CIENCIAS SOCIALES HOY – Weblog

Actualidad sobre política, sociología, economia, cultura…

Y si somos teólogos, ¿qué? . Debate sobre ciencia y sociedad

with one comment

Por Eduardo Grüner, Sociólogo *

Después de los sucesivos y contundentes artículos de Atilio Boron y Norma Giarracca –aparecidos en este mismo medio– a propósito de las declaraciones imprudentes –¿o serán provocativas?– del ministro Barañao, parecería que queda poco y nada por decir. Sin embargo, quizás haya lugar para una imprudencia –¿o será una provocación?– más: imprudencia o provocación implícita (a decir verdad, bastante explícita) en nuestro título: y si en el límite los “humanistas” y “cientistas sociales” hiciéramos “teología”, ¿qué hay?

Por supuesto: se usa “teología” de manera metafórica y peyorativa, sin pensar mucho en las connotaciones históricas del término (así como se dice de manera peyorativa que un enunciado es “retórico”, sin tomar en cuenta que la extraordinaria disciplina de la retórica, inventada en la Magna Grecia en el siglo V a. C., es lo que ha hecho posible, entre otras pavadas, que Occidente tenga una literatura, una filosofía, una poética, una ciencia jurídica).

Pero descontamos que un ministro de Ciencia y Tecnología debe saber que durante siglos y siglos la teología –que por derecho propio tanto como ajeno pertenece a las llamadas “humanidades”– fue el campo privilegiado de los grandes debates filosófico-críticos (y también los “científicos”) de la Edad Media, y que en modo alguno tuvo solamente un significado “inútil” (aunque mucho habría que discutir, de todos modos, las ventajas de la “inutilidad” frente a las desventajas del instrumentalismo técnico-económico a las que alude Giarraca) ni necesariamente “reaccionario”; también cuando alguien quiere referirse a una discusión ociosa o inconducente dice que se está hablando del “sexo de los ángeles” o que es una controversia “bizantina”: pero pregúntele el señor ministro a un psicoanalista si el tema del sexo de los ángeles le parece un “desplazamiento” tan estúpido, o pregúntele a un historiador del arte o a un filólogo si la iconografía bizantina –-con la cual tan vinculada está aquella retórica idem– es algo verdaderamente tan ridículo como para que no merezca ser investigado.

Así que no se apresure el señor ministro a burlarse tan ligeramente de la teología, de la retórica o del bizantinismo. Y todo ello para no mencionar que el señor ministro debe saber que –desde un punto de vista infinitamente más “empírico”– el Estado argentino sí está efectivamente financiando a la teología (esta vez sin metáforas), puesto que, por ejemplo, subsidia a la educación privada, mucha de ella religiosa y confesional, donde por lo tanto se enseña y se investiga mucha teología.

Desde ya, y para insistir: todo lo anterior es sólo una pequeña provocación (“retórica”), apenas para decir que si lo que se ha querido introducir con todo esto es, una vez más (y van…), una recusación del pensamiento crítico –que es lo que fundamentalmente deberían practicar los “humanistas”, aunque no siempre lo hagan, mientras que sí lo hacen a su vez muchos “científicos”, claro que puestos en “humanistas”–, la única respuesta que cabe es: “¡Ufa! ¡Qué aburrimiento!”. Porque eso ya se ha intentado miles de veces, y qué se le va a hacer, no funciona: hay gente que se sigue interesando por la filosofía, la historia, las ciencias sociales, el arte, la literatura, la historia de las religiones ¡y hasta la teología! (puede haber, señor ministro, incluso presidentes/as que se interesan por esas cosas: por ejemplo, sin ir más lejos, la actual, que cerró un Congreso Mundial de Filosofía en San Juan con un discurso sobre… Hegel: ¿la incluye usted a ella en su diatriba sobre los “teólogos”?). Y la habrá siempre, con o sin financiamiento de organismos estatales.

Es mejor, claro, que sea con: entonces se daría un pasito al menos para demostrar que nuestro Gobierno prefiere que los argentinos tengamos una cultura equilibrada entre el saber científico-técnico y el “humanístico”, que quiere que nuestros hijos y nietos tengan la libertad de elegir en las mismas condiciones cualquiera sea su “vocación”, que apuesta al desarrollo de un debate libre y todo lo crítico que sea necesario sobre la sociedad y la humanidad, y que hay un ministro que debe saber que –como lo señaló Boron en su artículo– la polémica entre las ciencias “nomotéticas” y las “ideográficas” ya es, después de un siglo y medio de discusión, completamente “teológica”, “retórica” y “bizantina”, ahora sí en el pleno sentido peyorativo (y vulgar) que aparentemente se insiste en darles a esos prestigiosos términos.

Todo eso sería mejor. Y ya sería óptimo –y probablemente “utópico”, otra palabra hoy tan menospreciada– que ese financiamiento se otorgara sin ningún tipo de condicionamientos temáticos ni metodológicos que obligaran a los “humanistas” a ajustarse a grillas completamente absurdas (y habitualmente dictadas desde la lógica de los países “centrales” para sus propios objetivos), a formalismos “bizantinos” cuya mínima transgresión implica el riesgo de quedarse sin cobrar los malditos “incentivos” (que nunca debieron existir sino como desvío perverso para aquietar las quejas por, justamente, las miserias financieras y salariales), o a reciclar catorce veces el mismo paper para acumular puntitos en las revistas “indexadas”, algo que sí es totalmente ridículo en el campo de las humanidades y las ciencias sociales, donde las mejores publicaciones de debate crítico no son necesariamente “indexadas” (y entre paréntesis, el señor ministro debe saber algo sobre el origen decididamente inquisitorial del latinazgo “Index”).

Ahora bien –para que no vaya a creerse que lo anterior es una pura defensa corporativa–: si lo que se quiere decir con todo esto es que en su actual fase de “desarrollo” el país debe priorizar la investigación tecnológica, para beneficio de la industria nacional o incluso para beneficio de las grandes empresas transnacionales (¿y por qué escandalizarse, si así fuera? Finalmente, ningún funcionario ha dicho que vamos a salirnos del capitalismo), entonces discutamos eso. Pero hagámoslo claramente y de frente, sin trasnochadas especulaciones –usaremos una palabra de esas despreciables que hasta ahora no ha sido pronunciada–- metafísicas.

*Sociólogo, ensayista, profesor de Teoría política y social (UBA).

About these ads

Written by Eduardo Aquevedo

1 abril, 2008 at 12:53

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. [...] la SIGEN, e investigados por la Oficina Anti-Corrupción y la Defensoría del Pueblo de la Nación. http://aquevedo.wordpress.com/2008/04/01/y-si-somos-teologos-%C2%BFque-debate-sobre-ciencia-y-socied… Más aún, Hurtado ignora u oculta los esfuerzos y los riesgos experimentados en las polémicas [...]


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 40.939 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: