CIENCIAS SOCIALES HOY – Weblog

Actualidad sobre política, sociología, economia, cultura…

Archivo para la categoría "CIENCIAS SOCIALES"

La crisis mundial, las elecciones y el poder político en EE.UU, por N. Chomsky

leave a comment »

Noam Chomsky, filósofo y lingüista

Por Gabor Steingart * / La Nación Domingo

Considerado en 2005 como el intelectual más influyente del planeta, y abierto crítico tanto de George W. Bush como de la guerra en Irak, el autor de “El Nuevo orden mundial (y el viejo)” analiza la crisis financiera y advierte que un gobierno de Obama no sería muy distinto al actual, pese a lo cual sigue manteniendo su fe en Estados Unidos como el mejor país de la tierra.

El lingüista e intelectual público Noam Chomsky ha sido por mucho tiempo un crítico del consumismo y el imperialismo estadounidenses. “Der Spiegel” conversó con él sobre la actual crisis del capitalismo, la retórica de Obama y la tolerancia de la clase intelectual.

Las catedrales del capitalismo han colapsado, el gobierno conservador está gastando sus últimas semanas en el poder en planes de nacionalización. ¿Cómo le hace sentir eso?

Los tiempos son demasiado difíciles y la crisis demasiado grave para permitirnos caer en lamentaciones. Mirando esto en perspectiva, el hecho de que iba a haber una crisis financiera era perfectamente previsible, su naturaleza general aunque no su magnitud. Los mercados son siempre ineficientes.

-¿Qué preveía usted exactamente?

-En la industria financiera, como en otras industrias, hay riesgos que quedan fuera de los cálculos. Si usted me vende un auto, hemos hecho quizás un buen negocio para nosotros mismos. Pero hay efectos de esta transacción sobre otros que no tomamos en cuenta: hay más contaminación, el precio de la gasolina sube, hay más congestión. Esos son los costos externos de nuestra transacción. En el caso de las instituciones financieras, son enormes.

-¿Pero no es la tarea de un banco tomar riesgos?

-Sí. Y si se administra bien, como Goldman Sachs, cubrirá sus propios riesgos y absorberá sus propias pérdidas. Pero ninguna institución financiera puede administrar riesgos sistémicos. Por eso el riesgo es subvaluado y se tomarán más riesgos de lo que sería prudente para la economía. Con la desregulación gubernamental y el triunfo de la liberalización financiera, los peligros de riesgos sistémicos, la posibilidad de un tsunami financiero, aumentaron bruscamente.

-¿Es correcto culpar solamente Wall Street? ¿Acaso Main Street, la clase media estadounidense, no vive también con dinero prestado, que podría o no podría pagar?

-La carga de la deuda de los hogares privados es enorme. Pero no haré responsable al individuo. Este consumismo está basado en el hecho de que somos una sociedad dominada por los intereses de negocios. Hay propaganda masiva para que todo el mundo consuma. El consumo es bueno para las ganancias y el consumo es bueno para el establishment político.

-¿Cómo beneficia a los políticos que el populacho ande mucho en auto, coma mucho y vaya mucho de compras?

-El consumo distrae a la gente. Usted no puede controlar a su propia población por la fuerza, pero puede distraerla mediante el consumo. La prensa de negocios ha sido bastante explícita sobre esta meta.

-Hace un tiempo, usted llamó a Estados Unidos “el más grande país de la Tierra”. ¿Cómo calza eso con lo que usted ha estado diciendo?

-En muchos aspectos, Estados Unidos es un gran país. La libertad de expresión está más protegida que en cualquier otro país. Es también una sociedad muy libre. En Estados Unidos, el profesor conversa con el mecánico. Están en la misma categoría.

-Tras viajar por Estados Unidos hace 170 años, Alexis de Tocqueville informó que “el pueblo reina sobre el mundo político de Norteamérica como Dios rige el universo”. ¿Era un soñador?

-La posición de James Madison en la Convención Constitucional era de que el poder del Estado debía ser usado “para proteger a la minoría opulenta contra la mayoría”. Es por eso que el Senado sólo tiene 100 miembros, que en su mayoría son ricos y a los que se dio mucho poder. La Cámara de Representantes (diputados), con varios cientos de miembros, es más democrática y se le dio mucho menos poder. Hasta liberales como Walter Lippmann, uno de los intelectuales destacados del siglo XX, era de opinión de que “en una democracia que funcione apropiadamente, la minoría inteligente, que debiera gobernar, tiene que ser protegida de los pisotones y vociferaciones de la horda descontrolada”. Entre los conservadores, el vicepresidente Dick Cheney recientemente ilustró acerca de cómo entiende la democracia. Se le preguntó por qué apoya una continuación de la guerra en Irak cuando la población se opone fuertemente. Su respuesta fue: “¿Y qué”?

150 9 kb-”Cambio” es el eslogan de la elección presidencial de este año. ¿Ve usted alguna posibilidad para un cambio inmediato y tangible? O, para emplear el grito de batalla de Obama, ¿está usted ‘encendido’?”

-Para nada. La reacción europea respecto de Obama es un autoengaño.

-Pero él dice cosas que Europa ha esperado largamente. Habla de la sociedad transatlántica, de la prioridad de la diplomacia y de la reconciliación de la sociedad.

-Eso es pura retórica. ¿A quién le importa eso? Toda esta campaña electoral tiene que ver con una retórica inflamada, esperanza, cambio, todo tipo de cosas, pero no con los temas.

-¿Acaso prefiere usted al otro equipo: el septuagenario veterano de Vietnam [John McCain] y la ex reina de belleza de Alaska [Sarah Palin]?

-Este fenómeno de Sarah Palin es muy curioso. Pienso que si nos están observando desde Marte pensarán que el país se ha vuelto loco.

-Los votantes archiconservadores y religiosos parecen estar encantados.

-No se debe olvidar que este país fue fundado por fanáticos religiosos. Desde Jimmy Carter, los fundamentalistas religiosos han jugado un papel de primera importancia en las elecciones. Él fue el primer presidente que se mostró como un cristiano renacido y eso encendió una pequeña luz en las mentes de los directores de campañas políticas: pretende ser un fanático religioso y puedes ganar de inmediato un tercio de los votos. Nadie preguntó si Lyndon Johnson iba a la iglesia todos los días. Bill Clinton es probablemente tan religioso como yo, es decir cero, pero sus operadores se aseguraron de que cada domingo en la mañana estuviera en la iglesia bautista cantando himnos.

-¿No hay nada en McCain que a usted le atraiga?

-En un aspecto, es más honesto que su oponente. Declara explícitamente que en esta elección no se trata de temas sino de personalidades. Los demócratas no son tan honestos, por mucho que lo ven de la misma manera.

-Para usted, entonces, ¿republicanos y demócratas representan sólo ligeras variaciones de la misma plataforma política?

-Por supuesto que hay diferencias, pero no son fundamentales. Nadie debiera hacerse ilusiones. Estados Unidos tiene esencialmente un sistema de partido único y el partido gobernante es el partido empresarial.

-Usted exagera. En casi todos los asuntos vitales, desde la tributación de los ricos a la energía nuclear, hay posiciones diferentes. Al menos en los temas de la guerra y la paz, difieren notoriamente. Los republicanos quieren pelear en Irak hasta la victoria, aunque les tome 100 años, según McCain. Los demócratas exigen un plan de retirada.

-Veamos las “diferencias” más de cerca y advertiremos lo limitadas y cínicas que son. Los halcones dicen: si seguimos, podemos ganar. Las palomas dicen: nos está costando demasiado. Pero intente encontrar un político estadounidense que diga francamente que esta agresión es un crimen: el tema no es que ganemos o no, sea o no sea caro. ¿Recuerda la invasión rusa a Afganistán? ¿Tuvimos un debate sobre si los rusos podían ganar la guerra o si era demasiado cara? Este puede haber sido el debate en el Kremlin o en el “Pravda”. Pero es el tipo de debate que se esperaría en una sociedad totalitaria. Si el general Petraeus pudiera lograr en Irak lo que Putin logró en Chechenia, sería coronado rey. La pregunta clave es aquí si aplicamos para nosotros los mismos estándares que les aplicamos a otros.

-¿Quién le impide a los intelectuales hacer y responder críticamente estas preguntas? Usted elogió la libertad de expresión en Estados Unidos.

-El mundo intelectual es profundamente conformista. Hans Morgenthau, que fue un fundador de la teoría de las relaciones internacionales realistas, condenó una vez lo que llamó “el servilismo conformista al poder” por parte de los intelectuales. George Orwell escribió que los nacionalistas, que son prácticamente la clase intelectual completa de un país, no sólo no desaprueban los crímenes de su propio estado, sino que tienen la notable capacidad de ni siquiera verlos. Eso es correcto. Hablamos muchos de los crímenes de los otros. Cuando se trata de nuestros propios crímenes, somos nacionalistas en el sentido orwelliano.

-¿Pero no hubo y no hay, en Estados Unidos y en el mundo, una fuerte protesta contra la guerra de Irak?

-La protesta contra la guerra en Irak es mucho mayor que contra la guerra de Vietnam. Cuando hubo cuatro mil muertes estadounidenses en Vietnam y se desplegaron 150.000 efectivos militares a nadie le importó. Cuando Kennedy invadió Vietnam en 1962 apenas hubo un bostezo.

-Para concluir, ¿tal vez pudiera brindar una palabra conciliatoria sobre el estado de la nación?

-La sociedad estadounidense se ha hecho más civilizada, en gran parte como resultado del activismo de los años sesenta. Nuestra sociedad, y también las de Europa, se hicieron más libres, más abiertas, más democráticas y, para muchos, bastante aterradoras. Esa generación fue condenada por eso. Pero tuvo un efecto.

*Der Spiegel
(The New York Times Syndicate)

Milan Kundera recibe apoyo de intelectuales europeos. Nuevos antecedentes.

leave a comment »

Personalidades como el escritor francés Michel Houellebecq y el filósofo Bernard-Henri Lévy son parte del grupo que apoyo al autor franco-checo acusado de delación.

EFE

El dramaturgo Fernando Arrabal, el filósofo Bernard-Henri Lévy y el escritor Michel Houellebecq, entre otros, han firmado un manifiesto de apoyo al literato de origen checo Milan Kundera, acusado en Praga de haber colaborado con el régimen comunista del país en 1950.

Además, la dramaturga Yasmina Reza firmó hoy una columna en el vespertino Le Monde en defensa del escritor franco-checo, cuyo nombre aparece citado en un informe policial como denunciante de un presunto disidente, un texto divulgado esta semana en su país.

“¿Hasta cuándo la calumnia se alzará indeleble? ¿Hasta cuándo los carroñeros salpicarán con su propia ignominia a los solitarios? ¿Hasta cuándo la frontera entre vida privada y dominio público será ‘napalmizada’?”, se pregunta un grupo de intelectuales en un manifiesto distribuido hoy y encabezado con los nombres de Arrabal, Lévy y Houellebecq.

“¿Hasta cuándo los violadores del indispensable secreto de nuestras vidas se cebarán en las letrinas de la historia?”, prosigue.

“¿Hasta cuándo los exterminadores del matiz entre la obra y su autor continuarán agarrotando? ¿Hasta cuándo la víctima será cubierta de escupitajos y clavada en la picota?”, termina el manifiesto antes de expresar su “amistad y admiración” con el escritor francocheco.

Yasmina Reza, por su parte, critica en su artículo la “impotencia absoluta” en que se encuentra Kundera ante las acusaciones basadas en un documento cuya autenticidad “nadie está en condiciones de garantizar, exhumado 60 años después de los hechos que relata y comunicado a los cuatro confines del mundo”.

Kundera “no tiene a su disposición ninguna respuesta posible” y cualquier intento de defensa “sólo serviría para alimentar el proceso acusatorio”, prosigue la autora de “Arte”.

“Podemos barrer en 30 segundos la vida de alguien con la buena conciencia de hacer bien su deber y su trabajo”, afirma.

Pero precisa que en el caso de la acusación contra Kundera “no ha habido ninguna investigación seria” ni tampoco “ninguna precaución” a la hora de comunicar el asunto.

Reza se indigna con “el inconsecuente derroche de pólvora mediática, la ambigüedad de ciertos titulares, el asqueroso condicional, más socarrón y acusador que una afirmación”.

Esa actuación ha tenido como consecuencia “la introducción de la duda, la mancha, la sombra repentina, puesta sobre una vida y una obra de excepción”, afirma la dramaturga.

Kundera se ha limitado a considerar “puras mentiras” las acusaciones de que colaboró con el régimen comunista de Praga en 1950 a través de un sucinto comunicado divulgado hace unos días.

El autor de “La insoportable levedad del ser” fue acusado de haber denunciado en 1950 ante el régimen comunista al estudiante Miroslav Dvoracek, acusado de deserción y que fue condenado a 22 años de prisión, la mayoría de ellos cumplidos en el peor campo de trabajo del país, las minas de uranio de Pribram.


Exculpan a Kundera de colaborar con policía comunista

Explica un historiador que no fue el autor de La insoportable levedad del ser quien denunció a un estudiante checo por espionaje

EFE
El Universal
Praga Miércoles 15 de octubre de 2008

Un nuevo testimonio aparecido hoy exculpa al escritor Milan Kundera de la acusación de que en 1950 delató a un compatriota suyo que trabajaba para los servicios de espionaje extranjeros, y que tras ser detenido pasó catorce años en la cárcel.

Aquella denuncia la realizó Miroslav Dlask y no Kundera, según el historiador de la Literatura Zdenek Pesata, que vivió de cerca aquellos acontecimientos.

“Miroslav Dlask se dirigió a mí con la información que su novia y futura esposa se encontró con un antiguo amigo, sobre el que sabía que huyó a Occidente y que seguramente volvió ilegalmente. Dlask me dijo que lo comunicó a la Policía”, dijo hoy Pesata a la agencia CTK.

La versión de la delación de Kundera está basada en el testimonio de la checa Iva Militka y del acta policial, que recoge el nombre de Kundera como autor de la denuncia.

El autor de La insoportable levedad del ser era en 1950 delegado de la residencia estudiantil de Praga donde iba a pernoctar Miroslav Dvoracek, detenido horas después y acusado de traición, por lo que fue condenado a 22 años de prisión, de los que cumplió 14.

Dlask, que luego contrajo matrimonio con Militka y que murió a mediados de los años 90, era entonces estudiante de Filosofía en la Universidad Carolina y supuestamente quería protegerla, según Pesata. Por este motivo fue él quien denunció a Dvoracek a la Policía, y luego -pensando que debía dar cuenta del asunto a la organización comunista pertinente- comunicó su acción a Pesata, que era miembro del comité del partido de la facultad.

La supuesta colaboración de Kundera con la Policía comunista fue desvelada esta semana por el semanario Respekt y desmentida rotundamente por el escritor, que negó haber conocido al delatado.

Por su parte, el Instituto de Estudio de los Regímenes Totalitarios de la República Checa (USTRCR) había asegurado la autoría de Kundera, usando dos pruebas documentales, el propio texto de la denuncia policial, que no tiene la firma del escritor, pero en la que aparece su nombre, y una conversación de Militka.

Al respecto, y tras el nuevo testimonio que parece exculpar a Kundera, el portavoz del Instituto, Jiri Reichl, aseguró que no dudan de la autenticidad de esos documentos.

“No ponemos en duda las fuentes históricas, esto está escrito ahí. Sólo podemos especular con los motivos que llevaron a la Policía a incluir el nombre de Milan Kundera”, indicó Reichl.

Kundera, ferviente comunista en los primeros años del régimen checoslovaco, se alejó de las autoridades comunistas tras el aplastamiento del reformismo en la Primavera de Praga de 1968. En 1975 se exilió en Francia y adoptó la nacionalidad de ese país.

http://www.revistaenie.clarin.com/notas/2008/10/15/_-01782022.htm

NUEVAS DECLARACIONES DE HISTORIADOR ZDENEK PESAT

Los indicios policiales pueden estar falsificados, declara Zdenek Pesat, historiador de la Literatura Checa que ha intentado exculpar al escritor

Zdenek Pesat, historiador de la Literatura Checa que ha intentado exculpar a Milan Kundera de una supuesta delación contra un exiliado del régimen comunista checoslovaco en 1950, declaró hoy que no puede probar la inocencia del escritor.

“Personalmente lo descarto (la delación), pero no puedo probarlo. Los indicios policiales pueden estar falsificados”, declaró este jueves a Efe Pesat, en su domicilio praguense.

Kundera, autor de La insoportable levedad del ser, era en 1950 delegado de la residencia estudiantil de Praga donde fue un día a pernoctar Miroslav Dvoracek, detenido horas después y condenado luego por traición a 22 años de prisión, de los que cumplió 14.

Peset, quien desde 1989 hasta 1993 fue director del Instituto de Literatura Checa en la Academia de Ciencias (UCL), realizó ayer una declaración a la agencia CTK en la que decía que fue una tercera persona, Miroslav Dlask, quien informó a la policía sobre la visita de Dvoracek. De que los hechos fueron así, Peset asegura estar “absolutamente convencido”.

“Conocía a Kundera, pero no sabía que estaba involucrado en este caso”, matizó sin embargo Pesat, que el 4 de noviembre cumplirá 81 años y quien sufre insuficiencia respiratoria y necesita inhalar oxígeno.

El historiador, entonces miembro del comité del partido comunista de la Facultad de Filosofía, ha salido a la luz movido por el afán de “verdad, por supuesto”, y tras el revuelo desatado esta semana por la publicación del artículo “La delación de Milan Kundera” en el semanario político Respekt.

Respekt está apoyado económicamente por el ministro de Asuntos Exteriores, Karel Schwarzenberg.

El autor del controvertido estudio es Adam Hradilek, que coordina el grupo de Historia Oral en el Instituto para el Estudio de los Regímenes Totalitarios (USTRCR), ente que ha respaldado la supuesta veracidad de las pruebas documentales aportadas.

Según el testimonio de la entonces joven estudiante Iva Militka, familiar lejana de Hradilek, Kundera supo de la visita de Dvoracek a través de su novio -y futuro esposo- Miroslav Dlask, fallecido a mediados de la década pasada.

Posteriormente, según consta en el acta policial del 14 de marzo de aquel año, Kundera habría presentado su denuncia en una comisaría del Distrito VI.

Con el artículo, tal y como se explica al inicio del mismo, Hradilek ha querido limpiar el pasado de su familia, pues durante todos estos años se consideró a Militka como autora de la delación que estuvo a punto de costar la vida a Dvoracek, agente checo del contraespionaje militar estadounidense.

Pesat ve en todo esto un interés turbio y por ello argumenta que “el testimonio de Militka es muy problemático, por el hecho de involucrar a Kundera en vez de a Dlask”.

El estudioso octogenario afirmó también que “no sé nada de ella” (de Militka).

Frente a los testimonios divergentes de ambos, añadió: “no pienso aclararlo”.

El historiador, que desarrolló la mayor parte de su actividad profesional en la Academia de Ciencias, fue expulsado del Partido Comunista Checoslovaco a principios de la década de 1970 y regresó a la prestigiosa academia como director en 1989, tras los cambios hacia el sistema democrático en el país centroeuropeo.

http://www.eluniversal.com.mx

Le Monde, 17/18 octubre 08

Milan Kundera ou l’offense du silence

Accusé d’avoir été un délateur, l’écrivain paie surtout la faute de s’être dérobé au rôle de guide

On pardonne difficilement à un homme d’être grand et illustre. Mais encore moins, s’il réunit ces qualités, d’être silencieux. Dans l’empire du bruit, le silence est une offense. Qui ne consent au dévoilement, à quelque forme de contribution publique en dehors de l’oeuvre, est une figure gênante et une cible de choix.
Milan Kundera s’est pleinement exprimé dans son oeuvre. Il a parlé de lui, de sa vie, en pièces détachées, habitant les personnages inventés (les ” ego expérimentaux “), examinant l’inconfort humain et lui cherchant une issue. Il n’a jamais cédé à l’injonction tacite qui veut faire de l’écrivain un guide, un philosophe (ses essais sont autant de questionnements), un historien ou, d’une façon plus pernicieuse, un homme qui aurait des comptes à rendre.
L’homme Kundera se tient, solitairement, à côté de son oeuvre, fuyant ce qu’il appelle l’événement : ” Qu’est-ce que l’événement ? Une actualité si importante qu’elle attire l’attention des médias. Or on écrit le roman non pas pour faire un événement mais pour faire quelque chose de durable. ” Et voilà qu’un document, un procès-verbal datant de 1950, dont personne n’est en mesure de garantir l’authenticité, exhumé soixante ans après les faits qu’il relate et communiqué aux quatre coins du monde, vient tragiquement s’imposer sous forme d’événement.
” Je suis totalement pris au dépourvu par cette chose, dit-il, à laquelle je ne m’attendais pas du tout, de laquelle je ne savais rien hier encore, et qui n’a pas eu lieu. ” Je suis infiniment touchée par la tournure maladroite de la phrase qui englobe dans le mot ” chose ” à la fois la mise au jour de ce rapport de police et le fait dont on l’accuse. Mais il y a cependant une chose qui a bien lieu. Ce qui a lieu, c’est l’inconséquente traînée de poudre médiatique, l’ambiguïté de certains titres, l’affreux conditionnel (” aurait dénoncé “…), plus sournois et accusateur qu’une affirmation, ce qui a lieu c’est l’introduction du doute, la salissure, l’ombre subite portée sur une vie et une oeuvre d’exception.
IMPUISSANCE ABSOLUE
Et, par-dessus tout, c’est la raison de ces lignes, l’impuissance absolue d’un homme face à un tel déferlement. Il n’a à sa disposition aucune réponse possible. Après la dénégation d’origine, toute prise de parole ne servirait qu’à alimenter le processus accusatoire. On peut balayer en trente secondes la vie de quelqu’un avec la bonne conscience de faire son devoir et son métier.
Il n’y a eu aucune enquête sérieuse, et le plus souvent aucune précaution dans la diffusion d’une information pourtant sujette à caution. Les mots sont partie prenante du réel. Prononcés ou écrits, ils empruntent des chemins imprévus qui peuvent être destructeurs. Il faudrait les arrêter à temps.

Yasmina Reza

Bielsa y el futbol chileno: ¿una nueva escuela futbolistica, superior y ganadora?

leave a comment »

Especialistas le pronostican buen futuro al equipo de Marcelo Bielsa:
“Con este nivel, Chile clasifica al Mundial”


R. Neira, N. Olea, J. Ceppi, C. Herrera y S. Gilbert, El Mercurio.cl

Pasarán los días, seguramente los meses, y quizás los años, y el golpe histórico que le propinó Chile a Argentina seguirá siendo motivo de conversación. La Roja de Marcelo Bielsa no sólo consiguió quebrar la historia: lo hizo, además, practicando un “fútbol perfecto” y, por si fuera poco, dio un paso gigantesco al Mundial de Sudáfica 2010.

Testigo de la hazaña fue Iván Zamorano. “Vi el partido cerca del presidente del fútbol argentino, Julio Grondona, y observé que estaba mudo viendo cómo Chile superaba a su selección… Eso me emocionó. Me llegó, también la entrega de los jugadores: yo lo fui y sé del sacrificio que debe hacerse para conseguir un nivel como el mostrado. Es justo darle mucho mérito a Marcelo Bielsa, pues planificó muy bien el partido y se reflejó en un dominio de principio a fin”, reflexionó el ex capitán del seleccionado nacional.

Francisco Valdés fue otro de los que tocaron la “perfección” de Chile: “Fue un partido extraordinario, en todo: forma de jugar, entrega, velocidad… Fue un fútbol completo”, dijo el popular “Chamaco”, en tanto Eduardo Bonvallet afirmó que “fue lo más cercano que he visto al fútbol total, porque se juntó el vértigo con buen manejo de balón. Fue espléndido. No me gusta hablar de romper la historia, porque a Argentina le ganamos en todo: economía, comunicadores, periodismo, Presidenta, es una cuestión país, sólo nos faltaba vencer en el fútbol…”.

Rodrigo Pérez, ex lateral zurdo de Chile, es breve, pero elocuente: “Nunca vi a un equipo chileno presionar tanto y de manera tan ordenada. Nunca vi jugar así a Chile”. Juvenal Olmos, quien fuera su DT en la ruta a Alemania 2006, ve “similitudes con el equipo de Francia 98, sobre todo por lo que hacía de local: tiene sintonía con la gente y la propuesta de ataque es parecida. Chile es un equipo cohesionado”.

Desde el extranjero también hubo frases de elogio. Néstor Gorosito, estratega de Argentinos Juniors, aseguró que “con Marcelo Bielsa, Chile está practicando un fútbol que nunca jugó en todos sus años de historia, porque sale a proponer el ataque, a buscar el partido y el triunfo, tanto de local como de visitante”. Luis Fernando Suárez, ex DT de Ecuador, comentó que “Chile mostró su mejor versión, y junto con Paraguay son lo mejor de las eliminatorias. Tiene una propuesta táctica innovadora, atractiva. Bielsa demuestra que es de lo mejor de Sudamérica y se nota el sello que impone en cuanto a dinámica y agresividad”.

El colombiano Francisco Maturana, otro ex técnico de selección, aporta que “cuando se tiene a un técnico de la capacidad de Bielsa no puede sorprender la ubicación de Chile. Su profesionalismo es a toda prueba”, mientras que Víctor Púa, DT de Uruguay en el Mundial de 2002, dice que “la dinámica que sostiene Chile en sus partidos es histórica y sus rivales no pueden soportarla. El equipo tiene una gran capacidad de pasar al ataque desde la defensa y viceversa. La actitud del equipo es impresionante”.

Carlos Bilardo, campeón del Mundo en México 1986, es clarito en los conceptos: “Los jugadores argentinos y brasileños están en otro nivel, mucho más alto que la mayoría, pero Chile es una selección. Argentina se enfrentó a una selección, y contra una selección, que está perfectamente armada, las individualidades no sirven”.

Ricardo Bochini, ídolo de Independiente, sostiene que “Chile ganó bien, pero lo de Argentina fue una vergüenza: jugó con tres ’5′ y jamás habíamos hecho algo así. No es que Chile fuera mejor que Argentina, fue mejor que Alfio Basile…”.

El futuro de la Roja

Para el ex volante de la UC Gerardo Reinoso, trabajar siempre al máximo es una de las bondades que está ofreciendo Chile: “Con Bielsa no existe el relajo. No le importan los nombres, ni las figuritas. El que rinde, juega. Ante Argentina no puso al mejor, que era Valdivia”.

Para Raúl Ormeño, campeón de América en 1991, otra de las claves es “la actitud. Todos tienen una actitud distinta y me gustaría saber qué les pide Bielsa, porque me encantaría que mis equipos jugaran así. El futbolista chileno tiene las condiciones físicas y técnicas, pero algo pasó con la actitud”.

Hoy, Chile está clasificando a Sudáfrica 2010, pero, como dice Manuel Pellegrini, falta mucho. “Ante Argentina Chile jugó a gran nivel. Y aunque resta casi toda una rueda de partidos, la victoria deja muy bien posicionada a la selección. El trabajo de Bielsa le da una característica definida a la selección y esto lo acerca al Mundial. Ojalá prolongue su trabajo allá”, asegura el entrenador de Villarreal.

“Si bien ante Argentina se cumplió una performance casi perfecta, ojalá que de ahora en adelante no sea una buena y una mala, como ha sido hasta ahora. Chile no entra con temor y esto nos permite ilusionarnos para adelante”, es la voz de Elías Figueroa.

Para Carlos Caszely, “esta selección tiene todos los merecimientos para ir al Mundial. Sabemos que Paraguay está arrancado, que Brasil y Argentina si tienen problemas futbolísticos avanzarán de otra forma. Y después estará Chile, pero que no se descuide, porque hay otros equipos que están levantando su nivel”.

José Sulantay, que conoce muy bien a varios de los que derrotaron a Argentina, declara que “por el promedio de edad de los jugadores, la proyección es espectacular. Queda mucho por mejorar, pero no por un tema de incorrecciones, sino por el espacio que tienen para progresar, en el resto de las eliminatorias y quizás en la eventualidad de llegar a un Mundial. De seguir así, clasificamos”.

Mario Kempes, un ilustre del fútbol mundial, es generoso con la Roja: “Argentina la sacó barata, porque pudieron ser, fácil, dos o tres goles de diferencia. Si sigue jugando al 70% de lo que jugó esa noche, seguro que clasifica. Van a tener que seguir remando en la línea del juego, sacrificio, buena voluntad y trabajo”.

Zamorano también pone fichas: “Tengo la ilusión intacta de clasificar al Mundial. Hace rato que la Roja está en la parte de arriba de la tabla y si Bielsa logra el equilibrio del equipo, estaremos en la pelea hasta el final”. Y Bonvallet se suma: “Después de la depresión viene la guerra y nos queda un año más de guerra. Podemos conquistar la cima, porque tenemos buen mando. Sólo espero que el general no se maree, tiene buena estrategia, pero es obcecado, porque no puede ser que Pablo Contreras se demore tanto en entrar al equipo, lo mismo Waldo Ponce, si lo que nos faltaba era juego aéreo… No podía estar fuera Jean Beausejour”.

Alberto Quintano, el Mariscal de los años 70 en el combinado rojo, vaticina que “los próximos dos partidos son claves: Perú y Uruguay. Si salimos bien, estaremos en el Mundial. Jugando como ante Argentina, estamos…”.

¿EE.UU. perderá su rol de superpotencia hegemónica?

with one comment

Paul Reynolds
Corresponsal de temas internacionales de la BBC

Es probable que la crisis financiera rebaje el estatus de Estados Unidos como única superpotencia mundial.

En un nivel práctico, EE.UU. ya está exigido al límite militarmente en Afganistán e Irak, y ahora está exigido al límite financieramente. A nivel filosófico, será más difícil que el país argumente a favor de sus ideas de libre mercado, si sus propios mercados han colapsado.

¿Momento clave?

Algunos ven esto como un momento clave.

Estados Unidos sigue siendo inmensamente atractivo para inmigrantes calificados y aún es capaz de producir un Microsoft o un Google
Doctor Robin Niblett, director de Chatham House

El filósofo político John Gray, quien recientemente se jubiló del London School of Economics escribió en el periódico londinense The Observer: “Aquí hay un cambio geopolítico histórico en el que el equilibrio de poder en el mundo está siendo alterado irrevocablemente”.

“La era del liderazgo global estadounidense, que se remonta hasta la Segunda Guerra Mundial, se acabó… el credo del libre mercado estadounidense se autodestruyó mientras que los países que han mantenido un control general de los mercados han sido reivindicados”.

“En un cambio que tiene implicaciones de tanto alcance como la caída de la Unión Soviética, un modelo completo de gobierno y de economía ha colapsado”.

“¡Qué simbólico que los astronautas chinos están haciendo una caminata espacial mientras el Secretario del Tesoro de EE.UU. está de rodillas!”.

No es Apocalipsis ahora

No todos están de acuerdo en que llegó el apocalipsis estadounidense. Después de todo, el sistema ya ha sido puesto bajo prueba antes.

John Bolton

Bolton restó importancia a los rumores sobre la perdida de hegemonía de EE.UU.

En 1987 el índice bursátil Dow Jones cayó más de 20% en un solo día. En 2000, la burbuja de las “punto com” estalló. Sin embargo en ambas ocasiones Estados Unidos se levantó, como lo hizo después de la guerra de Vietnam.

Los comentarios del profesor Gray ciertamente no causaron mayor impresión en uno de los “halcones” que trabajó en el gobierno de Bush, el ex embajador ante la ONU John Bolton.

Cuando lo consulté, simplemente respondió: “Si el profesor Gray cree eso, ¿puede asegurarnos de que se está deshaciendo de sus activos estadounidenses?”.

“Si es así, ¿en qué otro lugar está invirtiendo su dinero? Y si no tiene activos en Estados Unidos ¿por qué deberíamos prestarle atención?”. No obstante, sí pareciera ser que el concepto de la superpotencia única conduciendo al mundo después del colapso del comunismo (y el supuesto fin de la historia) ya no es válido.

Mundo multipolar

Incluso los principales pensadores neoconservadores reconocen que un mundo multipolar está surgiendo, aunque quieren que en éste la posición estadounidense sea de liderazgo.

Astronautas chinos

A pesar de sus logros espaciales, China tiene ante sí el reto de una posible crisis alimentaria en el futuro.

Robert Kagan, cofundador en 1997 del “Proyecto para el Nuevo Siglo Estadounidense” que pedía “Liderazgo global estadounidense”, escribió en la revista Foreign Affairs: “Quienes proclaman hoy que Estados Unidos está en declive muchas veces imaginan un pasado en el que el mundo bailó al son de una melodía olímpica estadounidense. Eso es una ilusión”.

“El mundo de hoy se parece más al Siglo XIX que al fin del XX”.

“Quienes se imaginan que son buenas noticias deberían recordar que el orden del Siglo XIX no terminó tan bien como lo hizo la Guerra Fría”.

“Para evitar un destino así, Estados Unidos y otras naciones democráticas necesitan tener una visión más iluminada y generosa de sus intereses que la que tuvieron incluso durante la Guerra Fría. Estados Unidos, como la democracia más fuerte, no debería oponerse sino dar la bienvenida a un mundo en el que la soberanía nacional es reducida”.

“Al mismo tiempo, las democracias de Asia y Europa necesitan redescubrir que el progreso hacia este orden liberal más perfecto no sólo descansa sobre la ley y la voluntad popular, sino también sobre las naciones poderosas que puedan apoyarlo y defenderlo”.

Nuevo escepticismo

El director del prestigioso centro de investigación británico Chatham House, Robin Niblett, quien ha trabajado a ambos lados del Atlántico, comentó que durante una reciente conferencia a la que asistió en Berlín un estadounidense que hizo un llamado a la continuidad del liderazgo de su país fue recibido con escepticismo.

Tropas estadounidenses en Irak

Estados Unidos está exigida al límite por guerra en Irak y Afganistán.

“A EE.UU. se le ve como si estuviera en caída relativa y ha ocurrido una aceleración enorme en esta percepción en la declinante etapa del gobierno de Bush. A esto se añade el auge de nuevas potencias, el aumento en la riqueza petrolera entre algunos países y la diseminación del poder económico en todo el mundo”.

“Pero tenemos que separar el momento inmediato del estructural. No hay dudas de que el presidente Bush creó algunos de sus propios problemas. La situación límite del poder militar y la crisis económica pueden achacarse al gobierno”.

“Su reducción de impuestos no fue acompañada por una reducción de los gastos. El efecto combinado de eventos como los fracasos en Irak, las dificultades en Afganistán, el golpe en la nariz que representó la acción de Rusia en Georgia y en otros lados, todo esto da una sensación de que es el final de una era”.

A largo plazo

El doctor Niblett argumenta que debemos esperar un poco antes de emitir un juicio y que estructuralmente Estados Unidos sigue siendo fuerte.

Aquí hay un cambio geopolítico histórico en el que el equilibrio de poder en el mundo está siendo alterado irrevocablemente
John Gray, filósofo político

“Estados Unidos sigue siendo inmensamente atractivo para inmigrantes calificados y aún es capaz de producir un Microsoft o un Google”, añadió.

“Incluso su deuda puede ser solventada. Tiene una enorme resistencia económica a nivel local y empresarial”.

“Y uno debe preguntarse ¿caída relativa con respecto a quién? China sigue en una desesperada carrera por crecer para alimentar su población y evitar un malestar en 15 o 20 años. Rusia no es exactamente un tigre de papel pero está estirando sus propios límites con una nueva estrategia construida sobre una base endeble. India tiene enormes contradicciones internas. Europa normalmente ha demostrado no ser tan capaz de saltar de su inactividad, tan dinámicamente como EE.UU.”.

“Sin embargo Estados Unidos debe recuperar su equilibrio financiero y su éxito en lograrlo también determinará su capacidad militar. Si tiene menos dinero, tendrá menos fuerzas”.

Ya con las elecciones presidenciales estadounidenses a la vuelta de la esquina, valdrá la pena regresar a este tema en un año para ver como se ve el mundo y el lugar que ocupa en él Estados Unidos.

La crisis económica, según Paul Krugman

leave a comment »

Redacción BBC Mundo

El economista Paul Krugman recibió el Premio Nobel de Economía 2008 por su trabajo investigando los patrones de comercio y actividad económica del mundo.

Pero, en un momento de incertidumbre y turbulencia financiera como el que se vive en las últimas semanas, el premio también le sirvió a Krugman -un crítico de las políticas neoliberales y del gobierno de George W. Bush- para transformarse en un referente inmediato de explicación de la compleja situación económica de estos días.

Esto dijo Krugman en una entrevista con la BBC después de enterarse que había sido seleccionado por la Academia Nacional de Ciencias sueca.


Usted siempre ha estado a favor de mayor intervención estatal en la economía. ¿Se siente redimido por el hecho que los gobiernos se hayan visto obligados a crear estos planes de rescate?

Yo no estoy a favor de la intervención del Estado siempre y en todo, pero sí he sido un crítico de la visión extrema del libre mercado. Y sí, esta es una reivindicación para aquellos que decimos: “Esperen, el mercado no siempre tiene la razón”.

¿Le desilusiona que el gobierno de Bush no se haya dado cuenta de la situación y haya actuado antes?

La palabra no es “desilusionado”. La palabra es “asustado”. Creo que es una de esas situaciones cuando importa mucho el tiempo, se puede hacer mucho daño. No me queda claro que ninguno de nosotros se dio cuenta de cuán mala era la crisis. La crisis se dio de una manera que se ha llevado por delante las expectativas.

Aún después de que se entendió la dimensión de la crisis, el gobierno de Bush se negó a enfrentar lo que era necesario hacer

Pero en las últimas tres semanas hemos visto cómo se pierde el tiempo porque, aún después de que se entendió la dimensión de la crisis, el gobierno de Bush se negó a enfrentar lo que era necesario hacer.

Este martes el gobierno de Estados Unidos lanzará, como lo ha hecho el Reino Unido y otros países, su propio plan de recapitalización de bancos. ¿Cree que esto es una buena idea?

Realmente es lo que yo y otros hemos estado pidiendo en las últimas tres semanas. El plan británico es el más sensato que hemos visto en esta crisis. Entonces sí, son buenas noticias.

¿Qué determinará el éxito de este plan en Estados Unidos?

Bueno, necesitamos entregar el capital a los bancos adecuados. Existe esta pregunta: ¿realmente hemos diagnosticado bien las razones de la crisis? Siempre es importante ser humildes en esto. Y además, también examinar si será suficiente.

La cantidad de desconfianza y pánico que ha generado la crisis es algo importante. No es muy fácil revertir eso, aún en una política en la que funcionan sus fundamentos.

El plan de Paulson costó US$700.000 y la suma de los rescates lanzados por el gobierno británico pareciese superar ese monto. ¿Será suficiente este dinero?

Las acusaciones de “socialismo” no asustan tanto como la sensación de que el sistema está colapsando.

En realidad la inyección de capital del Reino Unido es de US$37.000 millones, que si uno lo compara con Estados Unidos en términos de producto bruto interno es menor. Y las garantías de los préstamos quizás se pueda hacer por otros métodos, aunque no sé si es legal.

Probablemente será hecho por otros métodos sin tener que expandir la cantidad de dinero. No creo que los recursos serán inadecuados en Estados Unidos.

¿Creen que, en Estados Unidos, la política será un problema más grande?

Sí, nos estamos acercando a la situación de que un gobierno republicano está trabajando con los demócratas y los republicanos se mantienen al margen; es un escenario que todos estaban tratando de evitar.

Pero en realidad creo que el escenario político en torno a esto ha cambiado en las últimas tres semanas; la gente ahora está realmente asustada. Las acusaciones de “socialismo” no asustan tanto como la sensación de que el sistema está colapsando.

Presidencial en Chile: ambiguedades de R. Lagos cuestionan su credibilidad…

leave a comment »

No le gusta el ”culebreo” de declaraciones del ex mandatario

El desconcierto de Insulza con Lagos

La idea de Lagos de instalarse como un líder nacional más allá de la Concertación y su rechazo a los procesos fijados por los partidos para escoger el abanderado de la coalición, está acabando con la paciencia del Secretario General de la OEA. El Pánzer ha dicho que no tiene claridad de lo que Lagos quiere realmente y observa el comportamiento de su ex jefe con mucha sorpresa. El viernes, cuando aterrice en Chile, reforzará la tesis de que hoy no existen condiciones para la “procesión a Caleu”.

Por Pablo Basadre, El Mostrador

El Secretario General de OEA, José Migue Insulza, está molesto con el ex presidente Lagos. Ayer en El Mercurio señaló que “no quiero referirme a Ricardo Lagos porque no tengo claro cuál es su definición”. Las declaraciones del Pánzer se alinearon así con las del presidente de su partido, Camilo Escalona, quien en estos días poco a poco ha ido subiendo el tono de sus dichos. Ahora último llamó al ex presidente a ser responsable y apoyar a los candidatos concertacionistas que están en carrera y ha hablado de que no existen espacio para los “caudillos” en la Concertación.

Para Insulza y su círculo, la supuesta estrategia de Lagos no tiene viabilidad política hoy en la Concertación, pues no existen condiciones para una “procesión a Caleu”, como se ha dicho.

Tampoco, en el puzzle político, se han instalado las condiciones que el propio Lagos ha intentado imponer: disciplina partidaria (básicamente contener a los díscolos); repunte en las encuestas y un masivo consenso para que él sea el único candidato con las encuestas como su principal aval. De hecho, en las mediciones su nivel de rechazo es mayor al del resto de los candidatos de la Concertación. De ahí que, pese a que Insulza lo conoce bien, está muy sorprendido, según indican sus colaboradores.

La sorpresa de Insulza se sustenta en que Lagos, con toda su experiencia en política, no ha sabido leer el difícil escenario que enfrentará la coalición en las próximas elecciones presidenciales, las que muchos catalogan como las más complicadas de los últimos 18 años. “Con el grado de presión que enfrenta la coalición y las pretensiones internas de todos los partidos, la única manera de escoger al candidato son las primarias. Pero Lagos no lo entiende”, comenta una fuente del PS.

En el círculo de Insulza creen que la falta de claridad de Lagos respecto al tema sólo genera confusión y desorden, algo que al ex mandatario le indigna, claro que sólo cuando a él no le beneficia, dicen. Cercanos a Insulza explican que lo mejor sería escuchar de parte del ex mandatario, por ejemplo, si estaría dispuesto a participar en la Convención del PS en noviembre como lo hará el Pánzer, o someterse a primarias para definir el candidato de la izquierda en la Concertación, tal como sucederá en la DC con Alvear y Frei el 14 de diciembre. “Si Lagos quiere competir, Insulza podría evaluar distintos escenarios, desde retirarse y darle su apoyo, hasta  consensuar un mecanismo para dar un corte definitivo a las especulaciones. Pero con sus declaraciones no se puede”, comenta una alta fuente del PS. Y agrega: “A Insulza no le gusta el ‘culebreo”.

También se ha discutido la actitud de su hijo, el ex ministro Lagos Weber, quien ha dicho por la prensa que su “papá” es la mejor opción.

La operación de Leal

En el círculo de Insulza se analizó también la “performance” de Lagos y los supuestos 29 diputados que fueron a entregarle su apoyo a su fundación, donde le pidieron que no deseche una eventual opción presidencial. Cercanos al Secretario General comentan que la visita de los parlamentarios, donde el diputado Antonio Leal tuvo un gran protagonismo, le hizo muy mal al ex presidente porque lo puso “En una triste posición”. Refrendando así lo que dijo el propio Insulza al ser consultado sobre el tema y la poca claridad al respecto: “No sé exactamente qué fue lo que le pidieron”.

La lectura del Pánzer sobre la cita es más bien crítica. “Primero porque está empujando una situación que es irreal desde el punto de vista político e incomodó a varios diputados”, comentan en el PS. Esto último específicamente por la situación del presidente de la Cámara, Francisco Encina, que fue uno de los primeros que se manifestó a favor de Insulza como opción presidencial, y quien tuvo que salir a aclarar la inclusión de su firma en la carta que le entregaron a Lagos. “Resulta incomprensible porque incluyeron la firma de algunos que no estaban de acuerdo, que no sabían y de otros que ni siquiera compartían los mismos propósitos”, explica un cercano a Insulza.

La mini gira de este fin de semana

Tal como se comprometió con el PS para viajar a Chile y apoyar a los candidatos a concejales y alcaldes cada vez que su puesto en el organismo internacional se lo permita, Insulza llegará este viernes 17 de octubre a la capital. Su agenda comprende un viaje a Talca y Curicó el mismo día de su llegada. También una visita a Rancagua, donde estará acompañado del senador Juan Pablo Letelier. El sábado viajará a La Serena para recorrer algunas localidades y el domingo estará en la comuna de Independencia, en la región Metropolitana. Por la tarde, se trasladará a Melipilla y Talagante, donde tiene pensado reunirse con el senador PPD Guido Girardi. Su viaje contempla, probablemente, una reunión con la directiva del PS para enterarse de todos los detalles del encuentro entre su partido y el PPD. Un cita que Insulza habría monitoreado desde Washington.

En su círculo comentan que es poco probable, a diferencia de otros viajes, que esta vez se reúna con Lagos. Le pidió salir del escenario para no perjudicar la carrera presidencial.

Escalona pierde la paciencia con Lagos

El timonel del Partido Socialista está convencido que la indefinición del ex mandatario respecto a quién será el candidato único del oficialismo en las elecciones de 2009 está complicando las opciones de las demás cartas del sector para competir contra  Sebastián Piñera. “Él decidió no someterse los mecanismos institucionales de la Concertación, y una vez que decide eso lo que yo digo es que debe dejar que las otras figuras se desarrollen”, afirmó.

Por El Mostrador.cl

El presidente del Partido Socialista, Camilo Escalona, señaló que el ex Presidente Ricardo Lagos debe dar un paso al costado para no perjudicar la opción de los candidatos de la Concertación que sí están dispuestos a someterse al mecanismo acordado.

“Como no tenemos candidatos, creo que Ricardo Lagos tiene que salir definitivamente del escenario para permitir crecer a los otros nombres”, manifestó el parlamentario a radio ADN .

“Tenemos grandes figuras con qué competir, y estoy convencido de que Soledad Alvear, José Miguel Insulza, Eduardo Frei, e incluso Sergio Bitar si el PPD lo proclama o José Antonio Gómez pueden competir con Sebastián Piñera”, agregó. Escalona reiteró que su postura surge de las propias declaraciones del ex Presidente, quien ha señalado pública y repetidamente que no está dispuesto a someterse a primarias.

“Lagos debe permitir con una actitud definitiva que las otras personas que están en disposición puedan crecer y se puedan desarrollar”, enfatizó el parlamentario, subrayando que la opción de proclamarlo no es analizable, ya que “los partidos no podemos nombrar una persona sin respetar nuestros propios mecanismos”, replicó.

“Él decidió no someterse los mecanismos institucionales de la Concertación, y una vez que decide eso lo que yo digo es que debe dejar que las otras figuras se desarrollen. Necesitamos que crezcan, que aumenten su caudal para poder, dentro de esas figuras, llegar a una primaria que nos permita tener la candidatura única y potente para enfrentar a Sebastián Piñera”, manifestó. El timonel del PS estima que en las elecciones municipales del próximo 26 de octubre el oficialismo obtendrá entre un 40 y un 45% de los votos, y eso hace que se pueda mirar con optimismo de cara a 2009, ya que quiere decir que el candidato único de la Concertación cuenta con un apoyo suficiente para pelearle la opción a Piñera.

“Todo indica, a pesar de todas las dificultades, que nosotros vamos a estar arriba del 40% como coalición, creo que vamos a estar en el 45, y cualquier alianza política en cualquier país del mundo con 45% compite en plenitud por un triunfo en una elección presidencial”, expresó.

Chile derrota a Argentina 1 a 0 (qué dice la prensa argentina?)

with 3 comments

Argentina no hizo pie ante la superioridad de Chile

En una de las peores producciones del ciclo de Basile, el seleccionado cayó 1 a 0 en Santiago; no tuvo respuestas colectivas ni individuales

La Nación.com, Argentina

SANTIAGO, Chile. Acostumbrada últimamente a sobrevivir a los tumbos, la Argentina sufrió en carne propia la crudeza de ser arrollada. Chile le dio una lección que sólo fue exigua en el marcador. En el aspecto físico, futbolístico y anímico, la demostración puso al equipo de Bielsa varios cuerpos por encima del de Basile. La Argentina cierra el año en las eliminatorias sin dar respuesta a viejos interrogantes. Por el contrario, agregó más dudas y cuestionamientos. El equipo no apareció, deambuló como un fantasma y tampoco encontró el atajo de la salvación individual.

El sentido colectivo de Chile puso en serios apuros al fracturado esquema argentino. Si la diferencia en el marcador no fue mayor se debió a que el equipo de Bielsa no pudo plasmar en los últimos 25 metros su sostenido dominio. En ritmo y control territorial, la Argentina se vio superada, quedó a expensas de un rival que salió a atacarlo sin complejos ni inhibiciones. Chile tenía gran determinación para presionar, anticipar y quedarse con los rebotes. En el reparto de papeles que hay en un encuentro, le dejó a la Argentina uno secundario: el de aguantar sin poder imponer condiciones.

Pese a la disposición de tres volantes centrales, la Argentina no tuvo control ni recuperación en la zona media.

Mascherano, volcado a la derecha, perdió presencia; Ledesma se veía sobrepasado por la dinámica de Matías Fernández, y Cambiasso no daba abasto para tapar huecos en la izquierda. Chile reunía las tres condiciones para llevar las riendas de un partido: mejor disposición táctica, individualidades que se integraban en un conjunto y una entrega fervorosa por todas las labores.

Fiel al ideario de Bielsa, Chile utilizó el ancho del campo con los tándem Medel-Carmona (por la derecha) y Droguett-Beausejour (por la izquierda). Chile empezó mejor y no se desestabilizó por la desgraciada acción en la que Burdisso y Mark González debieron ser reemplazados tras chocar las cabezas.

Todos los síntomas de mal funcionamiento que traía la Argentina se agravaron en la noche santiaguina. El despliegue local abrió un oceáno entre la línea media y la ofensiva. Si últimamente a Riquelme le costaba ser el nexo, sin él, el seleccionado estuvo más desperdigado, inconexo, y sin mayores respuestas desde lo anímico. Chile aceleró y expuso los desajustes de la Argentina, que dependió de algún quite providencial y dio la impresión de caminar siempre por la cornisa.

Abrumado en muchos pasajes por el trajinar de Chile, el seleccionado se quedó sin salida, sin elaboración de juego. No la consiguió con ninguno de los volantes, y tanto Messi como Agüero, excepto en una combinación que Chile llegó a bloquear, fueron quedando aislados en arranques individuales. Los intentos voluntariosos de Milito también estaban destinados al fracaso porque Chile era igual de empeñoso para defender y atacar.

La producción de Chile fue de primer nivel internacional. Y si no alcanzó una distinción más alta fue porque le faltó lo que tienen los grandes equipos: pegada, contundencia en el área, instinto para no perdonar a un rival que se fue desarmando de a poco. Pero no se cansó de construir juego y llegadas. Así se produjo el gol, en el sector en el que Heinze no hizo pie en casi toda la noche. Medel lo desbordó, llegó al fondo y tiro el centro atrás para que lo empalmara Orellana.

Entró Bergessio por Milito, pero por ahí no podía surgir la solución porque los inconvenientes de la Argentina eran estructurales. Chile siguió muy apegado a su libreto, marcando diferencias en casi todos los sectores. Menos en el arco argentino, donde fallas en la definición, algunas atajadas de Carrizo y un despeje de Cata Díaz sobre la línea lo privaron de una ventaja mayor.

Una jugada de Messi puso a la Argentina cerca del empate, premio que no merecía. Lo mejor que lo retrató fue el castigo de la derrota.

 

LA LECCION BIELSA

Diario OLE, Argentina

Chile, conceptualmente, bailó a la Selección y hasta le hizo precio. El equipo del Loco la borró de la cancha. Los argentinos jamás se rebelaron ante la adversidad.

Fue una clase. Magistral. Con altura. Con inteligencia. Con hambre. Conceptualmente fue un baile. Una lección. La lección de Bielsa.

Nunca lo dirá ni lo admitirá. Pero habrá sido, para Marcelo Bielsa, el partido más importante que dirigió después del Mundial 2002. Porque delante tuvo a la Selección, la suya. Y también a un técnico, Basile, que está en sus antípodas en cuanto a la metodología de trabajo aunque no así en la búsqueda ofensiva. Y ante semejante desafío, el Loco sacó el manual de estilo, el suyo, y le dio un golpe histórico a la Argentina. Eso sí, al cabo, le hizo precio de compatriota.

No hubo, en esta lección, nada raro. Chile fue Bielsa. Orden, presión, técnica, concentración… Chile usó con inteligencia todo el ancho de la cancha y abusó de las espaldas de Mascherano y Cambiasso. Así logró el desequilibrio que nubló a Ledesma y que desnudó a la última línea. Y el gol, un golazo, fue el mejor ejemplo de que Chile era un equipo y la Selección, un grupo de voluntades sin mucha voluntad. De arco a arco, con técnica, cabeza levantada, movilidad, paciencia, circulación, profundidad, desborde, centro atrás, efectividad. Los delanteros argentinos no tuvieron éxito en la presión, los mediocampistas la vieron pasar, Cambiasso quedó a mitad de camino y Heinze, para completar la escena de terror, se metió en el área como marcador central cuando en realidad era el lateral…

Lo peor de la Selección fue que jamás reaccionó. Con ninguno de los sistemas que intentó Basile. Extrañó, como admitió el Coco, a Riquelme. La Selección fue siete jugadores atrás y tres adelante. No hubo conector. Messi, el crack del Barcelona, el más apto para ponerse la ropa de conductor, apenas pudo conducirse a sí mismo. El, por lo visto, también extrañó a Román. De los tres delanteros, era Messi quien bajaba unos metros, pero estuvo ausente, sin convicción, sin peso en el uno contra uno. Sólo una vez inventó una buena jugada que salvó en la línea Medel. Agüero también perdió seguido, aunque en el segundo tiempo al menos se comprometió más que el resto. Milito, además de víctima del mal funcionamiento, fue intrascendente. Bergessio, el primer cambio real (el del Cata por Burdisso fue obligado), fue apenas un revulsivo.

La Selección corrió siempre desde atrás. Su búsqueda, la del empate, fue desordenada, a los ponchazos. No hubo, en los jugadores, un gesto de rebeldía ante la adversidad. Chile, además de todos los méritos acumulados, le agregó una altísima dosis de actitud positiva que nunca tuvo la Argentina. El 1-0 miente. La de Chile fue una goleada. De banco a banco.

 

CHILE 1, ARGENTINA 0

(La Nación.com, Argentina)

Chile le ganó 1-0 al seleccionado albiceleste por primera vez en la historia de las eliminatorias, y con 16 unidades, lo igualó en la tabla de posiciones

SANTIAGO DE CHILE.- El aliento que llegaba desde el banco argentino era lo único que podía aportar desde afuera el cuerpo técnico frente a un equipo argentino quebrado en sus líneas, sin identidad futbolística y que se vio desbordado por Chile. El seleccionado nacional sufrió su segunda derrota en las eliminatorias aquí en Santiago, frente al seleccionado de Marcelo Bielsa que le ganó sin discusión el duelo a Alfio Basile. La derrota, además, permitió al conjunto trasandino alcanzar, con 16 puntos, a la Argentina en la tabla de posiciones y disfrutar su primera victoria ante el equipo albiceleste en su historia, por eliminatorias.

El partido. La Argentina sufrió el primer tiempo. No encontró el balón y el tridente con vocación recuperadora compuesto por Mascherano, Ledesma y Cambiasso se vio superado por un aguerrido conjunto chileno. El primer aviso fue un centro de Beausejour que se le metía a Carrizo, que con mucho esfuerzo llegó a mandar el balón al córner, a los dos minutos de juego.

A los 22 minutos, Contreras cabeceó solo por arriba del travesaño. La Argentina no encontró ni la formani se las ingenió para siguiera crearle peligro al arquero Claudio Bravo. La selección dirigida por Marcelo Bielsa logró una marcada tendencia en la posesión del balón. Cristian Ledesma, que comenzó bien parado, no pudo aguantar en el medio. Basile desesperado comenzó a mover las piezas. Mandó a Ledesma por la derecha y a Mascherano como volante central. Pero la superioridad de Chile se mantuvo hasta el final del primer tiempo.

Se vio poco y nada del equipo argentino. Poco de Messi, que con un arranque a la media hora de la primera etapa se las ingenió para complicar a la defensa chilena; falló en la definición que debió ser para Milito que estaba solo a su costado. La oportunidad para el delantero de Genoa fue en vano: fue víctima de la pobre labor del equipo y se fue reemplazado en el entretiempo por Gonzalo Bergessio.

A los 35 minutos, una buena jugada por el sector izquierdo de la defensa argentina culminó con un centro atrás que Orellana recibió solo en el punto del penal; sin marca, definió cruzado ante la mirada de Carrizo. La Argentina no pateó al arco en los cuarenta y cinco minutos. Suazo lo tuvo sobre el final del primer tiempo tras un error en defensa nacional, pero remató desviado.

En la segunda parte, el ingreso de Bergessio por Milito le dio otro aire a los avances argentinos, que fueron pocos. El equipo de Basile fue un conjunto desarticulado. A los 12 minutos, Suazo tuvo el segundo en sus pies, pero apenas por unos centímetros el balón se fue desviado. Unos minutos después el Cata Díaz con la cabeza despejó en la línea un potente disparo que tenía destino de red. Chile complicó siempre. Iban 20 minutos y en la Argentina reinaba el descontrol.

Messi no logró aparecer y el mediocampo sufrió tanto como la defensa. Basile probó con el ingreso de Sand, en lugar de Cambiasso, en los minutos finales para tratar de llegar al empate. Pero poco pudo hacer. Suazo continuó perdiéndose claras situaciones y la Argentina penando en el campo de juego.

 

No hubo reacción, tampoco hubo equipo. Chile 1, Argentina 0

LA SELECCION ARGENTINA SUFRIO UNA DOLOROSA DERROTA EN SANTIAGO ANTE CHILE

Página/12

Pobrísima demostración futbolística del equipo de Basile, que no llegó nunca al arco rival y terminó superado por el conjunto chileno, que se puso en ventaja con un golazo de Orellana y pudo haber vencido por mayor diferencia.

La Selección Argentina la sacó barata: perdió contra Chile después de 35 años, y por primera vez en unas Eliminatorias, por una mínima diferencia, después de haber jugado el que fue, probablemente, el peor partido de este ciclo. Sin fútbol pero, especialmente, sin reacción, el equipo argentino fue claramente superado por el conjunto local, que mostró más dinámica y asociación en el juego, en especial después de que Orellana marcara el único tanto del encuentro a los 35 minutos. Hasta allí, el desarrollo había mostrado ribetes de paridad, pero la Argentina no tuvo empuje ni garra para superar la situación adversa, sus figuras no aparecieron y, entonces, la derrota fue inevitable.

Las respuestas que preparó Basile para reemplazar a Riquelme y a Tevez no dieron el resultado esperado. Lionel Messi, erigido en un hipotético conductor del equipo por su posición en la cancha y por el armado del conjunto, no ejerció ese liderazgo y aunque generó las dos únicas jugadas de riesgo que la Argentina produjo a lo largo de los 90 minutos, no asumió el protagonismo que se esperaba. Recién a diez minutos del final armó una jugada que fue, por lejos, la más peligrosa creada por el equipo nacional en todo el partido, que fue despejada sobre la línea. Muy poco para Messi, muy poco para un equipo de categoría.

Es que, sin Riquelme, la Selección había arrancado con un ritmo más vivaz y movedizo que el que suele imponerle al conjunto el armador habitual. Sin embargo, después del parate que sufrió el partido tras la lesión de Burdisso, pasado el cuarto de hora, esa dinámica desapareció. Chile empezó a controlar los circuitos y, especialmente, el manejo de la pelota, apoyado en una tarea superlativa de Matías Fernández. Ledesma dejó de cortar y quitar como en el arranque, Cambiasso no superó la intrascendencia y Mascherano estuvo desconocido.

Sin la pegada fina de Riquelme, la pelota nunca le llegó apropiada a Milito, y los encuentros entre Agüero y Messi escasearon a causa de la distancia entre ambos, salvo en algún momento esporádico, como por ejemplo a los 28, un pique eléctrico de Messi y una pared bien devuelta por Agüero que controló el arquero Bravo. Después poco más.

El golazo de Orellana, una maniobra que se inició por la izquierda, con cambio de frente, toques y precisión, y que Orellana definió dentro del área con un toque preciso, repartió responsabilidades en la defensa, pero desnudó la impotencia del equipo de Basile para reponerse del golpe. Chile, en cambio, se agrandó, encontró espacios en tres cuartos, jugó con la desorientación de Demichelis y la inoperancia de Heinze, y si no agrandó la cuenta fue por alguna tapada de Carrizo, un cabezazo en la raya de Daniel Díaz, y la repetida falta de puntería de Suazo.

La Argentina no controló en todo el partido la pelota, y extrañó demasiado a Riquelme. También a Tevez: la falta de fibra del equipo del medio para adelante fue notable. Ni Bergessio ni Sand, dos jugadores del medio local que entraron en el segundo tiempo, podían ser la solución, aunque el correntino probó con entusiasmo sobre el final.

Chile, que venía de jugar un pésimo partido en Ecuador, encontró frescura en los cambios obligados y se favoreció de la tibieza argentina. Más allá del rendimiento pobre, de la falta de solidez para jugar el balón, de las carencias individuales, esa tibieza terminó doliendo.

 

 

OTRA FLOJA ACTUACION DEL EQUIPO ARGENTINO, CUYO FUTURO ES PREOCUPANTE

 

El proyecto de Basile sigue sin aparecer en la cancha

Perdió claramente donde Paraguay y Brasil ganaron 3-0. Y en la tabla quedó a 7 puntos del líder.

Por: Hernán Castillo
Fuente: SANTIAGO. ENVIADO ESPECIAL, Clarin.com, Agentina

COCO. DIJO QUE LO SORPRENDIO EL RENDIMIENTO FISICO DE LOS CHILENOS Y ADMITIO QUE EL RESULTADO FUE JUSTO. LAS ELIMINATORIAS VUELVEN EN MARZO.

Esta Selección no responde ni en la cancha ni en el vestuario. Y entonces se ve lo que se vio aquí, en el estadio Nacional: un equipo sin identidad, que sale al vamos y vemos, que no muestra una jugada preparada, ni un defensor que pase por sorpresa al ataque, ni un volante que rompa la línea de los delanteros, ni una sorpresa en pelota detenida, ni una aparición al vacío, ni una alternativa para Juan Román Riquelme. Esta Selección no muestra nada. Es puro arresto individual. Porque no hay equipo, no hay grupo, no hay contagio. Y desde el banco se advierte desconcierto: ‘error en el cambio de Bergessio por Milito. ‘Era Milito el que debía salir cuando Agüero sólo mostraba voluntad? Demora inexplicable en hacer la tercera modificación que estaba cantada.

Argentina se comió, por momentos, un baile histórico contra Chile. La misma Chile que en esta misma cancha perdió 3 a 0 contra Paraguay y también contra Brasil. No es difícil imaginarse a un Marcelo Bielsa planificando desde hace meses el partido con Argentina. No hay señales de que en Ezeiza sucediera lo mismo. Y lo que pasó fue que, de a ratos, Argentina resultó poco menos que un papelón futbolístico. Porque los cientos de millones de euros que vale el plantel argentino en comparación con el modesto Chile, que no tiene ningún jugador que brille como en algún momento brillaron Iván Zamorano o Marcelo Salas, de nada sirvieron a la hora de la verdad: el equipo casi no le generó peligro a Chile. Por el contrario, Argentina sufrió sofocones, padeció lujos rivales y hasta se vio superada en las demostraciones de carácter, algo que años atrás era inimaginable porque los chilenos nunca se caracterizaron por su enjundia.

El grupo no responde porque no hay grupo, porque no tiene líderes y porque el cuerpo técnico, que le lleva tres generaciones o más a la mayoría de los jugadores, evidentemente no les sabe transmitir sus ideas a los futbolistas. No se advierte la voz de la experiencia, por el contrario, se nota la brecha etaria.

Fueron varios los jugadores que miraron varias veces al banco buscando indicaciones, buscando señales. No llegaron, o fueron equivocadas. El equipo nunca tuvo el dominio del partido y terminó cerrando el año de Eliminatorias mirando la tabla de posiciones con una mueca de desconfianza. ‘El Mundial de Sudáfrica queda tan cerca como se pensó en algún momento? Argentina está a 7 puntos de Paraguay.

Y si los talentosos sobran y las estrellas brillan en Europa, en algún lado están las fallas. Y evidentemente las fallas no son de los futbolistas, aunque anoche ninguno justificara un aprobado. Al contrario. El problema de raíz parece estar en la conducción y en la alarma roja que se enciende porque no se advierte que, así, haya crecimiento.

Esta vez no hubo talco ni cuestiones esotéricas irritantes del otro lado de la raya de local. Pero tampoco hubo un equipo confiable dentro de la cancha. El desconcierto gobernó a la Selección durante toda la noche y la multitud chilena vivió una fiesta sin precedentes: fue el primer triunfo de los trasandinos ante Argentina por Eliminatorias.

En el final, una apilada monumental de Lionel Messi podría haber empatado el partido. Esa jugada hizo que los chilenos lo aplaudieran al crack del Barcelona. Pero fue individualismo puro. El equipo no está.

Written by Eduardo Aquevedo

15 octubre, 2008 at 21:38

¿Se acabó el neoliberalismo? E. Sader

leave a comment »

Por Emir Sader *

El neoliberalismo se constituyó en un nuevo modelo hegemónico en la historia del capitalismo, sucediendo al regulador-keynesiano o de bienestar social, como se quiera llamarlo. Realizó su diagnóstico sobre el agotamiento del modelo anterior y se propuso reorganizar el sistema capitalista en su conjunto, conforme a sus principios liberales reciclados para un nuevo período histórico.

Fue un modelo absolutamente hegemónico, que logró extenderse de la forma más universal posible: de Europa Occidental a Estados Unidos; de América latina a China; de Europa Oriental a Africa, de Rusia al sudeste asiático. Tuvo crisis precoces –a lo largo de la década de 1990, en México, en el sudeste asiático, Rusia, Brasil, Argentina–, pero se mantuvo hegemónico, sin ningún otro proyecto alternativo que le disputase esa categoría. Suscitó grandes movilizaciones en su contra –como las iniciadas en Seattle, que desembocaron en los Foros Sociales Mundiales–, siguió tropezando, como en la Organización Mundial de Comercio, con el adelgazamiento del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, pero continuó siendo el único modelo globalizado. Después de algún tiempo, la propuesta híbrida de China permitió que surgiera la expresión Consenso de Pekín, en lugar del de Washington, pero girando siempre en torno de las adecuaciones de las políticas de libre comercio.

Las potencias centrales del capitalismo ya habían sido víctimas de la desregulación y del potencial de ataque del capital especulativo, entre ellas Gran Bretaña en los ’80, objetivo del megaespeculador George Soros. Pero todo ataque especulativo tenía a Estados Unidos como beneficiario; toda fuga de capitales encontraba a la Bolsa de Nueva York como refugio. Se sabía que ese carnaval especulativo sólo encontraría límite cuando el principal beneficiario de la misma se convirtiera también en víctima. Ese momento llegó.

Las medidas emergentes, como siempre, hieren la doctrina neoliberal, con intervenciones directas y masivas del Estado –como ya había sucedido desde la primera crisis neoliberal de México, en 1994–. Pero, ¿significaban el fin del neoliberalismo? ¿Es posible retomar los procesos regulatorios globales –un nuevo Bretton Woods– que frenen estructuralmente la libre circulación de capitales y la reviertan por procesos de desregulación económica, esencia misma del neoliberalismo?

Nada indica que eso sea posible. No existe una lógica racional del sistema capitalista que haga que sus agentes –de grandes corporaciones de estados dominantes– integren una lógica superior del sistema. Esa es una de sus contradicciones estructurales, entre dominación global y apropiación privada.

La actual se trata de una gran crisis capitalista –se dice que la mayor desde la de 1929–, que puede abrir camino para la construcción de un modelo alternativo. Sin embargo, por el momento no se vislumbra en el horizonte ningún modelo que pueda tener ese papel, ni siquiera de manera embrionaria; a lo sumo existen versiones híbridas, como las políticas económicas de China y Brasil. La propia proliferación de gobiernos conservadores, nada innovadores en sus políticas, ubicados en el centro del capitalismo, indica que nada de nuevo puede provenir de ellos en sustitución del modelo agotado.

Todo indica que entre la crisis del modelo precozmente envejecido y las dificultades para el surgimiento de uno nuevo, mediará un período más o menos prolongado de inestabilidades, de sucesivas crisis, de turbulencias. Porque lo que se agota no es únicamente un modelo hegemónico, sino también la hegemonía política de Estados Unidos –los dos pilares de sustentación del presente período político, que sustituyeron al modelo regulador y a la bipolaridad mundial. Y tampoco en este terreno surge en el horizonte una potencia –o un conjunto de ellas– en condiciones de ejercer una nueva hegemonía.

El neoliberalismo no termina, pero se agota, dando paso a un período de disputa por alternativas en las que –por el momento– sólo se ve aparecer propuestas superadoras en América latina. Gana así la región un protagonismo –junto con China– en la proyección del mundo futuro para toda la primera mitad de este siglo, en la disputa entre lo viejo –que se resiste a morir y produce crisis con consecuencias por todos lados–, y lo nuevo, que comienza a anunciar el posneoliberalismo, un mundo solidario, desmercantilizado, humanista, del que el Foro Social Mundial de Belem –del 27 de enero al 1º de febrero– será una muestra pluralista y vigorosa de alternativas al neoliberalismo.

* Sociólogo brasileño. De La Jornada, de México. Especial para PáginaI12.

El Mir en la Historiografía, en Homenaje a Martín Hernández…

with 5 comments

Historiador


Un desafortunado trance me impide estar con Uds. esta tarde en el panel “El MIR en la historiografía. En memoria de Martín Hernández”, que se realiza en nuestro museo. Es por esto que habiendo sido parte de su convocatoria y queriendo estar de algún modo presente, les hago llegar mi saludo y unas cuantas ideas que pensaba expresar en esta ocasión.

Aunque no milité en el MIR, siempre tuve un gran respeto y no poca admiración por los miristas, especialmente por figuras como Miguel Enríquez, Bautista Von Schouwen, Luciano Cruz, Lumi Videla y Martín Hernández, entre tantos otros. Si bien no fui mirista, en más de una ocasión actué junto a los miristas y compartí empresas comunes, triunfos, esperanzas, dolores, derrotas y frustraciones. Soy parte de aquella generación que fue testigo y protagonista de los procesos que encarnaron Miguel Enríquez y varios miles de jóvenes revolucionarios chilenos de fines de los años 60 y los 70. Como militante de la izquierda revolucionaria de esa época, pero también como historiador y ciudadano de los tiempos actuales, tengo un juicio sobre la historia del MIR que me gustaría expresar muy brevemente en esta ocasión.

Al reflexionar sobre la trayectoria histórica del MIR chileno me surgen tres grandes interrogantes en las que puede sintetizarse su balance histórico.

En primer lugar, ¿qué representaron históricamente Miguel Enríquez, Bautista Von Schowen, Martín Hernández y la generación rebelde de los años 60 y 70 del siglo XX? Luego, parece pertinente interrogarse acerca de los aciertos y errores de esos dirigentes y militantes, y finalmente, es necesario plantearse cuáles son los elementos rescatables de esas experiencias en la perspectiva de las luchas libertarias del presente y del futuro.

Aunque cada uno de estos problemas puede ser materia de largos debates, en parte ya realizados, en parte pendientes, aprovecho la oportunidad que se me ha ofrecido para hacer algunos planteamientos a título exploratorio, para “galopar sobre estos temas”, como solía decir Miguel Enríquez.

La primera interrogante es tal vez la más fácil de responder. Con la perspectiva que da el tiempo transcurrido y la culminación de ciertos procesos históricos, no cabe duda que la generación revolucionaria de los 60 y los 70, aquella nucleada en torno al MIR y otras organizaciones de izquierda revolucionaria, representó la tentativa más decantada en la historia de Chile por “tomar el cielo por asalto”, esto es, conquistar el poder para un proyecto revolucionario socialista centrado en la obtención de la justicia y la igualdad social. Aquella generación tuvo el privilegio de actuar en un momento clave de la historia, cuando una inusual confluencia de factores de larga y de corta duración puso a la orden del día en el seno del ya secular movimiento popular chileno la cuestión del acceso al poder. El surgimiento de esa generación revolucionaria fue posible por numerosos factores derivados de la permanente crisis de la sociedad chilena a partir del agotamiento del modelo de sustitución de importaciones y del fracaso de variadas experiencias políticas –desde los gobiernos radicales hasta la “Revolución en Libertad”, pasando por el populismo ibañista de la “Revolución de la escoba” y la “Revolución de los gerentes” del derechista Jorge Alessandri-, que generaron una actitud de disponibilidad política para cambios sociales más profundos en amplios sectores del mundo popular y en algunas franjas de las capas medias.

A ello se sumó el profundo impacto de la Revolución Cubana, la disidencia china respecto del Vaticano ideológico representado por Moscú en el seno del movimiento comunista internacional y las revoluciones anticoloniales que se multiplicaron desde fines de la 2ª Guerra Mundial y muy particularmente durante los años 60. Todos estos hechos pusieron la revolución “a la orden del día” en el escenario internacional. Pero se trataba de una revolución que ya no sería la simple expansión geopolítica del llamado “campo socialista” al amparo de la potencia militar soviética como había ocurrido en la mayoría de los países de la Europa Oriental durante la segunda mitad de los años 40, sino de una auténtica revolución desde las bases populares, de acuerdo a los cánones clásicos del marxismo que la generación revolucionaria chilena y latinoamericana de los 60 y de los 70 intentó retomar. Esto significaba una ruptura de grandes proporciones con las concepciones y las prácticas parlamentarias y legalistas de la izquierda que, en el caso de nuestro país, se venían desarrollando –no sin altibajos- desde mediados de los años 30.

Sintetizando, podríamos decir que la empresa encarnada en el MIR consistió en intentar en base a la audacia, el coraje, el empuje, la decisión, la inteligencia y el sacrificio la toma del “Palacio de Invierno”, de acuerdo con los postulados del leninismo y los aportes de la experiencia cubana y del guevarismo. La creación de un partido de revolucionarios profesionales de sesgo leninista se entrelazó con la concepción de la organización político-militar tomada de las experiencias guerrilleras cubana y latinoamericana.

El principal acierto del MIR fue captar el estado de “disponibilidad revolucionaria” de una vasta franja de trabajadores, intelectuales y estudiantes y, más agudamente, percibir que la elección de Salvador Allende como Presidente de la República abría una situación pre-revolucionaria en Chile. Los mayores éxitos políticos del MIR se dieron precisamente en aquellos años, cuando con audacia y flexibilidad táctica se empezó a convertir en un partido con influencia de masas, un actor importante de la vida política nacional. Tal vez una de las principales carencias del MIR fue la falta de tiempo. En la frenética carrera contra el tiempo esa organización y el conjunto de la izquierda revolucionaria no alcanzaron a ganar la influencia y la madurez requerida para revertir la situación que se transformaba aceleradamente de crisis pre-revolucionaria en contrarrevolución desembozada.

El contexto político e ideológico de aquellos años hacía muy difícil la necesaria renovación ideológica de la izquierda chilena. En el mundo bipolar de la guerra fría, de las definiciones a favor de uno u otro campo, en un contexto en que la lucha política se planteaba de acuerdo a la lógica de la guerra, el espacio para las revisiones críticas e introspectivas era objetivamente muy pequeño, prácticamente insignificante. Luego, bajo la dictadura ese camino era aún más difícil. Ciertas concepciones y tendencias, a veces combatidas, pero jamás superadas totalmente, como el foquismo y el militarismo en las organizaciones revolucionarias, unidos a ciertos errores de apreciación –como la subvaloración del poderío del enemigo y la sobrevaloración de la fuerza propia- se saldaron en el exterminio físico y en la derrota política y militar del proyecto revolucionario del MIR.

El proyecto mirista fue, en realidad, derrotado en tres oportunidades: la primera vez entre 1973 y 1976, cuando la feroz represión de la dictadura liquidó a una parte muy significativa de su dirección histórica y desarticuló muchas estructuras de la organización. Una nueva hecatombe se consumó entre fines de los 70 y comienzos de los años 80, saldándose en cuantiosas pérdidas humanas, políticas y materiales ciertas acciones como la “operación retorno” y la tentativa de implantación guerrillera de Neltume. Y una tercera derrota, esta vez eminentemente política, tuvo lugar durante la segunda mitad de los años 80, cuando se impuso la “transición pactada” que dejó al MIR y a otras fuerzas revolucionarias sin alternativa viable, y en definitiva, sin base social.

¿La derrota de un proyecto significa la invalidación de su causa? No necesariamente. Pienso que lo más esencial de los ideales de la generación revolucionaria que creció y se desarrolló en los años 60 y 70 sigue estando vigente puesto que los grandes objetivos de justicia e igualdad social no han sido cumplidos en nuestro país.

Pero, y esta es nuestra tercera interrogante: ¿qué es lo rescatable de esos proyectos fuera de la propia experiencia?

Sin duda estamos en una época distinta. Ya no vivimos –como pensábamos entonces- en “la época del imperialismo y de la revolución proletaria”. Ciertamente estamos aún en la época del imperialismo (ahora más globalizado), pero sólo una imperdonable ceguera política podría llevarnos a creer que la revolución proletaria está a la orden del día en algún punto del planeta. Cuando las grandes transformaciones económicas, sociales, tecnológicas, culturales e ideológicas de las últimas décadas del capitalismo globalizado han diluido la identidad e incluso una buena parte de la base social de la clase obrera, cuando la emergencia de nuevos actores sociales populares configura un panorama más complejo y matizado, sólo una irreflexiva obstinación nostálgica podría llevarnos a la repetición de los moldes revolucionarios clásicos. Pocos son, en realidad, los conceptos e instrumentos políticos de aquella época que han salido indemnes en el tiempo transcurrido desde entonces.

Los proyectos marxistas de socialismo basados en dos supuestos, un soporte material representado por la gran industria, y un soporte social, la clase obrera, han sido seriamente cuestionados por la experiencia histórica y por la evolución del capitalismo. Hasta ahora las bases materiales de la gran industria no han constituido más que los puntales de la reproducción ampliada del capitalismo y en algunos países produjeron formas estatales totalitarias. Una nueva utopía revolucionaria, so pena de volver a repetir experiencias de nefastas consecuencias, debería comenzar por cuestionar este supuesto proponiendo enseguida una nueva forma de producir que aún no es posible prever.

Igualmente, hay que constatar que a pesar de las previsiones y deseos, la clase obrera no ha sido, en cuanto tal, en ningún país del mundo, la fuerza social decisiva para la liberación de la humanidad. Si bien su carácter de clase explotada bajo el capitalismo es una evidencia histórica incontestable, su esencia revolucionaria universal no fue, en realidad, jamás fundamentada ni confirmada por la experiencia histórica. Aunque buena parte de las revoluciones del siglo XX se hicieron en su nombre y con su apoyo, en ninguna parte esta clase, en tanto tal, ejerció la dirección real de esos procesos que terminaron por constituir nuevos sistemas de dominación y de explotación. Esta constatación no invalida el hecho de que un proyecto revolucionario anti-capitalista sólo puede tener como base social a los trabajadores y demás sectores explotados u oprimidos por el capitalismo, pero nos obliga a replantearnos el tema de los sujetos sociales portadores del cambio. De seguro, el sujeto social revolucionario de los nuevos combates por la liberación será un sujeto social más cercano de aquella visionaria percepción mirista sobre “los pobres de la ciudad y del campo”, un sujeto plural, multiforme, de contornos flexibles, que se construye en torno a ciertos momentos y tareas históricas. No se tratará ya de encontrar a “la” clase mesiánica portadora de la liberación de la humanidad, sino de articular en un proyecto revolucionario global las aspiraciones de los trabajadores y demás sectores explotados con las de otros segmentos sociales y culturales que cuestionan el capitalismo.

En esta perspectiva, el socialismo del futuro no puede ser concebido simplemente como un proyecto que presentado como “socialismo” no sea más que una forma específica de capitalismo o socialismo de Estado. Para la construcción de una utopía de nuevo tipo se hace necesaria una profunda reformulación de las bases teóricas, ideológicas, políticas y culturales que inspiraron los programas y prácticas de los movimientos políticos y sociales de transformación social en Chile.

¿Qué podemos rescatar entonces de la experiencia de la generación revolucionaria de los 60 y los 70? En un mundo donde ha hecho crisis la teoría clásica de la revolución y en el que el impulso vital de la revolución rusa se extinguió en medio del desastroso final de los “socialismos reales”, es sin duda muy poco lo que se puede recuperar de las referencias teóricas, de los instrumentos y de las estrategias políticas de antaño, pero es mucho lo que se debe recoger en cuanto a decisión de cambiar el mundo y lo que hay que rescatar en el plano de la moral y de la consecuencia con los principios y convicciones de emancipación. Cuando las clases dirigentes a través de sus políticos e intelectuales solo ofrecen a la humanidad la perspectiva de una eterna reproducción del capitalismo, una suerte de congelamiento o “fin de la historia” sin proyectos colectivos ni utopías de cambio social, cuando en países como el nuestro la clase política nos muestra día a día que para ella pensar, decir y hacer son tres cosas distintas, el legado moral de nuestra generación revolucionaria sigue teniendo un valor que en la perspectiva de las luchas y utopías libertarias del futuro no será puramente testimonial. El desafío histórico para las nuevas generaciones consistirá en recoger esas experiencias políticas y esa herencia moral para procesarlas a través del prisma de nuevos instrumentos teóricos que deberá construir por sí misma, recuperando de los aportes anteriores lo que sirva, sin reflejos nostálgicos que conduzcan a la repetición de los costosos errores del pasado, pero sin claudicación frente a las presiones del sistema de dominación.

Estoy seguro de que, más temprano que tarde, estos nuevos hombres y mujeres evaluarán la experiencia y el legado de quienes los precedieron y construirán, con el mismo entusiasmo y consecuencia, pero con más clarividencia y mayor efectividad las “grandes alamedas” libertarias del porvenir.

Santiago, 2 de septiembre de 2008.
Museo Benjamín Vicuña Mackenna

Rebelión.org

P. Krugman, nobel de economia 2008: crítico del fundamentalismo de mercado

leave a comment »

PREMIO NOBEL DE ECONOMIA A UN DURO CRITICO DE LA POLITICA ESTADOUNIDENSE, PAUL KRUGMAN

El galardón parece una autocrítica de la Academia por haber premiado repetidamente a neoliberales. Krugman es un fuerte cuestionador de la política estadounidense y lo fue de la convertibilidad argentina en los ’90.

Página/12

El economista estadounidense Paul Krugman ganó ayer el Premio Nobel de Economía por su investigación sobre intercambios comerciales y la ubicación espacial de la actividad económica. La Real Academia de Ciencias de Suecia destacó la teoría del profesor de la Universidad de Princeton y columnista del diario norteamericano The New York Times, en la que integra los efectos del comercio y la globalización y los factores que determinan los procesos de urbanización a escala planetaria. Pero más allá del trabajo académico que motivó la entrega del Nobel, Krugman se caracterizó en los últimos años por ser uno de los economistas más críticos de la política neoliberal del gobierno de los Estados Unidos y en particular el salvataje financiero propuesto por el secretario del Tesoro, Henry Paulson.

“Para ser absolutamente honesto, pensé que este día podía llegar en algún momento, pero estaba absolutamente convencido de que no iba a ser hoy”, reconoció Krugman al enterarse ayer de la noticia. El economista ganó buena parte de su reputación en el ámbito de la economía por su contribución a la teoría de comercio estratégico, bajo la premisa de que los países pueden sacar ventaja a otras naciones a través de subsidios de industrias estratégicas. Además, la teoría de Krugman demuestra que la globalización favorece un modelo por el que la gente se ve atraída hacia los centros urbanos. Sin embargo, la popularidad del economista creció en mayor medida a partir de sus columnas de opinión en uno de los diarios más importantes del mundo, desde donde lanzó fuertes cuestionamientos a la administración de George W. Bush.

“El Sr. Bush ha degradado nuestro gobierno”, escribió en la columna del 18 de mayo de 2007. Allí agregó que el presidente de los EE.UU. llevó al país “a un estratégico desastre y miseria moral”. El profesor de Princeton también rechazó la política económica propuesta por el secretario del Tesoro, Henry Paulson, para sortear la actual crisis financiera internacional. “Lo que Paulson solicita para sí mismo –y para su sucesor– es un poder extraordinario para emplear el dinero de los contribuyentes en un plan que, en mi opinión, no tiene ni pies ni cabeza”, llegó a decir Krugman desde su columna en The New York Times, previo a la discusión parlamentaria del salvataje.

De hecho, en un artículo publicado ayer, Krugman aseguró que la filosofía de la administración Bush consiste en el “bien privado y mal público”, y culpó a Paulson de actuar con lentitud ante la crisis. En cambio, rescató el plan impulsado por el gobierno británico. “Para suerte de la economía del mundo, las acciones de Gordon Brown y su gabinete sí tienen sentido. Y ellos nos podrían estar mostrando el camino en esta crisis”. Según el economista, la solución “natural” a la crisis financiera norteamericana sería mediante “la provisión por parte de los gobiernos de más capital a las instituciones financieras a cambio de una participación como propietarios”.

Krugman, de 55 años, nació en Long Island y se licenció en Economía en la Universidad de Yale, en 1974. Tres años más tarde se doctoró en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) e integró el Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca entre 1982 y 1983, durante la presidencia de Ronald Reagan. Escribió varios libros y desde 1999 es columnista regular del The New York Times. En 1992, Krugman recibió la medalla John Bates Clark, otorgada cada dos años al economista de menos de 40 años que haya “contribuido significativamente al conocimiento económico”. Ese Premio, que también obtuvo otro premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz, es considerado como la antesala de un futuro Nobel.

En 1994, visitó la Argentina para participar de una convención sobre finanzas. Entre distintos viajes que realizó al país, aquel se destacó por sus advertencias sobre la rigidez del sistema de convertibilidad y la escasa capacidad de ahorro interno, lo que podría llevar a una recesión. Entonces, Krugman aseguró que no debía prolongarse el uno a uno por más de cuatro años. En mayo de 2004, coincidió en Nueva York en una conferencia con el ex presidente Néstor Kirchner, donde ambos señalaron al FMI como uno de los responsables de la crisis de 2001. Ese mismo año publicó un artículo titulado “Estados Unidos queda cerca de la Argentina”, donde trazó un probable paralelismo entre lo que pasó en nuestro país a fines del 2001 y lo que puede suceder en EE.UU. a causa del fuerte déficit fiscal.

Krugman recibirá por parte del rey de Suecia una medalla de oro, un diploma y un cheque de 10 millones de coronas suecas (1,03 millón de euros), en una ceremonia que se celebrará el 10 de diciembre en Estocolmo. Al ser consultado sobre si el Premio Nobel podría cambiar la forma en que son percibidas sus opiniones en materia económica, Krugman aclaró que imagina una situación parecida a la de “Joe Stiglitz”, a quien considera su amigo. “La gente dice: ‘Seguro, es un gran Premio Nobel y es muy inteligente, pero en este caso no sabe de qué está hablando’.”

Paul Krugman, el Nobel de economía más mediático
soitu, Rebelión.org

El “análisis de los patrones de comercio y de la localización de la actividad económica” le han valido el premio Nobel al economista estadounidense Paul Krugman. Sin embargo, aunque sea el Krugman más académico el que se ha granjeado el galardón más prestigioso del mundo, resulta casi imposible resistirse a resaltar en un día como hoy la faceta más divulgadora de este economista y periodista, que durante años también ha sido el irreverente azote de la política económica de la administración George W. Bush.

“Lo primero que hay que decir sobre Krugman es que existen dos ‘krugmans’”, explica Mauricio Cárdenas Santamaría, ex ministro de Desarrollo de Colombia y que hoy dirige desde Wahington la Brookings Institution, uno de los principales laboratorios de ideas e investigación de políticas públicas de Estados Unidos.

“El Krugman más popular es una persona que se ha hecho notoria por sus columnas en la prensa y por tener una enorme habilidad para plantear y hacer comprensibles sus puntos de vista”, señala Cárdenas. No en vano, Krugman, que también es profesor en la Universidad de Princeton, ha escrito, entre otros, para medios como Fortune, Slate, Foreign Policy, The Economist o Harper’s.

Haciendo gala de esta facilidad para comunicar y de su habilidad para comprender (por ejemplo) cómo funciona internet, tan sólo una media hora después de que la Real Academia de las Ciencias sueca hiciera público su nombre como ganador del Premio Nobel, él mismo ha posteado la noticia en ‘La conciencia de un liberal’, su blog en The New York Times, donde comentaba escuetamente que algo “divertido” le había sucedido esta mañana.

El Nobel a Krugman, ¿una señal?

Así, el Krugman bloguero, uno de los economistas fetiche de la izquierda norteamericana, se ha convertido en todo un lugar de referencia para los sectores más progresistas de la opinión pública estadounidense. Desde esa tribuna, ha lanzado sus influyentes soflamas contra el neoliberalismo y la política económica de Bush y el secretario del Tesoro norteamericano, Henry Paulson.

Aunque Krugman estaba en muchas de las quinielas para llevarse el Nobel de economía, resulta paradójico que el galardón haya llegado justo en un momento como el actual, cuando la crisis de los mercados financieros parece evidenciarse como el resultado de decisiones económicas que él ha criticado con dureza.

De hecho, el anuncio del Nobel coincide con la publicación de un artículo muy crítico con el plan de rescate financiero ideado por el presidente americano y por Paulson. Publicado originalmente en The New York Times (aquí una versión en español en el diario El País), en ‘El momento de la verdad’, Krugman arremete contra “la falta crítica de claridad intelectual” del proyecto americano y alaba la “lucidez de pensamiento” del presidente británico, Gordon Brown, que ha optado por inyectar directamente capital en las empresas financieras.

“A partir de ahora todo el mundo va a estar aún más interesado por oír las opiniones de Krugman, aunque no creo que vayan a cambiar las políticas para intentar solucionar la crisis que ya se han proyectado”, afirma Cárdenas. Emilio Ontiveros presidente de Analistas Financieros Internacionales, opina que la Academia sueca ha sido “muy valiente” al premiar a una persona tan crítica con Bush, aunque no cree que en la decisión haya ningún guiño a sus opiniones sobre la actual crisis.

En cualquier caso, parece claro que no es al Krugman columnista al que se ha premiado. Su lado más didáctico no está en absoluto reñido con la seriedad y calidad de sus planteamientos teóricos. “Para cualquier persona que estudie economía internacional, su obra es un lugar obligado de estudio”, señala Cárdenas. Lo mismo opina Emilio Ontiveros: “Es un excelente economista, cuyas aportaciones en materia de comercio internacional y de localización de la actividad económica son fundamentales y muy valiosas”.

Las teorías de Krugman permitieron superar las del británico David Ricardo que, desde principios del siglo XIX, explicaban el comercio internacional y que se habían mostrado insuficientes a lo largo del siglo XX. El trabajo de Krugman permitió esclarecer por qué son los países con dotaciones y riquezas similares los que dominan el comercio mundial.

La teoría de la globalización de Krugman gana el Nobel de Economía

El Instituto Karolinska, en Estocolmo, ha concedido el Premio Nobel de Economía a Paul Krugman, de la Universidad de Princeton, en New Jersey, Estados Unidos.

Krurgman, nacido en 1953, ha sido reconocido con el máximo galardón de ciencias por su contribución al análisis y de los patrones de comercio y la localización en la actividad económica. Este profesor de la Universidad de Stanford es, además, colaborador de The New York Times, desde 2001, y desde su columna ha criticado en numerosas ocasiones algunas decisiones de George W. Bush. Se trata de uno de los economistas más prestigiosos e influyentes del mundo y ya ganó en 1991 la medalla John Bates Clack, concedida cada dos años por la American Economical Associacion.

El Premio de la Academia sueca está dotado con diez millones de coronas suecas -un millón de euros- y se entregará el 10 de diciembre, aniversario de la muerte de Alfred Nobel, inventor de la dinamita y promotor de los premios a los que da su nombre.

Teoría de Krugman

Los patrones de comercio y localización ha sido siempre cuestiones clave en el debate económico. ¿Cuáles son los efectos del comercio libre y la globalización? ¿Qué fuerzas están influyendo en el crecimiento exponencial de las áreas urbanas en todo el planeta? El profesor estadounidense ha formulado una nueva teoría para responder a estas preguntas, para lo que ha cruzado datos procedentes de la investigación del comercio internacional con la geografía económica.

La aproximación de Krugman está basada en la premisa de que muchos productos y sercvios se pueden producir más baratos en grandes series, algo propio de las economías de escala, mientras que los consumidores tienen a demandar una creciente variedad de bienes y servicios. Como resultado, la producción a pequeña escala de las economías locales está siendo progresivamente sustituida por la producción a gran escala de la economía mundial, dominada por las empresas que fabrican productos similares y que compiten entre sí.

Las teorías clásicas sobre patrones comerciales sostienen que los países son diferentes entre sí, lo que explica por qué algunas naciones exportan productos agrícolas mientras otros exportan bienes industriales o siderúrgicos, por ejemplo.

Pero la revisión de Krugman da una explicación a por qué el comercio internacional está dominado por países caracterizados no sólo por tener condiciones económicas similares, como defienden los clásicos, sino también por comerciar con productos similares -un ejemplo sería Suecia, país que a la vez importa y exporta coches-. Según el profesor, este tipo de comercio facilita la especialización de la producción a gran escala, que a su vez repercute en una disminución de los precios y hacer crecer una gran diversidad de artículos de consumo.

Las economías de escala, combinadas con los bajos precios de transporte también ayudan a explicar por qué la gente tiende a concentrarse en las ciudades realizando tareas económicas y en localizaciones geográficas similares.

Los bajos precios del transporte pueden provocar y autorreforzar estos procesos a través del cual el crecimiento de la población metropolitana contribuyen al aumento de esta producción a gran escala, que a su vez causa un incremento de los sueldos reales y una mayor diversidad de oferta de bienes y mercancías: así se estimula la migración a las ciudades.

Las teorías de Krugman han demostrado que la consecuencia será el crecimiento de regiones urbanas cada vez mayores divididas en dos áreas, al estilo de Silicon Valley, en California: una zona dominada por la alta tecnología, rodeada por una periferia en expansión mucho menos desarrollada.

En 2007, la teoría de los mecanismos
El año pasado, los galardonados fueron los estadounidenses Leonid Hurwicz, de la Universidad de Minnesota; Eric S. Maskin, del Instituto de Estudios Avanzados de Princeton y Roger B. Myerson, de la Universidad de Chicago, por su contribución conjunta a establecer los fundamentos de la teoría para el diseño de mecanismos, la cual explica por qué algunos modelos económicos son más eficientes que otros.”

El galardón sueco otorgado a este área científica se creó en 1968 por el Banco Central de Suecia. Los primeros premiados fueron Ragnar Frisch, de la Universidad de Oslo, en Noruega, y Jan Tinbergen, de la Escuela de Economía de la Universidad de Rotterdam, en Alemania, también por su aportación conjunta al desarrollo y aplicación de modelos dinámicos para el análisis de los procesos económicos.

http://www.expansion.com/

Chile: muere Nelson Gutierrez, destacado fundador y dirigente del Mir chileno.

with 2 comments

Nelson Gutiérrez fue un amigo personal muy apreciado, de gran calidad humana, de una vasta cultura y de una notable inteligencia política. Sólo hace pocas semanas bebimos juntos un café en el Tavelli, en Santiago, y conversamos sobre proyectos comunes. Lo conocí en la Universidad de Concepción en los años 60, como estudiantes de sociología y como dirigentes universitarios en ese periodo de lucha por la reforma universitaria. A fines de los años 60 (1969-1971) fue Presidente de la federación de estudiantes de la Universidad de concepción, FEC, donde cumplió un rol especialmente destacado en la organización de las movilizaciones estudiantiles de la época,  en el diseño de las plataformas que ayudaron a dar coherencia al movimiento universitario y en el debate político regional y nacional (especialmente durante la visita de S. Allende y Fidel Castro a la Universidad de Concepción, en 1971).

Como fundador e importante dirigente del Mir, desde fines de los 60 (en que se incorpora a la Comisión Política), demostró una perspicacia política excepcional, que lo situó después del golpe del 73 en posiciones divergentes con otro sector dirigente del Mir respecto al desarrollo de la situación política nacional, situación que a la postre le dio ampliamente razón. En plena crisis del Mir, especialmente después de la muerte de Miguel Enriquez (Octubre de 1974) y varios otros dirigentes, y el arresto de muchos otros, la situación de Nelson se hace más difícil y el cerco de los servicios de la dictadura se hace más estrecho. En 1975, después de un enfrentamiento armado logra dificilmente escapar a la persecusión de las fuerzas especiales de la dictadura en el sector de Malloco, se asila en la Nunciatura Apostólica del Vaticano y parte al exilio tiempo despues, para instalarse por varios años en Cuba. Desde allí continúa jugando importantes funciones de dirección, en medio de un fuerte debate político interno.

Después de los 90, de regreso del exilio, colaboramos constantemente, con un vínculo especial con la Asociación Latinoamericana de Sociología (ALAS). En 1997, en el Congreso de ALAS en Sao Paulo, su intervención, como sociólogo prestigioso y respetado, fue decisiva para lograr la sede del Congreso de ALAS de 1999 para Chile y la Universidad de Concepción. Posteriormente colaboramos, en una relación discreta pero constante, en el apoyo al emergente movimiento estudiantil de la época, que posteriormente desemboca en las masivas protestas estudiantiles de los años 2006 y 2008 contra las políticas de mercado imperantes.

Con la partida de Nelson Gutiérrez las ciencias sociales pierden obviamente a uno de lo suyos, pero más específicamente pierden a un pilar del proceso de reconstrucción de las ciencias sociales del periodo post dictatorial en chile y a un destacadísimo intelectual y sociólogo reconocido en toda América latina. También perdemos a un gran amigo, cuya sensibilidad, modestia y calidad humana contrastaban siempre con la pedantería y vanidad dominantes. Por todo ello, al mismo tiempo que lamentamos profundamente su partida, sentimos y valoramos con más fuerza ahora el privilegio de haberlo conocido, de haber compartido tantas experiencias y luchas comunes, de haber establecido un vinculo de amistad que perduró hasta el final, y de haber conocido a un ser humano consecuente, coherente y excepcional.

Eduardo Aquevedo S.


HOMENAJES A NELSON GUTIERREZ

Santiago de Chile, 12 oct (PL) Dirigentes políticos y sociales, junto a familiares y amigos, rindieron homenaje hoy a Nelson Gutiérrez, uno de los fundadores del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), fallecido a los 64 años de edad.

El acto, al que acudieron cientos de chilenos de distintas generaciones, tuvo lugar en el cementerio de Concepción, 500 kilómetros al sur de Santiago, donde varios de sus compañeros de lucha recordaron su ejemplo como dirigente político y como combatiente.

Entre los oradores, Gastón Muñoz, Carlos Condesa, Ricardo Frodden y Graciela Cruz coincidieron en señalar las tempranas motivaciones sociales de Gutiérrez y su lucha junto a las causas populares del país. Asimismo, se leyó un mensaje de Andrés Pascal Allende, quien no pudo asistir al homenaje.

También, la consejera académica de la embajada de Cuba, Olga Fernández, leyó un mensaje de pesar del Departamento de Relaciones Internacionales del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, destacando la trayectoria revolucionaria de “un gran amigo de Cuba durante todos estos años”.

Gutiérrez formó parte durante varios años de la comisión política del MIR y, tras la muerte en combate de su líder Miguel Enríquez, en 1975, continuó junto a otros dirigentes la lucha contra el régimen militar.

El ex sociólogo, dirigente universitario, polemista, articulista y combatiente contra la dictadura de Augusto Pinochet, quien vivió parte de su exilio en Suecia y Cuba, murió la víspera de un cáncer hepático.

_______________________________________

MUERE NELSON GUTIERREZ

Concepción, Chile. En Concepción, la misma ciudad que sirvió en 1965 de cuna al Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) falleció ayer a las 13:30 horas uno de sus fundadores, el sociólogo Nelson Gutiérrez Yáñez, producto de un colapso hepático. Gutiérrez, que hace años sufría de diabetes, fue presidente de la Federación de Estudiantes de Concepción (FEC) en 1971 y pasó a la clandestinidad tras el golpe militar. Integró la comisión política de su partido hasta noviembre de 1975, cuando la DINA logró ubicar y atacar a parte de la dirección del MIR en una parcela en Malloco, donde estaba junto al secretario general del MIR, Andrés Pascal Allende, y al dirigente Dagoberto Pérez, que murió en el enfrentamiento.

Gutiérrez fue herido pero, junto a su esposa, María Elena Bachmman, encontró asilo en la Nunciatura Apostólica, donde estuvo 10 meses hasta que salió al exilio rumbo a Cuba. Volvió a Chile en 1990, para desarrollar actividades académicas y negocios de exportación hacia La Habana. Sus restos son velados en Daniel Beldar 400, en San Pedro de la Paz, y sus funerales se realizarán mañana a las 15:30 horas. Pidió ser incinerado y sus cenizas serán trasladadas a Cuba.

Nelson Gutiérrez, el joven que debatió con Allende y recibió a Fidel PDF Imprimir E-Mail
escrito por Pedro Enríquez* y Danny Monsálvez**
martes, 14 de octubre de 2008

El sábado 11 de octubre falleció a los 64 años de edad Nelson Gutiérrez Yánez uno de los máximos dirigentes que tuvo el MIR a nivel local y nacional. Gutiérrez, de profesión sociólogo, fue miembro del Secretariado Regional del MIR de la provincia de Concepción los años 1969 y 1970. En ese mismo periodo se incorporó al Comité Central del MIR y particularmente a su Comisión Política.

Permaneció en esa dirección luego del Golpe de Estado del 11 de Septiembre de 1973, continuando la lucha política contra la dictadura de Pinochet en la clandestinidad, junto al resto del Comité Central del MIR. En el curso del año 1975, la dirección del MIR en el sector de Malloco fue sorprendida por las fuerzas represivas, logrando con gran dificultad escapar, asilándose en la Nunciatura en Santiago para posteriormente partir al exilio, desde donde prosiguió la lucha con las limitaciones propias de estar desterrado.En su trayectoria política como dirigente estudiantil, específicamente como presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Concepción (1969-1971) fue objeto de encarcelamiento por más de cuarenta días en una proceso dirigido en contra del movimiento estudiantil en junio de 1969 como parte de un juicio por aplicación de la Ley de Seguridad del Estado, acción judicial que fue precedida del allanamiento masivo del Barrio Universitario hecho que se producía por primera vez en la vida de la Universidad de Concpeción.-

Como dirigente estudiantil, destacó en dos acontecimientos desarrollados el primer año de gobierno de la Unidad Popular. El primero de ellos ocurrió el 29 de mayo de 1971, cuando el presidente Allende visitó la Universidad de Concepción para dar una clase magistral; en aquella oportunidad y en su calidad de Presidente de la FEC y Secretario Nacional el MIR, tuvo la capacidad de debatir con Salvador Allende, señalándole al mandatario que deseaba hacer “una reflexión acerca de lo que hoy vive el país y las tareas que nosotros, como movimiento estudiantil, debemos cumplir en esta fase del desarrollo de la lucha de clases en Chile”. Pero principalmente hizo presente al “compañero presidente” desde la perspectiva de análisis del MIR las debilidades del proceso político chileno y la necesidad de apoyarse en la organización de las masas, como única forma de recobrar fortaleza, avanzar y profundizar las transformaciones en la construcción del socialismo y  la concerniente conquista del poder político para su propia clase. Asimismo hizo un llamado a la necesidad de fortalecer y extender la lucha para superar el estancamiento actual y por último a “terminar con la actual Universidad y el actual sistema educativo clasista y selectivo para convertirlo en un instrumento al servicio de los trabajadores, de su liberación económica, social, política y cultural”. La respuesta de Allende fue de inmediato, señalando que respetaba la opinión del joven dirigente estudiantil pero consideraba que sus planteamientos estaban equivocados, ya que: “Una revolución política, jóvenes, no se puede hacer en un día. Una revolución social no la ha hecho ningún pueblo jamás en un día, ni un año, sino que en muchos años”. Complementando lo señalado, citó a Lenin: “el extremismo revolucionario es traición al socialismo”, eso sí, remarcó que los jóvenes, especialmente los estudiantes universitarios tienen la tarea de apoyar este proceso de transformaciones, para aquello es fundamental “…la presencia de los jóvenes en la tarea indispensable de concientización de las masas populares. ¡Cuánto pueden contribuir ustedes a elevar la conciencia política de aquellos que no pudieron, siquiera, aprender a leer! ¡Cuánto pueden contribuir ustedes a abrir un horizonte distinto al campesino, al obrero y sobre todo a la mujer de nuestra patria! ¡Cuánto deben ustedes entregar para afianzar en un nivel político superior a la Unidad Popular, base granítica en que descansan las posibilidades creadoras de este Gobierno! Pero para ello se requiere romper el sectarismo y no sentirse depositario implacable de la verdad”.

Seis meses más tarde, el 18 de noviembre de 1971, Gutiérrez nuevamente hacia presente sus planteamientos al dar la bienvenida al comandante Fidel Castro en la Universidad de Concepción. En medio de la efervescencia que significó la visita del líder cubano, el dirigente estudiantil expresó: “El movimiento estudiantil de Concepción recibe hoy, en esta Universidad, escenario de tantas batallas, al Comandante Fidel Castro, líder de la revolución obrero-campesina cubana. Los estudiantes y trabajadores reciben a Fidel en esta zona de combate de la sociedad chilena, donde se cruza la dureza de la lucha del minero, del obrero textil, del obrero urbano con la agitación campesina de Arauco y la frontera”.

Finalmente, podemos discrepar de la interpretación y análisis de la realidad que realiza Gutiérrez; sin embargo que duda cabe que durante su vida y trayectoria encarnó aquella juventud rebelde, consciente y comprometida revolucionariamente de los años sesenta y setenta, que inspirada en los procesos revolucionarios, específicamente en el ejemplo cubano, reflexionaba, analizaba, proponía y desebaba la construcción de una sociedad socialista para nuestro país.

Hoy a partido y con él se va una parte importante de la historia de MIR, especialmente de la ciudad de Concepción.

*Abogado penquista (Concepción) y miembro fundador del MIR.
··    Académico de historia de Chile Contemporánea en el Depto. de Ciencias Históricas y Sociales, Universidad de Concepción.

El Clarin, Chile.

Written by Eduardo Aquevedo

13 octubre, 2008 at 16:02

Paul Krugman, un crítico del neoliberalismo, elegido Premio Nobel de Economia 2008.

with 2 comments

El Nobel premia al mayor crítico de la política de Bush

La Academia sueca destaca los trabajos de Paul Krugman sobre la nueva teoría del comercio internacional

ALICIA GONZÁLEZ - Madrid – 14/10/2008, El País

“Algo muy divertido me ha pasado esta mañana…” Ésa fue ayer la primera reacción pública de Paul Krugman (Nueva York, 1953) a la concesión del Premio Nobel de Economía, desde su blog en The New York Times. Krugman, premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales en 2004, columnista del diario neoyorkino y profesor de Economía y Asuntos Internacionales en la Universidad de Princeton, ha sido uno de los posibles candidatos al premio desde hace años.

La Real Academia Sueca de las Ciencias justificó el galardón en “su análisis sobre los patrones comerciales y dónde se lleva a cabo la actividad económica”.

En realidad, Krugman ayudó a fundar la nueva teoría del comercio internacional. La tesis clásica justificaba el comercio en el intercambio de los productos que cada uno de los países fabricaba por su ventaja comparativa. Krugman desarrolla un modelo que demuestra que “los países también intercambian productos similares porque aprovechan la variedad de gustos de los consumidores y las economías de escala”, explica Federico Steinberg, investigador del Real Instituto Elcano. Además, admite que hay cosas en el mercado que se producen por casualidad (los accidentes históricos) y eso puede determinar donde se instala la producción.

“Este premio recupera la visión del economista que analiza la actualidad y está comprometido políticamente”, apunta Steinberg. Y es que, como él mismo reconoce, en los últimos años su faceta de analista político ha ganado terreno a la investigación y ahí ha dejado claro su profundo rechazo a las políticas del Gobierno Bush. “Vamos a decirlo así, el Nobel se ha entregado a bastantes intelectuales y la mayoría de ellos rechaza a Bush”, aseguraba ayer en la rueda de prensa.

Una posición que le ha granjeado grandes adeptos y un número similar de críticos y que difícilmente ha podido ser ignorada por el jurado del Nobel.

Krugman, premiado por unos trabajos que realizó hace treinta años, es un gran crítico del neoliberalismo económico y de la ausencia de regulación y supervisión de los mercados, el origen para muchos de la actual crisis financiera. A preguntas de EL PAÍS por videoconferencia, Krugman rechazó connotaciones políticas indirectas en el premio “pero sí el reconocimiento del comportamiento imperfecto de los mercados”, su gran batalla.

Krugman nunca ha ocultado sus posiciones demócratas y su respaldo a Hillary Clinton en la carrera por la nominación. Y eso que, con 29 años, formó parte del Consejo Económico Asesor de la Casa Blanca con el republicano Ronald Reagan en la presidencia.

EL NOBEL DE ECONOMIA 2008 PARA PAUL KRUGMAN

por Pol Antràs Puchal, Catedrático de Economía Internacional en la Universidad de Harvard.

La Real Academia Sueca de las Ciencias ha otorgado el Premio Nobel de Economía 2008 a Paul Krugman de la Universidad de Princeton. Se trata sin duda de uno de los premiados con mayor perfil público en los últimos años.

Sus continuas críticas al gobierno republicano de George W. Bush, publicadas en su columna bisemanal en el New York Times, le han convertido en una figura importante dentro del panorama demócrata norteamericano. ¿Puede uno interpretar la concesión del premio a Krugman como una nueva bofetada a Bush, como algunos quisieron leer el Premio Nobel de la Paz otorgado al ex-candidato demócrata Al Gore en 2007? La respuesta es un contundente no: el Nobel a Krugman no tiene ningún cariz político.

Simplemente reconoce su trabajo pionero en el desarrollo de las teorías modernas del comercio internacional y la geografía económica.

La teoría clásica del comercio internacional, fundada por David Ricardo a principios del siglo XIX y desarrollada, entre otros, por Paul Samuelson y Bertil Ohlin (anteriores ganadores del Premio Nobel), enfatiza los beneficios asociados con el comercio internacional entre países que difieren en sus potencial productor.

Es natural y beneficioso que países relativamente abundantes en ciertos recursos productivos se especialicen en la producción de bienes que usen esos recursos intensivamente. La evidencia empírica indica, sin embargo, que los mayores flujos de comercio internacional ocurren entre países dotados con similares niveles relativos de recursos productivos que se intercambian bienes relativamente parecidos (automóviles, productos electrónicos,…). ¿De dónde se deriva entonces el beneficio de la especialización?

A finales de los años 70 y principios de los 80, Krugman revolucionó el campo de la economía internacional al proponer una nueva teoría para explicar la estructura comercial internacional. Su teoría se basa en dos conceptos básicos: la heterogeneidad o diversidad de gustos entre consumidores y la presencia de economías de escala en producción. El primer factor explica por qué, dentro de una industria (por ejemplo, la del automóvil) las empresas deciden ofrecer diferentes variedades (o modelos) de un mismo bien comercial.

El segundo factor racionaliza el hecho de que la producción de cada una de estas variedades se acabe concentrando en un país o región. El resultado es un mundo donde los países no se especializan en ciertas industrias, sino en particulares variedades dentro de cada industria.

Además de explicar por qué el comercio internacional entre países con idéntico potencial productor puede ser beneficioso, la teoría de Krugman también racionaliza el hecho de que una parte muy significativa del comercio internacional ocurra entre los países más desarrollados del mundo, algo que la teoría tradicional difícilmente puede explicar. Durante la década de los 80 y con la colaboración de Elhanan Helpman (mi colega en la Universidad de Harvard), Krugman estudió las implicaciones de esta nueva teoría del comercio para otras cuestiones fundamentales en Economía Internacional, como el diseño óptimo de políticas comerciales o el rápido crecimiento de las empresas multinacionales en la economía mundial.

En la década de los 90, Krugman se dio cuenta que los mismos factores que explican la localización de la producción a nivel internacional son relevantes para entender la distribución de la actividad económica dentro de un país.

Al igual que su teoría de comercio internacional, la “nueva geografía económica” desarrollada por Krugman también se basa en la existencia de economías de escala en producción, pero enfatiza la importancia de los costes de transporte y la potencial movilidad del trabajo entre regiones.

La interacción de estas fuerzas permite entender la emergencia de grandes centros de producción (que uno puede interpretar como ciudades), donde los trabajadores (en tanto que consumidores) se benefician de estar cerca del núcleo de producción, mientras que las empresas (y sus trabajadores) se benefician de un mayor nivel de demanda que permite una mejor explotación de las economías de escala.

En los círculos académicos, Krugman también es admirado por su enorme talento en el desarrollo de simples modelos matemáticos que consiguen plasmar la esencia del problema económico estudiado. Su estilo fue percibido como heterodoxo en los años 70 (lo cual explica que Krugman fracasara en sus intentos de publicar su primer artículo sobre comercio internacional en una las principales revistas de economía americanas), pero el “estilo Krugman” (Krugman-style) es hoy en día venerado e imitado en todo el mundo.

Pol Antràs Puchal, Catedrático de Economía Internacional en la Universidad de Harvard.

Crisis económica mundial y nuevos atropellos a la democracia, por N. Chomsky

with one comment

La cara antidemocrática del capitalismo, al descubierto
 
Irish Times

 

El desarrollo de una campaña presidencial norteamericana simultánea al desenlace de la crisis de los mercados financieros ofrece una de esas ocasiones en que los sistemas político y económico revelan vigorosamente su naturaleza.

Puede que la pasión por la campaña no sea una cosa universalmente compartida, pero casi todo el mundo puede percatarse de la ansiedad desatada por la ejecución hipotecaria de un millón de hogares, así como de la preocupación por los riesgos que corren los puestos de trabajo, los ahorros y la asistencia sanitaria.

Las propuestas iniciales de Bush para lidiar con la crisis apestaban a tal punto a totalitarismo, que no tardaron en ser modificadas. Bajo intensa presión de los lobbies, fueron reformuladas “para claro beneficio de las mayores instituciones del sistema… una forma de deshacerse de los activos sin necesidad de fracasar o casi”, según describió el asunto James Rickards, quien negoció en su día, por parte del fondo de cobertura de derivados financieros Long Term Capital Managemen, su rescate federat en 1998, recordándonos ahora, de paso, que estamos pisando vía ya trillada. Los orígenes inmediatos del presente desplome están en el colapso de la burbuja inmobiliaria supervisada por el presidente de la Reserva Federal Alan Greenspan, quien sostuvo la cuitada economía de los años de Bush amalgamando el gasto en consumo fundado en deuda con la toma de préstamos del exterior. Pero las raíces son más profundas. En parte, se hallan en el triunfo de la liberalización financiera de los últimos 30 años, es decir, en las políticas consistentes en liberar a los mercados lo más posible de regulación estatal.

Las medidas tomadas a este respecto, como era predecible, incrementaron la frecuencia y la profundidad de los reveses económicos graves, y ahora estamos ante la amenaza de que se desencadene la peor crisis desde la Gran Depresión.

También resultaba predecible que los reducidos sectores que se hicieron con los enormes beneficios dimanantes de la liberalización llamarían a una intervención masiva del estado, a fin de rescatar a las instituciones financieras colapsadas.

Tal intervencionismo es un rasgo característico del capitalismo de estado, aunque la escala actual es inaudita. Un estudio de los investigadores en economía internacional Winfried Ruigrok y Rob van Tulder encontró hace 15 años que, al menos 20 compañías entre las 100 primeras en el ranquin de la revista Fortune, no habrían sobrevivido si no hubieran sido salvadas por sus respectivos gobiernos, y que muchas, entre las 80 restantes, obtuvieron substanciales ganancias por la vía de pedir a los gobiernos que “socializaran sus pérdidas”, como hoy en el rescate financiado por el sufrido contribuyente. Tal intervención pública “ha sido la regla, más que la excepción, en los dos últimos siglos”, concluían.

En una sociedad democrática que funcionara, una campaña política tendría que abordar estos asuntos fundamentales, mirar a la raíz de las causas y de los remedios, y proponer los medios a través de los cuales el pueblo que sufre las consecuencias pudiera llegar a ejercer un control efectivo.

El mercado financiero “deprecia el riesgo” y es “sistemáticamente ineficiente”, como escribieron hace ya una década los economistas John Eatwell y Lance Taylor, alertando de los peligros gravísimos que entrañaba la liberalización financiera y mostrando los costes en que, por su causa, se había ya incurrido. Además, propusieron soluciones que, huelga decirlo, fueron ignoradas. Un factor de peso es la incapacidad para calcular los costes que recaen sobre quienes no participan en las transacciones. Esas “externalidades” pueden ser enormes. La ignorancia del riesgo sistémico lleva a una aceptación de riesgos mayor de la que se daría en una economía eficiente, y eso incluso adoptando los criterios más estrictos.

La tarea de las instituciones financieras es arriesgarse y, si están bien gestionadas, asegurar que las pérdidas potenciales en que ellas mismas puedan incurrir quedarán cubiertas. El énfasis hay que ponerlo en “ellas mismas”. Bajo las normas del capitalismo de estado, no es asunto suyo tomar en cuenta los costes que para otros puedan tener –las “externalidades” de una supervivencia decente— unas prácticas que lleven, como suelen, a crisis financieras.

La liberalización financiera tiene efectos mucho más allá de la economía. Hace bastante tiempo que se comprendió que era un arma poderosa contra la democracia. El movimiento libre de los capitales crea lo que algunos han llamado un “parlamento virtual” de inversores y prestamistas que controlan de cerca los programas gubernamentales y “votan” contra ellos, si los consideran “irracionales”, es decir, si son en beneficio del pueblo, y no del poder privado concentrado.

Los inversores y los prestamistas pueden “votar” con la fuga de capitales, con ataques a las divisas y con otros instrumentos que les sirve en bandeja la liberalización financiera. Esa es una de las razones por las que el sistema de Bretton Woods, establecido por los EEUU y la Gran Bretaña tras la II Guerra Mundial, instituyó controles de capitales y reguló el mercado de divisas. (1)

La Gran Depresión y la Guerra pusieron en marcha poderosas corrientes democráticas radicales que iban desde la resistencia antifascista hasta las organizaciones de la clase obrera. Esas presiones hicieron necesario que se toleraran políticas sociales democráticas. El sistema de Bretton Woods fue, en parte, concebido para crear un espacio en el que la acción gubernamental pudiera responder a la voluntad pública ciudadana, es decir, para permitir cierto grado de democracia.

John Maynard Keynes, el negociador británico, consideró como el logro más importante de Bretton Woods el de haber establecido el derecho de los gobiernos a restringir los movimientos de capitales.

Por espectacular contraste, en la fase neoliberal que siguió al desplome del sistema de Bretton Woods en los años 70, el Tesoro estadounidense contempla ahora la libre movilidad de los capitales como un “derecho fundamental”, a diferencia, ni que decir tiene, de los pretendidos “derechos” garantizados por la Declaración Universal de Derechos Humanos: derecho a la salud, a la educación, al empleo decente, a la seguridad, y otros derechos que las administraciones de Reagan y Bush han displicentemente considerado como “cartas a Santa Claus”, “ridículos” o meros “mitos”.

En los primeros años, la gente no se hizo mayores problemas con el asunto. Las razones de ello las ha estudiado Barry Eichengreen en su historia, impecablemente académica, del sistema monetario. Allí se explica que, en el siglo XIX, los gobiernos “todavía no estaban politizados por el sufragio universal masculino, el sindicalismo y los partidos obreros parlamentarios”. Por consiguiente, los graves costes impuestos por el parlamento virtual podían ser transferidos a la población general.

Pero con la radicalización de la población y de la opinión pública acontecida durante la Gran Depresión y la guerra antifascista, se privó de ese lujo al poder y a la riqueza privados. De aquí que en el sistema de Bretton Woods “los límites a la democracia como fuente de resistencia a las presiones del mercado fueran substituidos por límites a la movilidad del capital”.

El obvio corolario es que, tras la desmantelación del sistema de posguerra, la democracia se ha visto restringida. Se ha hecho, por consiguiente, necesario controlar y marginar de algún modo a la población y a la opinión pública, procesos particularmente evidentes en las sociedades más aproadas al mundo de los negocios, como los EEUU. La gestión de las extravagancias electorales por parte de la industria de relaciones públicas constituye una buena ilustración.

“La política es la sombra que la gran empresa proyecta sobre la sociedad”, concluyó en su día el más grande filósofo social norteamericano del siglo XX, John Dewey, y así seguirá siendo, mientras el poder resida “en los negocios para beneficio privado a través de un control sobre la banca, sobre el suelo y sobre la industria, un poder que se ve ahora reforzado por el control sobre la prensa, sobre los periodistas y sobre otros medios de publicidad y propaganda”.

Los EEUU tienen, en efecto, un sistema de un sólo partido, el partido de los negocios, con dos facciones, republicanos y demócratas. Hay diferencias entre ellos. En su estudio sobre La democracia desigual: la economía política de la nueva Era de la Codicia, Larry Bartels muestra que durante las pasadas seis décadas “los ingresos reales de las familias de clase media crecieron dos veces más rápido bajo los demócratas que bajo los republicanos, mientras que los ingresos reales de las familias pobres de clase trabajadora crecieron seis veces más rápido bajo los demócratas que bajo los republicanos”.

Esas diferencias se pueden ver también en estas elecciones. Los votantes deberían tenerlas en cuenta, pero sin hacerse ilusiones sobre los partidos políticos, y reconociendo el patrón regular que, durante los últimos siglos, ha venido revelando que la legislación progresista y el bienestar social siempre han sido conquistas de las luchas populares, nunca regalos de los de arriba.

Esas luchas siguen ciclos de éxitos y retrocesos. Han de librarse cada día, no sólo cada cuatro años, y siempre con la mira puesta en la creación de una sociedad genuinamente democrática, capaz de respuesta dondequiera, en las urnas no menos que en el puesto de trabajo.

NOTA: (1) El sistema de Bretton Woods de gestión financiera global fue creado por 730 delegados procedentes de 44 naciones aliadas en la II Guerra Mundial que acudieron a una Conferencia Monetaria y Financiera organizada por la ONU en el hotel Mont Washington en Bretton Woods, New Hampshire, en 1944. Bretton Woods, que colapsó en 1971, era el sistema de normas, instituciones y procedimientos que regulaban el sistema monetario internacional y bajo cuyos auspicios se creó el Banco Internacional para la Reconstrucción y el Desarrollo (IBRD, por sus siglas en inglés) –ahora una de las cinco instituciones que componen el Grupo del Banco Mundial— y el Fondo Monetario Internacional, que echaron a andar en 1945. El rasgo principal de Bretton Woods era la obligación de todos los países de adoptar una política monetaria que mantuviera dentro de unos valores fijos la tasa de cambio de su moneda. El sistema colapsó, cuando los EEUU suspendieron la convertibilidad al oro del dólar. Eso creó la insólita situación por la que el dólar llegó a convertirse en la “moneda de reserva” para los oros países que estaban en Bretton Woods.

Noam Chomsky , el intelectual vivo más citado y figura emblemática de la resistencia antiimperialista mundial, es profesor emérito de lingüística en el Instituto de Tecnología de Massachussets en Cambridge y autor del libro Imperial Ambitions: Conversations on the Post-9/11 World.

Traducción para www.sinpermiso.info : Casiopea Altisench

Derrumbe del paradigma neoliberal: una lección de la crisis…

leave a comment »

Por Atilio A. Boron, Página/12

Las crisis son las grandes maestras de la historia. Ponen de manifiesto la esencia de un régimen económico-social al derribar el espeso velo de fetichismos y racionalizaciones que ocultan la naturaleza inherentemente explotadora y predatoria del capitalismo. Con ellas se torna visible la gigantesca estafa del sistema: Richard Fuld, antaño todopoderoso CEO de Lehman Brothers, declara en el Congreso de Estados Unidos haber percibido 350 millones de dólares en los últimos ocho años por concepto de sueldos, comisiones y otras gabelas mientras el banco se fundía dejando tras de sí un tendal de víctimas. A su vez el actual secretario del Tesoro, Henry Paulson –un buitre con treinta años de actividad en Wall Street– tiene buenas razones para actuar flemáticamente: en sus siete años al frente de Goldman Sachs ganó 117 millones de dólares. Si hay crisis será para otros, no para él: para los asalariados de Estados Unidos, que durante la era de Bush vieron disminuir sus ingresos en unos 2000 dólares, y para los pueblos del mundo subdesarrollado, por la vía de la caída del valor de sus exportaciones y la desvalorización de su fuerza de trabajo.

Crisis, pero ¿qué clase de crisis? No se trata, como algunos se ilusionan, del derrumbe del capitalismo; desgraciadamente éste no caerá si no irrumpe un sujeto social y político que lo haga caer. Y en el corazón del sistema, por ahora, ese sujeto está ausente. Pero lo que sí se ha derrumbado es el neoliberalismo, el paradigma que definió la articulación entre mercado, Estado y sociedad en los últimos treinta años y que tantos estragos causara en nuestro país. Si hay algo que celebrar es que ese modelo, en donde el capital gozó de ventajas, prerrogativas y privilegios sin precedentes, murió en medio de un colosal big bang financiero. Ahora se abre una nueva etapa y sus características dependerán de la forma en que se desenvuelvan las contradicciones sociales que brotarán en los espacios nacionales y en el ámbito internacional. También del grado de conciencia y de la capacidad organizativa de los oprimidos por el sistema y de las políticas que adopten los gobiernos.

Esta crisis constituye un gran desafío para la izquierda; la respuesta inicial del capital será, como siempre, socializar las pérdidas y garantizar la apropiación privada de los beneficios. Como observa Chomsky, para tranquilizar al capital habrá Estado, mucho Estado; de los asalariados ya se hará cargo el mercado. Habrá que luchar con todas las fuerzas para evitar que tal cosa ocurra y que la salida de la crisis –por izquierda, porque no hay otra– nos instale en un terreno desde el cual avanzar en la construcción de una alternativa socialista, la única capaz de resolver los ingentes problemas sociales, económicos y políticos, ecológicos que genera el capitalismo. Como decía Danton en el torbellino de la Revolución Francesa, en épocas como ésta se requiere de audacia, más audacia, siempre audacia. ¿La tendrá nuestro Gobierno? ¿La tendrán los gobiernos del deslavado “centroizquierda”? La ambigüedad y el “realismo posibilista” que los han guiado son la ruta segura para la profundización de la crisis y una nueva frustración.

Aparte de exhibir la degradación moral del sistema, la crisis deja otras enseñanzas. Primero: demostró que la tan mentada “independencia de los bancos centrales” era una falacia que ocultaba la total subordinación de esas instituciones a las necesidades del capital financiero. No bien estalló la crisis, los bancos centrales de los capitalismos centrales arrojaron por la borda toda esa charlatanería para consumo de la periferia y, obedeciendo las órdenes de los gobiernos, acudieron de inmediato en auxilio del capital. Es imperativo, por lo tanto, subordinar el Banco Central a las prioridades establecidas por el Estado democrático.

Segundo: que el papel del Estado sigue siendo central y que la prédica de quienes siguen proponiendo el slogan procesista de “achicar el Estado para agrandar la nación” es el taparrabos detrás del cual se esconde el ilimitado despotismo del capital. En nuestro país reconstruir el Estado, destruido hasta lo indecible por décadas de políticas neoliberales, es prioridad número uno. Esta tarea todavía no comenzó, y para ello la Casa Rosada debe encarar, hoy mismo, una reforma integral de nuestro escandalosamente regresivo régimen tributario y del asfixiante centralismo que impide el desarrollo de las dormidas energías nacionales.

Tercero: en un mundo donde el proteccionismo se acentuará al compás de la crisis, es imprescindible contar con una estrategia de desarrollo orientada hacia el fortalecimiento del mercado interno y que coloque al país a salvo de las violentas oscilaciones que registran los mercados internacionales. Para esto se requiere una activa política de distribución de ingresos y riquezas. El Gobierno argentino todavía está en deuda en este tema: ha hablado mucho y actuado poco.

Cuarto: abandonar la ortodoxia propuesta incansablemente por los “gurúes” económicos, charlatanes y embaucadores a sueldo del capital. Gran responsabilidad tiene en esta materia el Banco Central de Suecia que, salvo excepciones, concedió los premios Nobel de Economía –otorgando respetabilidad intelectual y moral– a algunos apóstoles del neoliberalismo como Friedman o Von Hayek –o a mediocres alquimistas que inventaban fórmulas para crear nuevos instrumentos de especulación para beneficio de los tahúres del casino global–. Ellos son los autores intelectuales de este desastre.

Asociación Latinoamericana de Sociología (ALAS): origenes desde visión de A. Poviña

leave a comment »

Orígenes de la asociación latinoamericana de Sociología: algunas notas através de la visión de Alfredo Poviña

The origins of the Latin American Sociology Association: a few notes through the outlook of Alfredo Poviña

Adrián Scribano

Doctor en Filosofia de la Universidad de Buenos Aires. Profesor Titular de la Universidad Nacional de Villa Maria, Córdoba – Argentina


RESUMO

El presente articulo pretende mostrar, a través de la narración de Alfredo Poviña, la posible atmósfera de los primeros Congresos de ALAS. No se limita a una mera reproducción de los dichos del autor, sin embargo a partir de éstos últimos, por supuesto parciales e interesados, se intentan plantear de modo muy preliminar algunas preguntas que posibiliten continuar la indagación sobre la génesis de ALAS. (Asociación Latinoamericana de Sociología)
Para logra la meta propuesta se sintetizan algunos textos que posibilitan conocer la Fundación de ALAS. Se presentan brevemente algunos datos sobre los seis primeros congresos de ALAS. Se reseña la idea de Poviña sobre la sociología y se finaliza con una breve sistematización de los nudos centrales que emergen del trabajo, y que posibilitarían una indagación más adecuada sobre los orígenes de ALAS.
El presente ensayo es muy sencillo y tiene un carácter provisional y preliminar; sólo busca encender algunas luces que permitan explorar el pasado para que su oclusión no deforme el futuro, bajo el convencimiento de que la sociología debe ser una disciplina científica que hace de la vigilancia epistémica y la reflexividad sus actividades centrales.

Palabras-claves: congresos ALAS, misión, metáfora, sentido.


ABSTRACT

This article intends to show, through Alfredo Poviña’ narrative, the possible atmosphere of the first congresses of the Latin American Sociology Association (ALAS). It is not restricted to a mere reproduction of the authors words; rather, based on them – which are seen as partial and interested – it attempts to show in a very preliminary way a few questions that allow to move on with the interrogation about the genesis of ALAS.
To achieve the proposed aim, some texts are summarized, which allow to get to know ALAS’ foundation. Data are briefly presented about the six first ALAS congresses. Poviña’s idea of sociology is reviewed, closing with a brief systematization of the core points that emerge from his work, which would allow a more adequate interrogation about the origins of ALAS.
This essay is very simple and has a provisional and preliminary character. It only seeks to shed some light to explore the past in order for its occlusion not to deform the future, based on the conviction that sociology must be a scientific discipline that makes epistemic vigilance and reflexivity its central activities.

Key words: ALAS congresses, mission, metaphor, meaning


Este articulo no es sobre Alfredo Poviña, pues ese trabajo hubiera demandado revisar una producción bibliográfica muy extensa y prácticamente desconocida; tampoco es una historia de los orígenes de ALAS, lo cual hubiera exigido una tarea de reconstrucción histórica y teórica que excedía las fuerzas y recursos disponibles. El presente texto pretende mostrar, a través de la narración de Alfredo Poviña, la posible atmósfera de los primeros Congresos de ALAS. No se limita a una mera reproducción de los dichos del autor, sin embargo a partir de éstos últimos, por supuesto parciales e interesados, se intentan plantear de modo muy preliminar algunas preguntas que posibiliten continuar la indagación sobre la génesis de ALAS.

En primer lugar, se caracteriza sintéticamente al narrador a través de su curriculum vitae. En segundo lugar, se reproducen algunos textos que posibilitan conocer la Fundación de ALAS. En tercer lugar, se presentan brevemente algunos datos sobre los seis primeros congresos de ALAS. En cuarto lugar, se reseña la idea de Poviña sobre la sociología y se finaliza con una breve sistematización de los nudos centrales que emergen del trabajo, y que posibilitarían una indagación más adecuada sobre los orígenes de ALAS.

El presente trabajo es muy sencillo y tiene un carácter provisional y preliminar; sólo busca encender algunas luces que permitan explorar el pasado para que su oclusión no deforme el futuro, bajo el convencimiento de que la sociología debe ser una disciplina científica que hace de la vigilancia epistémica y la reflexividad sus actividades centrales.

1.- ¿Quién fue Alfredo Poviña?

Cuando comencé a trabajar en este artículo me enteré que Alfredo Poviña (según su propio CV) fue decano de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad Nacional de Córdoba durante los años 1962-1967 y 1977-1982. Como es obvio, mi primer reflejo fue no trabajar sobre alguien que ocupara esos cargos en dos de las dictaduras más sangrientas de la historia de la Argentina. Una pocas horas de lectura me convencieron, además, de que “su” sociología se situaba muy lejos de mis intereses académicos y políticos. Sin embargo, en una lectura posterior me di con la sorpresa que estaba frente a un testigo presencial de los orígenes de ALAS y eso me hizo reconsiderar mi primera actitud. Si, más allá de lo que haya sido o no Alfredo Poviña, se presenta como uno de los fundadores de la Asociación Latinoamericana de Sociología, este lugar lo convierte en un punto de convergencia especial para comenzar una arqueología institucional y temática. Me convencí que el ejercicio de una vigilancia epistemológica y crítica reflexiva sobre nuestro presente en tanto asociación de sociología no podía obviar esta visión sobre los orígenes, es por eso que hay que comenzar ubicando al narrador en el campo de la sociología de su época.

Entre los datos que contiene la presentación de su curriculum vitae “Alfredo Poviña. Una Síntesis” (1982g) son relevantes para este trabajo los siguientes:

Obtuvo el título de Doctor en Derecho y Ciencias Sociales en la Universidad Nacional de Córdoba en 1930 con una tesis sobre “Sociología de la Revolución”.

En el mismo año fue profesor suplente de Sociología por concurso en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Córdoba.

Fue profesor adjunto de Sociología por concurso en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires en 1939 y Titular por concurso de la misma Cátedra entre 1948 y 1952.

Entre 1955 y 1970 ocupó las Cátedras de Sociología en las facultades de Derecho y Ciencias Sociales y de Filosofía y Humanidades de la Universidad Nacional de Córdoba.

Presidente de ALAS entre 1950 y 1964 y también presidente del Instituto de Internacional de Sociología entre 1963 y 1969.

Publico más de 20 libros y unos 170 artículos en revistas especializadas y periódicos.

Como puede observarse, y más allá de preferencias y simpatías, Poviña ocupó una posición privilegiada en el campo y desde ella se puede comenzar un rastreo de la génesis del mismo.

2.- La Fundación y el sentido de ALAS

Este apartado busca representar esquemáticamente qué significaba ALAS para nuestro narrador. Se selecciono rastrear algunas de sus definiciones y lo qué el presenta como el símbolo de la Asociación. Es posible que entre la multiplicidad de sentidos que se anudaron en torno a ALAS estas líneas ayuden a descifrar algunos elementos para comprender su pasado.

2.1 ¿Qué es ALAS?

Un tema interesante que emerge en los textos consultados es la visión de Poviña sobre lo que era ALAS desde su posición de fundador y presidente. Según este autor ALAS nace el 7 de septiembre de 1950 en Zürich en un encuentro ocasional de diez sociólogos quienes -aparentemente en el Congreso Internacional de Sociología- deciden su fundación.

Más allá de lo que indica el estatuto, que de acuerdo a nuestro autor se aprueba en Buenos Aires en el primer Congreso, en su discurso como presidente de ALAS ante el VII Congreso efectuado en Colombia, Poviña afirma:

ALAS …no es la obra personal de nadie, ni tampoco una institución de carácter ejecutivo; pero sí es una incitación permanente y una presencia activa en toda América (1982c, p. 352).
En ALAS …
Hay profesionales de las sociología y hay aprendices de sociólogos, y más sentimos esto que aquello. Pero el problema no está en darse cada uno su ubicación, en auto-rotularse,1 sino en hacer obra efectiva y dejar para la historia el juicio final (1982c, p. 352).
ALAS …
se mantiene de modo permanente en el plano de sus preocupaciones, referente al estudio los problemas de América Latina, enfocados con un doble lente: el ángulo sociológico, y el de hacerlo, no solamente ‘para contar árboles’ -que naturalmente hay que contarlos- sino también para mirar el bosque en su conjunto y en su perspectiva, sobre la base de que el problema de saber cuántos son y cómo son,2 da pie para hacer una sociología teórica, general y doctrinaria, con un abierto sentido universal (1982c, p. 354).

Es posible entrever que hay tres rasgos centrales que definían ALAS para uno de sus fundadores: a) la flexibilidad institucional, b) la apertura a la diversidad de experiencias y formaciones y c) su especificidad problemática.

Es observable también, como veremos más adelante, que, desde la mirada que hace pública nuestro narrador, ALAS nace con la intención de ser un espacio para albergar a todos aquellos que, de un modo u otro, “hacen sociología”.

2.2 De metáforas y símbolos

Uno de los elementos más llamativos en esta exploración por los orígenes de ALAS fue el encuentro con un símbolo de la Asociación seleccionado por los fundadores: La Victoria de Samotracia.3 La narrativa de Poviña adquiere caracteres metafóricos para expresar qué es ALAS a través de la explicitación del significado de La Victoria.

En el Congreso de Caracas nuestro autor enfatiza

...dejamos cumplido el mandato que recibiéramos en Zürich , en diez años de intensa y paciente acción, y que damos ya por concluido, en la renovación de autoridades; cual es el de unir, bajo las alas de la Victoria de Samotracia, símbolo adoptado por nosotros para la institución, a los sociólogos, investigadores, autores y profesores de toda América Latina (1982d, p. 359).

Mientras que en Quito había afirmado que

…Vocación y presencia inspiran básicamente la existencia de ALAS y se mantiene a través del tiempo en la obra realizada. Nuestra institución no cuenta con apoyo oficial permanente, ni nacional o privado, ni de fundación o institución alguna. No hemos pedido, tanto por dignidad, como porque sentimos que su potencia no está en el campo económico, sino en las “ALAS” de la Victoria de Samotracia, que es su símbolo, como expresión de su ideal y destino. Ha nacido de un modo espontáneo, con las alas abiertas, para cobijar a todos los sociólogos que buscan su amparo (1982c, p. 352).

Es evidente que ALAS representa la libertad que da la no sujeción, la presencia de pensamiento y acción, su capacidad de volar autónomamente. La sociología nace, al menos en tanto Asociación y más allá de las intenciones de sus creadores, buscando dar ALAS al continente. La contextualización y genealogía de este símbolo y de sus potenciales trasposiciones metafóricas parecen ser una buena pista para una socio-génesis del campo sociológico en el continente.4

3- De congresos y fundadores: fechas, temas y lugares

A pesar de la escasa información que Poviña brinda en los textos consultados, es posible observar cómo aquellos diez fundadores se empeñaron en la consecución de los Congresos de ALAS. Según los textos aludidos, los seis (6) primeros congresos y la mayoría de sus respectivos presidentes conformaron el “Grupo Zürich.”5 La lista de lugares y presidentes es la siguiente:

1ª Alfredo Poviña (Buenos Aires) (Fundador)
2ª Carneiro Leao (Río de Janeiro/ San Pablo6)
3ª Luis Bossano (Quito) (Fundador)
4ª Astolfo Tapia Moore7 (Santiago de Chile) (Fundador)
5ª Isaac Ganón8 (Montevideo)
6º Rafael Caldera (Caracas) (Fundador)

Una reconstrucción parcial de las fechas y temáticas abordadas por los Congresos9 puede ser realizada de la siguiente manera:

1. Del 20 al 25 de septiembre de 1951 se realiza en Buenos Aires el Primer congreso cuyo tema fue “…los problemas fundamentales de la sociología latino americana.” (1982c, p. 352)
2. Del 10 a 17 de Julio de 1953 se realiza en Río de Janeiro y en San Pablo el Segundo congreso donde se trabajaron los siguientes temas: “…Sociología general, estructura social, contactos culturales, y problemas sociales y sociología aplicada.” (1982c, p. 353)
3. Del 12 al 18 de Octubre de 1955 se realizó en Quito el Tercer congreso donde se abordaron los siguientes ejes: “…Bases para un programa de la enseñanza de la Sociología en Latinoamérica, teoría de las clases sociales y su realización en América, la sociología rural en la América Latina; los problemas de la educación desde un punto de vista sociológico; problemas de mestizaje y realidad indígena en América“. (1982c, p. 353)
4. Del 6 al 13 de Julio de 1957 se efectúa en Santiago de Chile el Cuarto congreso cuyo, “…Temario incluía los problemas relativos a la teoría y métodos de la sociología, sociología política, sociología rural, y la industrialización de América Latina, desde el punto de vista sociológico“. (1982c, p. 353)
5. Del 6 al 11 de Junio de 1959 se realizó en Montevideo el Quinto congreso que trabajó las siguientes temáticas: “…Efectos sociales del desarrollo económico; sociografía de la vivienda rural y urbana; metodología de la investigación en el área de Latino América; partidos políticos, clases sociales y grupos de presión”. (1982c, p. 354)
6. Del 7 al 14 de Abril de 1961 se realizó en Caracas el Sexto congreso “…Su temario fue la investigación científica sociológica en América Latina; partidos políticos y sociología electoral; y el cambio social en el Continente“. (1982c, p. 354)

Como es fácil de advertir, entre el primer y sexto Congreso han pasado once años y las temáticas, más allá de que reflejan parcialmente las problemáticas locales, van recorriendo los profundos cambios que el continente va sufriendo. Si bien lo teórico y lo metodológico tienen, de una manera u otra, un lugar central, los “problemas latinoamericanos” ocupan el puesto de ejes vertebradores de las discusión. Como así también, además de aparecer siempre “la sociología” o “lo sociológico” como tópico a discutir, su cariz específico lo da la preocupación de su “aplicabilidad” a los procesos sociales.

4.- ¿Qué sociología?

Otro tema interesante, hallado en esta primera reconstrucción, es la mirada de Poviña sobre qué significa la sociología en Latinoaméricana en sus discursos como presidente de ALAS y también del Congreso del Instituto Internacional de Sociología efectuado en Córdoba.

En su discurso en Caracas sostenía:

…La sociología es un saber que posee vigencia histórica permanente, mediante la cualidad de ver renovada de un modo incesante, su problemática, surgiendo las cuestiones, como expresión de la realidad contemporánea y de la época. Es siempre ciencia del presente… (1982c, p. 355).

Además, en su discurso en Córdoba, afirmaba que la sociología

…es una disciplina del presente. Su objeto son los problemas actuales del quehacer colectivo. Es la respuesta a las incitaciones del medio social. Es la presencia científica para salvar el compromiso del hombre frente a la agresión de la realidad. Le da el arma de lucha, el plan de combate para enfrentarse con la existencia;… (1982b, p. 337).

Agregando que, “…La sociología es la ciencia que se está haciendo constantemente sobre la base de la actualidad. No puede dormir sobre sus laureles; vive “tocando arrebato”, convocando a sus especialistas a la plaza pública,…” (1982b, p. 338).

Más allá de las ideas y conceptos propios de la sociología que cultivara Poviña, estos párrafos dejan entrever tres rasgos del quehacer sociológico que permitirían servir de guías para una indagación posterior: la sociología como ciencia del presente, la relación directa entre trabajo sociológico y estructuración social y su “destino” de participación en los espacios públicos. Se hace evidente que la relación entre “política” y sociología fue desde lo inicios una preocupación de la Asociación.

Es muy probable que la mirada de nuestro autor no haya sido hegemónica en la sociología latinoamericana, pero su visualización señala claramente sobre la posibilidad de hacerla pública. Es decir, el hecho que Poviña lo diga en público indica, al menos, la tolerancia pública que tenían las ideas expresadas y éstas parecen reconstruir, por lo menos potencialmente, la visión sobre lo que las “sociologías de cátedra” pensaron.

5.- Aquel pasado, nuestro futuro

Más allá del estado preliminar de este trabajo, es posible esbozar algunas notas en tono de preguntas que permitan continuar la indagación sobre los orígenes de ALAS.

En primer lugar, es muy interesante encontrarse que en la década de los 50 la “sociología de cátedra” se da a sí misma una organización institucional de carácter regional, lo cual habla claramente de un aspecto pocas veces abordado por la historiografía disciplinar contemporánea. Un rastreo más pertinente sobre lo que aquí se denominó “Grupo Zürich” puede ser una pista interesante para ampliar las visiones existentes.

En segundo lugar, las temáticas abordadas por los Congresos posibilitan entender cómo la sociología en América Latina, más allá y más acá de su practicantes, ha estado ligada a las problemáticas sociales de mayor preocupación epocal, lo que impulsaría a indagar, en un seguimiento socio-histórico, las permanentes -y obvias- relaciones entre teoría social y estructura social.

En tercer lugar, y a partir de lo desarrollado, puede apreciarse cómo aquella sociología “como ciencia del presente” de un modo u otro ha generado el actual presente sociológico. En muchas ocasiones, y a veces de modo legítimo, en la historia de la sociología se pasa por alto la “etapa” representada en los que “enseñaban” sociología; quizás la historia de ALAS permita reconstruirla de modo más adecuado. Esa reconstrucción se presenta como importante para observar con mayor detenimiento el surgimiento de la llamada “sociología científica”, tópico central para un saber sobre la genealogía disciplinar.

Para finalizar, es posible advertir que aquel pasado debe ser conectado con nuestro futuro de manera que se pueda desocultar lo que ha quedado reprimido en el olvido y hacerlo crítico. Todos aquellos que creemos que el aporte de la sociología -por distintas vías- puede ser fundamental para los procesos emancipatorios tenemos la obligación de hacer de esta ciencia una que no trabaje sobre el olvido y que vea en el presente un pista para entender el futuro.

Referencias

MARSAL, J. Cambio Social en América Latina. Bs.As: Solar/Hachette, 1967. Links ]

LA REPUBLICA EN LA RED. Hoy realizan homenaje a Ganón en la Sala Maggiolo. 2000. Disponível em: <http://www.diariolarepublica.com/2001> Acesso em: 22/12/04 out. 2001. Links ]

POVIÑA, A. Historia de la Sociología Latinoamericana. México: FCE, 1941. Links ]

POVIÑA, A. Sociológica. de Teoría y de Historia. Córdoba: Editorial Assandri, 1982a. Vol. I y II Ediciones de la Academia Nacional de Derecho y Ciencias Sociales. Links ]

POVIÑA, Alfredo. El I.I.S. en Córdoba-Madrid-Roma In: POVIÑA, Alfredo. Sociológica. De Teoría y de Historia. Vol. I y II Ediciones de la Academia Nacional de Derecho y Ciencias Sociales. Córdoba: Editorial Assandri, 1982b. p. 335-349. Links ]

POVIÑA, Alfredo. A.L.A.S. y sus siete congresos In: POVIÑA, Alfredo. Sociológica. De Teoría y de Historia. Vol. I y II Ediciones de la Academia Nacional de Derecho y Ciencias Sociales. Córdoba: Editorial Assandri, 1982c. p. 351-357. Links ]

POVIÑA, Alfredo. Caldera y el Congreso de Caracas In: POVIÑA, Alfredo. Sociológica. De Teoría y de Historia. Vol. I y II Ediciones de la Academia Nacional de Derecho y Ciencias Sociales. Córdoba: Editorial Assandri, 1982d. p. 359-361. Links ]

POVIÑA, Alfredo. Aquí Jose Medina Echavarria y allá dos notas finales In: POVIÑA, Alfredo. Sociológica. De Teoría y de Historia. Vol. I y II Ediciones de la Academia Nacional de Derecho y Ciencias Sociales. Córdoba: Editorial Assandri, 1982e. p. 364-365. Links ]

POVIÑA, Alfredo. Historia y Futuro de S.A.S. In: POVIÑA, Alfredo. Sociológica. De Teoría y de Historia. Vol. I y II Ediciones de la Academia Nacional de Derecho y Ciencias Sociales. Córdoba: Editorial Assandri, 1982f. p. 367-483. Links ]

POVIÑA, Alfredo. Una hoja de Vida. Un curriculum y una síntesis In: POVIÑA, Alfredo. Sociológica. De Teoría y de Historia. Vol. I y II Ediciones de la Academia Nacional de Derecho y Ciencias Sociales. Córdoba: Editorial Assandri, 1982g. p. 411-413. Links ]

Recebido: 28/02/2005
Aceite final: 05/05/2005

1 Sin duda el material consultado, no solamente el citado, en este trabajo abre las puertas para una reconsideración crítica del así llamado período de “Cátedras” en la sociología de América Latina, que en una primera instancia se presenta como fuente muy rica para entender la posterior “Sociología Científica”.
2 Es muy interesante observar cómo Poviña hace alusión en varios textos a Gini y “las matemáticas en sociología” con un interés metodológico y político académico muy evidente, lo que muestra -en contra de lo que piensan algunos- e l lugar que la metodología tenia en esos años y esos personajes.
3 Victoria de Samotracia, 190 a.C. Escultura: Museo Nacional del Louvre. Conocida también como “La victoria alada”
4 De acuerdo a la narración de Poviña, ALAS fue la primera Asociación en todo el continente.
5 Se adopta la denominación Grupo Zürich para indagar posteriormente las discontinuidades con el llamado Grupo de Palo Alto o Grupo Latinomericano para el desarrollo de la sociología creado en California en 1961, entre otros cfr. Marsal ob. Cit., p. 171 nota 13.
6 Según Poviña el Secretario General del Congreso fue Odorico Pires Pinto.
7 Tapia Moore fue, según Poviña, Vice-Presidente de ALAS desde su fundación.
8 Fundador de la Asociación Internacional de Sociología según una noticia aparecida en La Republica ob. Cit
9 Un elemento importante a la hora de la reconstrucción de la historia de los seis primeros congresos es que, de acuerdo a lo relatado por Poviña, cada uno de ellos publicó sus Actas.

Crisis financiera: guía para entender un crash histórico…

with one comment

Daniel Badía y Miquel Roig, Tomado de Diario Expansión

1 ¿Dónde está el origen de la crisis?
La banca de EEUU relajó al máximo su política de concesión de préstamos. Llegó un momento en el que concedían hipotecas para comprar viviendas sin hacer preguntas sobre ingresos, ni depositar una entrada. Las hipotecas subprime (de alto riesgo) han existido desde hace décadas, pero nunca se había asumido tanto riesgo de forma tan masiva. Todo funcionó mientras el precio de la vivienda subía, pero el juego terminó en la primavera de 2007 cuando la entidad de EEUU, New Century Financial, declaraba la quiebra. Nacía la primera víctima de una crisis sin precedentes.

2 ¿Cómo se ha convertido una crisis local en algo global?
Los bancos empaquetaron esas hipotecas basura en vehículos que ofrecían elevadas rentabilidades con un riesgo aparentemente bajo, en los que invirtieron inversores de todo el mundo. La ingeniería financiera dio lugar a instrumentos contagiados con estos activos tóxicos, como CDOs, ABS, conduits o sivs, que fueron perdiendo valor en mercado. Por ahora, han provocado ya unas pérdidas en las entidades por importe superiores a los 500.000 millones de dólares.

3 ¿En qué se parece esta crisis a las anteriores?
Esta crisis se parece a las anteriores en que tiene como base un principio erróneo, pero en el que los inversores reinciden con pasmosa regularidad: el de que un determinado activo se va a revalorizar en el futuro de forma permanente. Pasó con los tulipanes del siglo XVII, ocurrió con las acciones en el crack del 29 y en el boom puntocom de finales de los noventa.

4¿Por qué han caído bancos de inversión?
Entidades como Lehman Brothers o Bear Stearns llenaron su balance con activos como titulizaciones de hipotecas basura. Estos activos, ahora denominados tóxicos, eran hace un año productos de moda de Wall Street. Al contrario de lo que sucedió en otras crisis, cuando estalló la burbuja inmobiliaria y las titulizaciones comenzaron a depreciarse a marchas forzadas, los bancos tenían su balance repleto de estos activos. Esto provocó que muchas entidades no quisieran prestar dinero a corto plazo a estas firmas, ya que dudaban de su solvencia. Ante la falta de financiación para hacer frente a sus pagos diarios, los bancos han tenido que quebrar.

5¿Por qué afecta también al sector seguros?
Algunas aseguradoras, como AIG, también se adentraron en el mundo de las finanzas sofisticadas y contaban, de la misma manera, con grandes cantidades de títulos ligados a hipotecas.

6Se hundió Bear Stearns en marzo y Lehman y AIG lo hicieron en septiembre, ¿por qué no todos a la vez?
Bear Stearns quebró en marzo, cuando perdió la confianza de los inversores. El banco no llegó a tiempo a la ventana especial de liquidez creada por la Fed. Cuando los inversores se fijaron en Lehman Brothers como la siguiente víctima, esa ventana especial de liquidez ya estaba abierta y el banco pudo sobrevivir a trancas y barrancas. Pero cuando la situación se agravó a principios de septiembre, ni tan siquiera las inyecciones de la Fed pudieron salvar al banco, a quien sus contrapartidas habituales le habían cerrado el grifo.

7¿Por qué se ha dejado quebrar a Lehman Brothers y no a otros?
La Fed pensó que las consecuencias de dejar caer a un banco como Bear Stearns provocaría un efecto devastador en el sistema financiero, por los compromisos que tenían muchas entidades con éste. Pero la Fed insistió en que lo de Bear Stearns era un caso puntual que no se volvería a repetir. Con Lehman Brothers, la institución monetaria no quiso arriesgarse a convertir en norma el rescate puntual de Bear Stearns. Después llegó la aseguradora AIG que, no sólo es más grande que Lehman, sino que ha asegurado a muchos otros bancos contra los impagos sobre los activos que poseen, además de pólizas de seguros a millones de estadounidenses. Así, el colapso de AIG podría haber originado pérdidas incalculables tanto en bancos como en los ciudadanos de a pie.

8 ¿Quién tiene la culpa?
Se ha culpado a Alan Greenspan, presidente de la Fed entre 1987 y 2006, por mantener los tipos en el 1% durante demasiado tiempo en medio de políticas fiscales expansivas. Pero, por mucho que los tipos estuvieran tan bajos, el principal responsable de haber prestado dinero de forma sistemática a aquellos que no podían pagar fueron los banqueros y brókeres que concedieron esas hipotecas. Luego está la responsabilidad de las agencias, que pusieron rátings triple A a productos que luego se ha demostrado que no eran merecedores de ello. Y, por último, aquellas entidades de todo el mundo, bancos y fondos, que invirtieron en productos complejos vinculados a hipotecas basura, bien sin entenderlo, bien sin estudiar con detenimiento qué compraban.

9¿Actuaron tarde las autoridades?
Las autoridades podrían haber tomado en septiembre pasado las mismas medidas que han adoptado ahora. Pero entonces, pocos tenían tan claro el alcance de la crisis, y muchos habrían criticado que el Gobierno pudiera rescatar con dinero público entidades privadas. Hoy sí se sabe el alcance de la crisis y que el sistema financiero está en situación grave, por lo que es más digerible el uso de fondos públicos.

10¿Por qué en España no hay subprime?
España también ha vivido su particular boom inmobiliario con crecimientos de dos dígitos en el saldo vivo de créditos hipotecarios. Sin embargo, la política de concesión de préstamos asumida por la banca no ha sido tan laxa. Además, el Banco de España prohibió la inversión en vehículos que se mantuvieran fuera de balance, que es precisamente la forma que tomó la diseminación de productos subprime.

11¿Cómo le afecta a usted ? El euribor, el tipo de interés al que se referencian la mayor parte de las hipotecas en España, se ha disparado. Al margen de la subida de tipos del BCE, del 4% al 4,25%, el principal motivo ha sido la desconfianza existente entre los propios bancos, ya que el euribor es el tipo de interés al que las entidades se prestan entre sí.

12 ¿Y a la banca española?
La creciente aversión al riesgo de los inversores ha dificultado a la banca la emisión de deuda a unos precios asequibles, mientras apremian los vencimientos de bonos a los que tienen que hacer frente. Esto ha obligado a recrudecer todavía más la guerra para captar pasivo, con ofertas de depósitos agresivas, o concentrar la financiación a plazos más cortos, como las subastas de liquidez del BCE. En definitiva, se encarecen unos costes de financiación que podrían tener impacto en las cuentas de la banca.

13¿Quebrará algún banco o caja español?
Los bancos españoles cuentan con un colchón de provisiones importante, pero la mora sube con velocidad, y lo más probable es que lo siga haciendo en los próximos trimestres. Pero si algún banco o caja entra en problemas, lo más probable es que el Gobierno invite a una entidad saneada a hacerse con ella.

14¿Quién tiene la solución?
La solución llegará cuando se estabilice el mercado inmobiliario estadounidense. Entonces, cuando los precios de la vivienda hayan tocado fondo, será posible contabilizar el valor real de las titulizaciones hipotecarias. Con ello, el mercado de titulizaciones debería reactivarse, los bancos se desharían de los títulos -con pérdidas, probablemente- y deberían buscar financiación para tapar el agujero creado en sus balances. Entonces, la actividad crediticia se reanudaría con normalidad. La propuesta del Tesoro de EEUU anunciada ayer para comprar deuda morosa a los bancos pretende conseguir eso mismo pero por la vía rápida.
15¿Cuánto puede durar?
Nadie se atreve a dar una fecha para el fin de esta crisis porque todas las previsiones han resultado ser fallidas. No obstante, cuanto más duren las amenazas bancarias, mayor será el daño para la economía real y, a medida que más instituciones financieras entren en crisis, la liquidación de sus activos a unos precios irrisorios arrastrará a la baja los de otras entidades y, por lo tanto, generarán nuevas pérdidas.

tomado del Blog http://www.nuevaeconomia.wordpress.com

Written by Eduardo Aquevedo

8 octubre, 2008 at 21:51

McCain y los republicanos van perdiendo, por ahora…

leave a comment »

OBAMA SUPERA A MCCAIN EN SIETE DE LOS NUEVE ESTADOS DECISIVOS

Por David Usborne *

Desde St. Louis

Después de que las luces y los aplausos se apagaron, Joe Biden estaba dispuesto anoche a ir directamente del debate vicepresidencial en St. Louis a su hogar en Delaware. Sin embargo, el día de trabajo de Sarah Palin no había terminado. Sus entrenadores la llevaron corriendo a una manifestación post-debate en una arena deportiva en las cercanías.

La alarma se está extendiendo en las filas del Partido Republicano sobre John McCain y sus perspectivas para la victoria a un mes de las elecciones. Las nuevas encuestas lo muestran decayendo no sólo a nivel nacional contra Barack Obama, sino también en casi todos los estados, campos de batalla claves que decidirán el resultado. Y Missouri, un barómetro tradicional en las elecciones presidenciales, está entre ellos. La hora de irse a la cama para Palin tendrá que esperar.

Una nueva encuesta de CNN/Time muestra a Obama un punto adelante en el estado Show-Me (sobrenombre de Missouri), un margen estadísticamente insignificante, pero no obstante revelador: hasta ahora, McCain ha estado delante en 19 de las 22 encuestas del estado tomadas desde el año pasado. “Missouri es siempre muy parejo”, comentó la asesora demócrata Claire McCaskill. Las cifras en los otros estados oscilantes son sorprendentes. La encuesta mostró a Obama con una ventaja de 54 a 43 por ciento en Minnesota, 51 a 47 por ciento en Nevada y 53 a 44 por ciento en Virginia. Una encuesta de la Universidad de Quinnipiac mostraba a Obama aventajando a su rival en Florida 51 a 43 por ciento y en Ohio, 50 a 42 por ciento. Ambos estados pueden ser determinantes el 4 de noviembre.

En parte es el nuevo foco en la economía lo que está azotando a McCain. “La crisis económica ha cambiado la dinámica, que hace sólo tres semanas favorecía a McCain”, dijo Peter Brown, en Quinnipiac. “No quiere decir que McCain no pueda ganar. Sólo significa que la historia dice que tiene que trepar una empinada colina.” El vocero del Partido Republicano, Bill Nowlin, dice que están retirando los avisos televisivos en Michigan para concentrarse en otros estados clave.

Es razonable que la presión sobre Palin anoche fuera más intensa que nunca antes, no sólo por la creciente evidencia de que se ha convertido en una carga para su compañero de fórmula. Según una encuesta de ABC News, uno de cada tres votantes está menos proclive de votar por McCain a causa de Palin. “No me gustan algunas de las opiniones completamente conservadoras de Palin”, admitió Todd Herren, en los cuarteles generales de Anheuser–Busch en St. Louis. “Algunas de las cosas que dice me parecen una locura.”

Herren y su compañero de trabajo, Chad Fischer, reflejaban la ambivalencia de todo el estado. “Estoy 50-50 entre ellos ahora”, dijo Herren, de 48 años. Fischer también está en un dilema. Obama lo había impresionado más de lo esperado la semana pasada, pero le molestaban sus “conexiones musulmanas”. Ambos hombres dicen que el origen étnico de Obama no tenía importancia para ellos.

Disponiéndose a viajar en el antiguo trole que lleva a los turistas alrededor de la histórica fábrica, Larry Host, de 58 años, está casi seguro de que votará por Obama, pero no sabe qué hará el resto del estado. “Hay un montón de conservadores en este estado y creo que al final ganará McCain.”

Missouri es importante, en gran parte porque históricamente casi siempre vota por el ganador. Pero es sólo uno de los nueve estados que ahora se consideran “determinantes” por el sitio web Real Clear Politics de Estados Unidos. Desde ahora, las encuestas muestran que siete de esos nueve estados se inclinan por los demócratas.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para PáginaI12.
Traducción: Celita Doyhambéhère.

Escuela de Chicago: historial de vilezas, por M.Hudson

leave a comment »

“Desde la atalaya de la Universidad de Chicago, el “libre mercado” de las ideas es aquel en el que los estudiantes son libres de escoger tan sólo la ideología respaldada por la UC. Su enseñanza era como Terminator: es imposible razonar con él, está sólo para liquidar la oposición.”

Como licenciado de la Universidad de Chicago (1959) y también de su Laboratorio-Escuela (1955-56), creo que mi experiencia en ella confirma el cuadro que pinta Henry Liu en su magnífico  ensayo de la pasada semana sobre Milton Friedman y la “Money Matters Controversy”.

Mi primer contacto con la Universidad de Chicago (UC) se produjo a través del Proyecto Manhattan en torno a 1948. Yo vivía en Chicago en el barrio de  Kenwood, justo al norte de Hyde Park. Teníamos alquilada la planta superior de nuestra casa a un físico, Shuki Hayashi, que trabajaba en el proyecto en Stagg Field, bajo cuyas gradas todavía continuaba la pila atómica del mismo. Para traerme al Laboratorio-Escuela, me hacía montar en su bicicleta (una Raleigh DL-1 28-incher) y me llevaba hasta el campo. Sólo mucho después he pensado qué habrá sido más peligroso para la humanidad, ¿la bomba atómica o el monetarismo de la Escuela de Chicago?

Mi padre era dirigente sindical y a menudo pasaban por casa a debatir profesores de la UC en los inicios de los años 50. Por contraposición a lo que hoy es, la facultad de Chicago contaba con gente como Maynard Krueger (candidato a la vicepresidencia por el Partido Socialista secundando a Norman Thomas), y Rexford Tugwell, uno de los cerebros reclutados por Roosevelt, y antiguo gobernador de Puerto Rico (amén de protegido de Simon Patten). El economista postkeynesiano Hyman Minsky me contó que fue Krueger quien le convirtió al socialismo. Minsky se convertiría luego en padrino de la actual facultad postkeynesiana que ofrece una alternativa al monetarismo estilo Chicago en la Universidad de Missouri, en Kansas City, en la que ahora enseño.

Hoy en día, la Escuela de Chicago es conocida por su intolerancia censoria. Lo primero que hicieron en Chile los “Chicago Boys” después de 1974  fue clausurar, por ejemplo, todos los departamentos de Economía y Ciencias Sociales, salvo en la Universidad Católica, donde habían logrado establecer “el ladrillo”, es decir, la doctrina de Friedman. Todo estaba ya prefigurado en el Laboratorio-Escuela de los años 50. Su profesor de Ciencias Sociales, Curtis Edgett, colocó una alargada pancarta en su cuarto que rezaba: “Dadles lo que les dieron a los Rosenberg”. Yo pensaba que se aludía a los comunistas, pero en una conversación personal con él, algunos de mis compañeros de clase y yo descubrimos que se refería a los judíos.

En clase me llamaba “comunista” de forma habitual (uno de nuestros textos era el Mein Kampf). Había un estalinista de verdad en la clase con el que yo siempre discutía y que me llamaba fascista. Lo cierto es que fue en el Laboratorio -Escuela donde recluté a una serie de dirigentes de la Liga de Jóvenes Socialistas (los shachtmanitas) (1). Fue la única vez en mi vida en que hice allí en medio de voz de la razón.

El Laboratorio-Escuela terminaba en aquella época en décimo curso y de allí pasaban los estudiantes directamente a la universidad. No obstante, a mi no me admitieron en 1954 cuando concluí décimo. Me dijeron que el señor Edgett había dado mi nombre y el de una serie de amigos al Federal Bureau of Investigation (FBI) como “comunistas” y envió copia de ello a la universidad.

Se armó una buena, de modo que el Laboratorio-Escuela añadió un curso extra para ayudar a resolver la cuestión, y me admitieron al año siguiente en la UC, donde cursé las “comprehensives” (materias generales) para saltar los dos primeros cursos, de manera que verdaderamente no perdí tiempo. Pero uno de mis compañeros decidió matricularse en Shimer, un colegio universitario secundario creado por la UC. Hará cosa de una década, cuando consiguió acceder a su ficha del FBI, pudo saber que el decano de Shimer había seguido informando periódicamente sobre él, sus amigos y compañeros de clase.

Cambié mi especialidad de química a historia y no llegué a asistir allí a ninguna clase de economía. Creo que los profesores Tugwell y Krueger estaban en el departamento de Ciencias Políticas, no en la Escuela de Empresariales. Si bien nunca me acerqué por la Escuela en mis cuatro años en la UC, aunque posteriormente realizase allí un doctorado en Economía, recuerdo que los estudiantes de Empresariales que conocí eran los únicos que de forma regular llevaban traje y corbata en el campus. Tenían reputación de ser un tanto espesos. Recuerdo un encuentro particularmente memorable. En una fiesta, uno de los estudiantes de Negocios se acercó a una chica atractiva.

Como al día siguiente o así, le pregunté qué tal habían ido las cosas. “Qué tonta era”, me dijo el chico. “Si hasta me dio el teléfono equivocado, que resultó ser el de los Bomberos”.

“¿Cómo se llamaba?” le pregunté.

“Dijo que Martha Washington,” (2) me respondió.

Fue para mí uno de los primeros ejemplos de GIGO (garbage in, garbage out, basura fuera, basura dentro): la aceptación sin pensar de cualquier cosa como si fuera un hecho real.

En aquella época estudiaba música, y dice algo de la filosofía de la UC que no se enseñara interpretación ni análisis musical de ningún tipo. Teoría sólo, con total olvido de la práctica. De modo que antes de matricularme como estudiante primerizo en 1955, me inscribí en las universidades De Paul y Roosevelt en la licenciatura (habiendo completado los requisitos de diplomado mientras esperaba a graduarme en la escuela secundaria). La UC tenía la misma filosofía de teoría y nada de práctica en lo que respecta a los idiomas. Aprendí a leer y escribir francés e italiano, además de alemán, pero en la práctica no llegué hablar ninguna de las lenguas romances. (Mis exámenes orales de licenciatura fueron en alemán, en efecto).

En la década de 1990 traté de publicar mi historia del comercio internacional y contacté con el editor de la University of Chicago Press, que acababa de llegar de Panteón (3), en Nueva York, con la que mantenía buena relación antes de la dimisiones en masa de finales de los 80. El editor se dirigió a mi un tanto cariacontecido para informarme de que la junta en pleno de la editorial de la UC había amenazado con dimitir si publicaba mi libro. Se trataba de una crítica de la teoría del libre comercio, sobre todo de la censoria historia de Jacob Viner sobre la historia del comercio.

De modo que reconocí que desde la atalaya de la UC, el “libre mercado” de las ideas es aquel en el que los estudiantes son libres de escoger tan sólo la ideología respaldada por la UC. Su enseñanza era como Terminator: es imposible razonar con él, está sólo para liquidar la oposición.

Tras mi licenciatura, mi único contacto con la Escuela de Negocios de la UC tuvo lugar de manera indirecta, después de que me convirtiera en economista de balanza de pagos del Chase Manhattan a mediados de los años 60. Mi jefe, John Deaver, era un protegido de Milton Friedman, el cual le recomendó ante David Rockefeller. Almorcé un fatídico viernes con John Exter, de Citibank, que me contó como ese mismo día había vendido libras esterlinas al descubierto cuando Harold Wilson afirmó que en modo alguno efectuaría una devaluación. Deaver había comunicado a Chase que Wilson había apostado su reputación a que preservaría la tasa de cambio de la libra. Resultó que Chase había comprado en realidad las libras esterlinas que Citibank había vendido.

Oí posteriormente que Rockefeller le dijo a Deaver en el curso de una partida de golf que tenía un buen futuro como profesor de Economía. Deaver, en vez de eso, se fue a trabajar a GM, de la que rápidamente (creo que en tres meses) fue despedido, poniendo a su ayudante al frente. Deaver acabó luego en Philips Endhoven, donde su estancia fue también breve.

Chase decidió fusionar el departamento de Investigación Económica (en el que yo trabajé) convirtiéndolo en el de “Relaciones Públicas y Publicaciones”, bajo la dirección de John Wilson. Al adoptar la teoría económica de la Escuela de Chicago, se utilizaba sólo de modo retórico, y no para las decisiones internas reales del banco. Lo mismo ocurrió en Citibank. Wall Street llegó a utilizar el monetarismo de Chicago como retórica para el cabildeo, no como análisis real.

Un amigo mío que trabajó de profesor auxiliar de sociología en Chicago me contó que empezó una clase tratando de explicar si había algo así como una ideología de los intereses creados y qué podría ser. “Eso es lo que hemos venido a aprender”, le contestó un estudiante.

El resultado puede ayudar a promover las relaciones públicas y convertir el análisis económico en eufemismo. Pero no sirve de gran cosa para comprender de qué modo funciona el mundo real. Es fama -acaso infamia- que Milton Friedman dijo que “no hay almuerzo que salga gratis”. Pero es que la economía de hoy tiene toda ella que ver con conseguir almorzar gratis. De eso es de lo que va Fannie Mae and Freddie, y lo que tienden a ser las fianzas salvadoras que el gobierno proporciona al sector financiero.

La razón más importante por la que apoyar un Centro Friedman va en contra del interés a largo de plazo del sector de negocios es que degrada a retórica ideológica el pensamiento económico, y no en verdadero análisis.

De modo que me ha satisfecho firmar la petición que el profesor Lincoln está haciendo circular deplorando el Centro Friedman. Y me alegra leer el artículo de Henry Liu que explica el papel tan destructivo que puede desempeñar.

NOTAS del traductor:

1. El término se refiere a los seguidores de Max Shachtman (1904-1972), teórico marxista norteamericano de origen judeopolaco ligado a los avatares del trotskismo internacional y cuya influencia se dejó sentir en varias corrientes socialistas de los Estados Unidos, así como en numerosos intelectuales que militarían después en las filas de los neoconservadores.

2. Martha Washington era el nombre de la mujer de George Washington, primer presidente de los Estados Unidos. Hudson usa el ejemplo para acentuar la cortedad de los estudiantes de Empresariales de la UC

3. Antes de las dimisiones en masa de finales de los 80  Pantheon Books, editorial fundada en Nueva York, en 1942 por intelectuales europeos huidos del fascismo, representó uno de los faros de la edición de calidad literaria e intelectual en los Estados Unidos en la postguerra. En 1961 se hizo cargo de su dirección Andre Schiffrin, que publicó a autores como Grass o Chomsky. En 1980, la venta de Random House, de la que Pantheon era filial, y la consiguiente presión mercantilista llevó a la salida de Schiffrin de la editorial, a la dimisión de la mayor parte de su equipo y a una intensa controversia intelectual sobre los peligros de la comercialización acelerada y el gigantismo para la edición culturalmente independiente.

Michael Hudson es ex economista de Wall Street especializado en balanza de pagos y bienes inmobiliarios en el Chase Manhattan Bank (ahora JPMorgan Chase & Co.), Arthur Anderson y después en el Hudson Institute. En 1990 colaboró en el establecimiento del primer fondo soberano de deuda del mundo para Scudder Stevens & Clark. El Dr. Hudson fue asesor económico en jefe de Dennis Kucinich en la reciente campaña primaria presidencial demócrata y ha asesorado a los gobiernos de los EEUU, Canadá, México y Letonia, así como al Instituto de Naciones Unidas para la Formación y la Investigación. Distinguido profesor investigador en la Universidad de Missouri de la ciudad de Kansas, es autor de numerosos libros, entre ellos Super Imperialism: The Economic Strategy of American Empire.

Traducción para www.sinpermiso.info: Lucas Antón

La Concertación y los 20 años del plebiscito: peligros cercanos

leave a comment »

Más de lo mismo, el camino de la derrota
 
El descuido para separar los intereses públicos y privados por ex ministros, incluso de izquierda, que entran a directorios de empresas privadas de sectores regulados o que tienen grandes proyectos en ejecución, aumenta la desconfianza en la política y los políticos.

Carlos Huneeus*
 

A 20 años del plebiscito, la Concertación enfrenta la alternancia del gobierno con mayor peligro que en las anteriores elecciones. Las coaliciones de gobierno no son eternas, porque están formadas por partidos que tienen intereses distintos. También influyen los altos costos de ejercer el poder durante casi dos décadas.  Si la Concertación desea ganar las elecciones presidenciales, deberá ofrecer una alternativa construida a partir de una serena, pero franca evaluación de lo alcanzado, planteando su voluntad de enfrentar los errores y falencias.

Hasta ahora no se ve esta actitud y predomina lo contrario, la tendencia a mostrar los logros económicos, cerrándose los ojos a ver debilidades que no puede ignorar. Dos millones de jóvenes no están inscritos en los registros electorales. El sistema binominal es aceptado como una realidad y fue calificado como un factor de la “gobernabilidad” por el ex ministro de Hacienda Nicolás Eyzaguirre y por el ministro Cortázar, ignorando el hecho que ha impuesto una competencia desigual de tres partidos (PS/PPD/PRSD) contra uno sólo (PDC), en vez de promover una lucha electoral contra la derecha.

Los apoyos a la democracia son bajos y no aumentan por la mala imagen de la política y los políticos. La confianza interpersonal y hacia las instituciones también es baja, lo cual daña las bases de la democracia y causa nuevos problemas, pues impide la asociatividad de los chilenos. Esto aumenta el poder de las personas e instituciones con mayor influencia en el sistema político, fortaleciendo un círculo vicioso de las “escandalosas” desigualdades políticas y económicas.

Las grandes empresas se encuentran frente a autoridades con débiles recursos para evaluar sus proyectos y defender los intereses de la comunidad o con personeros que carecen de la voluntad política para hacerlo mirando el bien común. El descuido para separar los intereses públicos y privados por ex ministros, incluso de izquierda, que entran a directorios de empresas privadas de sectores regulados o que tienen grandes proyectos en ejecución, aumenta la desconfianza en la política y los políticos.

La magnitud de esos desafíos es mayor precisamente por el éxito de la gestión de los gobiernos, así como también de sus errores. El fracaso del Transantiago refleja esa dicotomía de logros y fallas: era inevitable modernizar el transporte público, pero se hizo de una pésima manera, con la responsabilidad del elogiado ministerio de Hacienda.

La Concertación surgió en 1988 como una alianza estratégica para recuperar la democracia. Habiéndose alcanzado ese objetivo y desaparecido el general Pinochet después de su fallecimiento el 2006, faltan los motivos que justificaron la existencia de la Concertación. Entonces, la fuerza política dominante fue el PDC, asumiendo mayores responsabilidades y costos en los gobiernos de Aylwin y Frei. Ahora, esa situación ha cambiado a favor de los partidos de izquierda, que han tenido mayor participación en los gobiernos de Lagos y Bachelet, con evidentes costos. La división en el PPD con la renuncia del senador Flores abrió un camino seguido después por el senador Adolfo Zaldívar en el PDC. Las divisiones en el PS le han conducido a una indefinición programática, que su directiva busca esquivar anticipando la lucha presidencial.

Para que continúe siendo una alternativa de poder, los partidos de la Concertación deben definir una propuesta programática formulada a partir de una visión crítica de lo realizado, que se comprometa a enfrentar las falencias y debilidades del sistema político y el orden económico. Más de lo mismo, conduce a la derrota.

Fue la voluntad de cambio la causa de la victoria del No hace 20 años. Ese es el mensaje de los demócratas que derrotaron a Pinochet y a la derecha el 5 de octubre de 1988 y que ahora se debiera recoger si desea derrotar a la derecha, con un candidato más fuerte que los anteriores, porque no votó por el Si.

*Carlos Huneeus es director del CERC.

EL Mostrador.cl

Written by Eduardo Aquevedo

7 octubre, 2008 at 2:10

¿Por qué apesta tanto el plan de rescate financiero? ¡Ni un centavo!

leave a comment »

Traducido del inglés para Rebelión por Sinfo Fernández

El presente artículo apareció publicado el jueves 2 de octubre, un día antes de que el Congreso aprobara finalmente, en segunda votación, el plan de rescate financiero de Paulson. Aunque el artículo ha quedado superado por los acontecimientos, se considera que puede ofrecer interés la información en él contenida.

Nos hemos estado preguntando durante casi un año por qué los inversores y los bancos extranjeros que compraban cientos de miles de millones de dólares de títulos sin valor respaldados por hipotecas de los bancos estadounidenses de inversiones no emprendían acciones legales contra esos mismos bancos o iniciaban un boicot de los productos financieros estadounidenses para impedir que más gente acabara estafada.

Ya sabemos la respuesta. Era porque, entre bambalinas, Henry Paulson y compañía estaban pergeñando un acuerdo para descargar los mil billones de dólares del desastre sobre el contribuyente estadounidense. A eso va a dedicarse, en gran medida, el despilfarro de los 700.000 mil millones de dólares: a cancelar las deudas masivas que se generaron en el mayor incidente de fraude en la historia. El congresista Brad Sherman se lo explicaba el miércoles por la noche a Larry Kudlow:

“El proyecto proporciona a los inversores extranjeros cientos de miles de millones de dólares del plan de rescate financiero. Pero no facilita un control real del poder de Paulson. Hay una junta de evaluación pero no tiene poderes para intervenir y cambiar lo que él hace. Es un programa por 700.000 millones de dólares que ha elaborado un empleado temporal a tiempo parcial cuyo salario mensual no se limita a un millón de dólares… Está muy claro. El Banco de Shangai puede transferir todos sus activos tóxicos al Banco de Shangai de Los Ángeles, que a su vez puede entonces vendérselos al día siguiente al Tesoro. Quise poner una reserva que especificara que el Tesoro no podía realizar esa compra si no se trataba de una entidad de propiedad estadounidense, aunque fuera una filial, pero al menos una entidad situada en los EEUU. Pero se rechazó.

El proyecto está muy claro. Activos de China y Londres pueden venderse un lunes a entidades estadounidenses para ser vendidas al Tesoro el martes. Paulson ha dejado claro que recomendará que se vete cualquier proyecto que contenga una estipulación clara que diga que si los estadounidenses no tenían la propiedad del activo el 20 de septiembre no puede venderse al Tesoro. Cientos de miles de millones de dólares van a destinarse a rescatar inversores extranjeros. Lo saben bien, lo pidieron así y el proyecto se redactó con todo cuidado para asegurar que eso suceda”.

Entonces, ¿por qué el Secretario del Tesoro no ha explicado al pueblo estadounidense el objetivo verdadero del plan de rescate? ¿Es posible que sepa que su proyecto de rescate financiero de 700.000 millones de dólares acabará como el Hindenburg, desapareciendo entre llamaradas?

Es un proyecto espantoso y confiere autoridad absoluta a uno de los actores principales del escándalo, Henry Paulson, que fue Presidente de Goldman Sachs en la época en que por todo el planeta se traficaba con toda esa basura de los títulos respaldados por hipotecas ofrecidos a inversores crédulos. Ahora Paulson está en posición de comprar cualquier “activo comprometido” que crea pueda suponer una amenaza para la “estabilidad financiera del mercado”. Está claro que Paulson utilizará sus incontrolables poderes para hacer borrón y cuenta nueva y eliminar cualquier posibilidad de que los inversores extranjeros adopten acciones legales contra sus autores: los bancos de inversión del gigante Wall Street.

Por eso, ¿cómo le va a gustar al pueblo estadounidense pagar los futuros proyectos legales de Paulson y compañía? ¿Es así cómo van a gastarse los impuestos de los contribuyentes en lugar de en educación, sanidad e infraestructuras?

Hay otra razón por la que Paulson está trabajando duro para que se apruebe el proyecto de rescate financiero para magnates: representa una ganancia inesperada para los gigantes bancarios. Citi no recogió sencillamente a Wachovia por casualidad ni JP Morgan compró Washington Mutual porque quería cumplir con sus deberes cívicos e impedir el colapso de todo el sistema. Para nada; eran claramente conscientes de la dirección en que soplaba el viento. En realidad, ni siquiera pudo pasar la prueba de alcoholemia.

Aportación de Sara Lepro, de AP:

“El Citigroup acordó el lunes comprar las operaciones bancarias de Wachovia por 2.100 millones de dólares en un acuerdo arreglado por reguladores federales, convirtiendo al banco con sede en Charlotte en la victima más reciente de la expansiva crisis financiera global.

El acuerdo se amplía en gran medida a las franquicias minoristas de Citigroup –abarcando un total de más de 4.300 agencias en EEUU y 600.000 millones de dólares en depósitos- y se asegura un lugar entre los tres grandes bancos industriales de EEUU, junto con el Bank of America Corp. y el JP Morgan Chase & Co.

Pero eso tiene un precio: Citigroup Inc. dijo que iba a rebajar su dividendo trimestral de medio dólar a 16 céntimos. Eso reducirá también el número de accionistas existentes al vender 10.000 millones de dólares de acciones comunes a fin de apuntalar la posición de su capital. Además de asumir los 53.000 millones del valor de la deuda, Citigroup absorberá 42.000 millones de dólares de pérdidas de los 312.000 millones de dólares de la cartera de préstamos de Wachovia, con el acuerdo de la Federal Deposit Insurance Corp. (FDIC). Citigroup, para cubrir las pérdidas restantes, emitirá también 12.000 millones de dólares en acciones preferentes y garantías para la FDIC”.

Y ahora, para rematar, el comentario de Lepro:

“El plan de rescate de las instituciones financieras propuesto por el gobierno por valor de 700.000 millones de dólares, que se votó el lunes en la Cámara de Representantes, beneficiará probablemente a Citi.

Aunque el plan trata de impedir, en términos generales, que los bancos se beneficien por la venta de activos problemáticos al gobierno, se hace una excepción con los activos adquiridos en una fusión o en la compra total de una entidad, o de compañías que han presentado bancarrota. Esto permitiría que Citigroup comprara hipotecas tóxicas y otros activos conseguidos de Wachovia a un precio más alto del que el banco ha pagado ahora por ellos”.

Entonces, ¿Citi no sólo consigue un ejército de depositantes (¡el capital más barato disponible!) sino que, al mismo tiempo, va a poder volcar su basura de títulos respaldados por hipotecas en el contribuyente? Y, ¿adivinan qué? El acuerdo con el JP Morgan es casi idéntico.

¿Es eso jugar con ventaja o no?

¿Quiere alguien apostar a que G-Sax también consigue un lugar privilegiado en el pesebre público para chupar miles de millones de dólares de los contribuyentes y así remendar todos juntos sus destrozados balances?

Y el resultado neto del timo del gangster Paulson: una consolidación mayor de la industria financiera y la completa aniquilación de los bancos regionales y locales. Eso es seguro. Los bancos familiares de todo el país van a tener que aprovechar las tapas duras de sus libros contables si este proyecto se aprueba. Apuesten por ello.

El país no tiene tiempo para esta cínica caza de carroñeros. El sistema marcha escorado de la peor forma y tenemos UNA oportunidad de conseguir un proyecto que sea adecuado frente a la actual emergencia.

Según Bloomberg News, 29 de septiembre:

“La Reserva Federal bombeará 630.000 millones de dólares más al sistema financiero global, inundando de efectivo a los bancos para aliviar la peor crisis bancaria desde la Gran Depresión. La Reserva Federal aumentará sus intercambios de moneda con los bancos centrales extranjeros por una cifra de entre 330.000 millones a 620.000 millones de dólares para que en todo el mundo se disponga de más dólares. La Term Auction Facility, el programa de préstamos de emergencia de la Reserva, se ampliará de 300.000 millones a 450.000 millones. El Banco Central Europeo, el Banco de Inglaterra y el Banco de Japón están entre las autoridades participantes.

La crisis está infectando toda la economía global, haciendo que las acciones caigan y forzando a los gobiernos europeos a rescatar a cuatro bancos en los últimos dos días”.

¿Lo entienden? La Reserva Federal ha hecho caso omiso del “No” del voto del Congreso [del lunes 29 septiembre], bombeando dinero al sistema; y miren lo que ocurrió.

¡Nada!

El Libor está aún en niveles históricos, el Ted se ha ampliado a niveles de record y los préstamos interbancarios están en un punto muerto. Hay una gran demanda en los mercados monetarios que está reduciendo la capacidad de las empresas para satisfacer las deudas a corto plazo. Chicos, el sistema se está paralizando y los planes del estafador Paulson no van a servir de ayuda alguna. 400 acreditados economistas –no los halcones de la industria “de base religiosa” que trabajan para la administración Bush- se oponen a ese plan de rescate.

Este es un desastre “en tiempo real” que requiere soluciones reales. Como señala Nouriel Roubini, el presidente de Roubini Global Economics, estamos al borde de la “madre de todos los pánicos bancarios”, ante un feroz asalto internacional a las reservas que va a hacer quebrar todo el sistema financiero. Aquí tenemos la opinión de Roubini mientras esperamos que caiga la siguiente espada de Damocles:

“El próximo peldaño de ese pánico podría convertirse en la madre de todos los pánicos bancarios, i.e. pánico alrededor de los mil billones de dólares más de los pasivos interbancarios internacionales a corto plazo del sistema bancario y financiero estadounidense, en cuanto los bancos extranjeros empiecen a preocuparse por la seguridad de la exposición de sus activos líquidos en las instituciones financieras estadounidenses; un silencioso pánico bancario internacional ha empezado ya porque los bancos extranjeros están preocupados por la solvencia de los bancos estadounidenses y están empezando a reducir su exposición. Y si este pánico se acelera –como puede ocurrir ahora- puede producirse un colapso total del sistema financiero estadounidense. Estamos ahora así en una situación de pánico generalizado, corriéndose el riesgo de un colapso sistémico de todo el sistema financiero. Y las autoridades estadounidenses y de política exterior parecen no tener ni idea de lo que debe hacerse de inmediato. Quizá deberían empezar hoy con una reducción coordinada de 100 puntos básicos en las tasas de interés de referencia en todas las economías importantes del mundo para mostrar que están empezando a reconocer seriamente y a abordar esta crisis financiera que enfrenta un riesgo de deterioro veloz”. (Nouriel Robuini’s EconoMonitor)

Ni un solo centavo debería ir a parar al más reciente timo de Wall Street. ¡No al plan de rescate financiero!

Mike Whitney vive en el estado de Washington. Puede contactarse con él en:

fergiewhitney@msn.com

Enlace con texto original:

http://www.counterpunch.org/whitney10022008.html

Rebelion.org

Crisis financiera: el paciente americano, por E. Altvater

leave a comment »

Freitag

Geopolítica y crisis financiera. Los EEUU están demasiado endeudados para salvar los mercados por sí solos. Las pérdidas serán globalizadas.

Pasaron aquellos bonitos tiempos de mayo de 2003, cuando el presidente de los EEUU, sacando, orgullosamente patriótico, pecho, podía decir: “¡Misión cumplida!” Lo que al final de su mandato muestran las pantallas de televisión es a un Bush desencajado, a un secretario del Tesoro Paulson postrado de hinojos y a un círculo dirigente acéfalo. La misión del imperio americano se ha cumplido en 2008. La cañída tiene muchos nombres: Bush, Guantánamo, Falujhia y Abu Ghraib, Fannie y Freddie, AIG y Lehman Brothers. En una palabra: la crisis del siglo. El complejo de poder de la Casa Blanca, de la industria petrolera texana y de Wall Street se desmorona. El mundo cambia. Se redescubre el poder geopolítico.

El entorno neoconservador de Bush siempre ha despreciados a las personas reflexivas, entregado como estaba a la acción sin escrúpulos. Convencidos de que los errores se corrigen luego, dejando que otros paguen sus gravosas consecuencias, ahora se ven forzados a descubrir cuál era (y es) la base de poder de la hegemonía estadounidense en el mundo: no sólo la máquina militar, indiscutiblemente superior: “¡es la economía, estúpido!”.

Hay que estar en condiciones de servirse del poder militar. Bush no lo está; deja en Irak una tragedia humana y un desastre político, como en Afganistán. En Guantánamo han bajado a la tumba el cadáver del estado de derecho y el derecho internacional público. Azerbaiyán ya sacado conclusiones de la incapacidad del poder hegemónico de los EEUU para proteger a socios menores voluntarios como Georgia y empieza a calentar las gélidas relaciones con Rusia. El “antinorteamericanismo” prospera por doquier: el mundo siente una profunda repulsión por las políticas de fuerza del zaguanete de Bush, una repulsión compartida por muchos ciudadanos estadounidenses.

Pero lo decisivo es que los neocons han conseguido hundir a la economía en la peor crisis financiera de los últimos 100 años, en una zona abisal que no deja de ensancharse y de abismarse. Al comienzo, daban la impresión de poseer un arma mágica contra las tendencias al estancamiento del “capital monopolista” (por decirlo con el título del libro clásico e influyente de Paul Baran y Paul Sweezy publicado en los años sesenta). Se avilantaron a desregular drásticamente los mercados financieros, a fin de elevar astronómicamente las rentas privadas. Empezó en los 70, cuando se procedió a dejar flotantes los cursos cambiarios de divisas, lo que permitió la especulación con las fluctuaciones. Los cursos ya no se fijaban políticamente por los bancos centrales, por los gobiernos o por el FMI, sino que se dejaron a los “mercados”. Es decir: a los bancos privados, a los fondos de inversiones, a las aseguradoras y a las divisiones monetarias de las grandes corporaciones transnacionales.

La era neoliberal fue triunfalmente inaugurada por Margaret Thatcher con el big bang de la liberalización de los mercados financieros. De entonces en más, también la fijación de los intereses y de los réditos quedó al albur de activos financieros en manos de corporaciones empresariales privadas. Los gobiernos y los bancos centrales perdieron la “soberanía de los tipos de interés“, tan importante para una política económica independiente y orientada al pleno empleo.

No es una mengua psíquica

En el marco de unos mercados financieros más y más globalizados, los bancos y los fondos de inversiones entraron en una competencia sin tregua para atraer depósitos o para mantenerse en el negocio. Así, dispararon sin escrúpulos los rendimientos obtenibles con activos financieros, incomparablemente mayores que los beneficios reales. Eso es lo que exigía la concurrencia. La ahora tan lamentada codicia sin límite de los altos ejecutivos no era una mengua psíquica, sino que tenía causas sistémicas. El capitalismo se transformó en capitalismo “financieramente inducido”. La tasa de beneficios del capital industrial cayó en los pasados años, como lo muestran todos los estudios empíricos, mientras que los réditos financieros eran altos. Quien sacaba un rendimiento inferior al 20% al capital invertido, parecía, hasta el estallido de la presente crisis, un perdedor. Sólo en 2008, según información del Bando Federal Alemán, retrocedieron los réditos del 20,7% (2007) a un modesto 3,3% (primer semestre de 2008).

Los activos financieros son deudas activas (claims) que deben ser satisfechas, y cuanto más elevados los réditos y más voluminosas las deudas activas generadoras de réditos, tanto mayores son los rendimientosdel producto social global que van a parar al sector financiero.

En cuyo centro se halla Wall Street, o –como algunos prefieren— “Fraudstreet”, en donde no dejan de desarrollarse nuevas estrategias de activos, ni de descubrir complejos papeles estructurados, ni de fundarse instituciones, hasta ahora desconocidas (como los “vehículos con propósitos específicos”, SPV, por sus siglas en inglés), todo ello a fin de atraer constantemente nuevos clientes a sus hechizos financieros y, con métodos constantemente renovados, derivar hacia el sector financiero los réditos más altos posibles. ¿Desde dónde? Desde la economía real. Pero los excedentes de ésta –se puede observar en las tasas de crecimientos reales— no eran suficientes para aquellos elevados réditos, esto es, para la satisfacción de la “codicia”.

Pues con las inversiones financiadas por el sector bancario no se crean valores nuevos (como en el capitalismo de la máquina de coser de la abuela), sino que, con ayuda de los productos financieros estructurados, se derivan hacia el sector financiero valores ya producidos. Así ocurrió ya en la era preindustrial y colonial, según supo mostrar agudamente Rosa Luxemburgo: “Acumulación por desposesión”.

Llegados, empero, a un punto, la substancia no basta para satisfacer las exigencias cada vez mayores que gravitan sobre los mercados financieros. Lo cierto es que se buscan continuamente nuevos yacimientos y campos de activos financieros y que se los “perfora” con instrumentos de continuo renovados, por ejemplo los CDS (credit default swaps o contratos de protección en derivados financieros). El mercado de los cuales es tan grande como el producto social global, unos 62 billones de dólares.

Más allá de la ley y el orden

Nadie acepta gustoso y de grado las desvalorizaciones, tanto más cuanto que no se trata de cacahuetes. De modo que inversores y los gobernantes neoconservadores se sirven ahora del poder estatal para socializar las pérdidas. Hasta los más empedernidos y fundamentalistas adoradores del mercado descubren ahora en su corazoncito, ¡ay!, un rescoldo de socialismo.

Huelga decir que nadie sabe exactamente el volumen de las depreciaciones por venir. Lo único seguro es que la clientela privada de los propietarios de fortunas crematísticas será “rescatada” del barrizal por los gobiernos de Washington, Londres o Berlín…, a costa de quienes no disponen de patrimonio financiero.

La crisis de la New Economy hace ocho años se superó con depreciaciones de varios billones de dólares; el crash actual no costará menos, sino, si acaso, harto más. Por lo pronto, el Estado norteamericano está hoy muchísimo más endeudado que hace ocho años, y cada paquete de ayuda de centenares de miles de millones de dólares significa más endeudamiento. Es verdad que las obligaciones de los EEUU, medidas con los criterios europeos de Maastricht, son todavía pequeñas, pero eso podría cambiar rápidamente. Y entonces los EEUU estarán posiblemente tan paralizados por yugo de la deuda como lo estuvo el Japón a comienzos de los 90, cuando el Estado tuvo que rescatar al sistema bancario japonés.

En segundo lugar, muchos países de todo el mundo están enganchados a la rueda de la crisis y sufren sus consecuencias. Los EEUU, tras décadas de idolatría del mercado, han redescubierto el poder político y se aprestan ahora a regular políticamente el “libre juego de las fuerzas del mercado”. Con los costes de la desvalorización del capital tiene que cargar el contribuyente norteamericano, pero no menos el resto del mundo. Eso ha sacado de quicio incluso al ministro alemán de finanzas, Steinbrück, como si con el gravoso resanamiento de la banca alemana se las diera de populista. Hasta se ha permitido decir que la teoría marxiana de las crisis no es totalmente falsa.

El secretario del Tesoro Paulson quería al comienzo emplear 700 mil millones de dólares sin control parlamentario y sin necesidad de rendir cuentas, bajo los solos auspicios de la “lógica del dinero” y del poder. La crisis tenía que ser resuelta haciendo que los costes del paquete de rescate se cargaran en la cuenta del contribuyente, sin que ni él ni sus representantes pudieran decir esta boca es mía. Un resanamiento bancario más allá de la ley y el orden, una suerte de Guantánamo financiero. Pero el Congreso frenó al ex-ejecutivo de Goldman Sachs, alabado por Bush como su “general financiero”. Los congresistas temían la ira de sus electores. Quieren preservar hasta donde sea posible el dinero del contribuyente; cuatro semanas antes de las elecciones presidenciales, resulta comprensible. ¿Quién varga entonces con las pérdidas de la bonanza especulativa? No pueden sino externalizarse, es decir, transferirse al extranjero, en la medida en que el dólar vaya depreciándose. Es de suponer que eso es precisamente lo que sucederá. Pero no antes de las elecciones del 4 de noviembre –una devaluación no es buena cosa—, sino en el tiempo muerto de la transición hasta la toma de posesión del nuevo presidente en enero de 2009. La política, en la era de la crisis financiera, es geopolítica.

Una devaluación del dólar depreciaría las considerables reservas de dólares atesoradas en Asia, en Europa y en el Oriente Medio, en Rusia y en América Latina. Por consiguiente, los gobiernos en posesión de fuertes reservas de dólares se verían impulsados a cambiar y pretenderían trasvasar a valores reales sus depósitos en dólares amenazados de depreciación. Eso es lo que hasta ahora han prohibido los EEUU. Ni pudo China adquirir la petrolera Unlocal, ni pudo hacerse la Autoridad Portuaria de Dubai con los puertos de Nueva York y de Miami. Es muy posible que esa legislación restrictiva para los extranjeros no pueda seguir manteniéndose. China, comprensiblemente, hará todo lo posible por asegurar el valor de sus enormes reservas en dólares, rayanas en 1,8 billones.

¿Qué viene después de esta crisis devastadora?

En substancia, una crisis grave es un mecanismo de desvalorización gigantesca de capital. Por así decirlo, un enorme potlatch como el que practicaban de vez en cuando los indios del Pacífico canadiense celebrando la destrucción de riquezas. Con esa ceremonia, lo que pretendían era que nadie llegara a ser lo bastante rico como para escindir la comunidad con sus riqueza privada. Tras el potlatch, la vida seguía su curso. Pero la crisis financiera no es una acción social consciente; es una “tempestad en el mercado mundial” (Marx), y como tal, se abate sobre Wallstreet y sus callejuelas aledañas en todo el mundo.

¿Qué viene después de esta crisis devastadora? Al aguacero de la new economy en 2000 siguió el boom inmobiliario con las hipotecas subprime y los productos financieros aventureros, lo que posibilitó unos cuantos años de imponentes negocios que han durado hasta ahora, hasta la crisis financiera más grave de los últimos 100 años. Capital disponible, de todos modos, sigue habiéndolo, a pesar de la crisis. Se halla al acecho de aquellas inversiones que, hoy y en lo venidero, podrían reportar réditos. ¿Cuáles podrían ser?

Las materias primas, señaladamente petróleo y gas, así como agrocombustibles procedentes de biomasa, son la primera opción. Sus precios deberían subir, porque escasean y la demanda es alta. Los certificados de emisión para dióxido de carbono, conformes al protocolo de Kyoto, prometen buenos réditos. O los bienews públicos privatizados, como los ferrocarriles o los complejos militar-industrial y espacial. Desde hace mucho los inversores tienen esto en el punto de mira. No hay crisis que dure eternamente. Lo único que ha quedado atrás, y por mucho tiempo, es la época de los réditos de ensueño superiores al 20%.

Elmar Alvater , miembro del Consejo Editorial de SINPERMISO , es profesor emérito de Ciencia Política en el Instituto Otto-Suhr de la Universidad Libre de Berlín. Perteneció entre 1999 y 2002 a la Comisión de Investigación sobre Globalización de la Economía Mundial del Parlamento federal alemán (Bundestag) y es miembro del Consejo Científico de attac. Su último libro traducido al castellano: E. Altvater y B. Mahnkopf, Las Limitaciones de la globalización. Economía, ecología y política de la globalización, Siglo XXI editores, México, D.F., 2002.

Traducción para www.sinpermiso.info : Amaranta Süss

La crisis financiera y América Latina: ¿nada nos pasará?

leave a comment »

Por José Natanson, Página/12

Nunca estás solo, somos el refugio, es el remolino, ese gusto a río.

Nunca estás solo, siempre habrá más sueño, abramos las jaulas, cantarán los pájaros (…)

Siempre volvemos, prometemos cielos, nuevos juramentos,

y el verano eterno

Nada nos puede pasar.

Cris Morena, Verano del ’98

Como las películas de David Lynch, los artículos de Horacio González y la biblia para los protestantes, la crisis financiera tiene el encanto de la libre interpretación: cada uno puede decir más o menos lo que quiere, porque nadie sabe qué va a pasar. Aquí se ensaya una lectura más, precaria por necesidad: primero analizo las diferentes vías de contagio posibles, para América latina en general y para la Argentina en particular, y después explico por qué creo que la región se encuentra mejor preparada que en el pasado para enfrentar una eventual hecatombe; lo cual, por supuesto, no quiere decir que el futuro esté asegurado. Veamos.

Impacto

Los efectos de una crisis financiera como la actual nunca pueden ser neutros. Las vías de contagio existen, y son varias: para algunos países, como la Argentina y Uruguay, el problema es la baja de los precios de los commodities agropecuarios: la soja, para lamento de los productores y la retrospectiva alegría del joven Lousteau, pasó de 600 a 370 dólares la tonelada; evoluciones similares experimentaron el trigo y el girasol.

Otros países, como Venezuela y Ecuador, sufren el declive del precio del petróleo, hoy bien por debajo de lo 100 dólares, mientras que otros, como Chile, Bolivia y Perú –y en menor medida también la Argentina– se preocupan por la disminución de los valores de los minerales.

Pero éste no es el único problema.

En las economías más abiertas, el contagio también se produce por vía financiera. El caso más notable es el de Brasil, que últimamente (y especialmente, paradojas de la vida, desde que obtuvo el investment grade) recibió miles de millones de dólares de capitales especulativos, que buscaban aprovechar las altas tasas de interés de la mayor economía de Sudamérica, y que apreciaron el real hasta niveles insoportables aun para los aguerridos industriales de la Fiesp. Con la crisis, buena parte de esos capitales decidieron volar hacia destinos más seguros (los clásicos bonos del Tesoro norteamericano).

Hasta ahora, la Argentina ha logrado mantenerse relativamente a salvo de estas tormentas especulativas gracias a un diseño económico que no depende tanto del financiamiento internacional, menos como resultado de una astuta política de afirmación soberana que como consecuencia del particular proceso de salida de la crisis, el default del 2002 y la necesidad de buscar vías alternativas de autosostenimiento. Esto no implica, desde luego, que el país se encuentre al margen de los vaivenes de los mercados financieros: no es verdad, como afirman los nacionalistas nostálgicos, que se pueda vivir en permanente desacople, y tampoco es cierto, como sostienen los neoliberales remanentes, que la Argentina esté desenganchada del mundo. Los efectos se sentirán: la clave es estimar cuánto y de qué manera.

Otra posible vía de contagio es la comercial, dramática para países como México, que coloca el 85 por ciento de sus exportaciones en Estados Unidos, o Venezuela, cuyas exportaciones de petróleo se dirigen en un 75 por ciento hacia el mismísimo centro del imperio. En el Sur de la región, el bajón no es tan grave, porque el comercio exterior se encuentra comparativamente más diversificado, pero de todos modos puede haber problemas: la Argentina, por ejemplo, coloca el 13 por ciento de sus exportaciones en Estados Unidos.

Los pies sobre la tierra

Admitir que algo va a ocurrir no implica anticipar una catástrofe. La semana pasada, la Cepal anunció una reestimación del crecimiento de América latina para el 2009, que pasó del 4,7% anterior al estallido al 4% actual, un porcentaje de todos modos bastante aceptable. Y es que si se mira con un poco de atención el estado de las macroeconomías latinoamericanas, el panorama no es dramático, al menos por el momento.

Esto es resultado, en primer lugar, de fenómenos externos. La creciente demanda de productos primarios impulsada por China e India y el buen momento de la economía mundial generaron, en los últimos años, una mejora de los términos de intercambio, que subieron 33% en relación con los valores de los ’90. En combinación con las excepcionales condiciones de financiamiento internacional, América latina acumula ya seis años de crecimiento. Y, a diferencia de lo que ocurría a menudo en el pasado, con las variables macroeconómicas ordenadas, lo que ha llevado al economista colombiano José Antonio Ocampo a definir la situación como “la economía de la bonanza latinoamericana” (Revista de la Cepal Nº 93).

Pero la solidez de las economías de la región se debe también a decisiones propias. La primera tiene que ver con la deuda. Contra la difundida vulgata que afirma que el viento de cola fue desaprovechado, que no se explotó una oportunidad única y demás lamentos livianos, hay que decir que varios países, entre ellos el nuestro, aprovecharon las buenas condiciones internacionales para aligerar la carga de sus compromisos externos. La deuda argentina, que en el peor momento de la crisis llegó al 150 por ciento del PBI, hoy se sitúa en el 56. Además, la mitad de la misma se encuentra denominada en pesos (era el 3 por ciento en el 2001). La deuda brasileña también disminuyó en porcentaje y mejoró su perfil, resultado de la estrategia del gobierno de recomprar títulos viejos.

La segunda decisión importante es la acumulación de reservas, que en casi todos los países batieron records históricos –casi 200 mil millones en Brasil, cerca de 50 mil en la Argentina y 40 mil en Venezuela– y que hoy constituyen un colchón necesario para enfrentar la crisis.

En buena medida, todo esto es resultado de la estrategia de apropiarse de un mayor porcentaje de la renta nacional, en general derivada de la exportación de materias primas. Corazón de la política económica de los gobiernos posneoliberales, esta línea se ha llevado adelante con diferentes herramientas: nacionalizaciones (Venezuela y Bolivia), impuestos especiales a las exportaciones (Argentina y Ecuador), explotación de empresas nacionales (Chile, Venezuela, Brasil) y reformas impositivas (Uruguay).

Esto ha permitido un alto superávit fiscal, que no es un fenómeno natural sino el resultado de una serie de medidas económicas que –como toda decisión importante– generan ganadores y perdedores. En este caso, los sectores exportadores, cuyas superganancias se han visto parcialmente reducidas, lo que a su vez explica, más que el populismo de los presidentes o la maldad oligárquica opositora, el clima de polarización política que se vive en muchos países.

Finalmente, la relativa solidez de las economías latinoamericanas se debe a la decisión de evitar los derroches del pasado, cuando los períodos de bonanza se acompañaban por enormes déficit fiscales que generaban inflación y daban paso a ajustes mayúsculos. En casi todos los casos –Evo Morales se enorgullece de que su país tiene el superávit más alto del último medio siglo–, las variables se mantienen bajo control. Y esto –todo hay que decirlo– es una enseñanza virtuosa del neoliberalismo, convertida en parte esencial de los modelos económicos de los gobiernos progresistas (¿o en el sentido común de lo que debería ser una economía sana?).

En cadena

En este marco, no debería llamar la atención la coincidencia en el diagnóstico. La semana pasada, Michelle Bachelet responsabilizó por la crisis a “la avaricia y la irresponsabilidad de unos pocos, combinada con la negligencia política de otros”. Hugo Chávez, siempre exuberante, habló del fin del imperio. Y hasta Alvaro Uribe, insospechado de izquierdismo, no quiso dejar pasar el momento. “Todo el mundo ha financiado a Estados Unidos, y creo que ellos tienen una deuda recíproca con el planeta”, señaló. Las declaraciones de Cristina, tan criticadas por estas pampas, se quedan chicas al lado de las de Lula, que copio textualmente para mejor aprecio de los analistas ilustrados. “Nosotros limpiamos nuestra casa. Ellos no. Pasaron las tres últimas décadas diciéndonos que necesitábamos hacer nuestra tarea. Ellos no la hicieron. No quiero ser verdugo de Bush, pero necesito saber cómo debo programarme. (Los países ricos) necesitan asumir su responsabilidad (pues los países pobres) no pueden convertirse en las víctimas del casino instituido por la economía estadounidense.”

Algunas preguntas

Tarde o temprano, la crisis financiera llegará a nuestras costas. Y aunque la sensación es que no acabará en una súbita hecatombe, no estaría mal ir preparándose. Por ejemplo, ¿cómo se compensará el menor ingreso de dólares por la baja de los precios de la soja? ¿Qué se puede hacer para sostener el turismo, hoy la segunda fuente de divisas de nuestra economía, en un escenario de recesión mundial? ¿Cómo enfrentar una posible desaceleración de Brasil, de donde llegan la mayor parte de las inversiones y a donde se dirigen la mayor proporción de nuestras exportaciones? ¿Cómo enfrentar una avalancha de importaciones brasileñas propiciadas por un real devaluado? ¿Qué se puede hacer para compensar la contracción del crédito?

No se trata de oler el viento ni, mucho menos, de seguir los consejos de los mercaderes de catástrofes, que en el pasado nos llevaron a los peores lugares, sino de diseñar algunas medidas preventivas que permitan aprovechar al máximo las razonables condiciones actuales. En suma, hacer como Cris Morena –verdadero talento a la hora de anticipar los miedos y deseos de los adolescentes– y prepararnos para que, como en Verano del ‘98, nada nos pueda pasar.

Chile: a veinte años del NO a Pinochet

leave a comment »

EL VOTO DE 1988 EMPEZO EL DERRUMBE DE LA DICTADURA CHILENA

Para muchos jóvenes se trata de una fecha anecdótica, pero para los protagonistas de la gesta que sirvió de germen para la Concertación chilena, la imagen del dictador Pinochet derrotado es algo que jamás podrán olvidar.

Por Christian Palma, Página/12

Desde Santiago

“Chile, la alegría ya viene.” Así rezaba el pegajoso estribillo de una inolvidable canción que hace 20 años ideó el comando de los Partidos Por la Democracia para apoyar la opción NO en el plebiscito de 1988. Aquella noche del 5 de octubre de 1988, la mítica estrofa –que incluso el inconsciente de los lamebotas de los milicos entonaron después de ser exhibida por televisión– fue clave para que casi el 60 por ciento de los chilenos dijera NO a la perpetuidad en el poder que quería lograr el dictador Augusto Pinochet. Dos décadas han pasado y mucha gente en este país se pregunta si la mencionada alegría realmente llegó como se prometió en su momento.

María José aún no cumple 20 años. El 5 de octubre de 1988, su mamá –con una barriga prominente– colgaba por una de las ventanas de su viejo Suzuki Fronte una bandera con un gran NO adornado por un vistoso arcoiris. Ella, ajena, dormía en su vientre sin saber que afuera de ese refugio millones de chilenos celebraban el rechazo a la continuidad en el poder del dictador Augusto Pinochet. Dos décadas después, a María José poco le importa lo que sucedió aquel día, reflejando el sentir de la gran mayoría de jóvenes que nacieron por esa época y que hoy ya tienen derecho a voto, cursan alguna carrera universitaria o simplemente formaron una familia, pero que ven la fecha como algo sacado por sus padres del baúl de los recuerdos. Pocos saben también que fue una jornada histórica que comenzó a tomar forma a comienzos de los ochenta cuando Pinochet instauró una nueva Constitución que en principio pretendía dejarlo en el poder hasta 1997.

A comienzos de los ochenta, fueron sus propios asesores –usando todo el tacto posible– los que lo convencieron de que ese período era excesivo. Con todo, Pinochet decidió seguir en el poder hasta 1989 y llamaría a elecciones en 1988 para decidir (SI) la continuidad de su régimen o el fin (NO) del gobierno militar de facto.

Recién en agosto de 1987, la Junta Militar envió un proyecto de ley que fijaba la propaganda televisiva, estableciendo un espacio de 15 minutos por alternativa y fijando el cinco de octubre como fecha del plebiscito. También se determinó que, de ganar el NO, el 14 de diciembre de 1989 habrían elecciones parlamentarias y presidenciales.

Meses antes, el socialista Ricardo Lagos, junto al demócrata cristiano Sergio Molina, preocupados por un posible fraude, crearon dos comités pro elecciones libres, lo que más tarde ayudó a fundar la Concertación de Partidos por la Democracia, 16 colectividades políticas dispuestas a trabajar y a votar NO en el plebiscito.

Carlos Hunneus, sociólogo y miembro del comité técnico del comando del NO, recuerda que el trabajo comenzó desde las bases de los partidos que por ley estaban disueltos. “Ahí se pactaron protestas contra el régimen. Por otro lado, los profesionales y técnicos estaban agrupados trabajando en diversos centros de estudios preparando alternativas y después vino el trabajo más político, que significó hacer una campaña para que se inscribieran los chilenos para confeccionar nuevos registros. Ahí tuvimos que entusiasmar a la gente en un contexto autoritario donde había mucha desconfianza de que el plebiscito iba a ser manipulado como las elecciones del ’80.”

El jueves 29 de septiembre de 1988 Pinochet –que estuvo de civil, terno oscuro, perla en la corbata y acompañado de su esposa, Lucía Hiriart– fue entrevistado en la franja de propaganda televisiva: “Antes de votar piense que está votando por Chile. Piense que el deber del gobierno en lo fundamental es que va a tener como consecuencia el avance de Chile y no la dependencia. Este país está destinado a tener un gran futuro y grandes expectativas y no echemos todo por la borda…Yo no me recomiendo, piénselo. Si he hecho algo mal, perdóneme, pero pienso que sumando y restando, tengo más a favor que en contra”. “(…) Debo manifestarle que arriesgué mi vida el 11 de septiembre de 1973, luché y di estabilidad al país”, sostuvo esa noche.

El día pasó lento hasta que, cerca de las 7 de la tarde, el vocero de Pinochet Alberto Cardemil entregó el primer cómputo oficial: SI: 57%; NO: 40%. El olor a pillería impregnó todo el país.

El ex presidente Patricio Aylwin recordó hace poco que, cerca de las 9 de la noche, “nosotros teníamos la certeza de que ganábamos, pero el gobierno no lo reconocía; eso nos provocó gran inquietud”.

Sin embargo, el triunfo del NO era indesmentible, contundente. Antes de la medianoche los asesores de Pinochet reconocieron la derrota. El otrora omnipotente soldado estaba solo. No escondió su enojo. Con gritos y refunfuñones llamó a sus ministros para pedirles su renuncia. A todos.

Al otro lado de la ciudad ya no había dudas. Arriagada gritó con fuerza: “descorchen la champaña” y todo el comando del NO, como otros millones de chilenos, comenzaron a celebrar el comienzo del fin del dictador.

Written by Eduardo Aquevedo

5 octubre, 2008 at 15:33

Chile: a dos décadas del día en que Chile dijo No a Pinochet

leave a comment »

La votación marcó el fin de una cruenta dictadura de 17 años y el inicio de la transición a la democracia en ese país.

Santiago. La oficialista Concertación celebrará el 20° aniversario del triunfo del No en el plebiscito sobre la continuidad en el poder del dictador Augusto Pinochet, que dio paso a elecciones presidenciales.

El acto central del aniversario será en el tristemente célebre Estadio Nacional, y los oradores serán, por decisión de los partidos que integran la alianza gobernante, el ex presidente Patricio Aylwin y la mandataria Michelle Bachelet. El encuentro, cuya organización está en manos del vicepresidente del PS, Ricardo Solari, comenzará cerca de las 11 y actuarán, entre otros, los grupos Inti-Illimani y Chancho en Piedra, tras lo cual hablarán candidatos a alcalde de la Región Metropolitana y otros de la regiones.  El acto finalizará con los discursos de la presidenta Bachelet y del ex mandatario Aylwin.

La democracia

Bachelet es la cuarta presidente consecutiva electa de las filas del oficialismo desde 1990, fecha en que retornó la democracia a Chile tras el triunfo en el plebiscito, por 56 a 44 por ciento en favor del No. Ese resultado en la compulsa obligó a Pinochet a dejar el poder, aunque se mantuvo a la cabeza del Ejército hasta 1998.

La Constitución de 1980 estableció que en 1988 debía haber un plebiscito para determinar la permanencia de Pinochet en el cargo, y el 5 de octubre de ese año un total de 7.236.241 personas fueron a las urnas.  El histórico acontecimiento se produjo pasada la medianoche del 5 de octubre de 1988: el general Augusto Pinochet reunió a sus ministros y les dijo: “Señores, el plebiscito se perdió”.

La frase, al final de una tensa jornada, marcó el fin de su cruenta dictadura de 17 años y el inicio de la transición a la democracia en Chile. Horas antes, los chilenos habían comenzado a votar ‘Sí’ o ‘No’ para decidir el fin o la prolongación por ocho años de su régimen, iniciado el 11 de setiembre de 1973 cuando derrocó al socialista Salvador Allende.

Se había llegado a este plebiscito por enormes presiones internas e internacionales, y un conglomerado de 17 partidos de centro e izquierda -que habían sido proscritos por el régimen militar- adelantaba la campaña por el ‘No’.

“Chile, la alegría ya viene…”, fue el coro de los lemas de su campaña.

La consulta había sido redactada a la medida de Pinochet, que veía en este proceso la posibilidad de legitimar su régimen, que comenzaba a ser blanco de protestas. Pinochet contaba con ganar gracias al control de los medios de comunicación, confiaba en el miedo de una parte de la población a manifestarse contra él y en el apoyo de sus incondicionales partidarios.

“La tensión que se vivía en las calles, en la gente, en los medios de comunicación, se palpaba en el aire.

“Los que éramos de oposición estábamos conscientes de que el ‘No’ ganaría en las urnas. El miedo era si Pinochet reconocería su propia derrota”, recordó el periodista Sergio Campos.

Un apagón en la madrugada previa a la elección -cuyo origen no se explicó- dejó a oscuras a la mitad de Chile, acrecentando el temor. Sólo dos horas antes de que se iniciara la votación la electricidad fue repuesta. Más de siete millones de chilenos acudieron a las urnas, la mayoría por primera vez. La jornada se desarrolló con normalidad hasta el cierre de la votación. Fue ahí cuando la tensión y el nerviosismo se intensificaron tanto en el gobierno como en la oposición.

Primer informe

El primer escrutinio -con un 10% de las mesas- fue difundido a las 7 de la noche: 58% para el ‘Sí’ frente a un 42% para el ‘No’. Tres horas después, un segundo cómputo entregó resultados similares y se anunció otro para las 11, que fue retrasado.  “Para nosotros era claro que Pinochet retrasaría los verdaderos resultados. Seguían llegando los resultados y todos daban como vencedor al ‘No’”, recordó Genaro Arriagada, quien presidió el Comando del No.

Los canales de televisión incrementaron la incertidumbre al cortar abruptamente los informativos y programar dibujos animados. En las calles, en tanto, Pinochet movilizaba tropas y sitiaba el centro de Santiago.  “Gracias a la radio los chilenos se enteraron de un movimiento de tropas en las calles. La Moneda ordenó sitiar las principales avenidas y el miedo se hacía aún mayor”, dijo Campos.

Cerca de la medianoche Pinochet citó a sus ministros y a los jefes de las Fuerzas Armadas al Palacio de La Moneda. Antes de ingresar, el jefe de la Fuerza Aérea, Fernando Matthei, dijo a periodistas: “Tengo bastante claro que ha ganado el No”. Ese sería el primer reconocimiento oficial de la derrota. Dos horas después, por cadena nacional se sellaba el destino de Chile: el ‘No’ se imponía por 56% frente a 44% del ‘Sí’.

“¡Abran el champán!”, exclamó Arriagada, que sin embargo contuvo la celebración inmediata, al pensarse que Pinochet podría usar la celebración para sacar tropas a la calle y llamar a un autogolpe. Pero Pinochet terminó por reconocer su derrota en un discurso que daría al día siguiente hacia el mediodía. La suerte de su régimen estaba sellada.

Agencia AFP

Written by Eduardo Aquevedo

5 octubre, 2008 at 7:23

Chile: la candidatura presidencial de J.M. Insulza. Entrevista

leave a comment »

A diferencia de otras visitas, esta vez la estada del pánzer en Chile no fue tan agradable. El culpable: uno de los suyos, quien le enrostró no tener la convicción de ser candidato. Su respuesta la entregó a LND. “Yo tengo mi trabajo hasta el 2010, pero estoy dispuesto a cambiarlo, si efectivamente se dan las condiciones. Y éstas son una nominación clara para una candidatura, cuyo camino esté también definido”.

La agenda de José Miguel Insulza estuvo a full esta semana. Viajes por 20 comunas del país en los que pudo palpar en terreno la opción que tiene su candidatura presidencial. Pero en esta ocasión, sufrió por parte de uno de sus correligionarios un fuerte emplazamiento a evidenciar su disposición a competirle a Sebastián Piñera. Ricardo Solari, nada menos que vicepresidente del PS, fue quien, en una entrevista a “La Segunda”, disparó contra el pánzer. Minutos después de participar en un seminario organizado el viernes por el Instituto Igualdad sobre municipios, Insulza despejó las dudas sobre su postulación y reiteró que está disponible para esa empresa, que presumiblemente lo hará venirse a Chile antes del 2010, año en que expira su mandato como secretario general de la OEA.

-¿Cuándo retorna definitivamente al país?
-Mira no lo sé, pero será cuando sea necesario. Yo tengo mi trabajo hasta el 2010, pero estoy dispuesto a cambiarlo, si efectivamente se dan las condiciones. Y estas son una nominación clara para una candidatura, cuyo camino esté también definido.

-¿Y eso aún no está hasta ahora resuelto?
-No lo creo, porque todavía falta afinar un mecanismo de designación de los candidatos presidenciales.

-¿No fue un error suyo haber revelado que no se corta la venas por ser candidato presidencial?
-No. Creo que a veces los políticos padecen de un problema de ansiedad, como que sienten que a cada paso si no logran algo, va a ser un fracaso terrible. Yo no he tenido nunca esa actitud, he estado siempre disponible, nadie podrá decir que me he peleado por un cargo público, agradezco cuando se confía en mí, me gusta que lo hagan, cumplo mis responsabilidades no me quedo atrás nunca, pero no ando tampoco tratando a acodazos y golpes de abrirme camino.

-Pero admite que esa frase fue inoportuna y que permitió que surgieran críticas como las del vicepresidente del PS, Ricardo Solari, quien le enrostró no haber asumido a plenitud su candidatura.
-Ricardo me podría haber llamado por teléfono, como lo hace para otras cosas a cada rato. No entiendo porqué decidió salir por los diarios, será un problema de él que tendrá que resolver.

-Él dijo que si usted no está tan entusiasmado es mejor que renuncie.
-Me pareció de mal gusto. Él sabe que yo he recorrido como 20 comunas en los últimos tres días, entonces no tiene razón de hacer una cosa así. Debió habérmelo dicho de frente mejor.

-¿Ha hablado con él sobre el tema?
-No, porque no me ha llamado y no entiendo por qué hizo una cosa así. Pero tendrá sus razones, espero que me las explique algún día.

-¿Cómo interpreta que Eduardo Frei se haya lanzado y haya recibido el apoyo del PPD?
-Yo no interpreté eso como un apoyo. Ante la misma pregunta, yo hubiera respondido lo mismo. ¿Usted votaría por Eduardo Frei?, Sí, yo votaría por Eduardo Frei si fuera el candidato de la Concertación y me parece bien que ante esa pregunta los presidentes de las colectividades digan que su partido va a votar por el candidato que la Concertación designe, sea de la tienda que sea. A él le preguntaron por Frei y contestó por Frei. Si es Eduardo Frei, por cierto que yo estaría dispuesto a votar por él.

-Derechamente, ¿usted iría a una primaria con Eduardo Frei?
-Mire, yo estoy dispuesto a someterme al mecanismo que la Concertación acuerde. Si es primaria, es primaria; si es por encuestas, por encuestas; si es por convención, una convención. El mecanismo que los partidos acuerden, será al que estaré dispuesto.

-¿Cuándo debe definirse? ¿Inmediatamente después de las elecciones municipales?
-Así es, porque con los resultados de las municipales en la mano podrán tomarse las decisiones de mejor manera. Esa es la petición que yo hago, no solamente por mí, sino porque creo que le conviene a la Concertación y al país.

Mecanismo sin excepciones

-Si Ricardo Lagos decidiera lanzarse en marzo de 2009. ¿Usted seguiría siendo candidato presidencial?
-Naturalmente, yo parto de la base que si la Concertación elije un mecanismo será para todos los miembros de la Concertación. Eso es obvio, no puede haber excepciones. Todos tendremos que tomar nuestras decisiones conformados a un mecanismo claro.

-La ventaja que está teniendo Sebastián Piñera es notoria en la campaña porque hasta ahora la Concertación sólo tiene precandidatos.
-Mientras antes elijamos a nuestro candidato, mejor, porque es verdad que Piñera tiene mucho camino recorrido ya. Pero, al menos, debemos contar con un mecanismo. No estoy exigiendo que haya candidato, estoy pidiendo que haya mecanismo en una determinada fecha.

-Para usted está resultando muy difícil hacer campaña desde la OEA.
-Por cierto, y yo no la haría. Si fuera candidato, informaría esa decisión con tiempo para que se puedan llevar adelante los procesos necesarios. Lo haría y lo haré en el momento en que lo considere necesario.

-Pero de aquí al 29 de noviembre, fecha de la convención presidencial del PS queda poco tiempo. Ahí será nominado oficialmente candidato y, según se ha informado a través de la prensa, las proclamaciones locales comenzarán a hacerse en cada comuna.
-Esa es una decisión que tomaré en su oportunidad. Yo no tuve ninguna reunión con la mesa socialista, sino con un grupo de compañeros del PS. Y alguien dijo que después de la municipal sería bueno armar comandos y cosas por el estilo, pero eso lo veremos en su momento, aunque nadie habló de empezar a hacer cosas en las próximas dos semanas.

-¿Cómo, entonces, no tiene pensado quiénes serán los integrantes de su comando?
-No, ¡por favor cómo se le ocurre! Yo he dicho que no hay candidatura mía hasta después del 26 de octubre de ninguna manera. Cómo va a haber comando, de dónde sacaron eso. Yo he dicho que mi decisión se va a tomar después del 26 de octubre y además he pedido a todos los candidatos que hagan lo mismo y los demás han estado de acuerdo, por qué razón voy a cambiar de ideas a tres semanas de una elección trascendental.

-Porque hay algunos que ya están lanzados
-Yo no sé si se Frei está lanzado o no, pero cada uno asumirá su responsabilidad. Yo prometí no mover ninguna pieza antes de la elección municipal y es lo que he estado haciendo. Si a algún dirigente de mi partido no le gusta, que me lo manifieste, ojala me lo diga a mí no más.

-Pero usted mismo reconoce la ventaja que le han dado a Piñera, lo que va en desmedro del éxito de un presidenciable de la Concertación.
-Pero Piñera está en los 30. No ha pasado nunca el 40%, no es mayoría en el país.

“NO PODEMOS VOLVERNOS CONSERVADORES”
Hace 20 años, el pánzer el 5 de octubre estuvo todo el día desde temprano en un centro de votación en La Reina, en la Plaza Ossandón, donde era apoderado general. “Yo era militante del PS, y participaba en el PPD, por supuesto en esa época había doble militancia. No tenía ningún cargo”, recuerda.

-¿Cuáles serían los temas con los que podrían reencantar a los descontentos con la Concertación?

-Tenemos que reconocer que somos una fuerza de cambio y siempre miramos qué nuevo hacer. No podemos volvernos conservadores y mirar nuestros puros éxitos y tenemos muchas cosas que hacer en materia de igualdad de distribución del ingreso, en respeto a los derechos de los trabajadores, mayor diversificación económica, continuar modernizando el agro, desarrollar más las ciencias y la tecnología para agregar más valor a nuestras exportaciones y abordar de manera genuina el problema de la educación. Nos falta mucho para llegar al estado democrático y de derecho, tenemos mucho que avanzar en materia de participación, de garantizar la igualdad de oportunidades y de sistema político. Tenemos que darle voto a los dos millones de chilenos que no están inscritos en los registros electorales.

-¿Por qué no lo puede hacer la Alianza?

-No, porque no creen en eso. Si nosotros estamos convencidos de que todo es materia de políticas públicas, ellos creen que hay que entregárselo al sector privado.

Written by Eduardo Aquevedo

5 octubre, 2008 at 2:56

Bolivia: derrota de la derecha, por I. Wallerstein

leave a comment »

En la sorprendente serie de elecciones en Sudamérica en los últimos cinco años, los más radicales resultados ocurrieron en Bolivia, donde Evo Morales resultó electo presidente. No es porque Morales se plantara en la plataforma más radical. Fue más bien que, en este país donde la mayoría de la población son pueblos indígenas, era la primera vez que una persona indígena era electa presidente de la república. Esto en sí mismo fue una profunda revolución social, y no fue apreciada en lo absoluto por los descendientes de los inmigrantes europeos que siempre han controlado el país.

Immanuel Wallerstein, Sociólogo/La Jornada

La gran pregunta cuando Morales fue electo era si podría sostenerse en el cargo, o si la derecha boliviana, tal vez coludida con las fuerzas armadas, podría derrocarlo. Ahora él ha demostrado que puede sostenerse.

Hubo tres elementos principales en su programa. Hoy, el ingreso nacional de Bolivia proviene primordialmente de sus exportaciones de gas, esencialmente a Brasil y Argentina. El gas está localizado en las provincias orientales, la así llamada Media Luna. Y estas áreas son las que tienen los porcentajes menores de pueblos indígenas. La mayoría ahí son descendientes de europeos. Hasta que Morales llegó al poder, los precios a los cuales se vendía el gas eran ridículamente bajos. Y el ingreso se quedaba en gran medida en los gobiernos provinciales del oriente.

Así que Morales buscó renegociar los precios del gas que se exporta. E instituyó un impuesto a los hidrocarburos para que le llegara al gobierno nacional mucho más del ingreso por el gas. Morales intentó utilizar el dinero para la redistribución social por todo el país, lo que por supuesto beneficiaría significativamente a las poblaciones indígenas.

Además, la tierra de las provincias orientales está excepcionalmente mal distribuida. Dos tercios de la tierra pertenecen a un sexto del uno por ciento de la población. Morales quiso limitar las hectáreas que una persona particular pudiera poseer –una forma de reforma agraria importante.

En política exterior, Morales intentó mantener relaciones razonables con Estados Unidos. Continuó aceptando el dinero que Estados Unidos había estado otorgando para las operaciones antinarcóticos, especialmente porque el dinero iba a las fuerzas armadas. Sin embargo, además, dio la bienvenida a la ayuda venezolana y a los médicos cubanos. Era claro que Estados Unidos no estaba contento con Morales y que habría preferido que la derecha boliviana retornara al poder.

La estrategia de esa derecha fue exigir más autonomía para los gobiernos regionales, insinuando, en última instancia, la posibilidad de la secesión –un proyecto que nunca promovieron mientras controlaron el gobierno central. Exigieron un referendo de revocación de mandato de Morales. Pero con esa táctica les salió el tiro por la culata.

Morales aceptó el desafío, y le añadió al referendo de revocación una pregunta de si también debía revocarse el mandato de los nueve prefectos provinciales. En el referendo, Morales obtuvo un contundente 68 por ciento de respaldo, mucho mayor que los votos que obtuviera cuando fue electo originalmente. Siete prefectos fueron reafirmados en su cargo pero dos gobernadores contrarios a Morales fueron echados, lo que permitió a Morales nombrar sucesores.

La derecha en las provincias orientales buscó entonces bloquear las exportaciones de gas. Confiaban en inducir a los gobiernos argentino y brasileño a que presionaran a Morales. Los simpatizantes de Morales comenzaron a manifestarse. El gobernador de la provincia de Pando, Leopoldo Fernández, respondió con represión. Más de 30 manifestantes fueron asesinados en El Porvenir, la ciudad capital. Morales arrestó al gobernador y nombró a un almirante naval nuevo prefecto.

En este punto, la presidenta Michelle Bachelet de Chile convocó a una reunión de emergencia de la organización de los 12 estados sudamericanos, la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), para considerar la situación. Los 12 presidentes llegaron a Santiago a la reunión, y de forma unánime adoptaron una resolución del “más pleno y decidido respaldo al gobierno constitucional de la república de Bolivia Evo Morales”, denunciando un posible golpe de Estado. La importancia de esta resolución fue que resultó unánime, y que la firmó aun el presidente de Colombia, Álvaro Uribe, profundamente pro estadunidense. La resolución fue respaldada por el Grupo de Río, compuesto por 22 países de toda América Latina y el Caribe, incluido México.

La Unasur llamó al diálogo. Morales también llamó al diálogo, aun antes de la resolución de la Unasur. La derecha está entrampada. Su esperanza última era alguna intervención estadunidense. pero Bolivia ha expulsado ahora al embajador estadunidense, Philip Goldberg, por “conspirar contra la democracia”, es decir, con la derecha boliviana. Estados Unidos está ahora retirando sus pequeños proyectos de ayuda en Bolivia. Rusia ha ofrecido cubrir la brecha. Estados Unidos se torna más y más irrelevante en América Latina.

Si uno se pregunta por qué aun Uribe respaldó la resolución, la respuesta es que ningún presidente quiere que la nueva táctica de la secesión reciba apoyo. Estados Unidos intenta también esto en Ecuador, donde también se les revirtió de igual modo, con la gran victoria del referendo por la nueva Constitución del presidente Rafael Correa.

Traducción: Ramón Vera Herrera

Written by Eduardo Aquevedo

4 octubre, 2008 at 12:23

Chile, 1988: cuando el pueblo dijo “no” a Pinochet

leave a comment »

Álvaro Hoppe Guiñez)

Miles de chilenos celebraron en las calles el triunfo del “No” (foto: Álvaro Hoppe Guiñez).

Fue un momento clave en la historia de Chile: el día en que Augusto Pinochet fue derrotado en las urnas.

El 5 de octubre de 1988 se impuso en un plebiscito nacional el “No”, la opción que marcaba el fin del régimen militar y en su eslogan le prometía al país “la alegría ya viene”.  ¿Pero llegó realmente la alegría? Eso fue lo que BBC Mundo le preguntó a un grupo de chilenos que votaron por el “No”. También repasamos con los protagonistas de la campaña del “No” la apuesta que hicieron para cambiar el rumbo del país.

En los meses previos a octubre de 1988, Chile estaba tenso y efervescente. Mientras cientos de miles de manifestantes inundaban pacíficamente las calles pidiendo el cambio, quienes apoyaban a Pinochet estaban convencidos de que un triunfo de la oposición era impensable. Pero la campaña electoral del “No” tuvo un nivel de convocatoria tan alto, que desembocó en un triunfo histórico.

Buscando el camino

La persecución política, la violación sistemática de los derechos humanos y la crisis económica que golpeó al país en 1983 actuaron como detonantes del descontento popular y de protestas masivas. El fallido atentado en contra de Pinochet en 1986, con la fuerte represión posterior, y el fracaso de una mediación de la Iglesia Católica hicieron que grupos opositores buscaran derrotar al régimen militar por otras vías.

Ricardo Solari
Había múltiples desafíos. Teníamos que armar un padrón electoral, convencer a los electores de inscribirse, pero además teníamos que ganar ese resultado y hacer que la dictadura lo aceptara
Ricardo Solari

Fue entonces cuando la oposición decidió aceptar jugar con las cartas propuestas en la constitución promulgada por el propio Pinochet en 1980, tras un referendo que en su momento muchos tacharon como un fraude electoral. Ese texto contemplaba la posibilidad de realizar un plebiscito. Los ciudadanos elegirían entre dos opciones: “Sí” para que Pinochet continuara en el poder, o “No” para convocar a una elección presidencial.

“Esto se hacía en un contexto de total escepticismo porque se había visto la represión y la nula vocación democrática de Pinochet”, explicó a BBC Mundo Ricardo Solari, vicepresidente del Partido Socialista, quien participó activamente en la campaña del “No”.

“Había múltiples desafíos. Teníamos que armar un padrón electoral, convencer a los electores de inscribirse, pero además teníamos que ganar ese resultado y hacer que la dictadura lo aceptara”, señaló Solari.

Explosión creativa

La campaña del “No” se realizó puerta a puerta a lo largo del país, y como un hecho inédito distintos sectores políticos y sociales trabajaron unidos por un objetivo común.

Carlos Tironi
Vivíamos en la cultura del terror y existía la sensación de que esto era lo último que se podía hacer. No había opciones; si perdía el ‘No’, o nos metían presos o teníamos que huir. Nos jugamos el 100%
Carlos Tironi

“Nunca habían llegado juntos un dirigente socialista con un demócrata cristiano a transmitir el mismo mensaje. Existía la intención de lograr la unidad democrática del país y de superar conflictos y tensiones”, dijo Solari.  Simultáneamente, la franja televisiva del “No” fue una explosión de creatividad que tuvo gran acogida. Por primera vez en 15 años se emitieron mensajes opositores al régimen de Pinochet a través de las pantallas.

“La dictadura abrió un espacio porque supuso que no había condiciones y que no teníamos capacidad. Eran dueños del poder total y de los medios de comunicación y creían que no íbamos a poder hacerlo. Se equivocaron”, indicó a BBC Mundo Carlos Tironi, productor ejecutivo de los spots publicitarios de la campaña.

“Vivíamos en la cultura del terror y existía la sensación de que esto era lo último que se podía hacer. No había opciones; si perdía el ‘No’, o nos metían presos o teníamos que huir. Nos jugamos el 100%”, aseguró.

El 5 de octubre

En conversación con BBC Mundo, Genaro Arriagada, secretario ejecutivo del Comando del “No”, recordó el momento en que Chile decidió transformar su destino. “Los días antes al plebiscito teníamos la idea de que íbamos a ganar, pero temíamos que hubiera un fraude o no se reconociera el triunfo. Esto significaba ponerse en un escenario de catástrofe porque ahí podía pasar cualquier cosa”, dijo.

Álvaro Hoppe Guiñez)

7 millones de chilenos votaron en el plebiscito: el 55% dijo “No” (foto: Álvaro Hoppe Guiñez).

Bajo la mirada del mundo y en un ambiente de incertidumbre, el 5 de octubre más de 7 millones de chilenos acudieron a las urnas. A las ocho de la noche, el régimen militar dio a conocer el primer cómputo, basado en el 0,4% de los votos: Pinochet llevaba más de 17 puntos porcentuales de ventaja.

“Acudí a las radios, acusé al gobierno de cometer un acto irresponsable y dije que en una hora más, cuando tuviéramos una cantidad significativa de mesas, íbamos a dar a conocer nuestros resultados”.

Voto a voto

A las nueve de la noche, frente a la prensa, Arriagada declara que las cifras indican un 41, 3% para el “Sí” y un 58,7% para el “No”, resultado basado en el 20% de los votos. Los canales de televisión chilenos silenciaron esta información, que sólo fue transmitida a través de radios independientes y medios internacionales.

Yo creo que el gobierno nunca imaginó perder y la noche del plebiscito el resultado lo tomó por sorpresa. Su confusión era tal que hay un momento en que se para el cómputo y la televisión comienza a transmitir dibujos animados
Genaro Arriagada

“Yo creo que el gobierno nunca imaginó perder y la noche del plebiscito el resultado lo tomó por sorpresa. Su confusión era tal que hay un momento en que se para el cómputo y la televisión comienza a transmitir dibujos animados”, sostiene Arriagada.

Luego de una larga y tensa espera, aproximadamente a las dos de la mañana la Junta Militar reconoce el triunfo del “No”, con casi un 55% de las preferencias. Los días siguientes, la alegría y las celebraciones se apoderaron del país.

Después de 17 años de régimen militar, en 1989 se realizaron elecciones presidenciales. Comenzó así la transición a la democracia en Chile.

Written by Eduardo Aquevedo

4 octubre, 2008 at 4:47

Noam Chomsky: la integración latinoamericana “mina el control de Washington” en la región

leave a comment »

Co Latino
El Cine Teatro de la Universidad de El Salvador (UES), estaba repleto de personas, en su mayoría estudiantes del centro educativo, quienes aguardaban impacientemente la ponencia principal de la “Encrucijada electoral en América Latina, una visión desde académicos norteamericanos”. Esta jornada duró dos días y contó con la presencia de académicos extranjeros.

La ponencia de cierre estaría a cargo del lingüista, filósofo, activista, autor de varios libros y analista político estadounidense, Avram Noam Chomsky, una de las figuras más relevantes en el análisis y la crítica internacional.De entrada, los organizadores advirtieron a la concurrencia que la teleconferencia magistral duraría 55 minutos, y que la misma sería en vivo desde Boston, Estados Unidos, pero no había posibilidades de hacer preguntas al panelista. El ponente llegó unos minutos retrasado por un problema de horario.

Su ponencia se basó en un recurrido histórico de lo que él considera “la visión desde el norte” hacia el resto del mundo.

La ponencia incluyó una crítica a la “injerencia” de su país en varios países del mundo, con una de las ideas que aun están vigentes en las administraciones estadounidenses como es la de “combatir el terrorismo”.

“Los tiempos están cambiando y en la mayor parte de Latinoamérica tentemos esfuerzos promisorios para lograr límites estructurales a los cambios. Por primera vez, después de la conquista de los europeos, Suramérica está comenzando a tomar su propio destino en sus propias manos”, destacó Chomsky.

Aunque recalcó que los intentos del pasado en esta misma línea, de querer dar autonomía a los pueblos Latinoamericanos, “han sido aplastados por fuerzas externas, casos que nos son bastantes familiares”, en referencia a los múltiples golpes de Estado en el pasado en la región latinoamericana, que llevaron a muchos pueblos a vivir épocas de dictaduras militares y desembocaron en guerras civiles, que costó la vida de miles de personas y constantes violaciones a los derechos humanos.

Chomsky, sin embargo, ahora dice que “hay importantes desvíos de esta vergonzosa historia”, poniendo como ejemplo “la reunión de los líderes del Suramérica, en Santiago de Chile, hace unos pocos días, fue una reunión de UNASUR bajo el modelo de la Unión Europea, en esta cumbre la presidenta de Chile presentó una declaración muy fuerte de apoyo para el gobierno de (Evo) Morales, que es visto de menos por los Estados Unidos, y esta bajo el ataque de los tradicionalistas, la elite europeizada y blanca del país que se opone a la democracia boliviana y a la justicia social”.

Con este acto, recalcó Chomsky “por primera vez en la historia de los países de la región estaban viendo como resolver los problemas sin la presencia de los Estados Unidos”.

Para este hombre, que se caracteriza como uno de los grandes críticos de las políticas neoliberales, Latinoamérica atraviesa un momento de trascendencia, en el que pone a prueba la necesidad de integración de sus pueblos para alcanzar objetivos en común.

“En Latinoamérica, el principal cambio radica en movimiento hacia la integración”, precisó y enunció tres formas de integración que se necesitan: regional, global e interna. Con estos tres tipos de integración de los pueblos podrían avanzar a una independencia de países como los Estados Unidos, advierte Chomsky, quien no descarta que Centroamérica avance en la integración regional, pero es claro que “esos movimientos apenas están comenzando a alcanzar Centroamérica”, la cual recordó es una de las regiones “que fue devastada de manera tan grave por estas guerras de (Ronald) Reagan en contra el terrorismo”, durante los años 80´s, recordó.

Chomsky no ve alejado estos intentos de independencia de la nación de norte, y como ejemplo cita posiciones como las que últimamente ha tomado el gobierno de Honduras, donde el “presidente Zelaya declaró que la ayuda de los Estados Unidos, no le da el derecho a Washington de humillar… y luego se movió para mejorar sus vínculos con Venezuela, se unió a PetroCaribe y se unió al ALBA”.

En cuanto a la integración global, Chomsky cree que “el establecimiento de relaciones Sur-Sur para la diversificación del mercado” es primordial y es en este escenario donde China juega un papel importante en estos asuntos hemisféricos, lo cual da paso a “minar la capacidad de Washington de controlar la región”.

Para este académico, analista y experto en política exterior, la forma de integración interna, que sería la otra fase que los países Latinoamericanos deben buscar, garantizaría el abordaje de problemas característicos de la región que incluyen “temas de concentración, riqueza y de poder”, y cree que Latinoamérica tiene ventajas para consolidarse en un potencia, al igual que ha sucedido en otros países del mundo.

Rufino Quezada, rector de la UES, destacó la importancia de esta ponencia de Chomsky, y a la vez dijo que el proceso electoral del otro año, es un aspecto que concierne a los salvadoreños y que “ha sido muy evidente como los gobiernos de Estados Unidos han intervenido una y otra vez en los diversos continentes, creo que aunque aquí logramos la Paz, hay que estar pendientes del actual proceso electoral, un proceso que debemos de proteger, porque sabemos también una intervención por parte del gobierno de Estados Unidos, ya hay manifestaciones de ello”.

rebelion.og

Written by Eduardo Aquevedo

4 octubre, 2008 at 3:21

¿Dónde está la izquierda?, por José Saramago (Nobel…)

leave a comment »

Me ausento de este espacio durante veinticuatro horas, no por necesidad de descanso o falta de asunto, simplemente para que la última crónica se mantenga un día más en el lugar en que está. No estoy seguro de que lo merezca por la forma en que dije lo que pretendía, sino para darle un poco más de tiempo mientras espero que alguien me informe donde está la izquierda…

Hace alrededor de tres o cuatro años, en una entrevista a un diario  sudamericano, creo que argentino, entre la retahíla de preguntas y respuestas solté una declaración que inmediatamente supuse que iba a causar agitación, debate, escándalo (hasta este punto llegaba mi ingenuidad), comenzando por las huestes locales de la izquierda y a continuación, quien sabe, como una onda que se expandiera en círculos, en los medios internacionales, tanto políticos, sindicales o culturales que de la dicha izquierda son tributarios. En toda su crudeza, sin escamotear su propia obscenidad, la frase, puntualmente reproducida por el periódico, era la siguiente: “La izquierda no tiene ni puta idea del mundo en que vive”. A mi intención, deliberadamente provocadora, la izquierda así interpelada, respondió con el más gélido de los silencios. Ningún partido comunista, por ejemplo, empezando por aquel del que soy miembro, salió a la palestra para rebatir o simplemente argumentar acerca de la propiedad o la falta de propiedad de las palabras que pronuncié.

Con mayor  razón, tampoco ninguno de los partidos socialistas que se encuentran en los gobiernos de sus respectivos países, pienso, sobre todo, en los de Portugal y España, consideró necesario exigir una aclaración al atrevido escritor que había osado lanzar una piedra al putrefacto charco de la indiferencia. Nada de nada, silencio total, como si en los túmulos ideológicos donde se refugian no hubiese nada más que polvo y telarañas, como mucho un hueso arcaico que ya ni para reliquia serviría. Durante algunos días me sentí excluido de la sociedad humana como si fuese un apestado, víctima de una especie de cirrosis mental que provocaba que no diera pie con bola. Llegué a pensar que la frase compasiva que andaría circulando entre los que así callaban sería más o menos ésta: “Pobrecillo, ¿qué se podría esperar de él con esa edad?” Estaba claro que no me encontraban opinante con la estatura adecuada.

El tiempo fue pasando, pasando, la situación del mundo complicándose cada vez más, y la izquierda, impávida, seguía desempeñando los papeles que, en el poder o en la oposición, les habían sido asignados. Yo, que mientras tanto había hecho otro descubrimiento, el de que Marx nunca había tenido tanta razón como hoy, supuse, cuando hace un año reventó la burla cancerígena de las hipotecas en los Estados Unidos, que la izquierda, allá donde estuviera, si todavía le quedaba vida, abriría por fin la boca para decir lo que pensaba del asunto. Ya tengo la explicación: la izquierda no piensa, no actúa, no arriesga ni una pizca. Pasó lo que pasó después, hasta lo que está ocurriendo hoy, y la izquierda, cobardemente, sigue no pensando, no actuando, no arriesgando ni una pizca. Por eso no es de extrañar la insolente pregunta del título: “¿Dónde está la izquierda?” No doy albricias, he pagado demasiado caras mis ilusiones.

http://cuaderno.josesaramago.org

Entrada fué posteada el Octubre 1, 2008 a las 8:31 am y está archivado bajo El cuaderno de Saramago

Crisis de Bolivia: pausa en el diálogo entre Morales y opositores

leave a comment »

PRESIONES DE LA OPOSICION CUANDO LA CONSTITUCION ESTA CASI ACORDADA

Los prefectos autonomistas rechazan la detención de varias personas vinculadas con el “intento de golpe cívico”, como llama el gobierno de Bolivia a la violencia que imperó hace quince días en los departamentos de la Media Luna.

Por Sebastián Ochoa

Desde Santa Cruz

Cuando la nueva Constitución estaba casi acordada, los prefectos opositores decidieron “suspender temporalmente” el diálogo desarrollado en Cochabamba. Rechazan la detención de varias personas vinculadas con las tomas y ataques a instituciones del Estado durante el “intento de golpe cívico prefectural”, como llama el gobierno nacional a la violencia que imperó del 9 al 14 de septiembre en los departamentos de la Media Luna. Sus prefectos (de Beni, Santa Cruz, Tarija y Chuquisaca) eligieron al tarijeño Mario Cossío para que hiciera el anuncio: “Es momento de hacer un alto. El futuro del diálogo está en manos del presidente de la República. Nos vamos a quedar en Cochabamba a la espera de la respuesta del presidente. Vemos que hay un entorno radical en el gobierno que le interesa romper el diálogo y promover la violencia”.

En los últimos días, fueron detenidas cinco personas en Santa Cruz acusadas de haber golpeado el 15 de agosto al entonces comandante de la policía nacional cruceña, Wilge Obleas, quien renunció esa misma noche. Los jóvenes, mayormente pertenecientes a La Pesada Verde, barra brava de Oriente Petrolero, permanecen detenidos e investigados por otros supuestos delitos. Según sus familiares, los muchachos fueron detenidos violentamente. Se suman a los 15 detenidos –incluido el prefecto, Leopoldo Fernández– por la masacre de al menos 19 campesinos en Pando. Según las organizaciones campesinas, aún hay 24 desaparecidos. Del lado de Brasil hay mil pandinos seguidores de Fernández que escaparon de “la dictadura” del presidente Evo Morales.

La Media Luna retiró a sus técnicos de las mesas de diálogo luego de la detención de José Vaca, cívico tarijeño acusado de haber organizado la toma del campo petrolero Vuelta Grande para luego dinamitar sus válvulas. Walter Arrázola, diputado por Santa Cruz de Poder Democrático Social (Podemos), dijo a PáginaI12: “Hoy vivimos un terrorismo de Estado. Hay persecución a líderes de la oposición, a líderes cívicos. Las detenciones son muy violentas, con agentes encapuchados, sin que exista una denuncia formal. Así el diálogo está destinado al fracaso. La única forma que nos queda de defendernos es en la calle. El gobierno nos está llevando a la guerra civil”.

Arrázola consideró que también podrían intentar detenerlo por su militancia autonómica: “Recién vengo del Club de Caza y Pesca, fui a comprar municiones para defender a mi familia. Si vienen de noche los encapuchados a tumbar mi puerta voy a responder como lo permite la ley internacional y nacional. Lo que haga será en defensa propia”, aclaró.

El primero en responder desde el gobierno fue el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana: “Deploramos que los prefectos hayan suspendido el diálogo con la intención de proteger y encubrir un delito común. El diálogo no está asociado a estos procesos penales. No solamente nos extraña, sino que nos preocupa que los prefectos no de- seen participar de las conversaciones. No tiene nada que ver lo uno con lo otro, a no ser que alguno de los prefectos tenga algún grado de vinculación con la explosión de la válvula de gas”. Afirmó que las detenciones son orden del Ministerio Público. Quintana quiso calmar a los opositores: “No existe absolutamente amenaza alguna sobre ningún prefecto. Otra cosa es que algún prefecto sienta temor por algún acto que los bolivianos no conocemos”.

El ministro de Gobierno, Alfredo Rada, indicó que seguirán las detenciones por los días rebeldes de la Media Luna. “Será la investigación la que determine quiénes fueron autores materiales, pero también autores intelectuales, porque esto ha respondido a una estrategia. Fueron acciones que respondían a una planificación y por supuesto que dentro de la planificación y organización que dirigió esto, estuvieron los líderes cívicos.”

Como parte de la campaña de de-sinformación, implementada por varios medios de comunicación privados, en los últimos días divulgaron que seis militares venezolanos fueron masacrados junto a los campesinos de Pando. Quintana se refirió a esta denuncia de varios diputados de derecha: “Como gobierno nacional nos ponemos a disposición de cualquier comisión del Parlamento nacional y los convocamos a que demuestren ese argumento. Quisiéramos ir con ellos a buscar a las familias dolientes, a los padres e hijos de los que habrían muerto, así como sus certificados de defunción”.

Written by Eduardo Aquevedo

3 octubre, 2008 at 1:05

México: el fantasma de Tlatelolco 40 años después

leave a comment »

A CUATRO DECADAS DE LA BRUTAL REPRESION CONTRA LA PROTESTA ESTUDIANTIL QUE CAMBIO MEXICO PARA SIEMPRE

Corría el año 1968 cuando un grupo de estudiantes se animó a desafiar el régimen totalitario y opresivo del PRI, y pagó con cárcel, exilio, tortura y muerte su osadía. Hoy, cuando más hace falta, la izquierda está comatosa.

Por Gerardo Albarrán de Alba

Desde México, D. F.

De la imaginación al poder, la juventud mexicana no fue ajena al espíritu lúdico y contestatario de un movimiento que, en 1968, en las principales capitales del mundo, puso las bases para la crítica del poder mismo. Pero sólo en México los estudiantes fueron masacrados, desaparecidos y hechos prisioneros políticos impunemente.

Hace cuarenta años, hoy, de aquel 2 de octubre, la paranoia anticomunista del gobierno del entonces presidente Gustavo Díaz Ordaz lanzó al ejército sobre miles de jóvenes, estudiantes, profesores y trabajadores que se congregaron en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco para realizar un mitin con el que culminaría un movimiento de poco más de dos meses que se había caracterizado por la brutalidad policíaca contra los jóvenes. Faltaban diez días para la inauguración de los XIX Juegos Olímpicos –los únicos que se han realizado en suelo latinoamericano– cuando tuvo lugar un genocidio bendecido por la clase política, la ultraderecha y la Iglesia Católica, y apenas cuestionado por unos pocos, como Octavio Paz, quien renunció a la Embajada de México en la India para expresar su protesta.

Nunca nadie ha sabido el número real de muertos de aquella noche, ni de los desaparecidos entre los cientos que fueron torturados en el Campo Militar Número Uno. Se pierde la cifra de los que terminaron en el palacio negro de Lecumberri, la infausta prisión que lo mismo alojó ladrones y homicidas que presos políticos como el pintor David Alfaro Siqueiros, los dirigentes de izquierda Valentín Campa y Demetrio Vallejo, y el intelectual José Revueltas. Hubo exilio para algunos.

En plena Guerra Fría, las actividades en las embajadas de la Unión Soviética y de Cuba eran vigiladas por el gobierno mexicano, cooptado como espía por la administración estadounidense de Lyndon Johnson. Reportaban como agentes de la CIA desde el presidente Díaz Ordaz hasta su secretario de Gobernación, Luis Echeverría Alvarez –quien lo sucedería en el cargo–, sin faltar quien durante décadas fuera responsable de la policía política, Fernando Gutiérrez Barrios, el mismo que había capturado en México a Fidel Castro y a Ernesto “Che” Guevara, para luego liberarlos a bordo del Moncada.

El movimiento estudiantil nació el 26 de julio de 1968 por la represión contra una marcha que conmemoraba el inicio de la Revolución Cubana, y que se había encontrado con otra que protestaba por la ocupación policíaca de la Vocacional 2, tras una riña callejera con alumnos de una escuela privada, cuatro días antes.

La rebelión de los jóvenes ganó pronto simpatías y adhesiones entre intelectuales, trabajadores y las familias de los propios estudiantes. Inolvidable, la actuación del rector de la UNAM, Javier Barros Sierra, izando la bandera a media asta en Ciudad Universitaria en señal de duelo, y encabezando una multitudinaria marcha de protesta tres días después de que el ejército recuperara –incluso utilizando una basuka– las escuelas preparatorias tomadas por estudiantes.

Infausta, la memoria de la ultraderecha marchando en contra de la “conjura comunista”, cuna ideológica de quienes detentan el poder político en México desde 2000.

Una vez que el movimiento se desbordó, las demandas estudiantiles que buscaban elemental justicia pasaron a ser un cuestionamiento implícito al régimen priísta enquistado en el poder desde 1929. Suspendidas las clases, y pese a los muertos y detenidos que ya se registraban, las marchas organizadas principalmente en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y en el Instituto Politécnico Nacional (IPN), cuyas escuelas se congregaban en el Consejo Nacional de Huelga (CNH), se sucedieron una tras otra. Cada vez más grande la siguiente que la anterior, nutridas por profesores y trabajadores de todos los ramos, llegaron a rebasar los 300.000 asistentes. Los actos más simbólicos fueron el izamiento de la bandera rojinegra en el asta central del Zócalo capitalino, frente a Palacio Nacional, y la Marcha del Silencio, que hirieron la soberbia del poder.

Las demandas del CNH quedaron plasmadas en un pliego petitorio de seis puntos: “1. Libertad a los presos políticos. 2. Derogación de los artículos 145 y 145 bis del Código Penal Federal (que instituían el delito de disolución social, aplicado a los estudiantes). 3. Desaparición del Cuerpo de Granaderos (un grupo antichoque). 4. Destitución de los jefes policíacos. 5. Indemnización a los familiares de todos los muertos y heridos desde el inicio del conflicto. 6. Deslindamiento de responsabilidades de los funcionarios culpables de los hechos sangrientos”. La respuesta siempre fue la misma: bayonetas, cárcel y muerte.

La toma militar de los campus de la UNAM, el 18 de septiembre, y del IPN, el 23, prefiguraron el desenlace del mitin en la Plaza de las Tres Culturas, el 2 de octubre siguiente, considerado como un parteaguas en la historia moderna de la aún hoy endeble democracia mexicana, pero que en ese momento representó un negro episodio de la Guerra Fría, registrado profusamente por fotógrafos de prensa, cuyas imágenes fueron sistemáticamente censuradas o manipuladas por casi todos los medios mexicanos. Las crónicas, ceñidas a la versión oficial. El silencio ominoso de la prensa mexicana, o –lo que es peor– su obsecuencia hacia el poder tampoco debe ser olvidado.

El genocidio del 2 de octubre de 1968 prescribió mediante burdas maniobras leguleyas. Los responsables políticos y militares ya han muerto. Sólo sobrevive Luis Echeverría Alvarez, sujeto a proceso y cumpliendo un arraigo domiciliario desde hace dos años, no por la masacre que orquestó desde las catacumbas de la Secretaría de Gobernación en 1968, sino por el genocidio que cometió el 10 de junio de 1971, de nuevo contra estudiantes, pero ahora como presidente de México. Todavía hoy Echeverría niega cualquier responsabilidad en ambos crímenes y presume de no arrepentirse de nada.

Todos coinciden en que hace 40 años se inició la transición democrática que aún no termina en México, pese a que el PRI dejó el poder en 2000. Ahí la sociedad mexicana cobró conciencia de sí misma y desde entonces conquista cada vez mayores espacios, pese a que la miseria, el autoritarismo, la corrupción, el clientelismo, el fraude electoral, la impunidad y la represión siguen vivos.

Ahí brotó el germen ideológico de una ultraderecha que tomó el poder político en el 2000 y repitió en 2006. Ahí se forjó una izquierda que se atomizó tras la disolución del Partido Comunista Mexicano, a finales de los ’70, y que fue mudando hacia el Partido Socialista Unificado de México, luego al Partido Mexicano Socialista y terminó como Partido de la Revolución Democrática, hoy hundido en todas sus contradicciones y miserias, justo cuando más izquierda hace falta en México.

Written by Eduardo Aquevedo

2 octubre, 2008 at 4:35

Crisis financiera: Senado de EE.UU. aprueba el rescate

leave a comment »

Redacción BBC Mundo

 

El Senado de Estados Unidos aprobó por 74 votos a favor y 25 en contra el paquete de rescate patrocinado por la Casa Blanca con el fin de sacar de una inminente crisis al sistema financiero del país.

Harry Reid
El líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, fue el artífice del acuerdo bipartidista.

De esta manera la Cámara Alta dio el visto bueno al plan de US$700.000 millones que, entre otras cosas, evitaría que Estados Unidos entre en recesión. Los senadores aprobaron el proyecto de ley tras agregarle modificaciones que intentan dar beneficios impositivos al ciudadano común.

“Es un buen voto, ahora hay que pasarlo a la Cámara (de Representantes)”, dijo tras la aprobación el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid. Los candidatos presidenciales y también senadores, Barack Obama y John McCain, dieron el sí a la iniciativa que se espera sea sometida a votación nuevamente por la Cámara Baja este viernes.

La corresponsal de BBC Mundo en Washington, Lourdes Heredia, informó que esa es justamente la prueba de fuego de la iniciativa.  “Para que el plan se convierta en ley tiene que ser aprobado por la mayoría de los representantes, que no se han mostrado muy entusiasmados con la idea. Además tienen que votar el proyecto de ley sin ningún cambio o el proceso se puede retrasar”, explicó Heredia.

Los cambios introducidos

El plan aprobado por los senadores mantiene la autorización dada al Departamento del Tesoro para comprar créditos de alto riesgo a las instituciones con problemas por valor de US$700.000 millones, pero incorpora mayor protección para los depósitos bancarios y alivios fiscales para los contribuyentes.

El “Acta de Estabilización Económica de Urgencia 2008″ -nombre formal del paquete de 451 páginas- dispone US$250.000 millones para uso inmediato, con un monto adicional de US$100.000 millones a discreción del presidente George W. Bush si lo considera necesarios.

CAMBIOS DEL SENADO
Aumenta a US$250.000 la garantía para depósitos
Amplía exenciones impositivas para contribuyentes con ingresos medios
Incentivos fiscales para tecnologías “verdes”
Desgravaciones pra investigación y desarrollo e inversiones productivas
Reforma de la práctica “mark to market”

El Congreso se reserva la capacidad de bloquear los restantes US$350.000 millones si considera que el desempeño del plan del gobierno no es satisfactorio. Entre los cambios más significativos incorporados por los senadores destaca la elevación del límite para los fondos asegurados por el gobierno federal, en un intento por evitar las corridas bancarias.

Esto significa que los ahorristas tendrán garantizada la devolución de sus depósitos en cualquier entidad que se presente a quiebra hasta US$250.000, a diferencia de los US$100.000 que rigen en la actualidad.

También se amplían las exenciones a la llamada “Tasa Mínima Alternativa”, beneficiando a millones de contribuyentes con ingresos medios. Habrá desgravaciones fiscales e incentivos para empresas y particulares que inviertan en energías renovables o en la compra de vehículos con tecnologías que disminuyan el impacto medioambiental.

Manifestante
Muchos estadounidense siguen oponiéndose al rescate de la banca con dinero de sus impuestos.

También se aprobaron exenciones fiscales a los fondos destinados para investigación y el desarrollo y a las inversiones productivas de pequeños comercios. Finalmente, se autoriza a la Comisión de Valores a reformar la normativa conocida como “mark to market”, por la cual las empresas asignan a los bienes en su poder el valor actual de mercado.

Esta práctica llevó al “rojo” el balance de muchas entidades tras la depreciación de las hipotecas en medio de la crisis inmobiliaria.

Lo que venía de antes

Además de los cambios añadidos, la propuesta original del gobierno ya incorporaba otras medidas que permanecerán en el paquete que se ponga a votación de la Cámara de Representantes. Los contribuyentes recibirán derechos de compra de acciones que los beneficiarán si las empresas que son socorridas con este paquete se recuperan.

Los ejecutivos de aquellas compañías que participen en el programa tendrán un límite para sus ingresos y no podrán beneficiarse de paquetes de retiro -conocidos en el mercado como “paracaídas dorado”- sin son despedidos. Se aumentarán los impuestos a aquellas compañías que paguen a sus directivos más de US$500.000 anuales.

Se conforma un organismo de supervisión del programa de rescate financiero, que incluirá al presidente de la Reserva Federal, el de la Comisión del Mercado de Valores, el director de la Agencia Federal de Financiación de Viviendas y el secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano.

El Senado aprueba plan anticrisis por amplia mayoría

Publicado el 02/10/2008, por Gemma Martínez. Nueva York

La Cámara Alta ha dado el visto bueno a la nueva versión del plan de rescate del Gobierno de George W. Bush, que ahora tendrá que ser refrendada por el Congreso, el viernes. El proyecto de ley mantiene el grueso del primer plan, con ligeros cambios que aumentan la protección de los consumidores y crean rebajas e incentivos fiscales.

El Senado de Estados Unidos ha rescatado el plan de rescate del Gobierno de George W. Bush, que el lunes fue rechazado por el Congreso por sorpresa. La decisión ha sido adoptada por una amplia mayoría (74 votos a favor frente a 25 en contra). Así, la Cámara Alta ha dado el visto bueno a una nueva versión del plan anticrisis de Bush, presentada de forma individual por dos senadores, Harry Reid (demócrata) y Mitch McConnell (republicano) el martes por la noche, que fue respaldada de inmediato por la Casa Blanca y por los candidatos presidenciales Barack Obama y John McCain.

El nuevo proyecto de ley toma como base el redactado por el Congreso y lo amplía con una nueva protección a los consumidores y con otras medidas adicionales, como rebajas fiscales para las empresas e incentivos para la promoción de las energías renovables.

La principal novedad introducida por el Senado es autorizar a la Corporación Federal de Seguro de Depósitos (Fdic), el equivalente al Fondo de Garantía español, a ampliar la protección a los clientes de las entidades financieras de forma excepcional hasta, diciembre del año que viene. El texto legal permite a Fdic garantizar a los particulares y a las empresas el cobro de 250.000 dólares (177.975 euros) por depósito en caso de que se produzca la quiebra de su entidad financiera. Anteriormente, el máximo estaba fijado en 100.000 dólares. El proyecto del Senado va más allá y propone que Fdic pueda endeudarse, sin límite de cantidad, para poder respaldar estos depósitos, nuevamente hasta diciembre de 2009. Los préstamos serán suscritos entre Fdic y el Departamento del Tesoro.

Después de la aprobación en el Senado, la propuesta volverá a la Cámara de Representantes para su ratificación, algo que se espera que pueda producirse mañana. Parte de los congresistas republicanos que votaron en contra del primer plan en el Congreso anunciaron el martes que la nueva versión que ha llegado al Senado es mejor, ya que incluye más protección a los consumidores. Por este motivo, se espera que el renovado plan de rescate sea respaldado por los republicanos en la Cámara de Representantes.

Está por ver cómo reaccionan los miembros demócratas del Congreso, que, antes de conocerse la iniciativa del Senado, seguían analizando posibles mejoras al plan y que hasta ahora han rechazado las rebajas fiscales que incorpora el proyecto de ley del Senado. El candidato demócrata Barack Obama respalda el proyecto del Senado.

El plan supondrá que el Tesoro comprará préstamos hipotecarios y títulos respaldados por hipotecas por 700.000 millones de dólares (483.910 millones de euros). El macroplan supondrá la mayor intervención en los mercados financieros desde la Gran Depresión (1930).

http://www.expansion.com

Joseph E. Stiglitz: El ‘blues’ del rescate de Wall Street

leave a comment »

No hace falta ser un genio para comprender que el sistema financiero de Estados Unidos -el sistema mundial, en realidad- está en una situación caótica. Y ahora, después de que la Cámara de Representantes estadounidense haya rechazado el plan de rescate de 700.000 millones de dólares propuesto por el Gobierno de Bush, también es evidente que no hay un consenso sobre cómo arreglarla.

Los problemas de la economía y el sistema financiero de EE UU son visibles desde hace años. Pero eso no impidió que las autoridades acudieran a las mismas personas que habían contribuido al caos, que no fueron capaces de ver los problemas hasta que estábamos al borde de otra Gran Depresión, y que se han dedicado a deambular de rescate en rescate, para pedirles que nos salven.

Mientras los mercados mundiales se desploman, el plan de rescate volverá, casi con seguridad, a someterse a votación en el Congreso. Puede que salven Wall Street, pero ¿qué pasa con la economía? ¿Qué pasa con los contribuyentes, ya agobiados por unos déficits sin precedentes y con facturas todavía impagadas para financiar unas infraestructuras deterioradas y dos guerras? En estas circunstancias, ¿puede salir bien cualquier plan de rescate?

Por supuesto, el plan de rescate recién derrotado era mucho mejor que lo que proponía en un principio el Gobierno de Bush. Pero su enfoque de base seguía teniendo unos defectos fundamentales. Para empezar, se basaba -otra vez- en la economía del trickle-down, del goteo: no se sabe cómo, si se daba suficiente dinero a Wall Street, acabaría llegando hasta las personas corrientes, beneficiaría a los trabajadores y los propietarios de viviendas. La economía del goteo no funciona casi nunca, y no parece probable que vaya a ser distinto ahora.

Además, el plan suponía que el problema fundamental era de confianza. No hay duda de que eso es parte del problema; pero el origen está en que los mercados financieros concedieron unos préstamos basura. Había una burbuja inmobiliaria y se hicieron préstamos basados en unos precios inflados.

La burbuja ha estallado. Los precios de la vivienda seguramente bajarán aún más, así que habrá más ejecuciones hipotecarias y, por más que se infle el mercado, eso no va a cambiar. Los préstamos basura, a su vez, han creado en los balances bancarios enormes agujeros que habrá que reparar. Una acción de rescate del Gobierno que pague el precio justo por esos activos no ayudará precisamente a reparar el agujero. Al contrario, sería como hacer transfusiones masivas de sangre a un paciente que sufre una enorme hemorragia interna.

Aunque se pusiera rápidamente en marcha un plan de rescate -cosa que parece cada vez más improbable-, habría cierta contracción del crédito. La economía estadounidense se ha sostenido gracias a un auge del consumo alimentado por el préstamo excesivo, y eso se reducirá. Los Estados y los ayuntamientos están recortando gastos. Los balances domésticos son más débiles. Una desaceleración económica exacerbará todos nuestros problemas financieros.

Podríamos hacer más con menos dinero. Los agujeros de los balances de las instituciones financieras deberían repararse

con transparencia. Los países escandinavos nos mostraron cómo, hace 20 años. Warren Buffet ha enseñado otra manera, al proporcionar capital a Goldman Sachs. Al emitir acciones preferentes con garantías (opciones), se reduce el riesgo de pérdidas del público y se garantiza que pueda participar en parte de los posibles beneficios.

Esta estrategia no sólo ha demostrado su validez sino que ofrece los incentivos y los medios para que se reanuden los préstamos. Evita la inútil tarea de intentar valorar millones de complejas hipotecas y los productos financieros, todavía más complejos, en los que están incrustadas, y resuelve el problema de las gangas: que el Gobierno se quede con los activos peores o más sobrevalorados. Por último, se puede poner en práctica mucho más deprisa.

Al mismo tiempo, se pueden tomar varias medidas para disminuir las ejecuciones hipotecarias. En primer lugar, es posible hacer que la vivienda esté más al alcance de los estadounidenses de rentas bajas y medias convirtiendo la deducción por hipoteca en un crédito fiscal reembolsable. El Gobierno, en la práctica, paga el 50% del interés hipotecario y los impuestos sobre el patrimonio de los ciudadanos de rentas más altas, pero no hace nada por los pobres. En segundo lugar, es necesaria una reforma de las bancarrotas para permitir que los propietarios reduzcan el valor de su vivienda y permanezcan en sus casas. Tercero, el Gobierno podría hacerse cargo de parte de una hipoteca, aprovechando sus costes de préstamo inferiores.

Por el contrario, el enfoque del secretario del Tesoro estadounidense Henry Paulson es un ejemplo más de los juegos de trileros que han metido al país en este lío. Los bancos de inversiones y los organismos calificadores de crédito creían en la alquimia financiera, la idea de que era posible crear un valor importante a base de cortar y dividir valores. La nueva opinión es que es posible crear valor real descortando y desdividiendo, sacando esos activos del sistema financiero y poniéndolos en manos del Gobierno. Pero eso significa pagar un precio demasiado alto por los activos, y eso sólo beneficia a los bancos.

Al final, existen grandes probabilidades de que, si se acaba por aprobar un plan así, los contribuyentes estadounidenses se queden atrapados. En la economía del medio ambiente hay un principio básico que es “el que contamina, paga”. Es una cuestión de justicia y de eficacia. Wall Street ha contaminado la economía con hipotecas tóxicas. Debería pagar la limpieza.

Existe cada vez más consenso entre los economistas de que cualquier rescate basado en el plan de Paulson no va a funcionar. De ser así, el enorme incremento de la deuda nacional y la conciencia de que ni siquiera 700.000 millones de dólares son suficientes para salvar la economía estadounidense erosionarán la confianza aún más y agravarán su debilidad.

Pero, por otro lado, los políticos no pueden no hacer nada en una crisis semejante. Así que quizá tengamos que rezar para que un acuerdo elaborado con la misma mezcla tóxica de intereses especiales, una economía equivocada y unas ideologías de derechas que provocó la crisis pueda, de una u otra forma, producir un plan de rescate que funcione, o cuyo fracaso no haga demasiado daño.

Arreglar esta situación -incluido un nuevo sistema de regulación que disminuya la probabilidad de que vuelva a ocurrir una crisis como ésta- es una de las muchas tareas con las que se encontrará el próximo Gobierno.

Joseph E. Stiglitz, catedrático de Economía en la Universidad de Columbia y premio Nobel de Economía en 2001. © Project Syndicate, 2008. Traducción de María Luisa Rodríguez Tapia.

El País.com

Clase Media en Chile: sociología y subjetivismo…

with 5 comments

El estrato alto cree ser más pobre de lo que es en la práctica: Vivir en una burbuja


Por el nivel de ingresos que le asignan a la clase media, algunos chilenos creen vivir en España o Portugal. El 60% del grupo más rico de Chile se considera de clase media. Y estima que el sueldo de este último grupo es superior al millón de pesos mensuales, casi 3 veces más que la realidad.

ALEJANDRO SÁEZ ROJAS, El Mercurio.cl

Desubicados. Así se puede considerar a un porcentaje importante de los chilenos cuando se les pide situarse en la escala de ingresos del país. El Presidente Patricio Aylwin, recordó el director social del Hogar de Cristo, Benito Baranda, se consideró a sí mismo de clase media: “cuando por ingresos y estudios pertenecía a la clase alta. Aunque su visión es la que comparten muchos otros chilenos”, dice Baranda. Más ubicado ha sido el Presidente Lagos, quien estimó que él y sus ministros son parte de la minoría que explica las diferencias sociales existentes en Chile. El Primer Mandatario gana $5.400.000 brutos al mes.

Al economista de la Universidad de Chile Javier Núñez le llamó la atención que muchos de sus conocidos se consideraran de clase media, aunque en la práctica por su salario se situaban en el 10% más rico de la población e incluso en el 5% o más.Animado por la idea de que la gente estaba perdida respecto de cuál era su posición relativa en la escala de ingresos, decidió consultar lo mismo a un grupo más amplio de gente. En realidad, agregó tres preguntas a la encuesta de empleo que confecciona el Departamento de Economía de la U, interrogantes que se formularon a 3.000 individuos.Y lo que era una percepción entre su grupo cercano se transformó en una conclusión sólida: el 62,4% de aquellos que pertenecían -según la encuesta Casen- al 5% más rico de la población se autoclasificó como parte del estrato de ingresos medios.

El 30,4% de ese mismo grupo estimó que era de ingresos “medio-altos” y hubo hasta un perdido 5,4% que consideró que sus rentas lo ubicaban en el segmento “medio-bajo”. Y estos resultados se repitieron entre el 1% más rico de la población encuestada: el 30,8% dijo que pertenecía al ingreso “medio-alto” y el 46,2% dijo estar en un nivel de ingresos medios. Sólo el 23% de este grupo se clasificó como de ingresos altos.Para el experto, la evidencia muestra que hay un grupo importante de chilenos que está “anclado” a su realidad más inmediata. Que a partir de lo que ven todos los días, se imaginan cuál es su posición de ingresos relativos y que en la práctica consideran que hay mucha más gente rica sobre ellos de lo que en verdad arrojan las cifras.”Inflación” de sueldosNúñez buscó confirmar los resultados tratando de limpiar del fenómeno el pudor.

Esto es que, por vergüenza, un porcentaje de los encuestados se diga más pobre de lo que en verdad es. Por eso, también les preguntó ¿cuánto cree que son los ingresos mensuales en Chile del grupo bajo, del medio y del alto? En definitiva, cuánto creen que ganan los otros. El porcentaje de la población que está entre el 10 y el 5% más rico dijo, en promedio, que el ingreso mensual del estrato medio se situaba en 1.100.000; es decir, casi 3 veces más que el ingreso promedio efectivo que existe en Chile y que bordea los $400.000 mensuales. Incluso, el 1% más rico del país estima en promedio que el ingreso de un hogar de clase media bordea el 1.700.000.”Si se toman estos resultados, hay un grupo de la población chilena que cree estar viviendo en un país como España o Portugal y no en Chile”, acota Núñez. Para el experto, esta sobreestimación de lo que ganan los otros es un argumento adicional para considerar que se vive en una fantasía, en un verdadero mundo de Bilz y Pap.

El académico quiso ir más allá. Trató de analizar cómo se autoclasifican grupos pertenecientes a “élites” que participen en la toma de decisiones en el sector público o que ostenten puestos relevantes en el sector privado, como por ejemplo profesionales: el 10% de las personas de ingresos más altos, todos los graduados universitarios, e incluso gente que trabaja en el sector público perteneciente al 10% de mayores ingresos se perciben a sí mismos como del “grupo medio” de ingresos. En una escala de uno a cinco, se catalogaron todos con valores cercanos al 3 (ver infografía). Y todos estos miembros de la élite sobrestimaron cuánto es lo que gana una familia de ingresos en Chile.

Los más ubicados fueron, por suerte dice Núñez, quienes trabajan en el sector público. Estos últimos creen que el ingreso de una familia media en Chile es de 945.000, más del doble de lo que es en la realidad.A Benito Baranda, del Hogar de Cristo, las conclusiones del estudio de Núñez no lo sorprenden: “Revelan la poca conciencia que tenemos las personas de clase alta de que somos parte del 10% más rico de la población”, advierte.Rodrigo Castro, investigador del Instituto Libertad y Desarrollo, explica que no existe una definición precisa de lo que es la clase media y “en general la mayor parte de la población de Chile se tiende a autopercibir como de clase media, incluso profesionales que pertenecen al 20% más rico de la población”.Adimark ha estimado que este estrato podría alcanzar al 73% de la población nacional, con ingresos que van desde los $250.000 a $1.200.000 mensuales.

Para el cientista político Patricio Navia, el que la mayor parte de la población se considere de clase media tiene elementos positivos. “En la medida en que seamos un país que valore y respete a ese grupo, tendremos más opciones para promover la igualdad de oportunidades”.Pero para Navia hay otros aspectos que son “tremendamente” negativos: “Cuando la gente de más altos ingresos cree que ellos son del estrato medio, entonces sienten que el Estado debería ayudarlos a ellos también, en circunstancias de que ellos están entre los grupos de más altos ingresos, los que constituyen la base impositiva de un sistema que promueva la redistribución”.”Es difícil hablar de redistribución de verdad, con mejoras en la calidad de educación y el acceso de los más pobres si los sectores acomodados tienen expectativas de que el Gobierno los tiene que ayudar a ellos, porque son, a su propio modo de ver, clase media”, dice Navia. “En múltiples ocasiones tenemos gente que dice que ellos son de clase media, pero siempre fueron a colegios privados o sus papás eran embajadores”, alega Navia: “Pienso en Sebastián Piñera o en el Senador José Antonio Viera-Gallo, que hace poco los escuché decir que eran de clase media, ¡pero sus papás fueron embajadores! Los embajadores no son de clase media, esos sueldos no son de clase media”, remarca Navia. El sociólogo Cristóbal Marín, de la Universidad Diego Portales, cree que en general los grupos altos y medios altos tienen una percepción distorsionada y muy poca información respecto de los ingresos reales del resto de la población.

Esto podría incidir en una menor sensibilidad y disposición hacia políticas redistributivas.”Las evidencias muestran que hay una percepción de bienestar general muy alta entre esos grupos, especialmente de expectativas futuras y en relación con el pasado de sus padres. Estos grupos además son testigos de un consumo y acceso a educación superior nuevo por parte de los grupos de menores ingresos. Todo ello contribuye a una cierta sobrestimación del poder adquisitivo y bienestar de los grupos de menores ingresos”, dice Marín, y que es precisamente lo que muestra el estudio de Núñez.El investigador del instituto Libertad y Desarrollo Rodrigo Castro cree que todos los estratos sociales han cambiado la visión que tienen de ellos mismos. En parte, por el enorme acceso a bienes que han tenido todos los grupos. Eso habla de que el bienestar de la población, en general, ha mejorado y eso tiende a incidir en las percepciones de las demás personas.Ese mayor bienestar tal vez alimente la burbuja en la que viven algunas personas.

Written by Eduardo Aquevedo

1 octubre, 2008 at 1:50

Stiglitz: la actual crisis financiera es la peor desde 1929

leave a comment »

“Siempre he sido muy crítico con el FMI, pero pienso que esta vez tienen razón”, afirmó contundentemente Joseph Stiglitz en la cadena CNBC. El premio Nobel de Economía ha reconocido “esta vez” que los expertos del Fondo Monetario Internacional (FMI) tienen razón en la evaluación de la crisis financiera y la calificó como la peor desde 1929.

“Esta vez el FMI tiene razón sobre los costes de la crisis”, asegura Stiglitz    Stiglitz opina que la actual crisis financiera es la peor desde 1929.

“Siempre he sido muy crítico con el FMI, pero pienso que esta vez tienen razón”, afirmó contundentemente Joseph Stiglitz en la cadena CNBC. El premio Nobel de Economía ha reconocido “esta vez” que los expertos del Fondo Monetario Internacional (FMI) tienen razón en la evaluación de la crisis financiera y la calificó como la peor desde 1929.

El servicio del FMI encargado de la vigilancia de los mercados cifró en 945.000 millones de dólares el coste potencial de la crisis para el sistema financiero en su informe semestral publicado el pasado martes. De esta cifra, 565.000 millones están directamente ligados al sector de préstamos hipotecarios de riesgo (subprime).

El ex economista jefe del Banco Mundial opina que la actual crisis financiera es la peor desde 1929, y que los problemas con las subprime acaban de empezar.

El año próximo, 2,2 millones de hipotecados perderán su casa en Estados Unidos, y los precios inmobiliarios, que ya bajaron un 10%, podrían caer entre un 10% y un 20% más antes de estabilizarse, corroboró Stiglitz.

Written by Eduardo Aquevedo

1 octubre, 2008 at 0:59

Giovanni Arrighi: “Y el neoliberalismo habrá sido solo un paréntesis de locura”. Entrevista.

leave a comment »

Giovanni Arrighi, investigador de origen italiano, es docente en la John Hopkins University y director en esa misma universidad del Fernand Braudel Centre.

Benedetto Vecchi entrevistó para Il Manifesto a Giovanni Arrighi a propósito de su último libro Adam Smith en Pekín.

Giovanni Arrighi no cree verdaderamente en la existencia del gran casino de la economía mundial. Es un estudioso que siempre ha creído en la dimensión histórica, “procesual”, de los fenómenos sociales y económicos. En su último libro, que va a publicar Feltrinelli con el título de Adam Smith en Pequín (en las librerías, a partir del 21 de febrero), el estudioso italiano, docente en la John Hopkins University y director del Fernand Braudel Centre, propone un análisis del capitalismo histórico tan fascinante como discutible.

Su tesis es que el centro de la economía mundial se ha desplazado a Pequín, mientras que los Estados Unidos continúan su lento, pero inexorable declive. Una tesis “partidista”, que discute críticamente a distancia con quienes, como el geógrafo marxista David Harvey o la publicista Naomi Klein, consideran fundamental sistematizar teóricamente el ciclón neoliberalista, considerado por Arrighi solo un paréntesis, a diferencia de quienes lo han considerado como un modelo social cuya comprensión ayudaría a entender las tendencias del desarrollo económico capitalista.

La entrevista se ha celebrado en Roma, donde Arrighi ha venido para participar en un seminario organizado por el Centro de reforma del estado, sobre el que ha escrito en este periódico Angela Pascucci, il manifesto del 22 de enero, y que ha sido testigo activa de la reunión y de la discusión que se ha producido durante la misma.

- “Adam Smith en Pequín” comienza con la fascinante sugestión sobre el retorno del baricentro de la economía mundial a China, una sociedad de mercado no capitalista. Una imagen que contradice las estadísticas, así como los análisis procedentes de su realidad, que describen a un país que ha tomado decisivamente la senda del capitalismo. Al final del libro, la sociedad de mercado no capitalista se convierte más en una esperanza que una realidad. ¿En que punto estamos?

- No hablaría de un carácter cíclico del desarrollo histórico. Para empezar se recuerda que Europa ha conocido un desarrollo capitalista con características únicas, cuyo inicio coincide con el arranque de la “gran divergencia” entre Oriente y Occidente. La apuesta teórica en la que basarse es entender por que el desarrollo capitalista muestra límites evidentes y por que Asia y la China en particular, se han convertido en el centro del mercado mundial, tal como lo eran al principio de la gran divergencia.

China tiene una larga tradición de una economía de mercado donde han estado presentes elementos capitalistas muy innovadores. Al mismo tiempo, la existencia de una diáspora china ha permitido siempre a este país tener una estrecha relación con el resto de Asia y, a partir del siglo XIX, también con los Estado Unidos. Sin embargo, a partir del siglo XV ningún capitalista chino ha tratado de controlar el estado, factor indispensable para ejercer una hegemonía sobre la sociedad, como han sostenido, si bien desde prospectivas no siempre coincidentes, Karl Marx y Fernand Braudel.

Por lo tanto no expreso una esperanza, sino que examino la posibilidad de que en dicho país esté tomando forma una sociedad de mercado no capitalista. Lo que no excluye la posibilidad de que, por el contrario, se desarrolle un sistema capitalista. André Gunder Frank, a quien he dedicado mi libro, me repetía, antes de morir, que se abandonara la categoría capitalismo. No estaba de acuerdo, pero su provocación puede acogerse como una invitación a considerar al capitalismo como una realidad que, como ha escrito Fernand Braudel, debe cambiar continuamente para sobrevivir. De hecho, el capitalismo se ha caracterizado por la esclavitud y la expansión territorial. Y por eso hemos tenido el colonialismo y formas agresivas de imperialismo. Después ha habido el welfare state en los países centrales y diversas formas de subordinación política y económica de gran parte de la población mundial. Ahora estamos asistiendo al agotamiento del impulso propulsivo constituido por el militarismo y el imperialismo. Por lo tanto es evidente la pérdida de la capacidad heurística de los paradigmas utilizados hasta ahora para comprender hacia donde se encamina la economía mundial. En el Manifiesto del partido comunista, Marx y Engels prospectan una homologación capitalista del mundo. Esto les conduce a un énfasis, muy discutible, en el carácter progresivo del capital. Su profecía no está muy lejos del “mundo plano” de un analista liberal como Thomas Friedman. El mundo actual, sin embargo, es todo menos plano, tal como evidencian los acontecimientos chinos. No sé si China es capitalista o un socialismo de mercado, pero su irrupción en la escena mundial provoca un cambio de las relaciones en el sistema interestatal y que el Sur se presenta ahora con una posición de fuerza con respecto al Norte del mundo. Últimamente he hablado con frecuencia de la posibilidad de una “nueva Bandung”. Es decir, de un entendimiento entre los países del Sur del mundo, basado en su aumento de peso en el mercado mundial.

- La utilización que haces de Adam Smith es fascinante. Mientras que la ensayística dominante lo describe como el teórico del capitalismo, tú lo consideras como un estudioso a favor del mercado, pero no del capitalismo. El autor de la “Riqueza de las naciones” tiene, sin embargo, como objetivo, elaborar categorías útiles para comprender el funcionamiento del capitalismo. Nosotros nos limitamos a percibir un gran cambio, pero tenemos dificultades para innovar las categorías útiles para entender las transformaciones en curso. Te propongo una provocación: el análisis del tan maltratado Lenin sobre el capitalismo de estado gestionado por el partido podría ayudar a entender el dinamismo económico en Asia oriental o en el Sur-Este asiático. ¿No crees?

- Podemos sostener que existen diversas formas a través de las cuales las élites nacionales ejercen el poder de gobierno en la sociedad. Una tesis ya avanzada precisamente por Adam Smith. En China, las reformas de Deng Xsiao Ping fueron lanzadas para salvar la revolución popular de la revolución cultural y se centraban en el campo. Fue después que llegaron los capitales extranjeros. En los años noventa la situación se les fue de las manos al grupo dirigente, que ahora intenta retomar el control. Me dejan muy perplejo algunas lecturas sobre el carácter totalitario de la sociedad china, marcada históricamente por las revueltas contra el poder central o local. Actualmente, el número de huelgas, manifestaciones, revueltas, es impresionante. Y son revoluciones que implican a centenares de millones de hombres y mujeres. El partido comunista chino tiene por lo tanto el problema de contener esta tendencia a la revuelta. Hay también otro aspecto sobre el que pocos se detienen. En el último decenio ha ocurrido, por ejemplo, que la mayor parte de los cuadros intermedios se han vuelto hacia los negocios. Por lo tanto, el vértice del partido y del estado no disponen de la cámara de compensación necesaria para ejercer un gobierno sobre la sociedad.

- En tu libro escribes que las crisis de las bolsas no son una tragedia…..

- La crisis de las bolsas provoca empobrecimiento. Esto es indudable. Pero si razonamos en temas de sistema es benéfica, porque pone fin a la locura de los años ochenta y noventa caracterizada por la carrera espasmódica para conseguir superbeneficios. Un veinteno durante el cual ha ocurrido de todo. Crecimiento del crédito al consumo, adquisición por parte del Sur del mundo de los bonos del tesoro americano, que han arrojado una masa de capital monetario en los Estados Unidos que ha alimentado la financiariación de la economía. Si no ha habido un hundimiento, debemos darle la gracias al Sur del mundo que ha alimentado la demanda mundial, ha producido mercancías a bajo coste para los consumidores estadounidenses y, en menor medida, europeos; la China como el Japón en los años ochenta, adquiere bonos del tesoro americano a través de los cuales los Estados Unidos financian su dominio en el mundo. La crisis de las bolsas pone fin a esta locura. También marca el fin de la hegemonía americana en la economía mundial. Ahora la locomotiva está representada por la China y, en menor medida, por la India, que sostienen la demanda. Otra cosa es el problema de cómo hacer frente a las consecuencias sociales de las crisis de las bolsas. Respecto a ello me parece que las propuestas existentes son, como poco, deprimentes.

- Como escribes en un cierto punto, citando una conocida frase de Marx, para comprender al capitalismo hace falta desvelar elsecreto de los laboratorios de la producción….

- Una indicación metodológica de Marx que los marxistas pronto han quitado. Fue Mario Tronti con “Obreros y capital” quien nuevamente la sacó a relucir. Sin embargo dudo mucho que la indicación de descender a los laboratorios de la producción ayude a comprender algún secreto. Para comprender el funcionamiento del capitalismo debemos tomar en cuenta la proliferación de formas económicas de mercado, aunque no necesariamente capitalistas. Y también de la simultaneidad de diversos modelos de capitalismo.

- El “mundo no será plano”, pero entonces ¿por qué no pensar que existne también, simultáneamente, diversos modelos productivos interdependientes entre sí? Silicon Valley, por ejemplo, no puede existir sin el “lager” donde se producen microchips con una fuerza de trabajo casi reducida a la esclavitud o a una condición carcelaria. En otras palabras, la high-tech o las biotecnologías tienen un doble ligamen con la militarización del trabajo, presente tanto en el norte como en el sur del mundo…

- Habría que escribir otro libro para responder a esta pregunta. Por el momento, lo que me interesa es comprender el papel jugado por el militarismo. Muchas innovaciones productivas han sido consecuencia, por ejemplo, de la producción de armas. Por otra parte, soy polémico con quienes hacen coincidir al capitalismo con su fase industrial.

- Silicon Valley no es industrialismo…..

- Cierto. Estoy convencido de la crisis del fordismo. Si hay que hablar de un modelo productivo emergente, éste es Wal Mart. Repito: si se quiere entender cómo el capitalismo ha ejercido su hegemonía sobre gran parte de la población mundial, hay que tratar de comprender la relación entre militarismo e imperialismo. Lo cual significa expansión y conquista territorial. Por ejemplo, el capitalismo se ha desarrollado a través de la esclavitud ….

- Pero en los Estados Unidos la esclavitud convivía con la industria del acero que innova profundamente la producción…..

- Si, pero el elemento fundamental para comprender la difusión del capitalismo y la hegemonía que ejerce en el mundo debe comprender el papel del militarismo, de la potencia militar. He dicho hace un momento que existe una actitud hacia la insubordinación en la sociedad china. Pero no se comprende cual es la relación entre esta conflictualidad difusa y el poder político. ¿Como se resuelve entonces la relación entre movimientos e instituciones?

La revolución ha constituido una vertiente en la historia china. Desde entonce el arbitrio del estado puede ser contestado. Y cuando ocurre, las formas de la crítica van desde la huelga hasta la verdadera revuelta. Durante una visita a China he hablado con un cuadro del partido que había constituido una joint- venture con una empresa francesa para la producción de champagne en China. Llegados a un cierto punto, la sección local del partido propuso la expropiación de la tierra. Los campesinos secuestraron a los dirigentes de haciendas, los funcionarios estatales y los del partido, poniendo una condición: “los liberamos solo si firman un acuerdo de que la tierra continuaremos cultivándola nosotros”. El partido firmó el acuerdo rápidamente.

Me gusta recordar este episodio porque indica claramente que el partido puede decidir esto o aquello, pero si los hombres y mujeres objeto de las decisiones no están de acuerdo no se andan con sutilezas, porque se sienten legitimados por algunos principios de base de la revolución.

- Por lo que dice no está precisamente en sintonía con quienes sostienen que el neoliberalismo es el modelo hegemónico del capitalismo….

- El neoliberalismo ha sido un paréntesis de locura con el que los Estados Unidos y su fiel aliada, Inglaterra, han tratado de imponer, por las buenas o por las malas, su modelo. Pero ambos han fracasado, como testimonian la caída de las bolsas y la derrota estadounidense en Iraq. Estamos en una fase turbulenta cuyas salidas son todavía difíciles de prever. Por el momento, grande es el desorden bajo el cielo, pero no sé si la situación es excelente.


Traducción para www.sinpermiso.info: Anna Garriga
sinpermiso electrónico se ofrece semanalmente de forma gratuita. No recibe ningún tipo de subvención pública ni privada, y su existencia sólo es posible gracias al trabajo voluntario de sus colaboradores y a las donaciones altruistas de sus lectores. Si le ha interesado este artículo, considere la posibilidad de contribuir al desarrollo de este proyecto político-cultural realizando una DONACIÓN

Il Manifesto, 23 enero 2008

sinpermiso, 04/02/08

La crisis financiera y América Latina: ¿hacia una crisis de la región?

leave a comment »

Redacción BBC Mundo

Bolsa de Sao Paulo

Caídas en bolsas latinoamericanas: ¿anticipo de una crisis mayor?

La caída de las bolsas en el “lunes negro” es, para muchos, señal de que en América Latina se avecina una crisis económica mayor.

Pero, ¿cuán alarmante es el escenario? ¿Qué impacto pueden tener las oscilaciones bursátiles en la economía real de los países latinoamericanos?

BBC Mundo se lo preguntó a dos analistas expertos en observar los comportamientos económicos de la región: Peter West, de Poalim Asset Management en Londres, Reino Unido, y Juan Carlos Martínez Lázaro, del Instituto de la Empresa de Madrid, España.


¿Cuál será el impacto real de la crisis en América Latina en el futuro cercano?

Juan Carlos Martínez Lázaro (JCML): En general, se ha venido diciendo que la crisis no había afectado a América Latina, y efectivamente no la está afectando como en episodios de turbulencias en el pasado, en los que la región normalmente lo pasaba muy mal y rápidamente se contagiaba de lo que ocurriera en Estados Unidos o en Asia, como se vio por ejemplo en 1997.

Esta vez, la región presenta una mayor resistencia. ¿Eso quiere decir que va a permanecer inmune a lo que está ocurriendo? Pues no, pero América Latina está hoy en una situación mucho más favorable.

El impacto en las bolsas es normal que ocurra en una economía globalizada, lo extraño hubiera sido que las bolsas latinoamericanas se hubieran mantenido al margen de las tendencias a la baja de todos los mercados bursátiles.

¿Quiénes se verán más afectados?

Peter West (PW): Sufrirán más aquellos países que tienen débiles fundamentos económicos y peores políticas macroeconómicas. Países como Argentina, por ejemplo, que dependen de las exportaciones de commodities (materias primas), o México, que está más atado a las exportaciones hacia Estados Unidos.

JCML: Si la situación se prolonga en Estados Unidos, podría verse el impacto, pero no por los canales financieros, como ocurrió en Europa y Japón, sino por un canal real.

Si este tsunami financiero tiene un impacto real en la economía más profundo que el que tuvo hasta hoy, América Latina terminará “importando” más una crisis económica que una crisis financiera
Juan Carlos Martínez Lázaro, analista económico

El riesgo mayor no es la crisis financiera sino la evolución de la economía estadounidense en los próximos meses. Si este tsunami financiero tiene un impacto real en la economía más profundo que el que tuvo hasta hoy, América Latina terminará “importando” más una crisis económica que una crisis financiera.

¿Cómo podría verse afectado el acceso al crédito, si continúan las tensiones bursátiles?

PW:El crédito se ha puesto ya difícil de conseguir en todo el mundo, no sólo en la región, y han subido las tasas de interés en el mercado. Pero, por suerte, América Latina no tiene tantas necesidades de financiamiento externo como en el pasado.

Muchos países tienen superávit en sus balanzas de pago, por ejemplo. Eso quiere decir que la región puede resistir mejor esta crisis que otras anteriores.

JCML:El acceso al crédito se va a restringir, en principio hasta que las cosas se aclaren. Ya lo hemos visto en Europa, donde el crédito había sido muy “fácil” precisamente por un sistema financiero en el cual predominaba la liquidez y las tasas de interés bajas.

Pero América Latina es mucho menos dependiente del financiamiento internacional de lo que lo fue en el pasado, precisamente porque tiene fuentes de financiación que no están ligadas a la banca o a los capitales, como las remesas y la inversión directa.

Obreros de la construcción
Hasta hoy, vimos como el segmento de la vivienda estaba siendo duramente afectado en Europa, y América Latina, en cambio, vivía un boom de la construcción. Ahora estamos notando una parálisis del sector que ya se venía anunciando
Juan Carlos Martínez Lázaro

¿Y el crédito privado?

PW: La banca latinoamericana, en términos generales, es bastante sólida. No tiene los problemas de los bancos estadounidenses y europeos, que tienen alta exposición por los préstamos hipotecarios de riesgo. La fortaleza de los bancos domésticos es positiva para la región.

JCML:Yo creo que cierto flujo de capitales que podría haber ido de Estados Unidos a América Latina se va a paralizar por la crisis financiera.

También las remesas son clave: si en Estados Unidos está en riesgo el empleo ante el movimiento recesivo y muchos migrantes están en situación de vulnerabilidad, habrá gente que perderá su empleo y esto tendrá un impacto en el flujo de dinero a sus países de origen.

Hay otro canal, menos importante, que es el del turismo, que también podría verse afectado, porque gran parte de los turistas de los que se nutre la región provienen de Estados Unidos.

¿Cómo ven las perspectivas en el mercado de propiedades?

JCML:Hasta hoy, vimos como el segmento de la vivienda estaba siendo duramente afectado en Europa, mientras que América Latina, en cambio, vivía un “boom” de la construcción. Había capital extranjero llegando a la región para invertir tanto en el ámbito de la infraestructura como en la vivienda y el sector terciario.

Ahora estamos notando una parálisis del sector que ya se venía anunciando, pero todavía no es un problema como tal. El encarecimiento del crédito sin duda tendrá su peso, y un sector que se prometía muy dinámico crecerá de manera más moderada.

PW: Habrá impacto colateral sobre las condiciones de los préstamos y será más difícil acceder al financiamiento hipotecario, pero hay que mirar las relaciones exteriores de los países para ver dónde realmente va a haber un impacto fuerte.

En este sentido, ¿se agravará el mercado de las materias primas, con la caída de precios?

PW:Sí, lo estamos viendo ya con la desaceleración del crecimiento económico mundial. Hemos visto caídas fuertes en los precios de muchas materias primas que exporta la región, aunque en la mayoría de los casos éstos siguen en niveles elevados en términos históricos. Hay que ver el impacto en perspectiva…

JCML: Es verdad que Estados Unidos va a importar menos materia prima, pero también es cierto que muchos países se han estado beneficiando de los altos precios de los commodities por muchos años.

Cultivo de caña de azúcar en Colombia
Hemos visto caídas fuertes en los precios de muchas materias primas que exporta la región, aunque en la mayoría de los casos éstos siguen en niveles elevados en términos históricos. Hay que ver el impacto en perspectiva…
Peter West, analista económico

Lo estamos viendo claramente con el petróleo, que está reflejando la desaceleración de la economía estadounidense y mundial con una caída por debajo de los US$100 (por barril), y lo estamos viendo en otra serie de materias primas, como minerales y metales.

¿Y cuáles serían los más susceptibles a esta caída del precio?

PW:Todos, con excepción del oro que ha estado subiendo de precio porque es un activo que la gente compra en momentos de incertidumbre.

Si se agudiza la caída del consumo en Estados Unidos, ¿cómo podría afectarnos, más allá de impactar en los precios de las materias primas?

PW: También a través de los volúmenes de las exportaciones. Para países como México, que exportan productos manufacturados a Estados Unidos, el impacto vendrá a través del volumen, de una menor demanda. Para los exportadores de commodities, será a través de los precios.

¿Anticipan que se verá afectada la cotización de las monedas de los países latinoamericanos?

PW: Las caídas en las cotizaciones que vimos estos días son naturales, están relacionadas con los movimientos de las bolsas. Es bueno que en este momento la mayoría de los países tengan un tipo de cambio flotante, y justamente cumplen el papel que tienen que cumplir en momentos críticos, ayudando al ajuste de las economías a circunstancias externas cambiantes y contrarrestando un poco el impacto negativo de lo que ocurre en el frente externo.

JCML:Los mercados globalizados de hoy, con acceso a la información en tiempo real, hacen que se produzcan estos fenómenos. Las monedas latinoamericanas se venían comportando bastante bien, aunque también es cierto que el dólar parece estar revirtiendo su tendencia bajista y volviendo a cierta estabilidad.

Yo creo que va a haber movimientos especulativos en el corto plazo, pero no preveo que haya ninguna debacle con las monedas como consecuencia de esta crisis.

México: a 40 años de la matanza de Tlatelolco. Reportaje.

with 3 comments

Una manifestación estudiantil en la capital de México, el 2 de octubre de 1968, se convirtió en una escena de terror.

Archivo de El Universal.

El movimiento estudiantil fue el que asumió el liderazgo de las luchas sociales de los mexicanos en 1968.

Las muertes ocurridas en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco representan uno de los capítulos más devastadores de la historia mexicana y, para muchos, marcaron un punto de inflexión en el desarrollo sociopolítico de ese país.

Muchas han sido las versiones que han surgido de por qué se desató la violencia.

Tampoco hay consenso sobre la cifra de muertos. El gobierno de Gustavo Díaz Ordaz dijo que habían perecido alrededor de 30 personas, mientras que las organizaciones de derechos humanos y corresponsales extranjeros contaron más de 300 cadáveres.

Aún no se conocen los nombres de las víctimas, ni qué pasó con sus cuerpos sin vida.

Lo único cierto es que cada 2 de octubre hay voces que piden que se esclarezcan los hechos.

Durante el gobierno de Vicente Fox, se creó una Fiscalía Especial para investigar la masacre. Sin embargo, hasta ahora no se ha condenado a nadie por lo ocurrido.

A 40 años de la matanza, México recuerda a los caídos y analiza el legado que le dejó el movimiento juvenil de 1968, que para muchos sentó las bases de la democracia de ese país.

“El 68 sentó las bases del México actual”

Margarita Rodríguez

El 2 de octubre de 1968 marcó un antes y un después en la historia de México

Archivo de El Universal
(El movimiento del 68) representó el primer gran evento colectivo importante en la historia contemporánea de México, pues se pudo crear un frente estudiantil -con muchas simpatías en clases medias y en muchos otros sectores de la sociedad- que posibilitó ese desafío

Lo que se conoce como la matanza de la Plaza de las Tres Culturas marcó profundamente a los mexicanos, pues esa fue la primera vez que un gobierno respondía a un desafío colectivo con tal contundencia, señaló a BBC Mundo, el profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Armando López Leyva.

De acuerdo con el especialista en sociología política, la relación entre el Estado y la sociedad cambió dramáticamente a partir de esa matanza, cuyo recuerdo ha pasado de generación a generación.

El investigador conversó con BBC Mundo sobre la herencia social y política que le dejó la matanza de Tlatelolco a la sociedad mexicana.

¿Cómo recuerda México la matanza de Tlatelolco?

No sería exagerado decir que fue un hito en la historia social y política de México.

Desde el punto de vista político, se le recuerda como un momento en que el régimen autoritario mexicano sufrió una fisura muy importante, en tanto que fue un desafío directo al presidente, pues las autoridades del distrito federal dependían de la presidencia de la República.

En la parte social representó el primer gran evento colectivo importante en la historia contemporánea de México, pues se pudo crear un frente estudiantil -con muchas simpatías en clases medias y en muchos otros sectores de la sociedad- que posibilitó ese desafío.

¿Qué sigue vigente de aquella confrontación?

Lo que se puede retomar de ese movimiento, con todas las diferencias del caso, es la polarización social.

Armando López Lyeva. Foto tomada de la Red de Investigadores de la Calidad de la Democracia en América Latina

Según López Leyva, los acontecimientos de 1968 segurirán marcando a las próximas generaciones.

Son contextos diferentes: en aquel entonces veníamos saliendo de una economía que estaba creciendo, pero que en pocos años dejaría de hacerlo y entraría en crisis.

Por otra parte, los grupos sociales que tenían más éxito desafiando y demandado cosas eran las clases medias, pues los movimientos previos al 68 habían sido de los médicos y de los maestros.

Ahí se empezó a generar la dinámica de polarización y de confrontación entre el gobierno y otros grupos.

Creo que algo que se puede rescatar para el día de hoy es justamente eso. Quizás sin identificaciones claras (estudiantes, obreros, campesinos), hay frentes que siguen sintiéndose agraviados por ciertas injusticias. En ese sentido, se pueden rastrear ciertas herencias del 68 hasta nuestros días.

¿Cuál es el legado de la matanza de Tlatelolco para las nuevas generaciones?

Es un momento muy importante en la historia de México y tan es así que se ha grabado en la memoria colectiva. Cada 2 de octubre hay manifestaciones que, aunque pudieran parecer una mescolanza de nuevas y viejas demandas, son una muestra de que la gente y los jóvenes se movilizan porque ha quedado una marca indeleble.

Quizás los jóvenes no sepan con tanto detalle en que consistió, pero sí saben que era un momento importante.

No tengo la menor duda que será recordado como una rememoración de las luchas de los sesenta por alcanzar la democracia en México.

¿Lo que sucedió en 1968 sentó las bases de lo que es actualmente la sociedad mexicana?

Si bien el 68 fue reprimido, sentó las bases para que la gente viera que se podía demandar y reclamar. Si uno revisa lo que pasó dos años después, se da cuenta que los setentas fue un periodo de efervescencia social. La gente empezó a ver que sus posibilidades de manifestar comenzaban a crecer, aún cuando la amenaza de la represión estaba latente

Sí, primero porque dejó una marca cultural (…), pero también las sentó en cuanto a las expectativas de cambio que la gente podía tener. Eso es muy importante. Si bien el 68 fue reprimido, sentó las bases para que la gente viera que se podía demandar y reclamar. Si uno revisa lo que pasó dos años después, se da cuenta que los setentas fue un periodo de efervescencia social. La gente empezó a ver que sus posibilidades de manifestar comenzaban a crecer, aún cuando la amenaza de la represión estaba latente.

¿En el futuro se seguirá escuchando la consigna “El 2 de octubre no se olvida”?

Seguramente. Insisto en que el significado y la interpretación de esa fecha van a variar con el tiempo, como varían en general todas las fechas importantes, en buena medida porque los autores que estuvieron involucrados van envejeciendo y las nuevas generaciones van tomando su lugar.

La mescolanza de peticiones va a provocar que el 2 de octubre no sólo sea una fecha para recordar la matanza de Tlatelolco sino para que se canalicen otras demandas sociales.

En 1968, los estudiantes eran protagonistas sociales ¿Actualmente los estudiantes desempeñan un rol destacado en la sociedad mexicana?

En el sentido de los estudiantes que se movilizaron en 1968 y en acontecimientos posteriores como en 1986 o incluso en 1999 y 2000, cuando se llevó a cabo la última gran huelga de UNAM, pienso que no. Creo que esa figura se ha desarticulado.

Manifestación del 2 de octubre de 2006 en México

Cada 2 de octubre, los mexicanos recuerdan la masacre, pero también expresan sus demandas sociales.

Aunque, si fuéramos justos, debemos decir que no es una figura que se mantenga estática. Quizás mañana o en un año, esa figura volverá a cobrar valor, pues depende de las circunstancias y de ciertos agravios que se puedan articular.

Por ejemplo, entre 1999 y 2000, ninguno de los que estábamos vinculados de un modo u otro a la UNAM, esperábamos que la huelga que comenzó en el 99 fuera a durar, justamente porque pensábamos que los estudiantes estaban desmovilizados, eran apolíticos y no tenían mucho interés. Sin embargo, fue una huelga que duró prácticamente un año.

Por eso, mi respuesta es que no tienen el mismo protagonismo que el 68, pero eso no significa que no lo pueda tener en el futuro.

¿Generó frustración en la sociedad mexicana el hecho de que en el informe sobre la matanza de Tlatelolco la Fiscalía Especial advirtiera sobre la imposibilidad de aplicar justicia?

Mi impresión es que en México, esta justicia del pasado -como la han llamado en otros países- no ha tenido el mismo impacto que en naciones como Argentina o Chile.

La verdad es que México ha cambiado bastante. Con esos cambios han venido ciertas debilidades, el problema que ahora tenemos es el de la inseguridad, por citar uno. Es un problema nuevo. Hace diez años no se percibía que tuviésemos una sensación de inseguridad como la de ahora

Creo que se puede explicar por el tipo de régimen que había en México: nunca fue un régimen militar, nunca fue un régimen dictatorial, aunque sí fue un régimen autoritario, con ciertas bondades sociales. Eso tiende a aminorar mucho la carga de responsabilidad en el imaginario colectivo.

Por otro lado, eran muy pocos los sectores que estaban realmente interesados en hacer justicia con el pasado. No es que no haya sido importante hacer rendir cuentas al pasado y particularmente a las figuras policíacas más temibles, sino que fueron pocos los que estuvieron involucrados en ese proceso.

Las expectativas sociales en esa fiscalía eran muy bajas, por eso pienso que difícilmente existe una sensación de frustración.

¿Cuánto ha cambiado México desde 1968?

Ha cambiado muchísimo, aunque habrá quien pueda decir que estamos igual que hace 40 años.

La verdad es que México ha cambiado bastante. Con esos cambios han venido ciertas debilidades, el problema que ahora tenemos es el de la inseguridad, por citar uno. Es un problema nuevo. Hace diez años no se percibía que tuviésemos una sensación de inseguridad como la de ahora. Muy probablemente porque la manera que tenía el régimen anterior de controlar esos grupos era diferente.

Manifestación del 2 de octubre de 2006 en México

El 2 de octubre de 2006, un grupo de jóvenes participó de la reconstrucción teatral de la matanza.

En términos políticos, hay un cambio más que sustancial. Hay muchos partidos políticos, pluralidad y alternancia, no sólo en los poderes locales, sino en el Ejecutivo.

¿Con lo que pasó en 1968, se manchó con desconfianza la relación entre los mexicanos y sus cuerpos de seguridad?

Mi impresión es que esa desconfianza data de antes del 68. La actuación de los cuerpos de seguridad y policíacos antes del 68 tiene muchísimas manchas y desparecidos. La diferencia entre los incidentes previos y los del 68, es que antes de esa fecha ningún presidente se había atrevido a enfrentar un desafío colectivo a manera de masacre, de matanza pública, y además defenderla como lo hizo Gustavo Díaz Ordaz.

Antes, hubo actos de represión focalizados y se utilizaba a la policía pública o a los cuerpos de seguridad privada y secreta que tenía el Estado.

Esa desconfianza la venimos cargando hasta el día de hoy.

Es decir, actualmente no existe confianza…

No, incluso si revisa las encuestas, por ejemplo la que hizo el grupo Reforma, sobre la confianza en las instituciones, la policía aparece en los últimos lugares.

Cuando uno ve todos estos casos de secuestros o robos, siempre aparece un policía involucrado. La desconfianza que podía parecer innata o natural del mexicano, se refuerza.

2 de octubre: estudiantes convocan un mitin en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco para exigir más libertades políticas.

Corean consignas como “No estamos todos, faltan los presos”, “queremos escuelas no balas”, “gobierno represor que matas estudiantes” y “queremos democracia”.

La plaza se llena de efectivos policiales y militares. Los helicópteros sobrevuelan la multitud. Una unidad especial, el Batallón Olimpia, se ubica en uno de los edificios.

Los funcionarios comienzan a disparar…

Según las cifras oficiales, murieron 30 personas, pero de acuerdo con organizaciones de derechos humanos fueron 300.

Días posteriores, la prensa publica la explicación del gobierno: “El gobierno actuó apegado a la Constitución”.

El país es gobernado por Gustavo Díaz Ordaz, quien estará en la presidencia hasta 1970.

Al mando de la secretaria de la gobernación (Ministerio del Interior) está Luis Echeverría, quien será el sucesor de Díaz Ordaz en la presidencia de México.

“EL DIA MAS TRISTE DE MI VIDA”,  para CARLOS MONSIVAIS

A 40 años de la llamada matanza de Tlatelolco, BBC Mundo le hizo evocar al intelectual mexicano Carlos Monsiváis uno de los momentos que el considera fueron de los más estremecedores de su vida.

Carlos Monsivais Monsiváis ha sido una de las plumas más lúcidas de la izquierda latinoamericana.

“El 2 de octubre, llegué tarde a la Plaza de las Tres Culturas. Entré y aquello era simplemente un infierno y lo recuerdo todo como una pesadilla graduada por el sonido. En un momento dado hablé con un amigo que había grabado el ruido de las metrallas, los tiros, y durante veinte y tantos minutos escuché absolutamente acongojado ese estrépito infernal”, dijo el escritor.

“Recuerdo que esa noche nos la pasamos hablando por teléfono a ver qué había pasado, qué amigos habían resultado heridos o muertos. Por fortuna, ninguno de los amigos cercanos. En realidad las víctimas eran gente, sobre todo, muy joven o vecinos de Tlatelolco”.

El ensayista recuerda que esa noche hubo dos mil detenidos, de los cuales cien estuvieron en la cárcel por tres años.

“Lo veo (ese día) como uno de los días más tristes de mi vida”.

Monsiváis, quien se considera miembro de una generación anterior a la de 1968, terminó sus estudios en 1959 en la Universidad Nacional Autónoma de México. Sin embargo, continuaba involucrado activamente con esa casa de estudios.

“Trabajaba en la UNAM, participé la Asamblea de intelectuales, escritores y artistas en apoyo del movimiento, tenía a mi cargo un programa de radio que fue muy solidario y escribía crónicas”.

Monsiváis señaló que la conmemoración de la matanza de Tlatelolco de este año tiene una connotación especial.

“Se recuerda de un modo impresionante. Yo nunca esperé tal unanimidad y tal deseo de esclarecer hasta el final el sentido de la matanza, no los motivos evidentes, ni siquiera los procedimientos, sino el sentido”, explicó el cronista.

“El sentido es muy claramente la ampliación de la vida democrática en aquel momento absolutamente cerrada con lo que tenía que ver con los derechos humanos y ciudadanos. Hay en todas partes fotos de aquel año, testimonios, libros, una condena unánime al ex presidente Gustavo Díaz Ordaz y a su secretario de gobernación, Luis Echeverría”.

“Es una movilización única, que supongo no se dará dentro de 10 años, cuando muchos de los participantes de entonces ya no se encuentren. Es el momento en que una sociedad hace suya la causa del movimiento estudiantil, hace suyo el rechazo enérgico a lo que fue el autoritarismo homicida y reivindica esa hazaña de multitudes que sólo pudo ser aplastada por las armas”, dijo el ensayista.

El deseo claro es que no se repitan las matanzas impunes y el deseo claro es que la democracia por sí misma tenga el valor que hasta el momento el capitalismo salvaje no le ha permitido
Carlos Monsiváis

Ningún 2 de octubre desde el fatídico 1968 ha podido pasar inadvertido en México. La fecha ha sido una invitación para que cada año se recuerde a quienes murieron en la Plaza de las Tres Culturas.

“Yo creo que los mexicanos no han salido a las calles el 2 de octubre, han salido los jóvenes. Si se quiere decenas de miles de jóvenes. Yo creo que esta es la primera vez que así no marchen, sí va a haber una movilización ciudadana, social, para que el 2 de octubre no se olvide”.

Según el escritor, las consignas son directas: “El deseo claro es que no se repitan las matanzas impunes y el deseo claro es que la democracia por sí misma tenga el valor que hasta el momento el capitalismo salvaje no le ha permitido”.

Archivo de El Universal
En 1968, los jóvenes mexicanos se hicieron de las banderas de las luchas sociales.

En deuda

Considerado un “intelectual comprometido”, Monsiváis considera que la nueva generación de mexicanos tiene una deuda con la generación del 68.

“Le debe, en primer lugar, el impulso y el deseo de enfrentarse al autoritarismo”, dijo el escritor.

“En segundo lugar, le debe la movilización a partir de derechos humanos y civiles porque no fue un movimiento revolucionario, fue un movimiento civil, cívico. Y le debe también la continuidad de la resistencia. Esos líderes del Consejo Nacional de Huelga de 1968 han continuado exigiendo que se haga justicia y han sido muy decisivos en el proceso que se ha entablado sin resultados judiciales, pero con enormes resultados mediáticos contra los represores del 68”.

De acuerdo con el autor, el movimiento estudiantil no fue el único impulso de la democratización, aunque sí fue el más visible y el más doloroso.

Un soldado mexicano durante el decomiso de drogas en Tijuana
Para Monsiváis, el narco es una pesadilla para los mexicanos.


Obstáculos
Pese a que para algunos historiadores, la generación de 1968 allanó el camino para el establecimiento del sistema democrático en México, le visión de Monsiváis es un tanto pesimista.

“No veo en este momento que esté allanado el camino de la democracia ni mucho menos. Al contrario, veo que después de estas elecciones tan conflictivas y puestas en duda, como las presidenciales de 2006… (no) se puede considerar allanado el camino de la democracia”.

El camino de la democracia continúa muy lleno de obstáculos y a esto se agrega el horror del narcotráfico que ha quebrantado el ánimo de las sociedades en el país
Carlos Monsiváis

Sin embargo, el autor reconoce algunos logros.

“Hay ciertamente muchísima más libertad de expresión en la prensa, no puede uno decir que esto se generalice a la televisión; hay muchísima libertad de expresión en la radio; pero en lo básico, el camino de la democracia continúa muy lleno de obstáculos y a esto se agrega el horror del narcotráfico que ha quebrantado el ánimo de las sociedades en el país”, indicó el escritor.

“A estas alturas se han logrado muchas cosas, pero en lo esencial faltan tantas que hay cierto desánimo, sobre todo pensando que la intervención del narcotráfico y las evidencias de la complicidad de autoridades políticas, judiciales y policíacas hace todavía más difícil pensar en la posibilidad de una democracia que lo sea en efecto”.


Otra más en la lista
La incapacidad de la Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado para llevar a la cárcel a los responsables de los hechos acontecidos en Tlatelolco ha generado frustración no sólo en los familiares de los muertos y los desaparecidos de 1968, sino en el resto de la sociedad mexicana.

El Universal
Para Monsiváis, un sistema más justo es una de las prioridades que tiene la juventud mexicana de hoy.

“Hay frustración, pero es una frustración que se une a todas las otras frustraciones”, dijo Monsiváis.

“Matanzas como las que ha habido en Chiapas o en Guerrero no han sido aclaradas. Nos falta saber quiénes son los responsables directos de la matanza de Acteal. Hay frustración porque todo el empeño, el esfuerzo por lograr que se respete el voto apenas ha fructificado y en momentos no ha fructificado”.

“Se vive en la frustración y el que la Fiscalía Especial para delitos del pasado no haya funcionado, es sólo uno de los momentos”, indicó Monsiváis.

Para el intelectual, son muchos los retos que tiene la juventud mexicana de hoy en día. Un sistema más justo debe ser una de las prioridades.

“Una política económica que no lo sacrifique todo al neoliberalismo y a las peores expresiones del neoliberalismo, partiendo del supuesto que el neoliberalismo no esté sólo hecho de peores expresiones. La gran demanda en este momento es el combate a la desigualdad y lo que pueda entenderse por justicia social y económica”, dijo el autor.

BBC

Written by Eduardo Aquevedo

30 septiembre, 2008 at 22:16

Rafael Correa, el gran triunfador de última elección en Ecuador

leave a comment »

Tomás Ciuffardi
Quito, Ecuador, BBC

Con la aprobación de la nueva Constitución en Ecuador hay un claro ganador: el presidente Rafael Correa, quien mantiene sus altos niveles de apoyo popular y que ahora se prepara para una nueva campaña electoral que lo puede mantener en el poder hasta el 2017.

Es la cuarta elección en menos de dos años en la que las tesis de Correa, y de su movimiento Alianza País, consiguen un apoyo contundente por parte del electorado. El mandatario se mantiene como el principal gestor de lo que él llama “la revolución ciudadana” y más allá de su estilo, descrito por algunos como autoritario y confrontacional, es claro que la ciudadanía mantiene la confianza en su promesa de cambiar la manera de manejar el país.

Para Simón Pachano, coordinador del Programa de Ciencia Política de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, la figura de Correa queda “evidentemente fortalecida”. “Creo que esto fue un triunfo fundamentalmente de él más que de una organización política, dado que casi no existe un partido político atrás de Rafael Correa, es un movimiento en donde tiene mucha fuerza su imagen personal, donde él juega el papel central”, le dijo Pachano a BBC Mundo.

En Ecuador no ha habido un liderazgo de esta naturaleza desde los años ’70
Simón Pachano, Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales

El liderazgo de Correa se está convirtiendo, según Pachano, en un fenómeno que no ocurría desde hace muchos años en Ecuador.

“Son situaciones casi inexplicables en las que se presentan liderazgos muy fuertes cada cierto tiempo en los países y en Ecuador no ha habido un liderazgo de esta naturaleza desde los años ’70 en que terminó la vida política de (José María) Velasco Ibarra, quien dominó el país por 40 años”, opinó el analista.

Sin oposición

Esta no será la última batalla de Correa por convencer a los ecuatorianos de su proyecto político.

Una vez aprobada la Constitución se dará inicio al denominado Régimen de Transición, donde se establecerán las normas y reglamentos para aplicar la Carta Política y se llamará a elecciones para designar a todas las autoridades políticas, incluido el propio presidente de la República.

Un niño sostiene una imagen del presidente Rafael Correa.

Según muchos analistas, no existe una oposición al liderazgo de Correa.

El presidente Correa dijo que no depende de él ser el candidato a la presidencia, aunque admitió que dentro de Alianza País es la figura que tiene “mayores posibilidades”.

“Éste va a ser un período en el que vamos a tener más de lo que hemos visto en este tiempo, que es una campaña electoral permanente con el presidente de la República a la cabeza”, opina Simón Pachano. Y esta tarea, según el analista, no será difícil para el gobierno ecuatoriano “debido a la desaparición de los partidos políticos y la oposición”.

“El gobierno ecuatoriano va a encontrar una situación más parecida a la venezolana en ese aspecto, en el sentido de que va a tener muy poca oposición y va a poder imponer su proyecto, no sólo constitucional, sino su proyecto de gobierno y sobre todo de conducción económica”, afirmó.

De esta manera, y por la confianza ganada por el electorado, pareciera que el camino para la elección de Correa no tendrá muchos obstáculos por delante.

Falta de inversión

¿Quién puede detener a Correa? Para algunos analistas no existe quién pueda competir contra su liderazgo, lo único que pudiera afectarlo es que incumpla las promesas ofrecidas en su plan de gobierno o que el modelo económico y político planteado en la Constitución no dé el resultado esperado. Blasco Peñaherrera, presidente de la Federación de Cámaras de Comercio de Ecuador, cree que con la nueva constitución “será mucho más difícil hacer negocios en Ecuador o realizar actividades económicas particulares y las dificultades se trasladarán al aumento de los índices negativos económicos, de pobreza y de desempleo”.

No solamente es que los empresarios ecuatorianos van a buscar otros destinos para poder invertir con seguridad sino que los inversionistas extranjeros ya han dejado de invertir en el Ecuador
Blasco Peñaherrera, presidente de la Federación de Cámaras de Comercio de Ecuador

Peñaherrera opina que la aplicación del proyecto económico del gobierno provocará una eventual fuga de capitales y falta de inversión extranjera.

“A nuestro país en los últimos dos años no ha venido inversión extranjera alguna, de los US$2.000 millones que teníamos en 2006, tenemos hoy apenas US$200 millones de inversión extranjera, entonces no solamente es que los empresarios ecuatorianos van a buscar otros destinos para poder invertir con seguridad sino que los inversionistas extranjeros ya han dejado de invertir en el Ecuador. Sume lo uno más lo otro y tiene como resultante más pobreza, recesión y, finalmente, convulsión social”, le dijo Peñaherrera a BBC Mundo.

Fernando Cordero, actual presidente de la Asamblea Constituyente en receso, difiere de esta visión y asegura que “la nueva Constitución privilegia la producción nacional… no elimina el mercado, lo que hace es no subordinar el desarrollo humano de nuestro país al mercado. El mercado estará ahí, será una economía con mercado, pero no una economía de mercado únicamente”.

Desdolarización

Otra amenaza para la popularidad del presidente ecuatoriano es que se vea obligado a tomar alguna medida impopular, como, por ejemplo, la desdolarización de la economía. Para Jaime Nebot, alcalde de Guayaquil y uno de los principales opositores al proyecto Constitucional, la falta de inversión, sumado a un exceso de gasto público para sustentar dicho proyecto, podría obligar al Estado a tomar la medida de desdolarizar la economía.

Dólares

Correa dijo que mantendría la dolarización porque eliminarla sería una medida impopular.

“Si usted como gobierno desincentiva el ingreso, ya sea por falta de confianza en las inversiones nacionales y extranjeras, o por falta de créditos internacionales por actitudes como decir que no se va a pagar la deuda, o porque el precio del petróleo baja y por otro lado usted aumenta el gasto, ese desequilibrio entre ingresos y egresos pueden llevarlo a tener que adoptar una nueva moneda”, afirmó Nebot a BBC Mundo.

No obstante, el presidente Correa, aunque siempre se ha dicho contrario a la dolarización, ha asegurado que no saldrá de este sistema porque sería una medida impopular con un alto costo político.

Written by Eduardo Aquevedo

30 septiembre, 2008 at 21:43

Obama aventaja a McCain en elecciones por la Casa Blanca, pero…

leave a comment »

Washington, 30 sep (PL) El candidato presidencial demócrata, Barack Obama, podría ganar las elecciones generales estadounidenses de noviembre próximo, vaticina hoy un estudio de Real Clear Politics (RCP). De acuerdo con la fuente, Obama cuenta con 301 votos electorales, de 270 necesarios para alcanzar la Casa Blanca, mientras su rival republicano, John McCain, reúne 237.

El análisis de RCP refleja la sumatoria de las intenciones de votos en los territorios de la Unión, los cuales cataloga de dudoso, definido o inclinado hacia uno u otro pretendiente a la Oficina Oval. Tal clasificación del portal especializado se sustenta en la tendencia de votación republicana o demócrata en anteriores comicios, además del resultado en encuestas aplicadas durante esta campaña.

Respecto a la situación en las plazas dudosas, el senador por Illinois va al frente en Virginia y Carolina del Norte, donde triunfaron los republicanos por amplio margen en las contiendas de 2000 y 2004. Por otra parte, la Florida, tradicionalmente partidaria de los correligionarios del presidente George W. Bush, evidencia en la actualidad un empate técnico en la liza.

Obama también saca ventaja en Michigan y Pennsylvania, dos de los tres estados considerados por expertos como clave para el desenlace de los sufragios, el otro es Ohio. Ambos territorios apoyan al aspirante afronorteamericano por un margen superior a los cinco puntos porcentuales, reseñó RCP.

Además, Colorado y Nuevo México tienden a votar por el político de 47 años. Sin embargo, hace cuatro años favorecieron al Partido Republicano. Sobre los estados llamados definidos, Obama domina en California, Nueva York, Illinois, Massachussets y Oregón; mientras McCain lidera en Texas, Georgia, Tennessee, Missouri y Arizona.

McCain reduce ventaja de Obama tras debate

WASHINGTON (Reuters) – El demócrata Barack Obama obtuvo un 50 por ciento de preferencias contra un 46 por ciento del republicano John McCain entre posibles votantes en un sondeo de ABC News/Washington Post publicado el martes.

Este resultado marca una mejora para McCain, que en el mismo sondeo de hace una semana tenía una desventaja de 9 puntos.

La nueva medición se llevó a cabo entre el sábado y el lunes, luego de que los candidatos presidenciales participaron el viernes en su primer debate antes de las elecciones del 4 de noviembre.

(Reporte de JoAnne Allen; Editado en español por Javier Leira)

Written by Eduardo Aquevedo

30 septiembre, 2008 at 19:44

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 36.288 seguidores