CIENCIAS SOCIALES HOY – Weblog

Actualidad sobre política, sociología, economia, cultura…

Archive for noviembre 22nd, 2008

J. M. Insulza: dudas que matan. Epílogo…, E. Aquevedo

leave a comment »

Insulza-OEA

La reciente carta de Insulza al PS es sorprendente, así como su conducta política en general. Poner condiciones imposibles es lo mismo que renunciar a la competencia. Insulza es sin embargo un político avezado, uno de los de mayor experiencia en la política chilena de las últimas dos décadas. Además es inteligente y astuto. El sabe por consiguiente muy bien que los escenarios políticos en los cuales hay que operar no son estáticos ni dependen solo de factores externos. Tales escenarios o relaciones de fuerzas dependen de la acción de múltiples actores, incluida por supuesto la acción o intervención de sí mismo, en la medida que se trate de un actor significativo. Y pues, Insulza es un actor político de esa categoría.

(Ver Carta de Insulza…)

¿Qué sentido tiene entonces que pretenda ser candidato presidencial, si hace depender su opción prácticamente sólo de los demás actores, y él mismo se limita a un mínimo de intervenciones que por si mismas no pueden modificar el escenario en su favor?  Incluso no es, o no era, principalmente asunto de presencia física en el país, hasta un cierto límite, dado su cargo en la OEA. Porque, por ejemplo, su posicionamiento dependía también y, quizás, decisivamente, de sus propuestas, del proyecto político que él pudiera representar y que lo diferenciara claramente de los demás, tanto de Lagos como de Frei (y desde luego de Piñera). Y también dependía de su capacidad para prever, anticiparse o desbaratar maniobras previsibles de los adversarios.

Insulza ha renunciado, quizás definitivamente, a ocupar el único espacio que lo habría hecho crecer en el campo político concertacionista y fuera de él, esto es, el espacio de una centro-izquierda coherente y sólida, a la altura de la nueva realidad internacional generada por la crisis económica en curso. Ya el camisón de fuerza ideológico neoliberal se ha roto, y los espacios para políticas progresistas son más amplios gracias y a pesar de la crisis. Insulza está renunciando a esa posibilidad, en circunstancias que ni Lagos ni Frei pueden asumir esa postura de manera creíble.  Sus respectivos gobiernos estuvieron excesivamente marcados por compromisos estratégicos con el gran empresariado nacional y transnacional y con el modelo neoliberal aún vigente en el país. Insulza también se implicó, pero de manera sólo subalterna: él era sólo ministro, y no el jefe máximo del gobierno.

El sólo hecho de haberse decidido y actuado en esa toma de posición, bajo la modalidad de una propuesta o proyecto de discusión general, lo habría posicionado de manera mucho mas sólida, tanto en el PS como en el PPD. Habría llenado un espacio político-programático aún desesperadamente desierto en la Concertación, donde todo parece reducirse a cuestiones de poder, incluidas maniobras y operaciones de desestabilización, destinadas a construir campos de fuerzas funcionales a una determinada opción. Lagos, en un libro reciente, hizo propuestas pero sin decir nada nuevo, porque en realidad tampoco necesita hacerlo. Su liderazgo socialdemócrata de derecha y notoriamente tecnocrático, o social-liberal,  está en efecto ya suficientemente establecido. Y, en los tiempos que corren,  es obviamente del gusto de la derecha económica del país y de los segmentos más neoliberalizados de la concertación. Su problema no era pues el perfilamiento programático, sino resolver una ecuación táctica inicialmente problemática referida al escenario de posicionamiento de su candidatura, lo que implicaba necesariamente “sacar de la cancha” al candidato Insulza. Sólo ello permite hacer del espacio PPD-PS su plataforma de sustento.

No es por casualidad, por otro lado,  que haya sido el PPD el partido que se ha “jugado” más por él, proclamándolo como su abanderado (Ver Declaración del PPD proclamando a R. Lagos…), partido que como se sabe posee la impronta libremercadista y tecnocrática más sólida dentro del bloque de gobierno. Ello pone en evidencia una nueva alianza transaversal entre el núcleo hegemónico de PPD (Girardi-Auth) y el laguismo en sentido amplio, representado también por segmentos del PS. Alianza, al parecer, de una fuerte voluntad hegemónica, que al parecer no excluye operaciones mas o menos conspirativas (como se ha denunciado en medios socialistas), con la finalidad de modificar drasticamente el campo de fuerzas en su favor.

Frei no se diferencia mucho de esa orientación e intereses, aunque quizás tenga márgenes de maniobra más importantes que Lagos para propiciar ciertas orientaciones progresistas. Frei se permite por ejemplo postular la estatización del transporte en Santiago, lo que no corresponde precisamente a una lógica de mercado. Pero ese margen relativamente mayor parece explicarse  sobre todo porque Frei dispone de una conexión más limitada que Lagos con el gran empresariado. El favorito de éste es Lagos, más que Frei, e incluso más que Piñera (así lo confiesan varios connotados empresarios, en todo caso). Considerado el contexto internacional actual, Piñera, dada su ostentosa adhesión al libre mercado y al juego financiero, puede en efecto resultar más “anacrónico” que Lagos frente al decisivo actor empresarial.

Insulza podía en efecto asumir creíblemente un proyecto de centro-izquierda, tanto porque sus vínculos estratégicos con ese gran empresariado son notoriamente más débiles que los precandidatos señalados, como porque ideológicamente parece situarse en una posición más progresista dentro del espectro político nacional.  Sin embargo, no lo ha hecho o ya no lo hizo. ¿Como esperaba entonces posicionarse y ganar espacios en dicho escenario, sin intervenciones de fuerte impacto como la indicada?  Un político como él no podría imaginar que una candidatura presidencial se le daría “en bandeja”.  El sabe que en política las cosas no funcionan así.

Entonces, ¿donde está la lógica o sentido de su conducta política? ¿Hubo un error grave de diseño en su estrategia político-electoral original? ¿O será que en el fondo no estaba realmente dispuesto a “jugársela”, dudando más allá del limite sobre la validez de su propia opción, lo que explicaría en alguna medida su conducta “hamletiana”? ¿O, más gravemente, su acción fue inhibida o bloqueada por maniobras aún poco conocidas (tales como, por ejemplo, desestabiizar a Escalona en el PS) promovidas por la alianza Laguista-Girardista, denunciada recientemente por Cortés Terzi, y que Insulza no supo prever o no quiso enfrentar politicamente? (Ver texto de Cortés Terzi en este Blog)

Lo que se lamenta en definitiva es que, si termina por abandonar o “bajarse” como muchos lo sospechan, no se ve en el horizonte quien podría asumir la representación de una real alternativa de centro-izquierda con posibilidades de éxito en la contienda presidencial frente al “neoconservador” Piñera…

EPILOGO…

El 5 de enero del 2008 Insulza “tiró lo guantes” de precandidato, sin realmente haberselos nunca puestos del todo. Los datos disponibles al final indican que si bien en esta historia han influido factores “externos” como la gestión de Auth en el PPD “boicoteando” en alguna medida la candidatura de Insulza y apoyando a Frei, o la ambiguedad de Lagos y su “indiferencia” posterior, asi como la evolución de las encuestas en un sentido más favorable a Frei que a Insulza, etc., podría decirse más precisamente que todo ello no es causa sino consecuencia del propio actuar de Insulza como precandidato. Es indudable que él no intervino adecuadamente en el contexto político nacional para modificar la cofiguración de fuerzas en su favor. De manera sorprendente actuó como quien espera que “los astros” o agentes externos ordenen las circunstancias en beneficio de su objetivo presidencial.

O bien se trata de un complejo problema psicológico personal de dudas e indefiniciones disfuncionales en política, o bien de un diseño político-estratégico de campaña profundamente erróneo. Los resultados estan a la vista, con consecuencias negativas para la propia concertación, para proyectos de centro-izquierda, para alternativas de cambio significativos en el modelo neoliberal dominante y, en fin, para las perpectivas de la izquierda. La hegemonía DC establecida ahora en la Concertación a través de la candidatura Frei implica, en efecto, un retroceso político y cultural en el espectro político chileno. La perspectiva laica de centro-izquierda es desplazada por un eje más claramente social-liberal, centrista, más cercana de intereses empresariales que de los de las clases medias y fuerzas populares. Ya veremos como se expresa esta tendencia en el programa de gobierno que se explicitara en los meses que siguen…

Laguismo y Girardismo: la alianza “colonizadora”/tecnocrática contra Insulza…

with one comment

lagos-girardi_colonizadoresAntonio Cortés Terzi, Centro Avance

José Miguel Insulza fue la primera víctima de este nuevo pacto y del nuevo estilo político que entraña y que tuvo su primer ejercicio experimental en la imposición de las dos listas a concejales. “Nuevo” por lo impudoroso, por su opción preferente por la factualidad, por su indiferencia por las estructuras políticas y por su predisposición a imponer. Dada esa predisposición y la afición de sus liderazgos por los coloquios mundiales,  podrían ser reconocidos como los “colonizadores”.

Salvo que ocurriera algo muy sorprendente y extraordinario, lo evidente hoy es que José Miguel Insulza dejó de ser pre-candidato presidencial. Hecho político que no se agota en sí mismo, que no tiene una causal explicativa única y simple y que pudiera repercutir en ámbitos muy precisos de los escenarios políticos y electorales venideros. Y todo ello producto del proceso y formas que revistió tal desenlace.

Más de alguien ha responsabilizado al propio ex-ministro de lo sucedido. Y, probablemente, algo de culpa tiene. Pero lo sustantivo no está en sus supuestas indefiniciones. Si así fuera, el hecho tendría pocos alcances mayores. Sin embargo, los tiene. Básicamente, porque su retiro no resultó de conflictos, pugnas o competencias medianamente diáfanas (o escudriñables) y “normales” en política, -considerando, incluso, como “normal”, la rudeza de la política-. La renuncia –todavía implícita- a su pre-candidatura estuvo precedida de un conjunto de maniobras y operaciones “irregulares”, poco éticas, anti-estéticas y hasta poco “viriles” y que, por lo mismo, eran imposibles de contrarrestar sin prestarse para movimientos igualmente sórdidos.

El tipo de política que se dejó caer contra José Miguel Insulza –y de paso contra una clara mayoría del PS- es una de las cuestiones que va a seguir penando en el socialismo y en la Concertación. De partida porque en el socialismo hay sentimientos de humillación frente a lo ocurrido y, lo que es peor, hay irritación y encono contra los “conspiradores” y sus próceres instigadores. El tiempo podrá mitigar las emotividades, pero sólo mitigarlas. Y las revanchas son siempre más eficientes cuando las emociones se han enfriado.

La primera secuela concreta y tangible de ese tipo de política es que, ahora sí, el PS se dividió de facto y con amenazas de que se genere una doble institucionalidad: la del partido y la del “laguismo”.

Este nuevo tipo de política, por otra parte, responde a un nuevo sistema de alianzas en gestación al seno de la Concertación y que reúne al girardismo del PPD, al socialismo laguista y al laguismo puro.

Lo que los junta “doctrinariamente” son, resumidamente, cuatro aspectos que, si bien comparten, cada grupo los conjuga con énfasis distintos.

a) Coinciden en la subvaloración o menosprecio por los ancestros culturales de los dos partidos ejes de la Concertación, el PS y el PDC, pues culpabilizan a tales ancestros de las dificultades renovadoras de la Concertación. Ello les impele a acciones hasta inescrupulosas tras el afán de arrebatarles la hegemonía que ejercen sobre el mundo concertacionista.

b) Todos ellos están convencidos de la inexorable marcha hacia la obsolescencia de la DC. Algunos esperan, contemplativamente, su extinción o reducción a espacios muy menores, mientras que otros creen necesario colaborar a la realización de ese sino.

c) Comparten también la idea de que la requerida renovación política y generacional del progresismo pasa por dos cosas: de un lado, por el predominio y figuración de los agentes de sus elites y, segundo, consecuencialmente, por el definitivo desplazamiento de las dirigencias educadas y culturizadas en los marcos de las culturas políticas históricas.

El aspecto anterior es de suma importancia porque sus traducciones, entre otras, son: i) la autoasignación de estos grupos de una función ya no renovadora sino refundacional del progresismo moderno, y ii) la incubación de una voluntad proclive a romper la Concertación si ese recambio se obstaculiza o prolonga demasiado a causa de la pervivencia de la Concertación.

d) La ambición refundacional está inmersa en una concepción tecnocrática, modal y mediática de la política (de ahí se nutren también sus aversiones contra el PS y el PDC). La conexión con Lagos y el laguismo la establecen a partir de esa ambición y concepción. Para estos grupos Lagos es algo así como el paradigma del líder moderno universal y el laguismo sería algo así como el soporte tecnocrático inicial de la refundación progresista.

Ahora bien, José Miguel Insulza fue la primera víctima de este nuevo pacto y sobre todo del nuevo estilo político que entraña y que tuvo su primer ejercicio experimental en la imposición de las dos listas a concejales. “Nuevo” por lo impudoroso, por su opción preferente por la factualidad, por su indiferencia por las estructuras políticas y, muy en particular, por su predisposición a imponer. Dada esa predisposición y dada la afición de sus liderazgos por lo coloquios mundiales, bien podrían ser reconocidos como los “colonizadores”.

Nacida esta alianza como una suerte de “Estado Asociado” a la Concertación, ¿qué harán los socialistas ahora que, gracias a ella, no tienen candidato?

Reforma a educación superior en Chile: encuesta coincide con Mineduc

with one comment

  • Necesidad de información pública, fidedigna y relevante es uniforme
  • Para la OECD, problema principal es la desigualdad social

Según un informe del Mineduc uno de los ítemes básicos que se deben reformular para mejorar la calidad de la enseñanza superior en Chile es que las instituciones entreguen “información pública, oportuna, fidedigna y relevante”, justo lo que el barómetro de la educación del centro de estudios Mori revela como un gran ausente.

El tecer Barómetro de la Educación Superior confirmó la tendencia de las dos mediciones anteriores, en términos que Chile mantiene una expectativa social exitosa sólo a partir de lograr entrar a la universidad y que dentro de esas casas de estudios superiores las más prestigiadas son la Universidad de Chile y la Universidad Católica.

Sin embargo, ese ranking no se basa en percepción de calidad de las instituciones, sino que depende del estrato socioeconómico, el lugar en que vive, la situación familiar y de cuál entidad le queda más cerca.

Otro de los resultados de la encuesta realizada a 1.200 estudiantes de terceros y cuartos medios, de todo el país, fue que “la alta segmentación del mercado de las universidades se ve en la composición de sus alumnos y su lugar en el ranking. Hay universidades muy bien posicionadas que casi no tienen alumnos de liceos subvencionados, como la Adolfo Ibáñez, mientras otras, como la San Sebastián y la Santo Tomás, tienen más del 40% de alumnos de liceos subvencionados”.

Lo más llamativo de esto, sin embargo, fue que consultada la directora de MORI (empresa encargada de la encuesta), Marta Lagos, sobre cuál es la situación en ese tema de las universidades estatales, destacó que sólo se sabe en términos generales que habría un mayor porcentaje de alumnos provenientes de establecimientos subvencionados, públicos o privados, pero que del detalle no existe información fidedigna y que es necesario hacer esos estudios.

Justamente, hace menos de un mes, el informe de la Organización Económica de Cooperación y Desarrollo (OECD) sobre el estado de la Educación Superior en Chile y su transición de un mercado de elites a uno de masas, dijo categórico que “todas las instituciones que reciben aportes fiscales directos o indirectos deben estar obligadas a la transparencia y sujetas a supervisión pública del uso de los recursos”, y que el diagnóstico demostró algo “inexplicable”: que “no hay informaciones consistentes para la formulación de políticas, por ejemplo las estadísticas sobre matrículas”.

Marta Lagos coincidió y, audaz, hizo un pronóstico. “Los planteles no están obligados a entregar información y eso afecta la formulación de políticas”, dijo, adelantando que el 37% de los jóvenes en Chile que no está contento con la sociedad que tenemos, se frustra y rebela ante una nación que le propone como único camino valorado el de la universidad, en circunstancias que a ella sólo llegan 3 de cada 10 (de 7 que aspiraban lograrlo), por lo que “sólo se podría esperar aumento del descontento de los jóvenes”.

El movimiento Pingüino, en opinión de Lagos, sería tanto reflejo de la demanda por calidad de la educación media, como por lo que los jóvenes ya saben que les va a tocar vivir al salir de cuarto medio, sin expectativas valoradas.

Así se explicaría también que la encuesta no dé cuenta de descontento en universidades cuestionadas públicamente como la UTEM por el caso de criminalística, pues, según Lagos, “donde hay grandes protestas, los jóvenes se sienten interpretados en su descontento”.

“Resulta paradojal que la Universidad de Chile le saque ventaja a la Universidad Católica en el año en que el movimiento estudiantil de la Universidad de Chile se toma la Casa Central de ese plantel y lo paraliza durante varios meses. El sentido común hace pensar que hechos como ese podrían perjudicar, más que beneficiar la imagen de una universidad”, destacó el barómetro, adjudicando tal situación al “malestar masivo de los jóvenes con la sociedad, que se sienten interpretados por la protesta de la U. de Chile”.

Otro dato que arrojó la encuesta fue que el plantel que más creció en valoración de los alumnos de los últimos años de la enseñanza media fue la Universidad de Santiago que el 2006, entre los padres recibió 21% de preferencias; el 2007, entre alumnos de 1º a 4º medio, un 18% y ahora en estudiantes de 3º y 4º medio, un 27%.

En todo caso, las cinco universidades mejor ubicadas fueron todas del Consejo de Rectores: U. de Chile, 73%; UC, 71%; U. de Santiago, 27%; U. de Concepción, 17% y Federico Santa María, con 15%.

Entre las privadas las tres primeras fueron la Andrés Bello (16%), la Diego Portales y la de las Américas (ambas con 9%), sin embargo, esta última aparece también primera entre las peores universidades (14%).

En el ámbito de los institutos profesionales, en cambio 4 de cada 10 entrevistados no menciona institución alguna, siendo Inacap (hoy universidad) el líder (47%), seguido por DUOC (34%).

Frente a la pregunta sobre cuáles son los peores un 69% no respondió, lo que da cuenta de la falta de información.

345 50 kb

Equidad en educación
La tercera versión del Barómetro de la Educación Superior -una encuesta de percepción realizada por el centro de estudios MORI a estudiantes de tercero y cuarto medio- mostró un análisis que no hizo otra cosa que ratificar la necesidad de reformulación en pos de mejorar la calidad de la enseñanza superior en el país.

Según la encuesta, en Chile la expectativa social es que el éxito sólo se logra consiguiendo el ingreso a la universidad y, ojalá, apostando a las instituciones más prestigiosas: la Universidad de Chile y la Católica. También mostró que el ranking de mejor o peor universidad no se basa en la calidad de estas instituciones de educación sino del conocimiento general que tienen de ella.

El estrato social del alumno también determina la casa de estudios a la que mira, fomentando la segmentación del mercado. Así, según explicó la directora de MORI Marta Lagos, hay universidades privadas como la Adolfo Ibáñez que casi no tienen alumnos de liceos subvencionados, mientras otras como la San Sebastián tienen más del 40% de estos alumnos.

En el Ministerio de Educación ya trabajan en una nueva política de educación superior. La apuesta es que estas entidades no discriminen y que todos los alumnos tengan acceso a una educación de calidad en esta etapa.

Las peores universidades
Al ser consultados por lo que creían son las cinco peores universidades, el ranking fue encabezado -al igual que el año pasado- por la Universidad de Las Américas con un 14%. En segundo lugar quedó la Universidad Santo Tomás con un 9% y tercero, la Universidad del Mar con un 8%.

A estas tres siguieron la Univesidad de los Lagos (6%), La República (6%) y otras (26%).

También llamó la atención que un 50% de los jóvenes consultados dijo no saber la respuesta, lo que habla de la desinformación en la que se encuentran.


Por Soraya Rodríguez / La Nación

 

OECD: desigualdad es el principal problema del sistema universitario chileno

Esta inequidad no se expresa sólo al ingresar al sistema, sino también en la segmentación que se hace entre las instituciones universitarias y no universitarias.

La Organización Económica de Cooperación y Desarrollo (OECD) dio a conocer hace tres semanas un informe sobre educación superior.

En esa oportunidad señaló que en Chile uno de los principales déficit en el país es la desigualdad a lo largo de todos los años de estudios pero que al momento de optar por la educación superior, se acentúa.

Aunque reconoce que en materia de cobertura se ha crecido enormemente, señaló que hoy existe una educación para ricos y pobres porque hay desigualdad en el acceso a la educación superior para estudiantes provenientes de orígenes sociales distintos.

Esta inequidad no se expresa sólo al ingresar al sistema, sino también en la segmentación que se hace entre las instituciones universitarias y no universitarias.

“El problema empieza en la educación básica y media. Los resultados obtenidos a estos niveles siguen asociados a las condiciones sociales de las familias de los estudiantes”, señaló el estudio.

También dice que la PSU como único instrumento de evaluación “mantiene y puede estar acentuando este problema, así como el hecho que “estudiantes de familias ricas van a universidades, adonde la educación tiene más prestigio y calidad, mientras que estudiantes más pobres van a los centros de educación tecnológica o institutos profesionales, adonde la calidad suele ser peor”, según comentó en esa oportunidad Simón Schwartzman presidente del Instituto de Estudios del Trabajo y Sociedad de Brasil y encargado de la presentación del estudio.

Respecto de la calidad de la educación el informe planteó la necesidad de generar sistemas de evaluación y acreditación, donde ese objetivo signifique “atender de la mejor manera a todos los que la institución tiene la misión de servir”.

Mientras que en financiamiento dijo que si bien Chile tiene “una infraestructura sofisticada que ha facilitado la transición hacia la educación superior de masas; los gastos por estudiantes son bajos, y los costos para los alumnos y sus familias son muy altos, comparados con los de otros países.

México en último lugar de la OCDE en inversión educativa por alumno

leave a comment »


Revela la organización en su Panorama de la educación 2008 que apenas invierte 2 mil 405 dólares por estudiante, mientras naciones como Estados Unidos alcanzan 12 mil 788; el porcentaje de estudiantes que terminan secundaria es el menor de los 30 países miembros

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) reveló en su Panorama de la educación 2008 o Education at a Glance de este año que México invierte por alumno 2 mil405 dólares, con lo que se encuentra al final de los países miembro; muy lejos de los 12 mil 788 de Estados Unidos o de los 12 mil 195 de Suiza que encabezan la lista.

De igual manera, el informe devela que en México el porcentaje de alumnos que terminan sus estudios secundarios es de 42%, lo que lo ubica en el último lugar, por debajo de Turquía, que tiene 51%.

Para este año el Panorama de la educación 2008 contempla las opciones que eligen los países al invertir sus recursos, horas de alumnos en la aulas, cantidad de horas que trabajan los profesores, los tamaños de clases y salarios de los profesores. Los países miebros son 30 y también se les conoce como el club de los países desarrollados.

El 20% de la población mexicana tiene estudios universitarios, en los dos rangos que la OCDE valora, de 25 a 34 años y de 55 a 64 años.

En cuanto al salario a profesores, el informe dice: “La principal excepción es México, cuyos costes de salario por profesor en comparación con el PIB pér capita son muy superiores a la media de la OCDE, lo que se ha compensado con tamaños de clase grandes”.

Y otros profesores en este rango son los de Islandia, Irlanda, Noruega, Polonia, Eslovaquia y Suecia, son respecto al PIB de esos países.

Según los resultados y as variantes se demuestran por qué no existe una relación sencilla entre cuánto se gasta en educación y el nivel de aprovechamiento.

http://www.universia.net.mxA pesar de la valoración mexicana la organización resalta que la cantidad de recursos asignados a las instituciones educativas aumento como media un 19% de 2000 a 2005 en los países miembro y el gasto público en educación creció más de un punto, de 11.9% a 13.2% en promedio.