dirección de Empresas y la Escuela Superior de Administración de Instituciones".

Las redes del poder

El Opus Dei se mantuvo como apoyo y utilización de la tiranía franquista desde 1952 en adelante. Actualmente existe una evidente influencia en el gobierno del Partido Popular, de ideología conservadora y reaccionaria. Muchos de los actuales ocupantes de La Moncloa envían a sus hijos a colegios de la Obra. El próximo yerno de Aznar, Alejandro Agag, es un destacado militante del PP, sigue la estela de Escrivá de Balaguer. Uno de los ministros de Aznar, Federico Trillo también pertenece a la Obra y mira con cariño al opusdeísmo otros personajes del actual régimen, como Jaime Mayor Oreja y Mariano Rajoy, los dos últimos ministros del Interior. Hay otros funcionarios en Interior que pertenecen a la organización, como Juan Cotino y, probablemente, Pedro Morenés. Lo mismo ocurre en la judicatura, donde están implantados el derechista Jesús Cardenal y hasta fiscales de la Audiencia Nacional, como Jesús Santos y José Luis Requero.

Se expresa en la revista Kale Gorria: "Las ramificaciones del Opus llegan hasta los protagonistas de los episodios más rocambolescos de la vida española, como varios miembros de la familia Giménez-Reyna, personajes principales del escándalo Gescartera". En el Partido Popular, los opusdeístas abundan, además de los ya nombrados, los siguientes: Juan José Lucas, Cristóbal Montoro, Loyola de Palacio, Margarita Mariscal de Gante, Isabel Tocino, José Manuel Romay Beccaría, Andrés Ollero, Julia García Valdecasas, Miguel Ángel Cortés, José María Michavila, Juan Luis de la Vallina, Jesús Pedroche, Juan Ramón Calero, Ignacio Salafranca, Ana Mato, Pablo Guardans Cambó, Joaquín Abril Martorell, Alberto de la Hera y Francisco Gilet. En la misma línea política funcionan los periodistas Cayetano González, Antonio Petit, Quino Molina, Vittorio Messori, Luis del Olmo, Mario Pentinelli y J. Giner.

La muchachada de abordo

Los opusdeístas se desparraman por diversos países y poderes en su abordaje integrista. El informe de Kale Gorria agrega como simpatizante del Opus a Hervé Gaymard, secretario de Estado de Finanzas; al ex premier francés Raymond Barre; Christine Boutin, secretaria estatal del CDS y el antiguo ministro del Interior, el príncipe Michel Poniatowski. Pero también están en las proximidades de la Obra los patronos de las aseguradores Axa o AGF, Claude Bebear y Michel Albert, además, del gran jefe de la Renault, Louis Schweitzer. Otras figuras opusdeístas son: Bernardette Cordón de Courcel (esposa de Jacques Chirac), Ettore Bernabei (ex presidente de la RAI), Jeane Kirpatrick (ex embajadora de EE.UU. en la ONU), el dictador peruano prófugo Alberto Fujimori, Jacques Santer (ex presidente de la Comisión Europea), Fabiola de Mora y Aragón (ex reina de Bélgica), Françoise Seillier (coordinadora de varias asociaciones familiares europeas) y Mota Amaral (ex presidente de la región autónoma de Azores).

En Estados Unidos el Opus cuenta con tres mil miembros repartidos en 64 centros; en Italia, con 4000 militantes; en Portugal, con 2500 simpatizantes y 200 numerarios. En el Vaticano además del vocero papal figuran Joaquín Pacheco Klaus Becker, Fernando Ocariz y Felipe Rodríguez. A ellos se suma el embajador del Estado español en San Pedro, Alberto Riera, ex cónsul en Miami, que está en las proximidades de la Obra. El círculo de poder del Opus en el Vaticano lo completan el cardenal Martínez Somalo, Julián Herranz (copresidente del consejo papal), Stanislaw Dziwisz (secretario del Papa), el consejero del Vaticano para asuntos de Televisión Alberto Michelini y el miembro del consejo financiero Gianmario Rovero. En el plano mundial, uno de los objetivos de la Obra es el de colocar a sus cuadros en puestos de dirección en las Naciones Unidas y en otros organismos internacionales.


La estrategia actual del Opus Dei

La estrategia actual del Opus Dei, las nuevas redes de poder que teje, se basan en el intento de controlar las telecomunicaciones y dominar la informática y la tecnología de punta aplicada a las comunicaciones.

Escrivá decía que "tenemos que envolver el mundo en papel de periódico". En 1979, el Opus Dei controlaba, en todo el mundo, 52 emisoras, 12 productoras de cine, 694 publicaciones de diverso género y 38 agencias de información. En España controlaba las editoriales Rialp, Palabra, Scriptor o Eunsa (Ediciones de la Universidad de Navarra) y empresas tipográficas como Anzos SA. Otro tanto ocurre en España, en Irlanda (Four Court Press, en Dublín) y hasta en Italia donde apareció hace dos décadas una lujosa edición de Camino preparada por Mondadori. Pero el interés del Opus no es solo en acumular medios de prensa sino en tratar de controlar las herramientas con que se elabora y transmite la información.

La Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad del Opus Dei en Navarra y el colegio Centro Tajamar de Vallecas son importantes centros informáticos en España. De ambos lugares salen técnicos especializados en ingeniería de software, microelectrónica, diseño de base de datos, comunicaciones por fibra óptica y aplicaciones de la informática a las artes gráficas que, generalmente, son absorbidos al poco tiempo de terminar sus estudios por empresas próximas a la Orden. En relación al Opus funcionan otras empresas de tecnología de la comunicación en España: Promoción Tecnológica y Comercial SA (Protecsa) que es una de las empresas que aneja la instalación de sistemas informáticos Edicomp 3000 y Edicomp 4000. Con sus dos sistemas se elaboraron diarios nacionales como El Mundo, Diario 16, Marca, entre otros. Y alrededor de 40 periódicos locales o provinciales.

Protecsa representaba la firma informática norteamericana Autokom y desarrollaba, además, tecnología de filmación en prensa y artes gráficas, procesadoras, pasado de planchas para rotativas y sistemas de informatización de archivos. Personajes cercanos a la Obra como Eugenio Galdón, de la empresa Multitel, se dedicaron a la televisión por cable haciendo inversiones de cientos de millones en el cableado televisivo de Madrid y Sevilla.

Durante el menemismo, el Opus Dei ha tratado de expandirse en los medios de comunicación. Algunos ejemplos es el fuerte implante en la redacción del diario La Nación, un diario de información económica El Cronista a través del grupo Recoletos (Telva, Marca y Expansión) de España que adquirió el antiguo diario de escasa circulación pero que sirve de fuente de información para las empresas españolas radicadas en la Argentina, donde el Opus Dei tiene intereses económicos.

* Emilio J. Corbière es periodista y analista político. Es autor de Opus Dei. El totalitarismo católico (Acerca del integrismo y progresismo cristiano (Editorial Sudamericana, septiem bre de 2002).