CIENCIAS SOCIALES HOY – Weblog

Actualidad sobre política, sociología, economia, cultura…

Archive for noviembre 2nd, 2008

Chile: el PC frente a Frei, Lagos e Insulza. Entrevista a G. Teillier

leave a comment »

Las definiciones de Guillermo Teillier en una eventual segunda vuelta en 2009

La Nacion.cl

Como en la bolsa, las acciones del PC se transan en alza. Comprarlas ahora traerá grandes ganancias a la Concertación, que deberá dar garantías a la tienda de la hoz y el martillo. Lista parlamentaria pactada y participación en el programa de Gobierno son dos requisitos que impedirían que la derecha llegue a La Moneda. La última palabra la podrían tener los comunistas.

El asunto es simple para el Partido Comunista. Con los resultados de la elección municipal y con más de medio millón de votos a su haber, el PC cree que la derecha está notificada que, si no da paso a la reforma electoral que llegará en abril al Congreso, el pacto con la Concertación será imparable. Y así la oposición podría perder por doblaje en diciembre de 2009 en varios distritos.

Los mismos números le permiten visualizarse como una “fuerza bisagra” en las presidenciales, que podrían determinar el triunfo o derrota de un candidato concertacionista en segunda vuelta. La administración de ese capital electoral y político está en manos del presidente comunista, Guillermo Teillier, para quien el objetivo principal de 2009 es “terminar con la exclusión” y generar una nueva mayoría en el Congreso que produzca los cambios postergados por el bloqueo de la Alianza.

¿Cómo funcionó el pacto con la Concertación?
Bien, desde el punto de vista estrictamente electoral mantuvimos tres de los municipios que teníamos; perdimos uno porque nos pusieron candidatos por el lado, y ganamos otros cuatro, entre ellos el de Pedro Aguirre Cerda, con Claudina Núñez.

¿Cómo interpretó el guiño que les hizo el ministro José Antonio Viera-Gallo al sugerir que podrían ingresar al Gobierno?
Pensé que era una broma cuando lo leí, porque nunca hemos pensado pedir un cargo en el Gobierno. De ser así se lo habríamos pedido a Michelle Bachelet cuando discutimos qué hacer para la segunda vuelta de 2006.

¿Cómo se gestó la invitación de La Moneda al PC la noche de las elecciones?
Me tomó de sorpresa. En la mañana voté en Lota, después regresé a Santiago para acompañar a Claudina y a Hugo Gutiérrez. A eso de las 8 de la noche me llaman del gabinete presidencial para decirme que la Presidenta nos pedía que fuéramos a La Moneda con Claudina porque quería felicitarla, hacer una referencia al pacto por omisión y ver las posibilidades hacia adelante para terminar con la exclusión. No sabía que había un acto y pensé que sería un encuentro privado, pero al llegar vimos mucha gente, que además nos aplaudió. Nos hicieron pasar donde estaban los ministros, autoridades y presidenciables. De pronto ella viene y dice “vamos”, se abren las puertas y estábamos en el escenario.

O sea las señales y gestos hacia el PC suman y siguen
Ella ha trabajado para tratar de solucionar el problema de la exclusión. Ha tenido el cuidado de ponernos a la altura de los otros partidos y eso no ocurría antes. En el gobierno de Lagos siempre quedábamos al lado o debajo de la mesa.

¿Les gustaría participar en la elaboración de un programa de gobierno común?
No vemos condiciones para eso. Recién conversamos con el equipo económico del Gobierno sobre las medidas para enfrentar la crisis, y no hay ningún indicio de que vayan a cambiar el discurso. Ellos están convencidos de que todo lo que hacen está bien, tal vez muchas cosas sí, pero la gente espera más. Tal vez lleguemos a tener coincidencias en algunas cosas a nivel programático. Por ejemplo, José Miguel Insulza dijo que está por la estatización del agua y en eso estamos de acuerdo, pero no conocemos otros planteamientos sobre muchas otras transformaciones necesarias. Es la Concertación la que tiene que presentar un programa y convencer.

¿Esperan eso?
Nosotros vamos a presentar nuestra candidatura y nuestro programa, quizás vamos a crear algo más amplio que el Juntos Podemos. Pero el Gobierno tiene que precaverse de que en una segunda vuelta será más difícil que la vez anterior que nuestros votos vayan a apoyar una opción concertacionista.

¿Por qué será más difícil?
Porque la gente está más desencantada. La municipal mostró que la gente se cargó hacia la derecha. La gente está desencantada porque había muchas expectativas, que no se cumplieron. Y la derecha exacerba los problemas, como el Transantiago o las pensiones exiguas que vienen con la reforma previsional.

¿No está garantizado que los votos del PC vayan a un candidato de la Concertación para una segunda vuelta?
No, la Concertación tiene que esforzarse para ganar a esos electores y no está garantizado que reciban nuestros votos. Cuando llamamos a votar por Bachelet no fue una orden de partido, sino un voto en conciencia y la gente así lo hizo. Pero los indicadores de la municipal nos indican que han bajado enormemente. La Concertación está a tiempo para reaccionar. No queremos que gobierne la derecha, pero vemos un peligro inminente.

Cuando asumió la candidatura presidencial del PC, usted dijo: “Estoy dispuesto a trabajar como si fuera a llegar a la primera vuelta”, ¿podría no llegar?, ¿se bajará antes y a favor de quién?
Lo dije en condicional, pero estamos trabajando para llegar a la primera vuelta. Estaría dispuesto a declinar si aparece un candidato que represente una mayor amplitud de fuerzas. Ya hay otros nombres, como Tomás Hirsch. Está Jorge Arrate y Alejandro Navarro, pero si están dentro de la Concertación no tendrán nuestro apoyo, si salen de ahí es cosa de ellos. Pero no necesariamente tendrán nuestro apoyo, tendrían que venir a competir de acuerdo a las normas que fijemos para definir un candidato de las fuerzas alternativas al neoliberalismo. Pero ni a Arrate ni a Navarro ni a nadie le garantizamos nuestro apoyo por el solo hecho que se salgan del PS y vengan hacia este sector.

Seguro que les conviene más asegurar un pacto parlamentario con la Concertación
Es que si no llevamos candidato presidencial en primera vuelta y simultáneamente una lista parlamentaria pactada, no tenemos ninguna garantía. Si la Concertación quiere garantías, nosotros también.

Para una eventual segunda vuelta contra la derecha, ¿qué candidato de la Concertación le gusta más: Frei, Lagos o Insulza?
¡Qué difícil! Cuando fue la segunda vuelta de Lagos, en el PC hubo dos posiciones que casi nos llevó al quiebre. Unos querían votar nulo y otros querían apoyarlo para frenar a la derecha. Hoy, los que apoyaron el voto por Lagos no volverían a hacerlo porque se desencantaron. Esa vez en el comité central los que querían votar nulo ganaron por un voto, por eso salió una posición de consenso que dejó en libertad de conciencia. Lagos tuvo la oportunidad en su gobierno de sacar al PC del ostracismo y no lo hizo. El único gesto que tuvo y tal vez por sugerencia de Insulza, que conversaba más con nosotros fue declarar funeral de Estado el de Gladys Marín. Si es candidato la tendrá difícil, porque arrastra los problemas del Transantiago y casos de irregularidades en su mandato que la derecha ya se los enrostra.

¿Y Frei?
Frei era bastante parco, además no necesitó nuestros votos. Para nosotros representaba el neoliberalismo más ortodoxo, pero parece que ha cambiado. Nunca recibió a las agrupaciones de derechos humanos y tampoco tiene alguna cercanía con la izquierda.

¿E Insulza?
Parece un amigo nuestro, siempre nos recibía durante el gobierno de Lagos, nos escuchaba, pero era su trabajo como ministro del Interior. No sé cuál es la percepción que hay en el PC, pero la gente se acuerda que Insulza y Frei se jugaron por traer a Pinochet cuando estaba preso en Londres. No sé si tiene fuerza para ser nominado candidato.

¿Qué hará el PC entonces?
Es complejo el cuadro, lo que realmente importa es el programa que presenten. Es difícil que reciban nuestro apoyo si no presentan un programa de cambios, comenzando por los políticos.