CIENCIAS SOCIALES HOY – Weblog

Actualidad sobre política, sociología, economia, cultura…

Posts Tagged ‘INTEGRISMO CATOLICO

“Marcial Maciel. Historia de un criminal”: nuevo Libro sobre fundador de Legionarios de Cristo…

with 19 comments

Lo conocí en Tijuana; él tenía 56 años y yo 19, relata la esposa mexicana de Maciel

Foto

En imagen de archivo, el fundador de los Legionarios de Cristo con el papa Juan Pablo II

Carmen Aristegui

Periódico La Jornada
Domingo 28 de noviembre de 2010, p. 12

Presentan libro sobre el pederasta

Este domingo, en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, será presentado el nuevo libro de Carmen Aristegui: Marcial Maciel. Historia de un criminal. En 296 páginas, documenta la trayectoria oscura del fundador de los Legionarios de Cristo. Con autorización de la editorial Random House Mondadori, que publica este volumen bajo su sello Grijalbo, presentamos, a manera de adelanto, el capítulo 13, de un total de 17, donde la familia González Lara rinde testimonio sobre los abusos de los que fueron víctimas por parte de Marcial Maciel.

FotoUstedes son la familia que construyó Marcial Maciel en México. Hoy han decidido compartir su historia con la sociedad mexicana; tienen sus razones para hacerlo. Una fundamental es que se conozca la verdad. Blanca, ¿cómo conociste a Marcial Maciel? Lo conocí en Tijuana. Es una historia muy larga; siempre te bajan la luna, el sol, las estrellas. Todo. Él tenía 56 años y yo diecinueve. Me dijo que era viudo y que andaba buscando una muchacha para casarse, que quería formar su familia. Lo conocí, no sé si desgraciadamente o afortunadamente. Ya no sé ni cómo decirlo. Pero así surgió todo.

Tú eras una joven de 19 años que acababa de separarse de su pareja; tenías un bebé muy chiquito, Omar, que después él adopta y lo reconoce como parte de esta familia. Así es. No hubo boda, él nunca se quiso casar. Yo era muy inocente, era una niña de 19 años y realmente no tenía la suficiente madurez. Sí adoptó a mi hijo Omar, que es de mi primer matrimonio que había tenido en Sinaloa. Y seguimos adelante y todo. Nunca nos casamos pero vivimos casi 30 años unidos. Por los viajes que él hacía, a veces estábamos juntos; a veces, por su trabajo, estaba fuera del país.

Según él, ¿en qué trabajaba? Siempre mantuvo lo de la Shell Internacional. ¡Puras mentiras! Luego decía que era detective privado, que era de la CIA. Total que puras mentiras; así me llevó todo el tiempo y yo ¡le creí toda la vida! Realmente yo no sabía con quién vivía. Pero pues la verdad llegó.

¿Cómo explicaba el hecho de que él se presentaba como Rivas y tus hijos son González? Decía que se llamaba José Rivas. Cuando llegó el momento en que se tenían que registrar, cuando nació Raúl, me dijo: Voy a buscar un acta de nacimiento que tengo por ahí; voy a buscar bien los apellidos de mi papá. Entonces ya no hubo de otra y me dijo que sus apellidos eran González y Rodríguez. Y el Rivas quedó atrás.

¿Fueron 30 años? Veinticinco. Él venía y se estaba un mes, dos meses; a veces nos íbamos de vacaciones. Iba y venía constantemente, y todos los días, tres, cuatro veces al día, me hablaba por teléfono. Nos escribíamos muchas cartas; me mandaba muchas tarjetas postales. Siempre hubo mucha comunicación.

¿Y cuándo te diste cuenta? En 1997, cuando salió la revista Contenido.

¿Tú viste Contenido, con la portada de Maciel? Sí, fue donde yo me di cuenta y hubo mucha confusión en mí porque realmente yo no sabía ni con quién vivía, y de hecho él estaba en Nueva York cuando salió esta revista. Yo iba a caminar, a hacer mis ejercicios y vi la revista en el puesto del periódico. Me quedé sorprendida. En la noche él me llamó por teléfono y le dije: “¿Qué pasa? Aquí hay una revista así y así, es Contenido, y sales tú. Y dicen estas cosas. Te acusan de abusos sexuales, de muchísimas barbaridades”. No, no, pero cómo puede ser. Él lo negó. Y dijo: Ahorita voy para allá, tomo el primer vuelo que encuentre y voy para México. Fue cuando yo me enteré de la verdadera historia, de su otra cara.

Raúl, tu madre vio la revista y dice: Ese es mi marido. ¿Qué hace ahí? Lo enfrenta. ¿Qué pasó contigo? En esa ocasión nos percatamos de la revista, habla mi papá y mi mamá le expresa: Saliste en una revista, regresa de Nueva York, y él me dice: Raúl, te voy a mandar dinero en un sobre con el señor Antonio para que vayas a todos los puestos de revistas de Cuernavaca y las compres. Y así fue; llegó el señor Antonio con un sobre de dinero, rento un taxi, compro todas las revistas. Las que pude, porque las personas me decían: Oye, ¿por qué quieres tantas? Envía al señor Antonio con maletas, se le llenó con las revistas y se las lleva.

¿Hubo algún tipo de confrontación, de reclamo, de pregunta de ti a tu padre? Jamás.

¿Por qué? Mira, era una persona… en primer lugar, mayor; era nuestro padre, nuestra figura paterna. Le teníamos un gran afecto; reconocemos: Es nuestro papá; como adolescente, como niño, lo ves en lo alto, como cualquier niño, y nunca cuestionamos nada. Ahora caemos en la cuenta de por qué le decían padre. Cuando estábamos en lugares públicos teníamos la indicación de retirarnos cuando llegaran personas a saludarlo.

Escuchábamos que le decían: Hola, padre. Pero mi mamá nos decía: Ha de ser padre de muchos hijos. Era un cuestionamiento que nos hacíamos, y en ese momento nos dimos cuenta.

Omar, ¿cómo viviste ese momento? En ese momento lo veíamos como una figura paterna, como nuestro ídolo, como nuestro patriarca en la familia. Nosotros nunca nos íbamos a imaginar que él fuese así. Lo quisimos mucho; él sabía cómo manejar los asuntos. Tenía una gran facilidad para expresarse, para inducir a las personas, para lavar el coco. Él siempre era muy afectuoso con todo el mundo. Me acuerdo que cuando llegaba a la casa, los vecinos le decían: Oiga, usted debe ser un santo.

Y siempre nos decía a nosotros que hiciéramos el bien. No mientas, ten una novia hasta los 25 años, no fumes, no tomes. A mí me mandó a Denver en 1997; en ese momento fue cuando surgió lo de la revista Contenido. Yo le digo: Oye, papá, a mí me interesaría ser sacerdote, ser padre. Y me dice: ¿De cuántos hijos? Y entonces le dice mi mamá: ¿Pero de cuántos hijos tú eres padre? Él se empezó a reír; una risita burloncita.

¿Cómo recuerdas esta escena, Blanca? Estábamos en la hora de la comida. Le dice a Omar: Conque quieres ser sacerdote, y se ríe. Pero de pura burla. ¿De cuántos hijos quieres ser padre, Omar? ¿Pues de cuántos hijos eres padre tú?, le contesté yo a él. No le gustó que yo saliera a defender a Omar. Y dijo: Bueno, ya, vamos a seguir comiendo; no hay que amargarnos el momento.

Christian, eres el hijo menor. ¿Qué pasa por tu cabeza cuando oyes todo esto de tu padre? Es muy confuso; la verdad realmente no sabía quién era. Toda la vida viví con mentiras hasta que me di cuenta de quién era mi padre en realidad.

Dejaste de verlo en una edad temprana. Sí, como a los seis años.

¿Cuando ustedes se separaron finalmente? Más o menos. Él tendría unos ocho años cuando nos separamos.

Y a partir de entonces ya no lo volviste a ver.

–Ya no lo volví a ver.

–Raúl y Omar, ustedes afirman que su padre abusó de ustedes. Me han dicho que se lo han contado a los legionarios. Esta historia ya la saben el obispo Ricardo Watty Urquidi, el padre [Rodolfo] Mayagoitia, director territorial, y Carlos Skertchly, el supuesto procurador de los Legionarios de Cristo ante la Santa Sede.

¿Por qué supuesto? Ricardo Watty Urquidi me comenta que Álvaro Corcuera no me puede recibir en enero pero que envía al subprocurador de los Legionarios de Cristo ante la Santa Sede. Y cuál fue la sorpresa, que no era ningún procurador, sino un padre que tuvo un cargo en una escuela de Brasil; y, bueno, no sabemos si engañaron al obispo Watty.

¿Todos ellos han escuchado tus narraciones y las de Omar? No, nada más las mías, pero yo les he hecho mención de los abusos a mi hermano.

¿Qué sucedió? A Mayagoitia solamente le comenté que había abusos, que había cosas muy fuertes; que si estaba preparado para escuchar. Le dije que habíamos sido abusados durante ocho años mi hermano Omar y yo. Mi primer abuso sucedió cuando yo tenía siete años de edad, en Colombia. Yo estaba acostado con él, como cualquier niño con su padre; baja mi calzoncillo e intenta violarme. Por instinto humano reacciono y me muevo. Se da cuenta y no me fuerza. Ese fue el primer abuso y de ahí ya empezaron todos los demás. Hacía que lo masturbáramos, que le sacáramos fotos masturbándolo; él se quedaba con las fotografías, se hacía el dormido y nos decía que su tío le hacía lo mismo; que ensayáramos con él.

¿Y tú, Omar? Mi primer abuso fue cuando fuimos a Madrid, en el Holiday Inn, me acuerdo. Se hacía el dormido y empezamos a masturbarlo; siempre nos decía que a él le dolía mucho la pierna, que al menos uno de los dos durmiéramos siempre con él. Caliéntenme la pierna porque me duele mucho. Y entonces… bueno, éramos niños, sin malicia, y él era nuestro padre.

Foto

Lo quisimos mucho, pero creo que esto no se vale; definitivamente no tiene explicación alguna lo que hemos vivido, y no únicamente nosotros.

Blanca, ¿nunca te diste cuenta de nada? Yo no me di cuenta porque, como te decía, yo no sabía ni con quién vivía. Nunca sospeché; ni por acá me pasó que este tipo fuera así o sus mañas. Igual, como dicen ellos, ¡uf!, yo lo idolatraba, ¡lo adoraba! De hecho un día le dije: Tú eres como un dios para mí.

A ver, si nomás hay un dios en el mundo cómo voy a decirle a un señor que también es como un dios para mí. Yo lo quería muchísimo, ¡muchísimo! ¡Estaba ciega! Totalmente. Hasta que me di cuenta, en 1997, cuando vi la revista Contenido. Y no estaba segura de lo que pasaba, porque él todavía me decía:

No, ya sabes cómo es la gente, ya no hallan qué hacer; lo que pasa es que me quieren sacar del Vaticano. Pídele a la Virgen de Guadalupe por el Papa que va a entrar ahora, para que no me saque. ¡Y yo todavía pidiéndole a la Virgen!

¿Cuánto tiempo mantuvieron su relación después de que viste la portada de Contenido? Yo les creí a mis hijos en 1999, que habían sufrido un abuso sexual por parte de su padre.

¿Raúl, en 1999 se lo contaste a tu mamá? Sí; yo cursaba el tercer grado de preparatoria y me empecé a sentir muy mal; tenía una sensación muy rara, de terror. Yo no sabía ni qué me estaba pasando. Rompí con mi novia y dije: Ahora sí no sé qué me pasa. Le comenté a mi papá: Me siento muy mal.

¿Emocionalmente te sentías mal? Estaba muy confundido. Llegué a pensar que algo pasaba en mi sexualidad. Experimentaba una sensación muy rara, que no se la deseo a nadie. Le dije a mi papá: Voy a ver a una psicóloga en Cuernavaca, porque ya no aguanto. Me dice: No, si vas a ver un psicólogo te pueden destrozar la vida. Yo te voy a mandar con un psiquiatra en Madrid. Entonces me manda con el doctor Francisco López Ibor a una clínica muy prestigiosa en Madrid. En ese tiempo yo me quedaba por tiempos en casa de Norma y luego en un hotel.

Norma Hilda Bolaños es la otra mujer de Marcial Maciel. Así es. Ella estaba en Madrid. Y ustedes tenían relación familiar, por lo que veo. Sí, desde niños viajábamos con Norma, Omar y yo solos. Nos dijo: Les presento a su tía Norma. De niño eso nunca lo cuestionas. Entonces voy a Madrid a tratamiento con el doctor Francisco López Ibor. Si me permites, voy a mostrarte una carta. Éste es el diagnóstico del doctor; esta carta es muy interesante porque yo acudo con él por primera vez en 1999, y cuando me llega el diagnóstico, cinco años después, me comentan que yo tenía… Si me permites la voy a leer: Paciente de 19 años de edad que acude por primera vez a esta clínica el día 1° de julio de 1999. Presentaba desde dos meses atrás sintomatología delirante con ideas de referencia; presentaba rasgos acusados previos de tipo obsesivo, humor subdepresivo. Desde el año 1994 siguió tratamiento ambulatorio a base de neurolépticos, Olanzapina, Risperidona, ansiolítico, Pinazepam y ocasionalmente Sertralina. Experimentó notoria mejoría.

¿Durante cuánto tiempo tomaste esas sustancias? Como año y medio. Cuando llego a esta clínica, el doctor me dice: Te vamos a atender muy bien y más si vienes recomendado por el padre.

¿Y qué pasó, Blanca, con tu hijo Raúl? Mi hijo siempre estaba acostado, dormido, tomando ese medicamento que le había recetado el doctor. No se podía voltear, ni se podía levantar; estaba dopado totalmente. No podía hablar, siempre estaba echando saliva por un lado, quejándose. Pasaron como dos días y yo lo tenía que llevar al baño. Digo: No, esto no es normal. ¿Cómo voy a tener a este muchacho así? Habla el señor este, su papá, y le comento: Mi hijo está así, ¿qué hago? ¿Lo llevo a un médico o qué? Él me dijo: No, no, no, sigue dándole el medicamento, lo va a componer; eso lo relaja. No pasa nada.

Por supuesto que Maciel no quería que su hijo tuviera un tratamiento psicológico en el que hablara. Yo creo que este señor lo quería tener atontado. Así lo voy a volver loco; va a haber un momento en que este muchacho no pueda hablar.

¿Ustedes confrontaron a su padre, Omar? No, por lo regular era su facilidad de palabra… dulce, amable. Yo estaba por cumplir 21 años. Vamos a Nueva York y nos presenta al hermano de Norma; se llama Luis y me dice que si me gustaría ir a Denver a trabajar. Podemos imaginarnos el porqué. Cuando en ese entonces mi hermano le comenta a mi mamá de los abusos sexuales, creo que ahí él nos está desvinculando como familia, separándonos.

A ti, Omar, te manda a Denver, y a ti, Raúl, con un psiquiatra y te dopa. ¿Y tú Blanca? ¿Qué te puedo decir? Llegué a pensar en ponerle una demanda, pedir ayuda, defender a estos muchachos, porque realmente es algo tan duro que… ellos crecen con el corazón vacío, lleno de traumas y problemas psicológicos. Todo el tiempo fui mamá y papá para ellos. Entonces gracias a Dios toda esta situación me ha dado la fortaleza de irlos sacando adelante.

Christian, debe ser muy duro oír a tus hermanos narrar lo que acabamos de escuchar. No tenemos noticia de que tu padre haya abusado de ti. No, no. Gracias a Dios. Aunque fuera del aire, Blanca, dijiste: Me lo pidió prestado. ¿En algún punto te dijo: Préstame a Christian? Me dijo: Nena, a ver si cuando Christian tenga unos ocho añitos me lo prestas para que me lo lleve a Irlanda, para que también se prepare como Raúl. Y yo le contesté: Sí, no te preocupes, te lo voy a prestar, con todo lo que le hiciste a mis hijos. ¿Todavía quieres que te preste a Christian? ¿Qué les hice? Tú sabes qué les hiciste, ¿cómo crees que te voy a dar a mi hijo? A Raúl se lo llevó a Irlanda sin mi consentimiento.

¿Cómo fue eso? Fueron a España Omar y él, con su papá, y de regreso me mandó nada más a Omar; me habló por teléfono y me dijo: ¿Qué crees, nenita, fíjate que mandé a Raúl a Irlanda con una familia; va a estar muy bien, no te preocupes, se va a preparar ahí para que sepa muy bien el inglés para su futuro, cosas así. Me quedé sorprendida otra vez, porque dije: ¿Cómo, por qué se lleva al niño? ¿Y cuánto tiempo se fue a Irlanda? Dos años. ¿Un día te dijo: Me lo llevo y regresó al niño dos años después? No me dijo sino cuando ya lo había mandado. Me mandó a Omar solo para México y de ahí se llevó a Raúl a Irlanda. Tienen cartas, postales, tarjetas navideñas que les enviaba su padre. Está, por ejemplo, esta carta, en la que hace mención de lo que habíamos platicado, donde se espanta cuando le digo que voy a un sicólogo: Querido hijo: me dijo tu mamá que gracias a Dios y a la santísima Virgen tú ya estabas y te sentías bien; no te imaginas la alegría que me da. También me dijo que te recomendaron un psicólogo de Cuernavaca. Mira, Raúl, yo te recomiendo que no vayas con esos psicólogos porque pueden arruinar tu mente para toda la vida y hacer que no puedas vivir sin estar tomando pastillas. Se me hace muy raro que no encuentres a la doctora que recomienda el doctor López Ibor, que es el que te conoce y sabe bien tu situación. Además, recuerda que esa doctora trabajó 10 años en Madrid con López Ibor. Yo ya he hablado con esa doctora y te he recomendado.

¿Supieron qué contenían esas pastillas que tomaba Raúl por prescripción del psiquiatra recomendado por Maciel? Bueno, yo investigué más o menos para qué tipo de personas eran prescritas. Eran para personas que tenían esquizofrenia, que eran muy hiperactivas, que no podían dormir. Cuando éramos adolescentes él nos daba unas pastillas rojas, Darvoset de 100 miligramos; nos daba la mitad de esa pastilla cuando nos dolía la cabeza. Es un derivado de la morfina.

Blanca, a lo largo de esos años, ¿tuviste algún indicio de que él consumiera y que diera a tus hijos algún tipo de sustancias? ¡Nunca en la vida! Lo único que sé es que él traía siempre un maletín como de médico; sacaba un montón de pastillas después de los alimentos, o antes, y decía que eran vitaminas. Pero nunca supe qué tomaba, menos qué les diera a mis hijos.

Legionarios de Cristo: entre la crisis y la “resistencia”…

with 3 comments

La orfandad de los Legionarios de Cristo

Por Pamela Gutiérrez y Mariela Vallejos / LND

La orfandad de los Legionarios de Cristo

Una congregación que basaba su quehacer en el carisma de su creador, ¿podría sobrevivir sin él? ¿Qué responsabilidad le cabe a la jerarquía de una organización que ocultó por años estos delitos? LND trató de responder esta inquietud con analistas que intentan ver si los Legionarios de Cristo tienen futuro después de la revelación de la doble vida de Marcial Maciel, marcada por los abusos sexuales e hijos ocultos y violentados.

Domingo 11 de abril de 2010 | | LND Reportajes

“Tenemos la convicción de que la Legión es obra de Dios y que ha tenido una historia especial. Tenemos la esperanza de que, con las indicaciones del Vaticano, hoy y siempre, El Señor irá mostrando el camino. Le veo una larga vida a la congregación, pese a que los instrumentos, como el fundador u otras personas, no hayan sido siempre fieles”, responde John O’Reilly, la cara visible de los Legionarios de Cristo en Chile, cuando le consultamos sobre el futuro de la congregación.

Como él, los integrantes de esta institución, repartida en 22 países, están a la espera de los resultados de la investigación que realiza el Vaticano sobre la escandalosa doble vida que llevaba su fundador, Marcial Maciel. Según anunció el subdirector de la sala de prensa del Vaticano, Ciro Benedetti, el texto será entregado a la Secretaría de Estado a fines de este mes. En su realización están participando cinco obispos, entre ellos la cabeza de la diócesis de Concepción, monseñor Ricardo Ezzati.

El pasado 26 de marzo, la congregación envió un comunicado que terminó por hacer pedazos la imagen del fundador, quien ya no es “un modelo de vida cristiana”. La misma congregación finalmente reconoció que Marcial Maciel, fallecido a principios del 2008, había abusado de seminaristas y que había tenido al menos tres hijos con dos mujeres distintas, de los cuales también abusó. Otro dato no menor: la congregación pidió perdón.

Este mea culpa, sin embargo, no fue bien recibido. En una áspera carta enviada a El Mercurio, Genaro Arriagada, ex ministro secretario de la presidencia de Eduardo Frei, reclamó contra la jerarquía de la congregación sosteniendo que “es imposible que no hubieran escuchado las denuncias e inaceptable que no las hubiera investigado y aclarado”. El ahora analista internacional argumentó que “las acusaciones en su contra no son del 2002, sino de hace medio siglo. En 1956 se supo de la primera investigación en el Vaticano -en la que participó Pilidoro van Vlieberghe, que después sería obispo emérito de Illapel- y no hubo década donde el asunto no volviera a ser planteado”.

Quien tampoco se ha librado de contestar los cuestionamientos en torno a los abusos sexuales, que no solamente han afectado a los legionarios, sino que también han estallado en otras diócesis en Alemania y Estados Unidos, ha sido el secretario de Estado Vaticano, Tarcisio Bertone, que se encuentra de visita en Chile hasta este miércoles 14. A su llegada al país el cardenal desmintió que la Santa Sede hubiera encubierto a los religiosos que perpetraron abusos sexuales. “No es verdad. Al contrario, no hablamos de ese tema, sino estamos en ese tema todo el día”, dijo y luego, en Punta Arenas, insistió en que el Papa sentía “un gran dolor” por estos abusos.

Bertone fue quien le anunció el año pasado al director general de los Legionarios, Álvaro Corcuera, el inicio de las pesquisas que tienen en ascuas a los integrantes de la congregación en el mundo. Y lo hizo en una fecha paradójica: 10 de marzo, el día de cumpleaños de Maciel.

Monseñor Bertone será uno de los que tendrá acceso al informe que prepara el Vaticano y, según ha trascendido, la recomendación sería nombrar a un comisario plenipotenciario para decidir el futuro y la sobrevivencia de la congregación.

Trazando líneas

En vísperas de la culminación de la investigación, la figura de Marcial Maciel no es del todo renegada por los legionarios. En la página web legionariesofchrist.com, en su versión en español y en la síntesis de la historia de la Legión de Cristo, aún aparece un retrato del sacerdote en sus años de gloria, cuando se acercaba al medio siglo de edad.

Imagen

El arzobispo de Concepción, Ricardo Ezzati, fue uno de los encargados de la investigación. A su lado, el secretario del Estado Vaticano, Tarcisio Bertone, será quien recibirá el informe.

La cronología parte con su nacimiento, su vida sacerdotal, la fundación y expansión de la congregación y rama de los laicos, el movimiento Regnum Christi. De su retiro, que causó conmoción mundial, apenas hay cinco líneas del año 2006, donde dice que “después de una seria investigación sobre diversas acusaciones contra el P. Maciel, la Congregación para la Doctrina de la Fe lo invitó a “una vida reservada de oración y penitencia, renunciando a todo ministerio público”. No precisa de qué índole son las denuncias. Tampoco está actualizada sobre los últimos acontecimientos.

Según el analista mexicano Raymundo Riva Palacio, director del portal Eje Central y columnista del diario El País (España), los legionarios “se dicen sorprendidos por lo que encontró la investigación vaticana sobre Maciel, pero sus directores sabían por lo menos hace un año que no era la persona que la mayoría creía y callaron, porque esperaban que el silencio los salvaría”. México es el país de origen de Maciel y donde nació la congregación.

En conversación telefónica con LND, Riva Palacio afirmó que “el Vaticano fue laxo, no resolvió el problema de tajo y le dio una resolución cosmética al conflicto de los legionarios”. Pero hoy, las condiciones son diferentes. Medios de comunicación globales y redes sociales instantáneas en internet no permiten guardar secretos y el escándalo de Maciel se suma a los demás. La situación se vuelve aún más crítica para Roma: “Por su resistencia a evolucionar al ritmo de la sociedad, (la Iglesia Católica) está atrapada en sus propias contradicciones, omisiones y culpabilidades”, asegura el analista mexicano.

En cuanto a la situación de la congregación en ese país, Riva Palacio afirma que hay un capítulo pendiente: “Hay cosas que aún no se ven, pero que se están dando al interior del movimiento. Hay mucha molestia de los legionarios contra el Vicario General y contra quienes manejaban las finanzas. Se plantea que es imposible que ellos no supieran lo que hacía Maciel y siguieran financiándolo. Les están pidiendo cuentas internas por haber sido engañados”. Agrega que “entre los legionarios hay cinismo frente a lo ocurrido, pero muchos no terminan de procesar lo que están viviendo”.

“Conozco de casos particulares donde hay enorme sorpresa y arrepentimiento frente a aquéllos que cuestionaron a la organización. Hay vergüenza en esas familias con respecto de su entorno. Están atrapados entre lo que sucedió y cómo van a actuar. Hay una enorme molestia y preocupación ante la pedofilia”, ejemplifica.

Respecto del financiamiento de la orden, Riva asegura que “parece natural, en el caso de los legionarios, que el dinero ocupe buena parte de la discusión interna. Hay mucho dinero involucrado. Es, por mucho, la orden más rica que hay en México”. El analista añade que las élites vinculadas a los legionarios manejan los medios de comunicación, lo que ha servido en parte al blindaje a la congregación.

Imagen

En Chile, los legionarios tienen 11 colegios y la Universidad Finis Terrae. Educan a cerca de 15.000 alumnos.

Por su parte, el sociólogo mexicano experto en religiones y profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México, Roberto Blancarte, prevé que “el reconocimiento de los crímenes del padre Marcial Maciel tendría que dar paso a otras medidas efectivas para que esto no vuelva a suceder y para reestructurar toda una orden religiosa que es responsable junto con el individuo que cometió los crímenes, o con quienes encubrieron a quien cometió las violaciones”.

Agregó que “hay quienes dicen que lo sucedido no es un problema que se le puede atribuir a una sola persona. Eso sucedió no sólo porque había un delincuente como Marcial Maciel, sino porque hubo una red de complicidad, de encubrimiento, que lo hizo posible. Sobre todo sucedió porque la estructura institucional de la orden, si no es que de la Iglesia, permitió precisamente que se cometieran esos crímenes”.

Consultado sobre la intención del gobierno de Suiza de crear una lista nacional de sacerdotes pedófilos para llevarlos ante la justicia, opinó que la propuesta podría aplicarse en México, aunque el problema sería “que el sistema de justicia funciona mal y la gente no está tan entusiasta en denunciar, porque sabe que hay encubrimiento”.

Adiós a Maciel

Borrar la figura del fundador es tremendamente complicado. Como lo explicaba al sitio católico religion web blog el editor de la revista jesuita de Estados Unidos, James Martin, “es como decirle a los franciscanos que tienen que enseñar sin hablar de San Francisco”.

“Creo que la orden sobrevivirá, pero para ellos serán muy difíciles los años que vienen”, agrega Martin.

En Chile, por ejemplo, se han tomado medidas que a ojos de los legionarios más fieles dan nota de la estrepitosa caída del fundador: desde el 2009, nunca más se ha recordado el cumpleaños de Maciel, que se celebraba el 10 de marzo. Además, el sacerdote norteamericano diocesano y ex legionario Thomas Berg recomendaba el año pasado eliminar todo rastro de Maciel de la congregación, ya fueran sus retratos dentro de las casas de formación, como también toda mención hacia Maciel como “nuestro padre”.

La desaparición del fundador no implica, necesariamente, la muerte de la congregación. Así al menos lo estima el ex director del seminario y autor del libro “Cambiando la cara del sacerdocio”, Donald Cozzens, quien cree que esto debiera sacudir hasta los cimientos de los legionarios, pero anticipa que no sucederá. Su análisis es que los católicos conservadores tienen un temor aún mayor, y es que la cultura laica penetre aún más al cristianismo. “Para aquellos católicos que temen y desconfían del mundo, los movimientos religiosos y congregaciones como los legionarios y otros grupos conservadores tienen una fuerte atracción. Por lo tanto, creo que continuarán conservando dicha atracción”, fundamenta.

Este pensamiento es traducido, de cierta forma, por Patricia Matte, presidenta de la Sociedad de Instrucción Primaria, cuyos hijos y nietos se han educado en los colegios de la orden en el barrio alto y ha tenido al padre O’Reilly como su confesor: “El fundador era un ser humano, como lo ha demostrado con creces. Un ser humano pecador, como la mayoría de nosotros, pero aparte de eso, es tal la potencia que tiene el movimiento, que creo que va a salir adelante y fortalecido con todo esto y que la intervención del Vaticano va a ser muy importante. Ojalá que pongan a una persona que logre reorientar todo el proceso interno”, dijo a LND.

Imagen

El sacerdote John O´Reilly asegura que tras el estallido de la crisis, las donaciones de los benefactores no han disminuido y que ha conversado con las grandes familias acerca de la situación del fundador.

Consultada sobre la reacción de los apoderados, entre los cuales se encuentran directores de empresas y la banca, parlamentarios y miembros del gobierno, aseguró que “están todos bien tranquilos. De hecho, no se ha ido ningún alumno”.

Por su parte, O’Reilly asegura que las donaciones de los benefactores no han disminuido. “Lo que lo hemos encontrado es que ellos han confiado en la obra, en lo que se ha hecho, lamentando lo que ha sido la vida del fundador. Por supuesto que se han quedado sorprendidos y dolidos”, contó.

Al consultarle si había conversado con las grandes familias aportantes sobre este punto, sostuvo que “así es, al igual que lo he hecho con otras personas. Cuando alguien tiene una desgracia, uno habla con los amigos y la familia”

Los cambios

Algunos sostienen que para la sobrevivencia de la congregación ante tamaña crisis, es necesario introducir cambios. A juicio del sacerdote y ex legionario norteamericano Thomas Berg, en entrevista al medio Chiesa Esspreso, uno de los elementos que permitieron que Maciel llevara esta doble vida por décadas y que, tras las denuncias, fueran desechadas por las autoridades de la congregación, “es la interpretación errónea del principio teológico -que en sí mismo es válido- de que la voluntad de Dios se manifiesta a los religiosos a través de su superior”.

“Los seminaristas legionarios fueron llevados erróneamente a una “dependencia extrema hacia el superior en la ejecución de prácticamente todos los actos. Esto no sólo no va en armonía con la tradición de la vida religiosa en la Iglesia, sino que no es ni teológica ni sicológicamente sano. Es más bien una enfermiza supresión de la libertad personal”, explica.

El año pasado, Berg fue uno de los que pidió perdón a nivel mundial por haber desoído las críticas hacia Maciel. Hoy, el sacerdote diocesano de Nueva York asegura que la investigación vaticana no será en sí misma la tabla de salvación de la congregación: “Los legionarios deben recordar que no es tarea de la Santa Sede reformar la legión. La congregación sólo podrá ser genuinamente reformada cuando se reforme desde sí misma. Pero eso podrá ocurrir con un examen que venga desde los propios legionarios que los lleve a reconocer sus propios errores”.

Por otra parte, quien sí cree que la investigación es precisamente el paso necesario para la sobrevivencia de los legionarios es el sacerdote legionario norteamericano Thomas Williams. Según lo expresaba el año pasado, “creo que es absolutamente necesaria una reconfirmación de la Iglesia que los legionarios son algo bueno, que es obra de Dios que esto va a continuar y no al revés”.

¿Vivir sin Maciel? Ya el año pasado el sacerdote Berg esbozaba una respuesta: “Dios puede hacer todas las cosas. El Espíritu Santo podría elevar a un grupo de legionarios, quienes se haya disociado interiormente de la figura de Maciel, quienes podrían entregar nuevos modelos para futuros miembros y dirigir las nuevas generaciones de legionarios”.

A fines de este mes habrá que ver si las palabras de Berg tienen asidero.

EL ENVIADO PAPAL

Tarcisio Bertone llegó a Santiago el martes pasado con una “misión continental”, definida en la última reunión de la Conferencia Episcopal Latinoamericana (Celam), efectuada en Aparecida, Brasil.

Bertone se encontró el martes en La Moneda con el Presidente Sebastián Piñera y, por la tarde, se trasladó a Punta Arenas. El viernes, ofició una misa al aire libre en Concepción. En esta ciudad debía reunirse con el arzobispo Ricardo Ezzatti, delegado papal para la investigación sobre Marcial Maciel, comisionado como “visitador” con responsabilidad sobre Chile, Argentina, Colombia, Brasil y Venezuela, donde los legionarios tienen 20 casas, 122 sacerdotes y 120 religiosos y aspirantes al sacerdocio.

El sábado, el cardenal debía visitar los santuarios de Santa Teresa de Los Andes y de San Alberto Hurtado, en Estación Central. Hoy domingo participará en una de las tradicionales celebraciones de Cuasimodo y presidirá la eucaristía en la Catedral de Santiago. En el marco de la celebración, el cardenal entregará una imagen de la Virgen del Carmen Misionera que el Papa Benedicto XVI bendijo y obsequió a Chile la semana pasada en Roma.

La agenda del secretario de Estado del Vaticano contempla, además, una conferencia en la Universidad Católica Silva Henríquez, este martes, sobre “La Iglesia y el Estado a 200 años de la Independencia nacional. Historia y perspectivas”. Por último, sostendrá un encuentro con comunidades salesianas y oficiará una misa en el Santuario Nacional de Maipú, por el centenario del Obispado Castrense de Chile.

LOS HIJOS DEL LÍDER

En el lado oculto de su vida, Marcial Maciel tuvo tres hijos con distintas mujeres. El diario Mexicano La Jornada entrevistó a algunos de ellos. En un artículo reciente, Omar y José Raúl González Lara, de quienes abusó durante ocho años, hablaron de los abusos que sufrieron a manos de su padre. “Mi primer abuso sucedió en Colombia, cuando yo tenía 7 años de edad. Yo estaba acostado con él, como cualquier niño, como cualquier hijo de familia con su padre a esa edad. Me baja el calzoncillo y me intenta violar”, contó José Raúl.

“Hubo abusos sexuales en Madrid, hacía que le masturbáramos, que le sacáramos fotos masturbándolo”, añadió este hijo biológico del sacerdote y de Blanca Estela Lara, la mujer mexicana con la que tuvo relaciones durante más de 20 años.

Su hermano Omar, hijo adoptivo y reconocido por Maciel, también acusó haber sido abusado. “Siempre nos decía que a él le dolía mucho la pierna, que durmiéramos uno de los dos siempre con él”, relató.

Por su parte, Christian González, el hijo más pequeño (17 años), exigió al Papa Benedicto XVI que pida perdón a todas las víctimas de abuso sexual y sicológico del sacerdote.

ImagenAnalista internacional John Allen:

“Si no es reformado, el movimiento se encogerá hasta desaparecer”

-¿Qué cree usted que decidirá el Papa respecto de la orden de los legionarios?
-Hay varias teorías. Desde las que sostienen que todo seguirá igual, hasta las que señalan que el Papa terminará con el movimiento. También se especula que Benedicto XVI suspenderá a las actuales autoridades, instalando un delegado que lidere un proceso de reforma. Pero, recordemos que este Papa fue quien decidió juzgar a Maciel. Creo que toma seriamente el problema. En qué acción se traducirá, no lo sé. Personalmente, creo que la decisión del Papa será intermedia. No creo que el Papa suprimirá la organización. Pero si no es reformado, el movimiento se encogerá hasta desaparecer. Si es reformado, podrían salir buenas cosas del movimiento. Creo que ahí está el asunto de fondo.

-¿Eliminará el Papa la regla que impide a los legionarios denunciar delitos cometidos por superiores?
-Los legionarios dicen que esta norma era para evitar chismes, no para impedir denuncias. Pero, desde otro punto de vista, parece casi imposible creer que nadie más al interior de la organización supiera lo que hacía Maciel. ¿Por qué ellos no hicieron algo? ¿Por qué no llevaron la información al Papa y al Vaticano? Gente razonable con la que he hablado señala que hay un problema en la organización que impide denunciar. Creo que todos estarán de acuerdo en que un proceso de reforma debería hacerse cargo de este problema.

-¿Puede divorciarse a Maciel de la obra de Maciel, como pretenden los legionarios?
-Ahora sabemos que Maciel era corrupto. Lo que los legionarios sostienen es que algunas cosas que Maciel promovió fueron buenas.

-¿Es eso posible?
-Hablaré de mi experiencia. Conozco a legionarios, personas buenas, decentes y trabajadoras.

-¿Pero de quién es el mérito? ¿De ellos o de Maciel?
-Creo que hay cosas rescatables en el movimiento. Por otro lado, no se debería usar ese argumento, de que hay cosas buenas en los legionarios, como cortina de humo. Maciel no sólo cometió delitos, sino que fue negativo para su propia gente (al interior del movimiento). Problemas que deben ser resueltos.

-¿Se mantendrá el número y magnitud de las donaciones a los legionarios?
-No puedo hablar por los legionarios, pero le puedo decir, en general, cómo funciona la Iglesia Católica. Cuando hay una crisis en un grupo determinado, la gente tiende a dejar de donar dinero. Pero siempre hay fieles y leales miembros que, al percibir que el grupo está siendo atacado, tienden a aumentar sus donaciones. No me sorprendería saber que muchos han dejado de hacer donaciones, pero que hay unos pocos que han aumentado su aporte. Yo he conocido gente que está decepcionada.

En México, los Legionarios resisten…

Creará la Legión de Cristo un comité de seguridad que opere en sus escuelas

  • Cuidará de manera preventiva que no haya abusos sexuales contra los alumnos
  • Si algún miembro de la congregación encubrió a Maciel, que afronte las consecuencias

Carolina Gómez Mena

Periódico La Jornada
Domingo 11 de abril de 2010, p. 17

En la Legión de Cristo no se prevé una depuración de filas, aseguró el sacerdote Cipriano Sánchez, titular de la Comisión de Pastoral Familiar de la arquidiócesis de México, quien, no obstante, precisó que si algún legionario encubrió los abusos sexuales cometidos por Marcial Maciel, la instrucción es que afronte las consecuencias.

“Todas las congregaciones debemos tener un camino interno, no tanto de purificación o de limpieza, sino de cuidado para que no haya excesos ni abusos (…) el padre Álvaro Corcuera (superior de la Legión de Cristo) habla de que en el caso de que se llegue a la conclusión veraz y cierta de que algunas personas tienen algún tipo de responsabilidad, éstas tendrán que afrontar las consecuencias. Dependiendo de lo que se concluya se tendrán que aplicar las medidas oportunas”, precisó.

Entrevistado en la conmemoración del primer aniversario del sexto Encuentro Mundial de Familias y el lanzamiento de una cruzada a favor de ésta, el sacerdote legionario también resaltó que una de las medidas tomadas por la congregación es la conformación de un comité de seguridad para las instituciones educativas de la organización.

“La única medida nueva es el establecimiento de un comité de seguridad para tener más cuidado en el ámbito, sobre todo de las escuelas, para prevenir que por ningún motivo vaya a haber una situación de este estilo.

No olvidemos que la Iglesia católica no es la única que tiene ese tipo de problemas. En Alemania hubo en los últimos 20 años 200 mil denuncias de abuso, sólo 90 son de sacerdotes, sería un error que nos quedemos con la impresión de que el problema de la pederastia es sólo de la Iglesia o de una congregación, esto es algo grave en la sociedad. Es un llamado que hay que hacer a la sociedad a que reflexionemos sobre qué nos está pasando para que sucedan estas cosas.

En cuanto al futuro de la Legión de Cristo luego de la auditoría a la que fue sometida por el Vaticano, y las acciones que se deriven de ésta, Sánchez, remarcó que la congregación está en un momento de esperanza en el futuro, porque es una obra de Dios, y vamos para adelante, estamos en espera de las indicaciones que la Santa Sede vaya a disponer sobre el camino de la legión.

Legionarios de Cristo: la falsa “nueva cara” de la congregación…

with one comment

La falsa cara de los Legionarios de Cristo

Sanjuana Martínez, La Jornada

LEGIONARIOS4 Como maquillaje y control de daños, calificaron ex legionarios de Cristo el hecho de que la congregación religiosa haya decidido retirar la foto de Marcial Maciel de los centros educativos, reditar sus sitios web y rescribir su historia en libros y folletos para distanciarse de su fundador ante las graves acusaciones de pederastia y el descubrimiento de su paternidad clandestina.

Las víctimas entrevistadas por La Jornada consideran hipócrita la carta firmada por los sacerdotes Scott Reilly, director territorial de Atlanta, y Julio Martí, director de Nueva York de los Legionarios de Cristo, dada a conocer el pasado primero de septiembre, en donde la orden expresa una especie de mea culpa.

El ex legionario Juan José Vaca, ex presidente de la congregación en Estados Unidos y hoy profesor en Nueva York, fue víctima de abuso sexual por parte de Marcial Maciel y dice que la misiva no es más que la intención de quitar una máscara para poner otra; siguen la misma pauta de mentiras y doble lenguaje. Intentan tapar toda la podredumbre que dejó su fundador, pero mientras no quiten a sus secuaces: Álvaro Corcuera, Luis Garza Medina y el resto de la cúpula, todo va a seguir igual con su sistema de tapar y encubrir.

En la carta, dirigida a los miembros y amigos del movimiento Regnum Christi, los legionarios piden disculpas por las graves fallas humanas de su fundador, pero Vaca considera que los sucesores de Maciel siguen utilizando un lenguaje ambiguo y se niegan a llamar crímenes a los delitos de su fundador.

La carta asegura que la legión ha pedido perdón a las víctimas de Maciel,y eso es mentira. Nadie nos ha pedido perdón, afirma Vaca. Es una falsedad, al igual que la supuesta intención de abrirse a la inspección del Vaticano. Precisamente esta carta va previniendo a los miembros. Es una pauta a seguir, agrega.

En el texto, los legionarios precisan que el deber cristiano de no hacer público el pecado de otros les ha obligado a no hacer una declaración directa sobre la polémica vida de Maciel: ellos están preparando el terreno para que todo siga igual; sólo están haciendo un control de daños. Es como poner una curita a un cáncer.

Nada de borrón y cuenta nueva

El ex legionario Saúl Barrales Arellano coincidió en señalar que los supuestos cambios anunciados por la legión son solo maquillaje. Esto no puede ser borrón y cuenta nueva. ¿Y qué pasa con las más de 200 vidas de víctimas que Maciel destruyó? Escriben una carta llena de palabras vacías. Una verdadera transformación requiere revisar y cambiar las normas, y ellos no lo están haciendo.

En la carta, los legionarios aseguran que la congregación está en proceso de acreditación por Praesidium Inc., una organización de manejo de riesgos sobre la pederastia de los sacerdotes, pero Barrales expone sus reservas sobre la efectividad de dicha organización, enfocada más a cuidar los costos provocados por el abusador que a proteger a las víctimas. “Maciel era un verdadero depredador que dañó muchas vidas y sus sucesores están marcados por él. Es una cadena. Ellos siguen hablando hábilmente de ‘fallas humanas’ y no de delitos”, señala.

Para José Barba –otro de los nueve ex legionarios de Cristo que firmaron la carta enviada a Juan Pablo II en noviembre de 1997, en la que denuncian los crímenes cometidos por Marcial Maciel–, que lleva 15 años junto a sus compañeros buscando justicia y reparación, la carta forma parte de la retórica del engaño conspirativa utilizada por los legionarios, y es una muestra de su falta de voluntad para corregir: “quieren suavizar al máximo el lenguaje llamando ‘fallas’ a los delitos de Maciel. ¡Por amor de Dios! Que tengan un poco de decencia”, comenta indignado.

En el aspecto financiero, la legión señala que han contratado un sistema profesional de administración de negocios denominado Integer Group, algo que revela, según Barba, lo más importante de la carta: se nota el miedo que tienen de una auditoría. El dinero les preocupa. Y me parece una desvergüenza tan grande que vengan a decirnos a las víctimas que le pidamos a Dios que nos dé la virtud cristiana del perdón, cuando ellos nos han estado victimando sistemáticamente sólo por decir la verdad.

El ex legionario Arturo Jurado le restó importancia al conjunto de la carta emitida oficialmente por los legionarios:es puro maquillaje. Quieren poner una cara diferente a la que tienen. Aparentan estar haciendo el bien, pero no es así.

Considera que la supuesta distancia que están tomando del fundador al descolgar sus fotos de los colegios y rescribir libros y folletos es falsa: les conviene hacer eso, pero es todo lo contrario. Ellos nunca van a desconocer a Maciel, porque su esencia es la mentira, la hipocresía. Simplemente quieren aparentar una cosa que no son.

El ex sacerdote Alberto Athié, quien ha acompañado a los afectados en la búsqueda de la verdad y abandonó los hábitos luego de comprobar la protección que las autoridades eclesiásticas de México y el Vaticano le brindaron a Marcial Maciel frente al clamor de justicia de sus víctimas, afirma que la carta utiliza un lenguaje ambiguo: “no hay un reconocimiento claro de toda la responsabilidad de Maciel y por tanto muestran una intención de matizar sus delitos con frases como fallas humanas, frases que son gravísimas para una congregación que se supone es ortodoxa y muy moral”.

Athié señala que es inaceptable que los legionarios sigan sin utilizar la palabra crimen para los delitos de pederastia de su fundador: hacen calificaciones suavecitas y dulzonas de ese tipo de conductas que son absolutamente deplorables. Aceptan que hubo un daño, pero a continuación dicen que lo más importante es que nos perdonemos. Un mensaje que no va a la verdad, que no le interesa la justicia y que busca ese perdón barato que trata de olvidar.

Sobre los supuestos tres hijos mexicanos de Maciel, identificados como Norma Hilda, quien radica en Madrid, España; Raúl y Cristian, que viven en Cuernavaca, y varios hijos biológicos más de su fundador, la legión asegura que en este momento no está en condiciones de dar una respuesta, dada la naturaleza parcial de la información disponible.

“Aquí hay muchos intereses económicos de ambos lados –dice Barrales–; si son sus hijos, tendrán que demostrarlo con el ADN. Hasta ahorita no hemos visto pruebas. Y dependiendo del arreglo económico será el silencio.”

Juan José Vaca considera que es una mentira que la legión no supiera de la existencia de la hija de Maciel, Norma Hilda. Durante años todos estos jerarcas que le han ayudado en la legión sabían de la existencia de ella. Sabían que Maciel estaba mandando dinero para comprarle su apartamento de lujo, mandarla de vacaciones y comprarle regalos. Lo encubrieron siempre. Y lo siguen encubriendo, concluye.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 36.841 seguidores